Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

La ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaáha pedido al PP que negocie la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) si no quiere que se se ponga en marcha la reforma propuesta por el PSOE y Unidas Podemos. Celaá ha hecho esta llamada al acuerdo tras la advertencia del líder del PP, Pablo Casado, de que no pactará mientras no se retire esa propuesta de reforma que cambia la mayoría para elegir los jueces.

 “Esperemos que [el PP] tenga una intención fideligna y esta situación queda resuelta. Lo ideal es que el PP desbloquee la situación, se negocie y se llegue a buena término. [...] Lo que no se puede hacer es tener organismos constituciones continuamente bloqueados. Esto es también un fraude constitucional", ha declarado en Las Mañanas de RNE con Íñigo Alfonso.

La ministra ha defendido el decreto ley que este jueves se votará en el Congreso de los Diputados con nuevos criterios de evaluación para este curso y que algunas comunidades autónomas ya han adelantado que rechazan aplicar. Celáa cree que con esta normativa se da un “paso de calidad” porque los profesores evaluarán “de una manera colegiada” al alumno, lo que permitirá identificar sus carencias y reforzarlas.

Lo que proponemos es que los profesores evalúen de manera global el itinerario académico del alumno. ¿Eso quiere decir que los alumnos con suspensos deben pasar? No. Quiere decir que la mirada más importante está en la evaluación académica global de ese alumno, decidida de manera colegial por los profesores que les conocen.”

Celaá considera que en el sistema educativo español se pone demasiado el foco en la repetición de curso, algo que no tiene por qué beneficiar al alumno. “Mandar una alumno a repetir es una decisión seria que afecta al alumno y al sistema. La repetición es una medida excepcional, el sistema educativo español abusa de las repeticiones”.

La ministra de Educación y Formación Profesional ha admitido que viajó a Bilbao por “una cuestión médica” por lo que niega  que se saltara el estado de alarma decretado en Madrid el pasado viernes y ha confesado, además, que ha recurrido a la Justicia para denunciar las pintadas que aparecieron en su casa.

El Gobierno ha aprobado por real decreto que la repetición de curso sea una medida excepcional durante este curso y que las Comunidades Autónomas puedan conceder el título de Secundaria y Bachillerato sin tener en cuenta el número de suspensos. Hasta ahora, la ley obligaba a aprobar todo para terminar Bachillerato y a no terminar la Secundaria con más de dos suspensos. La mayoría de las autonomías rechazan esa decisión y algunas, como Castilla-La Mancha ya han anunciado que no la aplicarán. Los sindicatos también muestran sus reticencias. CSIF ha pedido la dimisión de la ministra Celaá, mientras que ANPE teme que aumente la brecha de nivel educativo entre territorios.

Dos semanas después del comienzo escalonado de las clases, hay 2.852 aulas confinadas en todo el país. En el 95,5 % de los centros no ha habido problemas y los grupos en cuarentena representan el 0,73 % del total. Los colegios, dicen desde el Ministerio de Educación, no son centros de contagio sino de detección precoz y, lejos de pensar en volver a cerrarlos, la intención es ir avanzando hacia una mayor presencialidad.

La ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá, ha respondido este jueves a las preguntas de Mónica López en el plató de 'La Hora de La 1', de TVE, donde ha insistido en la necesidad de que los niños vuelvan al colegio de manera presencial y ha advertido a los padres que rechazan llevarlos a los centros que no hay otra "alternativa". 

Aunque "el riesgo cero no existe", la ministra ha pedido confianza en la comunidad educativa y subraya que se está haciendo todo lo posible para minimizar riesgos frente al COVID-19. Celaá también ha hablado sobre la coordinación con las comunidades autónomas y sobre los permisos de baja laboral para padres con hijos en cuarentena, entre otras cuestiones. 

La portavoz de Ciudadanos, Inés Arrimadas, ha acusado al Gobierno de "improvisación" y de falta de "una estrategia nacional de vuelta al cole" en lugar de 17, una por cada comunidad autónoma. La ministra de Educación, Isabel Celaá, le ha contestado que al Ejecutivo le preocupa la salud de las personas y la igualdad de oportunidades, que se ha reunido con los consejeros autonómicos para coordinar el curso escolar y le achaca una visión "poco madura" del Estado de las autonomías.

Escuelas infantiles, colegios e institutos arrancan estos días un curso diferente. ¿Qué retos que hay que afrontar? ¿Por qué es tan importante la educación presencial? ¿Cómo puede ayudarnos la filosofía en todo este proceso? Para abordar estas preguntas, Casa Mediterráneo ha acogido el evento online Los retos de la vuelta al cole en tiempos de la COVID-19, en el que ha participado el filósofo José Carlos Ruiz.

La ministra de Educación Isabel Celaá ha comparecido en el Congreso y ha defendido la gestión de su cartera durante esta crisis, además de anunciar nuevos encuentros en septiembre con las clases ya en marcha. Sin embargo, no se ha podido librar de la críticas de sus compañeros de tribuna: Joan Mena (En Comú Podem) asegura que "las administraciones educativas han llegado tarde" y que "ha habido mucha incertidumbre en torno a la vuelta al colegio", palabras muy similares a las que le han dedicado desde Cs o PP, quienes la han llegado a acusar de "dejación de funciones". Informa Ainhoa Caballero.

La ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá, cree que "entra dentro de la sensatez" del profesorado "posibilitar" que se pueda descansar del uso de la mascarilla - obligatoria en los centros educativos a partir de los 6 años- en un momento determinado de apertura de ventanas. "Pero es importante mantener las normas. Con ellas (las mascarillas) podemos decir que el am biente en la escuela será seguro", advierte en una entrevista con el Diario El País. 

Las condiciones de la vuelta al colegio se van aclarando, al menos sobre el papel. Este jueves, gobierno y comunidades han acordado algunos puntos básicos: Las clases serán presenciales; habrá servicio de comedor, manteniendo una distancia de seguridad; los alumnos, a partir de 6 años, tendrán que llevar mascarilla, también en clase aunque estén en una de las llamadas "clases burbuja" en las que solo interactúan con sus compañeros.

Se establece un coordinador COVID en los colegios para supervisar los protocolos. Se mantendrá una distancia entre personas de 1,5 metros y se potenciarán las medidas de higiene, de limpieza y la ventilación de las aulas.

La gran pregunta es cómo se responderá ante la aparición de casos. Se plantean varios escenarios, dependiendo si es un brote aislado o varios brotes. 

[Coronavirus: última hora, en directo]

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha recordado que habrá sanciones para los padres que lleven a sus hijos enfermos a clase, aunque se ha mostrado esperanzado con que nadie lo haga: "Estamos como estamos (en medio de la pandemia de coronavirus), no concibo que padres lleven a un niño al colegio si no está en condiciones, poniendo en riesgo a su hijo y al resto. Vamos a ver si somos serios", ha pedido.

Las asociaciones de padres y profesores aseguran que el documento acordado entre el Gobierno y las comunidades autónomas debe ser analizado con detenimiento para que las medidas higiénico-sanitarias que en él se incluyen se cumplan y se garanticen. Además, se muestran satisfechos por la presencialidad del curso escolar, ya que es la única forma de garantizar la igualdad de oportunidades entre el alumnado. Por tanto, lo ven razonable, ya que emplea toda la regulación disponible, pero deficitario en cuanto a las medidas organizativas y académicas que deben ponerse en marcha en los centros.

El Gobierno ha acordado este jueves con las comunidades autónomas un protocolo de medidas para la vuelta al cole que apuesta por las clases completamente presenciales, priorizándolas para el alumnado de niveles hasta 2º de la ESO, y en el que se fija la obligatoriedad de las mascarillas a partir de los seis años, incluso cuando haya suficiente distancia de seguridad.

Asimismo, el Ejecutivo ha propuesto este jueves a las comunidades autónomas que los colegios cierren solo si los contagios por COVID-19 se descontrolan. Además, se aislará a un grupo de convivencia entre alumnos en el caso de que se detecte entre sus miembros un positivo.

[Última hora sobre el coronavirus]

La ministra de Educación, Isabel Celáa, ha explicado que las ratios de alumnos por aula se reducen "de manera real con la nueva contratación que las Comunidades Autónomas" han previsto y anunciado en sus protocolos para la vuelta al colegio en el contexto de la pandemia de coronavirus. 

"Las ratios, que son una cuestión que está regulada en la LOMCE [La Ley Orgánica 8/2013, de 9 de diciembre, para la mejora de la calidad educativa], vienen a reducirse con las contrataciones que han anunciado todas las comunidades autónomas", ha reiterado. 

El Gobierno ha llegado a un acuerdo con las comunidades autónomas para que las clases sean presenciales hasta 2º de ESO y para que los colegios sólo cierren cuando haya brotes descontrolados de coronavirus. Además, todos los alumnos mayores de seis años deberán llevar mascarilla. La ministra de Educación, Isabel Celaá, ha dicho que la ventilación y la limpieza serán fundamentales. Por ejemplo, se contemplan cinco lavados de manos al día.

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha explicado que el acuerdo alcanzado con el Ministerio de Educación y las Comunidades Autónomas para el inicio del curso en medio de la pandemia del coronavirus contempla 23 medidas y cinco recomendaciones que han tenido un "apoyo absoluto", salvo el País Vasco. Algunas de las medidas que se establecerá serán: distancia interpersonal de 1,5 metros, mascarilla obligatoria a partir de los seis años,higiene frecuente de las manos, o tratar de no usar el transporte escolar en la medida de lo posible e ir andando o en bicicleta.

La ministra de Educación, Isabel Celaá, ha asegurado que el objetivo que se persigue con el protocolo para el inicio del curso escolar en medio de la pandemia de coronavirus que ha acordado con las Comunidades Autónomas es doble: por un lado, conseguir "el mayor grado de presencialidad" en Infantil, Primaria y en casi toda Secundaria, y por otro lograr una vuelta a la escuela "segura".