Enlaces accesibilidad

Rudolf Häsler, el pintor hiperrealista injustamente olvidado

  • Imprescindibles rescata la agitada vida y la obra de este artista suizo precursor del Nuevo Realismo
  • Rudolf Häsler pasó gran parte de su vida en España pero es desconocido en nuestro país
  • Hablamos con la hija del pintor Ana Häsler, y el director del documental, Enrique Ros
  • ¡No te pierdas el estreno el domingo 5 de abril a las 21:30h por La 2!
     

Por
Imprescindibles - Tráiler sobre 'Rudolf Häsler. Un pintor de Interlaken en el mundo'

¿Te suena el nombre Rudolf Häsler? Posiblemente no. Fue un pintor suizo que, aunque pasó gran parte de su vida en España, fue injustamente olvidado. Hoy, es considerado uno de los precursores del Nuevo Realismo. Con el documental ‘Rudolf Häsler - Un pintor de Interlaken en el mundo’ Imprescindibles quiere dar a conocer su vida y obra para que formen parte de nuestra memoria colectiva.

Del olvido al reconocimiento

Häsler (1927-1999) nació y se crió en Interlaken (Suiza) y fue un viajero incansable, un trotamundos. Recorrió países como EE.UU, México, Japón , China o Austria y pasó largas estancias en el norte de África. En Cuba se casó, fundó una familia, pintó y ejerció como Director Nacional de Artesanía durante el primer gobierno de Fidel Castro. Después del conflicto que tuvo con en el régimen cubano, que explicaremos más adelante, se trasladó con su familia a España. En nuestro país creó lo más importante de su obra. Murió en Sant Cugat del Vallès.

Rudolf Häsler en su taller de Sant Cugat

Rudolf Häsler en su taller de Sant Cugat Imagen cedida por Ana Häsler

¿Por qué Rudolf Häsler no es lo suficientemente conocido? Para Enrique Ros, director del documental, se debe a varios motivos. Por una parte, Häsler vivió y trabajó a caballo entre países muy diferentes lo que dificulta mucho una carrera continua y rectilínea. Además, la situación histórica de cada país era muy dispar: la guerra fría en Suiza, la revolución en Cuba y la dictadura franquista en España. “Tres sistemas y momentos políticos contrapuestos que no funcionaban como vasos comunicantes, sino todo lo contrario.”, señala Ros. 

Asimismo, según el director, “el tipo de arte que ejercía no era precisamente el que, en ese momento, estaba de moda, ni se consideraba vanguardista y Häsler tampoco tenía un galerista personal que promocionara su obra en el mundo del arte.” Sin embargo, después de 20 años de su muerte, Imprescindibles quiere rescatar y revindicar su figura y su obra  con ‘ Rudolf Häsler - Un pintor de Interlaken en el mundo. “Creo que la distancia que tenemos ahora, nos permite atar cabos sueltos y reconocer, finalmente, su extraordinario recorrido tanto el vital como el artístico”, afirma Enrique Ros. Häsler es un artista impresionante, polifacético y fascinante con una biografía insólita, llena de giros y aventuras. Tiene “una obra admirable y profunda que te atrapa y cautiva desde el primer momento.”

Su etapa en Cuba

El documental ilustra el periodo cubano de Häsler con material fílmico original, totalmente inédito hasta ahora. Por ejemplo, se muestra la entrada de los revolucionarios a La Habana y a la alegría popular que desencadenó. “Se trata de películas en 8 milímetros que descubrí en un archivo privado durante mi investigación. Una de las particularidades es que están en color, contrariamente a la mayoría de material conocido de esa época. Así, tuvimos la gran suerte de disponer de imágenes nunca vistas y muy atractivas”, dice el director.

Häsler en una exposición con pintores cubanos

Häsler en una exposición con pintores cubanos Foto cedida por Ana Häsler

Häsler participó en la Revolución cubana de forma muy directa. Se incorporó a una célula y ascendió hasta que llegó a ser Director Nacional de Artesanía. Llegó a ser, después de El Che, el extranjero de más alto rango en el primer gobierno de Fidel Castro. Lo explica su hija, Ana Häsler:

"En Cuba mis padres vivieron en Santiago hasta que, al triunfo de la Revolución, nombran a mi padre Director de Arte y Artesanía del Instituto Nacional de Industria Turística (INIT) en La Habana. Allí, fue testigo del fragüe de la Revolución desde sus inicios, siendo el segundo extranjero más importante del Gobierno cubano después del Ché Guevara. Desde su cargo, que él ejerció con la mirada y el sentido de un artista, no de un político, creó talleres de unos cinco mil empleados desde los cuales se diseñó y se produjo toda la artesanía de la isla que se importaba al mundo."

Durante su etapa en Cuba desarrolló un Cubismo muy colorista, tremendamente fauvista, también pintó murales como el que se halla en el Palacio de Comunicaciones de La Habana.

Obras cubistas de Häsler durante su periodo en Cuba

anterior siguiente
4 Fotos 1 / 4 ver a toda pantalla
  • Uno de los cuadros de la etapa de Häsler en Cuba

    Uno de los cuadros de la etapa de Häsler en Cuba

  • Mural de Häsler que se halla en el Palacio de Comunicaciones de La Habana

    Mural de Häsler que se halla en el Palacio de Comunicaciones de La Habana

De la ilusión e idealismo del proceso revolucionario pasó a los desacuerdos con el régimen. Según Enrique Ros el hecho de no ser miliciano ni miembro del partido sino un artista y un librepensador idealista que quería construir un mundo mejor y no se callaba su opinión hizo que hubiese un progresivo distanciamiento y enfrentamiento con los representantes del poder oficial. Ana Häsler añade que fue destituido y sufrió un juicio sumario:

"Cuando el gobierno cubano empieza a transformarse en un stalinismo puro y duro y todos los sueños de libertad prometidos al pueblo cubano se ven claramente truncados, mi padre empieza a ser sospechoso por no comulgar con las ideologías imperantes y fue sometido a un juicio sumario en el que lo acusaron de toda una serie de barbaridades y mentiras con el fin de llevarlo directo al paredón de fusilamiento."

Finalmente, obtuvo un permiso para abandonar el país junto con su familia y se trasladó a España. Primero a Andalucía y después a Cataluña, donde vivió sus 30 últimos años y donde realizó sus obras maestras.

Un artista en todos los sentidos

A través del documental se ilustran los viajes que Häsler hizo por el mundo a través de sus cuadros. De esta manera, vemos cómo el pintor quería transmitirnos su visión artística de los lugares a los que fue o de las escenas que presenció. El artista pasó por diferentes etapas pero en su madurez desarrolló su estilo personal hiperrealista que explica Enrique Ros:

“Fue uno de los primeros en pintar de forma tan realista, eso en un momento en que estaba en boga, sobre todo, la pintura abstracta y el arte conceptual. En este sentido, es uno de los precursores de la corriente renovadora del realismo con sus vertientes fotorrealistas o hiperrealistas. También era innovador a la hora de combinar varias técnicas y materiales, por ejemplo usando el bolígrafo para ciertos tonos azules o recurriendo a lápices de colores en un cuadro al óleo o al acrílico. Dominaba a la perfección todos los registros de la pintura: el motivo, la luz, los colores, la plasticidad, etc.”

Pinturas de Rudolf Häsler

anterior siguiente
4 Fotos 1 / 4 ver a toda pantalla

Häsler no sólo se dedicaba a la pintura, también era músico. Ana Häsler explica que su padre estaba dotado de un extraordinario talento musical, disfrutaba de lo que en música se conoce como tener un “oído absoluto” y fue autodidacta en el estudio del violín y de la viola. Llegó a ser miembro de la orquesta sinfónica de Santiago de Cuba donde tocaba la viola. Además, escribió un libro 'Cuba – libertad o terror. La revolución cubana vista por un pintor' y era un gran lector. “Häsler se acerca al ideal del hombre renacentista que practica todas las artes”, apunta el director del documental.

¡Descubre más sobre la apasionante vida del pintor suizo Rudolf Häsler el próximo domingo 5 de abril en Imprescindibles a las 21:30h por La 2!

Televisión

anterior siguiente