Enlaces accesibilidad

El reactor 3 de Fukushima emite humo negro y obliga a evacuar a los trabajadores de la central

  • Los técnicos desconocen el origen exacto del humo
  • Los niveles de radiación se disparan durante varias horas
  • Puede convertirse en el desastre nuclear más caro de la historia

Por
Crece la preocupación en Japón por los efectos de la alerta nuclear

La situación no se estabiliza en la central nuclear de Fukushima. Después de que se restableciera parcialmente la electricidad en la sala de control del reactor 3, éste ha vuelto a emitir un humo negro a la atmósfera que ha obligado a evacuar a parte del personal, según informa la Compañía Eléctrica de Japón (Tepco). 

"No sabemos si el humo viene del edificio que alberga la turbina o del reciento del reactor", ha explicado un portavoz, que ha añadido que "los empleados fueron evacuados de la sala", aunque sin especificar el número de personas que estaban allí.

Dos horas antes de que el reactor 3 expulsar el humo, los niveles de radiación se dispararon hasta llegar a los 435 microsierverts para luego descener a los 283.7, según informa la Agencia de Seguridad Nuclear e Industrial. Ambos niveles son inusualmente altos comparados con los niveles de los últimos días.

Sube la temperatura de los reactores

La sala de control del reactor 3 ha sido la primera de las salas dañadas de la central que ha sido parcialmente reactivada gracias a una alimentación externa, ha precisado la agencia de noticias nipona Jiji.

También preocupa la situación del reactor 1, uno de los más estables, pero que ahora se encuentra a una temperatura de 400º, lo que excedería en 100 el límite de fabricación, según informa el enviado especial de TVE, Carlos Franganillo.

La central de Fukushima Daiichi tiene seis reactores, cuya energía ha sido interrumpida por el devastador terremoto y el tsunami del 11 de marzo, que han dañado los sistemas de refrigeración del combustible. Y, además, especialmente deteriorado resultó el reactor 3, que contiene uranio y plutonio, a causa de una explosión.

Altos niveles de radiación en el agua

El temor por los altos niveles de radioactividad hallados en el agua y algunos alimentos han llegado hasta Tokio, donde las autoridades han aconsejado que los niños no beban agua del grifo tras haber hallado niveles de yodo radiactivo superiores al límite aconsejable para el consumo en el caso de menores.

Según ha informado este miércoles la televisión estatal NHK, la radiación ha sido hallada en una depuradora de agua del norte de Tokio, por lo que el Gobierno metropolitano ha pedido a los padres que no suministren agua del grifo a sus hijos.

Fuera de Japón se están incrementando los controles. EE.UU., por ejemplo, ha bloqueado la importanción de leche, frutas y verduras del país nipón y Taiwan ha ordenado a sus barcos que dejen de pescar frente a las costas japonesas, informa Franganillo. 

Hong Kong ah prohibido también la importación de comida y de  leche de cinco prefecturas de Japón ante el temor de que pudieran estar contaminadas por la radiación. "Esto incluye leche, bebidas, leche en polvo, frutas, verduras, caza, carne, pollo, huevos y productos del agua", ha informado la portavoz del Centro para la Seguridad Alimentaria de la ciudad.

El Gobierno japonés ha estimado que los daños económicos del seísmo podrían alcanzar los 220 mil millones de euros, por lo que sería el desastre natural más costoso de la historia.

Noticias

anterior siguiente