Enlaces accesibilidad

Todos predican en el desierto de Al Jazeera

  • La cadena qatarí junta a americanos con miembros de Hamás y Hizbulá
  • Talibanes, políticos iraquíes e iraníes e intelectuales árabes completan el evento
  • Busca dar una visión "alternativa" a Oriente Medio

Por
El portavoz de Hamás charla con miembros del personal de seguridad.
El portavoz de Hamás charla con miembros del personal de seguridad. A.F.

Un pequeño silencio y una sonrisa nerviosa resumen las más de mil palabras -en árabe y en inglés- que se han pronunciado en el quinto foro de Al Jazeera sobre Oriente Medio, que se ha cerrado este lunes en la capital de Qatar.

Son obra de Iyad Allawi, ex primer ministro de Irak y aspirante a volver a serlo, tras la siguiente pregunta:

-¿Por qué viene ahora a hablar aquí ahora si cerró la cadena en 2005?

Antes, Allawi había expuesto su programa secular -aunque árabe, quiso resaltar- para el país asiático, centrado en buscar la unidad para fomentar la inversión y reforzar la seguridad.

Grandes palabras pronunciadas en un foro clave, ya que Al Jazeera ha pasado de ser considerada fuerza subversiva cuando Allawi la cerró a convertirse en un gran agente de opinión en Oriente Medio...y el candidato a suceder a Nuri Al Maliki necesita de esas opiniones para apuntalar su candidatura entre los países de un golfo pérsico que se busca a sí mismo entre la emergencia de Irán al este y de Turquía al norte.

En primera fila, observándole y sonriendo, el 'jefe' de todo esto, Wafah Khanfar, director general de la emisora qatarí desde 2003 tras cubrir las guerras de Irak -Allawi le calificó de su "buen amigo"- y Afganistán.

El padre Khanfar

Khanfar es un hombre ancho, de barba poblada, que alterna el árabe y el inglés sin problema: puede bromear con el portavoz de Hamás y máximo responsable en Líbano y a renglón seguido hacerlo con un responsable del Departamento de Estado. Todos caben en los enormes brazos de Wafah.

"Ningún periodismo sin una misión; ningún periodismo sin ética", proclamaba al inicio del seminario, dedicado a las nuevas tecnologías, enfatizando la apuesta de su cadena por el periodismo de calidad.

Al Jazeera tiene periodistas donde otros no los tienen. No sufre crisis alguna de publicidad, porque se financia por el rico gobierno de Qatar.

"Si tienes un monarca absoluto que es benevolente y quiere experimentar y tiene mucho dinero y un país muy muy pequeño, Al Jazeera es posible", señala con ironía Robert Fisk, el corresponsal más veterano de Oriente Medio, que ha sido el encargado de abrir el foro.

Con todo, sigue siendo vista como una amenaza en el propio mundo árabe: la semana pasada Bahrein le retiró la licencia. Pero, al menos por ahora, no hay quien le pare.

"Sé la responsabilidad que afrontamos. Las noticias, sobre todo en nuestra área, son materia de vida o muerte", proclamaba tras anunciar que todos los contenidos de Al Jazeera se podrán ver en Internet y que pondrá en marcha un mecanismo para defender a los ciberperiodistas.

A la entrada del foro, una serie de caricaturas reflejan los rostrosmás populares de la cadena. Presidiendo, Khanfar vestido como un particular guerrero espartano o un gladiador al estilo 'Gladiator'.

Él y su equipo son artífices de un cóctel que, en palabras de Steve Clemons, de la New América Foundation, sería "increíble en cualquier otro lugar".

Presencias llamativas

Más allá de la cuestión a Allawi, la otra gran pregunta del foro es qué hacen un líder de Hizbulá, otro de Hamás, un ex agente de la CIA y un ex asesor de Obama en una sala cerrada: no es un chiste, es el panel de una charla sobre la situación de la resistencia en Oriente Medio.

"Hablar desde arriba, desde lo alto del techo no es compromiso, compromiso es ver todo el problema y que los americanos acepten la posición de los palestinos y les dejen vivir tal y como quieren", señala a la salida de la conferencia Osama Hamdan, portavoz y miembro del buró político de Hamás.

Él también está en la carrera por conquistar Al Jazeera; al fin y al cabo Hamás está inmerso en unas decisivas negociaciones con Fatah sobre la unidad política y la convocatoria de elecciones.

Antes se ha cruzado con Robert Malley, responsable para Oriente Medio del International Crisis Group, firme defensor del diálogo de Estados Unidos con la milicia y cuyos contactos con Hamás le costaron el puesto de asesor de Obama durante la campaña electoral de 2008.

Hamdan, junto a Ibrahim El Moussaui -portavoz de Hizbulá al que Reino Unido no dejó entrar en su territorio- son la 'cuota' del día del eje del Mal. La jornada siguiente estarán dos ex ministros talibanes, que reafirman la necesidad de la unidad musulmana para expulsar a los americanos.

Y ausencias necesarias

Obviamente, en el foro de Doha ese eje es distinto. Brillan por su ausencia los defensores de cualquier pensamiento 'neocon' -todos los americanos que acuden son partidarios de negociar con Hamás, Irán y los talibanes- y, por supuesto, representantes de Israel o próximos a sus ideas.

Lo más cercano es el responsable para Oriente Medio del think-tank americano New America Foundation, que tiene un apellido judío, Levy.

Él se lleva una de las 'broncas' del público a los conferenciantes estadounidenses. Ha defendido la colaboración de activistas palestinos de izquierda con progresistas israelíes "sionistas o no".

"¿Cómo se le puede ocurrir decir que el sionismo puede ser progresista? El sionismo es racismo y el racismo nunca es progresista", le responde una mujer con velo, una de las muchas que preguntan y cuestionan a sus intervinientes.

Pero cuidado, las apariencias engañan: hay una pluralidad sin precedentes pero faltan voces que no serían toleradas -por ejemplo,alguien que defienda mínimamente la intervención en Irak o en Afganistán, por impopulares que sean- y las mujeres son activas protagonistas, tanto como periodistas como delegadas, lleven el pelo suelto, hiyab o incluso niqab, pero otra cosa son los ponentes: todos hombres.

Si no que se le pregunten a la periodista de Al Jazeera en inglés que hizo una de las últimas cuestiones del foro: ¿Qué papel tendrán las mujeres en la próxima década en Oriente Medio?

Ni el ponente americano ni el turco ni el talibán ni el árabe le supieron responder.

Noticias

anterior siguiente