Anterior Puigdemont tilda de "expolio" el traslado de Sijena y Rajoy recuerda que hay que acatar las resoluciones judiciales Siguiente "ANC+JxS+CUP": El germen del procés se remonta a marzo de 2015 Arriba Ir arriba
En 1982, ETA Político-militar decidió apostar por la vía política y en aquel caso anunció su disolución

Cronología de las treguas decretadas por ETA

  • Desde su nacimiento en 1959, ha anunciado más de una decena de treguas

  • Las dos últimas, en septiembre de 2010 y enero de 2011

|

La banda terrorista ETA ha anunciado más de una decena de treguas, totales o parciales, desde su nacimiento en 1959. La última, antes de anunciar el "cese definitivo de su actividad armada" el 20 de octubre, fue en enero, cuando anunció un alto el fuego "permanente", de "carácter general" y "verificable internacionalmente".

"Cese definitivo de sus actividad armada"

El 20 de octubre de 2011, la banda terrorista anuncia a través de un vídeo difundido por Gara, la BBC y The New York Times, el "cese definitivo de su actividad armada" y hace un llamamiento a los Gobiernos de España y Francia "para abrir un proceso diálogo directo que tenga por objetivo la resolución de las consecuencias del conflicto y, así, la superación de la confrontación armada".

En el nuevo anuncio, sin embargo, la banda terrorista no habla de su disolución, ni de la entrega de las armas y no dedica ni una sola línea para recordar a los 829 asesinados.

En cambio, si que jusfica la "lucha de largos años" como origen de la "oportunidad" abierta y tiene una mención especial para los terroristas muertos y aquellos que "están sufriendo cárcel y exilio".

Alto el fuego de enero de 2011

El 10 de enero de 2011 ETA decretó un alto el fuego "permanente", de "carácter general" (incluyendo el fin de la extorsión a empresarios) y "verificable internacionalmente", como "compromiso firme" con "un proceso de solución definitivo y con el final de la confrontación armada".

Lo hizo a través de un comunicado en el diario Gara, en el que hizo alusión a la Declaración de Bruselas, formulada por un grupo de mediadores internacionales, y el Acuerdo de Gernika.

Alto el fuego de septiembre de 2010

El pasado 5 de septiembre ETA anunció un alto el fuego en un vídeo remitido a la cadena BBC y un comunicado publicado en la edición digital del diario Gara. La banda afirmaba en él que no llevaría a cabo "acciones armadas ofensivas".

En este comunicado la organización terrorista afirmaba que "si el Gobierno de España tiene voluntad", está dispuesta a acordar "los mínimos democráticos necesarios para emprender el proceso democrático".

No precisó si el cese de las acciones armadas "ofensivas" iba a ser temporal o permanente.

La tregua de 2006, rota por el atentado de la T-4

La banda anunció un cese en su actividad criminal  el 22 de marzo de 2006, un alto el fuego "permanente", que entró en vigor 48 horas después. En un comunicado, enviado a la radiotelevisión pública vasca y el diario Gara, la banda justificó su decisión en el deseo de "impulsar un proceso democrático en Euskal Herria".

Este comunicado dio lugar a un proceso de negociación entre el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y la banda terrorista después de pedir autorización al Congreso de los Diputados.

ETA dinamitó la tregua el 30 de diciembre de 2006 con un atentado en el aparcamiento de la Terminal 4 del aeropuerto de Barajas, en el que murieron dos ciudadanos ecuatorianos, Carlos Alonso Palate y Diego Armando Estacio. Justo un día antes, Zapatero había mostrado su "convicción" de que "dentro de un año" estaríamos "mejor".

A pesar de este atentado, la banda terrorista no hizo oficial la ruptura de su tregua hasta el 5 de junio de 2007.

La tregua de 2005 a cargos electos de partidos políticos

El 18 de junio de 2005, ETA anuncia a través de un comunicado el cese de sus acciones "armadas" contra "los electos de los partidos políticos en España". Esta decisión, aseguró entonces, estaba motivada por "los cambios políticos" que afirma haber observado.

La organización terrorista aludía a lo que consideraba "disolución" del Pacto Antiterrorista entre el PP y el PSOE, el "fracaso de la ilegalización" y "a los importantes esfuerzos que se están haciendo para ofrecer una solución democrática al conflicto que enfrenta a Euskal Herria con España y Francia".

El 8 de julio se conoció, a través de un artículo en Zutabe (boletín interno de ETA), que la organización terrorista excluía de la "tregua" a las autoridades del Estado y a las personas con responsabilidad en el Gobierno.

La tregua de 2004, solo para Cataluña

El 18 de febrero de 2004, a un mes de celebrarse las elecciones generales, la banda anunció la suspensión de todas sus "acciones armadas" en Cataluña, desde el 1 de enero, por el "empuje de las fuerzas independentistas" y la "concienciación sobre el derecho a la autodeterminación" en los últimos años en esta autonomía.

El anuncio se hizo público 23 días después de que el diario ABC publicara que Josep Lluis Carod-Rovira, líder entonces de ERC y conseller en cap de la Generalitat, se había reunido con dirigentes de ETA, identificados como Mikel Albizu, Antza, y José Luis Urrutikoetxea, Josu Ternera.

Carod-Rovira renunció como conseller en cap aunque se mantuvo como conseller sin cartera en el Gobierno catalán de Pasqual Maragall.

El primer alto el fuego "indefinido", en 1998

Un comunicado de ETA anuncia el 16 de septiembre de 1998 una "tregua unilateral e indefinida" que comenzaría dos días después. No obstante, señaló que la continuidad de esta tregua la marcarían "los acontecimientos y pasos que desde este momento se den".

Cuatro días antes del anuncio, los partidos nacionalistas vascos (PNV, EA, EH (antes HB), IU y 19 organizaciones sociales y sindicales vascas habían firmado la Declaración de Lizarra, en la que se comprometían a emprender juntos el camino de lucha, con métodos pacíficos, por la "construcción nacional de Euskadi en las instituciones democráticas".

Aunque en un primer momento el Gobierno de José María Aznar se mostró escéptico, el Ejecutivo mostró posteriormente su disposición a dialogar con representantes de la banda terrorista. En mayo de 1999 se celebró un encuentro en una ciudad suiza entre ambas partes.

A lo largo de la tregua, el Ministerio del Interior decidió el acercamiento, escalonado, de más de un centenar de reclusos de la banda a prisiones del País Vasco.

En el único encuentro celebrado no se produjo ningún acercamiento y el 26 de agosto de 1999, ETA señaló en un comunicado que el diálogo se hallaba bloqueado y la comunicación con el Gobierno, rota ante "la falta de discreción del Ejecutivo y el uso electoral que hizo del contacto mantenido".

El 28 de noviembre de 1999, ETA anunció que el 3 de diciembre finalizaba la tregua que había mantenido durante 14 meses.

La primera víctima tras la ruptura de este alto el fuego se produjo el 21 de enero de 2000, cuando hizo estallar un coche-bomba en Madrid, que acabó con la vida del militar Pedro Antonio Blanco.

La tregua del "frente de las cárceles" y la Ertzaintza

El 20 de noviembre de 1997, ETA anuncia la "suspensión total" de todas las actividades del "frente de las cárceles". Esta tregua parcial fue acogida favorablemente por el PNV e IU, mientras que el Gobierno y el PSOE la interpretaron como un intento de dividir a los demócratas.

El 23 de junio de 1998, ETA anunció en un comunicado publicado en Egin el fin de una tregua a la Ertzaintza que, supuestamente, había comenzado siete meses antes. ETA aseguró que esta tregua no se había hecho pública pero que sí la conocía el sindicato ELA, mayoritario en el cuerpo.

Una semana de tregua en 1996, con Ortega Lara secuestrado

ETA declaró una tregua de una semana el 23 de junio de 1996, y ofreció al nuevo Gobierno del PP negociar una salida al conflicto, aunque mantenía secuestrado al funcionario Antonio Ortega Lara. El Gobierno no responde a ese llamamiento.

Los firmantes del Pacto de Ajuria Enea se comprometieron a iniciar el diálogo con ETA si liberaba a Ortega, si suspendía de forma completa y prolongada sus acciones armadas y aceptaba la pluralidad de opciones políticas en Euskadi.

Después se supo, por papeles incautados a la banda, que el objetivo de esta tregua era provocar discrepancias entre los partidos políticos.

Dos ofrecimientos de tregua de dos meses en 1991 y 1992

El 8 de diciembre de 1991, ETA se mostró dispuesta a una tregua de dos meses "si el Gobierno español" daba "ciertas garantías" y aseguró que "llegó a apalabrarse un punto de distensión de dos meses por mutuo acuerdo".

El Gobierno señaló que la única posibilidad para hablar con ETA es que "abandone las armas y deje de matar".

El 10 de julio de 1992, meses después de la caída de la dirección de ETA en Bidart, la banda terrorista ofreció una tregua de dos meses a condición de que se iniciaran contactos. No llegó a ser efectiva. El 17 de agosto los terroristas asesinaron a dos guardias civiles.

El Gobierno se negó a valorar el comunicado de ETA y se limitó a exigir a la banda que dejara las armas.

Enero de 1989, nueva tregua de ETA de 15 días

El 8 de enero de 1989 ETA anunció una tregua de 15 días como "prueba de buena voluntad". Seis días después se reunieron en la capital argelina Rafael Vera, secretario de Estado para la Seguridad, y Juan Miguel Eguiagaray, delegado del Gobierno en Murcia, con Eugenio Etxebeste, Ignacio Aracama y Belén González.

El 22 de enero, ETA prorrogó su alto el fuego hasta el 26 de marzo. Tres días después se produjo la primera reunión dedicada a discutir sobre la transición y la elaboración de la Constitución, que fue seguida por otros cinco encuentros en febrero y marzo.

El 27 de marzo, ETA aseguró en un nuevo comunicado que había acuerdo sobre ocho puntos: mantener conversaciones políticas, que se celebrarían en Argelia, calendario, reforzar las delegaciones, mesa complementaria formada por PSOE y HB, publicidad de las conversaciones, renovar la tregua hasta el 24 de junio y hacer público el resultado del encuentro.

Al día siguiente, tras reunirse con representantes de los partidos políticos, el Gobierno difundió un comunicado en el que consideró positivas las "conversaciones políticas" con ETA y mostró su intención de continuarlas.

El 4 de abril, ETA declaró abiertos "todos los frentes". Cuatro días después perpetró un atentado y el 10 de abril de 1989 el Gobierno dio por rotas las conversaciones.

60 días de tregua en 1988 por las conversaciones de Argel

El 29 de enero de 1988 ETA ofreció en un comunicado un alto el fuego que supondría el cese de asesinatos durante 60 días a cambio del inicio de conversaciones en las que el Gobierno argelino sería el mediador.

El 20 de febrero, el delegado del Gobierno en el País Vasco, Julen Elgorriaga, viajó a Argel y exigió al ideólogo de ETA Eugenio Etxebeste, Antxon, una tregua indefinida. La reunión acabó sin aproximaciones y cuatro días después ETA secuestró al empresario Emiliano Revilla, lo que acabó con el diálogo hasta el octubre siguiente.

El 2 de noviembre la banda apuntó de nuevo a la posibilidad de un alto el fuego, no superior a dos meses, condicionada a que el Gobierno negociara en Argel, pero no llegó a ser efectiva.

Disolución de ETA (pm) en 1981

El 28 de febrero de 1981, cinco días después del intento de golpe de Estado del 23F, ETApm anunció un alto el fuego sin condiciones y liberó a los cónsules de Austria, Uruguay y El Salvador, que mantenía secuestrados.

El 28 de mayo de ese mismo año, ETApm anunció la paralización de toda actividad armada. El 22 de febrero de 1982, un sector de ETApm, autodenominado VIII Asamblea, se escindió y decidió romper la tregua en desacuerdo con el sistema acordado para la reinserción de los terroristas.

El 30 de septiembre de 1982, ETApm VIII Asamblea hizo pública su autodisolución en una rueda de prensa.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente