Enlaces accesibilidad

Mundial 2014 | Argentina 1 - Irán 0

Messi mete a Argentina en octavos en el tiempo añadido ante Irán

  • El delantero argentino rescata a su selección con un golazo en el minuto 92
  • La selección iraní plantó cara a la albiceleste y tuvo ocasiones para sorprender
  • Mal partido en general de los de Sabella, que alineó a su delantera de lujo
  • Mundial 2014: Así hemos contado el Argentina 1 - Irán 0 (Samuel A. Pilar)

Por
Leo Messi celebra su gol ante Irán, el único de Argentina, en el minuto 92
Leo Messi celebra su gol ante Irán, el único de Argentina, en el minuto 92 AFP AFP

Ficha técnica:

1 - Argentina: Sergio Romero; Pablo Zabaleta, Ezequiel Garay, Federico Fernández, Marcos Rojo; Fernando Gago, Javier Mascherano, Ángel Di Maria (Lucas Biglia, m.91); Sergio Agüero (Ezequiel Lavezzi, m.76), Lionel Messi y Gonzalo Higuaín (Rodrigo Palacio, m.76).

Seleccionador: Alejandro Sabella.

0 - Irán: Alireza Haghighi; Pejman Montazeri, Seyed Hosseini, Amir Sadeghi y Mehrdad Pooladi; Masoud Shojaei (Khosro Heydari, m.76), Andranik Timotian, Javad Nekounam y Ehsan Haji Safi (Reza Haghighi, m.87); Ashkan Dejagah (Alireza Jahan Bakhsh, m.84) y Reza Ghoochannejad.

Seleccionador: Carlos Queiroz (Portugal).

Gol: 1-0, m.91: Lionel Messi.

Árbitro: Milorad Mazic (Serbia) amonestó a Nekounam y Shojaei (I)

Incidencias: Partido de la segunda jornada del Grupo F disputado en el estadio Mineirao ante 57.698 espectadores.

La selección de Argentina está ya en octavos de final tras ganar a la de Irán 1-0 en su segundo partido de la fase de grupos del Mundial de Brasil 2014.

En un partido sin excesivo brillo, la albiceleste se salvó de un resultado sorpresa por un par de paradas de su meta Romero y, sobre todo, por el talento de Leo Messi. El delantero del Barça hizo el único gol del partido en el tiempo añadido, pero vaya gol.

Messi salva a Argentina contra Irán

El técnico argentino Alejandro Sabella confirmó el once titular que se presumía en la víspera y apostó por meter toda la artillería: Di María, Higuaín, Messi y Agüero. Sin embargo, ninguno de los cuatro consiguió penetrar la meta de Irán en la primera parte.

Consciente del peligro, su homólogo Carlos Queiroz instó a los suyos a poner intensidad, aun a costa de las espinilleras de los rivales. La consigna era no dejar que la albiceleste jugara.

Messi, muy marcado

El marcaje a Leo Messi funcionó durante los primeros 45 minutos y al astro argentino solo se le vio a balón parado. No obstante, el balón fue de los sudamericanos y también las mejores ocasiones; pocas.

Higuaín tuvo la mejor a los 12 minutos tras un buen pase de Fernando Gago, excompañeros en el Madrid y ahora separados en otros equipos. El delantero la estrelló en el cuerpo del meta Haghighi, que se quedó dolorido.

El ariete del Nápoles trató de hacer de asistente en otra que tuvo Agüero y que volvió a frustrar Haghighi con una buena parada a mano cambiada. Estos dos disparos, más las 'gambetas' de Di María, fueron lo mejor de Argentina en la primera parte con el balón en juego.

También las tuvo a balón parado en las cabezas de Marco Rojo y Fernández, aunque en ese aspecto no se quedaron cortos los iraníes con otros tantos cabezazos de Hosseini, uno al principio y otro al final.

Irán planta cara

Sin cambios en la segunda mitad. No hacía falta tocar nada si la cosa funcionaba, debió pensar Queiroz. Sabella tampoco tenía más pólvora que sacar con sus cuatro delanteros estrella en el campo.

El problema de Argentina era la construcción. El agujero estaba en el centro del campo y eso trataba de aprovechar Irán, que tuvo una muy buena en la cabeza de Goochanejhad a la contra y detuvo el meta Romero.

Pero la mejor de los persas vino con polémica, pues Dejagah reclamó un penalti cometido por Zabaleta, que bien podía haber pitado el serbio Mazic. Los de Queiroz le ponían atrevimiento y poco a poco se quitaban de encima los complejos. Mala señal para Sabella.

La pesadilla para la albiceleste se llamaba Dejagah, que era una amenaza con los pies, a balón parado lanzando los córners y hasta con la cabeza. El centrocampista del Fulham obligó a Romero a hacer la parada del partido con un testarazo a pase de Montazeri.

Pasaban los minutos y el argentino Sabella hacía honor a su apodo, 'Pachorra', a la hora de introducir cambios. Tampoco los hacía Queiroz para Irán, pero el portugués tenía mejores argumentos.

Hablando de argumentos, el único que le quedaba a Argentina era la calidad de Messi, que seguía intentándolo en cuanto le daban metros para correr o los suyos forzaban una falta al borde del área.

Leo salva a Argentina

76 minutos después llegaron los cambios, pero ninguna variante táctica. Lavezzi por el 'Kun' Agüero y Palacio por el 'Pipa' Higuaín. Casualmente también Queiroz movía banquillo metiendo un defensa como Heydari por un centrocampista como Shojaei.

Uno de los recién incorporados, Palacio, tuvo una buena de cabeza en los últimos minutos, pero se encontró de nuevo con los guantes de Haghighi. Mucho peligro en los córners, peligro a favor pero también en contra.

En uno de los que forzó y falló Argentina, el recién incorporado Jahanbakhash envió un balón a la espalda de la defensa y Goochanejhad obligó a Romero a hacer la parada del partido, la que evitaba una sorpresa aún mayor de la que era el empate.

Todo parecía condenado, pero cuando el reloj marcaba el tiempo añadido apareció el héroe. Leo Messi puso un balón de escándalo desde el pico derecho del área, con rosca, lejos de los guantes del hasta ese momento eficaz Haghighi (minuto 92).

Así son los genios.

Deportes

anterior siguiente