Enlaces accesibilidad

Los militares adelantan la cesión de poder y se someterán a referéndum ante el clamor de Tahrir

  • Pactan que las presidenciales se celebren antes de julio de 2012
  • Decenas de miles de egipcios piden la caída del mariscal Tantaui
  • El Movimiento 6 de Abril rechaza el pacto entre militares y partidos
  • Decenas de heridos en nuevos enfrentamientos en El Cairo

Por
La Junta Militar egipcia someterá a referéndum su permanencia en el poder

La Junta Militar que gobierna Egipto ha cedido ante la presión popular y ha anunciado que someterá a un referéndum popular su continuidad en el poder y que las elecciones presidenciales se adelantará a mediados de 2012 ante el clamor popular porque siga gobernando el país más de diez meses después de la caída de Hosni Mubarak.

En un discurso televisado dirigido directamente a las decenas de miles de personas que se han reunido en la plaza Tahrir de El Cairo para pedir que se vaya, el mariscal Mohamed Huseín Tantaui, presidente del Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas, ha dejado claro que las fuerzas armadas "no aspiran a gobernar y ponen el supremo interñes de el país sobre todas las condenaraciones.

"El ejército está completamente preparado para traspasar la responsabilidad inmediatamente y volver a su misión original de proteger la nación si la naación considera, a través de un referéndum popular, que es necesario", ha añadido Tantaui.

El mariscal, que fue un destacado dirigente de la época de Mubarak, ha confirmado también que ha llegado a un acuerdo con los partidos políticos para adelantar los comicios presidenciales a antes de julio de 2012, cuando en un primer momento la junta los había situado entre finales de 2012 y principios de 2013.

Elecciones adelantadas

Asimismo, ha aceptado la dimisión presentada por el primer ministro y ha anunciado que se ha pactado con las fuerzas políticas un gobierno de salvación nacional con plena prerrogativas para poner en marcha los objetivos de la revolución, y que los comicios legislativos se mantendrán para el próximo 28 de noviembre.

Los militares y los partidos políticos han mantenido la reunión después de la dimisión del Gobierno el pasado lunes ante la situación de conflicto desatada por la pretensión del ejército de blindarse ante el Gobierno en la futura Constitución del país.

Amnistía Internacional ha acusado a los militares de abusos de los derechos humanos y ha comparado la represión ejercida en los últimos días con la del régimen de Hosni Mubarak.

Tras conocer el discurso la portavoz del Departamento de Estado de EE.UU., Virginia Noland, ha considerado "alentador" que se mantenga la fecha de las elecciones legislativas y ha considerado que Tantaui ha dicho "una serie de cosas que los egipcios querían oír".

Sin embargo, ha condenado "el uso excesivo de la fuerza" por parte de la Policía egipcia y ha pedido al Gobierno que proteja el derecho a manifestare.

Tahrir quiere la caída de Tantaui

Mientras, los decenas de miles de manifestantes congregados en la plaza cairota de Tahrir han respondido con gritos de "fuera, fuera" al discurso del jefe del Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas.

"El pueblo quiere la caída del mariscal", han gritado los manifestantes en referencia al líder militar, que fue ministro de Defensa del derrocado presidente Mubarak, precisamente en la misma plaza donde tres semanas de concentraciones pacíficas lograron la caída del régimen.

Las alusiones a Tantaui han marcado la manifestación, hasta el punto que han colgado a un muñeco con un uniforme militar en un poste de luz con un cartel que decía: "La ejecución del mariscal".

Además del rechazo contra los dirigentes castrenses, también es evidente en la emblemática plaza la antipatía contra los partidos políticos, con pancartas que prohíben expresamente los mítines y las consignas partidistas.

Malestar con los políticos

El investigador universitario Jaled Awad, que se protegía con una mascarilla, como la mayoría de los manifestantes, ha asegurado a Efe que "hoy es un día importante porque, como durante la revolución, no hay partido políticos y se oye tan solo la voz del pueblo".

En este sentido, el Movimiento 6 de Abril, germen de las protestas que acabaron con la presidencia de Hosni Mubarak el pasado febrero, ha anunciado su rechazo a la reunión entre las fuerzas políticas egipcias y la Junta Militar que dirige el país.

El movimiento, que es además una de las organizaciones juveniles con mayor protagonismo en la plaza Tahrir de El Cairo, ha destacado en un comunicado que los partidos y fuerzas políticas presentes en la reunión "no representan a Tahrir y no permanecen en ella junto a los revolucionarios".

"Reiteramos las demandas de la plaza, que son no negociar con los militares, que el consejo militar escuche las demandas de Tahrir y que las cumpla de forma inmediata", es decir, la transferencia del poder a una autoridad civil, según la nota.

El Movimiento 6 de Abril considera que los últimos enfrentamientos entre la policía y los manifestantes "confirman que no hay duda del fracaso de la Junta Militar en la administración de la etapa transitoria".

Y es que en Tahrir, los lemas revolucionarios se confunden, sin embargo, con el sonido incesante de las sirenas de las ambulancias y de las motos que transportan a los heridos hacia los hospitales de campaña instalados en la plaza.

Incidentes

El Ministerio egipcio del Interior ha abierto negociaciones, en coordinación con un grupo de "jóvenes de la revolución", para convencer a los manifestantes de que dejen los alrededores del Ministerio del Interior y cesen la violencia, según la televisión estatal egipcia.

Según ha podido constatar Efe, en la calle Mohamed Mahmud, centro de los choques, todavía se registran duros enfrentamientos entre los manifestantes, que arrojan piedras, y la policía, que responde con gases lacrimógenos, mientras continúan saliendo jóvenes heridos, que son sacados en volandas por la multitud

Decenas de médicos voluntarios, incluidos miembros de la Media Luna Roja, trabajan en estos centros médicos improvisados, que solo este martes han atendido a centenares de heridos, la mayoría con síntomas de asfixia y algunos con heridas de balines.

El médico Mohamed Kamel ha explicado que los gases utilizados por la policía "no son lacrimógenos, son más fuertes", mientras señalaba a uno de los heridos que hacía esfuerzos por recuperar la visión.

Por su parte, una fuente de seguridad, en declaraciones a la agencia oficial Mena, ha detallado que un total de 138 oficiales y policías han resultado heridos, entre ellos 14 de bala.

También ha informado de que en la última hora han detenido a unas 17 personas de entre 16 y 20 años por atacar a la policía en los alrededores del Ministerio del Interior.

Además, al menos tres manifestantes han muerto durante la noche en Ismailiya, en el este de Egipto. Según la agencia de noticia estatal Mena, otros sesenta manifestantes han resultado heridos.

En total, según un comunicado del ministerio de Salud egipcio, el número de fallecidos durante las jornadas de enfrentamientos ascienden a 30, informa Afp.

Noticias

anterior siguiente