Enlaces accesibilidad
¿Por qué se llevaban tan mal?

Jane Fonda y su padre, una reconciliación de película 'En el estanque dorado'

  • La actriz compró los derechos de la obra para su adaptación al cine y que Henry Fonda interpretara a uno de los protagonistas
  • Su mala relación empezó cuando él no les contó la verdad sobre la muerte de su madre, que se suicidó
  • El papel de Henry en la película le valió su primer Oscar, que debido a su mala salud, recogió su hija
  • En el estanque dorado, película disponible en el catalogo de RTVE Play

Por
Jane y Henry Fonda
Jane y Henry Fonda GTRES

Jane Fonda no dudó en comprar los derechos de la obra En el estanque dorado para su adaptación al cine, una película que trata sobre un viejo matrimonio que recibe la visita de su hija después de muchos años de mala relación paternofilial. Precisamente el argumento de la trama fue el motivo que llevó a la actriz a financiar la cinta. La historia le recordaba de alguna manera a la que ella misma vivía con su padre, Henry Fonda, por eso le ofreció el papel de Normal Thayer, uno de los protagonistas. Aquella película, acabó siendo la segunda más taquillera en 1981 en EEUU, sirvió para que padre e hija enterraran el hacha de guerra y reconciliar a la familia Fonda antes de la muerte de Henry.

La muerte de su madre y la mentira de su padre

La historia de la mala relación entre Jane y Henry Fonda comienza con el suicidio de Frances Ford Seymour, madre de la actriz. Los problemas psicológicos después de haber sido víctima de abusos sexuales cuando era niña la llevaron a acabar con su vida. También se habla de supuestas infidelidades en su matrimonio, ya que Henry tenía fama de mujeriego. "Cogió una cuchilla de afeitar y se cortó el cuello", confesaba la actriz en el documental sobre su vida que HBO produjo hace unos años. Jane recuerda a su padre como una persona fría, que siempre se desvivió por llamar su atención, aunque sus intentos fueron en vano: "Creo que mi padre no es la persona con la que debería haberse casado. No era tierno con ella".

Frances Seymour Brokaw y Henry Fonda

Frances Seymour Brokaw y Henry Fonda GTRES

Henry Fonda no les contó entonces la verdad a sus hijos. Simplemente se limitó a decir que Frances se había muerto de un ataque al corazón. Fue a través de una revista cuando se enteró de toda la verdad. Después de este trágico episodio, tanto la actriz como su hermano Peter acabaron en un internado. La falta de amor familiar la llevó a padecer bulimia. "Vi que los romanos lo hacían después de sus grandes banquetes y empecé a hacerlo con una amiga. No sabía que muchas más personas lo hacían", reconocía. Desde entonces, la relación entre ellos fue una montaña rusa, hasta el punto de ser inexistente.

Henry Fonda rompió a llorar en el rodaje

A través de un guion, era la única forma de que Henry Fonda expresase sus sentimientos y Jane lo sabía, por eso le dio el papel protagonista a su padre. La ficción se acercó peligrosamente a la realidad durante el rodaje de la película En el estanque dorado. Tanto que a veces era imposible mantener la profesionalidad. En una de las escenas, cuando el personaje de Chelsea (Jane Fonda) le dice a Norman (Henry Fonda) que no solo quiere ser su hija, sino también su amiga, el actor rompió a llorar y tuvieron que repetir la toma varias veces.

Jane Fonda, Henry Fonda y Katharine Hepburn

Jane Fonda, Henry Fonda y Katharine Hepburn GTRES

El día que Jane Fonda subió a recoger el Oscar de su padre

La película En el estanque dorado volvió a unir a padre e hija después de una relación turbulenta. Además, fue un éxito tanto en taquilla y conquistó a la crítica. Henry Fonda, Jane Fonda y Katherine Hepburn, que protagonizaba la cinta interpretando a la mujer de Henry en la ficción, fueron nominados en los Premios Oscar de 1982. Henry, que el año anterior había recibido el Oscar Honorífico por su trayectoria, recibió la estatuilla a mejor actor protagonista. Dado su mal estado de salud, fue su hija quien subió a recogerlo.

Jane Fonda recoge el Oscar de su padre

Jane Fonda recoge el Oscar de su padre GTRES

"Papá, estoy tan feliz. Estoy orgullosa de ti", así empezó el discurso de una Jane Fonda emocionada que no es esperaba tener que subir al escenario aquella noche. "Todos nos convertimos en una familia durante el rodaje y desde entonces hemos permanecido en contacto y algunos miembros del reparto vienen a visitarlo", aseguraba, mientras él, desde su casa y junto a su mujer, veía cumplir uno de sus sueños.

Henry Fonda con la estatuilla en casa

Henry Fonda con la estatuilla en casa GTRES

Henry Fonda murió ese mismo año a causa de un fallo cardiaco. Tenía 77 y en su testamento expresaba su deseo de ser incinerado sin ningún tipo de funeral. Ahora Jane Fonda recordaba en una entrevista para el diario El Mundo cómo vivió esos últimos meses de paz junto a él: "Quise hablar con él, porque la película se parecía tanto a la realidad que estábamos viviendo en la vida real, que quería saber cómo se sentía. Así que fui a su casa a cenar y le describí lo que me pasó, que me sequé. Le pregunté si le había pasado antes algo así y dijo que no, de forma tajante. Le faltaban cinco meses para morir y tuve que decirme a mí misma: no puedes esperar a que alguien sea algo distinto a lo que ha sido toda su vida al final de sus días. Nunca expresó emociones, las odiaba y odiaba ver a gente expresando las suyas y llorando".