Enlaces accesibilidad

Merkel suspende 3 meses la prórroga nuclear y abre la puerta a cerrar varias centrales

  • Merkel prolongó la vida de las centrales a finales de 2010
  • Alemania cuenta con 17 instalaciones nucleares

Por

Durante tres meses queda en suspenso la ley aprobada por el gobierno alemán en octubre que prolongaba la vida de las centrales nucleares.

A lo largo de este tiempo el gobierno estudiará el estado de seguridad real de todas y cada una de las 17 centrales y, eventualmente, podría decidir cerrar dos de las más viejas y problemáticas, Biblis 1 en Hesse y Neckarsheim 1,en Baden Würtemberg, si se demuestra que ambas no cumplen con las exigencias de máxima seguridad.

Para algunos expertos, son siete, y hasta ocho, las centrales nucleares alemanas que habría que desconectar de la red de manera inmediata.

La defensa de Merkel

La canciller Merkel ha recalcado que el mandato fundamental en estos momentos es la seguridad y que las cosas no serán ya igual después de esta moratoria. Pero también ha insistido en esta rueda de prensa en tres puntos: no se puede renunciar de golpe a la energía nuclear, el gobierno de la República Federal ve la energía nuclear como un puente, un sistema que se irá reemplazando poco a poco por las energías alternativas y que Alemania no necesitará importar energía del exterior.

Mañana la canciller se reunirá con los propietarios de las centrales nucleares y con los presidentes de los Länder donde están situadas éstas con el fin de ver cómo llevar a cabo esos test de seguridad y qué consecuencias económicas pueden tener. Se va a estudiar de una manera especial la validez de los sistemas de refrigeración de las mismas.

En la Bolsa de Frankfurt hoy han caído en torno a un 5% las cotizaciones de las empresas eléctricas propietarias de centrales y han subido un 30% los valores de las empresas de energía solar.

Promesas electorales

Por otro lado, la moratoria que deja en suspenso la ley para la prolongación de la vida de las centrales nucleares, que contempla el cierre de la última planta en 2034, no necesita de una reforma legal, ha subrayado la canciller.

En el año 2000, el gobierno de coalición entre socialdemócratas y verdes y dirigido por el canciller Gerhard Schröder pactó con la industria el cierre paulatino de las entonces 19 centrales nucleares, de las que ya se han cerrado dos.

De acuerdo a ese pacto, la última de las 17 plantas nucleares alemanas debería quedar desactivada en 2021.

El actual gobierno de centroderecha de Merkel derogó ese acuerdo y aprobó alargar la vida útil de las plantas una media de 12 años, ocho para las más antiguas y 14 años para las más modernas.

Esta medida podría acarrear consecuencias, para bien o para mal, de cara a las inminentes elecciones que se celebran en quince días en Baden Wutemberg.

Centrales viejas y peligrosas

El ministro de Medio Ambiente alemán, Norbert Roettgen, también ha pedido una nueca evaluación de riesgos en las plantas nucleares y ha asegurado que la CDU, el partido de Merkel al que pertenece, debería reabrir el debate nuclear.

Más allá de la CDU, en toda Alemania, con 17 centrales nucleares, algunas de las cuales llevan casi 50 años funcionando, se ha reabierto con fuerza el debate nuclear.

Y se recuerda, además, que la central japonesa siniestrada de Fukushima tenía 40 años, que iba a ser cerrada el mes próximo y que algunas de las centrales alemanas son muy parecidas, como Isar 1, Philippsburg, Brunsbüttel y especialmente la de Neckarsheim, en el land de Baden Wutemberg, donde por cierto se celebran elecciones regionales en quince días.

En todas las mencionadas ha habido averías y problemas serios. La canciller alemana, Angela Merkel, es muy consciente de que estas inquietudes ciudadanas le pueden costar votos, pero insiste en que no va a renunciar a la energía atómica sino en controlar al máximo las instalaciones que existen.

“La seguridad es la prioridad absoluta y a ella se debe de subordinar todo lo demás.Y así es como vamos a conducirnos”, afirmó Merkel.

Por su parte, los socialdemócratas, quienes junto con los verdes habían decidido el parón nuclear en el 2001, exigen ahora al menos el cierre inmediato de las centrales más viejas y más peligrosas.

En la misma línea irán las numerosas concentraciones y manifestaciones que este lunes van a producirse en toda Alemania, y especialmente en Baden Wurttemberg, donde hay cuatro centrales que son no sólo viejas sino altamente problemáticas.

Medidas europeas

Mientras, Europa también se resiente y el ministro de Medio Ambiente austríaco, Nikolaus Berlakovich, ha pedido este lunes a sus colegas europeos que se realicen pruebas de estrés a las centrales nucleares que hay en la Unión Europea para comprobar el grado de seguridad que ofrecen en caso de catástrofes como la ocurrida en Japón.

"La gente está preocupada en Austria, en Europa, y quiere respuestas. Es necesario comprobar la seguridad en todas nuestras centrales nucleares", ha dicho en un debate público que los titulares de Medio Ambiente de los 27 han tenido en Bruselas.

Los ministros se reúnen este lunes en Bruselas en un encuentro previsto de antemano al terremoto y posterior tsunami que arrasó Japón el pasado viernes, pero han decidido incluir este punto de manera informal en el debate.

"Creo que es necesario que todas las centrales nucleares europeas sean sometidas a pruebas de resistencia" a casos como un terremoto, problemas de suministro eléctrico, etc., ha indicado el ministro austríaco. "Que todas estas instalaciones sean sometidas a pruebas en profundidad para tranquilizar a la población y darles respuestas", ha añadido.

Noticias

anterior siguiente