Enlaces accesibilidad
Cine en RTVE Play

Las películas ganadoras de la Concha en el Festival de San Sebastián en Somos Cine

Por
Conchas de oro y plata en Somos Cine
Conchas de oro y plata en Somos Cine

El Festival Internacional de Cine de San Sebastián (SSIFF) a llega a Somos Cine. Esta semana se celebra la 69 edición en la que RTVE participa con siete películas, dos de ellas en competición por la Concha de Oro dentro de la Sección Oficial: Maixabel de Icíar Bollaín y El buen patrón, de Fernando León de Aranoa.

Con motivo de su celebración, la plataforma de cine en streaming lanza una nueva colección con algunas de las triunfadoras del festival en los últimos años como Entre dos aguas (2019), que se estrena en RTVE PlayTruman (2015), Siete mesas de billar francés (2007), El secreto de tus ojos (2009), Magical Girl (2014), Relatos Salvajes (2014), o La hija de un ladrón (2019)

Disfruta del mejor cátalogo de cine en abierto en Somos Cine. Una amplia variedad de títulos con el mejor cine en español gratis y online. Películas de todos los géneros y para toda la familia que puedes ver de forma gratuita dónde quieres y cuándo quieras. No hace faltan suscripciones ni pagos.

Entre dos aguas (2018)

Reparto: Isa Campo, Isaki Lacuesta

RTVE.es estrena el tráiler de 'Entre dos aguas', ganadora de la Concha de Oro en San Sebastián

Isra y Cheíto son dos hermanos que han tomado caminos muy diferentes en la vida. Cuando Isra sale de la cárcel y Cheíto termina una larga misión enrolado en la Marina, ambos regresan a la Isla de San Fernando. El reencuentro de los hermanos renovará el recuerdo de la muerte violenta de su padre cuando eran niños; la necesidad de retomar sus vidas y reconciliarse con ellos mismos les unirá de nuevo. La película obtuvo la Concha de Oro de San Sebastián a la Mejor película. Además, cuenta con una incréibla banda sonora compuesta por dos grandes: Kiko Veneno y Raül Refree.

La herida (2013)

Reparto: Marian Álvarez, Manolo Solo, Patricia López Arnaiz

No recomendado para menores de 16 años Somos Cine - La herida - Ver ahora
Transcripción completa

(MURMULLO DE CONVERSACIONES)

(MENSAJE AL MOVIL)

(RESPIRA NERVIOSA)

(CIERRA EL MOVIL)

(PASOS, CONVERSACIONES)

(AVISO DE MEGAFONIA)

(MEGAFONIA) «Doctora Abades, acuda a pediatria .

(ABRE EL GRIFO)

(ALBOROTO DE MUCHA GENTE)

?Donde te metes? Ha entrado un aviso.

He tenido que ir al bano. Joder, Anita.

Me dijiste que vigilabas y te la has dejado abierta.

Me encontraba mal.

Pues avisame.

?Estas bien? Si.

He vomitado, algo me habra sentado mal.

Si quieres conduzco yo. ?Te saco una bolsa?

Si quiero bolsas, las cojo yo, gracias.

(SIRENA DE EMERGENCIAS)

(INTERMITENTE)

(ABRE UN CAJON)

(CIERRA EL CAJON)

(ALARMA DE RELOJ)

(APRIETA UN BOTOn)

(INICIO DEL ORDENADOR)

(GOLPES EN LA PUERTA)

Si. Ya estoy en casa, carino.

Vale. ?Has comido?

Si.

(SE ALEJAN PASOS)

Hola, Alex, ?que tal?

?Ah, si? Pues ni idea, la verdad.

Bueno, tampoco he podido llamar yo en toda la manana.

Ya.

Oye, Alex, perdona,

igual me he pasado un poco con el mensaje que te he enviado.

Ya.

Ya.

Entiendeme tu a mi tambien, ?vale?

Bueno, no le demos mas vueltas.

?Te apetece que me pase luego por tu curro, cuando acabes,

y lo hablamos?

Joder, que putada, a esa hora ya no paso, que manana madrugo.

Vale.

Habras aprovechado para pedirle a tu jefe que te cambie el puente.

Joder, Alex, tio, yo flipo.

No, es que luego soy yo la que esta loca,

a la que se le va la cabeza. Te he pedido perdon.

No, no, no empiezo nada.

Vale, mejor hablamos manana, si.

(MOVIL)

(MOVIL)

(ARROJA EL MOVIL)

(GOLPES EN LA PUERTA)

Carino, ?estas bien? Si.

Que se me ha caido una cosa.

Ya esta la cena.

Cena tu, que yo no tengo hambre.

(CORRE AGUA DEL GRIFO)

(VAJILLA ENTRECHOCA)

Buenas noches. ?No cenas nada?

No, me voy a la cama.

Que descanses, carino.

(SE CIERRA LA PUERTA)

(SE CORRE EL PESTILLO)

(TELEVISION LEJANA)

(RADIO) «-Parecen categorias... categorias estancas, ?no?

O perteneces a... Solo hay dos tipos de personas.

-Blanco o negro .

(MELODIA DE INICIO)

(CIERRA EL MOVIL)

(DEJA EL MOVIL SOBRE EL BANCO)

(MENSAJE AL MOVIL)

(CIERRA EL MOVIL Y LO DEJA)

?Te acuerdas de Asun? La pelirroja.

La paciente que se nos despelotaba.

Se desnudo dos veces aqui por la cara.

Exacto, pues se va a casar.

?Se va a casar? (RIE) ?A que no sabes con quien?

Agarrate, con Julito, el de mantenimiento.

Julito... Pero ?como se va a casar si esta loca?

(RIE) Si, esta loca, pero tambien buena, tambien.

Joder, vaya parejita. (RIE) Aja.

Pero si el es horrible. (RIE)

Seguro que se montan numeritos. «Julito... .

No, no. «Sintonizame la CM, por favor .

(RONRONEA Y RIE)

(RIE)

?Estas bien ya?

Si, mejor.

Oye, si quieres, podemos ir al mediodia

adonde Alex y tomarnos unas cervecillas.

Hoy no curra.

Ya.

-?Hoy toca enfado?

?Como?

-Estas muy seria.

Es por tu novio.

Pues si, Martin, mi novio.

-?Que hace? Pues que pasa de mi, eso hace.

Que pasa. -Pues dejalo, Anita.

Te vienes a vivir conmigo. En eso estaba yo pensando, si.

-Tu te lo pierdes, porque yo te trataria como a una reina.

(CANCION) #Te trataria como a una reina...

#...en tu palacio de cristal.

Impresionante, Martin, ?cuando dices que nos casamos?

?Y el movil?

-Aqui.

Es una mierda esto. ?Como va a ser una mierda?

-Mira, hago lo que me dices, esto no funciona.

A ver, no, lo primero...

Siempre colgado, Martin, como las llaves, ya lo sabe.

?Y ahora que pasa? A ver.

Le tiene que dar al verde.

Lo tiene que marcar y darle al verde.

A ver, llameme. -Cono, al verde.

Es que siempre se me olvida esto. Ana, verde.

Ahi, a ver.

-Ahora.

(MOVIL)

(MOVIL)

?Trabajamos un poquito?

Venga.

Que empiecen por «me .

-Mesa.

Meta.

Mecano. Muy bien.

-Mear.

Mexico.

Nombres propios no valen.

-Menta. Muy bien.

-Melaza.

Meter.

Me queda una.

-Melon. Muy bien, Martin.

Perfecto.

Lo voy a apuntar a un concurso de la tele.

Me los llevo por delante, Martin.

Hasta manana. -Chao.

(GOLPES EN LA PUERTA) ?Si?

Ya estoy en casa, carino. Vale.

?Has comido? Si.

He traido pizza,

por si te apetece. Vale.

(ALARMA DEL RELOJ)

(PARA LA ALARMA)

Alex, que soy yo.

Joder, perdona, se me fue la pinza ayer.

Dame un toque, anda, o cogeme el movil.

Te quiero.

(CIERRA EL MOVIL)

(GOLPES EN LA PUERTA) Ana.

Si. ?Me abres?

Me quedo el fin de semana en casa de Luis.

Llamame al movil si quieres cualquier cosa.

Vale. ?Estaras bien?

Si, claro.

Puedes decirle a alguna amiga que venga el fin de semana.

Asi no estas sola.

Vale.

En el frigo tienes menestra y te he dejado el congelador lleno.

Portate bien.

Nos vemos el lunes.

(TV) «-Al ambiente festivo en el centro

se han sumado miles de personas. -El ahorro del que hablan

solamente lo tienen ellos, quiero decir

no han dado todos los estudios economicos

y todas las vueltas. -El Gobierno... .

Alex, que soy yo otra vez, llamame, anda.

(CIERRA EL MOVIL Y LO DEJA)

(MUSICA DISCO)

Espera, para, para, para.

-?Que pasa?

No va a entrar nadie.

He dicho que pares, hostia.

(ABRE EL MOVIL)

Eres un mierda, Alex.

Que sepas que eres un imbecil y un mierda.

Me has dejado tirada, cabron.

Que estoy hecha mierda y lo sabes.

Y ni siquiera me llamas.

Eres una puta mierda de persona.

Una puta mierda.

Que no.

Que es broma.

Que yo te quiero mucho.

Que eres muy majo.

A ver...

Te queria comentar una anecdotilla para cuando escuches esto.

El otro dia estabamos Jaime y yo currando con la ambulancia.

Y vimos una ambulancia que se habia estrellado.

Otra ambulancia.

Y el chico que la conducia

pues estaba muerto.

Estaba muerto.

Tenia la cabeza abierta

y todos los sesos por ahi.

Un asco.

?Sabes lo que pense cuando lo vi?

Que ojala fuera yo.

Eso pense.

Que ojala fuera yo.

Que a ver si tengo un poco de suerte

y me estampo

y me mato de una puta vez,

ya que no tengo huevos de matarme yo misma.

(DEJA LAS LLAVES)

Voy a coger esto y pongo una lavadora.

(VAJILLA ENTRECHOCA)

(SE ABRE LA PUERTA)

A Luis le surgio un imprevisto

y me dejo anoche en casa camino del aeropuerto.

El puente tampoco estara.

Podiamos hacer algo por mi cumpleanos.

El puente tengo la boda.

Es verdad.

?Al final vas?

Ya sabes lo que pienso.

Nadie te ha pedido tu opinion.

No te va a hacer ningun bien.

Tampoco me hace ningun bien esa actitud cobarde que tienes

y aqui estamos.

(ALARMA DE MICROONDAS)

(RISAS DE LA MUNECA)

-Un euro.

(RADIO) «-Principalmente se nos quedan en la zona

de trapecios, se nos quedan en la zona media de la espalda,

en la zona dorsal. En esa zona estan mas

todo lo que es la contradiccion emocional .

Elena. -Hola.

?Que tal? Cuanto... tiempo. -Muy bien.

Buenas. ?Que tal tu viaje? -Fenomenal.

?Te lo has pasado bien? -Si, muy bien.

Ahora me lo cuentas todo. Vamos, que te tengo una sorpresa.

-?Ah, si? -Bueno, venga, Elena.

Te dejo con tu amiga. -Adios, papa.

-Luego nos vemos. Hasta luego.

Hasta luego. Vamonos, Elena.

(ININTELIGIBLE)

?Has subido a la torre Eiffel? -Si.

Madre mia, que suerte tiene. -Muy bonito.

Paris no lo conozco, espero que un chico guapo me lleve.

-Ah... Y de momento, pues...

Y...

Y yo...

Es...

Estoy...

Es...

Pera...

Esperando...

Se...

Sen...

Sentada.

A ver si nos ligamos a uno y nos lleva.

Paris, o que nos lleve Elena a la proxima.

-Estaria muy bien. Si, nos vamos con ella.

Si.

Si, y...

A...

Si, a ve...

Si, a ver...

Si...

Li... Si, a ver si ligas.

A ver si liga Elena.

Oye, ?tu estas rebotada con Alex?

Yo, ?por que? (CON LA BOCA LLENA) No se.

Como no hemos pasado por alli en toda la semana...

Esta de baja, se ha hecho un esguince.

Ah.

Anita, ?cuanto tiempo llevamos currando juntos?

Unos cuatro anos o asi, ?por? No, por saberlo.

?Estas harto o que? ?Yo?

Para nada.

(RIE)

?De que te ries?

Es que me estoy acordando

de mi primer dia de urgencias, el dia que te conoci.

?Y? ?No te acuerdas?

No. Si, hombre.

Estaba la senora histerica: «Haz algo, que se me muere.

Que se me muere, se me muere . Y miro al suelo

y esta el tipo tirado.

Muerto, azul estaba. (RIE)

Y la senora histerica gritando: «Que se nos va, se nos va.

Haz algo, que se nos va . ?No le dijiste: «Senora,

tranquilicese que no se va a ninguna parte .

Yo, para tranquilizar a la mujer, la hacia la reanimacion.

Me parecia tan ridiculo que ni media.

Luego me di cuenta, he roto la mitad de las costillas.

Y la senora seguia histerica gritando: «Haz algo, haz algo .

(RIE) Joder.

Joder, pues no me acuerdo.

?Como no te vas a acordar? Menos mal que estabas y me animabas.

Me decias que pasaba a menudo, que era normal.

?Es normal partirle las costillas a un muerto?

(RIE) Estaba que me piraba del curro pero ya.

Tu: «No, Anita, la ambulancia da muchas satisfacciones .

?Satisfacciones? ?Yo dije eso? Si, tu.

Satisfacciones, los cojones.

En urgencias estaba deseando llegar

y que el tipo de turno estuviera ya muerto.

Asi no me sentia culpable si se me moria a mi.

Para mi era un alivio que estuvieran muertos.

Bueno, por eso ahora estamos con traslado, ?no?

(SIRENA DE EMERGENCIAS)

Jaime, ya estoy, me voy.

Vale, hasta el lunes.

(ARRASTRA UNA MALETA)

Felicidades.

Gracias.

Si no te gusta, lo puedes cambiar.

No.

Es precioso.

No te devuelven el dinero, pero te lo cambian por otra cosa.

Es muy bonito.

Gracias.

Me voy.

Que tengas buen viaje.

Venga, que vas a llegar tarde.

(GRAZNIDOS DE GAVIOTAS)

(SE CIERRA LA PUERTA)

Hola, Elena, soy Ana Ortega, del instituto.

Estoy unos dias por aqui y te llamaba para saber

como lo tenias para quedar. Si escuchas este mensaje, llamame.

?Sandra? Hola, soy Ana, Ana Ortega.

Si, si, mucho tiempo, si.

Bien, bien, ?y tu que tal?

Ah, muy bien. Nada, que estoy unos dias por aqui...

Si, bueno, para una boda. Aja.

Te llamaba para ver como lo tenias para quedar y eso.

Pues hoy mismo, ?no?

Ya, pues no se, ?no tienes un descanso o algo?

Si quieres me paso yo por donde estes trabajando, no me importa.

Ah, pues genial, si... si puedes intentarlo...

Muy bien, si, nos ponemos al dia y eso.

Vale, pues...

Hacemos eso, te llamo en un rato y tu ya me dices.

Vale, muy bien, Sandra, venga, un beso, adios, adios.

-Ana.

Hola. -Hola.

?Que tal? Bien.

-?Y que haces, compartes?

Si, bueno, con mi chico.

Nos mudamos juntos hace un ano. -?Con Sergio?

?Estais juntos todavia? Se fue a Madrid el.

No, Sergio no, eso se acabo. Ahora estoy con Alex.

-Ah. Llevamos como dos anos ya.

Ah, que bien. Si.

-?Y que hace? Es dentista.

-Dentista, que chollo. Si, bueno, acaba de terminar

y esta montando la consulta y esto, pero muy bien.

-Aja.

Oye, ?como esta Carmen?

-La verdad, hace anos que no la veo.

No se.

Tambien he llamado a Elena. -Mira, con Elena si suelo estar.

No mucho, pero nos vamos viendo. Ah.

-Si, ?y va a venir? Pues no lo se.

La he llamado, pero no me ha contestado, asi que no lo se.

-Que pena, ya me apetecia verla. Si.

Hubiese estado bien, si.

?Que haces manana?

Como mi chico no ha podido venir al final,

se ha quedado sitio en la mesa.

-Jo, pues... me encantaria, Ana,

lo que pasa es que manana tengo comida familiar.

Entonces no puedo, pero te agradezco un monton.

De verdad, igual la proxima.

Si, claro, para la proxima.

-?Y... con quien se casa?

Ni idea, no la he visto en mi vida.

-Pues yo suelo cruzarme con el, con tu padre.

No lo he visto nunca con ninguna, tampoco te puedo decir.

Hace siglos que no lo veo.

-?Y eso?

Siempre recuerdo que era el que nos llevaba al parque de los molinos.

?No te acuerdas?

Nos recogia a todas en el cole y nos llevaba a los molinos.

Creo que te equivocas, ?eh?

Tampoco te estoy pidiendo tanto.

Que te vengas un rato en la boda, no creo que sea para tanto.

-Eh... A ver, Ana.

Tengo un compromiso, te lo he dicho.

No se, me llamas hace un rato y estoy aqui, pero manana no puedo.

Ana, no empieces.

No empiezo nada.

Creia que las amigas estaban para estas cosas, pero ya veo que no.

Que te importo una puta mierda.

(DEJA MONEDAS) -Ana.

Ana.

(MARCHA NUPCIAL, APLAUSOS)

(APLAUSOS Y VITORES)

-Hola. -?Que tal?

-Gracias, gracias.

Hola, hola, hola.

Que guapa estas, que guapa.

Hola, ?que tal? Si, si. -Buenas.

(SE BESAN) -Enhorabuena.

-Hola, si, gracias.

Anita.

Al final has venido.

No te he visto en la ceremonia. He perdido el tren.

-?Y estas sola? ?No venias con tu novio?

No ha podido venir.

-?Estas bien?

?No te alegras de verme?

Que ilusion verte, Anita.

Estas guapisima.

Ven, que te presento a Susana.

Ahora mismo lo hablo y te sientas con nosotros.

Susana, esta es Ana.

-Ana, hola.

Tu padre me habla mucho de ti. Pensabamos que no habias venido.

Si, al final si.

-Bueno, pues, vamos entrando, ?eh? Vale.

-Vamos.

-Debe de ser emocionante eso de la ambulancia.

?Como?

-Que debe de ser emocionante trabajar en la ambulancia.

No estoy en urgencias, hago traslados.

-Ah.

Me fui de urgencias para no ver tantos muertos,

pero ahora es peor porque a los que se mueren los conozco tiempo.

-Ya me imagino.

-Y aprendio a tocar el piano a los... 60 y tantos anos.

-?Y ahora cuantos tiene? -Puede tener 65, 66.

Pues del parque de los molinos no me acuerdo.

-?Como?

Papa.

-Anita, ?lo estas pasando bien?

Esperame un segundo y te traigo algo, que estas seca.

Me alegro mucho de que hayas venido.

Susana es un encanto, ya veras.

Puedes visitarnos cuando quieras.

Puedes venir con tu novio, asi lo conozco.

Lo hemos dejado.

Ya, y por eso no ha venido.

Bueno, el se lo pierde.

Con mas motivo te vienes a vernos y pasas una temporada con nosotros.

No me gusta que estes sola.

Mi amor, dejemonos de caras tristes.

Vamos a bailar.

No se, no se bailar. -Venga, Anita.

Con los bailes que te pegabas conmigo de pequena...

Vamos. Si.

(CANCION) #'Cause he had the eyes of a movie star.

#Looks from the cinema.

#Words that were gentle and true.

#Yes, he had the eyes of a movie star.

#Voice like a soft guitar.#

-Estas muy guapa, Ana.

Pero no estes tan seria.

(CANCION) #He walked me home.

#Then he kissed me goodnight.#

Papa. -Dime.

Eres un hijo de puta.

(CANCION) #...I could tell.

#For he looked kinda swell.

#That tomorrow I will see him...

#...see him as well.

#'Cause he had the eyes of a movie star.

#Looks from the...#

-Oye.

Perdona, pero aqui no se puede fumar.

Un chupito de vodka.

Oye, ven.

?Tu como te llamas? -Quique.

Quique, ?eh? Quique...

Vamos a brindar, venga, ponte dos chupitos.

-Lo siento, no me dejan beber. Si no te va a ver nadie...

Venga. -No me dejan, de verdad.

Venga, Quique, no seas soso.

Vamos a brindar, hombre.

Por nosotros.

Va, bebe un poco, Quique.

?No?

No.

(CONVERSACION CERCANA)

Pues tu te lo pierdes, Quique.

Os invito, salud.

Quique, cambia un poco la musica, ponte algo bueno para bailar.

-Lo siento, la musica no la controlo yo.

Venga, que esto es un rollo. Ponte esta de...

Eh... ?Si? ?Sabes?

La de... (TARAREA DOS NOTAS)

(TARAREA)

(TARAREA)

(TARAREA)

Largate.

-?Como? Que te largues.

-Joder...

(SE SUBE LA CREMALLERA)

(SE ALEJAN PASOS)

(SE ABRE Y SE CIERRA LA PUERTA)

(LLORA)

(LLORA)

(LLORA)

(LLORA)

(TECLEA EN ORDENADOR)

(ALARMA DE RELOJ)

(SE CIERRA UNA PUERTA)

(SE ACERCAN PASOS)

(GOLPES EN LA PUERTA) Si.

Ya estoy aqui, carino. Vale.

?Has comido? Si.

(SE ALEJAN PASOS)

?Y se te quedaria mas caro?

Hombre, 60 euros al mes, que a lo tonto ya es pasta, ?eh?

Ademas, tiene muchas cosas que no... no se para que sirven.

Como aire acondicionado por zonas, que no voy a utilizar.

Eso es climatizador, puede estar bien,

porque puedes poner la temperatura que quieras

en la zona del coche que quieras.

Lo que esta de puta madre es la radio.

Le enchufas el movil y lee .mp3 y lo que le echen.

Ah.

Oye, igual eso se lo podias poner al otro.

Ah, claro, no lo habia pensado.

Si.

Y pasar ya del bus y de levantarme a las cinco.

Claro.

Y poder irte los fines de semana al campito, ?no?

Desconectar sin depender de nadie.

Si, eso digo yo, que te cambia la vida.

Y con lo que te gusta a ti conducir.

?Como esta, Martin?

Desde el ingreso no lo veiamos y lo estabamos echando de menos.

Martin, soy yo, Ana.

Vamos con los meses del ano. Empiezo yo, ?vale?

Enero.

-Febrero, marzo.

Muy bien.

Abril.

-Abril.

Mayo.

Junio.

Julio.

Agosto.

Septiembre, octubre, noviembre.

-Y diciembre. Muy bien, Martin.

Muy bien.

?Eres gilipollas o te pasa algo? Ten cuidado, joder.

Jaime, que perdona.

Tranqui, Ana.

No pasa nada.

Es que esta hecho mierda, me da mucha pena.

Ya, y a mi.

Perdona.

Te dejo esto aqui, voy al bano. -Vale.

-Importante, si salimos, contraataque.

Si no hay contraataque, jugamos libre o azul.

Si no llegamos, quedamos en 23.

Vale, vale, vale.

-!Fuerte!

Hasta el miercoles.

(VAJILLA ENTRECHOCA)

Mira, es el modelo antiguo de ese.

(TV) «-Puede darte mayor potencia .

?Rojo te lo vas a comprar?

No.

Igual gris.

Es bonito.

Me voy a dormir. Buenas noches.

(ANUNCIOS EN TELEVISION)

(TIMBRE DE LA PUERTA)

(PITIDO CARDIOVASCULAR REGULAR)

(PITIDO CARDIOVASCULAR REGULAR)

?Como esta, Martin?

(PITIDO CARDIOVASCULAR REGULAR)

(PITIDO CARDIOVASCULAR REGULAR)

(PITIDO CARDIOVASCULAR REGULAR)

Hola, carino.

?Estas bien? Si, si.

No te preocupes.

?Y que haces en la cama?

Nada, no me encontraba bien y he preferido tumbarme.

?Y Luis?

?Os habeis peleado?

?Seguro que estas bien?

-?Si? Soy Ana.

-?Que Ana? Ana Ortega.

-Ah, si, sube. Ya.

(MUSICA A GRAN VOLUMEN)

(CANCION) #Si te aburren los deberes y te aburren los vecinos,

#no te aburras, no seas tonto, juega al super disco chino.

#?Que es aquello que alucina, va volando y no hace ruido?

#Es un disco de la China, es el super disco chino.

#Si me prestas tu tu disco... Yo te presto a ti mi disco.

#!Que jaleo, que jaleo! Todo el mundo esta al disqueo.

#Disco, disco, chino, chino.

#Fino, filipino.

#Disco, disco, disco, disco, chino, chino, chino, chino.

#Fino, fino, fino, filipino.

#Fruiti, pita, pita, pita, pita, pa.

#Disco, disco, disco, disco, chino, chino, chino, chino.

#Fino, fino, fino, filipino.

#Filipino.#

-Perdona.

?Tienes un cigarro?

Y... y... ?me lo darias, por favor?

Gracias. ?Fuego?

Que lo estoy dejando.

Estas en el turno de manana, ?no? Con Jaime.

No se como aguantais esos madrugones.

Yo estoy en el de tarde y no puedo con ellos.

Ah, ya veo, eres mudita.

O se te ha comido la lengua el gato.

Si que ha tardado la mudita, ?que estarias haciendo ahi dentro?

No tardo nada, ?me esperas?

(CANCION) #No hay dolor, no hay dolor.

#Ten a mano el rosario, porque ya cayo el dictador.

#O eso dice la radio extendiendo el rumor

#de que todo es un plagio.

#Puestos a pedir

#que alguien baje y llene el saco.

#Puestos a pedir...

#Ya no dan abasto.

#Tomalo, tomalo, el legado es dramatico.

#Tengo lleno el salon de arrecifes de barro.

#Vendedores de shock para un invierno sabatico.

#Puestos a pedir

#que alguien baje y llene el saco.#

-Ademas de mudita, escurridiza. Eres una joyita tu.

Oye, me ha encantado la cancion.

Superdivertida.

La habreis estado ensayando toda la semana.

?Si o no? Ni idea.

No lo tienes muy claro.

Ya dice Jaime que contigo nunca se sabe.

(CANCION) #Tomalo, tomalo.

#Tomalo, tomalo.#

?Eso dice Jaime?

-Bueno, es una forma de hablar.

Eh, no eres mudita, el gato no se te comio la lengua.

?En que quedamos? ?Se la comio o no?

Perdona un segundo.

Voy a saludar a un amigo, que no ha dicho ni «hola .

Pero vuelvo ya. No te muevas otra vez.

#Puestos a pedir...

#Ya no dan abasto.#

(CONVERSACIONES Y RISAS)

?Te encuentras bien? Si, si.

Si.

(RADIO) «-Esta manana de sabado vamos a acabar mirando

especialmente a nuestros jovenes,

bueno, nuestros jovenes que muchas veces hacen... .

-Bueno, tienes mi tarjeta. Si.

-Para cualquier cosa que necesites estoy a tu disposicion.

Muy bien.

?Es ese de ahi? -Ese.

(INTERMITENTE)

?Me pones una cerveza? Sin alcohol.

?No te tomas tu una?

(SACA UNA BOTELLA)

(DESTAPA UNA BOTELLA)

Si no bebes, trae mala suerte.

Me he comprado un coche.

De primera mano, al final.

Lo he cogido esta manana y, dando una vuelta, he pasado por aqui.

Creo que me va a venir guay.

Para salir los «findespor ahi, al monte.

Ya sabes, por la respiracion, los nervios.

Ya.

Si quieres, te lo enseno, lo he aparcado ahi mismo.

No se, si te apetece, pues

cuando termines, podriamos dar una vuelta.

Podriamos ir al sitio del cordero que decias, el de la sierra.

Y comer, dar un paseo...

Lo cerraron, hace tiempo.

Pues a otro sitio, no se.

Igual no es buena idea.

Estoy mucho mejor, Alex.

Me gustaria que me perdonaras.

?El que?

Pues no se.

Todo, supongo, mi mal genio.

Estas perdonada.

?Pero?

Pero nada.

Estas perdonada.

?No te apetece ir luego a tomar algo cuando cierres?

Para charlar.

Mejor lo dejamos asi, ?no crees?

?Me cobras?

Estas invitada.

Bueno, pues nada.

?Por que no me das un abrazo despues de todo este tiempo?

Venga, hombre, sal, no te va a ver nadie.

Tranquilo, que no hay gente.

Bueno...

(CONVERSACION CERCANA, NINOS)

(INTERMITENTE)

Somos Cine - La herida - Ver ahora

Ana tiene 28 años y se siente útil y satisfecha en su trabajo rutinario ayudando a otros. Sin embargo, fuera de su jornada laboral, Ana tiene serios problemas para relacionarse. Es socialmente torpe, incluso agresiva, con las personas más cercanas y queridas. No puede controlar este comportamiento ni sus emociones, por las que sufre y se atormenta, sintiéndose culpable. En el fondo solo querría estar bien consigo misma y con los demás, ser feliz. Poco a poco, su conducta se va haciendo cada vez más autodestructiva hasta autolesionarse, sintiéndose cada vez más aislada. Ana padece lo que los psiquiatras llaman trastorno límite de la personalidad, o conducta 'borderline'. Pero ella no lo sabe. Dirigida por Fernando Franco, obtuvo seis nominaciones en los Goya de 2014, de los cuales ganó dos: a Mejor actriz protagonista (Marian Álvarez) y Mejor dirección novel. 

Truman (2015), de Cesc Gay 

Reparto: Ricardo Darín, Javier Cámara, Dolores Fonzi

No recomendado para menores de 12 años Somos Cine - Truman - Ver ahora
Transcripción completa

(HABLAN EN INGLÉS)

(Música lenta)

(Radio en inglés)

(Continúa la música)

(Megafonía en inglés)

(Continúa la música)

Gracias.

(Continúa la música)

Hola. Hola.

(Timbre)

(Toses)

(RESOPLA)

¿Cómo estás? (ACENTO ARGENTINO) Feliz de verte.

Ya veo. Tienes una erección.

Entra, vamos.

Que después los vecinos me critican, y con razón.

(TOSE)

¡Eh!

No te acuerdas de Truman, ¿eh?

No hace nada.

¡Mira tu tío, te tiene miedo!

¿Y el equipaje? En el hotel.

En el que está aquí en la esquina. Pero ¿por qué no te quedas aquí?

Bueno, porque tú roncas mucho, tampoco le caigo bien a tu perro...

¿Por qué no me avisaste que venías, boludo?

Paula me dijo que una sorpresa te iba a sentar muy bien.

Ah.

Sí, sí, sí ya me enteré que...

vos y mi prima

están combinados a mis espaldas.

Bueno, tú tampoco me cuentas demasiado, ¿eh?

¿Qué quieres?

Me sabe mal no haber venido antes.

¡Eso espero!

Y que no duermas por la noche también.

Pues no, no mucho, la verdad.

De hecho, estoy gastando una pasta en terapia por tu culpa.

Me alegro.

He cambiado hasta de psicólogo.

Ah, ¿sí? Sí.

Yo también.

Ahora tengo una especie de...

guía espiritual.

¿De guía espiritual? Bueno, en realidad es...

un chamán del Amazonas que vive en Vallecas.

(TOSE)

Te he traído...

unas cosas del aeropuerto. No.

Un güisqui buenísimo que te va a sentar fatal.

Y... Qué bueno.

¿Y esto?

Ah, no, eso es un...

es un dibujo de parte de mis hijos.

Bueno, ¿ves? Estas son las cosas que vamos a...

tener que tratar de evitar, porque yo no...

¿Cuántos días te vas a quedar?

Cuatro. ¿Solamente?

Sí, es que el lunes tengo que estar de vuelta.

¿Tenemos presupuesto? Porque yo estoy fundido.

Podemos hacer lo que tú quieras.

¿Escuchaste eso?

Lo vamos a pasar bien los tres.

No habrás venido para convencerme de nada, ¿no?

No te pongas a la defensiva, Julián.

Paula te pidió que vengas a convencerme, ¿es eso?

No, he venido porque quería verte.

Y además...

¿Y además?

Es verdad que cuando...

me dijiste lo que habías decidido, pensé que quizá, quizá,

podríamos hablarlo tú y yo un poco. ¿Sí?

Sí. ¿No?

Te volvés ya mismo a Canadá. Si viniste con esa idea,

te volvés con los pingüinos. Escúchame.

¿Sabés qué? Lleváte los chocolates, el güisqui...

No, el güisqui no, dejámelo. Te vas. Si te apurás,

hasta llegás a agarrar un vuelo de vuelta para tu casa.

No, una mierda.

¿Sabes lo que me ha costado a mí el billete?

Me voy a quedar aquí cuatro días.

Me vas a tener que aguantar.

Andá con tu tío,

seguro que tienen un montón de cosas para hablar ustedes dos.

En 20 minutos nos vemos abajo, tengo médico.

Vale.

Hala.

¿Eres amigo de Julián?

Sí.

¿Por qué?

Dale esto.

Hace días que me lo encargó y... y nunca le veo.

Vale.

Son 50 euros.

Ah, es... Claro.

Toma.

¿Y Julián? ¿Está bien? Sí.

Está en casa.

Vale.

No sé, es que...

hace muchos días que no le veo,

y cuando te he visto con Truman,

pues he pensado que igual estaba peor o...

No, está... está bien.

Vale.

Guay.

Me alegro.

Dale recuerdos de mi parte, ¿vale? Se los daré.

¿Y? ¿Qué tal?

Muy bien. ¿Sí?

Esperáme un segundo. Vení, vení, Truman, vení.

Vení conmigo.

¿Me lo tenés un rato? Sí, sí.

Voy a hacer unas cosas y vuelvo.

Gracias.

Es mi vecina, me lo cuida siempre. ¿Vamos?

¿Andando?

Quiero pasar por el veterinario, solo son un par de calles abajo.

Vale.

¿Cuál pongo?

¿Para qué es?

Para que lo adopten.

¿Quieres que adopten a Truman? Sí.

Sí, ¿qué querés que haga?

¿Y tu prima?

No. No, Paula no.

Vive en un piso demasiado chico, además tiene un gato.

Estoy preocupado, no creas, ¿eh? Todavía no se lo dije.

¿El qué? Lo que va a pasar.

¿A quién?

A Truman. Yo le cuento todo.

Los perros no son plantas, Tomás.

No tenés la más puta idea.

Tienen personalidad. Sí, ya me he dado cuenta.

Si antes, Truman, en el parque, me estaba preguntando

sobre la situación de los osos en Canadá.

¿Ves?

Tomás, yo tengo dos hijos.

Uno se llama Truman.

Julián, ya puedes subir a consulta. Gracias.

Hola, Julián. Hola.

Disculpa que no te pueda atender mucho rato,

pero es que estoy con... con una exploración.

Te lo agradezco muchísimo, es... Perdón. Tomás, mi amigo.

Hola. Es solo una consulta.

Dime.

Eh...

¿Es por lo de la pata? No, no, no la pata está perfecta.

Te quería hacer una consulta...

Es otro tema. Eh...

Dime. ¿Cómo te parece

que puede tomar un perro...

una pérdida, un duelo?

Eh...

Si...

Si... si fallece...

El amo, por ejemplo, sí.

¿Cómo uno podría ayudarle?

Bueno, es como en el caso de abandono, ¿no?

Que el animal sufre la pérdida.

¿Y qué tipo de reacciones podría tener?

Eh... ¿Queréis sentaros?

Sí. No, no, no, no hace falta.

Solo esto.

Bueno, pues puede ser...

Puede ser que esté un poco ausente, ¿no?

Que presente reacciones psicosomáticas

de tipo problemas digestivos,

algún tipo de irritabilidad en su conducta, ¿eh?

Eh...

Yo estoy buscando una familia para que lo adopte.

¿Qué te parece? ¿Cómo debería ser?

Es decir, ¿buscar un modelo como el mío, un hombre solo,

o cambiarlo completamente? Una familia con niños, y todo eso.

No lo sé, no lo sé, Julián.

¿Te parece que se podría adaptar a vivir con otros perros?

No es a lo que está acostumbrado. En todo caso,

lo mejor es que no tenga que cambiar los hábitos, ¿no?

Que vaya donde vaya,

se encuentre arropado, que se sienta querido, ¿no?

Lo último. Cuando lo...

tenga que entregar definitivamente,

¿te parece bien dejarle una camiseta

o alguna ropa mía con mi olor?

¿Eso servirá?

Bueno, que tenga cosas suyas, que tenga una...

una manta donde tumbarse, una pelota, algo para jugar,

eso está bien, está bien.

Pero ya cosas tuyas, no... No lo sé, no lo sé.

Tendría que preguntar a un compañero

que es especialista en psicología animal,

y a ver qué me dice.

Te estaría muy agradecido.

Todo lo que sea ayudarlo...

Lo que sí voy a hacer es dejar varias visitas pagadas,

porque lo que quiero es que te lo traigan a vos.

Es decir, asegurarme de que...,

aunque la casa nueva quede lejos de aquí, lo traigan aquí.

No te preocupes, Julián.

Nosotros nos ocuparemos de él.

Y ya te digo que no no le faltará nada.

Te lo prometo.

Gracias.

Mil gracias. Adiós, adiós.

Gracias. Hasta luego. Adiós.

La próxima vez,

antes de una escena así, si no te importa, me avisas.

¿Me oyes? Voy a decir algo importante.

Vale. Lo único que importa en la vida

son las relaciones.

El amor. Ajá.

La familia, vos y yo..., Ya.

Truman y yo... Eh...

Yo, antes de seguir con el día, necesito desayunar un poco, Julián.

¿Quién nos iba a decir...

que íbamos a ser amigos durante tantos años?

Yo no, la verdad.

¿Sabés...

qué es lo que aprendí de vos?

¿Qué me estuviste enseñando sin darte cuenta

durante todo este tiempo?

¿Por qué no seguimos andando?

Porque te estoy diciendo algo importante,

¿no puedes esperar un minuto? ¿A qué viniste?

Ya, es que por eso quiero desayunar, para estar preparado.

¿Qué es eso tan importante que has aprendido de mí? A ver.

Que nunca pedís nada a cambio.

Jamás pasás facturas.

Sos generoso.

Yo no.

Gracias.

¿Y yo?

¿Tú qué?

¿Qué aprendiste de mí?

¿De ti? ¡Nada! Absolutamente nada.

Cosas ilegales, como mucho.

A ser valiente.

Siempre te has atrevido con todo.

Como ahora.

¿Ves? Ya solamente por esto valió la pena

que te vengás desde el Polo Norte, ¿o no?

Perdona el retraso, Julián.

No se preocupe, doctor. Ya sé que preferiría...

que haya venido con mi prima, que es más guapa que mi amigo,

pero como vino a visitarme, no me lo puedo quitar de encima.

Vino desde Canadá.

¿Qué tal? Hola.

A despedirse.

Bueno...

Eh...

Como te comenté, tendríamos que empezar una nueva tanda

de quimioterapia.

Vamos a cambiar de medicamento para intentar

que la incidencia en los tumores sea mayor.

Y, como te dije en la última visita,

también te voy a programar un TAC,

para ver el alcance de estas nuevas formaciones

que han aparecido en el hígado.

¿Puedes venir... mañana o pasado para los análisis,

y te programo el TAC para el viernes?

No.

Vine para decirle que no pienso volver.

Julián, si cuando, en la última visita,

hablamos del resultado de las pruebas,

yo te di la sensación de que...

Hicimos todo lo que hemos podido, ¿verdad, doctor?

Sí.

Hemos luchado mucho, durante meses, ¿no?

Ajá.

Lo que me quede, no lo quiero pasar entrando y saliendo del hospital.

Voy a extrañar a las enfermeras, por supuesto, pero...

Ya está.

Estuve luchando,

durante un año,

para ganarle al cáncer de mis pulmones,

y cuando me estaba empezando a dar un descanso, el hijo de puta...

se fue a hacer turismo por todo mi cuerpo.

¿Qué voy a ganar volviendo a la quimioterapia?

Quiero decir...

Si vuelvo al tratamiento..., ¿me va a curar?

Sé que la gente no pregunta este tipo de cosas, pero yo sí.

¿Me va a curar?

No. No, no lo creo.

Me voy a morir igualmente, haga lo que haga.

¿No?

Sí.

¿Para qué seguir?

Para ganar tiempo, Julián.

Claro.

Claro. ¿Eh?

¿De cuánto tiempo hablamos? Prometiste que estarías callado.

¿Crees que he cruzado el planeta para callarme?

¿Cuánto tiempo?

Es difícil de decir, pero, evidentemente,

todo se va a acelerar si no seguimos con el tratamiento.

Bueno, eh,

igual merece la pena.

Es una decisión que tomé ya, lo sabés.

A veces, nos precipitamos

decidiendo las cosas,

pero cuando las pensamos tranquilamente,

las cosas se ven de otra manera.

Yo llevo un año pensando las cosas tranquilamente.

Sos vos el que acaba de llegar, Tomás, no yo.

Tendría que haber venido con mi prima.

Y si no seguimos con el tratamiento,

no sé, ¿cuánto tiempo puede aguantar?

No es fácil de decir, ya le digo.

Todo depende de la evolución final de la enfermedad.

Claro.

¿Hay algún tipo de documentación que tenga que firmar ahora?

No, no, no.

Yo le voy a pasar un informe a la comisión del hospital.

Les voy a transmitir tu decisión.

Y, si quieres, podemos quedar dentro de un par de semanas

para ver cómo te encuentras.

¿Te parece? Vale.

Recéteme todas las drogas que pueda, ¿de acuerdo?

Bueno...

Ah.

Le traje un detalle.

Una película muy mala que hice hace unos años,

pero como me dijo que le gustan los policiales...

Sí. No hacía falta, Julián.

Ya lo sé.

Gracias por todo, doctor. De nada.

Adiós.

Antes no quise reprocharte nada, ¿eh?

Vale, vale. Hacemos lo que podemos. Todos.

¿Sí?

Nadie tiene la culpa de nada.

Bueno, mi mujer sí.

Mi mujer sí tiene la culpa.

Porque es la que me ha obligado a venir, yo no quería.

Ah.

Ya me parecía, sí.

¿Tú te crees que a mí me apetece acompañarte a...?

No, no, no, me imagino que no.

Claro.

Pero bueno, me dijo que si no venía ahora,

que luego me podía arrepentir, así que...

no he tenido más remedio. Claro.

¿Dónde vamos? A comer.

¿No me dijiste que tenías tanta hambre?

Vamos al restaurante de un amigo mío.

Pagá.

Gracias.

¿Adónde vas, Tomás?

Hola. Hola.

Estoy buscando libros...

de psicología animal. Eh... Ajá.

Animales de compañía, perros.

Pautas de conducta, comportamiento...

Sí, sígame.

Todo lo relacionado con animales y mascotas está aquí.

Hay sobre nutrición,

comportamiento canino, salud...

Todo lo que tenemos está aquí.

Vale, gracias. De nada.

Puede estar bien, ¿no?

Te regalo estos dos.

¿Vale?

Gracias.

¿Este?

"La muerte, un amanecer".

"La autora nos hace comprender que la experiencia de la muerte es

casi idéntica a la del nacimiento".

A lo mejor está bien, ¿o no?

Este.

"Ayudar a morir".

Si me fuera a Tailandia, necesitaría una guía o un mapa.

Es lo mismo, ¿no?

Me estoy mareando un poco.

Dame, dame. Vamos Vamos.

¿Quién es?

Uno, que hizo que no me vio.

Bueno, a lo mejor no te vio. No. Me vio, me vio.

Pero hizo como que no me vio.

Es un actor.

Trabajábamos muchas veces juntos.

No es mi amigo, pero...

Y la mujer también me vio.

Bueno...

No sé, ¿por qué no te van a saludar?

Porque la gente no sabe qué decirme.

Es eso. Huelen a muerto, se asustan.

Ya. No saben qué hacer.

Prefieren evitarme.

Supongo que es normal. Sí, supongo.

¿Podemos cambiar de tema durante la comida?

Sí, sí, perdón, perdón.

Ya vuelvo. Julián.

Julián...

Gerardo. ¡Julián!

¿Cómo estás? -¡Hola! Qué alegría verte.

No te molestes.

¿Y qué tal?

¿Cómo va todo?

-Eh... -Muy bien.

Me alegro.

-Sí, ella no para de trabajar.

Yo, no tanto, pero...

¿Y tú? ¿Tú estás en el teatro?

Sí, claro. -Es verdad, a ver si vamos a verte.

Dense prisa, me quedan pocas funciones, ¿eh?

-Sí, a ver qué día podemos, ¿no?

¿Estabas comiendo aquí? Sí.

Ahí, en esa mesa de ahí adelante.

Ah, nosotros acabamos de entrar. No... no te hemos visto.

Sí me vieron, sí.

Solo que disimularon.

Hombre, Julián...

No estoy pidiendo que me llamen para saber cómo estoy,

ni nada de eso. Pero digo,

si coincidimos en un lugar como este, ahora,

un abrazo, un saludo...

Un poco de ánimo me vendría bien.

Creo que no nos vamos a volver a ver...,

así que... los dejo.

No quiero molestar más.

¿Estás mejor?

Mejor.

(Móvil)

Paula.

No. Paula. Vamos.

¿No son tan amigos?

(Música clásica)

Se lo imploro, váyase.

Tome en consideración mis ruegos y váyase.

Mi madre puede venir en cualquier momento,

y encontrarnos así sería un contratiempo para los dos.

(Música clásica)

"¿Por qué mi corazón...

late tan fuertemente cuando le escribo?".

"No desespere".

"Su amiga Cecile".

(Música jazz)

(ACENTO ARGENTINO) ¿Y te gusta estar ahí?

¿Nunca pensaste en volver?

No, nunca.

Qué claras tenés las cosas, ¿no?

Eso parece, ¿no? Sí.

¿Y tú nunca has querido volver a Buenos Aires?

La verdad que sí.

El año pasado, lo pensé, porque me separé y...

y lo estuve considerando.

Pero bueno, es imposible, ¿no?

O sea, dejar a Valentina sin padre no estaría bien.

Él va a tener otro hijo,

y Valentina está feliz con su hermano nuevo.

¿Qué voy a hacer? Ya está.

Es mi culpa, en definitiva.

Me enganché con un gallego, ¿qué voy a hacer?

Eh...

Nada, gracias por...

responder a todos los mails durante todo este tiempo.

Ah.

Sí, me sale bien lo de secretaria, soy bastante eficaz, ¿no?

¿Cómo fue con el médico hoy?

¿Pensás que él se lo puede llegar a replantear?

No.

No. De hecho, él...

ha ido a despedirse. Pero ¿vos hablaste con él?

Él te escucha.

Todo lo que vos opines le parece importante.

Sí. Eh...

Lo intenté.

Pero no... Pero ¿qué?

No tengo muchos argumentos.

No sabía que hacían falta argumentos para seguir viviendo.

¿Qué puede hacer?

Bueno, oye, no te enfades.

No, no estoy enfadada, estoy cansada.

Julián tiene muchos amigos,

lo invitan a todas las fiestas, a todo.

Pero después, cada uno tiene su vida, ¿no?

Y los amigos de verdad están lejos...,

o solo venís de visita.

No, no, tienes razón.

Lo siento, pero es...

He tardado mucho en venir, ¿no?

Ya lo sé, ya ves...

No sé.

Es el primer amigo que se me va a morir y...

No sabes cómo...

Te había traído un regalo, unos bombones,

pero se los voy a dar a Truman.

(Música lenta)

(Móvil vibra)

Eh... Sí, Julián, ¿qué pasa?

Pues... ¿qué voy a hacer? Dormir.

¿Eh?

Oh. Son las cuatro de la mañana.

No, no, no quiero hablar.

A ver, a ver.

¿Para qué quieres que abra la ventana?

(ALTAVOZ) "Para que te llegue un poco del olor

de la marihuana que me compraste, es buenísima; me dio un hambre...".

"Vení a casa, ¿no querés comer algo?".

No, no quiero comer, quiero dormir.

"Sí, yo también, pero tengo insomnio".

"Y después, cuando al final me duermo, no paro de soñar".

Ya. "Con mis padres, sobre todo".

"Estaba leyendo el libro este tan instructivo que me compraste

y dice que es normal soñar con los muertos en mi estado".

"¿Sabés por qué?".

Sí.

Bue... No, ahora no... No me acuerdo ahora mismo.

"Porque parece que es una forma...

subconsciente de irnos preparando para el viaje".

"Pensar en quién nos va a venir a buscar".

Ah, ¿te vienen a buscar? "Claro".

Ah, sí. ¿Y adónde te vienen a buscar?

"No lo sé, todavía voy por el primer capítulo".

Ya.

"¿A vos...

quién te gustaría que te viniese a buscar?".

Mi madre...,

supongo.

Bueno, o Marilyn Monroe también.

(RÍE)

"Fijáte que yo nunca me entendí con mi padre, ya lo sabés,

pero me da cierta seguridad si viene él a buscarme".

"Porque mi madre, con lo despistada que era,

seguro que llega tarde y se pierde".

(RÍE)

Oye, pero ¿tú no eras ateo? "Mucho, antes mucho".

"Ahora, nada".

Ya.

"Bueno...,

nada, voy a seguir con la lectura".

"Que descanses".

"Gracias por venir".

"Te quiero mucho".

(Comunica)

(Música lenta)

Buenos días, señor. Su desayuno.

Dejálo por ahí.

Gracias.

Te pedí unos huevos revueltos y jugo de naranja,

que supongo que es lo que desayunan ahí en Groenlandia.

Le quiero pegar un buen baño a Truman.

Hace rato que no le puedo bañar porque no tengo bañera.

Y Paula no me deja hacerlo en su casa, no sé.

¡Apuráte!

Que quedé con una familia adoptiva.

¿Cómo se llama tu hijo? Sasha.

Lindo nombre.

Lo adoptamos en Rusia, cuando tenía tres años.

¿Y habíais tenido algún perro alguna vez?

No. La verdad es que mi mujer no quería,

pero, al final, la convencimos. Sasha está muy ilusionado, ¿eh?

-Bueno, ¿y qué, Truman? ¿Te gusta la casa?

Es muy linda, muy linda.

-Les estaba contando que nunca habíamos tenido un perro.

-Bueno, porque teníamos un gato.

Yo soy más de gatos, sobre todo, viviendo en un piso.

Pero desde que estamos aquí, me he quedado sin excusa.

Parece muy educado. Y muy limpio.

Lo llevé a un colegio de pago.

(TODOS RÍEN)

Me está costando un poco encontrar a alguien que lo quiera.

Todo el mundo busca perros jóvenes, cachorros.

¿Eso no va a ser un problema para ustedes?

-No. Forma parte de la terapia.

Ah, ¿de la terapia? -Sí.

La idea es adoptar a un animal, igual que lo adoptamos a él.

La identificación entre los dos

parece ser que será buena para Sasha.

Claro. Es interesante eso, ¿no?

Sí, sí, mucho, mucho.

¿Y por qué quieres deshacerte del perro?

No es que... No. Me voy de viaje...,

lejos, y...

no lo puedo llevar conmigo.

-Puedes venir a visitarlo, cuando vuelvas.

Gracias, eso estaría muy bien.

-Ya verás cuando conozcas a Sasha.

Qué tranquilidad, ¿no?

Es como si no estuviéramos en Madrid.

-¿Por qué no nos lo dejas?

Y así vemos cómo va.

¿Ahora? Sí.

Bueno, para probar, un día, no sé. A ver cómo se entiende con Sasha.

Sí, sí, sí, pero no traje nada,

no tengo su cepillo de dientes, ni su pijama.

Me parece una buena idea.

¿No?

Digo, ya que estamos aquí.

Sobre todo, por ver cómo se siente Truman también, ¿no?

No sé.

¿Por qué no?

¿Por qué no? Mejor otro día.

Pero ¿cuándo? ¿Cuándo?

-Oye, va a estar bien aquí.

No acostumbra a dormir solo, ni afuera.

A lo mejor es buena idea que duerma con el niño, ¿no?

-Claro. Bebe mucha agua.

Le pueden dar alimento para perros,

pero, normalmente, yo le hiervo arroz

y corto unos trozos de carne roja;

eso le gusta mucho.

Y las magdalenas.

-¿Las magdalenas? Sí.

-¿Un café? Sí.

Bueno... Bueno...

-Bueno... ¿Las llamo mañana?

Así paso a recogerlo, y eso.

-O, si quieres, nos acercamos nosotras.

Encantado. -Igualmente.

Pórtate bien, Truman.

No me hagas quedar mal.

-Adiós. Adiós.

Ven, ven. Ven, vamos.

(LLORA)

Son muchos años juntos.

Dormimos juntos, nos bañamos juntos...

Ya, ya, ya. Bueno...

Esta noche, quiero que te quedes en casa conmigo.

No me gusta dormir solo. Bueno.

Puedes dormir en el sofá, no sé, donde quieras.

(Música lenta)

¿Qué vamos a hacer aquí?

Si querés, puedes esperarme en el parque.

Divertido no va a ser.

¿Y quién me dijo que le había atendido?

Eh... Una mujer,

hablé con ella hace un par de semanas.

Quedé en venir a verla, pero no pude hasta hoy.

Supongo que sería Beatriz.

Bueno, ella hoy no está, pero les atiendo yo con mucho gusto.

Sí, sí. Bueno, básicamente, lo que necesito es un presupuesto.

¿Para qué tipo de entierro? ¿Quién es el difunto?

Yo.

Ah. Voy a ser yo.

Él me acompaña y me ayuda con los trámites.

Lo siento.

Gracias.

Un segundo, por favor.

¿Me acompañan, por favor?

¿Y qué es lo que había concretado exactamente con mi compañera?

Bueno, concretado, nada.

En realidad,

es porque todavía no me decidí si por un entierro normal o...

una cremación. Ajá.

Ya.

Bueno, esta es una decisión muy personal, claro está, ¿eh?

En cuanto a los precios, no son muy diferentes.

Depende un poco...

de la calidad de los materiales.

Tanto en las urnas, como en lo referente a los ataúdes.

¿Usted tiene un columbario o un nicho

donde dar sepultura? No.

No.

Nosotros disponemos

de un tipo de urnas para guardar las cenizas

en el domicilio familiar, en un lugar a la vista.

Y para esto, tenemos unas urnas

de diferentes diseños con muy buenos acabados, ¿eh?

Luego están también las urnas biodegradables,

que son unas urnas que se entierran, como si fuera un ataúd.

Y luego están las urnas de sal,

que son unas urnas que se disuelven en el mar.

No, no.

No, en el mar no.

¿No? No.

O, si lo prefieren,

tenemos la opción porcelana blanca, que es esta,

que tiene unos hilitos dorados,

a modo de decoración, que le dan...

cierta solemnidad.

Perdón, una pregunta.

¿No son un poco pequeñas?

Quiero decir,

¿entran todas las cenizas ahí?

Sí. Sí, claro.

Si es que se quedan reducidas a...

a muy poco.

Bueno, les voy a mostrar...

los recordatorios y las tarjetas, ¿eh?

También tenemos una selección de poemas, si quieren.

Y hay incluso tarjetas que, al abrirse,

pues suena una música.

¿Una música? Sí, sí. Música, música clásica.

Bueno, gusta mucho.

También nos encargamos de la ornamentación floral,

de la ceremonia, sea religiosa o no. Ajá.

Si quieren música en directo, disponemos de un...

un pequeño cuarteto.

¿Y qué más? Ah, sí, muy importante.

Elaboramos DVD con fotos...

e imágenes de...,

bueno, de la persona,

que se proyectan durante la ceremonia.

Me gustaría... Si pudiera enviarme...

diversos presupuestos con todo lo que incluyen.

¿Puede ser... por mail?

Sí, claro, claro, por supuesto.

Si me acompaña, y le tomo los datos en el ordenador, por favor.

Sí. Venga por aquí.

Puedo dejarte dinero, si lo necesitas.

No. Eh.

Lo vas a necesitar.

¿Cuánto dinero tienes en el banco?

En el banco, nada.

Le debo demasiado a Hacienda; además, se lo quedan todo.

Lo poco que me queda, lo tengo en un tarro de galletas.

No te quiero decir dónde está porque no te tengo confianza aún.

No te lo voy a volver a ofrecer.

Hagamos una cosa.

Antes de que te vayas...,

sin que me dé cuenta, puedes dejarme un poco de dinero en un sobre,

lo que puedas, por ahí, y ya está.

Si me llego a encontrar a Marilyn, le voy a hablar bien de vos.

¿Qué pasa? ¿Qué haces?

Nada.

¿Qué haces?

(CARRASPEA)

¿Se sentó ya?

Se está sentando, sí.

¿Quién es?

Un amigo.

¿Un amigo?

¿Qué hiciste?

Me acosté con su mujer

y, al poco tiempo, se divorciaron.

Está viniendo hacia aquí.

¿Para aquí? Sí.

Yo que tú dejaría de hacer el idiota.

Deja de hacer el idiota.

Julián.

Hola, Luis.

¿Cómo estás? ¿Cómo estás? Bien.

Tanto tiempo. Bueno...

¿Qué tal? No te vi. ¿Recién llegás? Sí, acabo de entrar, sí.

No estaba seguro si eras tú.

¿Cómo va todo?

Bien, muy bien.

Trabajando, que ya es mucho.

¿Qué tal? Hola.

¿Seguís con el estudio? Sí.

Sí. Ahora tengo un socio francés,

y hago muchas cosas para ellos.

Qué bueno, me alegro.

Eh... Julián.

Que me sabe muy mal lo tuyo.

Me lo contaron hace poco.

Me sabe muy mal, de verdad, por lo que estás pasando.

Solo quería decírtelo.

Pienso en ti a veces.

Gracias, Luis, gracias.

Ánimo.

Os dejo comer.

Bueno...

Gracias.

Perdón. Eh... Nada.

Me...

Ya me voy, y quería...

despedirme.

Te presento a Mónica.

Es Julián. Encantado.

-Encantada.

Gracias por haberme saludado antes.

Después de lo que pasó, que me saludaras como lo hiciste...

Realmente, no lo esperaba.

Te lo agradezco.

Me emocionó, y te quiero pedir disculpas.

No, no hace falta, Julián.

Sí. Sí, hace falta, hace falta.

Te pido disculpas porque eras mi amigo...,

y lo que yo hice fue lamentable.

Pero, sobre todo, te pido disculpas

porque no te pedí disculpas en su día, en su momento.

Sobre todo, por eso, porque lo podría haber hecho.

Pues te las acepto, y te doy las gracias.

Aunque, mira, si no hubiera pasado lo que pasó,

no hubiera conocido a Mónica. Está embarazada.

¡No!

Qué bueno. Felicidades.

-Gracias. ¡Está embarazada!

Felicidades. Gracias.

Bueno, no dije nada entonces, retiro las disculpas.

Perdón.

Bueno...

Sí.

Adiós. Vamos.

Eres una especie en extinción.

Ajá. Lo sabes, ¿no?

Me podrías disecar

y ponerme en una vitrina.

Es buena idea.

Así recupero el dinero que me debes.

(Música clásica)

(Llaman a la puerta)

¡Don Alfredo! ¿Cómo le va?

¿Molesto? Usted nunca molesta.

Mi amigo Tomás, que vino a visitarme unos días.

Don Alfredo es el productor de la obra

y el dueño del teatro. Encantado.

El teatro no tiene dueño, Julián.

¿Quiere sentarse?

Me he enterado de lo de tu enfermedad.

Cuando me lo contaron hace una semana, me eché a llorar.

Y...

y no tengo palabras de consuelo.

Se lo agradezco.

Pero...

también te digo...

que me agarré un buen cabreo contigo.

Me cabreé...

porque pensé que yo debía haber sido el primero en saberlo.

Somos amigos.

¿No?

Sí, sí, claro.

¿Quién te dio aquí el primer trabajo en el teatro?

Usted, don Alfredo.

Entonces casi nadie contrataba a actores argentinos. Nadie.

No quise importunarlo.

Ya lo sé, ya lo sé.

Juliancito.

Julián...,

tú ahora tienes que descansar.

Quedarte en tu casa,

dejar que te cuiden.

Y yo tengo que seguir trabajando para que esto continúe,

para que todo el mundo pueda cobrar a fin de mes.

No ha sido fácil encontrarte sustituto.

No está a tu altura.

Pero ya ha ensayado un poco, y se sabe la función.

He quedado con él que comenzará a fin de mes,

así tienes un poquito de tiempo para despedirte.

Lo entiendes, ¿verdad?

Te pienso todo el tiempo.

¿Qué pasó?

Yo diría que te acaba de echar.

Ah.

Me estoy yendo a la mierda.

(Música lenta)

Rock argentino.

(Móvil)

Paula. Paula.

No. Atendéla vos, atendéla vos.

Quiere saber cómo estoy, el reporte diario.

Atendéla vos. Ustedes tienen... Paula.

muy buena onda. Hola.

Hola.

Sí, sí, sí.

Bueno...

(Continúa la música)

Sí, buen día. Soy Julián.

Sí, el del perro.

No, no.

Llamaba para saber a qué hora más o menos lo podía pasar a buscar.

¿Comió?

Sí.

Perfecto. Perfecto, no hay problema.

Ah.

Ah, claro, claro.

Eh...

No, no. No hay problema. No, al contrario. Eh...

Bueno..., de acuerdo.

Bueno, gracias.

Hasta mañana.

¿Qué pasa?

No, nada, nada.

Nada, que me pidieron si se podía quedar un día más.

Porque parece que el chico ruso ayer llegó tarde,

no estuvo lo suficiente con él...

Hoy, querían llevarlo al parque, para que jueguen.

Esas cosas. Bueno, mejor, ¿no?

Quiero decir que es buena señal, que pinta bien.

Sí. Sí, no sé, supongo que sí.

¿Qué quieres hacer?

¿Qué sorpresas me has preparado para hoy?

Nada. Era ir a buscar a Truman y...

nada más.

¿Cuántos años tiene tu hijo ya?

¿Nico?

21.

Mañana cumple 22.

¿Mañana?

Bueno, si quieres que le invitemos a comer... ¿Celebramos?

¿A comer? ¿Cuándo?

Pues... hoy, si quieres.

Sí, sí quiero, a mí me encantaría, pero...

Igual queréis estar vosotros dos solos, yo ya no...

¡No! No, no, si le encantaría verte.

No, al contario, siempre te cito como ejemplo. No, no.

No sé de qué, pero siempre lo hago. No.

Compramos los billetes por Internet, ¿no?

¿Qué billetes? Los del avión.

¿Qué avión?

Nicolás vive en Ámsterdam, Tomás.

¿Nico vive en Ámsterdam?

Claro, está estudiando allá, ya te lo conté.

No me acordaba. Pero ¿qué quieres?

¿Que vayamos allí a comer con él?

Me lo propusiste vos.

Sí.

Sí, pero yo no sabía que estaba viviendo en Holanda.

¿Qué problema hay? Vamos y venimos, no tardamos nada.

No, sí, claro. ¿Qué? ¿Qué?

¿Quieres que vayamos allí, comamos con él y volvamos?

¿No es una buena idea?

No, sí, sí, es una gran idea. Es original.

A ver, empecemos de nuevo. Vos me preguntaste qué quería hacer.

Sí. Yo te dije: "Quiero ir a Ámsterdam

a ver a Nicolás". Sí.

Es mi hijo, hace mucho que no le veo y mañana es su cumpleaños.

De paso, salgo un rato de Madrid, que me viene bien.

Ahora, si no es cierto que podemos hacer lo que queremos...

Me dijiste que teníamos presupuesto, ¿no?

Sí, sí, sí, sí.

Bueno...

No. No te preocupes. ¿Qué?

Lo haré cuando te vayas. No pasa nada.

Podemos preparar unos sandwichitos y nos vamos a remar al parque,

alquilamos unos botes.

Lo vamos a pasar muy bien, vas a ver. Tranquilo.

(Megafonía en inglés)

No sirven nada, ni café, ni agua, ni nada.

Es que te lo dije.

Estuve a punto de mostrarle mis análisis, a ver si con eso...

Te di las gracias ya, ¿no? Sí, me duele la pierna.

(TOSE)

¿Cómo está Nico?

¿Cómo lo lleva?

Ahora mejor. ¿Sí?

No es de hablar mucho de sus sentimientos.

En eso, no se parece nada a mí, pero...

está bien, está bien.

Igual no sabe todo.

¿El qué no sabe?

Él cree que el cáncer está controlado.

No le conté nada del último mes,

y tampoco le dije que no voy a seguir con la quimio.

¿Para qué? No tiene sentido. Que viva su vida tranquilo ahora.

Ya más adelante se va...

¿Qué? ¿Qué pasa? ¿Por qué ponés esa cara?

¿Qué cara? Esa, la que pusiste recién,

cuando te parece que alguien está equivocado.

Igual no estoy de acuerdo contigo, ya está.

Pero está feliz. Ya. Sí.

Está feliz, está con su novia, viviendo lejos.

Viene de pasar un año horrible. No, ya.

¿Qué sentido tiene? ¿Para qué lo voy a angustiar?

Qué manía tiene la gente de hacer sufrir a los demás.

¿Para qué?

Igual tiene derecho a saberlo. También.

¿Yo te pedí tu opinión? No te la pedí, ¿no?

Todo el mundo opina, todo el mundo da consejos,

nadie tiene ni puta idea de nada. Me importa una mierda todo el mundo.

He comprado estos billetes y, en este avión,

si quiero, te doy mi opinión. Cuando estés a punto de morirte,

avisáme y lo charlamos. La concha de tu hermana.

Julián.

Julián. Estoy leyendo una revista.

No me molestes, o llamo a la azafata.

Vale, lo siento.

Tienes razón, cada uno...

Cada uno se muere como puede.

Vale, venga, ¿cuáles son los planes? ¿Cómo has quedado con Nico?

¿Quieres que luego reserve un restaurante para comer,

o averigüe algo rico, no sé, y celebremos?

No, es que no sé, no sé, todavía no me contestó.

¿Cómo que no te...? ¿No sabe que vamos?

Supongo que sí. Le dejé otro mensaje.

¿Y si no está?

O sea, ¿para qué tanto lío?

O sea, no pasa nada por asegurarse que alguien está...

Pero ¿por qué no va a estar si vive allí?

Bueno, igual se ha ido de excursión con su novia, no sé.

Se han alquilado unas bicicletas, y se han ido a Bélgica.

Yo qué sé, Julián. ¿Por qué no te hacés una paja?

Estás muy nervioso; te va a calmar. Hacéte una paja, andá al baño.

¿Te acordás cómo de hace? Si no, le pido a la azafata.

(Megafonía en inglés)

¿Adónde vas?

Estoy buscando el barco. Porque la calle creo que es esta,

pero el barco, no sé...

Parece que es este, ¿no?

¿Vive en un barco?

A ver.

(Timbre)

Eh...

Eh... ¿Está Nico?

¿Nico?

(HABLA EN INGLÉS)

¿Te traduzco? Por favor.

No está. Se ha ido temprano. Ah.

(HABLAN EN INGLÉS)

Y se ha ido en bici.

(HABLAN EN INGLÉS)

Hola, ¿cómo estás?

Hola.

Eh... Bien, bien.

Preguntále si sabe dónde queda la universidad.

(HABLAN EN INGLÉS)

¿Adónde va?

A apuntar la dirección. Ah.

Dice que podemos coger el tranvía justo ahí.

Estos deben estar todo el día fumando marihuana,

escuchando música, cogiendo... Qué hijos de puta.

Ser joven es lo mejor, ¿no?

(HABLAN EN INGLÉS)

Que estemos aquí tiene un sentido, ¿no?

Digo, a lo mejor tenés razón.

Yo... tendría que contarle todo a Nico.

Debería.

¿No es mejor que estéis solos?

Los dos tranquilos.

Yo le saludo, pero luego, me voy.

Y os vais juntos a comer. No, no.

Para mí, está bien que estés por ahí.

Cuando yo vea el momento, te voy a hacer una señal

y te vas a fumar, o lo que sea. No fumo.

Bueno, vas al baño, o cualquier cosa.

Vale. ¿No?

¿Qué señal? O sea, ¿como qué?

¿Para... para no...? Un gesto.

¿Cómo? Algo simple, nada.

Nada más. Vale.

Vale, vale.

¡Nico!

¿Escuchaste mis mensajes?

¡En Ámsterdam, te lo dije!

Ahora, en la universidad, sí.

No sé, es el primer piso, el hall.

¿Qué? ¿Cómo que me ves?

¿Dónde estás? ¿Dó...?

Papá.

¿Qué haces aquí? Dame un abrazo.

¿Qué pasa? Nada, nada.

No pasa nada, no pasa nada.

Vine a acompañar a Tomás, ¿te acordás de Tomás?

Sí. Sí, sí. ¿Qué tal, Tomás? Él está en un congreso aquí.

Y me invitó..., lo acompañé.

De paso, te veía un poco a vos.

Mañana es tu cumpleaños. Sí. Por...

¿Por qué no me has avisado antes?

Porque surgió de repente, no lo teníamos planeado.

Además, quería darte una sorpresa. Ya.

Igual te llamé, te dejé mensajes.

Sí, bueno, las sorpresas no...

No escuché ningún mensaje tampoco. Claro.

Nada, era...

Comer algo.

Celebrar un poco. Pero es que yo ahora he quedado

y luego, tengo un examen.

Y... por la noche, vamos a un concierto.

Es que si me hubieras avisado antes...

No, no.

No te preocupes.

No te preocupes en lo más mínimo, no, no.

No pasa nada. Es solo eso, lo que puedas.

Yo ya estoy contento de verte.

Me podría ir ahora mismo.

Ya está.

¿Y cómo está Truman?

¿Se le curó la pata ya?

Mejor, mejor, mucho mejor.

Todo bien.

¿Sí? Todo bien, todo bien.

Iba a comer algo ahora, si queréis...

Bueno... Algo rápido.

Bueno, vamos. Eh...

He quedado con Sophie.

Perfecto.

En realidad, quiero conocer a tu novia.

A vos ya te conozco.

Vamos.

(CHICAS HABLAN EN INGLÉS)

(HABLAN EN INGLÉS)

Lindo lugar.

¿Venís seguido por acá?

A veces.

Hay WiFi.

Aquí conocí a Sophie. ¿Sí?

Te gusta, ¿eh?

Estás bastante metido, por lo que veo.

¿Qué es? Un regalo.

No iba a venir sin un regalo.

Una petaca.

Para que le pongas güisqui, o... Ya.

lo que uses en los tragos. Yo lo hacía siempre.

La eligió Truman.

Bueno, gracias, papá.

Casi no bebo, pero gracias.

Nico.

¿Qué?

¿Cómo va todo por acá? ¿Todo bien?

Sí. ¿Sí?

Sí.

Genial.

Ah, gracias.

Papá.

Que antes te dije todo eso,

pero estoy contento de que hayas venido.

Ya lo sé.

Yo lo llevo.

¿Y de qué es tu congreso?

¿Cuál? El que viniste a hacer.

¡Ah! Eh...

De... de robótica.

¿De robótica? Sí.

Trabajo en una empresa en Montreal

desarrollando prototipos,

y doy clases en la universidad.

Fui allí a hacer un doctorado y me quedé.

Ten cuidado.

¿Por? No creo que me quede a vivir en Ámsterdam.

Yo decía lo mismo cuando llegue a Madrid

¿y cuántos años pasaron ya? Pensálo.

¿No?

No, seguramente...

me iré a vivir a Buenos Aires,

un tiempo.

¿Y eso? No sabía, ¿qué...?

Bueno, he estado solo un par de veces,

y pensé...

¿Desde cuándo tenés esta idea, estos planes?

Desde hace un tiempo.

Voy a fumar.

Estoy encantado. -Y yo.

(ACENTO FRANCÉS) ¿Por qué no me dijiste que venía tu padre?

-Porque no lo sabía.

Es que es una sorpresa de cumpleaños.

Ah. ¿Os interrumpo?

¿Queréis hablar solos?

¡No, no, no! No.

-¿Seguro? Tranquila.

Ah.

Es que me hago un lío con estos cigarrillos.

-Sophie, él es Tomás, un amigo de mi padre.

-Hola. Hola.

¿De dónde eres? De París.

Ah.

Bueno, a ver, chicos.

Pidamos algo. Pidan lo que quieran, invitamos nosotros.

¿Usted se queda muchos días? Puede dormir en el barco, si quiere.

Eso me encantaría.

Pero no, gracias, Sophie.

Nos tenemos que volver hoy mismo a Madrid.

Fue un viaje relámpago, para ver a Nico

y festejar un poco su cumpleaños.

Hacen muy buena pareja ustedes, ¿eh?

Muy buena.

-Vale, papá. No, "vale, papá" no, es la verdad.

Y eso es por ella, que es mucho más guapa que vos.

Aunque, la verdad, me la imaginaba de otra forma, igual, ¿eh?

No sé, más holandesa. Te dije que era francesa, papá.

Sí, pero me había... -Ah, ¿sí?

Bueno, yo también me imaginaba a usted de otra manera.

Ah, ¿sí? Sí.

Como Nico siempre me cuenta cosas de usted.

¿Te cuenta cosas sobre mí?

Sí, siempre.

Qué raro, a mí nunca me cuenta nada.

Por eso tuve que venir, para conocerte.

¿Ya se encuentra bien?

Sí. Sí, mucho mejor.

Gracias por preguntar.

Pedimos algo de beber y brindamos, ¿no?

Por el cumpleaños de Nico.

A eso vinimos, ¿o no? Claro. Felicidades.

(Campanas)

Bueno, ¿y cuándo vas a venir a Madrid?

Cuando termine los exámenes. Me lo has preguntado antes.

Ah, sí, sí.

Prometéme que, cuando vengas a Madrid, vas a traer a Sophie.

¿Sí? Yo les dejo la casa para ustedes, así están solos.

Me voy a la de tu madre; ya veré qué hago.

Sí, eso me gustaría, tú y mamá juntos.

¿Cuánto llevás encima? ¿De qué?

Euros. Ah.

No sé... No, papá.

Papá, no. No hace falta. Sí, sí, sí. Hace falta.

Hace falta, hace falta.

Hace muchas semanas que no te doy nada.

Hace falta. Tranquilo.

Así se van a cenar a un lindo restaurante.

Por el dinero no te hagas problemas, él me debe demasiado.

Eso es verdad.

Bueno, pues gracias.

Tenemos que irnos ya. Sí. Sí.

Eh... Tomás. -Adiós.

Adiós. Encantada de conocerte.

Yo más.

Cuidámelo. Sí.

Sí.

Chao. Chao. Bueno...

Fue una visita corta, pero valió la pena, ¿no?

-Sí.

Nos vemos en un par de semanas. Vale.

Tu mechero.

No pasa nada.

Adiós.

No pude.

Lo intenté, ¿eh? Lo intenté, pero no...

No pasa nada, ¿eh?

No, ya hablaréis, ya...

Ya vengo. ¿Dónde vas?

A llorar, un momento.

Estoy... estoy...

(Música lenta)

(Móvil)

(Móvil)

¿No contestas?

No, son del teatro.

¿Tienes función? Sí.

¿Te habías olvidado? No, no.

¿Cómo me voy a olvidar? No.

Pero no te preocupes, no pasa nada.

Ya tienen a otro, ¿no?

Seguro que va a contestar al teléfono.

Esta noche, me voy a emborrachar.

Y vos te vas a emborrachar también.

Te lo merecés.

Gracias.

(Música rock)

¿Qué?

Nada.

Todo esto,

es tu culpa, lo sabés.

¿El qué?

Ámsterdam, que esté tan contento, todo.

Salud. Salud.

(Continúa la música)

¿Cuándo te vas? Pasado.

Mañana es mi último día.

Vení a cenar a casa,

no me dejes solo mañana con él, no lo aguanto más.

Ni yo tampoco.

Bueno, intentaré, pero...

Cocino yo, tranquila.

Entonces, puede ser que venga, sí. ¿Sí?

Sí. Vale. Vale.

Bueno... Buenas noches.

Chao.

Tus vitaminas, no te olvides de tomarlas.

Eh.

¿Dónde dormimos hoy, gordi?

(Música dramática)

Truman.

¿Cómo te han tratado los rusos?

Mal, ¿no ves que está hinchado?

Tiene mal aliento; no sé qué le dieron.

¿Acostumbras a desayunar aquí? No.

No, pero quedé con una candidata. Está en el baño.

Ah. A ver si lo adopta.

Llamó en la mañana, mientras estabas roncando.

Bueno, cuántos más candidatos, mejor, también.

Ya que el ruso no lo quiere...

¿No lo quiere? No.

¿Por qué? ¿Qué te ha dicho? No sé, que...

El niño tiene miedo de que el perro se muera.

El niño tiene miedo de que el perro se...

Sí, porque Truman es mayor, y...

que no soportaría otra pérdida.

No lo habían pensado, ni siquiera el terapeuta.

Bueno, la cuestión es que ahora quieren un cachorro.

O una tortuga, o un loro, no sé.

¿Qué te estaba contando?

Que a tu marido no le gustan los perros.

A mi marido no, mi exmarido.

Ah, sí, perdón. Eh...

Tomás, mi amigo. Elena. Hola.

Dime una cosa, ¿tienes una terraza, un patio,

o algo donde Truman pueda

tomar un poco de aire? Tengo un patio con un árbol.

Le va a encantar. Está muy bien.

Es un poco pequeño, pero a mí es que me encantan los perros.

¿Cuándo os vais?

¿Adónde? A Canadá.

Le conté que en un par de meses, nos vamos a instalar allá.

Perfecto. Así tengo tiempo de arreglar un poquito el patio.

Qué bien. Y cuando volváis por Madrid,

siempre podéis venir a visitarlo, sin ningún problema.

Muchas gracias. Y os quedáis a cenar.

Muy amable de tu parte.

Te había pedido otra caña, hace un rato ya.

No sé si es que a lo mejor no entiendes lo que te digo.

Será eso, quizá. -Se lo traigo.

-No, ya no. Ahora ya me tengo que ir.

En fin.

Me tengo que ir volando. Sí.

Llámame mañana, o cuando quieras, y te pasas a ver la casa.

Te llamo. Encantado.

Gracias.

Te llamo en unos días. Sí.

Adiós.

Es una mujer, Truman, ya te vas a acostumbrar.

Estás de broma, ¿no? ¿Por qué?

No pensarás de verdad dejar a Truman con esa mujer.

¿Qué tiene?

Es una racista. ¿Has visto cómo ha tratado al camarero?

Piénsatelo, piénsatelo.

Está bien. Lo voy a pensar.

(HUELE) Uf.

No sé qué le dieron los rusos. Estará un par de días así. Vamos.

La cuenta, por favor.

Eh.

¡Hola, amigo! ¿Cómo estás?

Eh. Gloria.

¡Madre mía!

¡Pero bueno!

¿Qué haces aquí?

¿Te has vuelto de Canadá? No, no, no.

No, he venido unos días.

He venido a ver a Julián.

¿Dónde está?

En la farmacia.

Julián no me dijo que ibas a venir. Bueno, tampoco es que hablemos mucho.

Bueno, ha sido un viaje sorpresa,

y me voy mañana. Bueno, bueno, bueno.

Mi exmujer y mi mejor amigo juntos. ¿Qué significa esto?

Gloria.

¿Cómo estás? Bien, bien.

Vi a Truman aquí solo y...

¿Te contó Nico?

No. ¿El qué?

Estuvimos en Ámsterdam ayer, le dimos una sorpresa.

¿De verdad que fuisteis a verle? Ajá.

Tampoco pudimos mucho

porque ellos no tenían tiempo, tenían un examen.

Pero tomamos algo,

comimos, celebramos un poco, hablamos...

Me alegro mucho, Julián.

Me quitas un peso de encima, porque no sabía cómo manejar esto.

Nico me llamó el fin de semana.

Mira, ya sé que se lo querías decir tú,

pero empezó a hacerme preguntas y más preguntas,

y se dio cuenta de que algo iba mal. Así que se lo conté.

¿No te lo dijo? Sí, sí, sí, claro, claro.

Le conté la decisión que habías tomado,

y le dije que tenía que estar preparado.

Lo siento si me... No, no, no.

Tranquila, tranquila.

Tampoco pudimos demasiado porque estaba Sophie presente,

pero... estuvo muy bien.

Estuvo muy bien. Me alegro mucho.

Nico necesitaba verte.

Estaba desolado.

Quería llamarte, pero no se veía capaz de hablarlo por teléfono.

No, claro. Ya sabes cómo es,

está encima de cada prueba y cada análisis que te haces.

Nico nos prometió que iba a traer a Sophie a Madrid, pronto.

Ojalá, a ver si es verdad.

Bueno...

Tengo que marcharme. Me alegro muchísimo de verte.

Cuídate mucho. Igualmente, cuídate.

Si necesitas algo, me llamas. Claro.

¿Vale?

Los inseparables.

Ven.

Julián, vamos.

Gracias.

¿Quieres algo más?

¿Estás bien?

Estoy un poco nervioso.

¿Por qué?

Porque mañana te vas.

Ya.

Y no te voy a volver a ver.

Odio las despedidas, no voy a ir al aeropuerto.

Te lo digo para que te quede claro, ¿sí?

Ni yo tampoco quiero que vengas.

Perfecto, nos despedimos en la calle.

Bien. Te tomás un taxi,

te volvés al Polo Norte, ya está. Me parece una muy buena idea.

¿Cómo no me di cuenta?

En el abrazo.

¿Cómo no me di cuenta?

Llámale.

Sí.

Voy al baño, ya vengo.

Que rápido, ¿no? ¿No has ido al baño?

Me acabo de mear encima.

No pasa nada.

No pasa nada. Vamos a casa, ¿eh?

Yo era un galán, Tomás.

Era un galán.

(Música lenta)

Este día empieza a crecer.

Voy a ver si puedo correr.

Con la mañana

silbándome en la espalda,

o mirarme en las burbujas.

"Qué rico, Tomás".

¿Por qué no aprendés?

¿Para qué?

Si las veces que te invité a cenar, no viniste nunca.

No vengo porque siempre terminás pidiendo pizza.

¿Qué tiene de malo la pizza?

No es una pizza cualquiera, es especial.

La masa es así, finita, y la hacen con leña, es riquísima.

Cuando vivíamos juntos...,

no cocinaba nunca.

No, me imagino, me imagino.

Voy a aprovechar que están de tan buen humor...

para decirles algo.

Uy, empezamos.

Eh... Discursos de despedida, no.

No, no. No es un discurso.

¿Y qué es? ¿Es otro de tus secretos?

Bueno, en cierto sentido, sí. Ah. ¿Qué secretos?

Ah, perdón.

Te escuchamos.

Eh... No.

Nada, que...

decidí que no voy a esperar hasta el final.

¿De qué hablás?

Julián...

Nada, de...

Es eso solamente.

Cuando la cosa se ponga fea, muy fea...,

me pienso meter en la cama, tomarme unas pastillas

que me consiguió un médico amigo y...

Ya está, solo eso.

¿Solo eso?

¿Y para qué me lo estás diciendo? ¿De qué me sirve a mí saberlo?

¿Por qué no te vas a la mierda? ¿Me invitaste para decirme esto?

No. No, no, no.

Bueno, en realidad, te lo quería contar hace rato.

Pero es...

Nada, es...

terminar un poco antes.

Ahorrarnos toda esa...

agonía de mierda del final.

No quiero que me termines limpiando el culo, Paula,

o mi hijo.

O peor, morirme en un hospital...

rodeado de enfermeras que se quieren sacar fotos conmigo.

Ya, Julián.

¿Ha sido por lo que ha pasado hoy?

No. ¿Qué pasó hoy?

Me meé encima hoy, eso pasó.

¿Y qué? ¿Y qué con eso?

Nada, nada. A lo mejor me equivoqué, les pido disculpas.

No tendría que haber dicho nada,

hubiera bastado con dejarles una carta, no sé.

Ya me contaste. Ya te equivocaste, me lo dijiste.

No te hagas la víctima ahora. Bueno, Paula...

Yo también estoy cansada, es difícil para mí también.

Bueno...

No te enojes, por favor.

Quiero que me digas que es una de tus bromas. ¿Eh?

¿Qué pastillas? No entiendo.

Unas.

Bárbaro.

¿Desde cuándo estás pensado en esto?

Desde del día en que fui a buscar mis análisis

y me pidieron que me sentara para contarme

que me estaba muriendo. Desde ese día, Paula.

¿Por qué no te morís de una vez y me dejás tranquila?

¡Si es lo que querés!

¿Y vos qué, no vas a decir nada?

Ah, no, es cierto, que estás de visita, ¿no?

Yo voy a estar aquí, si él quiere.

No, no, no. No. No, yo no quiero que vuelvas.

Lo voy a hacer yo solo.

Quería que lo supieran

para que no les tome después de sorpresa.

Bueno, me alegro de...

de que nos lo hayas contado.

Y me alegro de haber venido.

¿Por qué no se van a la mierda? ¿Eh? ¡Los dos!

Es la sangre italiana.

Ya se le va a pasar.

Te lo podés quedar, si querés.

Es mío.

Sí, ya sé. Por eso.

¿A qué hora es el vuelo mañana? A las...

doce y media.

Ya.

Bueno, yo paso a las diez por el hotel.

Hasta mañana.

Han pasado rápido estos cuatro días, ¿no?

Tengo la sensación de que no hemos hablado demasiado,

y me hubiera gustado...

Gracias por el sobre.

Igual es mucho dinero, ¿no?

¿Quieres que baje a Truman?

No.

No, no hace falta, gracias.

Hasta mañana. Hasta mañana.

¿Julián está en casa? Claro. ¿Por qué?

No sé, por ahí se habían ido de fiesta.

Como la pasan tan bien juntos. ¿Adónde vas?

Me dejé el teléfono, por eso volví. ¿Puedes parar un momento, por favor?

¿Para qué? ¿Eh?

No sé. ¿Para que nos podamos despedir?

Adiós.

Adiós. Te mantengo al tanto.

O mejor no, porque no creo que te guste lo que va a pasar

en las próximas semanas. Nadie tiene la culpa.

No. Hacemos cada uno lo que podemos.

Algunos más que otros.

No intentes que me sienta culpable porque no lo vas a conseguir.

Estoy segura que no. ¿Sabes por qué?

No, no tengo ni idea.

Porque yo me siento orgulloso de Julián.

Me siento orgulloso de él. Bárbaro.

¿Se lo dijiste?

No, no pude.

Lo intenté, pero no pude.

Me hubiera echado a llorar y... Y eso nunca, ¿no?

No nos despidamos así.

No nos lo merecemos.

¿Querés que subamos a tu habitación?

Sí.

(JADEAN)

(GIMEN)

(LLORAN)

(Música dramática)

Vamos, Truman, vamos.

Tiene sentido.

Me dejé el teléfono en tu casa. Sí, ya me di cuenta.

¿Pediste un taxi? No, vamos en mi auto.

¿Sí? Sí. Ajá.

(Música lenta)

Eh...

¿Me esperáis, o...?

¿Nos despedimos aquí?

Sí. Es un buen lugar.

Chao.

Estamos en contacto. Claro.

Tomá.

Y esto también.

Estos son...

todos los documentos de Truman.

Y su pasaje.

Hablé con la compañía

para preguntarles si podía viajar con vos en la cabina,

pero es demasiado grande, tiene que ir en bodega.

Ellos me aseguraron que ahora te van a dar un contenedor,

especial para perros,

y, cuando factures, directamente se lo quedan.

Todo lo demás son...

las vacunas de todos estos años, sus estudios, todo.

Y este...

Este es muy importante,

es el que hice hoy en la mañana.

Me da el veterinario esto para certificar que Truman

no tiene rabia. Este es muy importante,

porque es el que te van a pedir en la aduana, en Canadá.

¿Sí?

Tomá. Julián...

Le... le di unas pastillas hoy en la mañana,

porque lo relajan mucho.

No te preocupes si babea o si parece muy borracho.

No pasa nada.

Pegále un baño cuando lleguen.

Un buen baño; le va a venir bien.

Y decíle a los vikingos de tus hijos que lo traten bien, ¿si?

Por favor.

Truman.

(TRUMAN LLORA)

Váyanse, por favor.

Vamos.

(Música dramática)

Somos Cine - Truman - Ver ahora

Julián recibe la visita inesperada de su amigo Tomás que vive en Canadá. Los dos amigos, junto a Truman, su perro fiel, compartirán a lo largo de cuatro intensos días, momentos emotivos y sorprendentes, provocados por la difícil situación que está atravesando Julián. Dirigida por Cesc Gay, Truman conquistó al Festival de San Sebastián con las interpretaciones de Darín y Javier Cámara que se llevaron ambos la Concha de Plata a los mejores actores.

Viaje al cuarto de una madre (2018)

Reparto: Anna Castillo, Lola Dueñas

Para todos los públicos Somos Cine - Viaje al cuarto de una madre - Ver ahora
Transcripción completa

(DUERMEN)

(Móvil)

¿Sí? (TELÉFONO) Buenas tardes,

¿puedo hablar con el titular de la línea?

No, no puede.

¿Quién era? Nada, propaganda.

Mamá, habría que arreglar lo del teléfono.

(Ruido de motor)

Mamá.

Mamá, cierra.

(Portazo)

¿Te ha dicho algo Bea?

No, no. Tendrías que insistir.

Sí, me dijo que hablará con Águeda el lunes.

Ay. Hija, ¿te he pinchado?

Qué bruta.

Te han crecido. No, es la regla.

¿Quieres que llame a Águeda?

No, no hace falta.

Sube.

Leonor, ¿te va bien el lunes?

Es Águeda, ¿te va bien el lunes por la mañana?

Vale. Sí, el lunes a esa hora está allí.

Claro.

Ya le enseñas tú las cosas.

Muchas gracias, Águeda.

Mamá,

voy a salir un rato.

¿Con el frío que hace?

Anda, ven, siéntate aquí un poquito conmigo.

Es que he quedado. ¿No quieres que veamos la serie?

¿La vemos mañana?

¿Y después cómo lo apago?

Eh... baja la pantalla y ya está, ya la apago yo luego.

¿Seguro que no quieres verla?

(SERIE EN ORDENADOR) ¿Estás bien? -Sí, pero me trae recuerdos,

ya sabes, y no demasiado buenos.

-Sí.

(Música)

Vamos a fumar, ¿te vienes? No, tía, que hace frío.

¿Qué tal? -Muy bien.

-Hola.

¿Qué tal? Bien.

¿Cuándo has llegado? Ayer, ay, tía,

hacía un siglo que no entraba por aquí.

No te has perdido nada.

¿Qué tal, cómo estás? Como siempre.

¿Y en casa qué tal?

Bien.

¿Tu madre? Pues mi madre

se ha enganchado a ver series. Ah, muy bien.

Así está entretenida. Claro.

Oye, que me dijo mi prima que ya no estás con Santi.

No, ya no.

¿Y qué tal estás? Yo, bien, estoy bien.

Bueno, bien, si es que, tía,

los cambios al final son para mejor.

Ya. Me voy a fumar un piti, ¿quieres?

Ya no fumo.

Joder, qué frío.

¿Esto? Esto no es nada comparado con lo que hace allí.

Oye, qué tal el curro.

Ah, muy bien, tía, la gente es supermaja

y las propinas están de puta madre.

Lo que pasa es que tenía ganas de venir.

¿Ya has descansado? No.

Londres es de puta madre, te encantaría, tienes que ir,

pero es que tenía ganas de ver a la "family".

Mi padre me presentó a su novia. ¿Y qué tal?

Una imbécil. (RÍE)

¿Sí? Sí.

Oye, ¿vas a estar en Nochevieja?

Estoy aquí hasta el día dos.

¿Qué plan hay? ¿Tú, qué crees?

(RÍE) Un remix, ¿no?

¿Qué pasa, que no vas a ir, no?

No creo. Anda, tía, vamos,

que nos echamos unas risas.

(Móvil)

Tía, espera.

(HABLA EN INGLÉS)

Mamá, venga, a dormir.

(Música)

Buenas noches, cielo. Buenas noches.

Bea. ¿Qué?

¿Las cuelgo aquí?

Sí, cuélgalas aquí, "porfa".

Hazte hueco, tía. ¿Cuántas hay?

Pues 200. ¿200 faldas?

Sí, coge más de allí donde Águeda.

¿Puedes? Sí, sí.

Oye, cualquier duda que tengas me dices, ¿vale?

Sí, Bea me explica todo. Bien.

¿Tú sabes que tu madre y yo

empezamos juntas en la plancha? ¿Sí?

Hey.

¿Te vienes luego? Hemos quedado en mi casa.

No sé. Se lo dije a Laura también.

Ay, vente, anqué sea un rato.

Vale. ¿Sí?

Ahora te veo. Hasta ahora.

Hola, ¿tienes fuego?

Sí, un momentito, aquí.

Hasta luego. -No, no, quédatelo.

¿Sí? Gracias. ¿Eres la hija de Estrella, no?

Sí. Es la mejor costurera

que pasó por aquí, siempre con una sonrisa.

Gracias. Hasta luego.

Mamá.

Más plancha no.

Anda, ayúdame con eso.

¿Estos son tuyos o míos?

Tuyos.

Mamá,

me gustaría apuntarme a clases de inglés.

¿Y dónde te vas a apuntar?

Pues hay una chica que da clases.

¿Quién?

No la conoces. ¿Es profesora?

Claro, oye, esto está para tirarlo.

¿Y cuánto cobra?

20 euros la hora, creo.

¿20 euros la hora? Ni que fuera inglesa.

¿Y cuántas clases quieres hacer?

Pues no sé, un par a la semana.

Casi 200 euros al mes.

Hombre, pero ahora cobro.

¿Y cómo es que ahora te da por eso?

Pues no sé...

Me iría bien, igual puedo estudiar turismo el año que viene.

¿Turismo, eso te gusta?

Claro.

Nunca dijiste que te gustase eso del turismo.

Bueno, te lo digo ahora, ¿no?

¿Eso qué salidas tiene? Muchísimas.

Si la gente viaja un montón.

Ya.

¿Pero no querías que volviera a estudiar?

Claro. Sí, ya veo.

Leonor, no digas tonterías,

sabes que siempre te animamos con los estudios.

¿Por qué sigues hablando en plural?

No me di cuenta, cielo.

Dame, lo guardo yo.

¿Tenedor o cuchara? Hija, ¿no ves que es caldo?

Toma, llévate esto.

¿Vemos un capítulo? Vale.

(SERIE) No le des vueltas estas cosas pasan.

-Eso me hace que esté mal.

-Era buen tío, pero iba a convertirse

y tu novio solo vino aquí por ti.

-¿Y tú, por qué has venido?

-Porque es lo único que se me da bien.

-Te haces el duro, pero al final te quedas con nosotros.

-Teníais el mapa, cuando entremos no habrá vuelta atrás.

¡Ah!

(LLORA)

Mamá.

¿Qué haces aquí?

Que he salido antes.

¿Estás bien? Sí.

¿Qué te ha pasado?

Ah, nada, que me he quemado. ¿A ver? Déjame verlo.

Mamá,

¿me echas la crema?

¿Te duele? Ya menos.

(Móvil)

¿Sí?

Sí, hola.

Sí.

Le ha mandado Flamacin.

(Móvil)

Nada, que se lo deje al aire para que se seque solo.

Sí.

Sí, Leonor, cógelo.

(Móvil)

Sí. Hola, buenas, ¿podría hablar

con el titular de la línea? ¿De qué se trata?

¿Si es tan amable me dice su nombre para dirigirme a usted?

Leonor. De acuerdo, Leonor,

¿me podría pasar con el titular de la línea, por favor?

No, no puede ponerse. ¿Y cuándo podría atenderme?

¿Qué día le iría bien? Ninguno, está muerto.

No, de verdad, es que además tengo el estómago revuelto.

Sí, qué oportuno.

Algo a la plancha.

Sí, unas gambitas, a lo mejor, sí.

Bueno, claro, cuando quieras.

Bueno.

Dale recuerdos.

Feliz año, adiós.

¿Quién era? Una oferta de teléfono.

¿Te has puesto la crema? No.

¿Y qué te pasa en el estómago?

Que lo tengo un poquito revuelto.

¿Era Águeda? Sí.

¿Qué quería? Nada, para saber

cómo tenías la quemadura.

Hala, ya está. ¿No te ha dicho nada del cotillón?

Hija, se te va a quedar una marca.

Mamá, yo voy a ir.

¿No quieres ir un rato? No.

¿Por qué? Porque no me apetece.

Pero irá todo el mundo.

¿Sabes que un poco de aloe vera te vendría bien?

Mamá, venga, empieza.

Primera campanada.

(Campanadas)

(Campanadas)

¡Feliz Año Nuevo!

El primer año que me las consigo comer todas.

Seguro que eso te trae más suerte. Me tocará la lotería este año.

Espectacular, espectacular.

Para las clases de inglés.

Cuando cobres me lo devuelves.

Me ha dicho Águeda que está muy contenta contigo.

(Música)

Feliz Año. Igualmente.

Cariño. Águeda.

Feliz Año Nuevo. Igualmente.

Tu madre... En casa.

Feliz Año, Leonor.

-Feliz Año. ¿Qué tal?

Tía, ya pensaba que te habías rajado.

No. Vamos a pedir, quedan 10 minutos.

¿De qué? La barra libre, niña, vamos.

(Música)

¿Ya estás aquí? Sí.

¿Qué estás viendo? Un rollo.

¿Quieres que veamos un capítulo? ¿Ahora?

(TELEVISIÓN) Señoras y señores, esta noche,

con nosotros, un invitado muy especial.

¿Qué pasa, que no lo quieres?

Sí.

Es que he encontrado otra manera mejor de aprender inglés.

Y es gratis.

Bueno, de hecho me pagan.

Cuidando a unos niños

que son ingleses.

¿Qué ingleses? Unos ingleses.

¿Y cuándo vas a hacer eso? Los fines de semana.

No, entre semana.

¿Y vas a poder con todo?

No, dejaré la plancha.

Leonor, por favor, eh, si acabas de empezar las cosas,

no se dejan así. ¿Y cómo se dejan?

Pues no se dejan y menos de un día para otro.

Si es que no se me da bien. Pero, hija mía,

cómo se te va a dar bien

si acabas de empezar, nadie nace sabiendo.

Me pagarán más con lo otro.

¿Cuánto más?

¿Cuánto más? 150 libras a la semana

con comida y alojamiento incluído, solo pago el viaje.

¿Qué viaje, qué dices? A Londres.

Ah, ¿para eso era el dinero?

Para pagar el viaje. No.

Buenas noches.

(Pasos)

(Timbre)

Hola, qué tal. Hola.

Feliz Año Nuevo. Igualmente.

¿Qué le pasa, cómo está? Nada, la tensión un poco alta,

el lunes iremos al médico.

-Tendríamos que llevarle hoy. -Sí, mamá.

-Mira, mamá, qué vestido más bonito.

-Anda. Sí, me lo hizo mi madre.

¿Son de las monjas? No, de Estepa.

Me las trae cada año mi cuñado Luis, son riquísimas.

-Mamá, yo quiero uno igual.

-Luego le pedimos el patrón a Estrella.

Mamá,

que no voy a ir a ningún lado.

Ah, muy bien.

(HACE SONAR EL DEDAL)

(HACE SONAR EL DEDAL MÁS RÁPIDO)

(AUMENTA LA VELOCIDAD DEL GOLPETEO)

(Se abre una puerta)

(ENCIENDE LA ESTUFA)

No va.

(ENCIENDE LA ESTUFA)

Los Reyes se han adelantado.

Allí llueve mucho, ¿no?

Son de Gore-Tex.

¿No te las pruebas? Sí.

Qué calentitas.

Gracias.

También te hará falta un buen abrigo.

Mamá, pues allí hay mercadillo

de muebles antiguos y ropa de segunda mano superchulo.

No te vayas a comprar ropa de segunda mano.

A saber quién se lo habrá puesto.

¿Sabes cómo se llama el mercadillo? Pulgas.

¿Ves tú? Anda... coge esto. (RÍE)

¿Sabes qué me gustaría ver a mí?

¿Qué? El bar ese famoso de Los Beatles.

¿Te gustan Los Beatles? Claro y los Dire Straits.

Ese bar está en Liverpool no en Londres.

Uy...

Mamá, es un poco vieja, ¿no?

Si casi no se ha usado, está nueva.

¿Todavía estás así?

Dóblalo bien, vas a llegar con todo arrugado.

¿No has echado un paraguas? No me cabe, compraré uno allí.

¿Y si llueve cuando llegues? Déjame hacer la maleta.

(TV) Hay que reflejar las subidas salariales en el empleo,

sobre todo, empleos relacionados con el turismo.

(Agua de la ducha)

(Se oye el agua de la ducha)

(Se corta el agua)

(Teléfono)

-Gonzalo. -Hola, madre.

-¿Estás despierto? -Estoy despierto.

-¿Estás con alguien? -No, estoy solo.

-Tienes la voz rara, ¿estás enfermo?

-Sí, es muy temprano.

(Tono de llamada)

Hello. ¿Está Leonor?

No, sorry, she's go now. She'll be back in an hour.

¡Leonor! Are you her mother?

Hello!

(Suena un teléfono)

(Agua de la ducha)

(Suena un teléfono)

(Agua de la ducha)

¿Sí? ¡Hola!

¡Hija! No hay manera de hablar contigo.

Es que salí y me dejé el móvil en casa.

Tendrías que llevarlo siempre encima.

Sí, mamá.

¿Adónde fuiste?

A dar una vuelta por aquí.

¿Llamaste a tu amiga?

No, no, al final no.

¿Y eso?

Nada, que está muy liada y vive en la otra punta de la ciudad.

¿Fuiste sola? No, fui con Vita.

Vita es una chica que trabaja en la casa de al lado, es lituana.

¿Lituana?

Sí, pero sabe un poco de español porque vivió en Barcelona.

¿Qué vas a hacer hoy?

Pues iré al súper, que tengo que hacer la comida hoy.

Pero ¿no cocinaban ellos?

Sí, pero trabajan todo el día y no tienen tiempo ni de fregar.

¿Quién friega? El lavavajillas.

Pero los platos no se meten solos en el lavavajillas.

Vale.

Oye, ¿qué vas a cocinar? ¿Te explico una receta?

No, he buscado en Internet.

¿Cuál? ¡Mamá! Pues una...

Hija, ¿qué te pasa?

Nada.

Oye, lo de la ventana, ¿te lo han arreglado?

Sí, sí...

¿Te han cambiado el cierre?

Me lo cambian el lunes.

No, Leonor, insiste con eso, te pillarás un resfriado.

Que sí, mamá, que vienen el lunes.

Bueno... ¿Y los niños qué tal se portan?

Bien, bien, son muy buenos.

Oye, mamá, no puedo entretenerme mucho.

Bueno, cielo.

Llámame cuando acuestes a los niños.

Vale, esta noche te llamo. Un beso.

Un beso. Adiós.

Adiós.

(ENCIENDE LA ESTUFA)

(SUSPIRA)

(RESPIRA DE FORMA AGITADA)

(Suena un teléfono)

¿Sí? Hola, buenos días.

¿Podría hablar con el titular?

Ahora no puede atenderle.

Llamo de su compañía telefónica para hacerle una promoción

para renovar su móvil, llamadas ilimitadas durante un año

y 4 gigas de conexión a Internet.

¿Gratis? Sí, totalmente, gratuito.

Es una promoción especial que le ofrecemos a los clientes.

¿Me lo mandan a casa?

Por supuesto, ¿me podría decir su nombre?

Estrella.

De acuerdo, para beneficiarse de esta promoción

necesito verificar unos datos con el titular.

¿Qué datos? Ya se los doy yo.

Por seguridad la grabación solo la puede hacer el titular.

¿Y no se puede hacer de otra manera?

No, no es posible.

Puedo llamar más tarde, ¿a qué hora estará?

¿Dentro de una hora le va bien?

(Agua de la ducha)

(CON VOZ GRAVE) Hola.

(CON VOZ MÁS GRAVE) Hola.

(VOZ GRAVE) Hola.

(UN POCO MENOS GRAVE) Hola.

(CON VOZ GRAVE) Hola, buenas tardes.

Cuatro, cinco, tres, ocho,

dos, dos, cinco, cero.

¿Su fecha de nacimiento?

23 de abril de 1959.

La grabación se ha realizado correctamente. Gracias.

No cuelgue, le pasamos una encuesta para valorar nuestro servicio.

Que pase una buena tarde.

Igualmente, buenas tardes.

(VA CAMBIANDO EL TONO DE LLAMADA DEL MÓVIL)

(Mensaje de Whatsapp)

(Mensaje de Whatsapp)

(LA MÁQUINA DE COSER DEJA DE FUNCIONAR)

No...

(LE DA AL PEDAL Y NO HACE NADA)

(SOPLA)

A ver.

Se ha gripado el casquillo del eje del garfio.

¿Qué arreglo tiene?

Habrá que quitarlo y poner uno nuevo.

¿Te corre mucha prisa?

Quería acabar una camisa para mi hija.

La vi solo un día en la fábrica.

Es que se ha ido a Londres.

¿Qué hace allí? Trabaja de Au pair.

¿Cuidando niños? Sí, unos mellizos.

Ya, es que lo de planchar no era lo suyo.

(Vibrador de un móvil)

(Mensaje de Whatsapp)

(Mensaje de Whatsapp)

(SUENA UN MENSAJE GRABADO EN INGLÉS)

(TONO DE LLAMADA)

Hello.

Leonor.

Mamá, ¿qué pasa?

Has despertado a todos.

¿Estás bien?

Sí, claro.

Mamá, es tardísimo.

Hija, no me he dado cuenta de la hora.

¿Ya estabas en la cama?

Pues claro. Mamá, se te va la pinza.

Anda, vete a dormir, mañana te llamo.

Verás tú ahora... ¿Qué pasa?

Nada, pero mejor hablamos mañana, ¿vale?

Hasta mañana. Hasta mañana.

(LA MÁQUINA FUNCIONA BIEN)

Hala, a coser y a cantar.

Bien.

Gracias, Miguel. No hay de qué.

¿Qué te debo? Nada.

¿Cómo que nada? Nada, nada.

Ya me pagarás otro día.

¿Otro día cuándo?

No te preocupes, me haces una camisa y en paz.

¡Miguel, espera!

Me da pena que estén muertas de risa.

Está nueva.

¿Te gustan las rayas? Mucho, me encantan.

Toma, llévatela.

¿Ah, sí?

Estrella, ¿te gustan los boleros?

Es porque estamos preparando un número para el concurso.

¿Qué concurso? El de bailes de salón.

Yo bailo fatal. No, no, no te preocupes,

no es por eso, estamos emparejados,

pero algo de vestuario nos vendría genial.

Una cosa vistosa, algo especial, diferente.

¿Vistoso? Ajá.

No tenemos mucho presupuesto pero te pagaremos más

cuando ganemos el premio.

¿Cuántos sois? 16.

¿16? Miguel, son muchos.

¿Por qué no se lo dices a Águeda?

Tienen maquinaria y están acostumbradas a esas cantidades.

Ya, es que ellas están muy liadas y no es lo mismo, ¿sabes?

Creo que tienes más gusto.

Además, seguro que nos das suerte.

¿Yo? Sí.

(Mensaje de Whatsapp)

Es mi hija.

Bueno, pues yo ya me voy.

Vale. Muchas gracias.

Adiós.

(Voces lejanas)

(Timbre)

Venimos a por lo de las medidas.

¿Qué medidas?

-La de los trajes. -Los demás vienen de camino.

(Murmullo)

¿Tu niña cómo está?

Muy bien, muy contenta.

¿Está en Alemania? En Inglaterra.

Uy, con la que hay allí liada. A ver si la echan.

-¿Qué dices? ¿Por qué la van a echar?

-La hija de Elena estaba en Estados Unidos por una beca.

¿Una beca de qué? No sé.

Algo gordo habrá sido cuando está allí.

Esa chiquilla es un coco. Llegará lejos.

¿Qué quieres que te diga?

No me gustaría que mi niña fuera tan lista.

Todo no se puede. Aquí hay unos vestidos monísimos.

Me encanta el rojo. Esto favorece mucho.

Bueno, pues ya está.

Siguiente.

Yo.

(Suena el teléfono)

(Suena el teléfono)

¿Sí? Mamá.

Leonor, ¿qué pasa? Nada, nada.

¿Te he despertado?

No, no, no.

Es que no me has contestado a los whatsapps.

Hija, es que no los he visto.

¿Qué pasa?

Nada. ¿Seguro?

Sí. Que estaba preocupada, porque como no me decías nada...

¿Mamá? Ahora los leo, hija.

Qué bonita foto. Me encanta.

Sí. Es un poco sosa, ¿no? Es mejor hacerla con gente.

A mí me gusta más así.

Felicidades, mamá.

Muchas gracias, cielo.

Pues yo estaba más cerca de lo que pensaba,

porque en metro no tardas nada.

Hoy tenías libre, ¿no? Sí.

Pero, al final, un rato, porque Benjamin se ha puesto

con 37,5 de fiebre y he tenido que sacarlos de la guardería.

¿Y cómo es que no han ido sus padres?

Porque ella tenía una entrega muy importante

y se tenía que ir al despacho y él estaba siempre fuera.

Yo es que no entiendo para qué tienen hijos.

Tengo yo un trabajo. Sí, pues menudo trabajo tienes,

que no puedes ni descansar tu día libre.

Vale.

Leonor.

Me voy a la casa, mamá. Adiós.

Adiós.

¿Vale? Ah, sí. Perfecto.

Muy bien.

Pues nada, me lo llevo puesto, ¿no?

Que tengo que repasarlo y plancharlo.

¿Con leche o solo? Solo, por favor.

Es mi cumpleaños. Anda, mujer. Eso se avisa, ¿no?

Apóyala aquí.

Faltan las velas. Un momentito.

Aquí.

Pide un deseo.

Bueno, uno breve, que me quemo. (SOPLA)

Ya verás. Se te va a cumplir.

(Suena música latina)

Cinco, seis, siete. Y el básico.

Cinco, seis, siete. Cuarenta y cinco.

Cinco, seis, siete. Vuelta a la chica.

Cinco, seis, siete. New York.

New York con vuelta. ¡Muy bien!

Vuelta. Y recto.

Cinco, seis, siete.

Un, dos, tres. Sombrero.

Cinco, seis, siete. Pivote de ella.

Cinco, seis, siete.

Un, dos, tres. Pásala.

Un, dos, tres. Cinco, seis, siete.

Un, dos, tres. Semana Santa.

Cinco, seis, siete.

¡Felicidades! ¡Oh!

(RÍEN) ¿Qué haces aquí?

¿Cómo has venido? He cogido un taxi.

¿Por qué no me has avisado? Porque era una sorpresa.

Estás guapísima. Y tú. Estás muy guapa.

Me gusta mucho la camisa. ¿Es nueva?

¿Has comido algo? Sí. Me he comido

un bocadillo en el aeropuerto. Estás muy delgada.

No, mamá. Estoy igual. Estás muy delgada.

¿Y estos trajes? Un encargo, hija.

Son para un concurso de baile. ¿Un concurso de baile?

Uno que es mañana. ¿Aquí en el pueblo?

Sí. Viene gente de fuera y todo.

No veas qué marcha.

¿Y te pagan? Claro.

¿Cuánto? 300 euros.

¿300 euros por todo?

Mamá, pide más. Aquí hay un montón de curro.

Hija, son amigos.

En Londres te pagarían 300 por uno solo.

Esto no es Londres.

¡Hum!

¿Te queda mucho, mamá? Ya acabo, hija. Es lo último.

La tela es preciosa. Este color se lleva un montón.

Cuidado, a ver si lo vas a manchar.

(Sonido exprimidor eléctrico)

Va superbién. ¿Cuándo la has comprado?

La compré el otro día. Estaba de oferta.

Te he hecho un zumo.

¿Hay jamón? No, hija. No sabía que venías.

Cuidado.

Así.

¿Cabe ahí? Sí.

Aquí.

Hija, ¿sin pan ni nada?

¿Qué tal?

A mí me gustaba más antes.

A mí me gusta más así. Más espacio.

Ya, pero es más incómodo para comer.

A ver.

Aunque yo allí siempre como en mi cuarto.

¿En tu cuarto? Sí.

El salón solo lo puedo usar cuando no están ellos.

¿Y eso? No me lo habías contado, Leonor.

Bueno.

(ENCIENDE EL TELEVISOR)

Jo, qué alegría entenderlo todo.

Cosquillitas.

¿Vas a salir hoy? ¿A dónde?

Pues a dar una vuelta con tus amigas.

No lo sé. Luego veo.

¿Les has dicho que estás aquí?

Tendrán ganas de verte.

¿Quieres que vayamos luego a ver el concurso?

¿El concurso? Qué pereza, ¿no?

Bueno, ve tú si quieres. No, hija.

Para un fin de semana que estás aquí...

Podríamos hacer algo las dos.

¿Hacemos una cena de lujo

y brindamos con vino? ¡Ah! Te voy a hacer mi plato estrella.

¿Cuál? El risotto de setas. Vas a flipar.

Leonor. Aquí.

Mamá, ya está la cena.

¡Mamá, venga!

¡Mamá!

¿Qué haces? Mira.

¿Te gusta?

Sí.

Mamá, ¿por qué no te pones este vestido, que es muy bonito?

Eso ya no me cabe a mí.

¿Cómo no te va a caber? Claro que te cabe.

¿Qué? ¿Cómo lo ves? Un poco arrugado.

Anda, mamá.

(Sonido agua)

Listo.

¿Seguro que no quieres venir? No.

Si ahora voy a llamar a Bea,

a ver qué hace y así las veo un rato.

(TV) ¿Dónde vas a ir? ¿A la isla?

-Supongo. ¿Dónde, si no?

-¿Crees que, tal vez,

vendrías a vivir con nosotros?

-¿Contigo?

(APAGA EL TELEVISOR)

(ENCIENDE EL TEMPORIZADOR)

(TOCA EL ACORDEÓN)

(SOLLOZA)

(TOCA EL ACORDEÓN)

(SOLLOZA)

¿Ya estás aquí?

Sí. Es que no había mucho ambiente. ¿Ah, no?

Pues tus amigas han ido a ver el concurso.

Ven. Ven aquí.

¿Qué pasa? Nada.

¿Seguro? Sí.

(SUSPIRA)

Mamá, es que no aguanto más en esa casa. No quiero ir.

¿Pero adónde vas a ir? No lo sé. Pero allí no.

Leonor, de verdad, no hay quien te entienda.

No. Pero escucha.

Es que me voy a mudar a casa de una amiga.

¿Qué amiga? Mi amiga lituana.

Que su compañero de piso se va dos meses fuera

y me va a alquilar la habitación.

¿Y cuándo has decidido eso? No me has contado nada.

Mamá, porque no quería preocuparte.

Leonor, ahora sí me estás preocupando.

Mamá, me estaban explotando.

Y Londres es muy caro y es muy gris.

Bueno, tampoco era el trabajo de tu vida, ¿no?

Con esa canción te quedabas frita siempre.

¿Qué haces?

¿Has vuelto a fumar?

Al final, no ganaron el concurso. ¿Ah, no?

Lo han hecho fatal. Fatal. Los peores de todos.

Aunque tendrías que haber visto el vestuario de los que han ganado.

¿Cómo eran? Horrible. Una horterada.

Me gustaría saber tocar bien.

Ya no me acuerdo de nada.

¿Y por qué no te buscas unas clases?

Seguro que allí hay sitios muy buenos.

Muy buenos y muy caros.

Pues vendemos mis trajes a 300 euros cada uno.

Tú no deberías fumar. Tú tampoco.

¿Estás lista? Creo que sí.

Somos Cine - Viaje al cuarto de una madre - Ver ahora

Una cinta íntima, sencilla y pulcra que recibió la Mendión Especial del Público del Festival de Donostia. Leonor y su madre, Estrella, viven juntas en un pequeño pueblo. Ambas se protegen y se cuidan como mejor saben hacerlo, incluso cuando se enfrentan a una nueva etapa de la vida en la que su mundo en común se tambalea. Este invierno ambas tendrán que emprender un viaje para dejar de ser hija y madre las veinticuatro horas del día y descubrir quiénes pueden llegar a ser por separado.

Magical Girl (2014), de Carlos Vermut

Reparto: Barbara Lennie

No recomendado para menores de 16 años Somos cine - Magical Girl - Ver ahora
Transcripción completa

Antes de nada, quiero daros la bienvenida a mi clase.

Si Federico García Lorca no hubiese nacido

y no hubiese escrito un solo verso.

Dos más dos, seguirían siendo cuatro.

Si Napoleón hubiese invadido España hace 200 años

y ahora estuviésemos aquí dando esta clase en francés.

Dos más dos, por supuesto...

seguirían siendo cuatro.

Quiero que entendáis esto.

Quiero que entendáis que la única verdad absoluta.

Lo único que seguirá siempre igual es que dos más dos,

son cuatro.

(Risas)

Bárbara. ¿Quieres acercarse por favor?

(Arrastra silla)

¿Qué tienes ahí? Nada.

Vamos Bárbara, no pasa nada. ¿Qué tienes ahí?

-Es solo una nota.

¿Qué has dicho Marcos?

-Que es solo una nota.

O sea que tienes una nota.

Marcos, vete al despacho de la directora y le explicas,

porqué me interrumpes cuando estoy hablando con una compañera tuya.

Vamos, Bárbara.

Lo mejor, es que me enseñes esa nota

y acabemos de una vez con esta tontería.

Léela en voz alta.

Para que tus compañeros sepan qué es eso tan importante

que no puede esperar al final de la clase.

¿Quiere que la lea? Sí, quiero que la leas.

¿Estás seguro? Estoy seguro, léela por favor.

(Papel)

(LEE) "El cara de cerdo me da mucha pena."

(Risas)

Silencio.

¡Silencio!

¿Es eso lo que piensas de mí?

Te he hecho una pregunta, Bárbara.

¿Es eso lo que piensas de mí?

Sí.

Dame esa nota.

¡Dame esa nota, Bárbara!

(ENFADO) ¡Dame esa nota!

No puedo.

¿Por qué no puedes?

Porque no la tengo.

(Música pop japonesa)

(Música pop japonesa)

(Música pop japonesa)

(Música pop japonesa)

(Música pop japonesa)

(Música pop japonesa)

Pues unos dos kilos, no están en mal estado.

Te puedo dar cinco euros.

Pero hombre, ahí va "La Colmena".

No me puedes pagar lo mismo por "La Colmena",

que por el manual de bricolaje que pesa un kilo,

por más que pese un kilo.

Esa es la idea de los libros al peso, Luis.

Ya, pero es... "La Colmena", ¿no?

Cela, es un Premio Nobel.

Es la dinámica de la tienda.

Libros al peso.

Sean de lo que sean.

No me puedo poner a hacer crítica literaria

con cada libro que me traen.

Si te parece bien, te doy los cinco euros.

Bueno, pues me quedo con "La Colmena".

(Ambiente calle)

(Hilo musical)

(Ambiente calle)

(Hilo musical)

(Ambiente calle)

(Hilo musical)

(Puerta)

Hola.

Alicia.

¡Alicia!

(PREOCUPADO) Alicia, mi amor.

¿Qué tal estás cariño?

Me duele el brazo.

Me han mordido, ¿verdad?

No, no te han mordido.

Te han puesto una vía.

Estamos en el hospital.

¿Y se ha ido ya el toro?

¿Qué toro mi amor?

Había toro negro... muy grande.

No hay ningún toro, cielo.

Eso es que lo has soñado.

(Golpean puerta)

Hola, Luis. Hola.

Hola, Alicia.

Gracias.

De nada guapa.

¿Qué tal estás?

Un poco mareada.

Eso es normal.

Descansa un poquito.

Luis, ¿puedes venir conmigo un momento, por favor?

Claro.

(Ambiente hospital)

(Ambiente hospital)

(Puerta)

Hola.

Luis.

Papá.

Dime cariño.

Hola. Hola.

¿Estás bien?

Claro.

¿Tú qué tal?

Genial.

Papá.

Papá.

Dime cariño.

¿Puedo dormir el sábado en casa de Makoto?

¿Makoto?

¿Tienes una amiga japonesa?

No, es el nick de Vanessa.

¿Por qué las llamas Makoto?

Porque es su nick.

Makoto, es el apodo de Vanessa.

Tienes que terminar el trabajo de los terápsidos.

Solo me queda pasarlo a limpio.

Ya, pero eso lo tienes que hacer Alicia.

¿No lo puedes hacer tú?

Es que parte del trabajo, es pasarlo a limpio.

Si te lo hago yo, no es lo mismo.

No tengas morro.

Si lo termino para antes del sábado. ¿puedo ir, no?

Lo que no quiero es que lo acabe rápido y mal

para ir a casa de Vanessa.

Si lo hago bien, sin prisa, y lo termino para antes del sábado.

Podré ir, ¿no?

Es que... van a ir todas.

¿Quiénes son todas?

Makoto, Sakura y yo.

¿Sakura? Paloma.

Entonces vas a ir Paloma y tú.

Y Makoto.

Vanessa no cuenta, está en su casa.

¿Qué vais a hacer?

Pues...

Ver anime y comer ramen.

¿Van a estar sus padres?

Tengo que hablar con ellos.

Vale.

¿Puedo pedirte una cosa?

Claro cariño.

¿Me puedo fumar un cigarrillo?

Pero...

Es... para saber cómo es.

Nunca me he fumado uno antes.

Tienes que llevártelo a la boca.

(TOSE)

Tienes que tragarte el humo con seguridad. Si dudas, toses.

Si pudieras elegir un poder mágico, ¿cuál elegirías?

No sé.

Venga, ¿cuál elegirías?

Ser invisible.

Si pudieras elegir dos.

Ser intangible, que no te pudiesen tocar.

Pero eso sería como no existir, ¿no?

Un poco sí.

¿Sabes cuál elegirías yo?

¿Cuál?

Poder convertirme en quien quisiera.

Había pensado, convertirme en el Rey

y dar un discurso en plan.

"Queridos españoles, me llena de orgullo

que matéis al resto de españoles."

Alicia, no digas tacos.

Si no he dicho ninguno.

No me gusta que hables mal.

¿Puedo pedirte otra cosa?

Claro mi amor.

Me gustaría tomarme un Gin Tonic.

Creo que queda Ginebra.

Lo que no sé si queda es tónica.

¿Cuál es tu apodo?

Yukiko.

Yukiko.

Es muy bonito.

(Teclas)

Me voy, cariño. Te veo esta tarde.

Espera.

¿Qué pasa?

Gracias.

¿Qué pasa?

Bueno, ya me lo dirá la señora cuando quiera.

Te veo luego, cielo.

Papá. Dime.

Te olvidas el móvil.

Un día voy a perder la cabeza. Luego te veo, tesoro.

(Radio)

(Radio)

Buenos días.

Hola. Buenas.

Hombre, Luis, dichosos los ojos.

¿Qué tal, guapa?

Esta mañana estaba aquí Raúl

y precisamente hemos estado hablando de ti.

Hace muchísimo que no le veo.

Va a cerrar el bar, lo sabes, ¿no?

De verdad que yo no sé dónde vamos a ir a parar

No lo sabía, menuda faena.

A mí me lo dicen hace tres años, que digo tres años, uno...

Y no me lo creo.

Es que esto va a así, poco a poco, poco a poco...

¡Coño! Que al final te vas acostumbrando.

¿Y a ti cómo te va?

Tirando a regular, pero manteniéndonos, que no es poco.

¿Y tú?

Bueno, ¿qué te pongo?

Un botellín.

¿Y es que qué haces?

Aunque te cargues a los políticos esto va a seguir siendo igual.

¿Aceitunas o patatas? Aceitunas.

El problema es que en este país está el corrupto, el banquero,

como el Currito, ese es el problema.

Toma las aceitunas. Gracias.

¿Qué tal la niña?

Pues no muy bien, la verdad.

Pero, ¿le van a volver a operar? ¿Le van a volver a dar quimio?

Sí, volverán a darle la quimio pero...

Bueno... Lo siento mucho.

Si hay alguna cosa que pueda hacer por ti.

Ya, ya lo sé Marisol. Muchas gracias.

De hecho me gustaría hablar contigo un momento a solas.

Claro, claro.

Me gustaría comprarle algo a Alicia, algo que quiere.

Pero ya sabes cuál es mi situación.

¿Cuánto dinero será?

7000.

Puedo trabajar gratis aquí todo el tiempo que quieras.

Joder, pero es que eso es mucho dinero.

Yo estoy con el agua hasta el cuello.

Claro.

Yo es que no puedo dejarte tanto dinero,

para empezar porque ni lo tengo.

Sí, sí. Lo sé.

No tenía que haberte puesto en este compromiso.

Solo que no sé qué hacer...

Si quieres puedo intentar buscarte algún trabajo

donde te puedan pagar por adelantado.

La cosa está muy mal, muy mal.

No, gracias.

¿Qué es eso que le quieres comprar a Alicia que cuesta tanto dinero?

Es un vestido de unos dibujos animados.

¿Como un disfraz?

No, es un vestido de una diseñadora famosa,

por eso es tan caro, porque solo hay uno.

Ah.

Mira, Luis,

lo único que quiere Alicia es que estés junto a ella.

Eso es lo importante, que estéis juntos,

el vestido, el dinero...

Eso da igual, eso no importa.

Sí.

No tengo trabajo pero estoy esperando que me contesten

de unas entrevistas.

En el anuncio pone que no es necesario ningún tipo de aval.

Ya.

Ya, pero...

Quiero saber si es posible o no.

No tengo aval pero puedo pagar los intereses.

Ya sé que no es buen momento pero necesito ese dinero,

es muy importante para mí.

No lo sienta.

(Portazo)

(Metro)

(RADIO) "Hoy, en la sección de cartas de los oyentes,

tenemos una carta muy especial.

Y digo que es una carta muy especial

porque la escribe una niña de 12 años,

porque se la dedica a su padre

y porque es una niña enferma de leucemia.

Ella se llama Alicia y su carta dice así:

"te escribo esta carta desde la habitación del hospital.

Me gusta mucho venir al hospital.

Al principio me daba miedo y lo odiaba pero ahora me encanta.

Sé que es raro, a nadie le gustan los hospitales.

Me gustan las batas de los médicos, me gusta la comida,

me gustan las agujas, me gustan las vendas,

me gustan las camas. ¿Sabes por qué?

Porque sé que siempre que me despierte aquí

vas a estar a mi lado."

-Bárbara.

Bárbara.

Cierra los ojos.

No los abras hasta que yo te diga.

Ya.

¿Esto por qué?

Porque sí.

Porque sí.

Gracias.

¿Me lo pones? Sí.

Gracias.

Hoy quiero quedarme sola contigo.

Ya, pero hemos quedado con Javier y Laura.

Pues les dices que estamos enfermos. Están a punto de llegar.

Pues no abrimos la puerta.

Nos inventamos una excusa.

¿De verdad que te da igual quedar mal con ellos?

(ASIENTE)

Eres una niña caprichosa y tonta.

Sí, eres una niña caprichosa y tonta.

Sí. ¿Y qué más cosas eres?

Guapa.

¿Qué hora es?

No sé.

Son las 12:15.

No puedo seguir así. No puedo estar siempre detrás de ti

como si fueras una niña de 7 años.

Mírame cuando te hablo.

Gracias.

¿Tengo que estar detrás de ti como si fueras una niña de 7 años?

No. ¿No?

Pues yo creo que sí. No.

Sí.

Si me entero que me mientes te juro que me voy y no vuelvo.

¿Te tomas la pastilla todos los días?

Sí.

Toma.

Abre la boca.

Bárbara, todo esto es por tu bien. Ya, ya lo sé.

Perdón.

Perdona, soy imbécil, no quiero que te preocupes por mí.

No, me pidas perdón, quiero que seas más responsable con la medicación.

Perdón por haberme enfadado. No pasa nada.

Te enfadas porque me quieres.

# Cinco lobitos tiene la loba

# blancos y negros, detrás de la escoba.

#Cinco tenía, cinco criaba

#y a todos los cinco tetita les daba.#

-Eso de blancos y negros te lo has inventado, ¿no?

-No, mi madre lo cantaba así.

-¿Blancos y negros? -Sí.

-Era: cinco lobitos tiene la loba, cinco lobitos detrás de la escoba.

No blancos y negros.

(RÍE) A ver, Javi, es una canción para bebés.

-Sí, yo también conocía la versión de blancos y negros.

-¿Tú también?

Ahora soy yo el único que no conoce esa versión.

¡Venga!

-Bárbara, ¿estás bien?

Sí, sí.

Me duele un poco la cabeza pero estoy bien.

¿Quieres una aspirina? No, no, de verdad que estoy bien.

-¿Quieres cogerla?

Es que no...

Me da un poco de miedo.

No te va a morder.

Ya.

Pero es que no sé cómo.

Mira, ven.

Así, con cuidadito, así.

(RÍEN)

¿Qué pasa?

¿Qué? No, nada, nada.

Nada, que me estaba acordando de algo.

(RÍE)

¿Qué te pasa?

No, nada, de verdad.

(RÍE)

Cuéntanoslo a todos y así nos reímos.

Es que no puedo dejar de pensar la cara que pondríais

si lanzara el bebé por la ventana.

Era una broma.

Toma.

Esta no es la pastilla de siempre.

Eso es, no es la pastilla de siempre.

¿Qué es? Un somnífero.

¿Un somnífero?

¿Pero para qué me la das? Quiero que te duermas.

Iba a dormir la siesta de todas maneras.

Quiero que te duermas profundamente.

Enjuágate y traga el agua.

¿Cómo? Enjuágate a conciencia

y traga el agua, por favor.

Abre la boca.

Gracias.

¿Pero qué pasa? No pasa nada, mi amor.

Confía en mí.

(Cristales rotos)

(Música)

(CANCIÓN) # La luna te besa tus lágrimas puras

# como una promesa de buena ventura

# la Niña de Fuego te llama la gente

# y te están dejando que mueras de sed.

# Ay, Niña de Fuego, ay, Niña...

...de Fuego.

(RADIO) # Dentro de mi alma yo tengo una fuente

# pa que tu culpa se incline a beber.

# y el cariño ciego

# soy un hombre bueno que te compadece.

# Anda,

# vente conmigo

# niña de fuego. #

(Teléfono)

(Teléfono)

¿Dígame?

¿Hola?

Si no contesta, voy a colgar.

Hasta luego. "Soy Bárbara".

(VOMITA)

(TOSE)

¡Eh,

espera,

por favor!

¡Por favor, espera!

Lo siento.

Hay un baño en el pasillo.

Puedes ducharte si quieres.

Deja la ropa en la puerta y te la lavo.

No, bueno, si esto con un trapo húmedo sale.

No... No pasa nada, tengo secadora.

¿Sí?

Las toallas limpias son las azules.

Me he puesto esto.

No pasa nada.

¿Quieres una cerveza o agua o algo?

No, no, gracias.

¿Estás bien?

Sí, sí, sí, soy torpe en general, estoy acostumbrada.

Tienes una casa impresionante, es muy bonita.

Gracias.

¿A qué te dedicas?

A nada.

Veo la tele.

Me mantiene mi marido.

¿Qué has visto en la tele últimamente?

Mmm...

Vi un reportaje

de dos vecinas que estaban enfadadas

porque una decía que la otra le lanzaba pis

cada la vez que entraba y salía de la casa.

Así que la señora se ponía un chubasquero y una bolsa de basura

en la cabeza para pasar por el rellano. Era muy graciosa.

¿Por qué te hacía tanta gracia?

¿Por qué no?

No sé,

no me gustan esos programas que van por las casas

con una cámara grabando las miserias de los demás.

Parece que nos estuvieran diciendo:

"No te quejes porque en el fondo no estás tan mal".

Tampoco estamos tan mal.

¿Que no estamos tan mal?

Supongo que viviendo aquí es fácil decir eso.

¿Tú a que te dedicas?

Era profesor,

ahora estoy en el paro.

¿Qué enseñabas?

Literatura.

¿Literatura?

Yo siempre suspendía literatura.

¿No te gustaba leer?

Me gustaba más hacer otras cosas.

¿Y tu marido a qué se dedica?

Es psiquiatra.

Debe ser bueno.

(ASIENTE)

¿Puedo preguntar dónde está? No.

Oye,

¿me puedes dar un abrazo?

¿Cómo? No, no, no, perdona, perdona...

Olvídalo, perdona.

No, no, no, sí, claro.

Sí, sí.

Venga.

¿Qué haces?

No, nada.

¿Cómo que nada? ¿Que qué haces?

No estoy casada, pero te lo acabo de decir

estás en casa de mi marido, ¿qué haces?

Ya, lo siento. No, me parece alucinante.

Sí, a mí también. ¿A ti qué te parece alucinante?

¿Queda mucho para que acabe la lavadora?

¿Eh? No, es un lavado rápido.

¿Que qué te parece alucinante?

Puedo esperar en el salón.

Perdona.

Es que estoy un poco tensa.

¿Por qué has bajado a por mí?

¿Te doy asco?

¿Quieres saber por qué veo esos programas de la tele?

Porque me gusta ver gente más desgraciada que yo.

¿Ahora te doy asco?

No.

Me llamo Bárbara.

Yo soy Pedro.

(Puerta)

Hola.

Hola.

¿Qué te ha pasado ahí?

Que me puse a hacer cosas de la casa para no pensar

y se me cayó el espejo encima.

¿Estás bien?

Mira, Bar,

he estado pensando y he tomado una decisión.

Voy a confiar en ti.

Es lo que te ofrezco.

Mi confianza ciega.

Pero si me entero de una mentira más se acabó.

Te necesito.

Pero tú me necesitas mucho más.

¿Escupiste la pastilla ayer?

Sí.

¿Por qué?

(Teléfono)

(Teléfono)

(Teléfono)

¿Sí?

Ya, pero no.

De verdad.

Espere.

Es para ti.

¿Sí?

"Hola, Bárbara".

"Soy... Pedro".

"Supongo que el hombre que ha contestado es tu marido".

"Le he dicho que soy de tu compañía de teléfono,

así que intenta disimular".

"No conseguí averiguar tu número de móvil,

ya me lo darás, así sea más fácil comunicarnos".

"Busqué también tus tarjetas de crédito, pero no tienes".

"Eso lo hubiera facilitado todo".

("SUSPIRA")

"Mira, siento muchísimo todo esto".

"Necesito 7000 euros antes de una semana

o tu marido sabrá todo lo que pasó anoche".

"Dejé puesta la grabadora del teléfono móvil,

está todo grabado".

"Dime que lo has entendido".

Sí.

"Vale, ahora dame tu número de móvil".

609

368

901.

"Te llamaré con un teléfono móvil para que lo tengas".

"Ahora te estoy llamando desde una cabina".

"Cuando tengas el dinero listo,

llámame y te diré cómo entregármelo".

Vale.

"Cuando me des el dinero no volveré a molestarte más".

"Lo siento".

Yo también.

De verdad es que no me interesa.

No, no utilizo mucho el móvil. Muchas gracias.

Hola.

Hola.

Me suena tu cara, ¿eres actriz?

No.

Yo sí.

Vale. ¿Sabes si está Ada en casa?

¿Sabes cómo me llamo?

No.

Sonica.

Muy bien, yo soy Bárbara Asunción.

¿Está Ada en casa?

¿Que si está Ada en casa?

Sí.

Gracias.

(Música house)

Hola, Bárbara.

Por los reencuentros.

Por los reencuentros.

¿Qué tal estás?

Bien.

Me alegro.

Siento como me fui, Ada.

No sabía cómo hacerlo.

Solo tenías que despedirte.

No es tan fácil.

Sí es tan fácil.

¿Sabes lo que más me ofendió?

Que desaparecieras sin decir nada me preocupó, pero no me ofendió.

Me ofendió sentir que me tenías miedo.

Yo nunca he hecho nada para que me tengas miedo.

No soy de esa manera y lo sabes perfectamente.

No quería ofenderte.

Me ha ocurrido más veces, estoy acostumbrada.

Sea como sea, me alegra ver que estás bien.

¿Y tú cómo estás?

Estoy mejor que nunca.

El negocio ha bajado un poco,

pero me casé hace cuatro meses y estoy muy contenta.

Felicidades.

¿Quién es la afortunada?

Juana.

¿Juana?

Me gusta esa chica.

Bueno,

¿qué puedo hacer por ti?

No quiero que te molestes.

Soy muy comprensiva,

ya lo has comprobado.

Necesito dinero.

No necesitas dinero.

¿Cómo?

No necesitas dinero.

Tu marido tiene mucho.

Tenía que asegurarme de que estabas bien.

Es un asunto personal, tengo que resolverlo sola.

Buena chica.

¿De cuánto dinero hablamos?

7000.

Si me lo das ahora, te lo puedo devolver

con un interés del 15 en cinco o seis meses más o menos.

Sabes a lo que me dedico y has venido a verme.

Si quieres 7000, ya sabes lo que tienes que hacer.

Si no estás dispuesta,

nos acabamos el güisqui, nos damos dos besos

y no despedimos esta vez como personas civilizadas.

Habría condiciones.

¿Condiciones?

Nada de penetración.

De ningún tipo.

Eso lo complica todo.

Además necesito el dinero esta semana.

Es muy poco tiempo.

Vas a tener que trabajar mucho.

Bueno,

esa es la tercera condición.

Tiene que ser en un solo día.

Un solo trabajo.

Por la mañana.

Es el único momento que mi marido no está en casa.

¿Puedes respetar esas normas?

Es muy difícil,

muy difícil.

7000 euros sin penetración, en un solo día, en un solo trabajo.

Solo puede ser así.

¿Cuántas horas tienes?

De 8 a 15.

¿Sabes quién es Óliver Zoco?

¿Qué opinas?

No lo conozco personalmente.

Pero sabes lo que hace, ¿no?

¿Qué opinas? No, no opino nada.

Puedo convencerle para que organice algo esta semana.

Para mañana.

Pero tienes que garantizarme que vas a ir.

Voy a ir.

Si todo sigue adelante te enviaré un mensaje el día antes,

por la noche. Con la hora y el lugar donde te recogerán.

¿Te doy mi móvil?

No hace falta, ya lo tengo.

Me gusta tu nueva cicatriz.

Voy al baño.

(Música dramática)

Disculpe...

¿Sí?

Si alguna vez quiere que la lleve a algún sitio, esta es mi tarjeta.

Será un placer.

Gracias.

Bienvenida, Bárbara.

Gracias.

Soy Adela, la asistente de Oliver. Gracias por venir.

Gracias a ustedes. Acompáñeme, por favor.

Puede esperar en esta sala.

-Buenos días.

Buenos días.

Gracias, Adela.

-De nada.

-Antes de nada, Bárbara,

me gustaría darte las gracias por venir a nuestra casa.

Gracias a ustedes.

Ada me ha hablado maravillas,

pero tengo que confesar que, aunque no te conocía en persona,

había oído hablar de ti hace tiempo.

Me alegra tenerte con nosotros. Gracias.

¿Te gustan las corridas de toros?

No, no mucho, la verdad.

A mí tampoco me gustan demasiado,

pero es curioso que sea concretamente España

el país en el que la tauromaquia es más popular.

¿Sabes por qué España es un país en eterno conflicto?

Porque no tenemos claro si somos un país racional o emocional.

Los países nórdicos, por ejemplo, son países cerebrales.

Sin embargo, los árabes o los latinos

han aceptado su lado pasional sin complejo ni culpa.

Ellos, unos y otros, saben qué lado predomina.

Los españoles estamos en una balanza que está suspendida

justo en la mitad.

Así somos los españoles, como las corridas de toros.

¿Y qué son las corridas de toros?

La representación de la lucha entre el instinto y la técnica,

entre la emoción y la razón.

Tenemos que aceptar nuestros instintos

y aprender a lidiar con ellos como si fuesen un toro

para que no nos destruyan.

Esto es exactamente lo que ofrecemos a nuestros clientes.

¿Podrías quitarte la ropa, por favor?

Eres muy hermosa.

Gracias.

Adela...

Ábrelo, por favor.

Quiero que memorices esa palabra.

Ya.

Perdona mi insistencia, Bárbara,

pero por mi experiencia con otras mujeres

es probable que cuando entres en la sala

se te olvide

y es muy, muy importante que recuerdes esa palabra

porque una vez dentro,

será esa palabra lo que pará todo cuando tú quieras que pare.

Recuérdalo: todo parará solamente cuando pronuncies esa palabra.

No existe otro modo.

Quiero que entiendas esto.

Bien.

Cuánto más tardes en pronunciarla, más dinero ganarás,

¿entiendes la mecánica?

Perfectamente.

Devuélvele la tarjeta a Adela.

¿Estás lista?

Entonces pasa a la sala contigua, por favor.

Soy Bárbara. Tengo el dinero.

Son 14 billetes de 500.

Sí. Bien.

Quiero que vayas a la biblioteca Pedro Salinas,

que está en puerta de Toledo,

y dejes el dinero en el libro de la Constitución Española.

¿Qué quieres que deje 7000 euros en una biblioteca pública?

Nadie va a coger ese libro.

Como quieras.

Mete el dinero en un sobre y déjalo en el hueco del lomo del libro,

no entre las páginas.

¿Lo has entendido?

Sí.

Tengo el teléfono de tu marido. Si noto algo raro, le llamo.

Vale.

Gracias.

Alicia, a cenar.

¿Crema de verdura?

¿No te apetece?

Bueno...

Esta es diferente. Tiene un ingrediente especial.

A mí me sabe como siempre.

Tienes que seguir comiendo para notar la diferencia.

No sé.

¿Te han dado la nota del trabajo de los terápsidos?

No, todavía no.

Creo que me la dan la semana que viene.

Si te encuentras mal, no tienes por que ir a clase.

No, estoy bien.

Papá...

Dime.

Quiero decirte algo.

¿Qué es esto?

El ingrediente especial.

"Mira dentro del microondas".

"Mira debajo de la ensalada".

"Mira detrás del sofá".

¿Te lo quieres probar?

Más tarde.

¿Qué pasa?

¿Qué?

¿Buscas algo?

No.

¿Está todo bien, cariño?

Sí, sí.

Me encanta el vestido.

¿Seguro?

Estoy muy contenta.

(Música)

Hola.

Buenas, ¿qué te pongo?

Pues... una caña.

No, mejor un licor café.

Muy bien.

Perdona, ponme otro.

(JADEA)

(JADEA)

(Teléfono)

(Teléfono)

(Teléfono)

¿Qué quieres?

Necesito más dinero.

No. ¿Cómo que no?

Que no puedo, que no tengo más dinero.

Sí puedes, tu marido está forrado.

Yo no tengo dinero, ¿entiendes?

El dinero que te di no se lo pedí a mi marido,

no le puedo pedir dinero a él.

Tú dijiste que no ibas a volver a molestarme

y yo cumplí mi parte del trato.

No es tan fácil.

Eres un hijo de puta.

¿Yo soy un hijo de puta?

Eres tú la que ha engañado a su marido.

Te dije que no me dabas asco, de verdad no me das asco,

me das pena.

Tendrás tu dinero, ¿cuánto?

20.000.

Para pasado mañana.

Pasado mañana me voy a pasar por la biblioteca

y quiero que estén en el mismo lugar, en el mismo libro.

¿Entendido?

Entendido.

(Llama a la puerta)

(Llama a la puerta)

¡Bárbara!

Hola.

¿Qué hora es?

Las 12.

Me acabo de acostar.

Tengo que pedirte algo.

Es urgente.

¿Cómo de urgente?

Mucho.

Te escucho con una condición.

¿Cuál?

Comprar churros.

¿Quieres?

No.

¿Te he dicho porras o churros?

¿Qué? Que si te he dicho porras o churros.

Churros.

¿En serio? Sí.

Yo creo que te he dicho porras.

Me has dicho churros, Ada.

No pensaba volver a verte. Ya, yo no pensaba volver.

¿Qué haces aquí entonces?

Necesito más dinero.

¡Vaya!

¿Cuánto más?

20.000.

¿Con las mismas condiciones que el anterior trabajo?

No.

Bueno, entonces quizá.

Necesito el dinero para pasado mañana.

Pues eso ya te digo que es absolutamente imposible.

Lo siento mucho.

Estoy dispuesta a entrar en la puerta del lagarto negro.

¿De qué hablas?

De la puerta con un dibujo de un lagarto negro

de la casa de Oliver.

No sé de qué puerta me hablas.

Sí que lo sabes, Ada.

¿Hay servilletas?

¿Qué has oído sobre esa puerta?

Seguramente las mismas cosas que has oído tú.

No lo creo. La verdad es que no lo creo.

Vete a tu casa, Bárbara.

Vete a casa.

Llama más tarde y hablamos sobre cómo organizar

tres o cuatro trabajos la semana que viene.

Te lo pido por favor.

Yo también te lo pido por favor.

No quiero enfadarme, Bárbara.

Voy a ir.

Si no lo organizas tú, voy a ir yo sola.

La única diferencia es que tú no te llevas tu comisión.

No me importa. No quiero saber nada de esto.

¿Es tu última palabra?

Sí.

Gracias.

¡Bárbara!

No lo hagas.

Te lo pido por favor.

-¿Sí?

Hola, ¿qué tal? Soy Bárbara,

la chica que llevaste el otro día a casa de Oliver Zoco.

Hola, Bárbara, ¿qué tal estás?

Bien, muy bien.

¿Quieres que te lleve a algún sitio?

No, no. En realidad quería preguntarte otra cosa.

¿A sí?

Claro, dime.

Pues quería preguntarte por la puerta del lagarto negro

de la casa de Oliver.

"¿Qué quieres saber?"

Quería saber si...

Quiero entrar por esa puerta mañana.

(Corta)

¿Hola?

(Teléfono)

"Mañana te esperará al conductor

en el portal de tu casa a las 11".

(Piano)

(Piano)

(Piano)

(Piano)

Gracias por organizar esto.

(Piano)

(Piano)

(Piano)

(Piano)

(Piano)

(Puerta metálica)

Buenos días.

Buenos días.

¿Qué tal estás?

Bien.

Bueno, esta es nuestra última sesión.

Me gustaría darte las gracias por todo.

Ha sido muy fácil trabajar contigo.

De verdad que te deseo lo mejor a partir de ahora.

Muchas gracias.

Si te parece, me gustaría que empezases

haciendo un balance general de tu evolución dentro del centro

y me contases qué aspectos crees que has mejorado

y qué crees que deberías seguir trabajando fuera.

Si te tengo que ser sincero,

te diré que sé que todavía tengo mucho que mejorar.

Eso lleva tiempo.

De hecho, tengo algo para ti.

¿Y esto?

Un regalo.

Pero...

no tenías por qué.

Gracias.

De nada.

Damián, eres muy buena persona, no lo olvides.

Gracias.

Quiero pedirte algo.

Claro, dime.

No sé si será difícil,

supongo que estas cosas no son del todo fáciles.

Bueno, ya veremos, ¿qué es?

No quiero salir mañana.

¿Qué quieres decir?

No quiero salir de la cárcel.

Quiero quedarme aquí.

No sé exactamente cuánto tiempo pero sé que aún no estoy listo.

¿Quieres explicármelo?

Pensé en agredir a un guardia o a un recluso

pero no quiero que todo este tiempo que hemos trabajando juntos

no sirva para nada.

Por eso decidí pedírtelo personalmente.

Y de paso evitar daños a terceros.

No lo entiendo. ¿Por qué no quieres salir?

Porque tengo miedo.

¿De qué tienes miedo?

De volver a ver a Bárbara.

(CANTURREA)

(ACENTO EXTRANJERO) Pues son 6,20.

Gracias.

¿Cómo se dice "gracias" en chino?

(HABLA CHINO) (REPITE EN CHINO)

(HABLA CHINO) (REPITE EN CHINO)

Ah,

y esto.

(Pasos)

Perdone...

¿Está usted bien?

¿Está usted bien?

Oiga...

Estaba en el rellano,

en los escalones cerca del rellano y la he metido en casa

por si la podía ayudar en algo aunque no sé si he hecho bien.

Está consciente pero está muy mal.

Muy mal.

Sí, mándenla cuanto antes, por favor.

Gracias.

Gracias.

Vendrá enseguida la ambulancia.

(HILO DE VOZ) Damián...

Gracias.

Estás muy mayor.

¿Me puedes acercar el bolso, por favor?

El bolso.

Necesito que me hagas un favor.

¿Qué quieres?

Cuando vayas esta tarde a la biblioteca de Puerta de Toledo.

La Constitución...

No creo que debas preocuparte por esto en este momento.

Por favor.

La ambulancia va a venir enseguida, ya verás.

Es muy importante, Damián.

Mañana lo devolveré.

Damián,

ayúdame.

¿Qué más quieres que haga?

En caso de necesitar alguna cosa más

nos pondremos en contacto con ustedes.

De acuerdo, muchas gracias.

Buenas noches Buenas noches.

(Teléfono)

¿Sí? "¿Es Damián?"

Sí, soy yo. ¿Quién es?

"Buenos días, perdone que le moleste,

soy Alfredo el marido de Bárbara.

La mujer a la que ayudaste anoche."

Buenos días.

"Me han dado su teléfono en el hospital."

Escuche, yo ya he hablado con la Policía.

Verá, encontré a su mujer en el descansillo...

"No, no, tranquilo."

Yo le llamaba porque quería darle las gracias.

Muchísimas gracias.

"Bueno, hice lo hubiese hecho cualquiera."

Muchísimas gracias.

"De nada." ¿Cómo está su mujer?

"Ha empezado a hablar hace un momento."

¿Le ha contado lo que le ha pasado? "No."

¿Y los médicos?

Los médicos dicen...

"No saben nada."

"Lo primero que ha dicho es:

"mire, siento mucho molestarle pero quiere hablar con usted.

Quiere darle las gracias".

Bueno.

"Tiene que empezar a hablar poco a poco,

necesito que hable con ella. Lo que sea.

"Se lo agradecería muchísimo.

Solo serán unos minutos."

De acuerdo, no se preocupe.

"Gracias."

Estamos en el Hospital San Gabriel,

en la habitación 239.

Yo estaré aquí.

"Está bien, hasta ahora."

Hasta ahora.

(Llama a la puerta)

Damián, ¿verdad? Sí.

Soy Alfredo, gracias por venir.

De nada.

Voy a la cafetería momento, ¿quiere algo?

No, gracias.

Vuelvo enseguida mi amor.

Se lo he dicho antes pero...

muchísimas gracias por todo, de verdad.

No hay de qué.

Estoy bien aquí.

Siéntate, por favor.

Has conocido a mi marido.

Él no me conocía.

Nunca le he hablado de ti.

Mejor.

Estás aquí, estás libre.

Sigues siendo muy tierno.

Siempre me has visto así.

Porque es verdad.

Eres muy tierno y muy buena persona.

Eres mi ángel de la guarda.

Estabas en la puerta de mi casa, hubiese socorrido a cualquiera.

Era el único sitio al que podía ir.

¿Cómo sabías dónde vivía?

Bárbara, me tengo que ir.

Espero, de verdad, que te recuperes pronto.

No te vayas.

¿Qué quieres?

Necesito otra cosa.

¿Qué más quieres, Bárbara?

Quiero contarte lo que ha pasado.

Cuéntaselo a tu marido o a la Policía.

Solo confío en ti.

Bárbara, yo siento lo que ha pasado pero...

Por favor, deja que me vaya.

Te lo pido por favor.

Vale.

Vete.

Lo siento.

Está bien.

Gracias.

Quiero contártelo a ti.

Debes decírselo a la Policía.

No puedo.

¿Por qué no puedes?

Porque tengo miedo.

¿De qué tienes miedo, Bárbara?

Júrame que no se lo vas a contar a nadie.

¿Qué es lo que te ha pasado?

Un hombre...

¿Un hombre te ha hecho eso?

¿Te ha hecho eso un hombre, Bárbara?

Pero, ¿por qué?

¿Cómo ha po...?

¿Te ha violado?

(SOLLOZA)

¿Quién?

No lo conocía, solo de vista, de la biblioteca.

Me empezó a acosar.

No sé, creo que me siguió.

Ya está, por favor. Déjalo.

¿Cómo es?

(SUSPIRA)

Joder...

El Pitágoras.

¿Qué tal?

¿Qué dice?

¿Pero qué hace aquí?

¿Qué tal, Pepo? Pues aquí...

venía a verte.

¿Y cuándo le han soltado?

Va a hacer un año el mes que viene.

Un año, madre mía.

Pues, perdona, entra.

Pues qué ilusión verle, la verdad.

¿Sabe una cosa? El año pasado me saqué el graduado

y ahora puedo ayudar a mi cuñado

con las cosas.

Es que se me dan bien los números.

Es verdad, se te daban bien. Sí.

¿Le importa?

No.

Me están viniendo un montón de recuerdos de ahí adentro.

Y tengo una sensación como que han pasado 10 años o más,

¿sabe?

Desde que salí estoy limpio, ¿sabe?

No, no, tomo nada.

Excepto los porros y de vez en cuando algo de M.

Pero vamos nada, limpio.

Y del Rata y del Caos, ¿qué?

Allí los he dejado, tratando de sacarse el graduado como tú.

Si es que usted siempre ha sido muy buen profesor.

Se lo digo un montón a mi hermano y a mi cuñado.

Usted me ayudó un montón ahí adentro.

Muchas gracias. De nada.

No, gracias.

Al principio intentábamos darle a mi padre

y no había manera...

Y ahora el cabrón, se mete entre pecho y espalda unos 15.

Con eso de que la marihuana es buena para el dolor,

¿sabe? Es que tiene cáncer de...

próstata o no sé.

Lo siento.

Pepo,

¿te acuerdas de lo que me dijiste

cuando aprobaste el primer examen dentro de la cárcel?

No.

Me dijiste que cuando saliese, si necesitaba algo...

que te buscase.

Pues ahora necesito algo.

(RADIO) #La luna te besa tus lágrimas puras,

#como una promesa de buena ventura.

#La "Niña de Fuego" te llama la gente,

#y te están dejando que mueras de sed.

#Ay, "Niña de Fuego",

#ay, "Niña de Fuego".

#Dentro de mi alma yo tengo una fuente

#para que tu culpa se incline a beber.

#Ay, "Niña de Fuego",

#ay, "Niña de Fuego".

#Mujer que llora y padece,

#te ofrezco la salvación,

#te ofrezco la salvación.

#El cariño es ciego.

#Soy un hombre bueno

#que te compadece.

#Anda, vente conmigo,

#"Niña de Fuego".#

-Hasta luego.

(Televisión)

Hola. Buenas, ¿qué te pongo?

Un licor café.

Ahora mismo.

Gracias. Tranquilo.

Buenas noches.

Hola. ¿Qué va a ser?

Un Rioja, si tiene.

Tengo el de la casa. Ese está bien.

(Televisión)

Gracias. A usted.

Salgo a fumar.

(Televisión)

Perdone, ¿tiene fuego?

Sí, claro.

Gracias.

De nada.

¿Sabe quién juega?

¿Perdone?

Le decía que si sabe quién juega hoy.

Pues, no, la verdad es que no.

¿No es futbolero?

No mucho, la verdad. Un pecado mortal en este país.

¿Y usted? Me gusta verlo.

Suelo ver los partidos de la Selección

pero no soy de ningún equipo.

Me gusta el deporte pero no el negocio este del fútbol.

Pocas cosas quedan ya que no se negocien.

(ASIENTE) Yo me acuerdo,

cuando daba clase hace años,

estuve entrenando al equipo de fútbol sala en el colegio.

Era una tontería pero se la pasaban bien,

que era lo importante.

Ahora, solo quieren ser famosos y tener una novia modelo.

Lo de ser deportistas es lo de menos.

¿Daba clases? Sí.

¿De qué? De matemáticas.

Yo era profesor de literatura.

¿Así que usted también es profesor?

Era, ahora estoy en el paro.

La cosa de la educación está terrible, ¿no?

Terrible.

Bueno, voy para adentro.

Gracias.

¿Le importa que me siente?

Sí, claro, siéntese.

Gracias.

Damián, mucho gusto.

Luis.

¿Es usted del barrio? No, he venido a ver a un amigo.

¿Usted vive aquí?

Sí, de toda la vida, además.

Parece un barrio muy agradable.

Sí que lo es.

Chin chin.

¿Y cuánto hace que no ejerce como profesor?

Hará como medio año.

Ya le digo que fue fulminante con el tema de los recortes.

No sé a dónde vamos a ir a parar, por Dios.

¡Por Dios, la educación, que es la base de toda sociedad crítica!

Claro, que a qué político le interesa oír

a una sociedad crítica. Se lo digo yo, a ninguno.

Pienso que la carrera de Magisterio debería ser más difícil y más dura.

Es un trabajo con demasiada responsabilidad,

demasiado arriesgado.

Demasiado arriesgado.

Yo mismo no he tenido una vida fácil, ¿sabe?

He estado en la cárcel.

He convivido durante 10 años con asesinos,

pederastas, violadores...

Pero le puedo asegurar

que la única vez en la que he sentido auténtico pánico

fue en clase,

delante de una niña de 12 años.

Estoy seguro de que usted sabe bien pelearlo

porque usted también conoce a esa niña.

Se llama Bárbara.

No haga ninguna tontería, tengo una pistola en el bolsillo.

Bárbara me ha puesto al corriente de todo.

Usted va a hacer cuanto yo le diga, así de sencillo.

Hija de puta.

Muy educado.

Como le he dicho, he estado en la cárcel una vez.

Fue precisamente por ayudar a Bárbara, sin ir más lejos.

Hace tiempo.

Eso ya es otra historia.

Cuando Bárbara me dijo lo que le había hecho

se me ocurrieron muchas cosas que hacer con usted.

En todas ellas usted acababa muerto y yo otra vez en la cárcel.

Y la verdad, yo ya no estoy para cargar con muertos.

Entonces, se me ocurrió algo.

Verá,

yo voy a sacar ahora la pistola que tengo en el bolsillo

y la voy a poner

encima de la mesa.

Lo que quiero que usted haga

es que coja la pistola

y me mate.

¿Ha quedado claro?

Quiero que me mate delante de esas dos personas.

Si avisa al camarero,

viene la policía y yo salgo vivo por esa puerta,

le aseguro que usted y su familia, si es que la tiene,

van a morir más tarde o más temprano.

10 años en la cárcel dan para conocer a gente

que no me cobraría demasiado por hacerme este favor personal.

Bárbara no quiere que se sepa que la ha violado,

pero eso no impide que usted vaya unos años a la cárcel por asesinato,

¿verdad? ¿Violado?

Yo no he violado a esa mujer.

¿Cómo se atreve a negarlo?

¿Esto qué es? No entiendo nada.

Usted la ha violado y la ha destrozado

y yo voy a arruinarle a usted la vida.

Eso es todo lo que tiene que entender.

Eso no es verdad, eso no es verdad.

Ella se acostó conmigo porque quiso.

¿Qué dice?

Sí, sí, ella se acostó conmigo porque quiso.

Yo la chantajeé,

pero jamás le hice daño.

¿La chantajeó?

Nos acostamos y lo grabé.

La amenacé con enseñarle la grabación a su marido

para pedirle dinero,

pero yo no la he violado.

Lo grabó, ¿cómo lo grabó?

Grabé el sonido con mi teléfono móvil.

Está todo grabado en el teléfono.

¿Lo sabe su marido?

No, al menos no por mi parte.

Bárbara se acostó con usted...

Sí.

Bárbara engañó a su marido por acostarse con usted.

Sí.

(Disparo)

No os mováis.

Daos la vuelta.

Daos la vuelta.

(Disparo)

(Disparo)

(Timbre)

(Música manga)

Hola.

Luis.

Tu padre...

tu padre me ha pedido...

que le baje el teléfono móvil,

al bar.

¿Es ese?

Bueno, pues...

Ya está.

Nada más.

(Música manga)

Date la vuelta.

Date la vuelta, no me mires.

No me mires.

No me mires.

(Música manga)

(Disparo)

Hola.

Hola.

¿Dónde está tu marido?

Se ha ido a casa.

Lo he solucionado todo.

Eres mi ángel de la guarda.

Ese hombre no volverá a molestarte.

Ni a chantajearte.

¿Me lo das?

No puedo.

¿Por qué no puedes?

Porque no lo tengo.

(Música dramática)

Somos cine - Magical Girl - Ver ahora

El joven Vermut vino para tambalear los cimientos del cine español con una propuesta diferente y arriesgada. Y acertó. Magical girl es una de las películas más audaces de los últimos años. La aparentemente sencilla historia de un padre que quiere comprar un vestido a su hija enferma de cáncer tomará tintes inesperados bajo la batuta del director madrileño. Dirigida por Carlos Vermut, este largometraje cuenta con 6 premios, uno de ellos a los Goya por mejor actriz (Bárbara Lennie). Antes se hizo con la Concha de Plata al mejor director en el Zinemaldia.

Relatos salvajes (2014), de Damián Szifron

Reparto: Ricardo Darín,  Leonardo Sbaraglia 

No recomendado para menores de 16 años Somos Cine - Relatos salvajes - Ver ahora
Transcripción completa

(Bullicio aeropuerto)

Hola. ¿Llego? Hola. Documento, por favor.

Sí.

Te hago una consulta, el pasaje me lo pagó una empresa en realidad.

¿Sabés si puedo anotar las millas a mi nombre?

No, no tiene millas esta tarifa.

Ah, bueno. No pregunté nada entonces.

Están embarcando por la puerta tres.

Gracias.

(Motores de avión)

Te ayudo. Bueno.

¿Trabajo o placer?

Las dos cosas, espero.

¿Qué hacés?

Soy modelo.

Perdón, debí haberlo imaginado.

Gracias.

¿Desfile o publicidad?

Desfile, desfile.

¿Usted? ¿Qué hace?

Me mataste. ¿Por qué?

Ese "usted" me hundió

hasta el quinto círculo del infierno.

Tengo que hacerme un entretejido urgente.

(RÍE)

Soy crítico musical. Suena terrible, ya lo sé.

No... ¿Rock?

Ahora la querés arreglar. (RÍE)

Clásica.

Ya.

Mi primer novio era músico clásico.

En realidad, estudiaba música clásica.

¿Cómo se llama? No, no es conocido.

Nada, presentó unos trabajos

cuando estábamos juntos en aquella época,

pero que yo sepa nunca publicó.

O editó. No, ¿cómo se dice bien?

Vos elegí el término que quieras

y yo lo instalo en la comunidad artística.

Pasternak. Gabriel Pasternak.

Pasternak...

De haberlo sabido te decía que era sepulturero y no crítico.

Presentó su tesis en el concurso del conservatorio

cuando yo era presidente del jurado. Lo defenestré.

Sí, yo estaba con él en ese momento. Fue tremendo lo que le hicieron.

Estuvo una semana en cama después de leer la reseña.

Y a veces es así, tengo que dañar la autoestima de un pobre infeliz

para proteger los oídos de toda una población.

Eventualmente puedo equivocarme, pero en este caso esto era un...

(RESOPLA)

...un engendro impresentable.

¿Lo seguís viendo? No, no.

No terminamos muy bien que digamos.

Igual le tengo cariño. No era una mala persona.

Mala no sé, pero para presentar algo así en un concurso...

algún problema tenés que tener.

¡Gabriel Pasternak, cómo olvidarlo! (RÍE)

Nos reímos durante meses.

Discúlpenme que los interrumpa,

pero estaba escuchando la conversación.

No puedo creer tanta casualidad.

Yo fui profesora de Gabriel Pasternak

en la escuela número siete de El Palomar.

No...

Tuve la difícil tarea de comunicarle que repetía el año.

Doy fe de que ese chico tenía problemas.

En 30 años de docencia nunca vi nada igual.

Alaridos pegaba, lloraba como una criatura recién nacida.

(HOMBRE) ¿Profesora Leguizamón? Sí.

Soy lgnacio Fontana, ¿se acuerda?

¡Ignacio Fontana!

Pero esto es increíble. Acá hay una conexión cósmica.

Justamente, Pasternak, ¿no era compañero tuyo?

Sí. ¿Ustedes son amigos? Uh, sí, íntimos...

(RIENDO) Pobre flaco, cómo le dábamos...

(GERENTE) Esto es más que increíble.

Yo fui gerente de Casa Tía,

donde este enfermito del que ustedes hablan trabajó un tiempo.

Como siempre tenía algún problema con los clientes,

se lo tuvo que echar.

Cuando le digo... Perdón.

¿Alguien más conoce a Gabriel Pasternak aquí?

(MUJER) -Yo... (HOMBRE) -Sí, yo lo conozco.

(HOMBRE) Sí, ¿por?

¿Por qué están en este avión?

¿Ustedes sacaron los pasajes? (TODOS) No.

Trabajo en una inmobiliaria

y me lo mandaron para que fuera a ver unos campos.

(HOMBRE) Me citaron a una reunión con el Ministro de Turismo,

lo sacaron ellos.

Yo me lo gané en un sorteo.

No se podía cambiar la fecha. O viajaba hoy o nada...

(RESPIRA NERVIOSA)

Gabriel Pasternak es el comisario de a bordo de este vuelo.

Hicimos el "training" juntos, éramos amigos.

Después me invitó a salir

y cuando le dije que no se empezó a poner...

No, no importa eso ahora.

Apenas despegamos fui a llevar cafés a la cabina.

La puerta está cerrada con llave, los pilotos no contestan.

Estoy desesperada.

(GABRIEL MEGAFONÍA) "¡Para! Para o te pego una...".

Yo lo engañé con su único amigo...

Con él.

(Pitido)

(Motores)

(Gritos)

¡Gabriel! Gabriel, ¿estás ahí?

Soy Víctor, Víctor Jensen.

¡Hablá conmigo, por favor!

-¿Usted quién es? -Fui su psiquiatra durante años.

En algún momento aumenté demasiado la sesión, se ofendió y no vino más.

¡Abrí, Gabriel, escuchame!

¡Vos no tenés la culpa de nada!

¡Vos sos la víctima de esta situación!

Te lo digo lisa y llanamente.

¡Los que te arruinaron la vida fueron tus padres!

(Gritos)

¡Desde que naciste te exigen demasiado!

¡Depositaron en vos todas sus frustraciones!

¡Ellos son los responsables de tu sufrimiento!

¡Nosotros acá, Gabriel, no tenemos nada que ver!

(Gritos)

(Avión lejano)

(Avión acercándose)

(Música)

(Continúa la música)

(Truenos)

(Alarma coche activada)

Buenas noches. ¿Uno solo?

Veo que sos buena para las matemáticas.

Uno, sí.

Donde quiera.

De plato del día tenemos lentejas con arroz.

Hum, ¡qué rico!

(Cadena retrete)

(SUSPIRA)

¿Pidió?

¡Eh!

Ese tipo es de mi pueblo.

Usurero, un mafioso.

Nos remató la casa,

y por su culpa mi papá se terminó suicidando.

Dos semanas después del entierro,

se trató de levantar a mi mamá.

La acosó tanto que nos tuvimos que venir para acá.

¿Sabés cuántas veces soñé con tenerlo así?

Delante de mí.

Yo algo le voy a decir.

¿A decir?

¿Por culpa de ese tipo se suicidó tu papá,

y lo único que se te ocurre es insultarlo?

¿Por qué no le ponemos veneno para ratas en la comida?

En el depósito hay.

Una buena dosis y en cinco minutos le revienta el corazón.

(Truenos)

¿Mucho trabajo?

No, con esta lluvia...

No, porque hace un rato que te estoy llamando.

Tenés que mirar más al salón, bebé.

Perdón. ¿Ya sabe lo que va a pedir?

Traeme unas papas fritas a caballo.

Si me quedo con hambre te pido otra cosa.

¿Para tomar? Coca Light.

¿Coca Light?

Coca... Light.

Papas fritas... a caballo.

¿Querés que te lo anote?

Lo odio, lo odio.

Hacele unas papas fritas a caballo.

¿Vos estás loca? ¿Querés que vaya presa?

¿Presa?

¿Te creés que a este escuerzo

le van a hacer una autopsia los del FBI?

Papas fritas a caballo.

Van a pensar que fue el colesterol.

(CHASQUEA LA LENGUA)

Hacele las papas fritas, ¿querés?

¿Te pido una opinión?

Vos que parecés una chica despierta. Vení, acercate.

¿Qué te gusta más? ¿Esta...

...o esta? Me quedo con el rojo.

El rojo. ¡Esperá, esperá!

¿No estoy demasiado serio ahí? No, me parece bien.

Gracias.

Además, no es tan terrible la cárcel.

Tiene mala prensa, nomás.

Te dan de comer, no pagás el alquiler,

vivís sin preocupaciones...

Y si te toca un buen grupo hasta la pasás bien.

Jugás a las cartas...

¿Vos estuviste presa?

Un tiempo.

Y te aseguro que me sentía mucho más libre que acá.

Esto es una mierda.

¿Qué hiciste?

Nada de lo que me arrepienta.

Encima se va a presentar a intendente.

Ese hijo de puta. ¿Lo podés creer?

¿Pero cómo no lo voy a creer?

Si los hijos de puta gobiernan el mundo.

¡Despertate, nena!

¿Qué decís?

¿Le hacemos un favor a la comunidad?

¡Estupendo!

¿Se lo pusiste?

Hacete la mosquita muerta ahora. Decime que no te diste cuenta.

¿Qué? "¿Qué?".

Así está el país.

Todos quieren que alguien dé su merecido a estos personajes

pero nadie se atreve a mover un dedo.

Sentite orgullosa, nena.

Por una vez en tu miserable vida

estás haciendo algo que vale la pena.

No, yo no estoy haciendo nada, ¿eh? ¿Ah, no?

¿Te quedás acá discutiendo conmigo en lugar de ir a sacarle el plato?

Tranquila. Vos no te tenés que preocuparos por nada.

Si hay una investigación yo voy a decir

que eché veneno en la cocina porque estaba lleno de bichos,

que por otro lado es absolutamente cierto,

y que casualmente una piedrita cayó adentro de una olla.

¿Qué me van a decir?

Es una locura esto. (SUSPIRA)

Che, esta mierda no estará vencida, ¿no?

(RESPIRA NERVIOSA)

No dice la fecha.

¿Cómo es?

Cuando un veneno está vencido, ¿es más o menos dañino?

(Vehículo acercándose)

¿Y? ¿Todo bien? Sí.

Sentate.

(TOMA AIRE)

¿Qué tomás, Alexis?

Eh, no sé... ¿Una Fanta?

Se las voy a calentar un poquito. ¡No, dejá! ¡Dejá!

Si necesito que me las calientes, te lo pido.

¿Me traés una Fanta, por favor?

Me tiene podrido esta piba.

Tenemos que hacer algo, están comiendo los dos.

¿Ponerle más veneno?

¡Es un chico!

Pero va a crecer y de tal palo tal astilla.

¡Es mejor que terminemos con toda la estirpe ya!

Che, vos sabés que me estoy sintiendo...

¿Qué te pasa a vos?

¿Estás bien? Permiso, esto debe estar congelado.

¡No, dejá! ¡Dejá!

¿Pero quién carajo te enseñó a atender?

¿Podés dejar comer a la gente en paz?

(RESPIRA NERVIOSA)

¡Uy, pendeja! La concha de tu madre...

¡Pará, papá! ¡Pará!

¡Ahora las vas a juntar!

¡Ahora las vas a juntar! ¡Las vas a juntar!

¡Llamá a la ambulancia! ¡Juntalas! ¡Una por una!

(GRITA)

¡Toma! (GRITA)

¡Acá tenés! ¡Delincuente!

¡Te voy a sacar el hígado como a un pollo!

(LLORA)

(VOMITA)

(Radio policía)

(Sirena)

(Música)

(Continúa la música)

Dale, salame, movete.

¿Qué te pasa, hermano?

Qué pedazo de conchudo que sos, ¿eh?

¿Sabés que sos un negro resentido?

¡Forro!

Ay, madre mía de mi corazón...

Madre mía de mi corazón...

(Música)

(Música radio)

(Rueda pinchada)

No lo puedo creer.

(Puerta abriéndose)

(Puerta cerrándose)

(Teclas móvil)

¿Qué tal?

Estoy acá a la altura del kilómetro 60

de la ruta que une Salta capital...

Sí, perdón... UIA 719.

Diego Iturralde.

Muy bien. Mirá, te decía...

Pinché una goma, acá a la altura del kilómetro 60

de la ruta que une Salta capital con Cafayate, digamos...

Y quería saber cuánto tiempo tardarían en venir más o menos,

porque el coche es nuevo y la verdad que no me doy mucha maña con él.

(SE QUEJA)

¿Qué pasó?

¿Te asustaste?

Dale flaco, seguí.

¡Seguí! ¡Dale! ¡Dale!

(RESOPLA)

Oh, Dios...

En serio, ya fue, no tengo ganas de pelear.

(RÍE)

Si te ofendí, te pido disculpas.

Discúlpame si te ofendí.

Bueno...

¿Listo?

¿Ya está?

Cuidado con...

¿Qué hacés? ¡Pará!

¡Dale, hermano! No te hice nada...

¿Por qué no me gritás de nuevo lo que me gritaste antes?

¿Cómo era?

(RESOPLA)

(Claxon)

(Claxon)

(Claxon camión)

(Claxon)

(SUSPIRA) ¡Ay, Dios!

Dios santo...

¡Ya te pedí perdón! No sé qué más querés que haga.

Si me tengo que bajar me voy a bajar pero no me parece necesario.

¡Oh, la jod...! ¡Pará!

¡Puta que te parió!

(Teclas móvil)

(Golpe)

Buen día, oficial.

Estoy a la altura del kilómetro 60

de la ruta que une Salta capital con Cafayate

y hay un individuo que me está atacando.

(Golpe)

¡Está blindado! ¡No lo podrás romper!

¡Cagón!

La patente del hombre es...

No la llego a ver, ¿pero podría mandar una patrulla urgente?

(Móvil comunica)

Perfecto.

Apúrese que está fuera de sí.

(Móvil comunica)

Seguro que vienen enseguida.

¡Bueno, basta, loco, ya está!

Me destrozaste el auto. ¡Tomatelás!

(Teclas móvil)

¿Qué hacés?

La concha de su hermana puta...

La puta que lo parió.

¡Ay!

¡No! ¡La puta que lo parió!

¡La puta que te parió! ¡Hijo de puta!

¡No, la concha de tu hermana! ¡Hijo de puta!

¡Ah! Hijo de...

¡Pero por favor! ¡Por favor!

(Claxon)

(SUSPIRA)

¡Cagón!

(RESPIRA AGITADO)

(RESPIRA AGITADO)

(Música tensión)

(Motor arranca)

(Motor acelera)

¿Qué hacés?

¡Pará, hijo de puta!

(GRITA)

(Ovejas de fondo)

(Ruido metálico)

(Golpes)

(Ruido cristales)

¡Estás muerto!

¡Tengo tu patente, hijo de puta!

¿Escuchaste? ¡Tengo tu patente!

¡UIA! ¡Te voy a buscar y te voy a matar!

(RESPIRA AGITADO)

(RESPIRA AGITADO)

(Ruedas chirrían)

(Coche acelera)

(Música tensión)

(GRITA)

(GPS) "Recalculando...".

(Golpes)

(Golpes)

(Música radio)

(Claxon)

¡Ah!

(GRITA)

(Continúa la música)

(GRITA)

(TOSE)

(SE QUEJA)

(INTENTA RESPIRAR)

¿Eh?

(GRITA)

Atento, base. Acá Móvil 29.

¿Me confirma el kilómetro, por favor?

(Música)

(Explosión)

(Música radio continúa)

¡Atento base, atento base!

(Sirenas)

(Radio policía)

¿Qué hipótesis maneja, comisario?

¿Crimen pasional?

(Taladro)

¿Cómo estamos afuera?

(RADIO) "Todo listo, Simón".

(Música)

(HOMBRE) ¡Simón!

(Sirena)

Gracias.

Vamos.

(MEGAFONÍA) "Atentos, que vamos a detonar".

(MEGAFONÍA) "Cinco, cuatro, tres, dos...".

(Sirena)

(Explosiones)

(Aplausos)

(Sirena)

Buen trabajo.

Ahí, gracias.

Firmá.

(Móvil)

Sí, mi amor.

No, paso por la oficina a devolver un par de llamados y voy.

A las cinco voy a estar ahí con la torta, no te preocupés.

A las cinco estoy ahí con la torta, tranquila.

¿Cómo no voy a llegar?

Espero que le guste como quedó.

Sí, le va a encantar. Gracias.

Serían 360.

(SUSPIRA) ¿Qué, es importada?

(RÍE) Uno, dos... ¿Factura tenés?

Sí, tenemos croissants, vigilantes...

El ticket. Factura.

¡Ah! Sí, claro. Ahora se la traigo.

(Música)

(HOMBRE) ¡Manga de hijos de putas que son!

(MEGAFONÍA) "El que sigue".

¿Qué tal? Mirá, yo estacioné mi auto...

La cédula verde, por favor.

Sí.

Si podés, hablame bien. Le estoy hablando bien, señor.

Más o menos.

El servicio de acarreo son 490 pesos,

y la multa por infracción la va a recibir en su domicilio.

Sí, pero es que no me escuchás lo que yo te quiero explicar.

El cordón estaba absolutamente despintado,

o sea, no había ninguna forma de que yo me enterara

de que ahí no se podía estacionar. Hum, comprendo.

Ahora, si quiere retirar el vehículo de acá

tiene que abonar el servicio de acarreo, ¿sí?

Después puede hacer un descargo de lunes a viernes de 8 a 14

en la Dirección Nacional de Tránsito, Carlos Pellegrini 211, primer piso.

Eh... No, mirá. ¿Sabés que vamos a hacer?

Yo te voy a pedir que vayas a hablar con quien tengas que hablar.

Yo me quiero llevar mi auto de acá sin pagar un solo centavo,

que me devuelvan lo que gasté en el taxi hasta acá,

y que me pidan las correspondientes disculpas.

¿De qué te reís? Hablo en serio.

¿Dónde está la oficina donde te piden disculpas

cuando cometen un error?

Estamos todos en la misma, señor. ¡Apúrese, por favor!

Mire, el acta del oficial decía que su vehículo estaba en infracción.

Nosotros no necesitamos más que eso.

Le vuelvo a reiterar, si quiere su vehículo, debe abonar.

De lo contrario, retírese y déjeme seguir atendiendo.

¿Y si no tengo plata?

Puede cancelarlo con tarjeta de crédito, débito o venir otro día

pero se le va a cobrar el estacionamiento.

Sabés que sos un delincuente, ¿no?

Estoy haciendo mi trabajo. No.

Los que trabajan para delincuentes son otros delincuentes.

Bueno, es una manera de verlo.

Miserable servidor de este sistema corrupto.

(SUSPIRA)

Gracias, que tenga un buen día.

(Cláxones)

(Publicidad radio)

(Mensaje móvil)

(Música)

Que los cumplas feliz,

que los cumplas feliz,

que los cumplas, Camila,

que los cumplas feliz.

(SOPLA)

(Aplausos)

Feliz cumpleaños, hija hermosa.

¿Tú crees que sople otra vez?

Ni me hables, Simón, por favor. Oíme...

Hola, amor... Feliz cumpleaños.

Acá esta la torta.

Hola, chicos.

¿Qué tal, don Antonio? ¿Cómo anda? ¡Hola, querido!

¿Bien? Bien, todo bien, querido.

Hola. Hola.

¿Qué tal? ¿Cómo estás? Ya nos íbamos.

Yo soy el padre.

Esperá que los acompaño.

¿No te podías tomar un taxi e ir después?

¡No! ¡No!

¡Te perdiste el cumpleaños de tu hija, Simón!

¡Pero qué fácil que es todo para vos!

¡Estoy harto de que me roben la plata!

El cordón estaba absolutamente despintado.

¿Vos tenés idea de la indignación que a mí me produce eso?

¿Vos tenés idea de la indignación que me produce

que siempre encuentres una excusa para todo?

¿Que culpes a la sociedad por todo?

Hoy fue la grúa, ayer había sido el tránsito,

mañana va a ser la manifestación,

la verdad es que vos perfectamente podrías haber salido con tiempo,

me podrías haber ayudado a organizar las cosas,

y hubieses estado para recibir a los amiguitos de tu hija.

Pero no, todo es prioritario menos tu familia.

No.

Y yo como una pelotuda pienso que vas a cambiar.

¿Y sabés qué? La sociedad no va a cambiar.

Vos no vas a cambiar.

Y yo estoy cansada.

¿Qué significa eso?

El ingeniero sos vos, calculalo.

El gobierno habilita una empresa privada

para que levante guita en pala, obviamente a cambio de una comisión

para los funcionarios que nosotros mismos elegimos.

Indignante, pero es así.

Tenés dos caminos:

O pagás y trabajás un poco, o te revienta el corazón del estrés.

(Pitido turno)

¿Y sabés, qué, flaco? Yo tengo muchas razones para vivir.

Quiero navegar, viajar por el mundo con mis nietos...

No te calentés.

"Take it easy". Hum.

(Pitido turno)

¿Qué tal? Buen día. Buen día.

Mirá, me hicieron esta multa.

Yo ya pagué el acarreo, pero hay un error,

porque el cordón estaba despintado.

¿Me permite? Sí.

Son 560 pesos.

Mirá...

Yo estoy un poco nervioso, te pido que por favor me escuches.

Sí.

El cordón estaba sin pintar.

Creo que deberías mandar a alguien donde me levantaron el auto,

para verificar que tengo razón.

Después, en nombre del gobierno, pedirme disculpas,

porque tengo razón, devolverme la plata del acarreo,

e indemnizarme por todo este tiempo que me están haciendo perder.

El acta de infracción dice que el auto estaba mal estacionado,

y eso se considera prueba suficiente.

La multa son 560 pesos que usted tiene que abonar sí o sí.

Si no paga, empiezan a correr los intereses.

¿Vos me estás escuchando?

Prueba suficiente, las pelotas.

¡Te estoy diciendo que el cordón estaba sin pintar!

Primero le voy a pedir que no me insulte, estoy trabajando.

Segundo, usted debería informarse sobre cómo funciona la ley.

Que desconozca las normas

no implica que esté exento de pagar las consecuencias por incumplirlas.

Usted mañana mata a alguien y dice: "No sabía que no se podía matar".

Va preso. Está bien, por ahí nadie se lo explicó, pero va preso igual.

¿Se entiende?

Este ejemplo que acabás de dar es bastante desacertado.

Con ese criterio yo tendría que saber de memoria

en qué calles se puede estacionar y en las que no,

independientemente de que estén bien o mal señalizadas.

Exacto.

La información está disponible

en la página del Departamento de Tránsito.

Bien... Necesito hablar con un superior tuyo, por favor.

No hay ningún superior.

¿Ah, no? Ajá.

¿Sos el presidente de la república, pelotudo?

Caballero, hay mucha gente.

Si usted no quiere pagar, por favor déjeme seguir atendiendo.

¿Qué se siente ser un chorro? Decime, contame.

¡Seguridad! Cabina siete.

¿Llamás a Seguridad? ¡Qué bien!

Estoy haciendo un reclamo, me defiendo como ciudadano

y soy un delincuente, llamás a Seguridad.

¿Querés llamar a Seguridad?

¡Llamá a Seguridad! ¡Llamala!

(Alboroto)

¡Llamá a Seguridad ahora! ¿Qué hacés? ¡Dejame!

Firme acá, por favor.

¡Querido! ¿Qué hacés?

¿No te violaron, no?

No se puede creer.

La verdad, no se puede creer.

¡Qué locura!

Seija mandó al abogado de la compañía y pidió que se hiciera cargo de todo.

Al fin un poco de buena onda, porque la verdad que últimamente...

Sí, buena onda más o menos.

Aparece tu nombre, tu apellido,

se menciona que sos ingeniero en la firma...

A los socios de Seija no les gustó un carajo lo que hiciste.

El gobierno de la ciudad es uno de nuestros principales clientes.

Te van a desvincular, Simón.

Ya lo tienen decidido.

(ABOGADA) Entiendo que ahora está sin trabajo, señor Fischer.

Sí, ¿por?

¿Eso es un crimen?

Yo no dije que fuera un crimen, no.

No, pero me pareció percibir cierto tono condenatorio.

No es un crimen pero bueno, sí un problema

a la hora de hacerse cargo de la mensualidad para su mujer, ¿no?

La doctora se refiere a la cuota alimentaria para Camila

que incluye vestimenta, colegio, obra social...

Discúlpeme...

De la anualidad de mi mujer me hago cargo desde que la conozco.

Y a mi hija no le va a faltar absolutamente nada.

Si yo tengo un problema, quédese tranquila que lo voy a resolver.

Bueno, por suerte la señora Malamud sí está trabajando en la actualidad,

así que no vemos ninguna necesidad

de otorgarle al señor Fischer la tenencia compartida.

Perdón, perdón.

Yo me vengo haciendo cargo de todo desde hace años,

y por un mes en el que ella tiene trabajo y yo no,

¿no tengo derecho a compartir la tenencia de mi hija?

Espero que el juez tome conciencia de la injusticia de esta situación.

Lo que no va a tomar a bien el juez seguro,

es la violencia hacia su mujer...

¿Qué violencia, a ver?

Yo estoy describiendo una realidad.

¿Dónde está la violencia? ¿Dónde la ve?

Veo violencia, señor Fischer, en muchas partes.

Veo violencia al salir a la calle,

veo violencia al prender la televisión.

Sin ir más lejos veo violencia, por ejemplo,

en un artículo en este periódico,

y estoy convencida que mientras menos contacto tenga

una criatura con episodios por el estilo,

mejor será para su integridad psicofísica.

Victoria, ¿vos me querés sacar a mi hija?

No, no es eso, no te quiero sacar a tu hija, no es eso.

Pero ¿qué pasa? ¿Te estás volviendo loca? ¿Todos?

Muy bien, mi clienta y yo damos por terminada

la instancia de mediación y optamos por el silencio

hasta volver a encontrarnos en Tribunales.

¿Vos no pensás decir nada? ¿Quién te contrató, ella?

(ABOGADA) Haga terapia, señor Fischer.

¿Cómo? Se lo digo de corazón.

(Música)

(RECEPCIONISTA HABLA POR TELÉFONO)

Bueno, pero después charlamos que tengo gente.

Un besito, chao.

¿Qué tal? Hola, buenas tardes.

Soy Simón Fischer, hablé hace unos días

con la secretaria del ingeniero Ederer.

Quedé en traerle mi material. Muy bien.

Déjeme todo a mí y yo se lo doy.

Ay, ¿sabés qué? Preferiría entregárselo en mano,

y si está el ingeniero, sería mejor,

porque me encantaría comentarle una cosa un segundo.

Yo trabajé más de diez años

en la empresa Seija, Raffo, Martínez y Asociados.

No soy un improvisado.

(RÍE) El ingeniero está en obra en este momento.

¿Y su secretaria? Salió a almorzar.

Son más de las cuatro de la tarde.

No manejo sus horarios yo.

¡Uy, no! ¿Sabés qué? Mejor no te dejo un carajo.

Por mí se pueden ir todos a la mierda.

Vos, Ederer y su secretaria.

¡Fundamentalmente su secretaria! ¡Todos a la mierda!

¿Almorzando a las 4 de la tarde? Se creen que uno es un pelotudo.

¿El Chevrolet azul?

(Campanas)

(Música)

(Cajero trabajando)

(Continúa la música)

Vos sos un maleducado, y esto es completamente fascista.

Vale.

-¿Pago primero y discuto después? -Exactamente.

Hasta que no pase una tragedia no van a parar.

(Explosión)

(Alarmas coches)

(Sirenas)

(Música)

Ay, gracias, muchas gracias.

Que los cumplas feliz. Gracias.

Que los cumplas feliz. Gracias.

Que los cumplas, "Bombita"...

Que los cumplas feliz.

(Aplausos y vítores)

(Música)

(Silbido)

(RESPIRA AGITADO)

Papá...

¡Papá! (GRUÑE)

¿Qué pasó?

(RESPIRA AGITADO)

¿Qué pasó, Santiago?

¡Hablá!

(LLORA)

¡Prometeme que no va a ir a la cárcel!

Vamos a hacer todo lo posible.

(TELEVISIÓN) "Sucedió hace instantes. En plena avenida del Libertador,

un conductor atropelló a una mujer embarazada

y se dio a la fuga, no se detuvo a auxiliar a la víctima...".

Santiago, ¡a mí decime la verdad!

¿Qué tomaste? ¿Fumaste marihuana?

¿Eh?

"...aunque no pudieron identificar ni modelo ni patente.

En este momento la policía se encuentra analizando las imágenes

de las cámaras de seguridad que cubren todo el corredor norte

para dar con los datos del propietario.

Atropelló y huyó, otro hecho lamentable de un asesino al volante,

otra vez en la zona norte del gran Buenos Aires".

¿A nombre de quién está el auto? Mío, personal.

¿Declaraste esta dirección? Sí.

(LLORANDO) ¿Qué hice...?

¿Qué hiciste? ¡Nos arruinaste la vida a todos, pelotudo!

¡Ayudalo, Mauricio, por favor te pido, ayudalo!

Santiago, escuchame.

Necesito que me respondas algunas preguntas.

Mirame, Santiago. Santiago...

¿Ibas acompañado en el auto?

¿Eh? (LLORA)

¿Le contaste a alguien lo que pasó?

No.

¿Vamos a ver el coche?

Tiene vidrios polarizados.

¿Te acordás si ibas con las ventanillas levantadas?

Creo que sí.

Hacé memoria.

Sí, sí.

¿Te bajaste del auto para ver lo que pasó

o seguiste de largo?

Seguí... ¿De dónde venías?

De un bar, en el centro.

¿Y alguien te vio llegar o irte con el auto?

No. ¿Tus amigos, alguna chica?

No sé, no me acuerdo. Te juro que no me acuerdo.

(TELEVISIÓN) "Lamentablemente nos acaban de informar

que tanto la mujer como la criatura en camino,

fallecieron en la ambulancia que los trasladaba al hospital".

(Ruido cristales)

"La policía sigue recabando información,

a través de las imágenes de las cámaras de seguridad

y también indagando a los diferentes testigos

que transitaban a primeras horas de esta mañana".

(Ladridos)

(Cortacésped)

Muchas gracias, señora. No, por favor.

Lo que te estoy proponiendo me avergüenza y mucho...

Pero nos conocemos desde hace años

y siento que tenemos esta confianza.

Además, sos padre, sé que también querés lo mejor para tus hijos.

Entonces, pienso que un arreglo como este

quizás te pueda servir.

Si vos decís que te llevaste el auto anoche,

mientras dormíamos, para dar un par de vueltas

y que manejabas en el momento del accidente,

yo te pongo al mejor abogado,

para que te reduzcan la condena lo máximo posible.

Con buena conducta,

en menos de un año y medio estás afuera.

¿Es así? Es así.

¿Es...? Bien.

Y por ese enorme favor yo te ofrezco 500.000 dólares.

Es una cifra que no podrías ganar en toda una vida de trabajo.

Y le asegurás vivienda y educación a tu familia de por vida.

Vos lo conocés a Santiago.

No podría sobrevivir en una cárcel.

No lo resistiría.

(SUSPIRA)

A ver, José...

Sentate un poquito en el auto. Sí.

Agarrá el volante con las dos manos.

Tocalo todo el volante.

Bien.

Habías tomado un poco de whisky. Los patrones estaban durmiendo.

Cuando le viniste a estacionar el auto como siempre

te dieron ganas de ir a manejar un rato.

Si te preguntaban, ¿qué ibas a decir?

Que fuiste a inflar las cubiertas porque las viste bajas.

De repente algo se te cruzó, sentiste un golpe,

y a partir de ahí no te acordás de nada más

hasta que te despertaste acá adentro. ¿OK?

Sí. Bien.

José, no tengo palabras para agradecerle.

No, no, no se toquen por favor, no.

(JOSÉ) Está bien señora.

(SUSPIRA)

Disculpen.

Estoy pensando que, no sé...

Me gustaría charlarlo con mi señora.

¡No!

Ella no puede saber nada, José. Al menos por ahora.

No podemos correr el riesgo de que hable.

¿Y si se quiebra? Pensá en eso.

Se cae el arreglo que hiciste,

y encima vas preso igual por falso testimonio.

Está bien.

(LLORA) Ay, mi amor...

A ver, ustedes dos agarran mi camioneta y se van al campo.

Cuando pasan por un peaje, miran para abajo.

No paran en ninguna estación de servicio.

Y si quieren comprar algo pagan en efectivo,

no usan la tarjeta en ningún lado.

Santiago, vamos.

¡Vamos! ¡Vamos!

¡Vamos!

(Garaje abriéndose)

José, sentate otra vez en el auto, por favor.

Que vaya atrás él. Sí.

Adelantá el asiento.

(Sirenas lejanas)

Ustedes dos váyanse a la habitación y se acuestan a dormir.

No se enteraron de nada, ¿OK?

Vos, tranquilo y en silencio.

Yo me ocupo.

Está bien. Como diga, señor.

¿Mauricio Pereyra Hamilton?

Su abogado.

Estaba por llamar a la comisaría. Pase, por favor.

¡Qué tragedia espantosa!

Hace una hora mi cliente escuchó ruidos en la planta baja,

y pensó que le estaban entrando a robar.

Cuando va al garaje, descubre al casero,

sentado en su auto, borracho, en estado de shock.

Ahí escuchó las noticias, asoció todo y me llamó.

Mauricio Pereyra, el señor es el fiscal en turno.

Buenas. Buenos días.

Y el caballero es José,

que trabaja con la familia desde hace casi cuánto... ¿15 años?

Sí.

(TELEVISIÓN) "Está saliendo en estos momentos

el marido de la víctima, el futuro padre del bebé.

Señor, ¿cómo recibe la noticia? ¿Nos puede dar alguna declaración?

¿Cómo recibo la noticia? ¿Cómo voy a recibir la noticia?".

Apague, no es necesario. Sí.

(MARIDO) "Una sola cosa voy a decir.

El que fue, lo va a pagar.

¿Me estás escuchando?

No importa dónde te escondas, yo te voy a encon...".

Muy bien. ¿Qué pasó, José?

Eh... Perdón. José...

Te recuerdo que podés permanecer callado.

Yo voy a representar al señor Torres por pedido de mi cliente.

Nunca antes hubo un problema y es padre de dos hijos.

¿Podría contarme cómo fue el accidente?

(JOSÉ) Sí... Este, bueno...

Yo siempre le estaciono el auto al señor Mauricio,

y hacía rato que tenía ganas de dar una vuelta en el auto nuevo

y pisarlo un poco al BM, ¿no?

Y anoche...

...había tomado, la verdad.

Y bueno, estaba embalado y salí.

Nunca me imaginé que podía pasar nada, ¿no?

Y bueno, agarré la Libertador y...

...y lo puse en alta.

La verdad que venía rápido, bastante rápido,

y de repente se me cruzó algo, no sé, no distinguí qué era, algo borroso.

Pensé que era un perro,

escuché el golpe muy fuerte... (TOSE)

...y me asusté, pensé que le había abollado el auto a don Mauricio.

Y quería volver rápido para ver si lo podía arreglar

antes de que el señor Mauricio se despertara.

Ajá.

Permiso.

José, ¿sería tan amable

de acomodarse en el asiento del conductor, por favor?

¿Toco? Sí, sí. Agarre el volante.

Recuéstese, tranquilo.

¿Podría cerrar la puerta? Sí.

José, ¿usted nunca usa los espejitos para manejar?

Sí, ¿cómo no los voy a usar?

No, porque así como están solo puede mirar el techo.

Es un milagro que haya atropellado a una sola persona.

No sé, se habrán corrido con el golpe.

¿Todos al mismo tiempo?

Sí...

No.

Yo diría que a este auto lo manejó alguien bastante más alto que usted.

¿Vive alguien más en la casa?

Sí, mi mujer, mi hijo...

El perro.

Al perro déjelo descansar.

A su mujer y a su hijo me gustaría conocerlos.

Sí, cómo no, doctor. Ya les pedimos que bajen.

¿Me das permiso para iniciar una negociación?

(Pasos alejándose)

(Puerta)

(Música)

(SUSPIRA)

¿Todo mal? No, todo bien.

(SUSPIRA ALIVIADO)

Está dispuesto a llegar a un arreglo pero va a ser caro.

Caro, ¿cuánto? Un palo.

¿Dólares?

Vio cómo vivís, la casa que tenés, no va a agarrar por menos.

Lo bueno es que nos maneja todo.

Conoce al comisario, a la mayoría de los jueces,

y nos ayudaría a reforzar la coartada.

¿La del casero? ¿No se lo puede dejar afuera al casero?

No, un responsable tiene que haber, Mauricio.

Hubo dos muertes, salió en los noticieros.

Está bien, pero no sé si tengo tanto dinero en efectivo.

Es un millón y medio de dólares. Ya sé, y también está mi parte.

¿Tu parte?

Yo soy el que te está arreglando todo.

Pero yo le pago fortunas a tu estudio por año.

Pero eso es por otras cosas, Mauricio, estos no son honorarios.

Yo estoy arriesgando mi reputación acá.

Estuve a punto de darle mi camioneta a tu mujer y a tu hijo

para que se escapen.

Estás siendo un poco desconsiderado. ¿De qué cifra estás hablando?

No sé... ¿Otros 500?

¿500? Mirá...

Si querés llamar a otro abogado

está todo muy bien, mi trabajo termina acá.

Andá y cerrá todo, andá.

(SUSPIRA)

¿Todo bien, José?

La verdad es que no.

¿Por qué?

Por ir dos años a la cárcel, ¿cobraré lo mismo que su abogado?

Está bien que sea pobre, pero...

¿Sabés que es muy feo lo que hacés?

¿Feo? Vaya preso usted entonces.

Yo anoche me vi una película de vaqueros, me tomé un Cachamai,

y a las once estaba durmiendo, como siempre.

¿Qué más querés, José? Sé claro, porque no hay tiempo.

El dinero que hablamos y...

...un departamento en Mar de Ajó.

(Puerta corredera)

Mauricio, José...

¿Podemos tener una charla todos juntos?

Mauricio...

(MANIFESTANTES) ¡Justicia! ¡Justicia! ¡Justicia!

Vamos a hablar sin tapujos, señores, porque el tiempo apremia

y no queremos ningún mal entendido.

La historia que armaron se respeta tal cual.

A usted y a los miembros de su familia

los voy a citar a declarar, así que nadie se va de viaje.

Usted va a salir de acá esposado y con la cabeza encapuchada.

Afuera se va a encontrar con la prensa, con gente indignada,

le harán preguntas, lo insultarán, pero usted no dice palabra.

Bien. Hay que evitar la polémica,

permitir que la causa avance sin trabas,

que salga la sentencia y todos contentos.

(SANTIAGO) ¡Aparta, mamá!

¡Es mi vida y tengo derecho a hacer lo que me parece!

Dice que quiere confesar, que quiere salir a la calle.

¡Es lo que corresponde!

Por favor, decile algo. No sabe qué hace.

No, calmate, Santiago. Tiene razón tu mamá.

Esto se arreglará de otra forma.

¿Podés cerrar la puerta y ocuparte vos de Santiago? Por favor.

Sí, sí. Vamos, Santiago.

(JOSÉ) Tranquilo, Santi.

¿Podemos continuar?

A partir de ahora usted va a ser el nexo entre nosotros.

Yo con el señor Pereyra no hablaré más, salvo para declarar.

Y usted, José, evita todo tipo de comunicación

con quien no sea su abogado. Perfecto.

Voy a necesitar dinero en efectivo para gastos operativos,

unos 30.000 dólares que hará llegar el lunes a primera hora.

Perdón que pregunte...

¿Cuáles serían esos gastos operativos?

Afuera hay oficiales, está el comisario.

Si alguien vio o escuchó algo hay que participarlo,

trámites internos...

Debemos estar atentos a cabos sueltos que puedan aparecer.

Si les parece, podríamos...

No tengo inconveniente en pasarle ese dinero el lunes,

pero aclaro que sale del presupuesto acordado, no pongo un centavo más.

Mauricio, por favor...

¡Sí, "por favor"! Eso digo yo. Por favor...

Yo sé que estoy en una situación complicada,

pero no permitiré que me destripen de esta manera.

Mauricio, lo que explica el fiscal es razonable,

no desviemos el foco de atención por 30.000 dólares.

Ponelos vos entonces. Que salgan de tu parte.

(RÍE)

Señores, no es momento de este tipo de discusiones.

Si quieren avanzar, hay que avanzar ya.

O que salgan de la suya si no.

Usted va a cobrar un millón de dólares,

¿y me está pidiendo 30.000 más para contingencias?

¿Quién va a cobrar un millón de dólares?

No, eh... Tiene razón.

El millón de dólares incluye las contingencias.

Lo suyo, más las contingencias, suman el millón.

Mi parte no la toquen, ¿eh?

¿Saben qué, muchachos?

Se cortó... ¡No hay trato!

No, Mauricio, esperá... ¿Cómo que no hay trato?

¡Se cortó! ¡Se cortó! Ya está. ¡Se terminó!

¡No hay nada para nadie!

Mauricio... ¡Para nadie!

¡Santiago!

¿Vos querías confesar lo que hiciste?

Me parece perfecto. ¡Salí a la calle y hacelo!

Yo te di la mejor educación

y vos siempre hiciste lo que se te cantaron las pelotas.

¡Así que ahora jodete, hermano!

¡Mauricio! ¡Mauricio!

Mauricio, calmate. ¿Podemos ser sensatos?

¿Pero qué pasó? ¿Qué pasó?

¡Que son todos una manga de buitres! ¡Eso pasó!

¡Pero se acabó, yo no maté a nadie!

¡Mauricio te lo pido!

¡Lo viste nacer! ¡No le podés hacer esto!

(TELEVISIÓN) "Estamos en el corazón de San Isidro.

Recuerden, esta mañana hubo un trágico accidente en...".

(Música clásica)

(GENTE GRITA FUERA) ¡Justicia! ¡Justicia!

(SUBE EL VOLUMEN)

(SUSPIRA)

Mauricio. ¿Me podés abrir, por favor?

Tengo algo importante para decirte.

Mauricio, ¿podemos hablar un minuto en forma civilizada?

¿Qué pasa? Ya está, llegamos a un arreglo

y los 30.000 dólares se absorben entre todos...

¡Es que no quiero saber más nada! ¡Se terminó! ¡Váyanse de mi casa!

Mauricio, te recuerdo que hay dos muertos.

Si a Santiago lo llegan a encontrar culpable

esto nos va a costar muchísimo más...

José, en cambio, es insolvente.

Por eso, ¿quién va a indemnizar a los familiares de las víctimas?

Que la plata vaya a parar ahí, que es lo que corresponde.

¿La basurita esta cobra un sueldo que sale de mis impuestos?

¡Que investigue lo que pasó!

¿Querés defender a mi hijo? Fijá tus honorarios con él.

Si te los puede pagar... Yo no tengo nada que ver.

¡Hagan lo que tengan que hacer! ¡Laburen, viejo!

Mirá, ya habíamos llegado a un acuerdo.

Es de poco caballero retirarse así. (RÍE)

Yo te pido disculpas si en algo te ofendí,

pero desde que llegué a esta casa

no hago más que defender los intereses de tu familia.

¡Te lo agradezco de corazón! Sos un pan de Dios.

¿Me dejás que hable con ellos,

para ver si puedo mejorar las condiciones?

(Llaman a la puerta)

Permiso.

Bueno, creo que tenemos una propuesta superadora.

José acepta los 500.000 iniciales,

y dice que te olvides del departamento en Mar de Ajó,

y el fiscal y yo compartimos el millón.

Punto. Ni un centavo más.

Eso sí, hay que hacerlo ahora, Mauricio.

Están todos los medios afuera y el fiscal me dice

que no puede demorar un segundo más la entrada del comisario.

¡No! Oh...

Yo pongo un millón en total,

y ustedes se lo reparten como quieran.

¿Cómo un millón en total? ¡Es eso o nada!

Si les va, bien. Y si no, su ruta.

Me golpeás la puerta con cualquier otra propuesta,

y yo mismo salgo a denunciarlos por extorsión, ¡a vos y al fiscal!

Doctor, ¿podría revelar la identidad del imputado?

Por el momento hay secreto de sumario.

Solo puedo adelantar que el caso está casi resuelto.

Hay un único sospechoso.

En pocas horas presentaré el escrito ante el juez.

Muchas gracias.

(MANIFESTANTES) ¡Justicia! ¡Justicia! ¡Justicia!

(HOMBRE GRITA) ¡Cuidado! ¡Cuidado!

(Gritos y golpes)

(Ladridos)

(Sirena)

(Música)

(Risas)

(Aplausos)

(HOMBRE) ¡Siempre en bolas, Bocha!

(Risas)

(Aplausos)

(PRESENTADOR) ¡Y ahora sí!

Llegó el momento de ponernos todos de pie

para recibir con un fuerte aplauso

a nuestros queridos...

¡Romina y Ariel!

(Aplausos)

(Vítores)

(Música)

Déjame al suegro saludar...

Cuídamela, ¿eh? ¡Cuídamela!

No te hagas el inocente. ¡No!

¡Gracias!

Le di unos consejos... (RÍE)

(Continúa la música)

(Gritos)

(Continúa la música)

(Aplausos)

(Música alegre)

(FOTÓGRAFO) Miramos todos acá.

Con permiso.

(FOTÓGRAFO) ¡Whisky!

(TODOS) ¡Whisky!

¡A ver una sonrisa!

Muy bien, muchas gracias, muy amables.

Gracias, ¿eh? Muchas gracias.

¡Bueno, disfruten! (RÍE)

Romina...

¿Sí?

(ACENTO FRANCÉS) Este es un pequeño presente para vos.

¡Ay! ¡Por favor! ¡No, no se hubieran molestado!

El regalo es su presencia.

¿La están pasando bien?

Muy hermoso. ¡Linda sos vos!

¡Tu familia simpática!

Lástima la inseguridad en el país, ¿no?

Anoche a Ronnie le robaron la billetera en restorán

y ni cuenta se dio.

¡Ay, no te puedo creer! ¡Pobre!

No, sí, está tremendo, pero bueno, de a poco...

¡Linda gente! ¿Todos amigos? Sí.

Bueno, esa es la mesa de los chicos del country.

No nos veíamos desde los 13 años,

pero con todo esto del Facebook, nos reencontramos...

¡Con Facebook!

Las de allá atrás son mis compañeras de la facultad

con sus novios...

Bueno, las que tienen, ¿no?

Aquellos son los compañeros de trabajo de Ariel.

(MUJER) ¿La estás pasando bien?

Sí. ¿Vos?

Bien... Todo muy... estándar.

Sos terrible, ¿eh?

Divertite. Vos también.

¿Conoces algún buen lugar para que aprendamos tango?

Sí. No, yo no, pero mi prima seguro que sí.

Ahora se las presento.

(Tono llamada)

(Móvil)

¿Hola?

(Tono llamada)

(Móvil)

Hola, ¿hola? ¿Hola...?

¡Ay, la concha de la lora!

¿Qué pasó?

(RÍE)

Dale, te saco el vino...

No, no me saques el vino... ¡Solo hablame! ¡Quedate acá!

(Música vals)

(Aplausos)

(Aplausos y vítores)

Ariel, ¿cómo se llama esa chica de pelo largo?

¿Cuál? Esa, tu compañera de trabajo.

Lourdes.

¿Por?

No, por nada.

¿Y de dónde conoce Lourdes a tu profesor de guitarra?

¿A mi profesor de guitarra?

Sí.

Cuando hace un par de meses te pregunté

de quién era ese número que cortó cuando atendí tu teléfono,

dijiste que de tu profe de guitarra. Me pareció extraño y lo agendé...

Y es raro que ahora llamo y atiende esta chica, Lourdes.

¿O no? (RÍE)

Mi amor, no tengo idea de qué me hablás.

De verdad te digo. ¿No sabés de qué te hablo?

De eso, Ariel.

Que con todas las empresas de celulares que hay

y todas las promociones que tienen, es rarísimo

que esta chica le comprara la línea a tu profesor de guitarra.

Sobre todo si nunca los presentaste. ¿No es una casualidad increíble?

¿Y? ¿Qué?

Dame una respuesta, si no le pregunto a ella.

Romi, por favor...

¡Romi las pelotas! ¡Contestame lo que te pregunto!

¡Ariel! ¿Toda la mesa 27 sabe que te cogiste a esa mina?

¿Invitaste a todos esos pelotudos a nuestro casamiento? ¿Qué hiciste?

Perdón que interrumpa...

¿No me permite una pieza con el príncipe?

Sí, claro, reina.

Aquí está su príncipe...

(Continúa la música)

¿Qué pasó? ¿Qué? Nada.

(Aplausos)

Romi, ¿estás bien? (LLORA)

¿Qué pasó?

Un segundito, ¿eh?

Romi...

Bocha, ¿me permite un segundito más?

Mi amor...

Mi amor, basta. ¿Podemos disfrutar de la fiesta?

¿Estuviste con esa mina?

¡Por favor te lo pido!

¡Necesito saber!

Sí, mi amor...

Pero para mí no significó absolutamente nada, te lo juro.

Romi, te pido por favor

que no hagamos una escena, fue una estupidez.

¡Soltame! ¡Sacame las manos! Disculpame, cometí un error.

¡Quiero estar sola!

(LLORA)

¿Qué pasó? ¿La viste?

¿A mí me preguntás?

(RESPIRA AGITADA)

(COCINERO) ¿Todo bien?

(LLORA)

¿Querés que llame a alguien?

(LLORA)

¿Pero estás bien?

Evidentemente, bien no estás.

No...

Tranquilizate. ¿Qué te pasó?

Me acabo de enterar de que mi marido me engaña con otra invitada.

¡Uy, qué mal!

¡Y ahora no sé qué hacer!

¡Con toda la gente ahí!

Tranquilizate, estas cosas pasan. Se superan con el tiempo.

Toma.

Si lo querés, a la larga lo podrás perdonar.

Si es tu hombre... ¡No! ¡No sé si lo quiero!

(SE SUENA LA NARIZ)

¡No sé si es mi hombre!

¡Es un pelotudo! Ah, bueno...

Pero entonces aprovechá y pasá a otra cosa.

Y la gente, bueno...

Tampoco vayas a creer que sos la primera engañada del salón.

Además, si vas a tener tan en cuenta la opinión de los otros, ¿viste?

Sonaste, pichona...

¿Nos tranquilizamos?

Mirá...

Si yo fuera vos, bajo...

Acelero todo para que la fiesta termine cuanto antes,

y después, a la noche, tranquila en tu casa, te separás.

Lo que te pasó es terrible, no te lo voy a negar.

Pero hay que salir adelante.

¿Mejor?

(Gemidos)

¿Romina?

¡Vos te vas ya mismo de acá! ¡No decís ni mu!

¡No sabés con quién te metiste!

¡Te voy a sacar hasta el último centavo!

Hasta la última propiedad que tu viejo puso a tu nombre

para evadir al fisco, va a ser mía.

Estamos casados, legalmente casados.

Voy a dedicar mis días

a acostarme con cada persona que me tire un mínimo de onda.

Con todo aquel que me dé un gramito de amor.

Y cuando vos te quieras separar voy a tomar clases de actuación

para sentarme frente al juez con cara de perrito mojado

y decirle que la estoy luchando, que la estoy luchando,

así nuestro matrimonio se prolonga indefinidamente.

Voy a divulgar por Facebook todos tus secretos,

te voy a meter el dedo en la llaga

y revolverlo hasta que llores de dolor.

Vas a padecer tantas humillaciones,

que tu única salida va a ser subirte a un banco y tirarte por el balcón.

Y ahí sí, cuando la muerte nos separe,

cuando tu muerte nos separe, me voy a quedar con todo.

Ariel, Ariel, calmate.

Andá, flaco.

Andá, andá, andá...

Ariel...

(Música alegre)

¡Boluda! ¿Dónde estabas? ¿Todo bien?

(Gritos)

¡No! ¡Paren!

¡Bájenme! ¡Bájenme, boludos!

¡Les digo que me bajen! Está pasando...

¡Gustavo, deciles que me bajen!

Está pasando algo grave, ¡deciles que me bajen!

¡Les estoy diciendo!

¡Marianito! ¡Turco! Cuidado, chicos.

¡Comanche! ¡La puta que te parió, bajame!

¡Boludos!

¡Boludos!

¡No entienden que me tienen que bajar!

(Música)

Pero ¿cómo? ¿Ya se están yendo?

¡Por favor, no! ¡Quédense!

No, es que...

En serio, está todo hablado. No hay problema. ¡Vení, Lour!

(Música)

¡Pará, por favor! Me estoy mareando...

Relajá, que está buenísimo...

¡Basta, en serio!

¿Vos agarraste la época del Italpark o sos más chica?

¿Viste que lo cerraron porque un carrito salió volando?

(Ruido cristales)

(Gritos)

(HOMBRE) ¡Médico! ¡Médico!

Lo amenazó con que le iba a sacar todo,

que se iba a quedar hasta con la última propiedad.

-La vamos a llevar a acostar. -Es lo mejor.

Lamento mucho todo lo ocurrido, igual la fiesta estuvo maravillosa.

Permiso, por favor.

La mayoría de las heridas son superficiales.

Van a cicatrizar bien. De cualquier manera la internaremos

para asegurarnos de que no se cortó ningún tendón.

¿Pero tiene una buena obra social?

Romina, te pido por favor que volvás al salón.

Por favor.

Solo pregunto si tiene una buena obra social.

Perfecto. Quedate adentro.

Estoy bien.

Romi, querida. ¿Estás bien? Sí, sí, sí. No, no...

¿Seguro estás bien? Sí, sí, sí. Quédense tranquilos.

Che, ¿y si aprovechamos este hueco para hacer la torta?

¿Eh?

(Ruido cristales)

Vengan, chicas. Dale, no me dejen así pagando...

Dale, chicas, vamos.

Tuve un momento de mierda, pero bueno,

ahora me quiero relajar, disfrutar de mi casamiento...

No creo que me case otra vez.

¿Va?

(MILI) ¡Romi!

¡Ay, Mili, vos! ¡No lo puedo creer!

¡Una foto con Mili! ¡Foto!

¿Vos no te querés casar con Mili? ¡Ay, no, Romi!

¡Dale!

Demostremos que todo esto es mentira

pero lo del anillo es cierto. ¿No sería espectacular?

No, Romi, no... ¿Eh?

(CANTURREA) ¡Piquito! ¡Piquito! ¡Piquito!

Romina... ¿Sí?

Ahora vendría el ramo, las ligas y el carnaval carioca.

No sé si querés que sigamos, suspendamos...

¡Suspendemos!

Suspendemos.

¡Ay! ¿Pero por qué? ¡Qué mala onda que tenés!

¡Chicas, ahí va!

(Gritos y cristales)

Además todavía falta el pastrón caliente, ¿no?

¿Saben lo que costó? (RÍE)

Decí la verdad, Ariel.

Estuvimos una semana discutiendo que si el pastrón caliente sí o no.

Definimos que sí, lo pagamos, y me lo quiero comer. ¿Puede ser?

Romina, ¡basta! ¡Ay!

Dejemos que la gente se vaya yendo.

No es una pavada lo que estás haciendo.

Date una idea, el abogado de mi familia,

recomendó que te denuncie por amenazas.

Ay...

No me digás que todo esto es un plan de tu mamá...

Romina, en serio, ¡cortala!

Tu mamá es una auténtica "wedding planner".

¡Basta!

¿Qué te hice?

¡No te hice nada comparado con lo que me estás haciendo vos!

(LLORA)

Hijo...

Por favor te pido, tranquilizate.

Por favor.

(AMBOS LLORAN)

¡Dios...!

¡Mamadera!

Filmame esto, Néstor.

Néstor, filmame esto, por favor.

Vos también, vení.

Filmá, por favor.

Si me vuelvo a casar...

Si me consigo un tipo que valga la pena,

voy a poner esto como "blooper" en la pantalla gigante.

No...

Esto me lo voy a ver hasta con mis hijos,

en vez de Dora la exploradora y todas esas pelotudeces

les voy a poner este video.

¡Ya sé! Lo voy a poner en esos portarretratos electrónicos

que quedan haciendo un "loop" todo el día...

(GRITA)

¡Soltá a mi hija, hija de puta! ¡Soltala!

¡Vos quedate en el molde porque cobrás!

¡Te iba a ayudar, Bocha!

Cuca, vení.

(GRITA)

Hija, ¿estás bien?

¡Ah!

(RESPIRA AGITADA)

(HOMBRE) ¡Doctor!

Ocupate de la señora, y ocupate del caballero.

-Sí, bien. ¿Qué tomó? -Tranqui...

No, nada, tuvo un "shock" emocional, no está drogado.

¿Podés caminar? ¿Cuál es el nombre de la novia?

(HOMBRE) -Romina. (MUJER) -Acá, acá.

Hola, Romina. Si eres tan amable, te voy a pedir que te serenes,

así te puedo tomar la presión, ¿sí?

¡Romina! ¡Romina!

Dame una silla, Mauro.

Sentate acá.

¿Pueden sacar el saco, por favor?

Toma asiento, Romi, por favor.

(MUJER) -Sentate. (DOCTOR) -Romina...

¿Estás bien? Tranquila, Romi, tranquila.

Romina...

Romina, Romina...

¿Me traes un vasito con agua?

(MUJER) -Sí, doctor. -Sí, por favor...

Ay, no, Romi, no...

(LLORA) (DOCTOR) Tranquila, Romina.

(LLORA)

Pará, pará, pará. Ariel...

Calmate, Ariel.

(DOCTOR) Tranquila, tranquila.

(Estruendo)

No pasó nada, estamos bien. Estamos bien, ¿sí?

-Tranquila. -No pasa nada.

(Gritos)

-¡Pará, Ariel, pará! -¡No! ¡Ariel!

Tranquilo.

(Música)

(Continúa la música)

Somos Cine - Relatos salvajes - Ver ahora

El éxito, el vértigo, la competencia y la desigualdad del mundo en que vivimos, producen que muchas personas se estresen o depriman. Algunas explotan. Esta es una película sobre ellos. Vulnerables ante una realidad que súbitamente se altera y se torna impredecible. Dirigida por Damián Szifrón con una crítica excelente, esta película obtuvo nueve nominaciones a los Goya en 2015 y se alzó con el galardón a Mejor película iberoamericana. 

La hija de un ladrón (2019)

Reparto: Eduard Fernández, Greta Fernández

No recomendado para menores de 12 años Somos cine - La hija de un ladrón - Ver ahora
Transcripción completa

(Ruido del tráfico)

(Claxon)

(MUJER) ¡Abrid la puerta, coño!

(Chirridos)

(Ruido del tráfico)

¿Qué tal?

Muy bien. ¿Y el niño?

Bien. Me alegro.

Vamos ya, ¿vale?

-Sara.

Este pañuelo es una mierda.

(RÍE)

-¡Las de los servicios!

Va, tira. -¡Gracias!

-Vale. -Venga, vamos.

(Ruido del tráfico)

(TOSE)

(TOSE)

(TOSE)

(TOSE)

Si sabes de algo, me avisas. Sí.

Hasta luego. Adiós.

(MUJER) ...dos pendientes...

Leslie... -Dime.

¿Sabes cuándo es lo de Badalona? No.

¿No te han dicho nada? No. Ya te aviso.

-¿Dónde van con eso?

-No lo sé, pero...

Acuérdate. -Sí.

(BESA)

Sara.

Llama aquí, a ver si hay sitio. Pagan un poquillo menos, ¿eh?

(Ruido del tráfico)

(Tono de llamada)

(Tono de llamada)

(MUJER) "Deja tu mensaje".

Hola, soy Sara. Me ha dado este número Leslie Trapero.

Es por si buscáis a gente. Llamo más tarde.

No lo cogen. ¿Está bien el número?

-No sé, prueba otra vez mañana.

Vale.

(Música pop y vagidos de bebé)

# (MUJER) # Nadie va a quitarme esta pena.

# Nadie va a quitármela.

# Nadie va a quitarme esta pena

# hasta el día que yo me muera... #

(Llanto de bebé y conversaciones)

(EL NIÑO LLORA)

Ya está.

(EL NIÑO BALBUCEA)

-Lo dejo aquí contigo. Gracias.

-¿Qué pasa?

(HABLA EN CATALÁN)

Lo siento, ¿eh?

(HABLA EN CATALÁN)

(HABLA EN CATALÁN)

(EL NIÑO BALBUCEA)

(EL NIÑO SE QUEJA)

(MUJER) Y también la otra fila encima, ¿vale?

Llamas a Carla.

Porque aquí yo tengo que...

(EL NIÑO BALBUCEA) -A las nueve me voy.

¿Y a las nueve mañana?

¡Gracias!

(HOMBRE) De nada. -Vale, Marta...

(Murmullo de conversaciones)

(EL NIÑO SE QUEJA)

¡Eh, Romualdo!

-¡Joder, chaval!

(Toses)

¡Joder! ¿Cómo está...?

(Murmullo de conversaciones)

(MUJER) ¡Hola! ¿Entramos?

(TOSE) (EL BEBÉ SE QUEJA)

(EL NIÑO BALBUCEA)

(Murmullo de conversaciones)

(MUJER) Sí, por ahí...

(EL BEBÉ GRITA)

(EL BEBÉ SE QUEJA)

(EL BEBÉ SE QUEJA)

¿Sara?

¡Ya está, ya está! ¡Sara!

(Canción infantil en televisión)

(SUSPIRA)

(Música del juguete colgante)

¿Qué te ha pasado?

¿Qué? ¿Que qué te ha pasado?

Nada, se me ha hecho tarde.

Está a punto de llegar. Lo siento.

¿Qué te pasa?

¿Habéis comido? Sí.

(Timbre)

¡Joder!

Hola. ¿Qué tal? -Hola. Bien.

Hola.

Para las dos.

Es de las grandes. Te lo dije.

Le vale a la tuya.

-No, a la mía tampoco. -A ver si consigo

más tallas el próximo día.

(Microondas)

¿A ver? ¿Ya funciona la campana?

No.

¿Por qué? No va el botón este de dentro.

Ah...

Hum...

Se tiene que cambiar, Borja.

Vale...

¿Qué tal la semana?

-Regular.

Fui a la Zona Franca, pero estaban llenos.

-Hace dos semanas, ¿no?

-Sí, no he podido ir a más entrevistas.

-¿Por qué?

-Porque he tenido a la niña mala.

Y yo igual.

¿Y el piso aquel qué? ¿Queda libre? En 20 días me voy a la calle.

-No lo sé.

De momento hay que seguir con lo del trabajo.

-Lo del trabajo ya lo sé.

(Llanto de bebé)

Sara... ¡Sara, que te llora el niño!

Sí.

¿Qué? ¿Qué pasa?

(EL NIÑO LLORA)

(EL NIÑO LLORA)

(RESOPLA) ¡Puta mierda de pañales!

(Móvil)

(EL NIÑO LLORA)

(CHISTA)

Dime.

¿Qué?

(EL NIÑO LLORA)

(SUSPIRA)

Gracias por llamar.

(HOMBRE) Martín, tu hermana.

(MUJER) Ramón, pásale un paño a eso.

-De acuerdo.

-Mañana hay que llamar al de la cerveza.

-¡Uh! Yo no sé dónde está...

¿Dónde vas?

¿Eres mudo o qué te pasa? No.

¡Dame la mochila!

¡Que me la des! -Parad, que tengo que cerrar.

No, yo no me puedo ir. ¡Pues yo cierro igualmente!

¿Y esto?

¿Te ibas?

¿Qué pensabas? ¿Dejarme sola? No...

¿Qué pasa si me quedo sola?

No puedes estar sola.

Lávate la cara, que nos vamos.

(Sonido de grifo abierto)

¿Le ha traído mi padre?

-No, ha venido solo.

-Pero tu padre le ha dicho que viniera. Y encima ni se presenta.

¿Qué te debo?

-No seas tonta, mujer.

Déjalo.

(Música de máquina tragaperras)

Buenas noches.

-¿Os pongo un café o algo?

-No, gracias.

-¿Y tus cosas? Ahí.

-¿Y el chaval? Que no se acerquen.

-Vale.

Te tienes que ir, ¿vale?

Esta semana voy a verte.

Me pido la visita.

Venga, que es tardísimo.

Ten, para pagar.

(Sonido de televisión)

(JADEA)

(Tono de llamada)

"¿Sí?". Hola.

"¿Martín?". No soy Martín.

"(ENTRECORTADO) ¡Mi hija...!".

¿Hola?

¡No te oigo!

"Es la música, que está muy alta".

¡Pues sal del bar y llámame!

"¡Laura! No me cuelgues. ¡Tú eres un cabrón...!".

(Móvil)

(Móvil)

"¿Sara?". Hola.

"¿Por qué te fuiste?".

(JADEA)

Porque me asusté, no por miedo.

"¿Nos vemos el viernes?".

¿No puedes antes?

"No, el viernes".

Vale.

Cuando quieras.

Siempre estoy aquí.

"Pues venga, nos vemos. Cuida del bebé".

(CUELGA EL MÓVIL Y LO DEJA)

¿Qué?

¿Quieres algo?

Lo van a tirar.

Cuidado.

(JADEA)

¿Y funciona?

(EL HOMBRE HABLA EN LENGUA ESLAVA)

Hola.

-Se ha fugado...

-¿Sí?

Sara.

(Murmullo de conversaciones)

-¿Puedo coger?

¿Tienes el carrito o no?

No.

(Voz en lengua eslava)

(Sonido de campana extractora)

¿La quieres?

Sí.

Coge un trapo de ahí. Trae un trapo.

Guárdala.

Ponlo ahí.

Espera, baja. Espérame en el bar.

(Murmullo de conversaciones)

¿Bocadillos hay de jamón?

Ajá. Me pones uno de esos

y... una copa. Vale.

¿Qué hay?

Perdona, pero han abierto tarde la puerta.

¿Qué tal? Bien.

(TOSE)

¿Cómo has salido de prisión? ¿A quién has engañado?

A nadie.

¿Qué tal tú? Estoy bien.

Estás guapa con la coleta.

Muy elegante.

Me has hecho abuelo.

¿Y eso?

No lo sé.

Es bueno tener hijos.

Así no te mueres sola. Ajá.

Por aquí, muy bien.

¿Quieres tomar algo?

No.

¡No estarás embarazada!

Me gusta mucho el nombre, "Joel". Muy bonito.

(SUSPIRA)

¿Quieres uno?

(Ruido)

Eh...

No quiero que veas a Martín.

Te he llamado por eso, para decirte que pediré la custodia.

Pero ¿cómo van a darte la custodia si no tienes nada?

Yo lo tengo todo.

Ah, ¿sí? Sí.

¿Qué tienes? ¡Pues un trabajo!

En una inmobiliaria.

Trabajo de lunes a jueves, los viernes libro.

Enseño parkings y pisos a gente que los compra.

Pero antes alguien los limpiará, ¿no?

Supongo.

La comida.

La comida.

Lo de la boca también.

Ahí. (RÍE)

Le diré a tu hermano que ojo contigo.

Los mentirosos no son fiables.

¡Que te den!

Que te den a ti.

No puedes ser quien no eres.

¿No sabías tú eso?

¿Quién eres tú?

Si quieres el carro, vente.

¡Joder!

(Gritos y voces a lo lejos)

(Música electrónica)

(LLAMA AL TIMBRE)

(SUSPIRA)

(LLAMA AL TIMBRE)

(A LO LEJOS) Ya va.

(SUSPIRA)

¿Y la comida dónde está?

Está en la nevera.

(HABLA EN CATALÁN)

La guardé para que no se estropeara.

¿De quién es el piso?

De los padres de Laura.

(HABLAN EN CATALÁN)

-(HABLA EN CATALÁN)

Cógelo todo, ¿eh?

No se te olvide nada, que...

(RÍE)

(EL PERRO LADRA)

(RÍE) -(RÍE)

¿Y los yogures?

Nos los comimos. Iban a caducar.

(Sonido de televisión)

¡Noe! ¿Puedes o no?

¡Sí, ya voy! No te lo tires encima.

(SUSPIRA)

¿Ya está?

(Mensaje de móvil)

"Hola, que la papilla de fruta no la quiere, ¿vale?

Ya lo harás tú con tiempo, no sé.

Le he dado un biberón de leche con cereales y se lo ha bebido".

(MEGAFONÍA) "Salida de Palos

a las 13:00 horas con destino...".

No hace falta que lo bañes, lo haré yo mañana.

Estoy aquí aún. Va con retraso.

Ya llega.

(Claxon)

¿Habrá bastantes pibitas?

-(RÍE) ¡Ya me gustaría!

-Eh, hola.

-Voy a la Estación del Norte.

(CHISTA)

No hacía falta que vinieras.

Sí que hacía.

-¡Oye! -¿Te ayudo con la maleta?

(Murmullo de conversaciones)

Toma.

Bueno...

-Que vaya muy bien.

Que te vaya bien. -Cuídate mucho.

(BESA) Chao.

Chao, tío. -¡Eh!

Que te vaya bien. -Igualmente.

No sabía que iban mujeres.

Sí, claro.

¡Hostia! ¡Corre, se nos escapa el último metro!

A ver si los llamo.

¿Los vas a llamar?

Me gustaría verlos más.

...de ellos sí.

...parada...

(RÍE) Y él...

¿Y qué decías? No, yo no sabía qué decirle.

¿Estará durmiendo?

No sé, ahora vemos.

Hola. Hola, Noe.

¿Qué tal? Bien, ¿y tú?

Bien. (BESA)

¿Qué tal la vendimia? Pues muy bien.

¿Sí? ¿Dónde estabas?

Estaba en Giron, al lado de Lyon.

¿Te vas ya?

Sí, ya mismo. Ah...

Ah, mira.

Le compré esto al niño.

A ver si le gusta.

(RÍE)

¿Qué es?

La mascota de Francia en el mundial.

(Vagido de bebé)

(Vagido de bebé)

(LEJOS) Mira... ¡Ay!

Las sábanas están en el armario del pasillo.

No me las puedo llevar: pesan mucho.

Bueno...

No las laves: están limpias. ¿Esto lo quieres?

No. ¿Me lo puedo llevar?

(BESA) (HABLA EN CATALÁN)

(HABLA EN CATALÁN)

(BESA)

(HABLA EN CATALÁN)

Dame, lo pongo a dormir.

¿Por qué?

Lo dice el pediatra, se tiene que acostumbrar.

La rutina, vaya.

(EL NIÑO BALBUCEA)

Dani, pon la mesa.

(Móvil)

¡Va! Sí, sí. Ya.

(Móvil)

Ten, cuando me den el resto, te lo doy.

Y estas pilas para el aparato.

Gracias. De regalo.

Tenéis genial la casa.

Sí. Y Noe me cae bien.

Ajá.

Creo que a ella le gusta vivir conmigo.

¿Y dónde va a ir ella?

Hay unos pisos en Trinidad que entras dando una patada.

Conoce a un tío ahí. Ajá.

¡Qué hambre!

¿Y qué tal ha ido?

Bien.

Bien, pero querría algo nuevo. No quiero volver.

Ya. Yo busco cada día, Dani.

Algo encontraremos.

(SUSPIRA)

Le pedí a Flora hacer horas en el bar.

El día que hay partido.

Te has pasado la vida

en un bar. Hay más cosas.

Ya sé que hay más cosas. Es un favor que me hace.

(SUSPIRA)

Me voy.

Pero quédate, que es tarde.

No, me iré dando un paseo.

Te puedes quedar arriba, en la litera.

Que no te toco.

(RÍE)

(Mensaje de móvil)

¿Quieres que me lleve al niño? No.

Adiós. (BESA)

(Mensaje de móvil)

Déjame, que me tengo que ir.

No. Va, por favor.

¡Por favor!

¿Qué quieres?

No me pegues así.

¡Que no me pegues así!

¡Va! ¿No te ibas?

(LEJOS) Me piro.

(Puerta)

(EL NIÑO BALBUCEA)

(SUSPIRA) (BALBUCEA)

(BALBUCEA)

¡Flora!

Ten.

Lo recojo luego, ¿vale? ¡Gracias!

Va, espabila.

(Claxon)

(Ruido del tráfico)

(Voz en catalán)

(Gritos de niños)

(Murmullo de conversaciones)

¿Lo vais a querer? ¿Sí?

Hola. Hola. He quedado con Marcel.

(HABLAN EN CATALÁN)

-(ACENTO FRANCÉS) Hola, soy Marcel.

Esto es para vosotros...

Ponedlo...

Póntelo... Y acompañadme.

Vamos.

Preparamos 800 menús al día... Venga, entra, entra, porfa.

Haremos dos turnos: uno por la mañana, uno por la tarde

y cada cocinero tiene su auxiliar, que se encargará de limpiar.

Es un trabajo que consiste en ver, escuchar

y sobre todo... (SILBA) callar.

(RÍEN)

(MARCEL) Cuarto frío,

caliente... Atrás tenemos la zona de lavado,

las cámaras y una salida al patio. Y ahora os esperáis

y os voy llamando.

¿Me toca? (HOMBRE) Sí.

Hola.

(MARCEL) Hola. ¿Tu nombre?

Sara Garrido.

(RÍE) Como mi hija.

¿Tu fecha de nacimiento...?

6 de febrero del 96.

Vale. ¿Y eres de Barcelona?

Sí. Bueno.

¿Tienes hijos? Sí, un bebé.

¿Por qué? ¿Es un problema?

No, para nada, para nada.

Dime, ¿qué has hecho?

¿Dónde has trabajado?

He trabajado de limpiadora y en bares: sé limpiar y cocinar.

No he tenido suerte porque piden lo que no sé hacer.

Pero sí sé hacer esto.

Muy bien.

(CARRASPEA) Soy muy trabajadora.

Por eso vengo, me gustaría trabajar aquí.

Eh... ¿Quién eres?

¿Cómo? ¿Cómo te definirías?

Normal.

Una persona normal. (RÍE)

Pues... quiero verte trabajar, Sara. ¿Eh?

Empiezas con un periodo de prueba

y luego decidiremos si te quedas o te vas.

Pero lo trabajado lo cobras.

¿Tú estás conmigo? Sí.

Bueno, soy Adri.

Sara.

O Adriana, como quieras.

¿Cojo esto? Sí, coge.

Vale, ahora le pones la sal...

Cuidado no te pases... Así está bien.

Un poquito de pimienta...

Eso. Y le falta un poquito de aceite a este pollo.

¿Y con el aparato qué tal?

¿Me oyes bien? Sí.

Luego lo metemos en el horno, ¿vale? 20 minutos, 180 grados.

Vale.

(Ruido)

-¡Joder!

-Espera, que te ayudo.

-¿Quién ha sido?

El nuevo, ¿no? Pues despedido ya, ¿eh?

¡Ni un día has durado!

(RÍE)

¡Ay, los nuevos, los nuevos...!

(Sonido de televisión)

Hola. Hola.

Pasa. No, Flora, me voy ya.

¿Seguro?

Ramón está aquí.

Ya le di de cenar. Vale.

Ten.

Cógelo.

Mañana miramos lo de la fiesta.

Vale, de acuerdo.

Adiós.

(Sonido de televisión)

(EL NIÑO BALBUCEA)

(EL NIÑO GRITA)

(EL NIÑO BALBUCEA)

(EL NIÑO BALBUCEA)

Basta, ¿eh?

(TV) "De esta tierra".

(Música en la televisión)

-(TV) "Hola, soy Anselmo".

(ENCIENDE LA CAMPANA)

(APAGA LA CAMPANA)

(Ladridos)

Eloy.

¿Qué pasa?

(Ruido de compresor)

¿Está tu tito? Sí.

-Buenos días. Buenos días.

¿Desayunas aquí? Sí.

Pasa, he comprado cosas.

(Murmullo de conversación)

Hola. Hemos acabado antes.

(HABLAN EN CATALÁN)

(TOSE)

El otro día vi a uno clavado a tu padre.

No creo. ¿Dónde?

Al lado del campo de fútbol.

No creo.

Eloy, ¿quieres este o este? -Ese.

-Tráeme la leche, por favor.

(RADIO) "Buenos días...". Trae, se lo hago yo.

Eloy, ¿quieres chorizo...?

-Queso. Queso.

(RÍE)

¡Para ya! Levanta, levanta el brazo.

Qué bien, ¿eh? ¿Verdad que sí?

(RÍE)

Me han invitado a ir al Carmelo, a lo de los pájaros.

Me llevo al niño, ¿vale?

Vale. ¿Sí?

Empieza a las 12:00, creo.

Toma. Yo hace mucho que no voy.

Os acompaño.

No hace falta.

Así me quedo con el carro y las cosas.

Como no te conoce, es mejor así.

Mejor hacerlo como tú dices, ¿no?

Pues sí.

Si no, llorará y no vais a poder ver nada.

Bueno, no pasa nada: todos los niños lloran.

Si viviéramos juntos, sería más fácil: ya estaría hecho a ti.

Vale ya, por favor.

Papa. Dime.

(HABLAN EN CATALÁN)

¡Eloy!

Dale un beso al yayo, que nos vamos ya.

¿Y dónde se ha encerrado?

(NIÑO) ¡Yo primero! -Donde las duchas.

¿Y cuánto hace? Pues dos días ya.

No quiere ni comer. Por aquí.

(NIÑO) ¡Ahora bajo!

-¡Sergio, no grites!

¡Venga, baja! Están todos desayunando.

Avísame cuando estés.

(Gritos de niños a lo lejos)

(Voz de mujer a lo lejos)

(Vagido de bebé)

Martín, hola.

Hola.

(EL BEBÉ BALBUCEA)

(BALBUCEA)

(BALBUCEA)

¿Cómo tienes la pierna? Más o menos.

(SUSURRA) Me quiero ir.

(SUSURRA) Ya.

¿Quieres coger a Joel?

(BALBUCEA)

(BALBUCEA)

Cuando tenga trabajo, lo cuidarás tú, ¿no?

(RÍEN AMBOS)

(EL BEBÉ BALBUCEA)

(BALBUCEA)

No quiero que veas al papa.

(BALBUCEA)

(BALBUCEA)

Agarra aquí.

Anda, que ducharte con calzoncillos, Martín...

En fin...

No toques aún: te vas a quemar.

¿Así está bien?

¿No?

Hala...

Venga, a ver.

Mira tú porque yo no me lo sé.

¿Cómo era?

Padre nuestro, que estás en el cielo.

Santificado sea tu nombre.

Venga a nosotros tu reino...

Hágase tu voluntad...

Así en la tierra como en el cielo...

El... Pan nuestro...

De cada día...

Dánoslo hoy...

Y no nos... Ay, perdónanos nuestras deudas...

Así como nosotros...

Perdonamos a nuestros deudores.

No nos dejes caer... tentación...

No te entiendo.

No nos dejes caer en la tentación...

Líbranos del mal...

(AMBOS) Amén.

Cómprame la camisa, ¿eh?

Sí. Acuérdate de verdad.

Que sí.

Ve quitándote el jabón.

(RÍE)

(CHICA) No sabía qué decirle.

(Música pop y voces)

-¿Quieres algo?

Perdona. ¿Me pones una Coca-Cola?

(HOMBRE) Ahora va.

-¿Y los niños?

Con Flora.

¿Ya han cenado? Sí.

Vale.

¿Y tu hermano qué hace?

Nada. ¿Qué?

¿Cuándo te vas? ¡Hum!

El finde.

Me ayuda Borja con la mudanza.

Déjate las uñas.

¿Y dónde vas?

A Premiá.

¡Jo, qué guay!

A la playa.

No te olvides de mí, ¿eh?

Oye, sube la música.

(Música latina)

¡No, tía, no me jodas!

¡Va, un poco! ¿Y el bolso qué?

¡Aquí no pasa nada!

Te voy a echar de menos.

Oye. -Dime.

-¿Os sobran cajas? Estoy de mudanza.

-Sí, sí que sobran. -¿Sí?

¡Que te den por culo! -¡Vete ya!

(NOE) ¿Vengo mañana por ellas? -Sí.

Es mejor a mediodía.

-¿A qué hora?

-Sobre las dos vale. -Las dos.

(MUJER) ¿Vale? Una cosa: no te lo voy a mangar.

Vale.

(NOE) Vale, gracias, ¿eh, Iván?

¡Laura!

(HOMBRE) ¡Que te den! ¡A ti!

Venga, vamos.

-Hasta luego. -Chao.

(Música latina en el local)

(Trueno)

(Móvil)

(Móvil)

¿Sí? (HOMBRE) "¿Sara?".

Sí, soy yo.

"(HABLA EN CATALÁN)"

Ah, hola.

"Te llamo porque ya tienes fecha".

Vale.

"(HABLA EN CATALÁN)"

"Has de ser puntual".

Vale. "¿Puedes?".

Tengo que avisar en el trabajo.

"Sí, ya me llamas tú".

Vale, adiós.

(EN CATALÁN) Marcel. Marcel.

Vale, Marcel. Sí.

El 18 de noviembre no podré venir: tengo un juicio.

Vale, ¿qué día? 18 de noviembre.

Vale, tienes que pedir un justificante, ¿eh?

Con el sello y firmado. Vale.

Venga, vete, vete.

(EN CATALÁN)

(Vagidos de bebé)

¿Qué pasa?

¿Dónde estabas?

Pues trabajando.

¿Mi hermano? Ahí.

(EL SACERDOTE HABLA EN CATALÁN)

No ha querido la camisa.

(EL SACERDOTE HABLA EN CATALÁN)

Sara.

(EL BEBÉ BALBUCEA)

-(EN CATALÁN) Por Jesucristo... (TODOS) Amén.

-(EN CATALÁN) El Señor esté...

(Guitarra)

# (CORO) Tú, que siempre nos perdonas

# porque nos quieres mucho.

-Cuerpo de Cristo. Amén.

# -Tú, que siempre nos escuchas...

-Cuerpo de Cristo. -Amén.

# -Señor, ten piedad.

# Tú, que siempre nos escuchas

# porque... -Cuerpo de Cristo.

# -...nos quieres mucho.

# Tú, que siempre nos escuchas.

-Parece un niño de mi clase.

# (CORO) Ten piedad. #

(Murmullo de conversaciones)

Vamos.

(Campanadas)

Va, Martín.

¿Dónde estabas? Trabajando.

Va. ¡Hazme la foto!

Que no, que no hay foto.

Vamos. Déjale, que está muy guapo.

La pago yo. No.

Venga. Sí, se la hacemos...

¡No! Sara, coge el carrito.

¡Que se haga una foto! Vale ya.

Dame las muletas.

Toma.

Ven aquí.

Martín.

Ponte la camisa.

¿Y el papa? ¿Qué?

¿Se queda ahí solo?

Métete en el coche y póntela.

Que entres en el coche y te la pongas.

¿Dónde aparcamos ahora?

Hola, familia.

-¿Ya estáis aquí?

Dáselo a Ramón y vente.

-¿A ver este niño? ¡Ay!

Duérmelo, tiene sueño. Va.

Muy bien. -¿Cómo ha ido?

¿Qué hago?

Pon las olivas.

¡Flora, las ensaladillas!

¿Qué pasa? No sé, estoy nerviosa.

¡Vale, tranquila!

No, Eloy, no te comas esto aún.

-Tu hermano. ¿Qué?

Martín.

Martín, no me jodas, ¿eh?

Llámalo.

Llámalo y que venga.

¡Para! ¡Martín!

(Música de máquina tragaperras)

¿Qué hay?

¡Martín!

(LLAMA)

¿Qué te pasa, Martín? ¿Celebramos tu...,

tu comunión o qué?

(MUEVE EL PICAPORTE)

Abre, que he venido a verte.

¿Eso te lo has hecho tú?

¿Otra vez? (SUSPIRA)

¿Por qué haces eso?

Sopla.

¿Me lo pones?

¿Y tú?

No sé si está..., si se ha cerrado.

No está cerrado.

Ahora.

A ver...

¿Te gusta?

¿Lloras?

(RÍEN)

Bueno...

(Murmullo de conversaciones)

Nada, tira. -Los niños tienen de todo.

-¡Es tremendo!

Dani, dame unas pinzas para los pollos.

¿Están en la cocina?

Creo que sí.

(NIÑO) Es mía.

¿Quién quiere pollo? (NIÑOS) Yo.

-¡Yo tengo pollo!

¿Tú qué quieres? ¡Yo tengo pollo!

Martín, ¿pata o pechuga? Pata.

Pata.

Para mí, pechuga.

¿Pata o pechuga? -Pechuga.

Pechuga. Mira lo que hace.

(Risas y voces)

¿Pata o pechuga? -Me da igual.

-Abajo y a comer.

¡Eh!

(RÍE) Y lo podéis acompañar con patatitas.

-Sí que es...

-¿Qué te parece? -Igual nos quedamos cortos.

-Tampoco... -Si hay comida de sobra.

-Como es tan cabezota...

Bueno, ya está todo, ¿no? -Unas semanas.

-Alegría. -¡Alegría, alegría!

-¡Alegría! -¡Venga, un brindis por Martín, va!

-¡Un brindis! -¿Todos tenéis vino?

-¡Sí! -Salud.

-¡Por Martín! -¡Por Martín!

-Salud. -¡Chinchín, guapa!

¡Salud! ¡Qué bueno está!

Bueno. -¿Está bueno?

-¡Va, que no se enfríe!

-¡Venga! -¡Se van a enfriar las patatas!

-¡Muy mono!

-Mira. -Las patatas se van...

No falta nada, ¿no? Muy buenas.

-Va, venga. -A comer, que se enfría.

-Qué patatas, ¿eh?

-¿Ha ido hoy? -Sí.

Menos mal al tiempo.

-Sí. -Va, Martín, los regalos.

Venga, va. -A ver si te gusta, cariño.

-¡Anda! ¡Hala!

-¡Qué chulas! -Qué chulas, ¿no?

-¡Ostras! (FLORA) Toma, bichitos.

-Venga.

(RÍE)

¡Hala, campeón! -¡Madre! (RÍE)

-¿Te gustan o no? -Dale tú el nuestro.

-¡Muy bien!

Cuántos regalos, ¿eh?

¿A ver?

-¡Hala! -¡Guau!

-¡Bien! -Para bucear.

-(RÍE) -Mira.

-Es ese. -Sí, sí.

-Debes comprar...

Toma.

Gracias.

-¡Hala! -¡Hala!

(TODOS) ¡Oh! -¡Hala!

Hazme una foto.

¿A ver?

¡Qué guapo!

Es mucho dinero. ¿Qué harás?

No sé.

¿Irte a la pelu, por fin?

Tenemos una música, ¿no? Venga.

Ten, de recuerdo.

(EN CATALÁN) Gracias. -Gracias, guapa.

("Ay, qué dolor", Los Chunguitos)

De recuerdo. -¡Ay, gracias!

-No hace falta, mujer.

Es lo que se hace, ¿no? Gracias.

# (MÚSICA) ¡Ay, qué dolor! # ¡Ay, qué dolor!

-Muchas gracias.

# -¡Ay, qué dolor! -¡Ay!

Gracias, guapa.

Un detalle, Ramón.

-Muchas gracias, guapa.

¡Para!

(RÍE)

Bájame al suelo. ¿Qué pasa?

¡Déjame!

No pasa nada. Bájale.

Para, que le haces daño. Ten.

No sé qué ha pasado.

Venga, Martín.

Mírame, ¿eh? Mírame.

Estate tranquilo, por favor.

(RÍE)

# ...no siento nada...

Un cigarro, búscame un cigarro.

Cris, ¿tienes un cigarro?

Sí, toma.

¿Lo quieres?

¿Lo quieres? Pues ven.

# Si alguna vez te viera

# por la calle pasar, #¡ay, qué dolor! #

(Música a lo lejos)

No te la quites, no tienes otra.

Hueles fatal.

¿Por qué te pones así?

Por la libertad.

(SUSPIRA)

(SUSPIRA)

(HUELE)

(Puerta)

(EL BEBÉ BALBUCEA)

(BALBUCEA)

¿Por qué me miras así?

(SUSPIRA)

(ABRE EL GRIFO)

(Timbrazos y golpes en la puerta)

¡Sara!

(Golpes en la puerta y timbrazos)

¡Sara!

¿Qué?

¿Eh?

¿Qué?

¿Qué tal?

Bien.

Como te has ido así...,

me he preocupado.

¿Estás bien?

Sí, me duele la barriga.

¿Por qué no me abres y te veo?

(CHISTA) Pero baja la voz.

Aquí no puede entrar nadie.

¿Y por qué?

Lo dicen los servicios sociales.

Oye, ¿qué pasa?

No pasa nada, señora. Es que es mi hija.

De visita...

(Puerta)

No hagas ruido.

¿Cuánto tiempo te dejan estar aquí?

Aún me queda.

¿Cuánto?

Pues dos meses.

No me gusta que te mareen, ¿eh?

Me están ayudando.

(ABRE Y CIERRA UN CAJÓN)

(ABRE Y CIERRA UN CAJÓN)

¿Qué buscas?

Te haré algo para la barriga.

No hace falta: me echo y se me pasa.

Ha sido una fiesta de 10. Lo han dicho todos.

¿Tienes un cazo para calentar el agua?

Aquí hay agua.

Vale...

Puedes venirte conmigo.

Hay habitación. Me lo ha dicho Laura.

Pequeña.

A mí eso me da igual.

Y el bebé, si quieres.

Vale.

Bueno...

Aquí...

¡Cuidado! No, deja.

Mañana... estarás mucho mejor.

Y yo seré otro.

¿Puedo coger pan?

Sí.

Que no he cenado nada...

¿Para qué sirven los cuchillos?

Y ponte algo dentro, ¿no?

Jamón o algo.

Anda, ten.

Está bien.

Mira.

(SUSPIRA)

¿Me dejas ver eso?

Nunca he visto uno.

Ten.

(RÍE)

Vale...

Pues me voy.

Vale.

¿Me vas a llamar?

Casi nunca me llama nadie.

Sí.

(Puerta)

(Llanto de bebé)

(Llanto de bebé)

(BALBUCEA)

(ESCUPE)

(BALBUCEA)

(ESCUPE)

(BALBUCEA)

...hace... -Sí, sí, sí.

(Señal acústica)

(HOMBRE) Pero bien, bien. -Sí.

(MARCEL) Toni, vamos a descargar. ¿Okey? Tómate un café.

(CARRASPEA) Buenos días.

De una en una, porfa.

Dos de zanahorias.

Vale. Okey...

Bueno, tres. Sí...

Okey, una más...

Melocotones. Vale, sí.

Sí, ponlo. Y una de nectarinas.

Vale, sí.

¿Y han llegado manzanas?

Sí. Vale.

Esto hasta... Sí. Otra de melocotones.

¿Y quieres trabajar aquí?

Pues quédate.

Venga.

Sí, ya lo puedes entrar.

Tenéis que firmar aquí.

Tenéis que firmar vuestro contrato,

las dos copias...

Y los jefes la firman y el lunes os lo doy.

¿Ya? "Bienvenues dans ma cuisine".

(RÍE)

(Murmullo de conversaciones)

(SUSURRA) Felicidades. -A ti.

(LEJOS) ¡Que no, hombre, que...!

(Risas y voces)

(ADRI) ¡La rubia! ¡Felicidades!

(Aplausos)

¿Estás contenta? -Enhorabuena.

-Vale, vale.

-Al salir, os invito a unas cañas.

-¡Bueno, ya era hora de que nos invitaras a algo!

-A ver si es verdad. Recordádselo.

-Eso segurísimo. -Nada.

-Dame a mí.

(RÍEN) -Yo no hablo.

-¡Bueno, bueno! -¿Qué dices?

-A ti, bueno... -Luego...

-A tu salud. -Felicidades.

Gracias. -Felicidades.

-Bienvenida.

-Invítame a un café.

-Coged unas magdalenitas. -Sí.

-Están buenas, ¿eh? -Sí, sí.

(Vagidos de bebé)

(Vagidos de bebé)

(Vagidos de bebé)

Hola.

-Hola, soy Nuria. ¿Qué tal?

Bien. Encantada.

Sara.

(EL BEBÉ BALBUCEA)

-Hola.

Noe se ha dejado una caja.

¿Es para tirar o se le ha olvidado?

(EL BEBÉ BALBUCEA)

(EL BEBÉ BALBUCEA)

No, es para mí.

-Nuria, cuando acabes, pasas a firmar el registro.

¿Vas a dormir así?

-Sí.

(EL BEBÉ BALBUCEA)

(EL BEBÉ LLORA)

Ten. Ponte esto.

-Gracias.

Está guay el piso, ¿no?

Sí. Estoy muy contenta.

Muchas querrían otro sitio.

(EL BEBÉ BALBUCEA)

¿Cómo se llama? -¿El qué?

El bebé, ¿cómo se llama?

Pau.

(EL BEBÉ RÍE)

Vale, esto no hierve.

-¿Qué pasa con las mesas?

Y, Sara, hay un hombre gritando fuera tu nombre.

¿Por qué gritas?

Coño, para que me oigas.

Estoy trabajando.

¿No te dejan salir o qué?

¿Estás mejor? Sí.

Quedaste en llamar y no lo has hecho.

Ya...

¿Qué pasa?

Ven...

(Señal sonora)

Me ha llegado esto y he alucinado. Ya.

Tengo que... ¿Me vas a llevar a juicio

por lo de..., por lo del niño?

Debo volver: estoy trabajando.

Vámonos los tres.

¿Adónde? A Jaén.

Mi madre quiere verme.

No me puedo ir: tengo trabajo.

Yo me tengo que ir.

He de largarme.

Y tengo un hijo.

Me llevo a Martín.

No te lo puedes llevar.

Que así no se hacen las cosas. ¡Y tiene colegio!

¿Y la habitación?

¿Qué habitación?

Lo de ir a tu piso.

Ah...

No, no puede ser.

Pero ¿cómo que no?

¿Por qué?

¿Y dónde...? ¿Dónde me meto?

¿Por qué me mentiste?

(RESOPLA Y SUSPIRA) ¿Qué?

¡Hostia puta!

Si era mentira, ¿por qué me lo dijiste?

Si era mentira, ¿por qué me lo dijiste?

(Claxon)

¡A mí no me golpeas el coche!

¡No me lo vuelvas a tocar!

(JADEA)

(JADEA)

(Murmullo de conversaciones)

(SUSPIRA)

(Sonido de grifo abierto)

¿Qué?

¿Y las hamburguesas? Lo hice yo.

¿Te vas así?

Venga, ponte a fregar.

-Marcel, ven un segundo.

(Sonido de televisión)

(JADEA)

(JADEA)

(JADEA)

(JADEA)

(SUSPIRA)

(GIME)

(JADEA Y GIME LEVEMENTE)

(SUSPIRA)

(GIME)

(SUSPIRA)

(SUSPIRA)

(Sonido de lavavajillas)

(Voces de niños)

¿Cómo estás?

¿Qué? ¿Cómo estás?

Bien, pero me he mareado.

Pues nos acercamos al médico.

Dame la mochila, la llevo yo.

¿Qué te pasa?

¿Eh?

Ha venido mi padre.

¿A qué?

Dice que se va a Jaén.

Otra vez estoy sin padre.

¿Y por qué no le olvidas?

Porque no puedo.

Lo llevo en la cara.

Me dijo que tenía un cuarto...,

que me fuera a vivir con él.

Y me lo creí.

Escucha, en mi cuarto puedes quedarte si quieres.

O sea, ya buscaremos

una cuna pequeña para que quepa,

ya quitaremos los muebles. No sé, algo haremos.

Y yo puedo dormir en el comedor con un sofá cama.

Mi hermana tiene uno que no usa.

Pues qué pena.

¿El qué?

Que no duermas conmigo.

Va, venga.

(Sonido amortiguado del tráfico)

(Pitido continuo)

(Pitido continuo)

(Pitido continuo)

(Murmullo de conversaciones)

Hola.

¿Qué hay?

¿Me dejas subir al baño?

Vale.

Vamos a pie.

(Sonido de televisión)

(CIERRA LA PUERTA)

¿Me das agua?

Está al fondo.

(Ruido de vasos)

(Sonido de grifo abierto)

Toma.

(Teléfono)

(Teléfono)

Dime.

(Sonido de televisión)

Ajá.

Está aquí... Está llorando.

(Sonido de televisión)

...el parking ese.

Vete.

¿Qué?

Que te vayas.

(TV) "No, no, va, en serio. ¿Qué te pasa?".

-"Déjame ver al niño.

Melanie, por favor. ¡Melanie!".

¿Y el perro dónde está?

Nos lo dieron enfermo.

Papa.

He venido a despedirme.

Si nos vemos mañana.

No quiero que vayas al juicio.

¿Qué dices?

Que te tienes que ir.

Que, siempre que estás cerca, yo creo que me muero.

Y no me puedo morir.

Al final romperás tú la familia.

(JADEA)

Sal de esta casa.

¡Sal de esta casa!

He de coger... ¡Que salgas!

¡El bolso!

¡Déjame coger el bolso y me voy!

(JADEA)

¿Qué? ¿Eh?

¿Qué?

¿Que qué?

(SE QUEJA)

(JADEA)

(SUSPIRA)

Perdóname.

(SUSPIRA)

(TV) "No, era totalmente...

No he acabado de trabajar.

Tienes que...".

No llores.

(SUSPIRA)

¿Qué te ha pasado? Nada.

¡Hola, Joel!

Te he puesto de todo.

Ya sabes cómo va: se levanta sobre las 08:00,

le das el bibe y duerme.

¿Y los dos chupetes?

Están aquí.

También te he puesto pañales y tienes...

algo de ropa y potitos.

Pues te llamo luego y... Y me dices cómo ha ido el juicio.

No, no hace falta.

¿Te vas en bus?

Sí.

Ojalá tengas suerte.

Ya...

Has sido muy bueno conmigo.

El más bueno de todos.

¿Sara?

Soy Xavi, tu abogado. Hablamos por teléfono.

¿En castellano o catalán?

Castellano. Vale.

Pasamos ahora. ¿Quieres ir al baño?

¿No? Vale. Saca tu DNI.

Hola, ¿vais en hora? -Sí.

Eh... Venís por el de las 11:00. -Sí.

-Vale, ahora entráis. Déjame tu carné...

Muy bien. ¿Me das tu DNI?

¿Necesitas un justificante para el trabajo?

Cuando acabemos, subes al juzgado y te lo hacen, ¿vale?

Vale.

-Luego te digo dónde.

Y apaga el móvil. -¿A las 11:00? ¿Tu defendido?

-Pues no lo sé.

-Dame tu carné. -¿Qué tal?

(HABLAN EN CATALÁN)

-Perfecto. -¿Qué tal?

-Ahora os aviso.

(HABLAN EN CATALÁN)

-Siéntate. -Tienes que sentarte ahí, ¿vale?

Vale, está grabando.

-Se procede a la celebración de la vista del juicio oral

con número 578/2018.

La demanda ha sido instada por la señora Sara Garrido Fernández,

española,

y el procedimiento se dirige contra Manuel Garrido Reguera,

mayor de edad y también español.

Están presentes los abogados de las partes. Antes de seguir,

¿hay alguna cuestión que deseen plantear?

¿Han llegado a algún acuerdo?

-No, señoría.

-No, no hay ningún acuerdo.

Llevo todo el día intentando contactar con mi representado,

pero no hay manera.

-¿Por teléfono?

¿No tiene teléfono? -Sí.

Sí tiene, pero no me contesta.

-Bueno, se continuará con la vista con el demandado como no comparecido.

Señora Garrido, levántese.

Alcáncele el micro.

(SUSPIRA)

-No se puede declarar con bolso.

¿Qué? Te lo tienes que sacar.

-He leído la demanda que interpone contra su padre

y donde reclama la custodia de su hermano Martín Garrido...

Moarit.

Moareb.

Moareb. Nacido el 5 de agosto del 2011,

menor y con doble nacionalidad, española y marroquí.

¿Es correcto? Sí.

Vale. La parte demandante, ¿se ratifica en su escrito?

-Sí, nos ratificamos en nuestra demanda.

-¿La parte demandada, igual?

-Sí, señoría.

-Bien, ¿traen nota las partes?

-Sí, documental por reproducida.

La número 1 es un informe del centro donde vive el menor

que acredita a mi cliente como adulto de referencia;

la segunda es un escaneado de un contrato que acaba de firmar

mi cliente, que acredita su situación laboral,

y pedimos un interrogatorio de parte.

-Bien, ¿la otra parte?

-Sí, con la venia, aportamos documental consistente

en documento 1, contrato de trabajo,

y documento 2, última nómina de mi representado.

-Se admiten todas las pruebas. ¿Alegan algo las partes?

(ABOGADOS) No, señoría.

-Muy bien. Señora Garrido, conteste a las preguntas del letrado.

-De acuerdo.

¿La carga de la educación del niño la asume usted?

Sí, lo que puedo. Vive en el centro y lo veo cuando me dejan.

¿Quién asume la relación con el colegio?

La tutora del centro y yo.

¿Cómo se llama el colegio?

Colegio Prim.

¿En qué curso está?

Segundo.

¿Recibe algún tipo de apoyo por parte de su padre?

No.

¿Última visita de su hermano al médico?

Pues... por el pie. Tiene una venda en el pie.

¿Cómo se llamaba el médico?

Fue en urgencias.

Pero tiene médico de cabecera. Sí.

¿Cómo se llama?

¿Cómo?

¿Cómo se llama el médico?

(SUSPIRA)

Javier...

(TITUBEA)

Moyano.

No hay más preguntas.

(SUSPIRA) -¿La otra parte?

-Dígame algo de su hermano, algo que crea que habla de él.

Es muy religioso. Hace poco hizo la comunión.

¿Su hermano le ha manifestado que quiere vivir con usted?

¿Cómo?

Que si le ha dicho que quiere vivir con usted.

Sí, claro.

¿Por qué no querría?

No lo sé.

¿Y cómo es su hermano?

(SUSPIRA)

Pues una persona normal.

Como yo.

Usted dice que se le debería otorgar la custodia del niño.

¿Por qué?

¿Qué puede ofrecerle?

(SUSPIRA)

(SUSPIRA)

(SUSPIRA)

-(SUSPIRA) Bueno, si las partes no tienen inconveniente,

haremos un receso.

(SUSPIRA)

(Pasos)

(XAVI) ¿Qué pasa?

¿Me voy a quedar sola?

(Pasos y puerta)

(JADEA)

(Murmullos de conversaciones)

(Puerta)

(SUSPIRA)

(SUSPIRA)

(Pasos)

(Murmullos de conversaciones)

(Teléfono)

(Murmullos de conversaciones)

(Puerta)

(Murmullo de conversaciones)

(Murmullo de conversaciones)

(Música pop)

# (MUJER) # Nadie va a quitarme esta pena.

# Nadie va a quitármela.

# Nadie va a quitarme la pena

# hasta el día que yo me muera.

# He roto las cartas, # he roto las fotos.

# Me he partido el corazón # con los besos de otro.

# Ya no quiero nada # de esta puta vida.

# Tengo cadenas que no se me quitan

# y no se me olvida, # hago lo que digan.

# Me siento perdida, # por dentro vacía.

# De luto vestida baja a por el pan,

# llora en la cola, # pero sonríe a mamá.

# Baja las persianas, # no quiere saber más nada de nadie.

# Por mí que se mueran.

# Solo son maniquíes # en la fiesta de disfraces.

# Estoy sola en el baño, # las manos llenas de sangre.

# Rezo a Dios # para no pasar más hambre.

# Ya tuve bastante # con haber perdido a mi padre.

# Tengo el alma oscura # desde tiempos inmemoriales,

# corriendo cuesta abajo, # y no hay quien nos salve.

# He tocado a tu puerta, # no quisiste abrirme.

# Con ropa de la iglesia # he tenido que vestirme.

# Cambiaste los cubiertos # porque te daba asco

# que estuviese en tu mesa # comiendo de tu plato.

# Abría los regalos, # era chatarra de la basura

# y los peces flotando muertos.

# Hay bacterias en las columnas

# de cada pared # de esta puta habitación.

# En el juzgado # declarando mi hermano y yo.

# No queremos verlo, # que se pudra en el infierno.

# Si no estamos muertos # es gracias a su coño.

# Es gracias a su coño.

# Es gracias a su coño.

# De luto vestida baja a por el pan,

# llora en la cola, # pero sonríe a mamá.

# Baja las persianas, # no quiere saber más nada de nadie.

# Por mí que se mueran...

# Solo son maniquíes # en la fiesta de disfraces.

# Estoy sola en el baño, # las manos llenas de sangre.

# Rezo a Dios # para no pasar más hambre.

# Ya tuve bastante # con haber perdido a mi padre. #

Somos cine - La hija de un ladrón - Ver ahora

Una oportunidad única para ver actuando juntos, por primera vez, a padre e hija. La película, dirigida por Belén Funes y ganadora del Goya a la Mejor Dirección Novel, cuenta la historia de Sara, una joven de 22 años y un bebé cuyo deseo es formar una familia junto a su hermano pequeño y el padre de su hijo. Su padre, Manuel, tras años de ausencia y al salir de la cárcel, decide reaparecer en sus vidas. Sara sabe que él es el principal obstáculo en sus planes y toma una decisión difícil: alejarlo de ella y de su hermano. Por esta película Greta gano la Concha de Plata a la Mejor Actriz. Disponible a partir del 19 de septiembre.

Barrio (1998), de Fernando León de Aranoa

Reparto: Críspulo Cabezas, Timy, Eloi Yebra, Marieta Orozco, Alicia Sánchez

Cine de siempre - Barrio - Ver ahora

En uno de esos barrios situados al sur de las grandes ciudades, a los que no llega ni el metro ni el dinero, Javi, Manu y Rai son compañeros de instituto, pero, sobre todo, amigos. Tienen esa edad en la que ni se es hombre ni se es niño, en la que se habla mucho de chicas y muy poco con ellas. Comparten también la vida en el barrio, el calor del verano y un montón de problemas. 

La comunidad (2000), de Alex de la Iglesia

Reparto: Carmen Maura, Terele Pávez, Emilio Gutiérrez Caba

No recomendado para menores de 13 años Somos cine - La comunidad - Ver ahora
Transcripción completa

Maullido

Sí, te escucho. Empiezas a trabajar en una discoteca.

¿Qué vas a hacer la contabilidad?

¿Cómo que en la puerta?

¿De gorila?

¿No ves que te pueden matar?

Bueno, luego me lo cuentas todo.

Desde que tengo el móvil, no paras de llamarme.

Perdona.

Que sí, hombre, que te quiero mucho.

Estoy nerviosa con lo del piso.

No he vendido ni uno.

Empecé bien, pero solo la primera semana.

Además, me están esperando desde hace media hora...

...en el portal unos clientes.

Hace un frío que pela.

Llueve a cántaros. Y este trajecito que llevo.

Tú por lo menos puedes ir en chándal.

¿Cómo que de etiqueta?

¿Has tenido que alquilar un esmoquin?

¿Eres tonto o qué?

El traje lo ponen ellos.

¿Cree que los bomberos se compran el casco?

Bueno, luego hablamos.

Vale.

Un beso.

Te quiero mogollón, hombre.

Sí, adiós.

Qué pesadito se pone.

Julia García, de la agencia.

Estaba hablando con un cliente...

...interesado en este piso. Es una maravilla.

Vamos.

Nos lo ha dicho.

Bueno, bueno, bueno.

Atención a las ventajas.

Metro a dos manzanas.

Céntrico.

Colegios para los niños.

Y zonas verdes para que jueguen.

-No tenemos hijos. ¿No tienen?

Mejor. Si le digo la verdad, yo tampoco.

Así se puede ir al cine o al bingo.

No me paso la vida en el bingo. Era un ejemplo.

Se puede ir a todas partes a pie. -No tiene garaje.

No, no tiene.

Garaje no tiene.

Vamos a ver.

Esta debe ser.

Una cosa que quería comentarles...

...es que estos pisos antiguos suelen tener muebles viejos.

Y ese papel pintado tan gracioso de los 70.

-Me lo estoy imaginando.

Hay que echarle imaginación.

Estas casas pertenecen a ancianos.

A gente descuidada.

A veces, está sucio o huele mal.

Pero este no es el caso.

Este es el caso del típico piso alucinante.

Para entrar a vivir. Y está súper equipado.

Con cuadros, lámparas, televisión, radio.

Sofá. Que es un sofá cama, creo.

No, es un sofá de los buenos.

Y esto parece que es cuero.

Cuerazo.

No como lo que tengo en casa.

Siempre que lo enseño me pasa lo mismo.

Me dan ganas de quedármelo.

En gustos no hay nada escrito. Y yo no soy de agobiar.

-¿El dueño vive aquí?

No, me lo habrían dicho.

No, está libre.

Si quieren, echamos unas firmitas y se vienen mañana mismo.

-¿Podemos ver el resto?

Faltaría más.

Vamos al dormitorio.

Pero antes, los armarios. Hay sitio hasta para las escobas.

El dormitorio creo... A ver.

¡Qué maravilla de cama!

Es de dos por dos.

¡Es de agua, como en Las Vegas!

-¿Y el precio?

No he estado en Las Vegas, Dios me libre.

No es una cama de pensión.

Cuando no les apetezca que parezca un maremoto, se quita.

Algún botón habrá por aquí.

¿Cuál es el precio?

¿No se lo han dicho?

Os lo pensáis.

Os voy a dar mi tarjeta.

¡Mmm!

Timbre

Tararea

Pareces el muñeco de un ventrílocuo.

Eso, ríete, que llevo un día...

Cojo un taxi, ¿y a que no sabes a quién me encuentro?

¿A quién? A Antonio Pesadas.

El que trabajaba conmigo. No sé si te acuerdas.

Sí, era insoportable.

Sigue tan pesado, pero de taxista. Ya.

Le echaron. Por lo mismo que a ti.

¡No hice nada para que me echaran, Julia!

Fue un reajuste de plantilla. Pues eso.

Él también sobraba. Yo no sé si sobraba.

Si quieres decirme que sobraba yo...

¡Qué pesadito! Han pasado cuatro años, olvídalo ya.

Eres tú la que me lo recuerdas.

Me estás diciendo que me echaron porque sobraba.

Te diré una cosa. Pesadas puede que sobrase.

Pero yo no sobraba, yo era fundamental.

¿Qué pasa, qué es todo esto?

Es una cena romántica.

¿Esta casa de quién es?

De nadie, por eso.

Soy la única que tiene la llave.

A ver si lo entiendo.

¿Es uno de los pisos que vendes y te has puesto a cocinar?

No te pongas padre responsable. Me sacas de quicio.

Haces lo que te da la puta gana sin consultar con nadie.

Si eso es ponerse padre...

Cuando terminemos, limpiamos y punto.

No tienen por qué enterarse. Te van a echar.

Es un trabajo temporal. En 15 días, estoy en la calle.

Merece la pena. Tiene yacusi.

¿Eh? Hidromasaje, Ricardo.

Y sauna.

¿Finlandesa, seguro?

Pero eso no es lo mejor.

Ven.

¡Aaa!

Esto se mueve. Es que es de agua.

Se puede controlar la temperatura y hacer olas.

¿Y si quieres que se pare?

Habrá algún botón.

¡Oye, oye!

Quita, quita.

Ya sabes que necesito estar relajado para esto.

Llevamos seis meses esperando ese momento de relax.

¿Tanto? Compréndeme, mujer.

Me pone nervioso que entren.

Estamos solos. Ya verás como te relajas.

Déjame a mí. ¿Y ese ruido?

Las tuberías, la calefacción.

No, la tele del vecino. Se oye como si estuviera aquí.

Olvídate de eso y céntrate.

Si nosotros les oímos a ellos, ellos nos oirán a nosotros.

Déjate de paranoias.

Que nos oigan. A lo mejor les hacemos un favor.

Venga.

¡Aa, quítamela!

¿Qué pasa ahora?

¡Qué asco!

¿De dónde salen?

¡No teníamos que estar aquí!

¡No empieces con tu complejo de culpa de colegio de jesuitas!

Somos culpables.

Vale, somos culpables.

Estamos fornicando como bestias degeneradas.

Pero las cucarachas no lo saben.

No busques relaciones extrañas entre ambas cosas.

Tienes razón.

Es que me dan un asco terrible.

A mí también.

Vamos a hacer una cosa.

Cerramos la puerta, vamos al salón...

Recogemos todo y nos vamos. ¡No!

Nos quedamos.

¿Por qué? ¡Porque me da la gana!

En nuestra casa, hace frío.

Esta era una noche especial.

Sí, la noche de Walpurgis.

Julia. No lo digas, ya lo sé.

No te apetece. ¿No te importa?

No, para nada, casi mejor.

Como los lamas.

Nos iría mejor.

En la discoteca, un chaval de esos que se le caen los pantalones...

...me ha dicho que me va a matar por pedirle el carné.

¿A quién se le ocurre? Tú, de gorila.

Les dije que me llamasen para cualquier cosa.

¿Pongo la tele?

¿No te basta con la del vecino?

¡Menuda cenita romántica!

-"El buitre, sepulturero de la naturaleza,...

...devora a los muertos".

"Cuando localizan a un animal muerto,...

...vienen a compartir la presa".

"El chacal se une a ellos".

Ronquidos

"Hasta que no queda más".

Timbre

¿Sí?

¡Dios!

¡Despierta, despierta!

Timbre

¡Dios! Los de las 9.

¡Despierta!

Déjame un ratito más. Ahora te pones mimoso.

¡Cómo sois los tíos!

Tenemos tiempo de algo rápido.

De vestirnos. Llaman.

Quieren entrar. ¿Quién?

Una pareja que busca piso.

¡Coño!

Julia García, les estaba esperando.

Primero, la zona. Atención a las ventajas.

Metro a dos manzanas.

Céntrico, colegio para los niños y zonas verdes para que jueguen.

Ideal.

Maullido

Maullido

Cuero, buenísimo. Este sofá le dura toda la vida.

¿Y esto? Fíjese.

No se mancha ni con patatas.

Ya. Le enseñaré el dormitorio.

Mejor no, mejor les enseño la cocina.

Está súper equipada. Tiene hasta tostador.

Ya le dije que era mejor ver la cocina.

¿Qué es esto?

Es un problema de humedades.

¿Qué hace? -Llamar a los bomberos.

Esto lo arreglamos en un periquete.

Hay que atajar cuanto antes. -Habrán dejado el grifo abierto.

Como se enteren en la agencia, me la cargo.

Sirena

Para, que es aquí.

¡Venga, rápido!

-¿Qué pasa?

-Hoy es el día, señora Encarna.

-¿El viejo? -Ha ocurrido alguna desgracia.

-He rezado para que llegue este momento.

-Que no sea una falsa alarma. -Dios no lo quiera.

Se han dejado un grifo abierto. Deben estar de viaje.

-A ver. -¡Que esta es mi casa!

Disculpe, es esta puerta.

-Señora, por favor.

¡Atrás!

¡Señora, por favor!

¿No tienen otra cosa que hacer?

¿Qué hacéis?

-¡Te he dicho que no salgas con eso, que pareces un travesti!

Llamad primero. ¡No te metas!

Deberían llamar.

-¿No dicen que no hay nadie?

¿Nos han llamado para tocar el timbre?

Yo no he llamado. -Échela abajo.

¿Y si se ha dormido? ¡Qué coño dormido!

Dejas el dedo en el timbre y no abre la puerta a nadie.

Está loco, es un peligro.

Cualquier día se deja el gas abierto.

Eso, dele.

-¡No toque el hacha, que luego pasa lo que pasa!

Va a estar atrancado.

Tiene una barra de hierro. -Y cadenas.

-¿Todavía no han entrado?

-Hay que avisar a María.

-Esto no es el circo. ¿Quién es el administrador?

-Hoy no está.

Se ha ido a Disneylandia.

A la de París.

No a la del Walt Disney.

Es mala suerte que pase hoy.

-¿No es el administrador? -No, no.

¿Y esta quién es?

No la conocemos de nada.

-Es la nueva vecina.

Bueno...

-Julián Chueca, del videoclub.

Nos acabamos de encontrar con su marido.

Enel portal.

-Muy elegante.

Trabaja en un casino. Es crupier.

Nos ha dicho que se iba a la discoteca.

Es una discoteca casino.

¡Ah!

-¿Cómo lo ves?

-Rotaflex.

-¡Todo el mundo para abajo!

Estaba conectado a Internet. ¡Todos para abajo!

-¿Por qué no podemos quedarnos si vivimos ahí?

-¡Porque lo digo yo, señora!

-¡No se ponga chulito!

-¡Abajo! ¡Se queda esa!

-¡Qué pestaza!

¿Qué puta mierda es esto?

-¡Qué asco!

-¿De dónde sales tú? -De mi casa.

He visto la puerta abierta. -Quietecito.

Esto no es una broma.

Aquí está la avería.

Una cañería rota, seguro.

¿Cómo puede vivir alguien aquí?

Yo acabo de llegar. ¿No oyen algo?

Aquí está nuestro amigo. Viendo la tele.

-¡Qué horror!

-¿Qué hacen ustedes aquí?

Está muerto. Claro que está muerto.

Todos los meses nos encontramos con la misma historia.

Llevará semanas muerto.

Es un hombre solo.

Sin familia ni hijos que cuiden de él.

-¿Y este olor? -Este olor.

Es el olor de la carne podrida.

Es probable que el gato se haya alimentado de su cuerpo.

Y les aseguro que no es un espectáculo agradable.

-¡Vamos, joder!

¡Corta el rollo!

¡Joder!

-La botella de ron.

¿Oiga?

La botella de ron.

¿Está usted ahí?

Ron, ron, ron, la botella de ron.

¿Qué hace?

¿Qué busca?

Quince hombres van en el cofre del muerto.

Ron, ron, ron, la botella de ron.

¡Levanta un poco!

¡Joder, tío, que hay que doblarlo!

-¡Levanta un poco y verás como pasa!

¡Equilicuá!

Señora, agarre un poco.

-Juanillo.

-Siempre tan orgulloso y mírale ahora.

-¡Nos vamos a dar una hostia!

-Tranquilos. -¡Tira!

¡Este tío apesta!

-¡Ya era hora, cabrón!

-¿Seguro que está muerto? -¡Ya está bien!

¡Señoras, por favor!

-¡Esta es una casa decente!

¿Es esa?

La del traje de chaqueta. ¿Cómo ha entrado?

Ella llamó a los bomberos.

¡Qué hija de puta!

Un crucigrama.

Golpe

Móvil

¿Sí?

Hola, cariño.

No.

Estoy en una cafetería.

Sí, han venido los bomberos.

Era una tubería o algo así.

¿Por qué les has dicho que el piso era nuestro?

Pues no, no es ninguna tontería.

Si ven que no estamos, pueden enterarse los de la inmobiliaria.

Pasaré allí la noche para disimular. ¿Tú te vas a casa?

Vale, nos vemos mañana.

Cuidado con los chavales de pantalones caídos.

Un beso.

Golpe

(TV) "Todos los toros y mucho fútbol".

"Y, por supuesto, el mejor cine".

"Vía Digital, lo damos todo".

"Y ahora, consigue..."

-"El secreto es Don Limpio".

"Está tirado".

-"Fantástico, has frotado todo".

"Solo te falta mi espalda".

-"Don Limpio hace el trabajo duro por ti".

"El secreto es Don Limpio".

Como se lo cuente a Ricardo, me mata.

Quince hombres van...

...en el cofre del muerto.

Ron, ron, ron, la botella de ron.

Se mueve.

Oye respirar

Timbre

¿Qué haces?

No aguanto más, quiero hablar con esa mujer.

¿Con un cuchillo?

Estás loco.

Dame el cuchillo, que nos buscas la ruina.

Que...

¿Qué pasa, quién viene?

¿Es ella? Cállese, que no oigo nada.

Déjeme ver.

Apártese.

Tengamos la fiesta en paz.

¿Qué?

¿Perdón?

¿Va a sacar la basura?

Eso es, porque con la mudanza tenemos un lío...

Espere un momento.

No se mueva de ahí.

No se preocupe, yo se lo bajo. No, por Dios.

La acompaño.

Si a mí no me importa.

Pero a mí sí.

¿Y su marido?

Agotado. Ya sabe lo que son las mudanzas.

No, no tengo ni idea.

Nací en esta casa y aquí pienso morir.

Aunque no les he visto traer muchas cosas.

El piso estaba impecable.

¿Conocía usted al ingeniero? ¿A quién?

Al antiguo dueño.

No, lo compré por una inmobiliaria.

Jamás vendería por una inmobiliaria. ¿Por qué?

Porque son unos ladrones. Te roban sin hacer nada.

¿Subimos?

Voy a comprar tabaco. Me he quedado sin nada.

Tabaco.

¡No, no, espere! ¿Qué pasa?

Es solo papel.

¡Un momentito, ahora voy!

A mi marido le va el reciclaje.

Reciclaje, reciclaje.

227.

Y tenemos 346.

Son...

...300 millones.

Tranquilidad.

Soy una mujer madura.

Esto es algo que ha ocurrido y ya está.

Hay que tomarlo con naturalidad.

No voy a perder el control por esto.

No.

Soy multimillonaria.

Nada más.

Soy...

...totalmente rica.

Puedo no gastarme un duro y vivir el resto de mi vida de los intereses.

Sin trabajar un solo día.

Puedo dar la vuelta al mundo todas las veces que quiera.

¿Me va a afectar esto a estas alturas de mi vida?

No.

Sigo siendo la misma.

Millonaria.

Pero la misma.

Timbre

Timbre

Timbre

¿Qué haces aquí?

¿Qué pasa, no quieres verme? No.

Sí, pero habías dicho que te ibas a casa.

Si quieres, me voy. ¿Qué te ha pasado?

Se acabó la discoteca. Te han echado.

¡Me he ido yo!

¡Siempre piensas que me echas!

¿Eso ha sido el chaval de los 12 años?

Peor, el dueño.

Aconsejado por el padre del chaval.

He durado dos días.

Soy el rey de los gorilas de discoteca.

¡Soy King Kong!

El gran gorila gilipollas.

¿Quieres una cerveza?

Tenemos cervezas y todo.

¿Nos hemos instalado aquí?

Ricardo, tengo algo muy importante que decirte.

No, no quiero saberlo.

Si es un disgusto, mañana. No, es todo lo contrario.

Imagínate que ocurre algo que lo cambia todo.

Pero todo. O sea, todo.

Un golpe de suerte.

Julia, mírame.

¿Estoy yo para golpes?

No tengo nada.

Me han pegado, me han humillado.

Me siento ridículo.

Prefiero no imaginarme nada.

Si no quieres saberlo, lo dejamos.

¿Te gusta más el Rover o el Mercedes?

El Mercedes. Tiene como clase.

Es elegante. Sí, es cojonudo.

Espero reencarnarme en un hijo de puta y tener uno.

En este vida, no vamos a poner el culo en un asiento de esos.

A menos que cojamos el taxi del pesadas.

El mamón tiene un Mercedes.

Todo esto te está agriando el carácter.

Yo no tengo carácter.

Antes no tenías amargura. ¡Vaya!

Ahora soy un amargado.

¡Me estás llamando amargado, de puta madre!

¿Y tú? Todo el día mirándome por encima del hombro.

¿Cómo? Sí, no te hagas la ofendida.

Reprochándome lo poco que me aguantan.

¿Qué pasa, te han echado?

¿Qué estás diciendo? Lo que oyes.

Ricardo, estás cansado, las cosas no te van bien.

Y lo ves todo negro, pero eso no te da derecho a ponerte borde.

Durante años, el borde ha sacado esta historia a flote.

¿Qué historia?

Lo nuestro.

Nuestra relación, las facturas, el alquiler.

Bueno, vámonos a la cama y mañana hablamos de todo eso.

Antes, vivíamos de mi sueldo y no había problema.

Pero ahora la he cagado y te pones a trabajar...

...para restregarme la mierda.

Para que quede claro que mandas. ¿Crees que no me doy cuenta?

Cena romántica, velas.

Pues a mí me va mal, me va como el culo.

No puedo comprarme un Mercedes. ¡No puedo!

Te iba a dar una buena noticia.

Pero se me están quitando las ganas, te lo juro.

A mí se me quitan las ganas de estar aquí.

¿Adónde vas?

A casa. ¿Sabes por qué no quiero quedarme?

Porque es lo que no vamos a tener nunca y tú no te das cuenta.

No puedo soñar con una casa como esta ni con una tía como la del anuncio.

Claro.

Y te conformas con alguien como yo.

Yo no he dicho eso. Sí, y te ha salido del alma.

Sí, me tengo que conformar contigo y tú, conmigo. ¿Y qué?

Reconozco mis límites y no me paso la vida esperando un golpe de suerte.

¡Ricardo! ¿Qué?

No sabes hasta qué punto has metido la pata.

Atiende a la señora.

-¿Todo bien?

Una maravilla, Quique, el mejor desayuno.

¿No tendrás un periódico? Si no tengo, me lo invento.

Oiga, perdone.

¿Napoleón estuvo prisionero en Elba, en Canarias o en la isla del tesoro?

¿Cómo?

Es el Trivial. Me faltan 10 000 puntos.

Las Canarias no. Debe ser Elba. Vale.

Gracias.

Charly, ¿qué, ligando?

Este es un salido.

Estaba preguntándole por Napoleón.

Está todo el día con la máquina.

Y luego la bronca de su madre me la llevo yo.

¿Qué está diciendo? ¡Qué falta de respeto!

Charly, Charly.

Mi madre no tiene nada que ver.

Eres el del quinto.

Sí, y usted, la nueva. Hola, soy Julia.

Encantado.

Para cualquier cosa...

Me voy, que pierdo el número de la carnicería. 35.

Iba por el 25.

Son 1.525.

Baratito para lo que es Madrid.

¡Huy, huy, huy!

No va a poder ser. ¿No vale?

Sí, mujer, ahora valen todos. En el Banco de España te lo cambian.

Pero estás invitada. ¿Por qué?

-Chao.

-Por Oswaldo, el cubano.

El tío es profesor de baile.

Baila merengue, salsa.

La lambada.

Vamos, es un monstruo.

Cuando le veas, le das las gracias de mi parte.

¿Qué hace?

¿Está usted ahí?

Ya se lo he quitado. Silicona.

Algún hijo de puta que jode las cerraduras.

Imagínese.

La dejo, que tendrá cosas que hacer.

Si me necesita, estoy en el tercero. Hay mucho mangante suelto.

Móvil

¿Sí? Hola, ¿qué tal?

No, estoy en el hospital con mi marido.

Ha tenido un accidente.

Le han pegado una paliza.

Unos 20, con bates de acero.

De esos del fútbol.

Se han ensañado con él.

Por eso no he ido a la agencia.

¿Enseñar un piso, ahora?

Pues me viene un poco mal.

¿Cuál?

¿Otros compradores?

Ya.

¿El de entrar a vivir?

¿Y cuándo dices que vienen?

¿Ahora?

Timbre

Sí, voy ahora mismo. Estoy en cinco minutos.

No, no mandes a nadie.

No es grave, es algo de cabeza o de columna.

No me he enterado con los nervios.

¡Perdona, que se me va la cobertura! Luego hablamos.

Timbre

Timbre

Timbre

Timbre

Timbre

Timbre

Timbre

Buenas. Julia, de la agencia.

Si es mal momento... No, mujer, pasen.

¡Eh!

Atención a las ventajas.

Metro a dos manzanas.

Vosotras sois más de taxi.

Súper céntrico.

Tenéis un bingo aquí al lado.

Colegios, los niños...

Pero vosotras no tenéis niños.

¿Cómo dice? Lo que os va es la tijera.

¿Perdón? -Creerá que tenemos una ferretería.

Lo dice en vuestra ficha.

Momias lesbianas buscan piso para hacer la tijera.

-¡Por favor! -Pero ¿qué dice?

Vosotras os lo pensáis y seguimos en contacto.

-¡Cállate! Adiós.

Hola.

¿Se van de viaje?

Estoy que no paro. Para arriba, para abajo.

Y ahora, el accidente de mi marido. Le llevo ropa al hospital.

¿Qué le ha pasado? Le ha atropellado un camión.

¡Cuánto lo siento! Ha sido espantoso.

El camión llevaba productos químicos y le ha desfigurado la cara.

¡Qué horror!

Ahora sí que no pinto nada aquí. No se preocupe.

No tiene la culpa.

Venía a invitarles a una fiesta.

¿Y cuándo es la fiesta? Esta noche.

En mi apartamento. Celebro el día en que llegué a Madrid.

Un sentimentalismo.

Yo también lo celebraría. No puedo faltar.

Pero ¿y su marido?

Le parece bien lo que yo haga.

En el hospital, no hago más que estorbar.

El escáner, la sonda. ¿Comprende? Claro.

Necesita desconectar.

Eso es. Claro.

¿Cuento contigo esta noche?

¿Hacia las 9?

Genial.

Y gracias por el café.

Ella me desliza y me atropella.

Sé que el día que la pierda.

¡Tu, tu, tu!

Otro rostro y otro cuerpo diferente.

Señor, hemos avistado el objetivo. Esperamos instrucciones.

Tararea "La guerra de las galaxias"

Lo que quiera Dios que sea.

Debimos llevarla al reverso oscuro.

Es el momento de sacar la espada láser.

Fuerza.

Ya siento la fuerza.

Ya viene la fuerza.

Ya, ya.

Fuerza.

La fuerza.

La fuerza. ¡Charly!

¡Abre la puerta, cochino!

¡Ya sé lo que haces, indecente!

¡La fuerza ya viene!

¡La fuerza, la fuerza!

¡Que lo dejes!

Lucía, soy Julia. ¿Te acuerdas de mí?

Eso es. ¡Cuánto tiempo!

Te llamaba para decirte una cosa.

Como trabajas en un banco...

"Bueno, en una sucursal".

Te vas a reír cuando te lo cuente.

Una amiga ha heredado de sus padres dinero en metálico.

"Eso es imposible". No sé, lo tendrían en casa.

Debajo del colchón.

No sabe si tendrá que justificarlo.

"¿Estás en un lío?" ¿Cómo?

No me he metido en ningún lío. "¿Cuánto es?"

La cantidad exacta no la sé. 300 millones.

"¿300 millones?"

Sí, debajo del colchón. Tampoco es tan raro.

"Normal no es". Lo que sea.

Imagínate que una persona se presenta con ese dinero.

¿Qué harías?

Ya.

¿Así, sin pensarlo?

Se lo digo a mi amiga y que haga lo que quiera.

Vale, un beso.

A ver cuándo nos vemos y me cuentas tu vida.

Llamaría a la policía.

¡Imbécil!

Timbre

Es ella.

Atención.

Preparados.

Música

Hola.

Pasa.

No estaba muy animada.

Pero aquí estoy.

¡Menuda fiesta!

Quiero presentarte a alguien que quiere conocerle.

¿Sí? Hola, Julia.

Soy Emilio.

El administrador. Encantada.

¿Qué tal por Eurodisney? Las noticias vuelan.

Llevo aquí un par de días y parece que conozco a todos.

Aquello es como un sueño.

Un paraíso para los niños.

¿Su familia está aquí? No, siguen allí.

No tienen la culpa de que sea el administrador.

Todos los de la fiesta son vecinos, ¿no?

Es una comunidad muy unida, como una piña.

Nos interesa el bien común.

El interés por el edificio.

Algunos estamos aquí desde siempre.

Como Ramona, que nació aquí. Efectivamente.

La conozco desde que éramos niños.

¿Estás segura de que no ha salido de casa?

Desde que subió el cubano, no se ha movido.

No soporto esta situación.

A Emilio se le ocurren unas cosas...

Eso lo he dicho yo mil veces.

Les tiene comido el coco.

¿Usted qué haría?

Ya la hemos traído.

¿A qué esperamos?

Si me dejaran, lo arreglaba en un segundo.

¿Sin que se entere Emilio? Aquí no se mueve nadie.

-¡Esta es nuestra canción!

¡Ánimo!

-¡Yo no tengo ninguna canción!

¡No sea gilipollas!

Baila con el subnormal.

No se lo tenga en cuenta. Es un hombre muy apasionado.

Apasionado. ¿Qué quiere decir?

Que se apasiona por lo que hace.

No le gusta dejar las cosas a medias.

Si yo le contara lo que deja a medias...

Pasamos las noches viendo películas.

A mí no me importa la vida íntima de nadie, ni me va ni me viene.

Sí, pero como últimamente les veo tan amigos...

¡Mira la mosquita muerta!

¡A bailar, que no sabes por dónde viene el aire!

¡Dese luego!

Quítate la chaqueta, que te vas a asar.

Estoy bien así. Ya.

Eres un coqueto y no quieres que vean lo gordo que estás.

Me he dado cuenta de que te has comido todos los canapés.

-¡Qué desgracia para tu primer día!

Sí, la muerte de ese anciano. Horrible.

-Lo decimos por lo de su marido.

Ah, el accidente.

Espantoso.

-¿No le dieron una paliza?

Sí, es cierto, le dieron una paliza.

Fue un accidente porque le confundieron con otro.

-Ya.

¿Conocían al del quinto?

¿Al muerto? -Aquí nos conocemos todos.

-Era muy raro.

-Siempre solo, cerrado a cal y canto.

-Se le fue la cabeza con la quiniela.

¿Le tocó la quiniela?

-Una de 14.

-Eso fue hace mucho tiempo.

-No salía de casa, nos tenía miedo.

-Fíjese qué tontería. Miedo a nosotras.

¡Miedo!

¿Me puedo ir ya? No.

Esto es cosa de todos.

Yo no quería firmar.

Pero...

¿Quieres acabar como el ingeniero? Y deja de beber.

¿Cómo va la cosa?

No lo sé, es muy lista la cabrona.

Pero tiene el dinero.

Eso no lo sabemos todavía.

Ramona la ha visto con unas bolsas. Ramona ve lo que quiere.

¿Por qué no entramos ahora y registramos el piso?

¿Cómo quieres entrar? Cálmate.

Hay que hacerlo bien.

Debimos hacerlo bien desde el principio, Emilio.

Eurodisney.

¡Eurodisney nos ha jodido bien jodidos!

Para una vez que cojo vacaciones...

Música disco

Lo tuyo sí que tiene mérito.

Entrar con los bomberos. -Aquello sería una cueva.

Pues más o menos.

-Y cuando entraste, ¿qué fue lo primero que viste?

Cucarachas, bolsas de basura. Mucha porquería.

-¿Y nada más?

-Vas a pensar que somos unas morbosas.

-Llevábamos años imaginándonos cómo sería.

Pues pregúntenle a él.

Entró conmigo.

-¿Domínguez?

Qué callado se lo tenía.

-Entra en el piso y el mariconazo no dice nada.

-Perdón por dejarte sola. ¿Han sido muy pesadas?

No, son encantadoras. Todos son encantadores.

Son una familia.

He tenido mucha suerte por venir aquí.

Lo malo es que no hay mucha gente joven.

Yo la llamo mi fiesta del Inserso.

Pero les encanta bailar.

Necesitan que les marquen el paso. ¿Te animas?

No, yo solo bailo en las bodas.

Venga. ¡Que no, hombre, que no!

Cantan

¡Ven acá!

No me acompañes, puedo subir sola.

Los cubanos os pasáis de educados. Nos gusta cuidar a las mujeres.

Eso se lo dirás a todas. ¡Y cómo funciona!

¡Chist!

Risas

Nos hemos ido los primeros y juntos.

Yo puedo haber ido a mi casa y tú, a la tuya.

No, tú ya estabas en tu casa.

No tenías que irte a ninguna casa.

Es verdad, qué borrachera.

Estarán pensando lo peor.

No podemos decepcionarles.

Si van a pensar mal de una, que sea por algo.

Lo único...

¿Y tu marido?

Mi marido.

¡Qué pesadez!

No te lo quería decir.

Me han llamado. Ha muerto.

¿De verdad? Como lo oyes.

Le ha dado un infarto.

Pero no quiero pensar en eso ahora, quiero pensar en otra cosa.

Necesitas desconectar. Eso es.

Desconectar.

Es impresionante. Se pueden hacer olas.

Menudo nivel el ingeniero. ¿Le conociste?

No, pero como si le conociera. Todos me habláis de él.

¿En el techo qué te ha pasado?

El dedo de Dios, que me castigó el otro día.

¿Sabes lo que te digo?

Vamos a darle motivos de verdad.

Vamos a profanar esta cama y vamos a hacer algo salvaje.

Espera, espera un momento.

Tengo helado.

Me encanta, pero no te demores.

Se te ha olvidado el helado.

¿Estaban escuchando? No, estaban pegando a Domínguez.

Es Castro, el del tercero. Hay gente que no sabe beber.

Ruido

¿Qué ha sido eso?

¿Qué cosa, mi amor?

En el salón.

Hay alguien en el salón.

Julia.

¡Julia, vuelve!

Ruido

¿Qué es esto?

¿Qué hacen aquí?

¿Cómo han entrado? ¡Salgan de mi casa!

¿Tu casa?

-Vamos. Llamaré a la policía.

¿Seguro? ¡Deja eso!

¿Qué quiere decir?

¡Que eso habrá que verlo!

-No metamos la pata.

Esta no me la da. -Ordinaria.

Lo siento mucho.

-¡Suéltalo, que no es tuyo!

Vámonos.

Vamos a dejarlo. Venga.

¡Es increíble, estaban ahí como si nada!

¡Fuera de mi casa!

Sal de aquí ahora mismo.

Estabais todos de acuerdo.

Todos los vecinos.

¡Has subido para abrirles la puerta!

¿Cómo he podido ser tan tonta y creer que tú...?

¡Vete, vete!

Espero que seas tan inocente como aparentas.

¡Vete, vete!

¡Quieta! ¿Dónde cree que va?

¿Qué le ha pasado? Me quieren matar por su culpa.

Yo no tengo nada que ver. ¡Mentirosa!

Les dijo que yo tenía el dinero. ¿Qué es lo que quiere?

Están abajo esperando. Le quitarán la maleta y nos matarán.

Está loco. ¿Loco?

Ellos están locos.

El ingeniero no aceptó las normas de la comunidad.

No sé de qué me habla. ¡Pues escúcheme!

Cuando vivía el viejo, le vigilábamos día y noche.

Todos los días durante años.

¿Por qué, cómo sabían que tenía el dinero?

Vinieron los del banco y le entregaron dos sacos.

Los 500 millones.

Son 300.

Todos decían que eran 500.

Los he contado.

Es igual.

Todo era como un sueño, una ilusión que nos ayudaba a vivir.

Esperar su muerte y hacernos con el dinero.

El dinero está aquí y lo saben. Busquemos otra salida.

Suba. Mi maleta.

La puta avaricia nos arrastrará al infierno. Ayúdeme.

¡Ayúdeme! -¿Ha vuelto a pararse?

-No le haga caso. Ayúdeme.

-Llama a Emilio. Se ha parado el ascensor.

Que no venga nadie. ¡No se mueva!

Queremos echar una mano.

Métase en sus asuntos.

-¡Aaa!

¡Sáqueme de aquí!

¡La mato!

¿Ha oído, hija de puta?

-¡Ladrona!

Se metió donde no le llamaban.

-Mamá. -¡Vete a tu cuarto!

-¡Me está aplastando, Dios mío!

¡No puedo más!

-Voy a llamar a Emilio.

-¡Aaa!

Dígales que la maleta es suya.

Dígales que la encontró.

¡Aaa!

¡Dios!

-¡Dios, no puede ser!

¡Atrás, venga!

¡Venga, venga, venga!

¡Un grito y te rajo!

¡No! ¡Venga!

¡Adentro!

No, nosotros no.

No tenemos nada que ver.

Ha sido Emilio. El administrador.

Sí.

El pobre viejo vivía en la miseria.

Queríamos que no se lo llevara Hacienda cuando muriera.

¡Qué buena gente!

-¡Cojones!

¡Vamos, seguro que está en el patio!

-¡Ay!

¡Cállate!

Emilio sabe de esto, trabaja en una gestoría.

Nos dijo que si estábamos unidos,...

...podríamos repartirlo sin hacer daño a nadie.

Y os lo creísteis.

Algunos se fueron.

El resto firmamos un papel. Todo a partes iguales.

Una cosa seria.

Pero no pensamos hacer daño a nadie.

¡Que se muera ese si miento!

-¡No, yo no quiero! ¡Cállate!

Vamos fuera.

-¿Qué? Tú también.

¡Venga, fuera!

-¿Vas a matar a mamá? No lo sé.

¡Quieta!

-¡Está aquí!

-¡Avisa a mi marido!

-¡Mujer, recapacita!

-Relájate, charlando se entiende la gente.

En esta maleta, hay dinero para todos.

Tú te has ganado tu parte.

¡No hagas nada, te arrepentirás!

¡Vete o la mato!

Tú no quieres matar a nadie.

Pero vosotros sí.

Voy a salir y pasaré por encima del que sea.

Piensas que lo que le pasó a Domínguez fue culpa nuestra.

Fue un accidente.

Llevaba meses fallando. Es cierto.

Hemos avisado tres veces. No hemos hecho daño a nadie.

-¿Cómo piensas eso? -Somos personas normales.

Habéis matado a Domínguez y ahora me queréis matar a mí.

-Lo que hay que hacer es acabar con ella.

¡Cortarle el cuello! ¡Cierra la puta boca!

Dame la maleta. ¡Una mierda!

Dame la maleta y lárgate.

Habéis puteado al viejo hasta que se murió de miedo en su casa.

No os quedaréis con su dinero.

¡Cabrones de mierda!

-¡Que alguien llame a mi marido!

-Se va a quedar con el dinero.

¿Hemos esperado para esto?

No me dejas pensar.

No hay nada que pensar.

¡O salgo de aquí o monto una carnicería que no olvidaréis!

Vosotros decidís.

-¡Hay que darle el dinero!

¡Hay que darle el dinero! ¡Rápido!

-¡Me la cargo!

-¡Guarda esto!

¡Castro!

-¡Quitaos de en medio!

-La policía.

¿Quién cojones ha llamado a la policía?

Menos mal que han llegado a tiempo.

Soy Gutiérrez, el administrador.

Aquí está el cuerpo.

Ha sido un espectáculo dantesco.

No lo vean. Un desdichado accidente.

Ustedes estarán acostumbrados.

-¿Lleva muchos años de administrador? No sales de aquí ni muerta.

¿Quieres que grite? Grita.

A ver cómo les explicas lo de la maleta.

Perdona, Julia.

Les comentaba que tú fuiste la última persona que le vio con vida.

Sí, pero fue todo muy rápido.

Vayamos a comisaría. ¿Para qué?

Es solo una formalidad.

No, yo salgo de viaje y tengo que coger un avión.

Se va de viaje. Por eso la maleta.

Negocios, un par de días.

Cuando vuelva, hablamos.

-No puede ser.

Cuando haga su declaración, podrá irse.

¿Por qué no lo hacemos aquí?

Yo conozco estas cosas y sé lo que es dejar el papeleo a medias.

Sin la declaración, no se puede hacer nada.

Mujer, es un segundo. Así pueden hacer su trabajo.

Podemos hacerlo en mi casa. ¡No!

No hace falta, lo haremos en la mía.

Gracias por su ayuda, pero nos las arreglamos.

-Arriba, bonita.

-Sube.

Con esto, ya está todo.

-Sí. A lo mejor la llaman del juzgado cuando pase todo esto.

Quería decirles una cosa.

Aquí, en este edificio,...

...está pasando algo que no es normal.

¡Ha pasado lo que tenía que pasar!

Te vas, dejas a tu mujer sola y casi la matan.

Estaba ordenando las cintas.

-De eso nada, allí solo estaba la rubia del mostrador.

-Estaría tomando un café en el bar de Quique. No sé.

-A ver quién lo va a saber.

Estamos vigilando desde las 7.

¿Qué hacemos cuando salga? No lo sé, dame tiempo.

Y si lo cuenta todo. ¿Todo qué?

Lo del ascensor, la fiesta, ¡todo! No puede contarlo.

Tendría que hablar del dinero. ¿No habéis visto cómo la agarraba?

No, no, no es eso, es complicado.

Digamos que ellos llevaban años buscando algo...

...y yo, en un par de días, lo he encontrado.

¿Ellos?

Los vecinos, la comunidad.

Ahora saben que lo tengo y quieren matarme.

-Vamos a ver, ¿qué es lo que ha encontrado?

Señora, ¿qué ha encontrado?

Este piso.

Ya sé que es una tontería, pero es único. Amueblado.

De los que dan a la calle.

Lo encontré casi por casualidad.

Ellos llevan años para conseguir lo que tienen.

La gente es envidiosa.

-¿Y eso qué tiene que ver con el ascensor?

-Cree que quieren matarla porque tiene un piso mejor.

Es absurdo, ¿verdad?

Perdonen, pero es que estoy angustiada.

¿Qué? ¿Todo listo?

Todo en orden.

-Que se marcha.

Haz algo.

Entonces, quizá les apetezca un aperitivo.

¿Qué tal unas cervecitas?

No, gracias, debemos ir a comisaría.

Venga, hombre. Encarna, traiga unas cervezas.

-Ahora mismo, y unas aceitunas.

-Vamos a tomarnos unas cañitas. -Estando de servicio está prohibido.

Venga, unas cañitas no le hacen daño a nadie.

-A mí me sientan de maravilla. ¡Pero no han oído que no quieren!

-Se va con los cuartos.

-Que se nos va.

Julia, una cosa.

-Le llaman.

Eh... Que te has dejado la puerta abierta.

¿Qué?

La puerta. Que se te ha olvidado cerrar la puerta.

Anda, sube.

Es igual, cierra de golpe. ¡Adiós, hasta la vuelta!

Deberías cerrar con llave si vas a estar un tiempo fuera.

Hay mucho atracos, ¿verdad agentes?

-Tiene razón, señora, debería cerrar con llave.

Voy a subir, pero ustedes no se vayan, espérenme.

Enseguida vuelvo. -Vaya tranquila.

Venga, mujer, que vas a perder el avión.

-Dice el policía de abajo que bajen, que se están llevando al muerto.

-Ah. ¿Qué hacemos? ¿Esperamos?

-Déjala, ya bajará. -¿Seguro?

-Sí, hombre, si está majara.

¡Ah!

A mí esto me duele más que a ti, Julia.

Nosotros queríamos que fueras uno más.

Que compartieras la suerte de vivir en esta casa.

Hasta te hicimos una fiesta de bienvenida.

¡Ah!

¿Y cómo nos lo pagas? ¿Eh?

Riéndote de nosotros.

Echando balones fuera, lo más sucio que se puede hacer.

Domínguez no se hubiera muerto si tú no le hubieras traicionado.

¿Qué dijiste? Mitad y mitad, ¿no?

Y a esos mamones que le den por culo.

¡Ah!

Pobre Domínguez, no se merecía este final.

¡Dios! ¿Sabes cuántos años...

...llevo detrás de este proyecto? El esfuerzo...

...que he hecho para ponerles de acuerdo.

He rechazado trabajos...

...muy bien pagados, solo por no marcharme de esta casa.

Sabía que si yo no estaba, todo esto se vendría abajo.

¡Ah!

¿Ves lo que pasa?

¿Ves lo que pasa?

Solo por darles un capricho a los chicos, mis únicas vacaciones...

...en 20 años, y llegas tú y lo jodes todo.

¡Ah!

¿Quién te has creído que eres?

Yo te lo voy a decir.

Eres una puta mentirosa que no tiene dónde caerse muerta.

Ni siquiera eres la dueña de este piso. Pero eso qué más da.

La gente como tú me da pena.

¿Qué estás diciendo?

No te hagas la tonta, sabes perfectamente de qué hablo.

Sois todos iguales, solo pensáis en vosotros.

Seguro que tampoco tienes familia.

Claro, vosotros no queréis responsabilidades.

Solo vivir el presente, disfrutar de la vida a lo loco.

Lo demás os da por culo.

Bueno, pues aquí no.

Aquí somos una comunidad.

García tiene mal la cadera.

Va cada días a comer a casa de su hija, en Atocha.

Necesita un coche pequeño para conducir por la ciudad.

Paquita, la del quinto,...

...tiene 40 años y soltera, ¿sabes por qué?

Porque su boca da asco.

Nadie la ha besado.

Necesita una dentadura nueva.

Está aquí todo, en esta lista, corregida año tras año.

¿Sabes de qué te estoy hablando?

De solidaridad.

¡De respeto! ¡Ay!

Nosotros queremos el respeto hacia los demás.

¡Ah!

Tú no sabes qué quiere decir esa palabra.

Acabe de una vez.

No me digas qué tengo que hacer. Le mató, ¿verdad?

Mató al ingeniero.

No quería vigilar al viejo como los demás.

Solo eran dos horas al día.

Pero no, él estaba por encima de todo.

Como no tenía que mantener a nadie...

Todas las noches juergas hasta las tantas.

Borrachos entrando y saliendo.

No dejaba dormir a nadie.

Estaba destruyendo la comunidad.

Entonces máteme a mí también. ¡Y no me aburra con sus historias...

...de respeto.

Es un farsante y un ladrón.

¡Como yo! ¡Como todos!

Yo no soy un ladrón, no soy un ladrón.

¡Tengo derecho, tengo derecho!

Hicimos la quiniela juntos, como quien dice.

Sin mí, no habría acertado ni un resultado.

Cuando no sabía qué hacer, me lo preguntaba.

Él dijo:

"Sporting, Real Sociedad".

"No".

Dije.

"X".

No sé... No sé...

¡Me salió del alma!

Nadie más en toda España puso X.

Yo solo.

Yo dije: "X".

Cuando me enteré de que le habían tocado los 14,...

...me alegré.

Te juro que me alegré.

Y el viejo no quiso compartirlo.

Como si no existiéramos. Éramos vecinos.

Toda una vida juntos cruzándonos en el ascensor, en el bar.

Para él no significaba nada.

Pudo...

Pudo darnos participaciones, un buen regalo.

Pero no.

Lo quería todo para él...

...el maldito avaro de mierda.

Todas las noches, desde entonces, sueño con ese momento.

Si no hubiera hablado, si hubiera cerrado la boca...

Si no hubiera dicho X,...

...ese cabrón no nos habría arruinado la vida.

¿Te vas a quedar con todo el dinero?

¿Cómo?

Tú no matarías por 30 millones.

Pero por 300 sí.

La gente mata hasta por 15 000 pts.

Necesitabas a tus vecinos. Tú solo no podías controlar al viejo.

Lo pensaste desde el principio. Eso es mentira.

Ya no te sirven. ¿Cómo saldrás de aquí?

Dime. ¿Vas a matar a todo el mundo?

Necesitarás una excusa para sacar la maleta.

Seguro que lo has planeado.

Has tenido 20 años. Lo has pensado todo.

Hasta en cómo deshacerte de tu mujer y de esos niños a los que quieres.

Amo a mi mujer como el primer día.

Será buena mujer si ha aguantado tanto tiempo sin vacaciones.

Pero ahora, con dinero, puedes aspirar a algo mejor.

Cállate.

Alguien que no te reproche lo que hiciste.

Alguien que no desentone en tu chalé con piscina...

...y en tu nuevo descapotable.

Lo has pensado, ¿no?

Métete en la bañera. No quiero manchar el suelo de sangre.

¡Que te metas en la bañera!

¡No!

¡No, no!

¡No!

100, 200, 300, 400, 500....

¿Qué haces?

¿Para qué has comprado esto?

No me distraigas, que me equivoco.

100, 200, 300...

Estaba preocupada. ¿Estás bien?

¡Que sí, mamá! ¡Déjame!

Pase lo que pase, tú no te muevas de casa.

Ya verás como al final todo se arregla.

Teléfono

Teléfono

Teléfono

¿Sí?

Soy yo, ¿quién es?

¿Qué agenciaL?

¡Ah! La inmobiliaria.

Sí. ¿Qué pasa?

Lo siento, pero no te puedo atender.

¿Cómo?

¿Y quién os lo ha dicho?

Un vecino.

Pues sí, estoy viviendo aquí y supongo que estoy despedida.

No te preocupes, en una hora limpio esto.

Bueno, ponle hora y media.

¿Cómo?

¿Que van a venir a visitarlo?

¿No hay más pisos en Madrid?

Timbre

Timbre

Timbre

Timbre

Timbre

Timbre

Timbre

Timbre

Llaves

¿Hola?

Parece que no hay nadie. Adelante.

Bueno, pues este es el pisazo.

Atención a las ventajas. Uno: metro al lado.

Dos: céntrico.

Tres: colegios para los niños y cuatro: zona verde para que jueguen.

Podemos ver la cocina. Está muy bien equipada.

-¿No tiene garaje? -No. Es lo que le falta.

Si tuviera garaje, estaría vendido.

Hola.

Soy Julia García, de la agencia.

¿Qué pasa? ¿Oyes algo?

Deben de ser amigos que han venido a visitarla.

¡Con esto no se oye nada!

Perdonen. Me gustaría hablar contigo.

No faltaba más.

¿Tu nombre? -Javier Pacheco.

¿Y Castro? Hay que avisarle.

Me ha dicho que les diga que está en el bar.

¡Muy bonito!

Voy a buscarle.

No está allí. No quiere que se entere su mujer, ¿comprende?

¿Comprender qué?

Rollo con la rubia.

¿La del videoclub?

¿No lo sabía? ¿No le ve siempre con películas?

Subiendo, bajando...

Desde que está la rubia, ha visto más cine que Garci.

No puede ser.

Está buenísima. Yo me he hecho socio y no tengo vídeo.

¡A mí qué me importa!

¡Y menos la de ese!

Usted me ha preguntado.

¡Que me ha dado una hostia! ¡Más que te tenía que dar!

En cuanto veis un par de tetas,...

...se acabó.

No tenéis más que mierda en la cabeza.

Escucha, Jaime o Javi.

Tienes que hacerme un favor. ¿Yo?

Llamé antes de entrar. Me dijeron que la avisaban.

Has hecho muy bien,...

...Jaime o Javi.

No enseñes el dormitorio.

Ya. ¿Y qué les digo?

Que hay una gotera. ¿Y por eso no lo enseño?

No, tonto.

Digamos que ayer no estaba sola.

Y hoy tampoco estoy sola.

¿Y le ha hecho eso?

El amor es extraño a veces.

Pero tú eres muy joven todavía.

¿Ves como lo de la gotera es cierto?

Con esa gotera no vale la pena enseñarlo.

Como eres nuevo, no lo sabes, pero esto es normal en nuestro trabajo.

Los jefes lo saben. Es un sobresueldo.

En cualquier caso, esperaré un poco antes de empezar a traerme chicas.

Primero hay que encontrar a la chica.

Entonces ¿qué? Hoy por ti y mañana por mí.

Julia.

¿Tengo algo en la cabeza?

Ayúdame.

Julia, ¿qué has hecho? Ven aquí.

Timbre

Julia.

¡Ven aquí!

Julia.

Soy Osvaldo. Abre.

Lo siento, Osvaldo. No te abro.

¿Te ha hecho daño Emilio?

La gente espera su llamada.

¿Quién te manda esta vez? ¿Castro? ¿Ramona?

No. Olvídate de ellos. Yo estoy solo.

Es nuestra oportunidad de escapar.

Van a volver ya. Solo quieres la maleta, como todos.

Claro que lo quiero, pero para compartirlo contigo.

No con ellos. Están locos.

Tengo miedo. Julia.

Ayúdame.

Al aeropuerto hay una hora.

Mañana estaremos muy lejos.

Juntos.

¿Y por qué no? Entre nosotros hay algo.

Y tú lo sabes, Julia.

Nos necesitamos.

Somos dos náufragos.

Como dos náufragos en una isla.

Una isla llena de monstruos.

Vamos, niña, no llores.

Yo no dejaré que te hagan daño.

Ábreme, mi amor.

Te necesito...

...más que nada en el mundo.

Julia, ¿no me oyes?

Tengo el coche abajo. Ábreme.

¿No me oyes, cielo? Ábreme.

¡No, no, no!

Hablan todos

¡La madre que la parió!

-¡Vamos, vamos, vamos!

¡No puede ser, Dios mío! ¡Dios mío, no puede ser!

¡Eh, eh!

¡Ayúdeme!

¡Quieren matarme!

¡Oiga! ¡Oiga! ¿No me ha oído?

¡Ayúdeme!

Móvil

¿Eh?

¡Hombre!

¿Cómo va la cosa?

¡Oiga, oiga!

Mamá.

Mamá.

-¡Niño, coño, tira para allá!

Grita

Tú también querías escapar, ¿eh, viejo loco?

Ruido

Hablan todos

¡Ha cerrado la puerta!

¡Empujad!

-¡Me cago en tu madre, carajo!

Padre nuestro, que estás en los cielos, santificado sea tu nombre.

Sube, rápido.

Julia.

¿Charly? Sí, sí, soy yo.

¡Sube, rápido!

¡Vamos, vamos, vamos!

¿Dónde está la maleta?

Olvida el dinero. No hay tiempo. Ya están aquí.

La maleta es lo primero.

¡La maleta!

¿Adónde vamos?

Era amigo mío, ¿sabes? Pensábamos escapar juntos.

Entonces sabrás salir, ¿no?

Se pasó la vida buscando la salida y va y se muere. No es justo.

¡Será hija de puta!

¡Ya la tenemos!

¡En la azotea!

¡Vamos!

¡A por ella!

¡Serán...! ¡Serán zorras!

¡Tanto empujón!

¡Se van a llevar la maleta!

¡Por ahí! ¡Sube!

Este es mi plan.

Huye y yo los distraigo, como en la película.

¿Qué?

Han Solo distrae a los soldados y Luke y la princesa huyen.

¿Cómo no te puedes acordar?

Esto no es una película.

La fuerza está conmigo.

¡Pero te pueden matar!

Tranquila, mujer, que no pasa nada.

Me haré el tonto, como siempre. Confía en mí.

Demasiado tarde.

La princesa ha huido.

La revolución triunfará.

¡Viva la República!

¿La República? ¿Qué cojones de república?

¡Mira por dónde sale el subnormal!

-¡Dejadlo, que lo vais a matar!

-¡Que no se mueva de aquí! -Vamos, Castro.

Déjalo ya.

-¡Ya hablaremos luego!

¡Te dije que no salieras!

Me dijo que me quería. Nos íbamos a casar.

Debí hacer caso a tu padre...

...y ahogarte en la bañera al nacer.

Sirenas

¡Ya te tengo!

A ver ahora.

¡Ven acá, hija de puta!

¡Es mía!

¡Dios mío!

¡Ayúdenme!

¡Tráela!

Te vas a caer tú sola.

Te vas a caer tú solita.

¡Deja que me vaya y es tuya!

¡Te juro por Dios que no diré nada!

¡Trae eso aquí!

¡Dispara, Ramona!

¡Toma!

¡Dispara otra vez, estúpida! ¡Se va a escapar!

¿Estúpida yo?

¡Verás! ¡Dispara de una puta vez!

-¡Cuqui!

¡A mi cuqui no! ¡Asquerosa!

¡A mi cuqui no! ¡Quítate!

-¿Qué hace, Ramona? -¡Tranquila, tranquila!

¡Todos atrás! Estamos juntos en esto.

¿Quieres que te...? ¡Sí, sí, sí!

¿Qué haces, Ramona?

Gritos

¡Voy a por ti, bonita!

¡No corras, bonita, no corras!

¡Tú sales de aquí, pero con los pies por delante!

¡No, no, no!

¡Te voy a dejar sin un pelo!

¡Dámela ahora mismo, asquerosa!

Querías saltarte la cola.

Suéltame.

¡Querías llevarte todo el pescado, desgraciada!

¿Qué le has hecho a Emilio? ¿Qué le has hecho?

¡Dame la maleta! ¿Quieres irte, guapa?

¡Pues venga!

Grita

¿Qué se siente?

¿Qué?

¿Qué?

¿Qué?

Dame la maleta. Para este viaje no la necesitas.

Se ríe

Dámela.

¡Déjeme, déjeme!

¡No, no!

¡No!

¡Qué mentirosa eres!

¡Cómo te agarras a la maleta!

¡Como si llevaras el alma dentro!

Eres como nosotros.

¡Como todos!

No. Yo no puedo ser como vosotros.

Eso no se elige.

¡Se nace con ello!

Tú lo llevas en la sangre.

Te has llevado a todos por delante.

¡Di que eres como yo!

¡Dilo!

No, Ramona.

Tú nunca harías esto.

Todos se gritan

Llevo 3 días en la Puerta del Sol, hasta que supe que era un bar.

No me dijiste que habías cambiado la maleta, casi me matan.

Lo habrían notado y no habrías podido escapar.

¿Solo por eso?

Quería estar seguro de que no eras como mi madre.

¡Ah!

¿Quieres un caldito?

Con Jerez.

Otro.

¿Qué había en la otra maleta?

Charly, eres un monstruo.

Toma. No te lo mereces.

¡Hostia, Charly!

¿Bailamos? Bueno.

Música

Tararean

¡Ay, Portugal!

¿Por qué te quiero tanto?

¡Ay, Portugal! ¿Por qué me siento tan feliz?

Tararean

Somos cine - La comunidad - Ver ahora

Julia (Carmen Maura), una mujer madura que trabaja en una agencia inmobiliaria, encuentra 300 millones escondidos en un piso. A continuación se traslada al apartamento de arriba y esconde el dinero, pero tiene que enfrentarse a la desquiciada comunidad de vecinos, encabezada por un administrador sin escrúpulos (Emilio Gutiérrez Caba), que hará todo lo posible para retenerla y quedarse con la fortuna.

Siete mesas de billar francés (2007), de Gracia Querejeta

Reparto: Maribel Verdú, Blanca Portillo, Amparo Baró

Somos cine - Siete mesas de billar francés - Ver ahora

Al enterarse de que su padre ha caído enfermo, Ángela (Maribel Verdú) y su hijo Guille van a verlo a la ciudad. Cuando llegan, Charo (Blanca Portillo), la amante de Leo, pone a Ángela al corriente de la situación ruinosa que atraviesa el negocio de su padre: un local en el que se alinean siete mesas de billar. Ángela decide entonces intentar sacarlo a flote

Mataharis (2007), de Icíar Bollaín

Reparto: Najwa Nimri, Antonio de la Torre

Somos cine - Mataharis - Ver ahora

Carmen, Inés y Eva son detectives privados pero no llevan sombrero ni pistola, sino que hacen la compra, cambian pañales y tratan de conservar a su pareja. Mientras trabajan desvelando secretos ajenos, las tres descubrirán que hay mentiras propias que no han sabido ver y verdades que es mejor no revelar. 

El secreto de tus ojos (2009), de Juan José Campanella

Reparto: Ricardo Darín, Soledad Villamil

Somos cine - El secreto de sus ojos - Ver ahora

Benjamín Espósito es oficial de un Juzgado de Instrucción de Buenos Aires recién retirado. Obsesionado por un brutal asesinato ocurrido veinticinco años antes, en 1974, decide escribir una novela sobre el caso, del cual fue testigo y protagonista. Reviviendo el pasado, viene también a su memoria el recuerdo de una mujer, a quien ha amado en silencio durante todos esos años.

7 vírgenes (2009), de Alberto Rodríguez

Reparto: Juan José Ballesta, Jesús Carroza

Somos cine - 7 vírgenes - Ver ahora

Es verano en un barrio obrero y marginal de una ciudad del sur. Tano, un adolescente que cumple condena en un reformatorio, recibe un permiso especial de 48 horas para asistir a la boda de su hermano Santacana. Con su mejor amigo, Richi, se lanza a vivir esas horas con el firme propósito de divertirse y de hacer todo lo que le está prohibido: se emborracha, se droga, roba, ama y vuelve a sentirse vivo y libre. 

Juana la loca (2001), de Vicente Aranda

Reparto: Pilar López de Ayala, Daniele Liotti, Susi Sánchez