Enlaces accesibilidad

Los neandertales intercambiaban hembras para evitar la endogamia

  • Los neandertales no estaba nada encariñados con las hembras del grupo
  • Las intercambiaban con las de otros grupos para aumentar la variedad genética
  • Los machos, en cambio, siempre permanecían en el mismo grupo

Por
Ciencia al cubo - Hembras de Neardentales - 03/01/11

Ciencia al cubo

El nacimiento de perritos fluorescentes, la muerte de una chimpancé calva, qué son las neuronas espejo, el origen de los ojos azules o por qué nos salen canas. De la mano de América Valenzuela, en 'Ciencia al Cubo' pueden escuchar las historias más variopintas sobre temas científicos de actualidad. Emisión en Radio 5: Lunes a jueves a las 15: 42; Sábados 09:22 / 17:52 / 21:06; Domingos 09:22 / 17:55

Humanos y neandertales convivimos durante decenas de miles de años. Éramos parecidos, incluida la capacidad intelectual. Pero ellos, los neandertales, se extinguieron. Aún no están claras las razones.

Descubrir detalles sobre su vida nos puede dar pistas sobre las razones de su extinción. Científicos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas acaban de descubrir nuevos datos sobre sus costumbres reproductivas.

Los científicos han descubierto que los grupos de neandertales no estaban nada encariñados con las hembras de su grupo. Practicaban la patrilocalidad. O lo que es lo mismo, para mantener la diversidad genética en los grupos intercambiaban hembras jóvenes con otras familias.

Los machos por su parte permanecían siempre en el mismo grupo. Según explica Antonio Rosa, uno de los paleobiólogos que han intervenido en el estudio, "el intercambio tendría lugar durante encuentros puntuales entre los diferentes grupos en lugares comunes y también en momentos relacionados con la caza".

El intercambio tenía lugar durante encuentros puntuales entre los diferentes grupos

Nuevos genes para reforzar la especie

Introducir nuevos genes en un grupo cerrado es muy importante para que los miembros estén sanos. La reproducción entre miembros de una misma familia puede desembocar en defectos en el ADN de los hijos. Hoy en día esta práctica es habitual entre nosotros, los humanos, en concreto en los grupos de cazadores-recolectores. Lo hacen el 70%.

Para averiguar todo esto, los científicos han analizado el ADN extraído de los restos de un grupo de 12 neandertales hallados hace ya tiempo, en 1994, en la cueva El Sidrón, en Asturias.

Formaban parte de una misma comunidad y fallecieron todos a la vez. Los análisis indican que las hembras tenían una diversidad genética muy superior a la de los machos. Cada hembra tenía un linaje diferente. Sin embargo, siete machos tenían el mismo linaje, cuatro otro y uno, que debió ser hijo único, otro.

Según Rosa, "esto concuerda con la hipótesis de que eran las hembras las que se movían de un grupo a otro". Y también, por cierto, echando cuentas, los científicos han averiguado que las hembras tenían un bebé cada tres años.

CIENCIA AL CUBO

SUSCRÍBETE al podcast de Ciencia al Cubo, el programa sobre Ciencia de América Valenzuela en Radio 5.

Noticias

anterior siguiente