Anterior Rajoy llama a votar en las elecciones catalanas para poner fin "a la división" creada por Mas Siguiente El gasto en políticas económicas se recorta un 6,64% y la inversión pública sube un 0,9% Arriba
La fiebre es una respuesta de adaptación que disminuye la reproducción de los microbios
La fiebre es una respuesta de adaptación que disminuye la reproducción de los microbios Getty Images/iStockphoto
EL PORQUÉ DE LA CIENCIA

¿Por qué tenemos fiebre?

|

PREGUNTA: ¿Para qué sirve la fiebre? ¿Porqué te sube la fiebre un poco siempre por la tarde cuando estas pachucha? EVA VÁZQUEZ.

Cuando estamos enfermos a veces aumenta un par de grados la temperatura de nuestro cuerpo, es decir, tenemos fiebre. Es una estrategia de nuestro organismo para combatir la infección que nos está haciendo mal.

"La fiebre es una respuesta de adaptación que disminuye la reproducción de los microbios y aumenta la respuesta inflamatoria", explica a RTVE.es la médico Mariam Carreño, del Centro de Salud Mar Báltico de Madrid.

El centro regulador de la temperatura de nuestro cuerpo es el hipotálamo, una estructura del tamaño de un guisante, situada en la parte más interna del encéfalo."Es nuestro termostato natural", comenta. Esta estructura sube la temperatura de nuestro cuerpo cuando nota la presencia de unas moléculas llamadas pirógenos.

La fiebre es una respuesta de nuestro cuerpo para luchar contra los microbios

"Estas sustancias provienen de los microbios y sus toxinas y estimulan la síntesis de otros pirógenos por parte de los macrófagos y otras células", explica.

Estas moléculas fluyen por el torrente sanguíneo y llegan al hipotálamo. Una vez allí se enlazan con unos receptores especiales y entonces se produce una serie de cambios metabólicos para que aumente la temperatura del cuerpo.

Y, a veces, temblores

"También se produce vasoconstricción para conservar el calor y un aumento de producción de calor a través de la contracción muscular", apunta la doctora Carreño. Por eso, a veces tenemos temblores.

La mayoría de las bacterias y virus que causan infecciones prosperan a los 37'5 ºC más o menos, que es la temperatura media del ser humano.

Al aumentar la temperatura del cuerpo, estos microorganismos empiezan a encontrarse mal y a no reproducirse. Así, a nuestro sistema inmunológico le resulta más sencillo combatirlos.

Por la tarde, casi de noche, nos suele subir la fiebre porque de manera habitual la temperatura de nuestro cuerpo aumenta a esas horas.

"La temperatura corporal tiene ritmo circadiano (es decir, relacionada con el ciclo de 24 horas). Es menor en las primeras horas de la mañana y aumenta aproximadamente un grado por la tarde o al anochecer", señala.

Vigilar cómo evoluciona

El aumento de la temperatura corporal es nuestro aliado, pero también puede convertirse en nuestro enemigo. Por eso, es importante controlarlo. Un ascenso moderado, de un grado se llama febrícula y no requiere ninguna intervención.

Cuando la temperatura oscila entre los 38-40 ºC se adquiere la categoría de fiebre y hay que estar pendientes de su evolución. Por encima de los 40ºC, el paciente puede sufrir mareos, nauseas, cefalea y sudoración y debe tomar medicamentos antipiréticos, para bajar la fiebre.

A los 42 ºC el paciente cae en coma y a los 43 ºC muere

"Las temperaturas que superan los 41ºC raramente son de origen infeccioso. Su causa suele ser una causa central, es decir, una alteración de la función del sistema nervioso central, con compromiso del hipotálamo”, explica Carreño.

Temperaturas de ese calibre producen daños en nuestro organismo. El paciente sufre confusión, alucinaciones y somnolencia. Si la temperatura sigue aumentando las proteínas pierden su estructura y se pueden producirse daños irreversibles. A los 42 ºC el paciente cae en coma y a los 43 ºC muere.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente