Enlaces accesibilidad

Suu Kyi pasará su última noche encerrada tras firmar la Junta birmana su liberación

  • Ha vivido 15 de los últimos 21 años bajo arresto domiciliario
  • La liberación ha sido anunciada por su propio partido
  • La activista retrasa su salida para negociar sus condiciones de libertad

Por

La Junta Militar de Birmania (Myanmar) ha firmado la orden de puesta en libertad de la líder opositora Aung San Suu Kyi, cuya pena de 18 meses de arresto domiciliario vencía este sábado, fecha en la que se espera que salga libre.

Aunque fuentes de la formación de Suu Kyi, la Liga Nacional por la Democracia (LND), han señalado que la Nobel de la Paz sería trasladada a lo largo del día a la antigua sede del partido en Rangún, donde a partir del mediodía empezaron a concentrarse decenas de personas, finalmente la propia Suu Kyi ha retrasado su liberación para negociar con la junta las condiciones en las que ésta se producirá.

Según la prensa británica, a media tarde hora birmana, la Junta le ha dejado salir en libertad de la casa junto al lago en la que ha pasado diez años de su vida encerrada, pero a cambio de una serie de condiciones estrictas, entre ellas limitaciones para reunirse con personas y salir del país.

Al parecer, la premio Nobel ha querido negociar que su libertad sea incondicional con los representantes de la dictadura y por ello no ha querido poner un pie en la calle hasta el momento en que estaba prevista su liberación.

A las cuatro de la tarde, varios cientos de seguidores de la "Dama", como es conocida popularmente por sus partidarios, aguardaban en la calle y en la sede abarrotada, pero unas horas después comenzaron a abandonar el lugar sin que la activista apareciera.

"Suu Kyi se ha reunido con varios embajadores, entre ellos el de Estados Unidos", ha indicado un destacado miembro del partido opositor disuelto hace unos meses al incumplir la normativa electoral que obligaba a todas formaciones a registrarse para a las elecciones celebradas el pasado 7 de noviembre.

La mayoría de los partidarios vestían camisetas impresas con el lema: "We stand with Aung San Suu Kyi (Estamos con Aung San Suu Kyi)", en las que no aparecen las siglas LND porque la ley prohíbe publicitar partidos que no estén registrados.

15 años bajo arresto domiciliario

Otros seguidores portaban fotos de su ídolo quien, a pesar de la apariencia frágil, ha demostrado una entereza y un carisma incomparables en los últimos veinte años, que la han convertido en el símbolo de la democracia en Birmania.

No obstante el largo cautiverio, su poder de movilización se ha mantenido intacto entre los birmanos, como se podía comprobar este viernes en Rangún.

Al mismo tiempo que la LND preparaba un gran recibimiento, la Policía reforzaba la seguridad en los dos controles montados en los accesos al domicilio de la Nobel de la Paz, en el número 54 de la Avenida de la Universidad de Rangún.

También se han instalado frente a la antigua sede de la LND decenas de agentes de paisano provistos de radioteléfonos y cámaras de vídeo con las que graban a todo aquel que pasa por allí.

Los cuerpos de seguridad han desplegado en el área unos 300 policías antidisturbios que entraron en el barrió en 13 camiones.

En virtud de esta situación, muchos opositores han optado por situarse en puntos alejados de las fuerzas de seguridad, pero desde los que pueden ver si aparece la "Dama".

La Junta Militar aún no lo confirma

La puesta en libertad de la Nobel de la Paz no fue confirmada por la Junta Militar, que niega la entrada a los periodistas extranjeros en Birmania, gobernada por los generales desde 1962.

El abogado de la líder opositora y portavoz de la LND, Nyan Win, no descarta que el Gobierno vuelva a detenerla, "pero antes deben firmar su libertad por ley".

El conflicto entre la opositora y el presidente de la Junta Militar, general Than Shwe, de quien se dice que ha dado órdenes de no pronunciar el nombre de la activista en su presencia, ha dominado la escena política birmana desde que el segundo asumió la jefatura del Estado, en 1992.

Desde entonces, Than Shwe ha mantenido a la disidente cautiva y ha encarcelado, repetidamente, a los miembros de la ahora proscrita LND, principalmente a aquellos que ganaron un escaño en las elecciones de 1990, que ganó la formación opositora con abrumadora mayoría.

Sin embargo, Birmania, que volvía la semana pasada a la democracia con unas elecciones después de 20 años, ya anunció a finales del pasado mes de septiembre que sería liberada tras dichos comicios.

Noticias

anterior siguiente