Enlaces accesibilidad
SERIES

Confirmado: 'HIT' tendrá segunda temporada y comenzará próximamente la grabación de sus nuevos episodios

 Series   HIT  

  • En las próximas semanas, el reparto volverá a dar vida a los personajes que enamoraron a padres y adolescentes
  • ¿Qué pasará con Hugo Ibarra Toledo (HIT)? ¿Qué habrá sido de la vida de los alumnos del Anne Frank?
  • Más noticias en PlayzTrends

Por
El elenco de 'HIT', la serie de RTVE RTVE

Era un rumor que todos queríamos dar por cierto pero ahora tenemos la confirmación oficial por parte de RTVE: la serie HIT tendrá segunda temporada. La serie ha firmado ya su renovación y próximamente comenzará el rodaje de sus nuevos capítulos. 

Tras el éxito de la primera temporada, el elenco regresará pronto a las aulas del Anne Frank para desempeñar de nuevo los papeles que ya conquistaron a la audiencia durante 2020. HIT está protagonizada por Daniel Grao, que interpreta al profesor Hugo Ibarra Toledo (HIT), y su acción se desarrolla en un centro educativo con problemas de convivencia. Además de Daniel Grao, la primera temporada de HIT contó con Olaya Caldera en el papel de Ester, la directora del Anne Frank, y nueve alumnos capitaneados por los personajes de Carmen Arrufat y Leire Cabezas, Lena y Marga respectivamente.

El reparto juvenil lo completan Gabriel Guevara, Melías, Oriol Cervera, María Rivera, Krista Aroca, Ignacio Hidalgo y Nourdin Batán.

El futuro del Anne Frank

La primera temporada, que puedes ver al completo y gratis en PLAYZ, dejó varios frentes abiertos. Como por ejemplo, qué proyectos de futuro tienen los estudiantes tras haber aprobado el curso (cosa que muchos de ellos no esperaban), así como el futuro del propio centro. Además, ¿qué hará Lena con su vida después de su intento de suicidio? ¿Permanecerá HIT en el Anne Frank con Ester o se irá a buscar otro centro en el que necesiten su ayuda?

Más allá de las tramas de la serie, HIT fue una de las series revelación del 2020 por su reflejo de los institutos españoles, de la realidad de miles de adolescentes en sus aulas o de los problemas entre padres e hijos y la relación entre alumnos y profesores.

¿Existen profes como HIT?

Es imposible pasar por alto el gran impacto que tuvo el personaje de Hugo Ibarra Toledo entre la audiencia. ¿Alguna vez nuestros protagonistas tuvieron un profesor como él? ¿En algún momento contaron con una persona con el gran potencial que posee Hugo ante los jóvenes? Así nos lo contaron el último día de emisión.

Tras conocer qué ocurrió con la desaparición de Lena, cuál será el destino de HIT y qué ocurrió con los responsables del coche quemado, la serie que conquistó a padres y adolescentes volverá muy pronto a la pequeña pantalla. De momento, puedes disfrutar de todos los capítulos de la primera temporada en nuestra web y si aún te faltan razones para comprender el porqué de su regreso, en este enlace tienes varios motivos para hacerlo.

Capítulo 1: La infección

No recomendado para menores de 16 años Hit - Capítulo 1: La infección - Ver ahora
Transcripción completa

(MUJER) A punto he estado de no venir.

Pero no quería dejarte colgado en la primera cita.

Me he dicho:

"Carla, por muy mal que estés, Hugo no tiene culpa de nada".

Te llamabas Hugo, ¿verdad?

Sí, me llamo Hugo. Ay, sí, sí, perdona.

De verdad, esta mañana iba todo tan bien...

Por la mañana gimnasio, reunión con mis socios del bufete,

comida con mi madre...

Esta tarde, cuando me arreglaba para venir,

salgo de la ducha

y me lo encuentro tirado en el suelo.

Respirando muy fuerte, como si no le entrara el aire.

Me he vestido deprisa y lo he llevado a la veterinaria.

Ay, José Luis, ¿cómo estás?

Ponme una copa de vino blanco, del que me gusta.

¿Quieres vino también? No.

No bebo. Un agua con gas.

¿Eres abstemio?

Soy alcohólico.

¿Has tenido perro alguna vez?

No.

Pero te gustan los perros, ¿no? Si no, no tenemos nada que hacer.

Mira mi Bimbo.

Mira qué lindo.

¿No te parece el más guapo del mundo? Sí, es bonito.

Bimbo es... bueno, era.

Era el perro más guapo del mundo y el más limpio.

Por eso, cuando estaba de camino a la veterinaria,

lo llevaba en brazos y de repente se ha hecho pipí encima,

¡buah!

He dicho: "Ya está.

Ya está, Carla. Bimbo se muere, se muere".

Gracias, José Luis.

Ay, perdón.

No, no. Es igual.

Oye, no te vayas a pensar que soy una chica coñazo

que llora por todo. No, no.

Tú pareces interesante.

No sé, tienes una mirada así como...

¿Qué?

Por favor,

no me lo tengas en cuenta, pero...

de repente me has recordado a Bimbo.

No me hagas caso.

Vamos a echarle un ojo a la carta. ¿Me disculpas un minuto?

Sí, claro. Claro.

Perdona.

Que me ha surgido un problemita, me tengo que ir.

¿Se lo comunicas a la señorita cuando pasen unos minutos?

Mira, yo te dejo dinero para que te cobres lo que te pida.

Y si sobra algo te lo quedas tú, José Luis.

(Murmullos)

Si cierran el colegio, no habrá nada que mantener.

Que estos recortes no los voy a hacer.

Que no, que esto es muy drástico.

Son los números del administrador, es lo que hay.

Bueno, pues que los cambie.

¡Ester! ¿Qué pasa?

Hay coches ardiendo.

¿Cómo coches? Mira.

Madre de Dios. ¡Corre!

-¡Alberto! -¿Qué?

-Se está quemando tu coche.

Le llamo del colegio Anne Frank. Hay un incendio.

-¡Fuego, joder, hay fuego! -¡Fuego!

¡Chicos, atrás! ¡Eh, quietos!

-¡Que nadie se acerque a los coches!

-¡Atrás! ¡Todo el mundo atrás!

Que nadie se acerque a los coches, ¡formad un cordón! David.

¡Alberto! ¡Alberto, sal!

¡Alberto! Helio, sácalo de ahí.

¡Sácalo!

(Explosión)

¡No!

¡No, no!

(GRITA)

¡Apagadlo!

¡Apagadlo!

Vamos.

Ajústalo bien ahí.

Estás pinchado, Hugo.

Gracias.

¿Listo? Vamos.

(Aplausos)

"La filosofía del aula en esta generación

será la filosofía del gobierno en la siguiente generación".

Esta frase no es mía, ¿eh?

Esto lo dijo Abraham Lincoln hace ya 150 años.

¿Y qué pasó con él? Que le pegaron un tiro.

Me llamo Hugo Ibarra Toledo, mis amigos me llaman HIT

y desde muy jovencito sentí la llamada

para dedicarme a lo que para mí es

la profesión más difícil del mundo: ser maestro.

Debí hacerlo fatal, me echaron de la hermandad.

(Risas)

Pero no me importa, ¿eh?

Ahora gano el triple ejerciendo de mosca cojonera.

A ver, ¿aquí quién es maestro o maestra?

Levantad las manos.

Y de vosotros, ¿quién se siente bien pagado?

Por el contrario, ¿quién de vosotros se siente...

continuamente maltratado, puesto en duda,

ninguneado por alumnos o familias?

Y una cosita más, ¿a quién le gustaría que,

no sé, un cataclismo hiciera desaparecer

todos los teléfonos móviles sobre la faz de la Tierra?

¡Y las redes sociales, que nos hacen "bullying"!

Por ahí va a ir la conferencia. Quiero hablar de cosas que a veces

resultan incómodas, que a veces no son políticamente correctas.

Quiero hablar de nuestros niños, de nuestros jóvenes,

pero sobre todo quiero hablar

del futuro de mierda que les espera.

La globalización y la tecnología

están destruyendo profesiones

que hasta hace cuatro días llamábamos "seguras".

El capitalismo voraz está abriendo cada vez más

la brecha entre ricos y pobres.

Tenemos una banca corrupta,

una clase política que no está a la altura,

el crecimiento de la ultraderecha, yihadismo,

tenemos terrorismo, tenemos nacionalismos.

Estamos bien entretenidos en todos los "-ismos".

Eso sí, mientras, vamos haciendo crecer la isla de plástico,

vamos prendiéndole fuego al planeta y destrozando la biosfera.

Resumiendo, estamos dibujando el peor escenario posible

para la generación que hoy está en clase.

Pero todavía disponen de un arma.

Tienen una sola arma:

nosotros.

Nosotros.

Nosotros somos la única arma de la que disponen.

Sin embargo, en este país en los últimos años

35 000 docentes solicitaron la ayuda del Defensor del Maestro.

Fueron maltratados, fueron insultados,

fueron agredidos...

Esto deja un estrecho margen para la educación.

Más bien causa depresión, bajas laborales, ansiedad...

O sea, que podemos afirmar que la única arma

de la que disponen para cambiar el mundo se queda sin municiones.

Es verdad que a clase acuden cada día más

alumnos completamente maleducados,

soeces, violentos en muchos casos.

Llámame loco. De hecho, ya me lo llaman,

pero a lo mejor

hay cierta responsabilidad en los padres.

En unos padres tan preocupados por llegar a fin de mes

que delegan la educación de sus hijos

en las televisiones, en los móviles, en las pantallas.

Pero ahora os quiero presentar a la que para mí es

la palabra clave de esta conferencia:

autoridad.

Hay quien se acojona, ¿no?

No sabe uno cómo relacionarse muy bien con esta palabra.

Sin embargo, si acudo a la filosofía, "autoridad" sería

"el rasgo natural que otorga al que la posee

el don de ser respetado".

(Móvil)

Mira, hablando de respeto.

El móvil, señora. No, el mío no...

No puede ser.

(Móvil)

Perdón. No, adelante. Contesta.

Pensaba...

No quiero interrumpir una llamada tan importante.

He dicho "lo siento", ¿qué quieres que haga?

Sí, siéntelo todo lo que tú quieras,

pero el ritmo de la conferencia me lo has jodido.

¿Qué hago ahora? ¿Le requiso el teléfono,

te echo de aquí? ¿Qué hago?

¿Alguna idea?

Que sigas. ¿Eh?

Que sigas con tu rollo, que ya la has humillado bastante.

Hombre, un disidente. Me pone, ¿eh? Me pone.

A lo mejor es médica y debe atender una urgencia.

Sí, sería su problema.

El mío es que estaba dando una conferencia y me la ha jodido.

Me ha fastidiado el ritmo de la clase.

Esto no es una clase.

Tampoco es un debate y debatimos entre qué hacer y no hacer

a partir de una llamada que no nos importa.

Un poco de tolerancia, señor Ibarra.

La tolerancia también es parte de la educación.

Nunca he sido yo muy partidario de la tolerancia en general.

Ah, ¿no? No, no.

¿No sabes la paradoja de la tolerancia?

No. Si queremos una sociedad tolerante,

habrá que ser intolerante con la intolerancia.

Esto últimamente no se entiende mucho

y hay quien cree que el fascismo es una opción más.

(Aplausos)

La culpa siempre de los niños o de los padres.

De los profesores nunca.

La culpa a lo mejor es de una sociedad

que aplaude la cutrez para llegar al éxito.

Un poco de autocrítica no le vendría nada mal.

No, no nos vendría mal a ninguno.

Tú eres un bocazas.

(PÚBLICO) ¡Eh, eh! -No, no. No, ¿eh?

Aquí tenemos a un profesor que fracasó en su trabajo

y que echa la culpa a los demás.

-Los profesores no son perfectos. Usted es un ejemplo, ¿no?

Por eso le echaron del Tirso de Molina.

Bueno, señora, si usted me sigue. Usted es una "cheerleader".

No, yo soy una madre de ese instituto.

Y fue un alivio saber

que no le iba a dar más clases a mis hijos.

¿Y para qué viene a mi conferencia? Si va a sufrir, lo va a pasar mal.

¿Por qué no se queda en casa con sus hijos?

¿No? ¿Qué hace aquí? Ya está bien, soberbio, ¿eh? Ya está.

-Menudo cantamañanas. -Ya está, ya está.

A quien no le guste la conferencia se puede ir.

Las puertas están abiertas. Venga.

(Aplausos)

Gracias.

Muchas gracias por venir.

Perdona, ¿de la Vega? (RÍE)

Ibarra. Cuánto tiempo.

Han pasado 18 años y lo has vuelto a hacer.

¿Qué he vuelto a hacer?

Ponerme en evidencia. Ah.

¿Hace 18 años te puse en evidencia?

¿No te acuerdas? No, no.

Oye, lo del teléfono genial.

Sí. He estado a punto de tirártelo a la cara, que eso habría sido...

No, me ha venido bien, de verdad.

¿Y qué, quieres un autógrafo tú también o...?

Perdona, pero me he equivocado.

De la Vega, que es una broma.

Pero ¡que pareces nueva! Te invito a un café.

No me apetece. Y me cuentas tus problemas.

No tengo ninguno.

Tienes pirómanos en el colegio, tres coches han ardido.

¡Cuatro! Cuatro coches.

Cuéntamelo.

Va, nos sentamos y me lo cuentas.

Por favor.

Estoy harta, no sé qué hacer.

¿La policía dice algo o...?

Que no hay pruebas de nada, pudo ser fortuito.

Un accidente. ¿Y tú qué dices?

Que fue provocado.

¿Estás segura? Completamente.

Yo y mi equipo, todos.

O sea, que sabes quién hay detrás.

Hay algunos alumnos con conductas disruptivas,

pero no puedo señalar tampoco a nadie, no estoy segura.

A ver, que no estoy loca.

No, no digo eso, pero...

Estás estresada, seguro que duermes fatal.

Desde el curso pasado, el nivel de violencia no para de crecer.

La Consejería ya ha enviado muchos avisos,

algunos padres dicen que sacarán a sus hijos del colegio.

Si seguimos así,

es que me puedo quedar sin el colegio, ¿entiendes?

No sé muy bien qué puedo hacer yo.

Ayúdame.

Disciplina.

Ya lo has escuchado, mi consejo siempre es más disciplina.

Pero consejos no quiero, Hugo.

Es que otra cosa no te puedo dar.

Claro que puedes, sí que puedes. ¿Qué?

Ven a mi colegio y pon en práctica toda esa teoría.

¿Que vaya a tu colegio? Ni de coña.

¿Tienes miedo?

Yo no voy a volver a la docencia.

Sé lo que te pasó, Hugo.

Tienes miedo. Mira, gano muchísimo más

haciendo el payaso en la tele, dando conferencias...

Hugo, pero ¿eso de qué te sirve? Escúchame.

Yo no voy a volver a la docencia nunca.

No insistas, ¿vale?

Pero, Hugo, por favor, piénsalo. ¡No!

Nos tomamos ese café un día de estos.

Hola, me llamo Joaquín y soy alcohólico.

Voy a hablar de ese día.

Ese día yo salí del trabajo y fui directo al bar.

Como cualquier otro día.

Mi jefe me había metido una bronca, pero eso da igual,

porque cuando tienes sed, cualquier excusa es buena para beber.

Primero pedí una copa, luego otra más.

Luego creo que fue una doble, ya no me acuerdo.

Luego me metí en el coche

y ahí viene un blanco de unos cuantos minutos.

Y ahí pierdo los colores.

Sobre todo, de los semáforos.

No había ni rojo ni había verde ni había amarillo.

Todo era azul.

Luego... luego salió el chaval con la bicicleta.

Tenía 16 años.

-Yo soy Carol.

Soy alcohólica.

Yo me olvidé de recoger a mis hijos.

Me olvidé de que era madre de dos niños.

No aparecí en casa hasta la madrugada.

Mi marido, que había ido de viaje,

me estaba esperando despierto.

Y me preguntó que dónde estaban los niños.

Y yo no supe qué decirle.

Por suerte, los había recogido la vecina.

La mañana siguiente, mi marido

cogió a los niños y se los llevó a casa de su madre.

Nunca volvió.

(CARRASPEA)

¡Buf! Bueno, eh...

Mi última copa fue hace un año y medio.

Y todavía me acuerdo

del sabor a "bourbon" quemándome la boca.

Éramos inseparables:

nos levantábamos juntos, caíamos juntos,

reíamos, llorábamos...

Compartimos un par de comas etílicos.

Si soy sincero,

hay días en los que su ausencia es peor que estar muerto.

Pero por suerte estás vivo, ¿eh?

Disfrutando de una nueva vida que hoy cumple 18 meses,

así que enhorabuena.

Y nosotros

no podemos hacer otra cosa más que darte esto.

Muchas gracias. Te lo mereces.

Un aplauso.

Fuerza, compañero, ¿eh?

El alcohol es paciente.

No tiene prisa.

Y nos puede volver a atrapar en cualquier momento.

Así que fuerza, ¿sí?

Y un abrazo, ¿sí? Venga, va, esa fuerza.

Arriba, compañeros, ¡muy bien! ¿Y ese abrazo?

Sentid esa energía bonita.

Entonces, ¿no la vas a ayudar?

Paso.

Hugo, mírame.

¿Tienes miedo a decepcionarla?

No necesito yo un rollo con esta ahora.

No, papacito, tú necesitas un rollo con cualquiera

y de carácter urgente.

Sí, te estás oxidando.

Soy autosuficiente.

Sí, ya lo sé.

Te oigo.

¿Me oyes? Ajá.

Cuando te andas

te oigo.

Gimes. Ay, "gimes".

Qué palabra más triste, Dios. Ya.

Es que eres un tío triste, Hugo.

Y serías el hombre más solo del mundo si no me tuvieras a mí.

Bueno, yo sería un poquito menos feliz si no te tuviera a ti.

Oye.

Aunque estés ahí intentando tocarme el corazón,

no la voy a ayudar, ¿vale?

Pues por más que quieras esconder,

tu vocación sigue ahí golpeando la puerta. Está haciendo así...

¿No vas a abrir?

Abre. Qué pesada.

Va en serio.

(Disparo)

(Gritos)

(Disparos)

(GRITAN EN INGLÉS)

(Silbidos)

"Go, go, go".

(Disparo)

(Notificación)

¿Le puedo ayudar en algo?

¿Ester de la Vega?

Estará en cafetería, al fondo a mano derecha.

Gracias.

¿Y ese?

Nos está grabando.

¿Vamos a por él? Vamos.

Oye, tú. Oigo.

Que nos estás grabando y está prohibido.

¿En serio? Sí.

Está terminantemente prohibido. No me digas.

Había un chaval con capucha que me estaba grabando.

Y una ahí abajo. Bueno, tú me grababas hace un minuto.

Nosotros podemos, somos alumnos.

¡Ah! O sea, que hay unas normas para los alumnos

y otras para el resto del mundo. En este colegio sí.

Yo he visto muchos vídeos de este colegio en Internet.

Del patio, de las aulas, de los baños...

Hasta de algún profe.

Que estén ahí no quiere decir que estén autorizados.

Además, ¿quién eres tú?

¿Qué haces grabando?

(HABLA EN OTRO IDIOMA)

Nada, estoy buscando caras nuevas.

Es que preparo una serie para la tele, ¿os interesa?

Qué gracia. Quizá el que se va con una cara nueva eres tú.

No me digas.

Habrá que verlo. Lo vemos si quieres.

Venga. Venga.

¡Ah! Ya sé de qué va esto.

Te estás haciendo el vacilón delante de las chicas.

¡Nourdin, Nourdin, quieto! ¡Eh!

Quieto, quieto.

¡Toro!

Gus, ve a por la directora.

Te estás metiendo en un lío.

Somos todos menores.

Estás cometiendo un delito.

¡No! ¿Has dicho delito?

¿Has dicho delito? Entonces hay que llamar a la policía.

¿Llamo yo o llamáis vosotros?

¿Tienes permiso para estar aquí?

¿Tienes permiso para quemar coches?

¿Hugo? ¿Qué haces aquí?

Socializando con tus alumnos de...

Cuarto de ESO.

Un poco mayores para cuarto de ESO, ¿no?

Vamos a tomar un café, anda. Vamos.

Nourdin, déjanos pasar.

Déjanos pasar.

Gracias, Nourdin.

Tenías que haberme avisado de que ibas a venir.

Me fui convencida de que era un no definitivo.

He venido, pero no quiere decir que sea un sí.

Por lo menos estás aquí.

Disculpad este atraco a mano armada,

pero mi amigo se ha presentado de improviso.

Hugo tiene la agenda muy apretada y no quería perder esta oportunidad.

Tendrías que habernos avisado con tiempo.

Entramos en el último trimestre, hay de todo menos tiempo.

¿Nos sentamos, por favor?

¿Nos vamos presentando y así agilizamos?

Lourdes, profesora de Historia.

-David, Física y Química y jefe de estudios.

-Irma, Matemáticas.

-Teresa, profesora de Tecnología.

-Pina, administrador. -Sonia, profesora de inglés.

¿Tenéis café? Sí, hay ahí.

Sí, ahí atrás.

Hugo es experto en el estudio de conflictos

en centros como el nuestro.

No es un simple mediador, es un defensor de los límites

y las normas de conducta

que deben ser respetadas por alumnos y profesores.

Nosotros también somos defensores

de los límites y las normas de conducta.

Ya, pero los hechos nos dicen que estamos fracasando.

Falta personal, Ester. Te lo hemos dicho miles de veces.

Ya, no puedo contratar a nadie más.

Estamos en números rojos, ¿sí o no? Sí.

Tenemos a dos de baja,

además de Alberto, otro internado por un cuadro de ansiedad.

Necesitamos ayuda.

¿Una persona va a arreglar lo que no hemos podido 40?

-Y vas a tener que pagarle. Todavía no he dicho que sí.

He leído tu libro. Francamente, no me ha gustado.

Lo siento. Me parece que no te devuelven el dinero.

Es que no sé si vas de pedagogo o de hermano mayor.

¿Tú qué crees?

Creo que tratas a los alumnos como delincuentes.

No, solo a los que son delincuentes.

Intentaste aplicar tu método en un instituto

y te expulsaron. Sí.

Fui expulsado

por un arma de destrucción masiva:

el grupo de WhatsApp de padres.

Tú no tienes hijos, ¿verdad?

Que yo sepa no. Por eso hablas de lo que no sabes.

-(LOURDES) Tu madre fundó el colegio como un proyecto humanista.

Sin castigos ni normas severas en un ambiente de libertad

y orientado a fomentar la creatividad del niño.

No creo yo que quemar coches fomente ninguna creatividad, ¿no?

¿Te puedes ahorrar el sarcasmo, por favor?

¿Sabes qué? Me lo voy a ahorrar todo. Me piro.

No, Hugo. No sé muy bien qué hago aquí.

He venido con la idea de ayudar, no de ser juzgado.

Sales en la tele, es normal que estemos a la defensiva.

Me da igual lo que opinéis de mí.

De hecho, me dais igual todos vosotros.

Estoy aquí por ella y, sobre todo, por ellos.

Os guste o no, tenéis un problema grave de vandalismo.

Un problema de la hostia.

Habéis salido en el telediario, en la prensa,

en Internet... Eso no le gusta a nadie.

Ni a los alumnos ni a sus familias

ni a la Consejería ni al Ministerio. A nadie.

Ni a nosotros. ¿Y qué hacemos?

¿Nos ponemos a trabajar o me piro?

Ya lo tengo. ¿Qué?

Mira.

Ay. Me sonaba su cara.

Hostia. Tía, ¿de qué va este?

Según aquí, de inteligente.

Pero tiene morbo.

A mí me parece un ñu.

Silvia, porque a ti no te gustan los tíos.

Sí que me gustan, ya te lo he dicho.

Sí, sí...

¡Lena! Ese móvil.

¿Qué móvil? Venga, haz el favor de apagarlo.

Helio, es la hora del patio.

En el colegio no se pueden utilizar, ya lo sabes.

Vale, estaba mirando la hora solo.

Dámelo. Estaba mirando la hora.

Lena, te lo digo por última vez.

Helio.

Últimamente me estás dando un poco de miedo.

¿Yo a ti?

Sí, es que te fijas mucho en mí.

¿Qué estás diciendo?

Digo que no quiero ser tu favorita. Yo no tengo favoritas.

Ya, pero es que me miras mucho.

Y cuando me miras, sin ofender,

me da un poco de grima.

Intenta controlarte, solo eso.

De la Vega, ¿empiezas tú?

Está bien, me toca dar ejemplo. Empiezo yo.

Una alumna

hizo correr el bulo de que yo era lesbiana.

Y no es verdad.

No lo es, pero eso no importa. No, eso sí importa.

Es difamación, violación de tu intimidad.

¿Qué alumna?

Marga.

¿Y por qué lo hizo? Le llamé la atención.

¡Marga!

¿Qué pasa?

Ven aquí, ven.

No puedes ir así.

¿Así cómo?

Con esa blusa te tienes que poner un sujetador.

No llevo.

Sí llevas, en la mochila.

No llevo ninguno en la mochila. Ábrela.

No quiero.

Marga, abre la mochila.

No quiero. Es mi mochila, llevo mis cosas y no me da la gana.

Entonces vas a tener que ir a casa y ponerte otra blusa.

No puedo. Tengo clase ahora y lo sabes.

En clase no puedes estar así.

Tengo un examen muy importante.

O te pones un sujetador o te cubres con la chaqueta

o te vas a casa, Marga. O tú dejas de mirarme las tetas.

Ella me retó, me dijo que qué hacía mirándole las tetas.

Vino su madre y me puso a parir.

Le conté lo del sujetador y me dijo

que estaba tratando a su hija como una puta.

(Puerta)

¿Alguien más?

Bueno...

Hay muchas.

Voy a contar la última. Fue hace un par de semanas.

Yo estaba vigilando el patio y...

"De repente me llegó un...

un olor muy fuerte a porro.

Se estaban fumando un porro. Había mucho humo.

Fui a decirles que apagaran aquello, que no se podía hacer, lógicamente.

Y aprovecharon, bueno, para reírse de mí,

tomarme el pelo, tomarme por el pito del sereno.

Como siempre".

Eso es un porro. -Es un cigarro.

De los que se compran en el estanco.

-Apagad los cigarros y tiradlos a la papelera.

-Si quedan tres tiros. -Haced lo que os digo.

-Tres.

-Venga, vale.

-Dos. -Muy bien.

-¡Trae!

"Cuando me cansé, le arranqué el cigarro de la boca

y el chaval aprovechó ese momento para...

hacer creer a los demás que le había agredido".

-Me ha quemado el labio.

-Eso no es verdad.

-Me ha quemado el labio, tú lo has visto.

-No he contado nada porque sin pruebas

es su palabra contra la mía.

-Le pusiste la mano encima, no puedes hacerlo.

-Le quité el cigarrillo de la boca,

no le puse la mano encima. No le toqué, Irma.

¿Alguien más quiere hablar?

Bueno, yo pillé el otro día a un alumno

viendo porno en el móvil.

Ipso facto lo mandé al despacho de Ester.

"Le requisamos el móvil y llamamos a su casa.

A primera hora vino el padre a buscarlo y eso fue ya...

El padre se resistía a aceptar

que el chico tenía que ser expulsado una semana".

-¿Una semana de expulsión?

-¿No ves que es falta grave?

-Grave... todos los chavales ven porno.

-¿Todos? Bueno, en casa que vea lo que a vosotros os...

-No te pongas así. -No me pongo de ninguna manera.

Estoy justificando su expulsión.

-Y yo solo digo que una semana sin colegio me parece excesivo.

Manuel, hay que tener en cuenta que Darío es reincidente.

Y está enganchado al móvil.

-Todos estamos enganchados, por favor.

Pero está prohibido usar el móvil en horas lectivas.

Es el reglamento interno

aprobado por vosotros, los padres, también.

¿Definitivo una semana?

Son las normas, Manuel.

¿Nos vamos?

-Primero me das el móvil. -Te lo doy en el coche.

-No, me lo das ahora. -He dicho que en el coche.

-Es mi móvil, joder.

-Pagado con mi dinero.

-Lo he pagado yo con mi dinero, así que dámelo.

Ahora.

(LOURDES) "Nada, le devolvió el móvil delante de nosotras,

en nuestras narices. En nuestras narices".

Está claro que el colegio sufre una fuerte infección.

La cosa es si queremos combatirla o no.

Por supuesto que queremos, la pregunta es cómo.

Eso va a depender del número de bacterias.

¿Cinco,

diez,

veinte?

¿Más? ¿Hacemos una lista?

¡Hija de puta!

Fatal, ¿no?

Los malos creciditos y vosotros a punto de tirar la toalla.

Acabaréis aprobándolos bajo mínimos.

No, yo no pienso hacer eso nunca. De la Vega.

Harás lo que haga falta para quitártelos de en medio.

No. Vamos.

Bueno, ¿te vas a implicar o qué?

(ALUMNOS) ¡Pelea, pelea! No, otra vez no.

¡Pelea, pelea!

¡Pelea! -¿Por qué me empujas?

¿Has sido tú? Te voy a partir la cara.

¡Chicas, basta!

¡Eres una hija de puta! ¡Marga!

No vas a parar hasta que me expulsen, ¿no?

Marga. Te va a hacer daño, está loca.

¡Déjalas, de la Vega! Déjalas.

Déjalas que se peguen, que tampoco se van a matar.

Venga, va. ¡Venga!

¡Vamos, vamos! Venga.

¿Qué puede pasar? ¿Un arañazo, un moratón?

Como mucho un diente roto, ¡vamos!

Vamos a animarlas, se han venido abajo.

(TODOS) ¡Eh, eh, eh!

¡Eso, sacad los móviles! ¡Vamos a grabarlo, venga!

Coño, meteos un par de hostias por lo menos.

Vamos a hacer que sea viral.

Déjala, que esta pava no vale la pena.

-¡Cállate, polaco! -¿Qué dices, imbécil?

(TODOS) ¡Polaco!

Haré lo posible para recoger firmas y que te expulsen.

Y yo para que te expulsen a ti. No vas a conseguir a nadie.

¿Nos podemos hacer una foto contigo?

No. Pero ¿te podemos pedir un autógrafo?

¿Para qué quieres un autógrafo mío?

Porque eres famoso. Yo no soy famoso.

Te hemos buscado en Internet y tienes 1 300 000 resultados.

Mañana os veo.

¿Sustituyes al profe de Ética? No.

Pero nos vas a dar clase.

¿Tú cómo te llamas? Adivina.

¿Y tú? Adivina.

Chicas malas.

Si quieres saber quién quemó los coches te podemos dar una pista.

¡Hasta mañana!

(Teclado)

Nene, aquí llegó un correo de Ester.

Ven.

Mira.

Métete en el archivo.

Ahí están. Las joyitas de la corona.

¿Qué quieres que haga?

Que te metas en sus redes y averigües todo lo que puedas.

Amigos, familiares, "hobbies", lo que sea.

"OK".

¿Esto es de curro? ¿Me vas a pagar o qué?

¿Qué te voy a pagar? Me obligaste a ir.

¡Qué va! Si te morías de ganas.

Imprime las fotos, las quiero tener a la vista.

Vale, espera. Espera, espera. Falta una ahí.

Falta una. ¿Cuál?

No sé cómo se llama, una lolita de barrio.

¿Seguro? Sí.

Mira, esta es amiga suya, métete.

Baja, baja.

¡Ahí! Clica ahí, ahí.

"¡Pelea! -¿Por qué me empujas?".

Para, para.

"Te voy a partir la cara. ¡Basta!".

Esta. "Eres una hija de puta".

(TODOS) # ¡Cumpleaños feliz,

# cumpleaños feliz,

# te deseamos, Lena,

# cumpleaños feliz! #

¡Bravo!

(TODOS) ¡Bien!

-Preciosa mía,

muy bien. -Cariño.

-Sí, sí. -Dame una.

-Una para Lena.

(HABLAN A LA VEZ)

-Sí, ya estamos. -Un segundín.

-Ya estamos.

-"Ascendere". (TODOS) "Ascendere".

-"Descendere". (TODOS) "Descendere".

-"Odore". (TODOS) "Odore".

-"Ascendere, descendere". (TODOS) "Descendere".

-"Sapore" (TODOS) "Sapore".

-"Ascendere, descendere,

bebere". (TODOS) "Bebere".

-Lena, Lena, Lena... Mi querida Lena.

No ha sido un año fácil, ¿eh?

Has repetido curso,

has tenido que pasar cosas muy desagradables en el colegio,

pero gracias a Dios

la cosa va mejorando: llegan las buenas notas,

ayudas en el negocio, que falta nos hacía,

no te has hecho un pirsin,

no te has hecho un tatuaje,

no has llegado borracha ningún día a casa...

-Bueno... -No te has echado uno de esos novios

que no te quitas ni con agua hirviendo.

Por lo tanto, por lo tanto,

señorita, te mereces...

-No sé yo si se lo merece. -Bueno, bueno.

-Venga, mamá, dáselo. -¿Ya? ¿Sí?

Venga. -¿No es un poco pronto?

¿Qué es? No sé yo qué es, no sé yo qué es.

Música de suspense... (RÍEN)

¿En serio? No, es un holograma.

(RÍEN) Muchas gracias.

Amor, cuídalo mucho.

Que lo disfrutes. Qué fuerte.

Cuídalo, ¿eh?

Gracias.

Van a flipar en el cole. Mejor que no lo lleves, es muy caro.

Bueno, no pasa nada. En tu colegio queman coches.

Bueno, eso fue un accidente.

La gente dice que fue provocado.

La gente se equivoca, fue un accidente.

¿Y tú no sabes nada, Lena? No.

Lena, mírame. Mírame.

Si sabes algo y no lo dices, te conviertes en cómplice.

"Pues ya estoy llegando".

Lo siento, mi padre cuando habla no para.

Pero vais a flipar con el móvil que me han regalado.

Es la hostia.

Yo ya estoy, ¿y vosotros?

¿Qué hacéis? ¡Vamos!

¡Joder!

¡Joder! ¿Quiénes sois?

¿Qué hacéis?

¡Joder!

Venga, mea. -¡Mea!

-¡Venga, vea, vamos! -¡Va, mea!

-¡Meona, meona, meona! -Meona.

¡Meona! -¡Venga, mea, vamos!

-¡Mea, zorra!

-Venga, va.

Esto es la hostia, joder.

El sexo al menos es la hostia, coño.

Yo con nadie como contigo ¿eh?

Creo que yo con nadie como contigo, joder.

Tengo que hacer una llamada.

Hola, cariño. ¿Cómo estás? ¿Qué tal ha ido el médico?

Bien, ¿ves? Sabía que no se iba a adelantar.

Yo bien, en el despacho todavía, pero salgo ya para casa.

¿Quieres que compre algo de cena?

"¿Quiénes sois?

¿Qué hacéis?".

(Puerta)

Cariño, que me voy.

Las cajas. El miércoles vengo a por ellas.

No, te las llevas ahora mismo. El miércoles sin falta.

Luego, si quieres, podíamos ir a cenar.

Esas cajas llevan ahí meses.

O te las llevas ahora mismo o lo tiro todo a la basura.

¿Cómo quieres que aparezca en casa ahora, así con esas cajas?

Estoy harta de esta relación.

Cada vez que sales por esa puerta me siento como una mierda.

¡Eh, eh! Tenía que hacer esa llamada.

A ver, Alex, es simple: nos divorciamos.

Sí. ¿Y?

¿Cómo que "y"? ¿Cómo que "y"? Somos amigos.

Nos acostamos y nos gusta, ya. ¿A Julia le gusta?

A Julia déjala en paz.

Vais a tener un hijo.

Quedamos en que no me metía en tu vida ni tú en la mía.

¡Es que la mitad de tu vida está en mi cuarto!

¡En mi casa, metida en cajas! El miércoles que viene, te lo juro.

No me...

Joder, de verdad.

(MÓVIL) "Venga, mea. -Mea.

-¡Mea! -¡Venga, mea, vamos!

-¡Va, mea!". -Hugo.

Ven, ¿has visto esto? -"Meona, meona".

-Ven, es la chica que querías añadir al paquete, ¿no?

¿A ver?

Joder, es bastante desagradable.

¿Ester?

Hoy no abrimos, es lunes. Ya. ¿Estás bien?

Sí, ¿por?

He visto el vídeo.

¿El vídeo? Sí.

¿A ver? Rebobina.

"Venga, mea. -¡Mea!".

Esto es un "fake".

¿Qué? ¿Qué dices?

-"¡Meona, meona!". No me creo nada, está actuando.

¿Cómo lo sabes? A mí me parece bastante real.

Qué va, qué va. ¡Qué casualidad! ¡Qué casualidad!

Hay que ir a la policía. No.

A la policía no, ni loca.

Esto es muy grave, Lena.

No quiero que se enteren mis padres, me da vergüenza.

Tarde o temprano se enterarán. No es verdad, no miran Internet.

Es acoso, Lena. Hay que denunciarlo. No, Ester. No, por favor.

Me vas a decir quién ha sido. No lo sé.

Son del colegio, llevaban el chándal.

Habrás reconocido las voces.

No.

Marga.

No quiero decir nada, no soy una chivata.

Vale. Vale, vale.

Esa niña tiene...

la mirada.

¿La mirada?

Tiene esa puta mirada.

¿Esa puta mirada? Pues tú ahora mismo tienes esa puta mirada

de loco que me asusta.

(SUSPIRA) ¿Qué pasa ahora? ¿Para dónde vas?

Ahora vengo.

Te estás empezando a obsesionar. Te conozco.

Cuando te obsesionas, pasan esas cosas

que no nos gustan. ¿Cuando no me obsesiono a tiempo?

¿No te acuerdas del tiroteo? ¿Cómo se te ocurre?

No, no me refería a eso. A que pasaras cinco años borracho sí.

Ahora vengo. ¡Hugo! ¡Hugo! (SUSPIRA)

# ¿Quién gritará nuestro nombre # cuando estemos muertos?

# El camino que junta # la tierra y el cielo,

# voy a doscientos.

# Nos despedimos y dejé las ruedas # "marcás" en el cemento.

# Exprimo cada segundo, # es de lo poco que tengo.

# Me dijo que la besara,

# que la besara lento.

# Como si el mundo se acabara,

# y se acabó, por cierto.

# Me dijo que me callara,

# que las palabras # se las lleva el viento.

# Me dijo que la esperara,

# como si me sobrara el tiempo.

# En el garito hablando mímica, # destrozando mi imagen pública.

# Siempre creando polémica, # "haters" rabiosos, fans histéricas.

# Me insultan # deseando que entre en su juego.

# Ojalá se vieran como les veo... #

(Timbre)

Vosotros, chicos, un momento. No entréis, ven conmigo.

Vosotros y vosotros, os esperan en el gimnasio.

-¿Por qué?

-Ni idea, pero os han convocado.

-¿Quién? -Dirección.

-¿Para qué?

-No lo sé, me han pasado una lista.

-Pero ¿y qué hacemos con las clases y...?

-Las explicaciones os las dan en el gimnasio. Vamos.

-Eso es cosa de ese pavo.

Joder. Vamos.

-¡Lena, Lena! Tú no.

¿Yo no? No, tú no estás en la lista. Quédate.

Chicas, venid.

-# Orgulloso de mis cicatrices,

# de todas las veces que tropecé, # porque me hizo ser yo lo que hice.

# Aprendí y avancé, # ahora que me analicen.

# Los números hablan, # hagamos balance.

# Dicen que desde el 2011 # no hay quien nos alcance. #

-Hostia, mira quién es. El tío de ayer.

Eso, que Lena tenía razón. Este pavo viene a liarla.

-Bueno, no te cagues.

Os sentáis y dejáis los teléfonos debajo de las sillas.

¿Qué?

Os sentáis y dejáis los teléfonos debajo de la silla. Vamos.

Qué puta manía con los móviles.

Ni que fueran armas. Son armas.

De destrucción masiva, además.

¿Y qué destruyen? Tu inteligencia y tu libertad.

La libertad es como Dios, no existe.

A ver, niño bonito. Dios existe, ¿vale?

¡Eh! Dios existe.

Vamos. Te ve a ti y nos ve a todos.

Siéntate. Aquí hace demasiado frío, ¿no?

-¿Tú quién eres, un profe nuevo? No.

¡Eh! Vete de aquí.

¡Eh! ¡No seas gilipollas!

¡Tú ahí y tú ahí!

Porque tú lo digas. Porque yo lo digo, exacto.

Qué chulito, qué chulito el profe. ¡Eh!

Teléfono.

Lo meto en el bolsillo, hermano. En ningún sitio.

Lo dejas en el suelo y no tengo hermanos.

No lo voy a dejar en el suelo. ¿Por?

Porque no quiero. No te conozco...

Tranquilo, que me presento.

Me llamo HIT

y soy especialista en curar infecciones

como la que tiene este colegio.

Ah, ¿este colegio tiene una infección?

-¿De qué va? -Fíjate, primera noticia que tengo.

Fíjate, parece que sí.

Vandalismo se llama.

Si estás aquí es porque debes tener una buena posición en el "ranking".

¿Qué "ranking"? ¿Qué coño dices? De vándalos.

Vandalismo, vándalos.

Bueno, vale. A ver, ¿qué es ser un vándalo?

Un vándalo es una persona incivilizada

que comete acciones violentas contra la propiedad pública

sin ninguna consideración por los demás.

¿Os suena de algo a alguno?

Mira.

Tú no me conoces, ¿por qué me llamas eso?

Te lo has ganado a pulso, campeón.

Bueno, igual que todos vosotros.

Tenemos tráfico de drogas, tenemos pornografía,

tenemos agresiones a profesores, agresiones a alumnos,

tenemos insultos, tenemos quema de coches... Tenemos de todo.

Muy bien, pero no me metas en ese saco.

-¿Quién te dio esa lista? ¿David y Lourdes?

No voy a contestar hasta que no abra el turno de preguntas.

¿Turno de preguntas? Turno de preguntas.

De uno en uno y levantando la manita.

Ya está, yo me largo. No tengo ningún motivo para estar aquí.

Esto es una clase y no eres profe. A ver, ¿de qué tienes miedo?

¿Miedo de qué? No sé, como te vas... ¡Ah!

Igual de que descubra tu implicación en la quema de coches.

¿De qué coño estás hablando? Entonces, ¿por qué te vas?

Porque no me gusta tu cara de payaso.

Me parece que si te vas ahora, la payasa eres tú.

Además, quedas como culpable.

¡Que yo no he hecho nada!

Tú has hecho unas cuantas cosas.

Y llevas dos trimestres de mierda, y lo sabes.

Que seas una vándala no quiere decir que no seas inteligente.

Y sabes que lo inteligente ahora es sentarte en la silla

y cerrar la boquita.

¿Sí o no?

¿Eres o no eres inteligente?

¡Muy bien, muy bien! Vamos a darle un aplauso.

(Aplausos)

Idos a la mierda. Hay que dar un premio

cada vez que uno da un paso, por pequeño que sea, hacia la luz.

Yo tengo el mío, ¿eh?

Este es mi premio.

Este premio me lo dieron mis colegas de Alcohólicos Anónimos

por llevar 18 meses sin beber.

Yo no quemé coches

ni fui el autor de ningún viral, pero hice alguna que otra cosa fea.

Me hice daño, hice daño a los demás

y me quedé más solo que la una.

Me quedé sin familia, sin amigos,

pero todo empezó a cambiar

el día en el que me hice consciente de que era un enfermo.

Un borracho. ¡Exacto!

Cuando me hice consciente de que era un borracho.

Y eso quiero hacer con vosotros.

Quiero que os hagáis conscientes de vuestra enfermedad

y os curéis.

Al principio va a ser complicado, porque jode sentirse enfermo.

A nadie le gusta.

Además, no os duele la cabeza, no tenéis fiebre

y las consecuencias de vuestra enfermedad

solo las pagamos los demás.

Claro que sí. Es verdad, claro.

Os podéis reír, ¿eh?

Os podéis reír, que tengo buenas noticias. ¡Atención!

Soy la quimio de vuestro cáncer.

Con mi esfuerzo y el vuestro, dejaréis de ser unos infelices.

Yo no soy ningún infeliz, ¿te enteras?

No tienes ni idea de lo infeliz que puedes ser.

Vamos a empezar el tratamiento

tan pronto como hable con vuestros padres.

¿Con nuestros padres?

No he abierto el turno de preguntas.

¿Sabes qué cara pondrán si les dices que estoy enferma?

Si no son idiotas, ya lo deben saber.

Estás insultando a mi familia, ¿qué te pasa?

Como sois menores,

necesito que vuestros padres firmen un permiso

para que haga lo que tenga que hacer.

Pero si están de acuerdo, esta será vuestra nueva clase,

estos vuestros nuevos compañeros

y yo vuestra última oportunidad.

Bueno, ya.

No tengo nada que ver con esta gente, tío.

Primera fase: negación. Vuelve a beber, tío,

que creo que te iría de puta madre. Segunda: ira.

Si estáis enfadados, salid fuera

y le dais patadas a una piedra, como los críos.

Mi padre te va a enviar a la mierda. Ya seremos dos.

No tienes ni puta idea de dónde te estás metiendo.

Ni puta idea.

Por ahí viene HIT.

-Sigo pensando que tiene un buen culo.

-Por favor.

¿Cómo ha ido?

Muy bien. ¿Muy bien?

Sí, ha ido muy bien.

¿Cómo que bien?

Si te han dejado tirado, se han marchado todos.

Bueno, lo normal, ¿no?

Están asustados. ¿Asustados? Ya veremos.

Saben que vamos a por ellos.

Además, ahí dentro está el responsable o los responsables

de la quema de coches.

Se están jugando el reformatorio.

Pero no son todos, ¿eh?

He hecho una criba, estos me sobran.

¿Puedo?

Pero ¡esta llegó totalmente emporrada a mi clase la semana pasada!

No podía ni hablar. Sin personalidad, influenciable...

Nada más. ¿Y este?

El otro día vine en falda y me hizo una foto.

Mis bragas fueron la comidilla de todo el colegio.

Ese es un pajillero, cero peligroso.

Un contagiado. Y habrá más, ¿eh?

Pero lo importante es que aislemos al bicho gordo.

Y el bicho gordo está aquí.

Está aquí a falta de un nombre.

Falta el nombre de Lena Vallejo.

¿Lena? ¿Lena?

Vamos a ver, Lena es una de las alumnas más aplicadas.

-Lena es estupenda. Ojalá todas fueran como ella.

-Yo no pondría la mano en el fuego por nadie.

-Después de lo ocurrido no vamos a juzgarla.

Lo ocurrido, ¿no?

El viral, ¿no lo has visto?

Ha sido víctima de una agresión horrible.

Sí, pobrecita.

Horrible.

¿Te estás riendo?

Está claro que Lena queda fuera de la lista.

¿Quién va a señalar a una niña que, pobrecita,

ha recibido una agresión tan horrible? ¿Verdad?

Evidentemente, está fuera de la lista.

¿Y si fuera una táctica?

Imposible. ¿Imposible? Déjame.

Ayer la vi dando órdenes a dos tíos bastante más grandes que ella.

Quieto, quieto. Vete a por la directora.

También la vi buscando pelea con su archienemiga, Marga.

¡Hija de puta!

Dijo que la había empujado.

Fue ella.

Es una tipa astuta, retorcida, no juega limpio.

Y su amiguito el cachas

me estuvo siguiendo en bici hasta casa.

Y aparece en el vídeo viral, no me cabe duda.

Por si fuera poco, ayer me pasé por el escenario del crimen.

¿Y?

No hay que ser listo para darse cuenta

de que lo ha organizado Lena con la ayuda de su ejército.

Me parece muy retorcido, la verdad.

Es que es muy retorcida.

Lena nunca ha sido sospechosa de nada, ¿te enteras?

-¿Y si te equivocas?

No me equivoco.

¿Qué cojones? Vamos a hacerlo.

-¿Ahora? -Ahora, ya, ya.

-¿Cómo se tomarán los padres que la metas en el grupo de malos?

Estarán destrozados con lo que ha pasado.

Sus padres no saben nada.

¿Qué?

Ella me dijo que no quería que lo supieran.

Ahí lo tienes.

Perfecto.

-Lena no es lo que parece.

Lena da miedo.

Debería darnos miedo a todos.

(Petardo)

¡Callaos!

¡Silencio!

¡Silencio!

¡Callaos!

(CHISTA) ¡Eh, venga!

Despierta.

(BALBUCEA)

-Vaya chalado. Venga, vamos.

A ver, no, no.

Es una puta mierda, hay que repetirlo.

¿Por qué? Porque es una mierda.

¡Joder!

¡Joder! ¿Quiénes sois?

¿Qué hacéis? ¡Vamos!

¡Joder!

¡Mea, zorra!

-¡Venga, va!

¿Raquel? Dígame.

"A las 20:30 reunión en el colegio".

Sí, soy Ester.

Me gustaría que estuvierais Raúl y tú, los dos, mañana a las 20:30.

Sí, soy Ester. Pero ¿cuándo sería?

Mañana a las 20:30.

¿Manuel? Soy Ester.

Teresa, soy Ester.

"La directora del colegio de Silvia".

La lubina se me va a secar, ya verás.

Quién te diría que quieres impresionar a esa chica, ¿no?

¿Qué chica?

La que te va a presentar Will, no te hagas el tonto.

La chica me da igual, no la conozco. Quiero impresionar a tu novio.

No, lo siento, no está libre.

(Timbre)

Ellos son.

¿Abro con delantal para parecer más accesible

o me lo quito para parecer más varonil?

Abre como quieras. Eso sí, trata de ser buena persona

y no ser tú mismo.

-¡Hugo! (RÍE) ¿Qué pasa?

Ella es Carla.

Hugo. -Encantada.

-Te he traído vino y tu agua con gas.

Muchas gracias, adelante.

¡Y mi amor!

-Hola, mi amor. Perdón que no me levante.

Adelante.

¡Carla!

Pasa. Es que no sé si quiero quedarme.

Oye.

Perdóname. Perdóname, que el otro día fui un maleducado.

Lo siento.

También estuve un poco pesada con... Con Bimbo.

Ah, ¿te acuerdas? Claro.

El mejor perro del mundo.

Perdón. Es el mejor perro del mundo.

¿De qué te ríes? No, si...

Pues voy a adoptar otro.

Sí.

Si llegásemos a algo tú y yo, ¿sería compatible?

Habría que verlo, ¿no?

Ah, habría que verlo.

Bueno, pues vamos a verlo.

Voy a quedarme porque eres mono. Tú también.

Quítame la chaqueta.

Oye, ¿y este pisazo? No sabía que dar clase diese tanta pasta.

Es que mis clases son buenísimas.

Ah, ¿todo lo haces bien?

Bueno...

(Móvil)

De la Vega. "Hola.

¡Labor cumplida!".

He conseguido

a los 14 padres y a una abuela. Mañana los tendrás a las 20:30.

¡Bien! Gracias.

Hugo... "Dime".

¿Por casualidad me invitarías a cenar?

¿Hoy?

No puedes, claro. No, déjalo, es una tontería.

Tengo gente en casa, pero si te quieres apuntar...

No, en serio, buenas noches.

No, vente si... ¿Ester?

Ester. ¿Hola?

¿Cómo estás? ¿Bien? Bien, ahí vamos. A ver.

Vete sentando y ahora nos vemos.

Hola, ¿qué tal? ¿Qué tal? Hola, ¿qué tal?

Fernando. Ester, ¿no?

Ester, sí. Sí.

(MURMURA) Sí.

Hola.

¡Hola! Hola, Antonia.

¿Qué tal? ¿Qué ha pasado?

Nada, no te preocupes. Ahora...

Vale. Os cuento a todos.

Nada, tranquila. Vale.

Sí, sí. Id sentándoos, porfa.

¿Están todos?

No. ¿Quién falta?

Faltan...

¡Ah, ya! Ahí está. Listo, sí.

Sí. ¡Eh!

Manuel.

Manuel, por favor. Sí.

Así vamos ahorrando un poquito de tiempo.

Entonces, así vamos agilizando un poco.

Nos vamos sentando.

Bien, vale.

Bueno, muchas gracias a todos por hacer el esfuerzo de venir.

Os estaréis preguntando por qué os he convocado

con tanta urgencia.

Enseguida os lo cuento.

Antes os quiero presentar a la persona que tengo al lado.

Hola.

Él, si estáis de acuerdo,

va a hacerse cargo de unas clases especiales

con vuestros hijos e hijas el próximo trimestre.

Él es... Soy Hugo Ibarra Toledo,

soy maestro, pedagogo,

especialista en problemas escolares

y es una putada, pero básicamente estoy aquí

para deciros que vuestros hijos están enfermos.

¿Cómo? -¿Enfermos dice?

Están gravemente enfermos.

Pero, bueno, yo creo que eso vosotros ya lo sabéis. Y si no,

ha llegado el momento de que lo sepáis.

¿Están los padres ahí ya?

"Sí".

¿Ya han entrado?

Tus padres ahora mismo, han sido los últimos.

Te juro que ese va a por mí. No a por mí, a por todo el mundo.

"Si no, no lo entiendo".

(GRITA) ¿Qué hacéis? ¿Qué hacéis?

¡Para! ¡Para!

¡Quietos!

"¡Joder!".

¿De qué va esto, Marga? Ahora te vas a enterar.

¡Tíos, Lena!

Vamos, estaba hablando con ella... ¿Y qué?

No sé, la he oído gritar. Mal rollo.

¿Qué hacéis? ¿Qué hacéis? ¡Parad!

¡No, no!

Cuando uno fantasea con la idea de ser padre,

imagina una película de Walt Disney con música de Elton John.

No he recibido aviso de ingreso.

Cumpleaños felices,

Navidades en familia,

dibujitos con caritas sonrientes en la nevera...

"Bienvenidos a todos a mi espacio de 'cutting'".

-¡Silvia! Sal de ahí, por favor.

-"...valiente y capaz de todo".

Al principio es un poquito así.

¿De qué hablas tú?

-Vosotros quemasteis los jodidos coches.

Pero luego nuestro hijo va creciendo...

Oye, Lena, cariño. Irás con buenas compañías, ¿verdad?

-Tenemos que hacer algo con este pavo.

¿Y si lo hacemos desde dentro?

(Petardos)

Puedo vivir sin beber. Y beber sin vivir también.

Y ahí ya la película de Walt Disney

se convierte más bien en una de género terror.

Cariño, mírame.

-¿Qué haces?

-Solo te iba a tocar... -¡No me gusta!

-¡Es tu madre, joder!

Se llama adolescencia, es un proceso natural.

Todos hemos pasado por ahí, tampoco vamos a hacer un drama.

Yo quiero mucho a mi hijo. Quiérele mejor, es lo que necesita.

Lo que necesita es a su padre. Pero no tiene a su padre.

Decidió que sería feliz con otra persona.

Entonces, me necesita a mí.

En este colegio ha habido casos de agresiones,

humillaciones, algún que otro pirómano,

se han quemado cuatro coches, señores.

Tenemos aquí todos claro de quiénes estamos hablando.

Vuestros hijos.

(GRITA) ¡Eh!

¡Parad, joder!

Hit - Capítulo 1: La infección - Ver ahora

Capítulo 2: La consulta

No recomendado para menores de 16 años HIT - Capítulo 2: La consulta - Ver ahora
Transcripción completa

Me llamo Hugo Ibarra Toledo,

mis amigos me llaman HIT

y desde muy jovencito sentí la llamada

para dedicarme a lo que para mí es

la profesión más difícil del mundo: ser maestro.

Tienes pirómanos en el colegio, tres coches han ardido.

Cuatro. Me puedo quedar sin el colegio, ¿entiendes?

No sé bien qué puedo hacer yo.

Nos está grabando.

¿Vamos a por él?

¿Qué haces grabando? Está prohibido.

Estoy buscando caras nuevas.

Quien se va con una cara nueva eres tú.

No me digas, te estás haciendo el vacilón delante de las chicas.

Nourdin, quieto. ¡Eh!

Quieto, quieto. ¿Tienes permiso para estar aquí?

¿Tienes permiso para quemar coches?

Por más que quieras esconder,

tu vocación sigue golpeando a la puerta.

Habéis salido en el telediario,

habéis salido en la prensa, en Internet.

Eso no gusta a nadie. Ni a nosotros.

¿Y qué hacemos?

¿Nos ponemos a trabajar o me piro?

Vosotros y vosotros, os esperan en el gimnasio.

Me llamo HIT y soy especialista en curar infecciones

como la que tiene este colegio.

Vamos a empezar tan pronto como hable con vuestros padres.

(Petardo)

Ven, ¿has visto esto?

-"¡Mea, vamos!" Esto es un "fake".

¿Qué? -"¡Va, mea!"

No me creo nada, está actuando.

A ver, no, no.

Es una puta mierda, hay que repetirlo.

¿Por qué? Porque es una mierda.

Él es... Soy Hugo Ibarra Toledo.

Soy maestro, pedagogo,

especialista en problemas escolares

y es una putada, pero básicamente estoy aquí para deciros

que vuestros hijos están enfermos.

¿De qué va esto, Marga?

Ahora te vas a enterar.

¡Ayuda, por favor!

"¡Para, para!"

Tíos, Lena. Vamos, vamos, vamos.

Estaba hablando... ¿Qué?

No sé, la he oído gritar. Mal rollo.

Cuando uno fantasea con la idea de ser padre,

imagina una película de Disney con música de Elton John.

Cumpleaños felices,

Navidades en familia,

dibujitos con caritas sonrientes en la nevera,

partidos de fútbol,

clases de danza...

Y al principio es un poquito así.

Pero luego nuestro hijo va creciendo,

cumple doce, catorce, dieciséis.

Y ahí ya la película de Walt Disney

se convierte más bien en una de género terror.

Lo que vuestros hijos están viviendo

se llama "adolescencia",

un proceso natural

en el que deberían afianzar su identidad de adultos

y deberían desarrollar las armas necesarias

para ser más independientes económicamente, emocionalmente

y poder hacer frente al mundo real que les espera.

Un mundo con situaciones de riesgo.

¡Eh, eh! Hijos de...

Racismo.

¿Qué cojones pasa? ¡Quieto ahí!

Sexo.

¿Qué pasa? ¿Qué pasa?

Drogas.

¿Has visto? Alcohol.

¡Una mierda! Inestabilidad laboral.

¿Qué hablas? -¡Quemasteis los jodidos coches!

¡Estábamos al otro lado!

"Se llama adolescencia, es un proceso natural".

"Todos hemos pasado por ahí, tampoco vamos a hacer un drama",

pensaréis algunos, ¿no?

"No vamos a exagerar".

Pues mucho me temo que en vuestro caso no es así.

En este colegio ha habido casos de agresiones, humillaciones,

algún que otro pirómano.

¡Se han quemado cuatro coches, señores!

¡Cuatro coches!

Tráfico de drogas, pornografía.

¿De qué vas? ¡Ya, ya!

(Sirenas)

Tenemos aquí todos claro de quiénes estamos hablando:

vuestros hijos.

# Tú quieres ser grito, # cruzar tus fronteras,

# fundirte en el bosque, # ahogar esa pena,

# leer el desierto, # encontrar la salida,

# apretar bien los dientes, # llegar a la cima.

# Correr, sudar, aprender a sufrir,

# subir, latir y coronar.

# Brillar, vibrar la obra maestra,

# el truco final. # Bajar, sentir velocidad,

# frenar, trazar, medir, calcular,

# sentir el viento, sentir el sol,

# sentirte ligero, sentir devoción

# por inspirar, espirar.

# Inspirar, espirar.

# Inspirar, espirar.

# Y aspirar a la eternidad.

Pásame los informes.

(CARRASPEAN)

-Perdone, estoy alucinando.

¿Está usted acusando a nuestros hijos?

No, no, yo no acuso.

Señalo los nueve informes que tengo en mi mano.

Que yo sepa, nuestra hija Lena no tiene ningún informe.

Su hija es para echarla de comer aparte.

¿Perdón? -¿Por qué aparte?

¿Qué pasó? A ver.

-¿Qué problema tiene nuestra hija? Si se puede saber, claro.

Si os parece, hablamos después de la reunión.

Hablamos después de la reunión, tranquilos.

Ester, ¿qué significa esto? ¿Nos traes aquí a un señor

que no conocemos para que insulte a nuestros hijos?

¿A quién? Yo no he insultado a nadie.

Les ha llamado delincuentes. No, enfermos.

Mi hija no es una enferma. Ya es la segunda vez que lo dice.

El enfermo será usted.

No te digo yo que no, pero no le voy jodiendo la vida a nadie en su casa.

No sabe lo que pasa en casa. ¿Su hija se llama...?

Es Margarita Ariño.

Marga. Marga, sí.

Tiene tres avisos por amenazar a profesores.

Otra vez con eso. ¿Cuántas reuniones llevamos este año?

El discurso es siempre el mismo.

Al final, la culpa siempre es nuestra

y de los chavales. Vosotros pasáis horas con ellos,

pero no tenéis la culpa de nada.

Empezamos a estar un poco hartos de victimismo.

Mira. Os guste o no os guste, vuestros hijos,

ni yo ni la directora, vuestros hijos

han amenazado y agredido a profesores de este centro.

Si tenéis problemas de disciplina, la culpa es del colegio.

No nuestra, soberbio de los cojones.

-¡Ni de los niños! No, eso no te lo voy a permitir.

No les vamos a llamar niños

cuando hace ya tiempo que dejaron de serlo.

Aunque os cueste asumirlo.

Y puede que sea parte del problema.

Se les paga para educar a nuestros hijos.

-Para que hagan su trabajo. ¿Cómo lo hago yo

si no haces tú el de padre?

(MURMURAN)

Por favor, vamos a calmarnos. Por favor.

¿Se da cuenta de que nos está ofendiendo?

No es mi intención.

Yo me ocupo de mi hija al 100 %.

¿Que se llama...? Erika. Es Erika Alonso.

Erika, Erika.

Erika metió droga en el colegio.

No me jodas, Ester.

Es cierto, César. Eso fue el curso pasado.

Pero hay que asumir... Oye, si fue el curso pasado

igual es que ha prescrito. ¿De verdad os cuesta tanto asumir

que tenemos un problema? Pero un problema gordo.

¿Qué os asusta?

No lo vais a admitir ahora en público, delante de todos,

pero seguramente más de una vez

habéis deseado que vuestro hijo desapareciera del mapa.

(MURMURAN)

¡Queréis hacer el favor de tranquilizaros!

-¿Vas a consentir que te hable así?

¿Vamos a consentir esta barbaridad? Manuel.

¿Tú también lo vas a consentir?

Estamos en un momento muy delicado, por favor.

Necesitamos... Has pasado una línea roja, vámonos.

Es importante... Que me quiero quedar.

-¿Para qué te quieres quedar? -¡A escuchar me quiero quedar, joder!

¡A escuchar por una vez!

Porque estoy muy preocupada por Darío, sí.

Y seguramente lo estamos todos, ¿o no?

-Pero hay formas y formas, ¿vale?

Perdona, ¿cómo te llamas?

Beatriz, me llamo Bea. Bea.

Pues muchas gracias, Bea.

Por fin una ráfaga de sentido común.

Y tú dices que tu hijo no está enfermo.

Tiene los problemas

de cualquier chaval de su edad. No.

Coeficiente intelectual muy por encima de la media.

Sin embargo, oh, misterio, no deja de suspender.

Las clases no le resultan atractivas, algo tendréis que ver.

Sin embargo, grabar y difundir porno le resulta superatractivo.

No puedes hablar de mi hijo así delante de todo el mundo.

Es que tu hijo graba a compañeros y compañeras en el baño

y les chantajea. (MURMURAN)

-Esto es intolerable, Ester.

¡Esto es intolerable! Vámonos. -A ver, nuestro hijo tiene problemas.

Lo sabemos. -¡Como todos, joder!

-Detectamos adicción al móvil. Lo llevamos a un psicólogo un tiempo.

Pero dejó de ir.

Dijo que no le servía y sí, dejó de ir.

-Bea, eso es asunto de tu hijo.

No, te equivocas.

Eso es un asunto colectivo de todos.

Sí, claro.

¿Te puedo hacer un test?

¿Un test de qué? Unas preguntas rápidas.

Es que no entiendo nada.

Duermes con el móvil conectado. ¿Qué?

Lo primero que haces cuando te despiertas

es consultar tu teléfono. Oye, ¿qué tontería es esta?

Si estás fuera de casa y te lo has olvidado, vas a por él.

¡No te voy a contestar a nada!

Cuando comes y cenas con familia y amigos no dejas de consultarlo.

¿Qué quieres demostrar? ¡Que eres un adicto!

Esto es ridículo. Igual que tu hijo.

Estás más enganchado y eres el adulto.

Esto es absurdo.

Eres adicto.

Pero, ojo, yo también lo soy.

Soy adicto.

Todos somos adictos.

Si nos pasa a nosotros, que somos los adultos,

¿cómo no les va a pasar a ellos, que están en una edad delicada?

Eso es verdad. Mira, esta mierda

de siete por quince centímetros es su dios.

Lo que pasa aquí dentro les parece bastante más interesante

que la vida real. Entonces, ¿qué solución hay?

No hay. Quemarlos, como los coches.

No, no, no podemos hacer nada.

Estamos perdidos. Batalla perdida.

Estamos equivocados. Pero no nosotros, ¿eh?

El mundo entero.

7500 millones de personas viviendo en el error. Equivocadas.

Pero vamos a verlo por lo menos. Vamos a hacernos conscientes

e intentar hacer algo todos juntos.

¡Que estamos aquí para ayudar!

Claro. Dejaos ayudar.

Claro. Con mi chico no cuentes.

Manuel. Yo me gano la vida vendiendo móviles.

-Manuel. -Por favor.

-Te espero en el coche. -Venga, Manuel.

(Puerta)

Muy bien, pues este es el plan.

Quiero aislar a vuestros hijos media jornada todos los días.

¿Aislarlos?

¿Perdón? ¿Escuché bien?

-Ni que fueran contagiosos. Es que son contagiosos.

En el próximo trimestre quiero resetearlos.

¿Y cuánto cuesta? Nada, Raquel, nada.

No te preocupes, no vas a tener que pagar nada.

No me lo creo.

Lo gratis siempre sale caro.

-No todos tenemos dinero para pagar algo así.

Ya lo sé, ya. Él cobrará un sueldo mínimo, algo simbólico.

¿Y eso por qué?

¿Qué saca usted de esto?

Eso no es asunto tuyo.

Pero quiero entenderlo.

Sí, a mí también me gustaría entenderlo.

Lo siento, pero no.

Gus acaba de aterrizar en el colegio. Viene de otra ciudad.

No voy a hacerle esto.

Nuria, tienes derecho a decidir lo que quieras, por supuesto.

Pero yo te aseguro,

os aseguro que Hugo es lo mejor que os puede pasar.

Mi hijo no es un delincuente.

Lo de la delincuencia se lo dejamos a los jueces.

Pero, vamos, apuntan maneras.

Lo que Hugo quiere decir...

Lo que Hugo quiere decir es lo que Hugo dice.

Si no quedó claro, ningún alumno se va a someter a ninguna disciplina

sin vuestro permiso. Nuestro permiso no lo tienes.

-A ver, es verdad que Lena el año pasado no tuvo un buen curso,

pero este año está muchísimo mejor. Sí.

¿O no? Su hija Lena...

¿Qué tienes que decir? ¡Igual te arranco la cabeza!

(HABLAN TODOS A LA VEZ)

Si te quieres ir, te vas. Si te quieres ir, te vas.

-¿Qué somos, chicos? Realmente...

Ester, qué disgusto. Todavía no entiendo por qué estamos acá.

Realmente. Vámonos, Raúl.

Me lo tenés que explicar. Gina.

¡Tranquilízate, por favor! -Por favor.

-Imbécil.

(Puerta)

¡Oh, no! La ráfaga de sentido común también se nos va.

No puedo firmar un permiso sin mi marido.

Lo siento.

-¿Qué? ¿Qué hacemos?

-Yo firmo lo que sea

si hace que mi hijo deje de dar puñetazos a las puertas.

Oye, vamos a darnos un aplauso por tener los cojones de quedarnos.

Un aplauso.

O los nueve o ninguno. ¿Cómo?

Que o están todos o no me sirve.

Entonces, ¿qué?

Ya te lo he explicado.

Me lo explicas otra vez, no te entiendo.

Los infectados son nueve.

Si alguno se queda fuera, se me va de las manos.

Son minoría. Pero son los que tienen el bicho.

¿Y con los demás qué hacemos? Mira.

O lo hacemos a mi manera o no cuentes conmigo.

La directora aquí soy yo. No voy a perder el tiempo.

Ah, vale. Te rajas. No, te rajas tú.

Yo no, te rajas tú. Coño, ¿no eres la directora?

¿La autoridad suprema? Pues convénceles.

Como si fuera tan fácil.

Me lo has puesto difícil con ese numerito.

Ya nos conocemos, de la Vega.

Se han ido corriendo todos los padres.

Pues haz que vuelvan.

¿Me estás dando órdenes? Te digo que blanco o negro.

Pues negro.

Pues negro. Pues negro.

¿Tienes música?

No lo sé, averígualo tú.

Pon lo que te apetezca.

(RADIO) "# De noche # todos los gatos son pardos".

# De noche yo te voy susurrando.

# De noche ocurren cosas misteriosas,

# cosas que se dan # en el calor de la noche.

# De noche # todos los gatos son pardos.

# De noche yo te voy susurrando.

# De noche ocurren cosas misteriosas,

# cosas que se dan # en el calor de la noche.

# Yo necesito un buen azote. # Vamos, niña, sube al coche.

# Las cosas más hermosas # siempre pasan por la noche.

# Las cosas más salvajes, # desfases, las fiestas...

# Los bailes de disfraces # son de noche siempre.

(Puerta)

(Puerta)

Hola. -Hola.

(HABLAN EN CATALÁN)

(Motor)

Tiene 17 años. Vive su vida como hacías tú

y como hacía yo a su edad.

-¿De dónde saca el dinero? ¿Tú lo sabes?

A mí ese hombre me inspira confianza, lo prometo.

¿Por qué no lo intentamos?

-Es un farsante. -No, no lo sabes.

-Me ha dejado en ridículo delante de todo el mundo.

-Yo no puedo más con Darío, te lo digo de verdad.

Es una mentira detrás de otra. Por favor, tenemos que hacer algo.

-¿Puedes dejar de atosigarme?

(Puerta)

(MANUEL) ¿Se puede? -No.

-Es que venimos del colegio y... -¿Y?

-Quiero preguntarte una cosa.

-Ahora no puedo, estoy ocupado.

-Solo va a ser un minuto.

Te he dicho mil veces que no trabes la puerta.

¡Darío, abre! -¿Qué haces con la puerta?

¿Golpeo yo tu puerta para que veas?

-Intento hablar contigo.

-Estoy desnudo, ahora no puedo.

-Está bien, cuando bajes a cenar hablamos.

-No pienso bajar a cenar. -¡Sí vas a bajar!

-¡No voy a bajar a cenar, que no tengo hambre!

No me puedes obligar. Adiós.

(Notificación)

"Para mí la pubertad es un espejo. No creo que haya jóvenes malos...".

Es este, ¿veis? De su otro instituto lo echaron.

No sé cómo pueden echarle y permitir que siga dando clase. Es alucinante.

Pregúntaselo a Ester.

Parece un soberbio, un maleducado. -Un arrogante de mierda.

Nos miraba a todos por encima del hombro.

Oye, Lena, cariño.

Tú no irás con malas compañías, ¿verdad?

¿Cómo voy a ir con malas compañías, papá?

Tiene razón.

Vos no tenés por qué ir con malas compañías, ¿no?

Me voy a la cocina, quiero ver cómo está todo.

-Vamos a sacarte de ese colegio.

¿A tres meses de acabar el insti?

Es una tontería, papá.

De acuerdo, es una tontería.

Pero vigila tus amistades, ¿"capisci"?

"Capisco".

(MÓVIL) "Un chaval teóricamente problemático

lo que me indica...". ¿Ese es el profesor nuevo?

Ajá.

¿Te gusta?

No, a mí no.

Y a ti tampoco.

¿Está claro?

(MÓVIL) "Yo creo que...".

Qué cara de rancia se te está quedando.

¡Ivana!

Pásame la toalla, porfa.

A ver, entonces, ¿no vas a seguir?

No.

Te hacía ilusión el proyecto, ¿no? ¿Ilusión?

Mucha palabra esa para mí.

Te conozco, estás cabreado.

Coño, parezco Greta Thunberg avisando del cambio climático

y la gente ni puto caso.

Hugo, tienes las manos frías. Estoy bien.

No, cuando tienes las manos frías... ¡Estoy bien! Estoy bien.

Bueno, ya.

¿Cenamos?

Hazte lo que quieras, yo voy a salir con la bici.

¿Con la bici? ¿Adónde? A que me dé el aire.

Uy, ¿no irás a un bar? ¿O sí?

Puedo ir a un bar y pedir un agua con gas.

Claro, ¿cómo no? Y yo nací ayer.

Te quedas conmigo. Tengo...

No voy a dejar que te vayas.

¿Qué vas a hacer? ¿Ir corriendo detrás de mí?

Joder, ¡perdón! Eres un gilipollas.

Necesito salir, necesito sudar. Quitarme a esos padres de encima.

¡Bueno, ya! ¿Cuál es el problema con los padres?

Defienden a sus hijos, es normal.

Si hubieras tenido el valor de ser papá...

¡Por eso me hice una vasectomía! Y es reversible.

Maya.

Puedo vivir sin beber.

Y beber sin vivir también.

# Mi negra albina, mi coda de enero.

# La belleza exacta # en el preciso momento.

# Sálvame otra vez.

# Sálvame otra vez.

# Perfil de hada en griego monumento.

# El tono, el deje... # -¡Silvia!

Te pongas como te pongas, vas a ir.

-¡Yo no he hecho nada!

-Sal de ahí, por favor.

Ya basta de vivir encerrada en tu cuarto.

-Que me dejes en paz.

Darío. -¿Qué?

-¿Dónde vas? Son las 23:30.

-He quedado con unos amigos. -¿Qué amigos?

-Unos amigos. No los conoces, ¿qué más te da?

-¿A qué hora vas a volver? -Pronto.

-Cariño, mírame.

-¿Qué haces?

-Solo te iba a tocar la cara. -¡No me gusta!

-¡Es tu madre, joder!

-He dicho que volveré pronto.

-Tu madre no se merece que la trates así.

"¿Quién es?" Soy yo, abre.

Abre.

"Vengo a recoger mis cosas".

Las tiré a la basura.

"Bienvenidos a todos a mi espacio de 'cutting',

el punto de encuentro perfecto para gente como tú,

valiente y capaz de todo".

No puedo más.

Te lo digo de verdad, no puedo. Quiero que se vaya.

No me toques. Quiero que mi hijo se vaya de casa.

-Bea, cálmate.

-¿Te imaginabas que alguna vez iba a decir algo así?

Por favor.

# Eres báculo estímulo

# de crecimiento. # Y un casi no poder... #

(Gritos)

# Un casi no poder.

# Podría mirar

# toda mi vida

# tu escápula respirar.

# Podría donar... #

Hola. -Hola.

-No he recibido ningún aviso de ingreso.

-Tengo que hacerlo ahora.

-También puedes pagarlo en metálico, me da igual.

-Vale, pero sube.

-Lo primero es lo primero.

(Portero automático)

¿Qué quieres?

"¿Estás de coña?"

Estás de coña, no has podido tirarlas.

Había cosas muy importantes ahí.

No lo serían si han estado muertas de risa en una habitación.

Dos años.

Ester, abre, por favor.

¿Qué haces aquí? Vete a casa con tu mujer.

Aquí no haces nada.

Me estoy muriendo de frío.

(Puerta)

# Como no soy directo # ni fácil ni honesto,

# me he hecho un remedio # con lo que había dentro.

# Es solo cuestión de fe... #

Aquí tienes.

Sube.

-Las llaves.

Atrás.

-¿Por qué?

Precaución.

Hay mucha gente mala en el mundo.

-¿Quién dice que el malo no eres tú?

¿Qué coño haces?

-Que soy menor. -¿Qué?

-Soy menor, estás cometiendo un delito.

Si te pillan conmigo, tu triste vida se va a la mierda.

-Hijo de puta.

# Para tu pena.

# Para tu pena. #

(CHICA GRITA)

(Silbidos)

(Móvil)

(Notificación)

Buenos días, nene.

¿Qué? ¿A qué horas volviste?

Tarde. Ya sabía.

No bebí, ¿eh?

Sí, claro. Ven, huéleme el aliento.

No. Ven, ven.

A esta hora ni loca. Eso déjaselo a las tías con las que sales.

¿Qué hiciste ayer?

Nada, machacarme.

Me duele el cuerpo. Todo.

Pues yo estuve hasta las 03:00 con estas bellezas.

No sé para qué.

¿Cómo que no sabes para qué? Necesito café.

Sí, en la cocina. Uy, me meo.

Hugo, tienes que aprovechar esta oportunidad que te da la vida.

¿Qué oportunidad?

De poner en práctica toda esa teoría que te la pasas vendiendo.

Antes me voy a una isla desierta.

Ya estás en una isla desierta.

Con seis no hago nada.

No sé, ve a por los nueve.

No, paso.

Tienes que hacerlo,

no te queda otro remedio. ¿Por qué?

Porque ellos te necesitan, sí.

Pero sobre todo los necesitas tú a ellos.

¿Yo? Sí.

Maya, tampoco voy a cambiar el mundo.

Ya, pero no vas a dejar de intentarlo o sí.

Anda, llévame.

Ay. Venga.

¡Vamos a cambiar el mundo! ¡"Yeeha"! ¡Dale, dale!

(RÍE)

Hostia, se embala, ¿eh?

¿Qué? Habéis sido vosotros, ¿no? ¡Gamberros!

¡Eh! Vosotros tres, venga.

Coge y te pones aquí. ¿Qué pasa?

¿Qué pasa? ¿No me entiendes? Que pongas esto a repartir.

¿Por qué? Y tú. Porque lo digo yo.

Lo que digo yo se hace y punto, ¿vale?

No. Trae para acá. ¿Cómo que no? ¡Coge!

¡Que lo cojas, coño! ¡Venga!

¡Joder! La mochila, trae para acá. Cógelo.

¡Venga! Vamos.

(Teléfono)

(Teléfono)

Mira, aquí está otro.

(Teléfono)

Soy David, dime.

¿Otro padre?

Dile que no le puedes pasar la llamada,

que estamos en una reunión.

Que la directora le llamará enseguida.

Venga, gracias, ¿vale? Venga, gracias.

Buenos días a todos.

Por decir algo. -Buenos días.

Por decir algo, sí.

¿Qué piensas hacer con esto?

Ya he dicho que lo limpien. Ya está, con eso lo arreglas todo.

Hago lo que puedo.

Nos la estamos jugando, Ester.

-¿Sabes lo que está pasando ahora?

(Teléfono)

Por su culpa, tenemos a alumnos y padres totalmente a la contra.

(Teléfono)

(Teléfono)

Fue una irresponsabilidad pasarle la lista.

Ah.

Y seguir como estamos no te parece una irresponsabilidad.

¿Qué más tiene que pasar para que reaccionemos?

¿Qué más para que admitamos que estamos fracasando?

En menos de tres meses se termina el curso,

¿qué balance haremos?

¿Nos iremos de vacaciones satisfechos con el trabajo?

¿Y si metemos la pata?

¿Si ninguno que tenemos en la lista quemó los coches?

No os preocupéis, si la experiencia se suspende.

Hugo no quiere seguir.

(Timbre)

Hora de ir a la jungla.

Ya os contaré a la hora de la comida.

Gracias.

Luego nos vemos. Gracias.

Ester. Mejor, de verdad, mucho mejor.

Meter a unos estudiantes con un histrión en un gimnasio

no va a servir de nada.

Vale, Lourdes. Vale.

Es...

Vaya.

¿No decías que no?

Ponme con Viceconsejería, por favor.

Subdirección General de Inspección, Alejandro Urrutia.

Gracias.

¡Hola, Ester! Hola.

Oye, por cierto, ¿la idea del cartel fue vuestra?

¿Nuestra? ¿Por qué nuestra?

Porque sois muy creativos.

¿Creativos?

El vídeo que circuló el lunes por el colegio era creativo también.

No te entiendo.

Un testigo os vio partiéndoos de risa después de hacerlo.

Pues el testigo miente.

Y me da mucha rabia que pienses eso de mí.

Ya hablaremos. Id a clase ahora, estáis llegando tarde.

Lo pasé muy mal, espero que nunca te pase algo parecido.

(Petardos)

¡Hijos de puta!

¡Eh!

¡Eh! ¿Hugo? ¡Hugo!

¡Eh!

Joder.

¡Eh, tú!

¿Qué, no tienes clase o qué?

No tengo prisa.

Apaga el móvil, anda.

Tú no mandas una mierda, tío.

Mis padres no han firmado nada, estoy exento.

Espera.

Tú estás involucrado en la quema de coches.

Lo voy a demostrar.

(Silbidos)

¿Hugo? ¿Qué pasa?

¿Estás bien?

¿Seguro que no quieres que te lleve a casa?

¿Sabe que vamos?

Sí, la he avisado.

Tenía alguna resistencia, pero al final la he convencido.

De todos modos, podemos ir otro día.

Madre separada.

Madre separada. Desde hace poco, además.

Se mudaron de Barcelona a Madrid

y él ingresó en el colegio a principios del segundo trimestre.

¿Y cómo se ha adaptado?

Pues como ha podido.

Para la mayoría es el polaco, el separatista, el catalán.

Peleas.

Te puedes imaginar. Y broncas con algún profesor.

Con Lourdes sobre todo, la profesora de Historia.

Cuestiones políticas, supongo. Claro.

Colgó una estelada en la fachada del colegio.

¿Qué?

No, pero tuvo muchos problemas en Barcelona.

Le detuvieron varias veces. Núcleo duro.

Aquí se siente en territorio enemigo.

Pero ha encontrado hueco en el grupo de Lena.

Sí, eso parece. Aunque yo...

la afinidad no la acabo de ver, pero...

Las reinas, que necesitan guerreros.

¿Qué te ha hecho cambiar de opinión?

No, si yo no he cambiado de idea.

Te dije que o todos o ninguno

y o todos o ninguno.

Ayer me dijiste "apáñatelas"

y hoy estás aquí haciendo equipo conmigo.

Las reinas, que necesitáis guerreros.

Yo creo que fueron, por lo menos, un par de veces.

¿No debería acordarme de una noche con HIT?

Si ibas borracha...

No, en esa época no bebía. Pues drogada.

No me he drogado nunca.

Yo creo que, por lo menos, dos veces nos acostamos.

Tengo un calor...

¡Coño! ¿Y ese chupetón?

Te aburres tú, ¿eh? (CHISTA) Ni hablar.

(Timbre)

Adelante.

Está todo manga por hombro.

No acabo de organizarme, soy un desastre.

No te preocupes, no pasa nada.

¿Café? No, café no.

¿No? Tu hijo.

Mi hijo.

Déjame trabajar con él.

Merece la pena, he leído su informe.

Sí, pero... Tengo fe en él, ¿no la tienes tú?

Yo quiero mucho a mi hijo. Quiérele mejor, es lo que necesita.

Lo que necesita es a su padre. Sí, pero no tiene a su padre.

Decidió que iba a ser más feliz con otra persona.

Entonces, me necesita a mí.

El problema no es mi hijo, soy yo, que estoy desorientada, estoy...

No soy capaz de superarlo. Pensaba que cambiándome de ciudad,

instalándome en esta casa, de mis padres, lo superaría, pero...

veo a Gus y veo a mi marido.

Tiene el mismo pelo... Dame esto.

El mismo pelo, las mismas orejas, la misma manera de mirarme.

Te entiendo perfectamente. He estado dos años colgada de mi ex

y se pasa un duelo.

No me sirve de consuelo, Ester. No, pero ayuda...

Chicas, si queréis hacer terapia igual podéis quedar otro día.

El que nos necesita es Gus.

(Móvil)

Perdonad, tengo una llamada y tengo que cogerla.

(Móvil)

Afloja. Sí.

Que te llenes de culpa no le sirve de nada a Gus.

Dime. "¿Ester?"

No me lo puedo creer.

Tengo que hablar contigo.

No se te ocurra darme largas, es urgente.

"¿Hablar de qué?"

¿Cómo que de qué?

Del loco que quieres meter en el colegio.

Tú tienes tus problemas, Gus los suyos.

¿Meterle en un grupo conflictivo le va a servir?

Bueno, él es conflictivo.

Por motivos políticos, es distinto. No, no.

Quemar contenedores no es política, es vandalismo.

No se demostró que fuera él.

Se cambia de colegio

y, ups, casualidad, arden cuatro coches.

¿Le vais a hacer responsable de eso? No sé, yo no lo sé.

¿Lo sabes tú?

Escucha.

Gus está buscando su identidad.

Vamos a ayudarle a encontrarla antes de que la vuelva a cagar.

Tienes que firmar aquí y poner tu DNI.

Gracias.

Oye, no es asunto mío, pero ¿estás diagnosticada?

¿De qué?

Anorexia.

¿Sí? (LOURDES) Gustavo Albiñana.

-Gustau.

-Gustau.

Este es tu trabajo sobre la España del siglo XIX.

"Visca la república".

-Sí.

-¿Te puedes poner de pie para hablar conmigo?

-Que te levantes, macho. ¿No has escuchado?

-A ver, ¿me puedes explicar

qué se supone que debo hacer con esto?

-Es usted muy libre de hacer lo que quiera.

-Mira, lo que ahora mismo quiero es ponerte un cero

y que te persones inmediatamente en el despacho de la directora.

Pero la verdad es que me da una pena enorme

que no comprendas lo mucho que podrías aprender de la historia.

-Que no te de tanta pena, me da igual.

Me la suda España y la historia de España. Me la sudan las dos.

-¡Polaco! -Polaco, cabrón.

Vuélvete a tu pueblucho. -¡Silencio!

¡Silencio!

"Molt bé. Molt bé, Gustau".

Hablaré con el equipo directivo

para que dado tu desprecio por la asignatura

no tengas que volver a clase.

¡Eh! -¿Qué haces, tío, imbécil?

-Has sido tú. -¿Qué pasa?

-Sal ahora de clase. -Ha sido el subnormal.

-Que te vayas. -Ha sido el gilipollas.

-¿Te puedes ir, por favor?

-Me cago en la puta, tío.

¿Aquí nadie es normal o qué pasa?

¿Nadie es normal o qué?

-Gracias, muchas gracias a todos y a todas.

Gracias por ayudarme a que todos los días

me vaya a casa con la sensación de haber perdido el tiempo

y de que mi trabajo no sirve de nada.

Y ahora, si sois tan encantadores, tan amables

y os da la real gana,

abrís el libro por la página 53.

¡Genial!

Brillante.

Metálico.

Te pillé, guapito.

(Móvil)

Dime, Maya. Aló, Hugo. ¿Estás sentado?

Vamos camino del coche con Ester, ¿por?

Mejor, ponla en altavoz.

"Maya nos quiere decir algo. Ah".

Vale, te oímos. Hola, Maya.

He estado toda la mañana investigando las vidas ejemplares

de los tres consentidos, ¿no?

¿Y a que no adivinan quién se subasta en una página gay por Internet?

(HUGO Y ESTER) "¿Se subasta?"

"Sí, se subasta al mejor postor".

O sea, que se ofrece. "Ajá".

Con vídeos muy insinuantes como el que te voy a enviar.

¡Hostia! Pero...

Es Darío. Sí, sí.

Darío Carvajal.

Es el hijo del de los móviles.

Sé perfectamente quién es Darío.

"Hugo". Dime.

He pujado por ti. ¿Cómo?

"He pujado y te has llevado el premio gordo, así que escúchame.

Darío te va a esperar hoy a las 18:00 en la Dehesa de la Villa".

"Te quiero, Maya. Chao". Ya, yo no tanto.

Nos vemos.

Chao.

No, Hugo. Voy a ver si me llevo un chupetón.

Ni hablar. ¡Que no vas a ir, Hugo!

Te digo que no. Hazme caso.

¡Que no, Hugo! ¡Pues no te llevo!

La que más me gusta es la Diavola, pero si no le gusta el picante...

Hola, Ivana. La vegetal.

-Hola, Ester. -Perdonad.

-¿Venís a comer? Sí, sí, vamos a...

¿Qué pasa ahora?

Vamos a ser dos, Raúl.

Lo siento, no hay sitio.

¿No hay sitio?

Está todo completo. Vaya, como veía esas mesas libres...

Están reservadas.

Bueno, pero podemos esperar.

No os lo aconsejo.

Tardaríais mucho tiempo en coger mesa. Incluso años.

Tanto tiempo no tenemos.

Raúl, solo necesitamos que nos escuches unos minutos.

No quiero a este hombre en mi casa. Tu hija Lena es una...

No pongas el nombre de mi hija en tu boca.

Tu hija Lena, una niña muy inteligente,

creo que tiene graves problemas y no te estás enterando.

Hugo, vamos a... Si mi hija sufriera,

yo sería la primera persona del mundo en enterarme.

Así que deja de meter a mi hija en tu saco.

¿Me oyes?

-Papá, venga, ya. Vale, vale.

¿De verdad crees que serías la...? No. Ya, Hugo, vámonos.

Vámonos.

No entiendo por qué nos vamos.

Bueno. ¿Por qué nos vamos?

¿Te lo tengo que explicar? No.

A ver, de Lena olvídate. Bueno, muy inteligente.

¿Quieres que te abran la cabeza? Que abran la suya de una vez.

Saca buenas notas, el expediente limpio,

no les vamos a convencer jamás. Muéstrales el vídeo.

No demuestra nada.

Demuestra que ella urdió todo. Es tu percepción.

Son hechos, De la Vega.

Para ellos va a ser una maledicencia más.

Bueno, pues nada, la damos por perdida.

¿Para qué vamos a hacerles daño de forma gratuita?

Pobrecitos. Además, tú eres tan buena...

¿Vamos a llevar la conversación por estos derroteros?

El mundo se va a la mierda por gente buena como tú.

Prefieres las personas malas.

Prefiero la gente que va de frente y que si ve un problema lo ataca.

Se arremanga y va directo. Es una niña.

Ivana.

Lo siento, ¿eh? Lo siento mucho. No, no.

Tranquila. Mi padre está muy nervioso y...

El negocio no va bien y a veces pierde los nervios.

Lena es intocable, lo ha sido siempre.

¿Por? Nació prematura a los seis meses.

Se tiró dos en una incubadora con respiración asistida.

Mis padres la consideran un milagro. Bueno, sobrevivió, ¿no?

Con muchos problemas. De pequeña siempre ha tenido una cosa u otra.

Y toda la atención de tus padres.

No, yo no he dicho eso.

No, no, pero digo que seguro que es lo que has sentido, lo que piensas.

No, no tengo celos de mi hermana.

Me llevo 10 años con ella, casi no nos relacionamos.

(RAÚL) ¡Ivana!

Vamos, vamos.

Gracias, Ivana.

¿Qué haces? -Había que ir a pedir perdón.

No, no.

(HABLA EN CATALÁN)

Yo me voy a comer, que me muero de hambre.

¿Te vienes?

Sí, ahora voy. Vale, pero no tardes.

¿Y tú no vienes?

No.

Id vosotros y guardadme sitio. Yo espero a Gus.

Si le proteges tanto se va a creer que te gusta.

Es que me gusta.

¿Te molesta que me guste?

No.

Pero a ti te gusta otro tipo de gente.

¿Otro tipo de gente como quién?

Como Alber...

Borra ese nombre de tu cabeza.

Perdón.

¿Qué pasa? ¡Silvia!

¿Habéis comido bien o qué? ¿Tú eres tonto?

¡Silvia!

Mi madre, tío.

Que la han convencido.

Ha firmado ese puto papel.

Estoy en el grupo.

Estoy jodido.

Bueno, no pasa nada.

Sí que pasa, que nos expulsan.

¿A tres meses de acabar el curso? No creo.

Si me expulsan, mi madre me envía con mi puto padre.

Bueno, pues mejor para ti.

Así vuelves a tu Barcelona querida.

Vuelves con tus amigos.

Dejas esta España de mierda

y haces república. ¿No es lo que quieres?

Tú eres mi república.

¿Qué pasa?

Mueves mucho la lengua.

¿Qué dices?

Que mueves mucho la lengua, parece que me quieres comer.

Bueno, es que te quiero comer.

No has besado a muchas chicas, ¿no?

No sé, unas cuantas.

Bueno,

será que las chicas de Barcelona no besan bien.

La lengua se mueve así.

Joder, Lena, es que no quiero que nos separen.

Tenemos que hacer algo con este pavo.

¿Y si lo hacemos desde dentro?

¿Qué quieres decir?

Que supuestamente somos una infección, ¿no?

¿Cómo se transmiten las infecciones?

Naturales de tercero.

¿Eh?

Vía cutánea,

vía respiratoria,

vía digestiva,

vía genital...

Pero tus padres no van a firmar.

No necesito a mis padres.

Me muero de hambre. Vamos.

Todavía nos da tiempo a picar algo.

¿Me estás invitando a salir?

No, te lo digo porque tengo una cita.

Ahora es cuando me preguntas si es con una chica,

te digo que sí y te pones celosa. Ay, Hugo.

Eres tremendo.

Pues nada, me voy al gimnasio a preparar la clase de mañana.

Con siete.

O con ocho, ya veremos. ¿Qué piensas hacer con Darío?

Eso lo veremos también.

Vale.

Estas son las llaves del gimnasio. Muy bien.

Y deja de jugar a que estamos ligando, ¿eh?

No estamos ligando. ¿Tú y yo ligando?

¿Cómo vamos a estar tú y yo ligando?

Qué cosas tienes, De la Vega.

Hugo.

Gracias por cambiar de opinión.

Y otra cosa.

Cuando nos acostamos,

el que iba muy borracho eras tú.

Pero nos acostamos, ¿no? Sí.

¿Este quién es?

(CARRASPEA)

Es mi ex y el inspector asignado a este centro.

Dos por uno.

Y sobra la mitad.

Te gustamos guapos, ¿eh?

Vete al gimnasio. Voy a saludar.

No. Hugo, por favor, vete al gimnasio.

Por favor.

Eso.

¿Es ese?

Es ese, ¿verdad? Es un payaso.

Vende humo, le he visto en la tele.

¿Quién te ha ido con el soplo? ¿David?

No puedes discriminar a unos alumnos

y encerrarles con un profesor que ni tienes en plantilla.

Viene como refuerzo, va a estar asegurado

y tiene un contrato temporal. Es una clase especial

con un personaje más especial todavía. Necesitas autorización.

Y no puedo autorizar una cosa así. Es que no tienes que autorizar nada.

Soy el inspector.

Me ocupo de que este centro siga las normas.

Ya, pero las hemos seguido y no han funcionado.

No te pongas terca.

De verdad, no me gusta nada cuando te pones así.

Me estás obligando a tener que dar parte.

No lo harás.

Sí, sí lo haré.

Pues nada, tú informa. Yo informaré también.

A Julia.

Le diré que a lo largo de estos dos años hemos estado...

Vamos, Ester.

Va a ser la madre de tu hijo.

Tiene derecho a saber que cada semana

llamas a mi puerta y te metes en mi cama, ¿no?

Ah, no. No.

Si me meto en tu cama es porque tú quieres.

Y no sabes lo sucia que me siento.

¿Me estás chantajeando, Ester?

Este colegio lo heredé de mi madre.

Y es mi vida.

Así que haré lo que sea para sacarlo adelante.

Arréglatelas como puedas,

pero nada de inspecciones hasta el curso que viene.

Esto que me estás haciendo es una marranada.

Adiós, Alex.

¡Ah!

¡Eh!

¡No!

¡Parad, joder!

(GRITA)

José Luis. -Dime, cariño.

-No espero más, voy a comer yo.

Me pones la "vegan burger"

y los chupachups de queso de cabra que me encantan.

-¿Quieres otra copa?

-Casi no. -Yo creo que te hace falta.

-Bueno, venga, trae.

Perdón, perdón.

Hola. ¿Me guardas esto donde puedas, por favor?

Y tráeme un agua con gas, gracias.

¿Qué haces así? Perdona. ¿Eh?

¿Vas de incógnito o qué? Ah, perdón.

He tenido un día que... vamos.

Te acaba de atropellar un camión.

Casi. No, estoy bien. Estoy bien. ¿Qué te ha pasado?

Nada. Un pequeño accidente, pero estoy bien.

Estoy bien. ¿Pequeño?

Lo único es que no he podido pasar por casa para cambiarme.

Tú estás guapísima.

Puedes llamar y anular la cita.

¿Anular la cita? ¿Por qué?

No, no. Con el día que he tenido

me viene muy bien tener algo sexi enfrente.

Ya.

Pero no puedes quedarte a comer así.

¿Por qué?

Pensarán que he recogido a un vagabundo

y me lo he traído a comer.

Tampoco...

Nada, así piensan que además tienes buen corazón.

Comer con restos de sangre delante no me motiva mucho.

¿Sangre?

Perdón.

¿En la boca? Aquí, ¿no?

Dios.

¿Te duele mucho? Espera. ¿Ya?

Ahí.

Ve a lavarte la cara por lo menos. Voy, voy.

Perdona. ¿Qué?

Tú tenías coche, ¿no? Sí.

¿Y sobre las 18:00 más o menos haces algo?

¡Sorpresa! Soy yo tu cliente.

¿Qué coño haces aquí? ¿Qué coño haces tú aquí?

Yo nada.

¿Cuánto hace que te dedicas a esto? ¿A esto?

A venderte en las redes.

Estás loco, tío. ¿Qué quieres, acabar en una cuneta?

¿Me estás persiguiendo?

Sí, y la verdad es que flipo con tu negocio.

Me manejo de puta madre, ¿vale? Quita.

No tienes ni idea de dónde te estás metiendo.

No hago nada. ¿No haces nada?

No. Lo único que hago es sacarles la pasta y me largo. Así de fácil.

¿Fácil? No hay dinero fácil.

La mayoría de los que hacen esto lo hacen a escondidas.

Les digo que soy menor y salen corriendo.

Hasta que llegue el día que seas tú el que salga corriendo.

¿Te quitas? Sí, sí, ahora me quito.

Te quiero el lunes a las 09:00 en el grupo.

No pienso ir. Claro que vas a venir.

Tengo tus fotos, un móvil y el teléfono de tus padres.

¡Ah! Te aseguras de que rellenen muy bien este impreso.

Ahora soy yo el que te tiene pillado por los huevos, listo. Venga.

Vamos.

Siento haberte fastidiado el almuerzo.

Gracias por todo.

En realidad, ha sido muy instructivo. ¿Sí?

No sabía que la carrera de profesor era peligrosa.

Bueno...

Entonces, no subes, ¿no?

Tienes la cara como un mapa. No estás muy besable, la verdad.

¿No?

¿Te duele? No.

Hazme caso. Mejor que yo, ibuprofeno.

Pero ¿nos vemos otro día?

A mí me gustaría.

Me lo pienso.

(Motor)

Hola.

¿Qué estás haciendo aquí?

¿Qué te ha pasado en la cara?

¿Cómo sabes dónde vivo?

Lo he buscado en Internet, hoy en día estamos todos conectados.

Lena, ¿qué quieres?

Entender. ¿Entender qué?

Por qué estoy en la lista.

Tranquila, ya no estás en la lista. Tus padres no firman.

Pero sí que quiero estar.

No porque me sienta mal, sino porque creo que...

sería guay experimentar y hacer cosas nuevas. No sé.

¿Y ese cambio de repente?

Me pasa mucho.

Pienso una cosa y luego acabo haciendo otra.

Aparte, te he visto por Internet y pareces muy gracioso.

Hacer clases contigo debe ser divertido.

No creo yo que te rías mucho.

No.

Bueno, pues te veo el lunes a las 09:00 en el gimnasio.

¿Tengo que llevar algo?

Lo que lleves a clase. Oye, ¿y así vestida bien?

Trae el impreso firmado por tus padres, ¿de acuerdo?

Una última pregunta. Cuando vas a esos debates en la tele,

¿cuánto te pagan?

Te veo el lunes.

¡Lo tengo, Maya! ¿Hola?

¡Tengo a los nueve! ¿Qué?

(GRITAN)

(MAYA) ¿En serio? ¡"Yeeha"!

¡No me lo puedo creer!

Hemos empezado. Tenemos que estar juntos todo el rato en esto.

Sí, claro. -Claro.

Pero ¡juntos de verdad! ¿Qué mierda es esto?

No uno ni dos ni tres

ni cuatro ni cinco ni seis

ni siete ni ocho... ¡nueve!

Hola.

-Hola. -Hola, ¿qué tal?

Hola, Marcos, ¿qué tal? ¿Cómo estás?

¿Qué tal?

-¡Hola! -Hola, ¿qué tal?

Gracias. -Buenas.

Hola. Ey, ¿qué tal?

20 euritos. Gracias.

Muchas gracias. -Bien, ¿no?

-¿Cómo estamos? ¿Bien?

Me alegro.

-¿Quién empieza?

-Yo ya llevo seis meses sin beber.

Y la verdad es que no me imagino recayendo.

Pero sí que todavía tengo miedo, tengo miedo.

Todavía...

-Fuerza, Carol, mucha fuerza.

Bueno.

Pues...

Ayer tuve un día especial.

Uno de esos días en los que...

ves las cosas tan claras

que te entran unas ganas profundas y honestas de volver a beber.

Y tanta claridad se la debo a una manada de energúmenos

que tengo como alumnos de 4 de la ESO

que intentaron lincharme.

Es el segundo capítulo violento que vivo como profesor.

El primero fue...

El primero fue horrible, en Estados Unidos.

Pero entonces lo atribuí a un país

que, en nombre de la libertad,

deja que las armas campen a sus anchas

incluso en las escuelas.

Aquí no tenemos armas,

de momento,

pero tiempo al tiempo.

Pero la violencia es la misma.

La puedes sentir.

Puedes sentirla en el aire

como una bomba a punto de reventar.

Todos los países se parecen mucho a nosotros.

A los alcohólicos.

Siempre al borde de la recaída.

Creo que tenemos que hacer algo urgentemente,

porque se nos viene la borrachera del siglo.

Quiero que os fijéis en esos carteles.

Cada uno de ellos tiene un rasgo distintivo vuestro.

Una particularidad, algo que os define,

que os hace diferentes a los demás.

Elegid cuál sería el vuestro.

Se comenta que eres buena en lo tuyo.

Te voy a reventar. Chicos, chicos.

¡Eh! ¡Vamos!

¿Me vas a pegar? No está tu hermano para defenderte.

Estás con mala gente.

Eres mala gente, entérate. -Sé que no me quieres.

Hubieras preferido que me pegara la hostia y no Santi.

O aprendéis a sacar ese dolor

u os espera un futuro de mierda.

Alberto, necesito que me digas una cosa.

¿Has tenido problemas graves con algún alumno o alumna?

No son malos chicos, pero están perdidos.

¡Masoca! -Y tú gilipollas, ¿no te jode?

Lo que quieras, pero no me tapo las marcas para que no se vean.

-¿Qué marcas? ¿Qué marcas? ¡Oye! ¡Eh!

Si él gana, nosotros perdemos.

¿Perdemos qué?

Nos vamos a la mierda.

Vale, ¿qué hay que hacer? Plantarle cara.

Somos él o nosotros.

La gestión de tu colegio hace aguas por todas partes, Ester.

Cualquier medida especial que quieras tomar

tiene que pasar por este despacho.

-Nosotros no quemamos los coches. No, ni nosotros.

¿Seguro?

Marga, por favor, creo que te estás volviendo loca.

¡Es por tu puta culpa! ¿Qué haces?

Cada día vamos a escuchar una historia.

Hoy le toca a mi amiga Maya.

En 2005 obtuve la "green card"

para poder trabajar como profesora de español en los Estados Unidos.

Hasta que en el 2012, un alumno

me disparó.

HIT - Capítulo 2: La consulta - Ver ahora

Capítulo 3: El diagnóstico

No recomendado para menores de 16 años HIT - Capítulo 3: El diagnóstico - Ver ahora
Transcripción completa

Ayer tuve un día especial.

¿Está usted acusando a nuestros hijos?

Su hija es para echarla de comer aparte.

¿La idea del cartel fue vuestra?

Porque sois muy creativos. ¿Creativos?

El vídeo que circuló el lunes por el colegio era creativo también.

¿Nos traes aquí a un señor para que insulte a nuestros hijos?

No he insultado a nadie.

Les ha llamado delincuentes. No, enfermos.

Soy menor, estás cometiendo un delito.

Si te pillan conmigo, tu vida se va a la mierda.

Quiero aislar a vuestros hijos media jornada al día.

¿Aislarlos? ¡Estamos en un momento muy delicado!

Necesitamos.... Has pasado una línea roja.

-Lo siento, pero no.

Gus acaba de aterrizar en el colegio, viene de otra ciudad.

No voy a hacerle esto.

O los nueve o ninguno. ¿Cómo?

O están todos o no me sirve.

Tienes que hacerlo,

no te queda otro remedio. ¿Por qué?

Porque ellos te necesitan, sí.

Pero, sobre todo, los necesitas a ellos.

Es el segundo capítulo violento que vivo como profesor.

El primero fue...

(Disparo)

Aquí no tenemos armas,

pero la violencia es la misma.

Si le proteges, creerá que te gusta. ¿Te molesta que me guste?

A ti te gusta otro tipo de gente. ¿Otro tipo como quién?

Como Alber...

Gus está buscando su identidad.

Vamos a ayudarle antes de que la vuelva a cagar.

¡Sorpresa! Soy yo tu cliente.

¿Qué coño haces aquí? ¿Qué coño haces tú aquí?

Te quiero ver el lunes en el grupo.

¿Qué quieres? ¿Por qué estoy en la lista?

No, ya no estás en la lista. Tus padres no firman.

Es que quiero estar.

Tenemos que hacer algo urgentemente.

Se nos viene la borrachera del siglo.

¡Zorra!

(Móvil)

(Móvil)

(Móvil)

¿Qué quieres ahora?

Antes, no quiero que digas que no te lo advertí.

"¿Qué pasa?" Mi jefa.

Acaba de llamarme ahora, a las 07:00. ¿Qué te parece?

"Quiere verte en la Consejería".

Te dije que no le dijeras nada de Hugo.

Yo no le he dicho ni mu, Ester.

Entonces, ¿por qué me cita? "No lo sé".

Con tanta urgencia no es bueno.

¡No me da la gana! -Dame el móvil ya.

-¿Me dejas en paz?

-¿Tenemos que estar a gritos todo el día?

-Sí. El móvil es mío, es personal.

-O me lo das por las buenas o vamos a tener un disgusto.

Dame el móvil. -¿De qué me vas a quitar el móvil?

-Que no me hables así, soy tu padre.

-Que te calles. -Basta ya, Marga.

Oye, por favor, ¡os está escuchando todo el mundo!

-El móvil. El móvil ahora, Marga.

-Que lo podemos llevar, ¿cómo te lo digo?

-El profesor nuevo dijo que no. -A su clase. Al resto sí.

-¡Dijo que a ninguna!

-¿De dónde ha salido ese gilipollas?

-¡Estás castigada, Marga! Estás con la mala gente.

Eres mala gente, entérate.

-Ya sé que no me quieres.

No hace falta que lo digas más veces. -¡Marga, por favor!

-Hubieras preferido que me pegara la hostia y no Santi, ¿verdad?

-¿Y eso me lo dices hoy?

¿Precisamente hoy? -¿Me vas a pegar?

¡Venga! -¡Oye, por favor!

-¡Lo estás deseando! ¡Venga, pégame! ¡Vamos, venga!

¿Quieres el móvil? ¡Pues toma el puto móvil!

-¡Marga!

¡Niña, estoy harto de ti, gamberra!

¡Sinvergüenza! Ya hablaré yo con tus padres.

(Pasos)

¿Hugo? Sí.

Tu contrato.

Si te dije que te lo hacía gratis.

Te lo agradezco, pero debes tener un contrato, estar asegurado.

A ver.

Bueno.

¿Auxiliar de clases extraescolares? Bueno, algo tenía que poner.

¿Estás bien?

Sí.

¿Me das un beso? Estaré mejor.

Un abrazo, ven aquí.

Cuidado, no te vayas a quedar embarazada.

Vamos.

(Timbre)

Buenos días, chicos.

Esperemos que funcione.

Lo hará. Una cosa, me han citado de la Consejería hoy mismo.

¿Tienes idea de por qué?

¿Yo?

Tú, sí.

No hace falta que disimules.

Has llamado a Alex para contarle lo de las clases.

Yo no, por favor.

Por lo menos da la cara, David.

No estoy de acuerdo con las clases.

En vez de hablarlo conmigo, llamas a Consejería.

Es que tú ya no escuchas, Ester. ¿Que no escucho?

¿Que no escucho? Lo hablo todo con vosotros.

Vale, pensaba que era mi deber.

Yo pensaba que eras de mi equipo. Y lo soy.

Me preocupa ver cómo pones en peligro al colegio y a ti.

No quiero ver coches quemados el curso que viene.

Es muy posible que no haya curso que viene.

Bueno, mira, ya lo hablaremos, ¿vale?

Me voy a la Consejería.

Qué puta manía con los móviles.

Ya ves, tío, "què collons".

Primero, los inventan, nos los venden y ahora nos los quitan.

-Yo sin el móvil es como si fuese en bolas, hermano.

-Yo un día lo dejé en casa y me puse superchunga.

No podía ni respirar.

-Sí, seguro que era por eso.

-Hostia, ¿y esto qué es?

-¿Por qué están ahí estas cosas?

-No sé. Hay nueve y somos nueve.

Supongo que no va a ser casualidad. No.

La casualidad no existe.

Existe la sincronicidad,

que es la ley que afirma

que no siempre nos pasa lo que queremos,

pero sí lo que necesitamos para ser personas completas.

La gorra. ¿Qué haces?

No la necesitas para ser una persona completa.

Y el teléfono.

No llevo teléfono. Llevas teléfono.

No. He visto cómo te lo guardas.

Ahí se va a quedar. ¿En el bolsillo?

Sí. No, hombre, no.

Te machaca los espermatozoides.

La radiación del teléfono se carga la calidad de tu semen.

Supongo que todavía es pronto, pero algún día querréis tener hijos.

El teléfono a la cestita.

(Aplausos)

Quiero que os fijéis en esos carteles.

Cada uno de ellos tiene un rasgo distintivo vuestro.

No entiendo.

Un rasgo distintivo, una particularidad,

algo que os define, que os hace diferente a los demás.

Quiero que elijáis cuál sería el vuestro.

Tampoco es tan difícil, solo se trata de elegir.

Tú, por ejemplo, ven.

Elige. ¿Yo por qué?

Tienes cara de lista. ¿Cuál sería el tuyo?

Ninguna.

-O todas, pava. -Todas no, pava.

Por lo menos, una es tuya. -¿Sí? ¿Cuál?

-¡Masoca! -Silvia.

-Tú gilipollas, ¿no te jode? -Lo que quieras,

pero yo no me tapo las marcas para que no se vean.

-¿Qué marcas? ¡Eh!

¡Oye! ¿Qué marcas?

-¿De qué vas? Ya, ya, ya.

Cerda.

(Bocina)

Alarma disuasoria número uno.

Tengo cinco. Os aseguro que a partir de la tercera te sangran los oídos.

¿Esto qué es, una cámara oculta? Esto, querido Darío,

es el punto de partida de la reunión de hoy.

Y se llama elegir.

E-le-gir.

¿Alguien sabe lo que significa elegir?

¿Tú, por ejemplo? ¿Hay que hacer esta mierda?

Esta mierda y todas las que a mí se me ocurran.

¿Sabes lo que es elegir?

Yo no he elegido estar aquí. Bien.

Tú no elegiste.

Tus padres firmaron una autorización.

O sea, que eligieron por ti.

¿Qué es elegir?

Supongo que hacer siempre lo que me da la gana.

Eso no me sirve.

¿Por qué no? No, no me creo que seas tan idiota

como para no diferenciar elección de capricho.

No lo entiendo. ¿No lo entiendes?

No. La vida o la pasta, elige.

La vida o la pasta, ¿qué eliges? Salir corriendo.

Te pego un tiro. ¡Bum! Te reventé la cabeza, muerto.

¿Qué haces de pie? Estás muerto. Ahí, uno menos.

Nos pasamos dos tercios de nuestra vida eligiendo.

Yo no he elegido la vida que tengo.

Puedes elegir la vida que vas a tener.

Qué va. -No.

-Otros han decidido por nosotros.

Nosotros no podemos elegir lo que nos pasa.

No, pero podemos elegir qué hacer con lo que nos pasa.

A ver, ¿cómo?

Pues eso, decidiendo qué queremos. Luchando, yendo a por ello.

Yo quiero ser rico.

Tú quieres ser rico y todo el mundo.

Claro. -Pues como no robéis un banco...

¿Eso crees?

Por supuesto, nadie se hace rico siendo legal.

Lo sabes y todos lo sabemos.

Pues habrá que elegir otra cosa.

Ser pobres.

O elegir ganar dinero de una forma legal.

Ya. ¿No?

(BOSTEZA)

¿Qué pasa, Lena? ¿Te aburro?

Un poco.

Venga, arriba vosotros. Arriba.

¿Podemos sentarnos de una vez o qué?

Sí, esa va a ser la primera elección del día.

Vais a elegir cuál es vuestra silla.

Lo tenéis fácil, porque tenéis unas palabras que os definen.

Lo siento, no hay ninguna palabra que me defina.

¿No encuentras ninguna? No.

Os ayudo a encontrar vuestra palabra.

Mira.

(SILVIA) ¿Y yo? Se siente, tía.

Haber llegado antes. Nosotras siempre vamos juntas.

Te pesa el culo, Silvia. Comes muchos bollos.

Yo me siento con el maricón, ¿no?

(Arcadas)

Este sonido normalmente lo utilizo

cuando algo de lo que oigo me revuelve el estómago.

¿Me enseñáis la palabra?

Muy graciosos.

No habéis dado ni una, pero ya lo sabéis.

¿Tú, Silvia? ¿Qué ha pasado?

¿Qué ha pasado de qué? No sé.

Tu grupo ha decidido dejarte fuera, ¿no?

A mí nadie me ha dejado fuera.

Hombre, yo creo que tu grupo ha elegido sacarte.

Sobre todo Lena, y eso que te pasas todo el día lamiéndole el culo.

¿Y tú, Andrés?

Tu grupo también ha decidido dejarte fuera.

Le han dejado fuera porque es muy feo.

Y tú porque eres un puto gilipollas.

Solo tienes cabeza para sujetar el pelo de mierda.

Qué gracioso el pequeño haciéndose el mayor

y ni puta gracia. Tío, cállate ya.

¿Vale? Porque tú lo digas, tetitas.

(Arcadas)

Qué ascazo, de verdad. ¡Qué asco!

¿Os escucháis?

¿No os dais pena vosotros?

¿Esto elegís?

¿Elegís esta forma de relacionaros?

Con el insulto, la humillación, la vejación...

No lleváis ni cinco minutos juntos

y lo único que sale por vuestra boca es mierda y más mierda.

¿No hay nadie que pueda aportar algo positivo?

¿Algo de luz en esta reunión?

¿Hay alguien? ¿Nadie? Yo.

Venga.

Bueno, de Marga.

¿Qué? ¿Qué pasa conmigo?

Nada, que...

se comenta que eres muy buena en lo tuyo.

Hijo de puta.

La llaman "la chupachups".

¿Quiénes? Los chavales que han estado contigo.

En el váter de tíos están los nombres.

-¿Ah, sí? ¿Vas al váter de tíos?

-Hay diez por lo menos.

Quiero ser tu once, Marga.

Te reviento la cara, gilipollas. Chicos.

¡Va, chicos! ¡Chicos, ya, dejadlo!

No pego a mujeres, pero contigo...

¡Tú a tu sitio y tú al tuyo! Va, va.

¿Me vas a pegar? No está tu hermano para defenderte.

¡Va!

(GRITA)

Qué vergüenza, tío. Qué vergüenza. Asco.

¡Marga!

¡Marga!

¡Hijos de puta!

¡Hijos de puta!

¡Joder!

¡Cabrones!

(GRITA)

¡Marga!

¡Espera, espera!

¡Eh, quieta! ¡Ya, ya! Marga, ya.

Ya, ya.

Ya, ya. ¡Por favor! (CHISTA)

Te lo advertí.

Si yo voy al hoyo, tú vienes conmigo.

¿Cómo quieres que te lo diga? Yo no he informado.

Es un fantoche, eres la única que no lo sabe.

Es mi última oportunidad. ¿Estáis saliendo?

Por favor, no... ¿Podemos hablar?

-Braulio, no puedo hablar. -Mi reputación por los suelos.

-Repito, no puedo hablar de esto.

-Llevo 30 años dando clase

y me crucifican por una denuncia.

-No es una simple denuncia. -Es todo mentira.

Me suspenden de empleo y sueldo por algo que no hice.

-Si se demuestra que todo es mentira, se arreglará.

-No se arreglará nada, ya me habéis sentenciado.

No habéis esperado a que salga el juicio.

-Ante la menor duda, la Consejería tiene que actuar.

-Claro, y mi vida y mi carrera a la basura de un plumazo.

¿Cómo voy a volver a casa después de esto?

¿Abusos?

Dos alumnos le han denunciado.

¿Crees que es verdad?

(Pasos)

Os espera Maricruz, acompañadme.

-Vamos. Vale, vamos.

El nivel de incidencias es intolerable.

El doble de la media de todos los centros de la comunidad.

No ha sido un buen año.

El anterior tampoco lo fue.

¿Qué paso con el colegio modélico que fundó tu madre?

Eso fue a principios de los años 70, las cosas han cambiado.

Han cambiado para todos, no solo para tu colegio.

Ahora tenemos pleitos, acosadores sexuales...

-Justo acabamos de ver a Braulio en la puerta.

Ha sido horroroso todo. -¿Y tú?

En el último informe dijiste que la cosa mejoraba, pero no es así.

¿Qué pasa? ¿Le das un trato de favor

por ser quien es? -Maricruz.

No me jodas, ¿eh?

¿Cómo puedes pensar que yo...? -(CHISTA)

No te escandalices, aquí la única que se escandaliza soy yo.

¿Estamos?

En el presupuesto del colegio aprobado por la Consejería

este año hay una partida importante

para la instalación de cámaras de seguridad.

Bueno, pues resulta

que arden cuatro coches

y el colegio

no tiene ni una cámara. Ni una.

Ya.

Es que se estropeó el sistema de calefacción.

Había que elegir entre eso

o las cámaras. ¡Ah!

Lo que yo elijo es no salir en la prensa.

Y que cada vez que encienda el teléfono me vayan entrando tuits

poniéndonos a parir.

Surgen imprevistos, ¿no?

Cuando no es una cosa, es otra.

Bajas de profesores... Vamos a ver.

¿Yo tengo al consejero aquí en la chepa

y tú quieres que yo le diga que cuando no es una cosa es otra?

La mierda del tabaco.

La gestión de tu colegio hace aguas por todas partes, Ester.

Estamos en el último trimestre.

Cualquier medida especial que quieras tomar

tiene que pasar por este despacho.

A lo mejor, los zapatos de tu madre te vienen grandes.

Pero más fuerte, sí.

¡Más, más!

¡Eh! ¿Qué hacéis?

¡Bájate de ahí!

¡Bájate!

Nourdin, deja la pelota.

¿Qué dices? Que dejes la pelota.

Marga.

Pídele perdón.

¿Qué? Que le pidas perdón.

Hace un año que su hermano se chocó contra una farola.

Si tienes algo de dignidad, le pedirías perdón.

Joder, perdón.

¿Qué?

Perdón. No, a ella.

La miras a los ojos y le pides perdón.

Perdón.

¿Te sirve de algo?

De nada.

De nada le sirve tu perdón.

El daño ya está hecho.

¿Sabes por qué no le sirve tu perdón?

¿Por qué?

Porque no tienes la más mínima capacidad de perdonar.

¿Sabes por qué?

Porque no te perdonas a ti.

Por eso vives dentro de ese personaje de matón de barrio.

Toma, campeón. Tu rasgo distintivo.

Abuso.

(HABLA EN ÁRABE)

Jaco, el tuyo.

Rechazo.

Tú, Marga, ya sabes cuál es, ¿no?

Ira.

Coge el tuyo, Andrés. Agitación.

Masoquismo.

Y este, Erika, lo podríamos compartir.

Adicción.

Gus, ven a por el tuyo.

Obsesión.

Lena, ¿qué te parece tu narcisismo?

No estamos todos, falta uno.

Vaya.

Pensé que solo nos habíamos dado cuenta nosotros, ¿eh?

(ERIKA) Eres un marciano, tío.

-Ojalá.

-Te crees superior a todos.

-A ti seguro que sí.

Tu cruz.

Ya veremos si tiene cara.

Ya lo veremos con todos.

A ver si hay esperanza.

Porque estáis en el límite.

O aprendéis a sacar ese dolor

u os espera un futuro de mierda.

¿Sabéis cómo saco yo el dolor?

(Música)

(GRITA)

# Robaron las antenas,

# la miel de las colmenas.

# No nos dejaron # ni banderas que agitar.

# Cambiaron paz por deudas,

# ataron nudos, cuerdas,

# y la patrulla nos detuvo por mirar.

# Llevaron los finales

# a tierra de neutrales,

# no nos dejaron líneas # ni para empezar.

# Fue un atraco perfecto.

# Fue un golpe maestro

# dejarnos sin ganas de vencer.

# Fue un atraco perfecto.

# Fue un golpe maestro

# quitarnos la sed. #

¿Sospechas de alguien?

Sé que es alguien de ese grupo.

Ya, pues creo que no lo vamos a averiguar nunca.

No pienso parar hasta encontrar al culpable.

Ya, Ester. ¿Y luego qué?

Lo encuentras, ¿cuál es el siguiente paso?

Restablecer el orden.

¿Qué orden, Ester? El orden se ha ido a la mierda.

El mundo se ha vuelto loco. Estamos fuera de control, ¿no lo ves?

Ester, yo ya no sé si quiero volver. Alberto, yo te necesito.

Ya, bueno, pero he perdido la ilusión.

Volverá, siempre vuelve.

Esta vez no lo sé, Ester.

No lo sé.

Alberto, necesito que me digas una cosa.

Ajá.

¿Has tenido problemas graves con algún alumno o alumna?

No.

No, claro que no.

¿Por qué me lo preguntas?

La policía dice que el incendio se generó en tu coche.

¿Y qué? No te entiendo.

Ardió tu coche y luego las llamas se propagaron a los demás.

Cabe la posibilidad de que fueran a por tu coche.

Estos son los antónimos de vuestros rasgos distintivos...

(Timbre)

¿Qué hacéis? Ha sonado el timbre.

-Patio, bocadillo... -Libertad.

-Mear.

-Después, clase de Física y Química con el gran David.

Nos vemos después de comer. ¿Qué hay después de comer?

Una peli. ¿Porno?

De miedo.

Venga.

Va. Qué miedo.

Tengo miedo.

(Disparos)

"Run, run!

Run, hurry up! -Oh, my God!"

(Disparo)

(Disparo)

(Teléfono)

(Teléfono)

(Vibración)

(Vibración)

"Hola". ¡Carla!

Joder. Hola.

"¿Ya me echas de menos? Si te veo esta noche, ¿no?"

¿Eh? Sí, sí.

"No sé, necesitaba oír la voz de alguien conocido".

¿Estás en el bufete?

No, hoy trabajo por la tarde.

"¿Dónde estás?"

En un probador.

Prácticamente desnuda.

"¿Hugo?" Sí.

¿Te pasa algo? "No, que estoy...".

Estoy un poco mal.

¿Que te encuentras mal?

"Sí, sí".

Pensé que no me iba a afectar tanto lo de volver, pero, joder...

Me está afectando.

Y...

He intentado llamar a mi padrino, pero no sé, no está el teléfono.

Es como si hubiera desaparecido del móvil.

¿Tu padrino? "Sí, mi padrino. Es...".

La persona a la que llamo cuando sientes

ansiedad, ¿sabes?

Cuando me siento ansioso, cuando tengo ganas de volver.

A esa persona la has tenido que llamar más veces.

Ese teléfono tiene que estar en tu móvil, ¿has buscado bien?

"Claro, joder. He buscado, pero no está.

Lo busco y no está, ¿sabes?"

Vale, ¿quieres que me acerque?

"Hugo, dime dónde estás y me acerco".

No, no, ya...

Ya está pasando. "¿Seguro?"

Seguro, seguro.

"Voy a colgar, ¿vale?"

¿Nos vemos entonces esta noche? "Sí".

A las 21:00 donde siempre.

A las 21:00 donde siempre.

Te dejo.

"Escúchame, busca a tu padrino. No te rindas".

No, no me rindo.

Puedes pensar en mí

y en lo que te voy a hacer esta noche cuando te vea.

Guau.

Venga, luego te veo.

¿Todo bien?

-Nada, te lo dejo, no me acabo de ver.

-¿Te busco otra talla?

-Las tallas estaban bien, es simplemente que no...

que no me veo.

Es una pena, ¿eh? Me gustaba mucho. En fin.

¡Gracias! Buen día.

Todo el mundo sentado.

Procuren hacerlo sin ruido, por favor.

¡Por favor!

Veo que se han reincorporado los alumnos de la clase experimental.

¿Qué pasa? ¡Ey!

-Se comenta que se lo han pasado en grande. Veo que es verdad.

Mientras vosotros bailabais,

gritabais

y rompíais puertas, ¿verdad, Marga?

Aquí, vuestros compañeros han estado trabajando.

(ERIKA) Nosotros también hemos estado trabajando.

-¿Ah, sí? -Sí.

-¿Se puede saber en qué?

-En soltar el dolor. Era eso, ¿no?

Y hemos trabajado también con la palabra "elegir".

-La palabra "elegir".

(RÍEN)

Y los rasgos distintivos. -Erika, cállate ya.

¿Qué le pasa? Siempre parece que va chutada.

Siempre va chutada. -Pues nos estás rallando, cállate.

-Bueno, muy bien.

Abran los libros por la página 47.

Fluidos.

¿Podemos cambiar de tema?

¿Cómo dice?

Que si podemos cambiar de tema.

Lleva un mes con los fluidos y no me entero de nada.

La asignatura abarca un temario y hay que seguirlo,

no se puede elegir.

No veo por qué no. Si no lo ves, lo siento en el alma.

Fluidos... -¿Qué pasa? ¿Usted lo decide todo?

-Lo decide el Ministerio.

-Ah. O sea, que entonces no decide cómo hace sus clases.

-Yo preparo las clases según mi criterio.

-Sí, claro, tócate los huevos. -Ya.

-¡Hombre, Darío!

Resulta que existe.

Pensaba que era usted una leyenda.

(RÍEN)

Dígame.

-¿Usted eligió ser profesor?

-Yo elegí ser profesor, sí.

-¿Porque lo eligió usted o porque no tenía más remedio?

(MURMURAN)

Lo elegí el día que cayó en mis manos

"Breve historia del tiempo", de Stephen Hawking.

Tenía 16 años.

La edad que tienen ustedes ahora.

Han pasado 30

y aún me levanto con la vana ilusión de que mi elección les sirva de algo.

# Todavía tengo vida, # todavía tengo excesos.

# Carne suficiente para alimentarme # en tierra de tus huesos.

# Educado ente ecuaciones # para acumular dinero

# y nadie que enseñara a mantener # al lado lo que quiero.

# Se nos fueron los momentos # con las prisas y los peros,

# la fe con los dioses, # la risa fácil, los "sí quiero".

# Vinieron sin alcohol y sin permiso

# Sin previo aviso # a todos nos jodieron. #

¡Sí! Venga, vamos.

# "Nos vamos a comer el mundo",

# eso fue lo que dijimos.

# No que solo notaríamos el hambre,

# porque sé vivir con cobre, # pero no vivir sin sueños

# ni con esta colección de nombres # por más que me empeño.

# Me dicen "te noto distante", # porque se me ve al instante

# que se nos fue la lengua y la mano

# como dos viejos amantes # de las llamas y los dados.

# Ya ni me acuerdo # de por qué no nos hablamos.

# Me dicen "te noto distante", ya.

# Reconozco mejor # los errores en los demás.

# Hace mil que no hablamos ya, # vuelve conmigo ya,

# trae de beber nada más. #

¿Bailando? -A lo bestia.

-¿Y qué tal baila? -Se defiende, no lo hace mal.

-¿Y los chicos también bailaban? -Y parecían que lo pasaban bomba.

-Eso no significa que funcione.

-Pero ¿y si el tal HIT nos demuestra que estamos equivocados?

-¿Equivocados cómo? -Obsoletos.

-A ver, yo soy profesora.

Enseño matemáticas, lo que me gusta hacer.

No voy a bailar para que entiendan los polinomios y las ecuaciones.

-Vale, no te enfades.

-No me enfado, me toca las narices que este tío venga

a leernos la cartilla. -En el fondo te atrae.

-Nada, no me atrae nada.

Es el tipo de hombre que me echa para atrás.

-¿Yo también? Cuando te enfadas me pone bastante, ¿sabes?

-Vete a la porra.

Si él gana, nosotros perdemos. ¿Perdemos qué?

Nos vamos a la mierda. ¿Por qué?

No ha venido a darnos clase,

ha venido a otra cosa. A putearnos.

A demostrar que somos culpables de todo.

Que el problema somos nosotros. -Y nos suspenden.

-Sí, o nos expulsan. A mí ya me han expulsado de un puto cole.

Como me expulsen, me mandan interno. Lo veo mejor que ir a clase.

Va de "buenro", pero me china un huevo.

Está zumbado, yo me parto la polla.

Te ha hecho pedir perdón. Lo hice yo, me ha dado la gana.

Sí. Nourdin, tú eres gilipollas.

Va a volver a liarla con las familias.

¿Quieres más peleas? Tu padre no...

Vale, ¿qué hay que hacer?

Plantarle cara.

¿Me oyes? Somos él o nosotros, ¿me entiendes?

Pero no solo nosotros, ellos también.

Juntos.

Chicos, ¿esa gente qué mira?

-Que miren lo que quieran, me la pela.

Como pille a Nourdin fuera de clase, le parto la cara.

¡Marga!

Joder, ¿y ahora qué quiere?

-A ver si vas a ser su favorita.

-Es mi tiempo libre, ¿qué quieres?

Has destrozado una puerta, eso tiene consecuencias.

¿Y qué? ¿Cómo que "y qué"?

Tendrás que dar la cara. Siempre doy la cara.

Sí, ya lo veo, ya.

Doy la cara siempre.

Lena no.

-Nos está mirando.

¿Quién quemó los coches? Yo qué sé.

Tú sabes lo que pasó. Yo no fui y mi gente tampoco.

¿Te enteras? Estoy harta de que nos echen mierda.

Muy bien. Como siempre das la cara,

cuando venga Ester le cuentas lo de la puerta.

Sí, ¿qué pasa? ¿Y a tus padres,

que la tienen que pagar, se lo vas a decir?

A mis padres les doy igual.

No creo.

Me han dejado por imposible.

Tú te dejas por imposible.

El tío va a por Marga.

¿Cómo que va a por Marga?

Se ve que hay dos grupos y ha elegido el de Marga.

¿Macarrones o lentejas?

¿Perdona? Que si macarrones o lentejas.

Tienes que elegir.

¿Proteína y fibra o hidratos de carbono?

¿Qué pasa? ¿Te interesa la alimentación?

No, odio la comida. Pero mis padres tienen un restaurante.

Ya lo sabes. Sí, ya lo sé, ya.

El otro día fui a comer, pero no me dieron mesa.

Tenemos reservado el derecho de admisión.

Sin embargo, en este colegio admiten a cualquiera.

A ti. A mí.

A Marga.

¿Qué pasa con Marga?

Lo de su hermano la ha vuelto loca.

¿Y eso nos lleva a...?

Ha reventado una puerta, ¿no?

Sí, lo he visto. Yo estaba ahí.

Pues ya está.

¿Pues ya está?

Oye, ¿estás intentando acusar a Marga de algo o...?

No, yo solo digo lo que hay.

Lentejas.

Mala elección.

Le salen duras. No, perdona. Macarrones.

Los macarrones están peores que las lentejas.

Yo aquí solo tomo ensalada.

No has participado mucho en clase, ¿no?

Pero he estado atenta.

No has dejado de bostezar. ¿Qué pasa, te aburro?

Mañana estaré más activa.

¿Vamos a bailar?

Así me pongo un pantalón que me haga más bonito el culo.

Conmigo ni se te ocurra ir por ahí.

¿Me oyes?

¿Me estás oyendo? Era una broma.

¿Por qué eliges el lado oscuro?

No he elegido nada. Creo que sí.

Tú me has puesto en el grupo, no yo. ¿De qué te sirve ser así?

¿Así cómo? Así.

Retorcida, caprichosa, manipuladora.

¿Tantas cosas? Tantas cosas.

¿De qué te sirve? ¿Qué consigues?

"Power".

Chicos, perdón.

Os quería comentar que después de clase

va a haber una charla en el gimnasio con una persona muy especial

y os invito a que vengáis.

¿Hay sitio ahí?

Le guardamos el sitio a Ester. -Debe estar a punto de llegar.

-Si quieres te hacemos hueco, pero estaremos estrechos.

No me importa comer solo, así digiero mejor la comida.

Oye, ¿qué tal el primer día?

Interesante. Te he visto bailar.

Sí, por el ojo de buey. Muy divertido.

Deberíamos considerar perdidos los días que no bailamos

por lo menos una vez.

Nietzsche.

¿Y esa cara?

La que se me ha quedado después de una mañana de mierda.

Bronca en la Consejería,

un profesor expulsado por abusos,

otro que dice

que tira la toalla... Es mi día a día.

¿Para qué?

Yo de pequeña quería ser actriz.

Seguro que sería muchísimo más feliz.

Yo quería ser del grupo Parchís.

Sí, no...

La ficha roja.

¿Te lo ha dicho ya?

Díselo tú. ¿El qué?

He roto una puerta. ¿Qué puerta?

Del baño de chicos de la primera planta.

¿Y por qué?

No me gusta que me llamen puta en la puerta del váter.

Ah, ¿eso es un motivo?

Mis padres pagarán una nueva.

Yo creo que deberías pagarla tú. ¿Con qué dinero?

Con el dinero que te gastas en cosas que no te ayudan, Marga.

¿Me vas a expulsar o qué?

Quiero que reflexiones por qué has hecho algo así.

Ya te lo he dicho. ¿Por qué no reflexionas un poco más?

Si quieres, puedes. Eso es.

Hoy hace un año que su hermano murió.

Fue alumno del colegio.

¿Conflictivo?

Muy conflictivo, sí.

No son malos chicos, pero están perdidos.

Llenos de informaciones erróneas. No saben qué hacer.

¿De verdad crees que podemos cambiar algo?

Milagros no podemos hacer,

pero quién te dice a ti

que aquí no haya alguien que pueda cambiar el futuro.

Una Marie Curie,

un Einstein,

Carmen Amaya,

un Gandhi,

un Jackie Chan.

Oye, y hablando de cosas realmente importantes.

Cuando tú y yo nos acostamos... ¿Qué?

Que íbamos borrachos, pero...

¿Pero? Pero ¿qué?

¿Qué? Que...

¿Qué de qué?

Que...

¿Que fue bien la cosa o...?

Me voy a ver esa puerta.

Silvia, ve a hablar con Marga.

¿Y qué le digo?

Que si todos vamos a nuestra bola, no vamos a hacer nada.

Tenemos que ir a por lo mismo. Ve.

¿Y este?

Con ese no contamos.

Ve. Pero ¿ya?

¿Ahora? Sí, ve, ya.

Ya la bajo yo, gracias.

Ahí ya puedo.

¡Hola! -¿Qué tal?

-Mucho gusto. -Yo soy Helio.

-Maya. -Irma, encantada.

-¿Qué tal? ¿Cómo van?

Ahí tienes. ¿Llevas algo más?

Las jaulas. Es verdad.

Gracias, ¿vamos? ¿Qué más?

Esto es muy sencillo, ¿vale? Lo prendes,

lo acercas y en cinco segundos tienes el colegio lleno de agua.

Se te ve la hucha.

Ah, ¿sí?

¿Te gusta o qué?

Donde trabaja mi padre tienen un sistema igual.

Pero va a quedar claro que he sido yo.

Ya, Marga, te ha tocado.

Pero la idea es tuya.

Es de todos, ¿no?

Tiras la piedra y escondes la mano.

-Yo lo puedo hacer, me da igual.

-La cuestión es reventarle la clase.

Eso es, eso es, que le caiga la mierda encima.

Que haga el ridículo. Es lo que queremos.

Todos, ¿no? ¿No?

¿Es o no? Sí, joder.

Todos, tío.

-Vale, está bien.

Cuando vea el momento, pido ir al baño y lo hago.

-Olé tú. -No tienen que saber que has sido tú.

El detector se puede encender solo, vamos.

Claro, igual que los coches. Sí.

Que se quemaron solos, ¿no? Nosotros no quemamos los coches.

No, ni nosotros.

¿Seguro?

Marga, por favor, creo que te estás volviendo un poco loca.

¡Es todo por tu puta culpa! ¿Qué haces?

¡Vale! Tranquila, ¿eh?

¡Que la dejes! Tranquila.

Tranquila. ¿Qué coño pasa?

¿Estamos o no estamos?

¿Eh?

¿Qué querrá hacer este ahora?

-Un juego "random" de esos suyos.

Sí, pero pasado por agua.

¿Qué tal, pequeños infectados?

¿Los dejáis en la mesa, por favor? Vale.

¿Habéis comido bien? Yo no.

Un poco rancios los macarrones, ¿verdad, Lena?

¿Esta quién es?

Os he visto muy conectados en el almuerzo.

Salvo excepciones.

¿Os vais sentando, por favor?

¿Donde queramos? Donde quieras, se trata de elegir.

Cada día vamos a escuchar una historia.

Hoy le toca a mi amiga Maya.

Somos amigos desde hace ya unos cuantos años, ¿verdad?

Pues nada, te dejo con ellos. Suerte.

Hola, chicos. Hola, chicas.

Un gusto.

Sois más niños en persona, ¿no?

Bueno. (MAYA RÍE)

Nada, aquí les cuento.

En 2005

obtuve la "green card" para poder trabajar

como profesora de español en los Estados Unidos.

Durante, ¿qué?, casi una década

estuve trabajando muy feliz

en Newtown, Connecticut, en una escuela.

Hasta que en el 2012

un alumno

me disparó.

Y desde ahí, esta silla de ruedas es mi mejor amiga.

Se las presento.

Este colegio que ven aquí es mi tercer destino.

¿Qué les parece? Es un colegio normal, tranquilo, ¿no?

Como cualquier otro en la América de Obama.

-¡Qué guapos!

-Esta soy yo, sí, mucho más joven

y un profesor recién llegado de España

con la cabecita llena de ideas, entusiasmos...

Ustedes ya lo conocen.

Eric y Adam Golden.

Unos hermanos gemelos.

Estaban en décimo grado.

¿Qué les digo? Hasta los 13 años

obtenían calificaciones aceptables,

no precisamente excelentes.

Tenían los mismos gustos, los mismos amigos,

el mismo interés por los ordenadores.

Pero a los 15 años,

Eric decide apuntarse a clases de robótica e informática.

Y comienza a tener calificaciones excelentes.

A sobresalir.

Sin embargo, Adam no.

Adam se engancha en el mundo de la "dark web".

Pasa horas y hora encerrado en su cuarto enfrente del ordenador.

Deja de asistir a clases,

de quedar con los amigos.

Luego de dos semanas sin asistir al colegio,

Adam se viste completamente de negro,

se pone un casco con una cámara,

un chaleco,

llena de municiones sus bolsillos y decide regresar al colegio.

Pero antes...

mató a su madre.

Luego se sube en su coche y recorre los cuatro kilómetros

que lo distancian de su objetivo principal.

Nosotros.

Las imágenes que van a ver a continuación

son solo una pequeña muestra

de los tres minutos y veinte segundos más largos de mi vida.

No estoy segura de que sea una buena idea.

Tranquila, no se van a escandalizar. No, es demasiado.

(Disparos)

¡No, no!

¡Adam!

(Disparos)

Murieron dieciocho niños y seis adultos.

Esto que viene a continuación para mí es

el momento más interesante de toda la grabación.

El momento en el que Eric, su hermano,

intenta detener la masacre.

(Disparo)

Ese instante en el que Adam, luego de asesinar indiscriminadamente

por tres minutos y veinte segundos, es incapaz de seguir al ver a Eric.

Miren, chicos.

Eric y Adam Golden

tenían la misma procedencia, los mismos amigos,

los mismos gustos.

Pero, en un momento,

uno decide ser una persona

y el otro, alguien completamente diferente.

Adam lleva muerto ocho años.

En cambio, Eric, con quien tengo todavía contacto,

va a empezar a trabajar en la NASA en septiembre.

Marga. ¿Qué?

Ve. No.

¿Alguien sabe la diferencia entre elegir y decidir?

Deberíais.

Porque cuando elijáis la vida que queréis tener,

cuando elijáis quiénes queréis ser,

vais a tener que tomar las decisiones adecuadas.

Cada decisión que tomo

me constituye,

me compromete con lo que quiero.

Deja un poso en mí mismo.

Evidentemente, Maya no ha elegido ir en silla de ruedas,

pero ha decidido seguir adelante.

Y ha decidido que su historia nos pueda servir a todos.

Te quiero mucho, Maya.

Gracias. Yo a ti más.

Silvia. Silvia, ve.

¿Qué? Que vayas. Marga se raja, ve.

No, tía, no tengo mechero. Nourdin sí.

Nourdin. Bueno.

Ahora os he traído unos regalitos.

¿Hámsteres? Sí. ¿Nunca habéis tenido uno?

Los hámsteres son para niños pequeños.

¿Niños pequeños? ¿Y tú qué eres, ratita? ¿Qué eres?

¿Puedo ir al baño?

¿Os acordáis esta mañana

que hablábamos de vuestros rasgos distintivos?

Narcisismo, ira, abuso...

Podrían ser vuestro gemelo malo.

O vuestras palabras Adam.

Luego, estuvimos haciendo una lista de los antónimos.

Conexión, estima, serenidad...

Podrían ser vuestros gemelos buenos

o vuestras palabras Eric.

Ahí tenéis vuestras palabras Eric en forma de ratoncito.

Venga, adelante.

Oye, teníamos un rato. Va en silla de ruedas.

¿Y qué? Estás pirada, vete a un loquero.

Van a ser vuestros padrinos

en este periodo de curación que vamos a vivir juntos.

Me dan asco las ratas.

-¿En serio tenemos que coger un bicho de estos?

-De verdad, en mi casa no entra nada. No cabe.

Los tenéis que cuidar, alimentar

y, sobre todo, que querer mucho,

porque son vuestros antídotos para que os podáis curar.

Chao, que estés bien. Tú también.

¿No te vas con ella? No, tengo una reunión.

Alcohólicos Anónimos.

Bueno, ¿alguna conclusión del primer día?

Que son unos hijos de puta.

Pero ya contábamos con eso. No, progresan adecuadamente.

Duerme tranquila.

¿Esa es la palabra que quieres que me lleve a casa?

Tranquilidad, autoestima

y que no me importaría conocer a tu gemelo malo.

Hasta mañana.

Oye, profe. ¿Esto qué come, lechuga?

Y semillas, cereales... No lo atiborres, que te lo cargas.

(Claxon)

"Me llamo Hugo Ibarra Toledo, mis amigos me llaman HIT...".

He roto una puerta.

"Pues hoy no ha sido un buen día".

He tenido ataques de pánico,

miedo,

mucha sed

y, además, me han destrozado la bici, que vale una pasta.

Sin embargo, no sé por qué,

tengo una íntima sensación de entusiasmo.

Creo que es porque he vuelto a dar clase.

Creo que soy adicto también al olor de las aulas,

que me alimento de los sueños de las chicas y los chicos

a los que tengo que educar.

En este planeta hay unos 2000 millones de personas

entre los 10 y 24 años.

Eso no es el futuro.

Eso es el presente inmediato.

Esa es la generación

que nos tiene que devolver la esperanza.

Yo quiero estar con ellos.

Yo quiero vivir pegado a ellos,

quiero que lo hagan mejor que nosotros,

que pongan el mundo patas arriba

y que me devuelvan la esperanza a mí también.

No son mi enemigo.

Son mi salvación.

Son nuestra salvación.

¿Dónde está Hitler?

¿Os suena un tal Gandhi?

Lo de trabajar contigo ya lo veremos, ¿eh?

(HABLA EN ÁRABE)

¡No me gusta tu trabajo, no me gusta!

Él decía que si cada mañana nos arreglamos el pelo,

¿por qué no lo hacemos con el corazón?

Dime, Maya. Tengo algo.

-Es él, Jacobo. -¿El comemierdas que se mete contigo?

Los hermanitos tardones. Vuelves a tocarlo y te mato.

Os dije que cada día hablaríamos de una historia.

La de hoy habla sobre nuestra basura emocional.

"Os habla Dirección. Necesitamos vuestra colaboración"

para realizar una experiencia educativa

que va a producirse excepcionalmente durante la mañana del día de hoy.

¿Nos vas a hacer limpiar el colegio? No, no.

Lo vais a limpiar voluntariamente.

La ira, la crítica, el desprecio...

y cómo somos los únicos responsables de gestionarla,

de poner orden, hacer limpieza, tirar la basura,

ordenar nuestra habitación.

Sobra un servicio.

No sobra.

¿Qué es esto, Alex? Échame un cable.

Me has traído engañada.

Me quiere dejar. Te mato.

La historia de hoy en realidad son ocho historias.

Las historias del otro lado.

Del lado en el que volcáis vuestra mierda

y ellos no saben por qué. Me los llevo.

¿Te los llevas? Me los llevo.

Bienvenidos a una de las mayores obras de la humanidad:

el vertedero.

(MURMURA) ¡Nourdin, Nourdin!

¡Oye! -¡Eh!

¡Alex!

¡No!

HIT - Capítulo 3: El diagnóstico - Ver ahora

Capítulo 4: La limpia

No recomendado para menores de 16 años HIT - Capítulo 4: La limpia - Ver ahora
Transcripción completa

Pues hoy no ha sido un buen día.

¿Qué quieres ahora?

Mi jefa quiere verte en la Consejería hoy.

He tenido ataques de pánico, miedo...

Llevo 30 años dando clase y me crucifican por una denuncia.

¿Abusos?

Dos alumnos le han denunciado.

Sin embargo, tengo una íntima sensación de entusiasmo.

Creo que porque he vuelto a dar clase.

Quiero que os fijéis en esos carteles.

Quiero que elijáis cuál sería el vuestro.

Cualquier medida especial

que quieras tomar tiene que pasar por este despacho.

Creo que soy adicto también al olor de las aulas.

¿Qué hacéis? ¡Bájate de ahí!

O aprendéis a sacar ese dolor u os espera un futuro de mierda.

¿Sabéis cómo saco yo el dolor?

(GRITA)

Es la generación que nos tiene que devolver la esperanza.

Quiero estar con ellos, que lo hagan mejor que nosotros,

que pongan el mundo patas arriba.

Esto es sencillo, ¿vale? Lo prendes,

lo acercas y en segundos tienes el colegio lleno de agua.

Pero la idea es tuya. Marga, por favor.

Te estás volviendo un poquito loca.

(MAYA) Las imágenes que van a ver son solo una pequeña muestra

de los tres minutos y veinte segundos más largos de mi vida.

(Gritos y disparos)

(VÍDEO) "¡No, no!".

Tranquilos. ¡Eh!

No son mi enemigo.

Son mi salvación.

Son nuestra salvación.

(Disparo)

(Disparo)

(Gritos)

¿Qué pasa? (GRITA)

Hugo, para, para.

Joder, estás empapado.

Eh, ya está.

Pude haberlo parado

y no lo hice.

Sentí miedo.

Lógico, cualquiera tendría miedo en esa situación.

Demasiado miedo.

Demasiado poco.

Solo pensé en mí.

Ey.

Salvaste a muchos chicos.

No tienes ni idea de lo que pasó, no estabas ahí.

Tienes razón, no tengo ni idea.

Perdona.

Lo mejor será que vaya a machacarme un poco con la bici.

Voy a cambiarme.

Hugo, espera un segundo.

Yo sé que eso que viviste es horrible.

Pero no te va a volver a pasar.

Soy un coñazo, ¿eh?

(RÍE) Eres un coñazo.

Pero ¿sabes una cosa?

Yo me siento muy atraída por los hombres a medio hacer.

Tú no te preocupes por mí,

que hay noches que consigo dormir hasta cinco o diez minutos seguidos.

(HABLA EN ÁRABE)

Estás en forma, papá.

(HABLA EN ÁRABE)

Lo de trabajar contigo ya veremos. Ya veremos.

¡No me gusta tu trabajo, papá! No me gusta.

¡Kevin! Kevin.

¿Qué coño haces ahí?

¡Oye! Oye, ven.

-Ese es. Ese es, Jaco.

-¿Ese es el comemierda que se mete contigo?

Kevin, cuando se metan contigo,

me llamas, ¿"OK"?

¿Entiendes? -Te llamo. ¿Y qué?

Te dan dos hostias y te revientan.

¿Qué hacemos entonces?

-Sí. Ya vamos a ver quién revienta a quién, ¿oíste?

¡Coño, Luz! Vámonos. ¿Todavía estás así? Ven, corre.

-Kevin no se ha lavado los dientes.

-¡Chivata! -Idiota.

-Ya. Coño, estoy harto.

Esto pesa mucho, Kevin. Va, corran.

(Puerta)

Vamos, venga. -Buenos días.

Hola, chicos. -Tenemos prisa, luego nos vemos.

-¡Ay, Jaco, por el amor de Dios!

-Mamá, ya lo sé. No puedo hacer nada, mamá.

-Llego muerta de trabajar.

-Ya lo sé, pero ¿qué quieres que haga?

-¡Ayer recogí la casa antes de irme!

-Estos dan demasiada guerra. Demasiada.

-¿Y tú no recoges? -Sí recojo.

Sí recojo. Y los cuido, tu responsabilidad.

¿Qué más puedo hacer? -Tú eres el mayor.

-Estoy harto de ser el mayor, mamá.

-¿Harto? ¡Harta estoy yo!

¡Harta de que nos veas a tu papá y a mí trabajar 24 horas diarias

por una miseria como unos burros

para que luego yo llegue a casa, me encuentre con esta cocina...!

-¡Mamá! Yo no elegí nacer.

Ellos tampoco eligieron nacer.

No puedes traer tres hijos al mundo

sin dinero pretendiendo que todo va a ir bien. No puedes.

No se puede.

Mamá, nos tenemos que ir, perdona. Luego lo hablamos, ¿sí?

-Adiós, mamá. -Chao.

-Adiós. Que Dios los bendiga.

(Puerta)

Compórtense. Ya son grandes, ¿no?

Ya son grandes. Ayúdenme un poco por lo menos.

¡Los hermanitos tardones! Tocas a mi hermano y te mato.

¡Cabrón!

Luego os veo, ¿vale?

¡David! David.

No tengo tiempo. Te afecta solo a última hora.

Llevo prisa. Hugo me ha pedido

refuerzo para la sesión de hoy.

He tenido que reestructurar los horarios, no hay tanto problema.

No, pero tenemos que ir todos a su ritmo.

Merece la pena. Lo viste y lo sabes.

En este centro hay 500 alumnos, no solo los 9 magníficos.

Estás celoso.

¿Yo, celoso? ¡Ester, por favor!

Es normal, todos lo estamos.

Se nos ha ido de las manos, nos sentimos frustrados.

Podíamos haber expulsado a esos nueve.

¿Y encima les damos vacaciones? Un premio.

Podríamos haber preparado un módulo especial, lo hemos hecho ya.

Nos enfrentamos a una cosa distinta. ¡Ardieron cuatro coches!

¡Y encerrar a presuntos delincuentes

y ponerles vídeos de tiroteos es la solución!

Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo, ¿no?

¿Y esto que pone aquí?

Me ha pedido que ensuciemos el colegio.

Que animemos a los alumnos a hacerlo. Eso es.

Otra medida pedagógica genial. Ensuciar.

Frente a situaciones extremas, medidas extremas.

Lo hablamos en la última reunión.

Esperemos que no haya consecuencias extremas, Ester.

No las va a haber. Y si hay que ensuciar, se ensucia.

Gracias.

¿Alguien tiene los apuntes de Química?

Yo. Tía, pásamelos, porfa.

Claro. 30 euros.

¿Qué dices, gilipollas? Es broma, luego te los doy.

HIT lo sabe, ¿eh? ¿Qué dices?

Sabe que le tiré de la bici. No jodas.

Te lo juro, me ha metido una mirada que me ha dejado seco.

Nourdin, no tiene pruebas. No puede decir nada.

¿Hoy también hay peli gore o qué?

-Hostia, fue fuerte, ¿eh?

-¿Y qué?

¿Dónde está Hitler?

Al salir del colegio, alguien me empujó

y mi bici acabó debajo de un coche.

Podía haber sido yo,

pero soy un chico con suerte.

Darío, la última vez que te lo digo.

A la próxima, te lo reviento contra la pared.

Jaco, siéntate bien.

¿A qué te refieres con "bien"?

¿Quién ha sido?

¿Por qué uno de nosotros?

Muy bien, no tengo prisa.

Ha sido Nourdin.

¿Qué dices? Lo único que sabes hacer, ¿no?

Meterte con la peña.

¡Vas a acabar como los de la Manada! ¿Qué dices, hermano?

Solo les metes mano a las chavalas. Eso se llama ligar, comemierda.

-¿Ligar? Tío, no tienes ni idea, ¿eh?

-¿Y tú qué idea vas a tener?

No te has comido nada rico en tu vida.

Callaos ya.

Acabáis de empezar

y ya estáis soltando mierda por vuestras bocazas.

Lo que pasa es que me he comprometido en sanaros.

Así que vamos a empezar por el orden y la limpieza.

¡Ese es mi...! Esa es tu casa, sí.

¿Por qué coño tú tienes esa foto?

Me la envió tu madre.

Esta me la envió tu abuela, Andrés.

La habitación de Marga.

Nourdin.

A ver, es culpa de mi madre.

Ah, de tu madre.

Le dolía la espalda y no ha podido limpiar nada esta semana.

Tu habitación la limpia tu madre.

Claro, como debe ser.

Y el culo también se lo limpia su madre.

¿Alguien adivina de quién es esta?

Esa es del "indepe" de mierda este. -Cállate, gilipollas.

Erika.

Y esto es la cámara de los horrores, Silvia.

No sé cómo puedes dormir ahí.

He aquí una habitación prácticamente perfecta

si no fuera por un pequeño detalle.

Tu gemelo bueno ha desaparecido.

Ya, se me ha escapado. Claro.

Seguro que él con su patita

abrió la puertecita y se fue. Bueno.

No sé, yo me he levantado esta mañana

y se me había escapado.

¿Me puedes dar otro, por favor?

(Lamento)

¿Y su foto? ¿No hay foto?

Es la única que no me han enviado.

Normal, en mi cuarto no entra ni Dios.

Ya. ¿Y en ese cuarto en el que no entra ni Dios

también reina el caos y la basura? Claro.

Mi cuarto, mi caos.

Muy bien.

O sea, que a excepción de Lena,

sois un grupo que básicamente le gusta vivir rodeado de mierda.

Para ir conociéndonos.

Zasca.

Mi cuarto es mi sitio.

El único que tengo. No tienes por qué meter las narices en él.

Tienes razón. Tu habitación de mierda

es tu guarida de mierda y tienes todo el derecho del mundo

a vivir rodeada de mierda.

Zasca otra vez.

¿Te quieres callar? ¿No ves que se está metiendo con nosotros?

Vuestra habitación es el espejo de vuestra personalidad.

Una personalidad desordenada, caótica, sucia.

Propia del adolescente que ya está enseñando la patita.

¿Qué patita, a ver? ¿Qué patita?

La patita del adulto que vas a ser.

Esa patita.

¿Qué adulto vas a ser tú? ¿Cómo te imaginas de adulta?

¿Heredando la farmacia de tus padres o vas a seguir trapicheando?

A lo mejor a gran escala.

¿Y tú, Jaco? ¿Cómo te imaginas de adulto?

Y a ti qué te importa.

¿Con mujer e hijos? ¿Te ves con una familia?

¿Alguien se ve formando una familia?

¿Nadie?

¿Tú, Nourdin, vas a seguir abusando de los demás?

Andrés, ¿y tú?

Puedes ser un crac de la informática.

Claro que también te imagino robando móviles.

¿Te imaginas? A los 40 en la cárcel.

¿Y tú, Silvia?

¿Vas a seguir lesionándote

o a lo mejor para entonces ya ni estás?

A ti, Lena, te imagino de reina de un "reality".

¿Quién coño me tiró de la bici?

Para tirarme de la bici, acribillarme a balonazos

o poner en marcha los aspersores hay que tener la cabeza bien sucia.

Tan sucia como vuestras habitaciones.

La bici me la vais a pagar.

Salís a unos 100 euros por persona.

¿Qué dices? -Sí, hombre.

-¿Es la bici de Piqué? "Buenos días, colegio Anne Frank.

Os habla Dirección".

Necesitamos vuestra colaboración para una experiencia educativa

que va a producirse excepcionalmente durante la mañana del día de hoy.

"Es una iniciativa dirigida a fomentar

hábitos de urbanidad y limpieza.

Se trata de que hagáis lo contrario a lo que normalmente os exigimos.

Tan pronto como vuestros profesores os den permiso,

tenéis que tirar todos los papeles al suelo.

Volcad las papeleras,

dejad los desayunos tirados en el patio.

Queremos que el colegio esté sucio.

No manchado, sucio.

Gracias de antemano por vuestra ayuda.

Estoy segura que será muy entusiasta".

Eso es todo. Gracias, buen día.

# "Ey yo", fiolo. Reza, fiolo.

# Reza, que no sabes # quién te puede joder.

# "Ey yo", fiolo. Reza, fiolo.

# Todos mis chiquillos # ya saben que lo que.

# "Ey yo", fiolo. Reza, fiolo... #

¿Esta experiencia educativa va por nosotros?

Afirmativo. Sí.

O sea, ¿la peña va a guarrear el colegio para qué?

La peña va a guarrear el colegio para vosotros.

¿Nos vas a hacer limpiar el colegio? No, no.

Lo vais a limpiar voluntariamente.

¿Por qué voy a hacer algo voluntariamente si no quiero hacerlo?

Porque tengo el permiso del colegio, la autorización de vuestros padres

y vuestro historial en unos expedientes.

Tú, por ejemplo, le robas a tu padre y vendes droga en el colegio.

Tú haces "bullying",

tú pusiste en marcha los aspersores y tú diste la orden.

Olvídate de hacerme limpiar.

No tienes nada contra mí.

Darío, tu móvil apesta.

¿Quieres que cuente?

Y tú calladito, todavía me duele el balonazo que me metiste.

Eso es mentira. ¿Ah, sí?

Vais a limpiar el colegio como si os fuera la vida en ello.

# Educadito siempre, # contestón cuando toca.

# Aunque toque mañana # y me vacíen una colta.

# Es Cruzzi, # traigo a las chiquillas locas.

# Manejo descamisado # y marco golazos en cholas.

# Pienso en mi hermana # y miro para arriba.

# Presiono la gasa # contra la barriga... #

-¿Qué, todo bien?

Que te jodan.

# Odiar es para flojitos, # los titanes aman fleje.

# Así que ponme una vela, # que esto está petado de pejes.

# Plomeras, cacharras, TNF.

# No hay trabajo # y todos quieren ser su propio jefe.

# Yo quiero lo que me merezco, # ni más ni menos.

# Mi "chain" es chapa bañada, # puro postureo.

# ¡Jala! ¡Jala! ¿Quién va por ahí?

# Chacho, aquel de las alas # creo que es Cibi.

# Me ven todo tranquilote # llevando "Jesus Piece",

# yo paso a buscarles # con el fusil de pesca. #

¿En serio? ¿Lunares?

Ahora me lo quito todo.

¿Les vas a tener toda la mañana limpiando?

Un ratito.

¿Es un tema didáctico o...? Divertido.

Por lo menos, más que dar la misma clase

a la misma hora del mismo día durante todo el curso.

Enseñar a crear hábitos y rutinas te parece mal.

Pereza máxima.

Les aburrimos, de la Vega.

O sea, el problema es que mi colegio es aburrido.

Obsoleto.

Seguimos hablándoles de los reyes godos.

No es lo que necesitan.

No tengo presupuesto para más ordenadores...

¡Y dale! Esta gente tiene de todo.

Tienen ordenadores, teléfonos, "tablets"...

Digo lo que necesitan de verdad. ¿Que según tú es...?

Identidad.

Saber quiénes son y qué coño hacen aquí.

Eso no entra en el temario.

Ahí fuera hay una guerra y estos van perdiendo.

Les damos herramientas,

conocimientos. ¡Armas!

¿Armas? Armas, necesitan armas.

¿Cómo se van a enfrentar al mundo que les espera?

¿Qué harán cuando les sustituya un robot?

¿O cuando un algoritmo les diga cuándo tener hijos?

¿O cuando un zumbado evangelista

decida convertir la selva amazónica en un desierto?

Para eso no están los colegios. Entonces, ¿para qué están?

Qué pequeño eres a veces, Hugo.

(SUSURRA) En la intimidad me crezco.

Me los llevo.

¿Te los llevas? Me los llevo.

¡Hugo, Hugo! ¿Cómo que te los llevas? ¿Adónde?

A la vida. Que no, ni hablar. ¡Si no puedes!

Te envié un WhatsApp anoche informándote.

Bueno, pero es que yo te dije que no.

Te dije que el permiso de salida hay que pedirlo

con 48 horas de antelación por lo menos.

De la Vega, lo tengo todo organizado. No ha sido fácil.

Hay que avisar a los padres.

Los padres firmaron una autorización con el todo incluido.

Ya, pero sin el permiso el seguro no cubre la salida.

Bueno, eres la directora. Dame el permiso.

Con fecha de hoy para salir hoy no vale.

Pues ponle fecha de hace tres días. ¿Quieres que mienta?

(Móvil)

Espera un segundo.

No te muevas, ¿eh?

Dime.

Hola, ¿te parece que quedemos a comer a las 13:30 donde siempre?

No, ¿por qué?

"Es importante, Ester".

"¿Ha pasado algo?"

Sí, ha pasado algo. Pero te lo cuento comiendo.

¿Tiene que ver con la reunión de ayer?

"Ester, comiendo, por favor". Dímelo ahora.

No me dejes así, Alex.

Venga, a las 13:30 donde siempre.

Chao.

Alex.

Hay que limpiar, de la Vega.

Tenemos que quitarnos la porquería de encima.

¿Qué haces?

No voy a limpiar yo esto todo sola, ni de coña.

Mira, ese rollo que llevas de no hablar

y hacerte el misterioso me china bastante, ¿sabes?

-Es tu problema.

-¿Qué pasa? ¿La gente te cae mal o qué?

-Me la suda la gente.

-¿No tienes amigos?

-¿Para qué?

Tardé en hablar cinco años, ¿sabes?

No tenía nada que decir.

No, es cierto.

Mis padres se gastaron mazo pelas en psicólogos y esas mierdas.

-¿Es cierto que te molan los tíos?

-Yo molo a los tíos, que es distinto.

-Y eso te pone.

¿Lo has hecho con tíos?

-¿Y tú te lo has hecho con tías?

-Yo me volví muy loca cuando murió mi hermano.

¿Qué pasa, chivata? ¿Qué pasa?

A limpiar, venga. ¡Vamos! Limpia.

(Timbre)

¡Jódete, morito! ¡Jódete!

¡Tu puta madre! ¡Quítate! ¿Sí?

¡Coño, quítate!

Quítate, imbécil. ¿Sí? ¿Eh, maricona?

¡Hijo de puta! ¡Chivata de mierda, eres una chivata!

Rata asquerosa. Chivata, que eres una chivata.

¡Vamos! ¡Maricón, quítate!

¡Quítate! ¡Limpia!

¡Vamos, vamos! ¡Jaco!

¡Fuera de aquí! Largo.

¡Fuera! Fuera de aquí, coño. ¡Fuera, Kevin!

¡Fuera! -¡Fuera, fuera! ¡Eh, Nourdin!

¡Nourdin! -¡Fuera!

-¡Para! Deja eso.

Deja eso. ¡Para, para!

¿Qué está pasando aquí? ¿Eh?

¿Estás bien, Jaco?

¿Qué pasa? No pasa nada.

Salvados por la campana, ¿eh?

Pero fuera no hay campanas, no hay. Fuera.

¡Me cago en la puta, coño!

¿Estás bien?

(Notificaciones)

¿Dónde vamos?

Ahora lo verás.

El 339 lleva al vertedero, no me jodas.

No iremos al vertedero, ¿verdad?

Tú irás donde vamos todos.

Y una mierda. A la que haya una parada me bajo.

¿Qué te pasa con el vertedero?

Nada. A la que haya una puta parada me bajo.

Nourdin. ¡Que no me toques, coño!

Si bajas, te denuncio por agresión.

¿Me vas a denunciar a la policía? ¿Qué prueba tienes?

De momento te comes una citación y tienes que ir a declarar.

Con lo de hoy algo encuentran fijo.

Va, siéntate, Nourdin.

Siéntate.

Puto HIT de los cojones.

(ERIKA CHISTA)

Es que su padre trabaja en el vertedero.

¿Qué mierda es esto? Qué asco.

-Hermano, huele horrible. Venga.

¿Nos has traído a un vertedero? -Yo no entro.

Va a ser más divertido que una feria, ya veréis.

¿Nos vas a hacer limpiar el vertedero también?

Mira, no me des ideas.

¡Ah, Nourdin!

¿Qué hacéis aquí?

Actividades extraescolares.

¿Por qué no me has dicho nada? ¡Porque no tenía ni puta idea!

Habla bien. Habla bien.

Soy Hugo, no sé si te acuerdas de mí.

Claro, el profesor mano dura.

¿Estos son los otros chicos malos? No lo parecen.

No, no son malos. Están un poquito confundidos.

Nourdin es bueno.

Lo que pasa es que no se conforma con quién es.

(HABLAN EN ÁRABE)

¡Antonio! Este es mi hijo.

En septiembre viene a trabajar conmigo.

Vamos entrando a por los chalecos, las mascarillas y eso.

Vamos, chicos.

Bienvenidos a una de las mayores obras de la humanidad:

el vertedero.

A kilómetro y medio tenemos la incineradora, que quema

unas 350 000 toneladas de mierda al año.

Por lo menos 1,5 kilos de esa porquería

la creáis vosotros cada día.

A mí me va a dar un "jari" aquí. -Seguro que los ricos generan más.

-Entonces, los catalanes generáis el triple.

-¿Por qué, a ver, tonto?

-Porque los catalanes sois más ricos, a lo mejor.

-No tienes ni puta idea, los ricos son los putos vascos.

-Te digo yo que en mi vida trabajaría en una mierda así.

Los seres humanos producimos

228 000 toneladas de porquería al día.

Parte de esta porquería,

los plásticos, por ejemplo, los tetrabrik...

Los hijos de vuestros nietos morirán y seguirán ahí.

Joder, que alguien haga algo, ¿no?

-¿Por qué nos dices esto a nosotros?

¿A quién se lo cuento? A los políticos.

-No, los políticos no sirven para nada.

-Claro, lo único que hacen es pelearse entre ellos.

-Y robar. Bueno, no todos roban, ¿eh?

La mayoría sí.

-¿Por eso robas tú? ¿Te preparas? ¿Quieres ser político?

-¿De qué va? Chicos, chicos.

A ver, ¿los gobiernos por qué no prohíben el plástico?

Prohibir no es siempre la solución. ¿Cómo que no?

¿Y los móviles por qué los prohibís?

Yo no prohíbo los móviles, prohíbo que lo uses en clase.

¿Tu solución a toda esta mierda cuál es?

Pues no sé. A lo mejor consumir menos, reciclar,

reutilizar,

evitar comprar productos de un solo uso, ¿no?

La culpa siempre la tenemos nosotros, ¿no?

No sé si la culpa,

pero la responsabilidad de nuestros actos

la tenemos nosotros.

Ya, responsabilidad. Pero las cosas no van tan mal.

¿Ah, no? No.

A lo mejor para ti sí,

que dicen que las personas que dejan de beber lo pasan muy mal.

¡Toma!

O sea, que tú ves todo esto y te da igual, no te remueve.

No. Viene la basura, la queman y desaparece.

Y lejos de casa. Es que me da igual.

Te da igual. Te da igual tu futuro, el de tus hijos...

Tengo 17 años, para pensar en mi futuro...

¿Diecisiete?

Con 16 años, una tal Greta Thunberg se plantó ante los líderes mundiales

y les pidió que dejaran de contaminar,

que le importa el futuro del planeta.

Sé quién es Greta, pero es fea y rara.

No tengo la menor intención de parecerme a ella.

¡Toma!

(RÍEN) -Está chalado.

-¿Tú por qué me ves tanto, hermano?

Me miras mucho, ¿todo bien en casa o qué?

Chicos.

¡Nourdin! Nourdin.

¡Chicos! Coño, déjame.

¡Ya, ya! -¡Hugo, Hugo!

-¡Idiota! Déjame. ¿Qué te pasa, idiota?

-¡Hugo! ¡Chicos!

Nourdin, para ya. -¡Hugo!

¡Hugo!

¡Para!

¡Déjalo! ¡Déjalo!

¡Nourdin!

¡Nourdin, por favor!

¡Nourdin! -¡Ya vale!

Para. ¡Para!

¡Ya, ya! ¡Eh!

¡Dime tu palabra! ¡Dime tu puta palabra!

¡Tu palabra! ¡Tu palabra Eric!

Tu palabra Adam es "abuso". ¿Cuál es tu palabra Eric?

Dímela, dímela, por favor. Respeto.

Dila otra vez.

¡Dila otra vez! ¡Otra vez! Respeto.

¡Grítala! Grítasela a la mierda.

¡Vamos! ¡Respeto, joder!

(JACO TOSE)

(Móvil en vibración)

(Móvil)

Dime, Maya.

Hugo, he estado investigando toda la mañana

y no dejan de salir conejos de la chistera.

El chico que te tiró de la bici.

Nourdin.

"Me dijiste que me centrara en él".

Sí.

Tengo algo.

No sé qué hago aquí. O sea, me has partido el día.

Tengo un día, además, muy complicado.

Tengo poco tiempo, a las 16:00 tengo evaluaciones.

Hola, Ester.

¿Sobra un servicio?

No, no sobra.

¿Qué es esto, Alex?

Échame un cable. Me has traído engañada.

Me quiere dejar. Te mato.

Bueno, bueno.

Perdón, ¿eh? No paro de ir al baño.

Es por el bebé, que me aprieta la vejiga.

Bueno.

Por fin nos conocemos, ¿no?

Pues sí. Mucho gusto.

¿Qué hago aquí, Alex? Voy a dejar a Alex.

Sí. Como comprenderás, no es que sea el mejor momento,

pero es que no aguanto más.

Pues...

Lo siento mucho por los dos, pero ¿yo qué tengo que ver?

Eso mismo le estoy diciendo...

-¿Sabes? Alex no para de hablar de ti.

Sí, todo el día. Dice que...

que estás pasando una mala racha en el colegio,

que le pides ayuda, que él no se puede negar.

¿Se puede saber por qué os divorciasteis?

No, de verdad. Es que no lo entiendo.

No os queríais,

pero seguís follando.

¿Estáis enfermos o...?

-A ver, Julia piensa que...

que tenemos un rollo. -No, tú calla.

Y un rollo no, muchos.

-¿Le puedes decir, por favor,

que es mentira?

¿Cómo...?

Por favor.

Se lo voy a decir, claro.

Llevamos dos años acostándonos.

Normalmente, los martes.

El miércoles me digo que no volverá a ocurrir,

que es absurdo, que no le quiero,

pero le vuelvo a abrir la puerta.

La verdad es que es bueno en la cama, eso ya lo sabes.

De todos modos, no merece la pena.

O quizás sí. Quizás ser padre le haga cambiar.

Ojalá sea así.

Siempre ha deseado un hijo que yo

no le pude dar.

En cualquier caso,

si lo que quieres es un consejo,

huye.

Espera, Julia, no. Espera, Julia.

¡Julia!

¿Qué? Contenta, satisfecha, ¿no? ¿Y tú?

Me has jodido la vida.

Me citas para que mienta a esa pobre chica.

Está embarazada de mi hijo.

¿No te das cuenta de lo insensato que eres?

Solo contigo. Y tú conmigo, además. Aquí, insensatos los dos.

Me has pillado en horas bajas. Sí, dos años.

Tres. Desde que me dijiste llorando que te gustaba otra.

¡Estoy enamorado de Julia!

¡Qué cara más dura! Y de ti.

No. Sí.

También de ti. Eso ni hablar, no.

No, lo nuestro no tiene nada que ver con el amor.

En mi caso es desesperación. Ah.

En el tuyo no sé, ve a un psiquiatra.

¡Me habéis arruinado la vida!

¿Qué dice ese hombre?

¡Me habéis arruinado la vida!

¿Quién?

El profesor que conociste en la Consejería.

¿Qué hace? El acusado de abusos.

¿Qué hace?

¡Braulio, no! ¡Braulio!

Braulio, espera.

-No es justo.

-¡No, Braulio, no! ¡Alex!

¡Una ambulancia!

(BRAULIO GRITA)

Un profesor se ha quemado a lo bonzo

delante de la Consejería de Educación de Madrid.

Braulio Carranza León, de 42 años,

había sido denunciado por los padres de dos alumnos de su instituto

por acoso sexual.

"Según familiares y compañeros,

el profesor había pedido ayuda y protección

a la Consejería de Educación

asegurando que todas las acusaciones eran falsas.

Hoy a primera hora...". -¡Apaga eso, por favor!

-Madre mía. -Qué horror.

Nos hemos vuelto locos. -¿Alguien lo conocía?

-No.

Imaginaos por un momento que no fuera culpable.

Que hubiera sido una invención para fastidiarle.

-¿Y si era verdad?

-¿Y si no? -Bueno...

Ahora estamos todos expuestos a eso. -No, Lourdes, todos no.

Los que de verdad estamos expuestos somos los hombres.

-¿Por qué será?

-No me vengas con el rollo feminista.

-Ni tú con lamentaciones machistas.

-¿Yo? Es que es increíble, aprovechas cualquier oportunidad...

-¿Para qué? -Cuando pasa algo sacas a pasear...

-¿A la feminazi? ¿Vas a...? -Por favor, no vamos a discutir.

-No es momento, de verdad.

Acaba de pasar esto con un compañero y estáis así.

-Ahí está Ester.

De la Vega, tengo tertulia en la radio. Me voy.

Muy bien. Ha ido muy bien la salida.

Me he enterado de una cosa de... Me cuentas mañana.

Ester.

-Vienes de la Consejería.

Sí.

Cuando nos has llamado no dábamos crédito.

Lo acabamos de ver. -¿Cómo estás?

-Ey, ven. Ven.

Lo siento, lo siento mucho. ¿Pasa algo?

Vamos para dentro. ¿De la Vega?

# Das vueltas alrededor # de un eclipse de sol.

# Cada vez que quieres ver # se te cierra el corazón.

# Vuelas sobre la ciudad # junto a otros como tú... #

-"Hola, com estem?".

# Quién es hoy tu perdición.

# Nadie puede encontrarte

# cuando huyes de ti.

# Nadie puede salvar a nadie

# cuando duele así. #

¿Te estás machacando?

Bebe, te vas a deshidratar.

Nourdin,

¿por qué te avergüenzas de mí?

Yo no me avergüenzo de ti y tengo motivos.

No estudias, no ayudas en casa, te juntas con los gamberros...

Pero eres mi hijo.

Y no te cambiaría por ningún otro hijo del mundo.

Podrías ser médico, abogado, arquitecto...

¡Todo lo que yo no he podido ser!

Pero tú ya has elegido.

¿Ah, sí? ¿Qué he elegido?

El vertedero.

Yo no he elegido el vertedero.

Sí que lo has elegido. Hace mucho tiempo.

Pero no te has dado cuenta.

(HABLA EN ÁRABE)

¿Tú eres tonta o qué?

Es una foto de tu habitación.

No solo de mi habitación. Es una foto de mi intimidad.

Me la pidió tu profe.

Mi profe es un tío muy turbio.

¿Tu profe es turbio? Yo lo veo muy normal.

A saber qué hace ahora con esa foto.

Cuidadito, Lena, con lo que dices. No, que ese tío va a por mí.

Lo tengo encima siempre.

No lo dices en serio.

Sí que lo digo en serio. Estoy asustada, ¿vale?

(Timbre)

Ivana, date brío, por el amor de Dios.

-Entonces, tienes que hablar con papá.

No, con papá no.

¿No dices que estás asustada? Pero me quiero asegurar.

¿Quieres que hable con él? No.

¿Voy a hablar con Ester? No.

Solo quieres que te crea.

Me encanta lo buena hermana que eres, gracias.

De nada.

Me tocará ir con pantalones todos los días.

(TELEVISIÓN) "Braulio Carranza León, de 42 años,

fue denunciado por los padres de dos alumnos

de un instituto de Madrid por acoso sexual.

Según sus familiares y compañeros, el profesor

había pedido ayuda y protección a la Consejería de Educación...".

Esclerótica.

El blanco de los ojos.

Particularmente grande en el ser humano, ¿sabéis por qué?

No.

Por la empatía. Ah.

Gracias al blanco de los ojos,

sabemos si la persona que tenemos enfrente nos escucha,

si le caemos bien.

Si es que hemos nacido equipados para la comunicación,

aunque nos obcequemos en lo contrario.

Como el chico este. ¿Nourdin?

No puedes culparlo por ser como es.

Yo no le culpo. La culpa es completamente inútil.

Le responsabilizo.

Osobuco, espero que os guste.

Huele de maravilla. -Buenísimo.

-¿Es el que hace "bullying"?

-Es posible que esa sea la causa de su trauma.

Ya apareció tu palabra favorita. ¿Qué?

Los traumas existen, Hugo. -Sin ir más lejos, tú tienes uno.

-¿Y a este chico qué le pasó?

Hasta que él no se haga cargo, no lo podemos saber.

Cuando tenía diez años estuvo en un campamento

y se presentaron abusos sexuales. -Joder.

El monitor fue denunciado por unos cuantos.

No sabemos si Nourdin fue uno de ellos.

Ya, pero el que abusa es porque fue abusado. Eso todos lo sabemos.

O no, tampoco es una regla de tres.

Hay que tener valor para enfrentar algo así.

Y él ha elegido el peor de los caminos.

¿Lo ha elegido? ¿Eso crees?

Sí. Todos elegimos, ¿eh?

Consciente o inconscientemente, todos elegimos.

Tú elegiste salir adelante, yo elegí beber

y él ha elegido hacer frente a su daño haciendo daño a los demás.

¿Y si brindamos?

-Sí.

Por la esclerótica. Sí.

-Salud. -Salud.

-¿Y qué vas a hacer con ese chico?

Mañana es un día importante.

Es el día de pedir perdón.

Hola, Hugo.

Hola. ¿Se puede?

Sí, adelante.

Quería comentarte una cosa.

Dime.

He comprado tu libro.

Gracias.

Entiendo que tu idea de la educación es transformar el mundo.

Ya ves. Bonito como frase,

pero ¿nosotros qué podemos hacer?

Si queremos transformar el mundo,

deberíamos empezar por transformarnos nosotros, ¿no?

Tendríamos que crear mayor nivel de conciencia,

mejores personas

y no mejores profesionales para seguir alimentando el sistema.

Los padres los envían al colegio para que aprendan a ganarse la vida.

Ganarse la vida. Como si la vida hubiera que ganársela.

Perdona. Siéntate ahí, por favor. Vale.

Pues nada, aquí estamos. Muy bien.

Ten cuidado, te lo ruego.

Vienen revueltos.

Si les estoy dando una oportunidad.

Te digo que tengas cuidado.

¿Estás mejor?

No he pegado ojo en toda la noche.

Cuando no puedas dormir, avísame y te acuno.

No estoy para bromas, Hugo. Te lo digo en serio.

No me enrollaría contigo

ni aunque fueses el único hombre en la Tierra.

Qué mal mientes. Siéntate ahí, por favor.

Gracias por venir. Media hora nos han dicho.

Sí. Tenemos cosas que hacer.

Va a ser poco tiempo, pero creo que es importante.

Para ellos y para todos. Sobre todo, muy sanador.

Muy bien. ¿Dónde hay que sentarse?

Os vais sentando a partir de Ester hacia allá.

¿Yo también? Sí.

¿Quiere que me siente con los profesores?

Por favor, ¿te puedes sentar?

Sí. Gracias.

(Puerta)

Bienvenidos, chicos.

¿Os vais sentando?

¿De qué va esto, Hugo?

-¿Sabes que estamos fuera de horario?

Es lo que tienen las infecciones, que no saben de horarios.

Hay ocho sillas. Sí.

La tuya es esta.

Jaco.

Al lado de Gus.

Andrés, al otro lado.

Marga, enfrente de Ester.

Erika, ahí.

Nourdin, penúltima silla.

Darío, deja el puto móvil, por favor, y siéntate ahí.

¿Y nosotras?

Un momento, ahora vengo.

Hola. Kevin.

Me han dicho que tenía que venir. Sí, te quería pedir un favor.

¿Qué tengo que hacer? Mira.

Quiero que te sientes enfrente de Nourdin

y que cuando sea tu turno,

digas todo lo que te ha hecho, lo que tú quieras decir.

Vale. ¿Sí? Gracias, campeón.

¿Qué hace mi hermano aquí? Tranquilo.

¿Qué coño hace él aquí?

Siéntate, por favor. Ahora lo vas a ver.

Vosotras.

Lena aquí y Silvia enfrente.

¿Yo enfrente de ella? Tú enfrente de ella.

En el otro bando.

No hay bandos, Lena.

¿Os suena un tal Gandhi?

Ese es un indio, ¿no? -Era un calvo.

-Un calvo que luchó por la independencia de su país.

No os enteráis de nada.

Él decía que si cada mañana nos arreglamos el pelo,

¿por qué no hacer lo mismo con el corazón?

Os dije que cada día hablaríamos de una historia.

La de hoy habla sobre nuestra basura emocional.

La ira, la crítica, el desprecio.

Y cómo somos los únicos responsables de gestionarla,

de poner orden, hacer limpieza, tirar la basura...

Ordenar nuestra habitación, que es de lo que hablábamos.

La historia de hoy en realidad son ocho historias.

Las historias del otro lado.

Del lado en el que volcáis vuestra mierda

y ellos no saben por qué.

Esta fila va a hablar

y esta va a escuchar.

¿Empiezas, Ester?

Cómo no.

El año pasado hiciste correr el rumor de que yo era lesbiana.

No me importaría serlo. De hecho, pienso que me iría

mucho mejor.

Pero ese no es el caso.

Durante varias semanas me sentí

juzgada, acosada.

Un día

no pude...

entrar en clase,

porque me sentí morir.

Terminé en Urgencias.

Yo respeto tus ideas aunque crea que son un error.

Colabora, no me boicotees.

Aprende primero y cuestiona después.

La historia bien contada no es maniquea.

Es todo lo contrario a cualquier dogma.

Si me respetas, te respetas, Gus.

Si me ignoras, solo eres un ignorante.

-Eres un machista, Jaco.

Y un abusador.

Te haces el simpático y luego vas

metiendo mano a las compañeras.

¿Las mujeres qué somos para ti?

Tu madre, tu hermana...

¿qué piensas de ellas?

¿Son solo carne de reguetón?

(DAVID) Mírame.

Yo llevo muchos años en esto

y nunca, escúchame bien,

nunca he pegado a nadie.

Sin embargo, ¿sabes qué sueño despierto?

Que estamos solos en el patio

y te devuelvo el bofetón que me diste.

Lo sueño con tanta intensidad que a veces hasta me duele la mano.

¿Cómo es posible que un mequetrefe como tú

despierte un sentimiento tan terrible?

-Sé que fuiste tú quien publicó una selfi mía saliendo de la ducha.

Lo colgué en Facebook y fue un error, lo admito.

Pero tú, Darío, te quedaste a gusto.

Encima, la retocaste y me pusiste unos genitales que no son míos.

Conseguiste que fuera la comidilla de todo el colegio.

-Llevo meses intentando pillarte, niña.

Pero no lo consigo.

Eres buena.

A los que sí pillo es a los que vendes toda esa porquería.

¿De dónde la sacas?

¿De la farmacia de tu padre?

Pero ¿qué demonios les das?

-Estoy harto.

Siempre te metes conmigo.

Y no solo conmigo.

Vas dando hostias a los de primero, a los de segundo,

a los de tercero.

El patio es tuyo, el turno del comedor es tuyo,

lo que hay dentro de las mochilas es tuyo.

Te crees muy valiente, pero eres un mierda.

¡Eres un mierda!

Te toca, Silvia.

¿Yo? ¿Por qué? ¿A quién?

A la persona que tienes enfrente.

¿A Lena?

Sí, dile todo lo que quieras. Yo no tengo que decirle nada.

Yo creo que sí.

Pues yo creo que no.

¿Cuántos años hace que sois amigas?

Desde primero.

La de cosas que habrás hecho por ella.

¿Cuántas ha hecho ella por ti?

No lo sé, no hago cuentas.

¿Cuánto daño te ha hecho?

Ninguno. ¿No?

¿No te molestó que el primer día no se quisiera sentar contigo?

Solo había tres sillas.

Que te obligara a conectar las alarmas.

No me obligó a nada, yo no he hecho nada.

¿Cuánto tiempo hace?

¿De qué? Que te usa.

Lena no me usa, porque es mi amiga.

Con amigas como Lena no te hacen falta enemigas.

¿Verdad, Gus?

¿Yo qué? Que a ti también te usa.

¿Qué dices?

Y a ti, Nourdin.

Machito.

La idea de la bicicleta fue suya.

¿Alguien me puede ayudar?

Siéntate, Lena. ¡No me siento!

Lleva una semana metiéndose conmigo. No puedo más, no puedo dormir.

¿Qué he hecho?

¿Qué he hecho? Estoy aquí voluntariamente

para no dejar de lado a mis compañeros.

Y, encima, me los pone en contra. A todos.

No solo a mis compañeros, a mi mejor amiga también.

Silvia, yo te quiero. Eres mi amiga.

Si te he hecho daño alguna vez, lo siento.

Te lo digo de corazón.

Eres mi amiga. Te quiero y lo siento.

Lo sé, lo sé.

No te quiero hacer daño, de verdad que no quiero.

Pedazo de actriz, ¿eh?

Que le den un Goya o algo. Bravo. Siéntate, anda.

Hugo, basta. Ya está.

Sí, un momento. No. Siéntate, cariño.

¿Qué? Ya hemos terminado.

No he terminado el ejercicio. Sí hemos terminado.

Aparte de la sincera Lena,

¿hay alguien más que quiera pedirle perdón

a la persona que tiene enfrente?

¿Nadie?

No es tan complicado, es una palabra.

Cuesta, ¿verdad? A veces cuesta.

¿Te llevo?

-Bueno.

¿Dónde cojones está mi bici?

Cuidado, frena regular.

Esa es mi bici.

Y esa es la mía.

Me estás tocando los huevos, HIT.

Abusaron de ti, ¿verdad?

¿Qué?

El monitor, en el campamento.

No sé de qué me hablas.

Que eres uno de los 20.

Joder.

¿Lo denunciaste?

No se lo dijiste ni a tus padres.

Déjame en paz.

Escúchame. Denunciaras o no, no eres responsable de lo que pasó.

Ese cerdo es el único culpable.

Tú sigue por ahí y...

Los demás no tenemos nada que ver. Que me dejes en paz.

Necesitas ayuda.

Puedes contar conmigo.

Coge la puta bici y vete.

Uno, dos.

Más rápido.

¿Qué miras tú?

¡Ah! Me has dado en la cara.

-¿Ah, sí? -Sí.

(Puerta)

(MAYA) Uy, hola, tú.

Maya.

¿Alguna vez te he pedido perdón?

¿Perdón? ¿Por qué?

Por lo que sea.

Por ser un borde,

por no escucharte,

porque aquel día pude hacer más.

A ver, pídeme perdón.

Perdón.

¿Te sientes mejor?

¿Y tú?

No.

No sirve de nada.

Solo sirve si se siente el mismo dolor del otro.

Te voy a contar una historia.

Había un niño muy gamberro

que no paraba de hacer travesuras, ¿cierto?

Pero cuando su padre le reñía,

no era tonto y siempre pedía perdón.

"Perdón, papá. Perdón, papá".

Un día, harto el padre,

le dio un plato de porcelana y le dijo:

"Quiero que tires este plato al suelo".

"Pero se va a romper", dijo el chaval.

"Te digo que lo tires al suelo".

El chaval tiró el plato al suelo

y, obviamente, el plato se hizo mil pedazos.

Entonces, el padre le dijo:

"Ahora quiero que le pidas perdón".

Y el chaval: "¿Qué?".

"Que le pidas perdón", insistió el padre.

El chaval miró al plato y le pidió perdón.

Dijo: "Perdón".

A lo que el padre le replicó:

"¿Tú ves que los trozos vuelvan a unirse

o que el plato vuelva a ser plato?".

"No".

No, Hugo.

Quiero que escribáis cualquier palabra que se os ocurra

relacionada con sexo.

Se trata de que os soltéis, no tengáis vergüenza.

¿Vergüenza? ¿De qué?

Tú ni la conoces, ¿no, Lena?

No, ¿y tú?

Estás tenso. Estate tranquilo. Perdón.

Carla. ¿Qué?

Silvia da el perfil. Silvia no es un perfil.

No quiero que vuelva a dar clase con él.

¿Perdona? Te he dicho por activa y por pasiva

que no me gusta que te encierres en el cuarto.

-"Elegid bien la zona del cuerpo.

¿Preparados para sentiros vivos de verdad?".

Nos situamos frente al espejo.

A mí me gusta lo que veo, la verdad. Nourdin también se gusta.

Claro que me gusto.

Y Darío también.

Una clase especial con alumnos disruptivos.

-Por favor, el disruptivo es él. ¿Viste su intervención en televisión?

-Lo va a machacar.

-En cambio, el sexo lo quiere ahí presente.

No es que lo quiera presente, es que el sexo está presente.

Estábamos de fiesta, una cosa llevó a la otra

y acabamos en una casa de putas.

¿Y qué tal? Bien, muy bien.

No podéis pasar ahora, lo siento.

La conoces, tiene dependencia emocional.

Y tú ahí hurgando a ver por dónde te cuelas, ¿eh?

No te metas en nuestra relación.

No me señales con el dedo. No tienes ni idea...

No me señales con el dedito. ¿Qué?

Padres en contra, Consejería en contra,

compañeros en contra. Son muchos contras, Hugo.

Y tú no estás yendo a favor.

¡Silvia, abre! -Me da igual, voy a entrar.

Lena, el teléfono. Compruebo si Silvia me contesta.

No, Silvia no va a venir hoy.

¿Le ha pasado algo?

-¡Silvia! Ay, Dios mío. ¡Silvia!

HIT - Capítulo 4: La limpia - Ver ahora

Capítulo 5: El cuerpo

No recomendado para menores de 16 años HIT - Capítulo 5: El cuerpo - Ver ahora
Transcripción completa

¿Alguna vez te he pedido perdón?

"Tirad todos los papeles al suelo.

Volcad las papeleras.

Queremos que el colegio esté sucio".

A limpiar. Venga, vamos. ¡Limpia!

¡Quítate!

¡Vamos, limpia! ¡Quítate!

¡Fuera de aquí, vamos!

-¡Nourdin, para!

Me los llevo. ¿Cómo que te los llevas? ¿Dónde?

A la vida. No iremos al vertedero, ¿verdad?

¿Qué te pasa con el vertedero?

Bienvenidos a una de las mayores obras de la humanidad:

el vertedero.

Llevamos dos años acostándonos. ¿Qué? Contenta, ¿no?

-¡Me habéis arruinado la vida! -¡Braulio, no!

¡Alex!

Me miras mucho, ¿todo bien en casa?

-¡Hugo! ¡Chicos!

Nourdin, para ya. ¡Nourdin!

No he elegido el vertedero. Sí lo has elegido.

Hace mucho tiempo.

La historia de hoy en realidad son ocho historias.

Esta fila va a hablar y esta va a escuchar.

¿Alguien me ayuda? Siéntate.

No me siento. Lleva una semana metiéndose conmigo.

No puedo más, no puedo dormir.

Pedazo de actriz, ¿eh?

Que le den un Goya o algo. Hugo, basta. Ya está.

El chico que te tiró de la bici. Tengo algo.

Abusaron de ti, ¿verdad? El monitor en el campamento.

Denunciaras o no, no eres responsable de lo que pasó.

Sigue y te parto las piernas. Los demás no tenemos nada que ver.

Que me dejes en paz. Necesitas ayuda.

Puedes contar conmigo.

Perdón. ¿Te sientes mejor?

No sirve de nada.

Solo sirve si se siente el mismo dolor del otro.

Hay que limpiar, de la Vega.

Tenemos que quitarnos la porquería de encima.

(Aplausos)

"Antes de que entremos en materia,

debo decir que las dos personas que me acompañan en este cara a cara

son expertos que viven a diario este tema.

El consumo de pornografía...". -¿Ese no es...?

-"En niños a partir de ocho años". -¡Tere!

-"¿Qué consecuencias puede tener este contenido...?"

-¡Tere, mira!

-"El uso de la pornografía en edades tempranas,

cuando el menor está en pleno desarrollo

es altamente perjudicial.

Sí, lo que se ha demostrado es que causa adicción...".

Mira, Tere. ¿Ese no es...?

-Es el profe de Silvia, el que nos dio la charla.

-Sí.

"...cuando lleguen a una edad adulta con temas como el machismo.

Muchas veces en la pornografía se cosifica a la mujer,

se la humilla, ¿no?

Yo creo que por eso precisamente es vital educar sexualmente.

Algunos expertos

opinan que se debería...". -Ha vuelto a dejarse el postre.

-"Desde el inicio del ciclo escolar.

-¿Talleres de sexualidad para niños a partir de 5 años?

¿Dónde está el escándalo? De los 5 años.

Vamos a ver. La sexualidad, hasta donde yo sé,

no es solo follar".

(RÍE)

-"No use este lenguaje. Hay muchos niños y muchos adolescentes

que nos ven. De todas formas, no me parece una gran ocurrencia...".

Silvia.

-"Hola, soy Filo. Bienvenidos a todos a mi espacio

de 'cutting',

el lugar perfecto para gente capaz de todo y valiente como tú".

-¡Silvia, si tienes los auriculares puestos, quítatelos!

-"¿Estáis preparadas? ¿Estáis preparados? Vamos allá.

Hoy vamos a por todas".

-Te he dicho por activa y por pasiva

que no me gusta que te encierres en tu cuarto.

-"Estos son algunos de los materiales que vamos a necesitar:

algodón,

cuchillas,

y sobre todo es importante tener a mano agua oxigenada

y gasas.

Y pensar bien la zona del cuerpo sobre la que vamos a actuar.

Hoy yo actuaré en la zona interior del brazo.

Así que, ¿estáis preparados para sentiros vivos de verdad?"

Es que es muy sencillo. Es muy sencillo.

La educación sexual es un derecho humano universal.

Educar en sexualidad es un derecho y una obligación, punto.

Ha vuelto a encerrarse.

-Escucha.

-"...es a usar preservativos,

el DIU, la píldora... ¿Perdona?

¿De qué habla? ¡Les dicen dónde hacerse un aborto!"

-Lo va a machacar.

"¿...o se lo ha contado alguna de extrema derecha?

Usted no sabe mi ideología política,

pero solo les hablan de sus necesidades...".

-¿Viste? Ha atacado directamente.

Es que me lo conozco tanto, esa es su estrategia.

-"...porque nuestros hijos no son solamente sus cuerpos.

Son, por encima de todo, personas. Por supuesto.

Con sentimientos, afectos... Le doy plena razón.

Ahí le doy toda la razón.

Educar en sexualidad es educar en identidad sexual,

en deseo sexual y en afectividad.

Los tres pilares en los que basar la educación sexual

a esas edades. En cuatro. Y en creencias religiosas.

¿Perdona? Sí.

¿Por qué mezclamos churras...?"

(Portero automático)

"Hay muchos estudiantes a los que sus padres

les hemos enseñado

que las relaciones sexuales fuera del...".

(Portero automático)

"...y el aborto son contrarios a su fe.

No hablamos de fe. He venido a hablar de educación sexual...".

(Portero automático)

"Ambas están intrínsecamente unidas".

-Ester, soy yo. Abre.

Ester, abre.

-"El sexo lo quiere presente a todas horas.

Es que el sexo está ahí presente, no es que lo quiera yo.

Dios es una idea, es un concepto.

Para mí, una fantasía". No me gusta cómo habla.

-A mí tampoco.

-Disfruta como un niño y encima le pagan.

-Ya, pero es divertido, ¿no?

-Tiene una demanda exagerada de la admiración.

-¿Qué dices? -En pocas palabras,

tiene un trastorno de personalidad narcisista.

No pasa nada, no pasa nada.

Sexualidad en el aula es satisfacer

las inquietudes que tienen los jóvenes,

la necesidad de aprender.

Qué les pasa a ellos,

cómo van a cambiar sus cuerpos,

cómo gestionan su afectividad,

qué hacen con sus impulsos sexuales...

Tendríamos que hablar del abuso del alcohol de algunas personas,

pero a mí me parece que forzar

a los niños y a las niñas a escuchar,

a ver y a debatir abiertamente

el funcionamiento de la anatomía del sexo opuesto

en presencia del sexo opuesto me parece vergonzoso.

Los niños no traumatizan, se lo aseguro.

Cuando les hablan a los niños y a las niñas de masturbarse.

Ay, ¿usted no se masturba?

"Yo no he venido a hablar de mi vida sexual. ¿Cuántos...?"

-¿Vamos a dejar a nuestra hija en manos de esa persona?

-Sabíamos que era un hombre controvertido.

-Controvertido no, es un maleducado.

-En estos programas todos lo son, Rafa.

-No me inspira ninguna confianza.

No quiero a Silvia en sus clases.

Bastantes problemas tiene para que le hinchen la cabeza.

Y dile que venga a comerse el postre ahora mismo.

-Ve tú a decírselo, a mí no me abre.

-Joder.

Desde luego...

-Ester, llevo cuatro días en un hotel. Cuatro.

Una noche más y juro que me tiro por la ventana.

-¡Silvia!

¿Quieres hacer el favor de salir a terminar la cena?

-Abre, Ester, por favor. Solo necesito un sofá.

Un sofá y un poco de compañía. ¿Es mucho pedir eso?

-Vete tú a saber por qué nos castiga ahora.

No puedo con ella, Rafael.

-¡Silvia! -Te vas a cargar la puerta.

-¡Silvia!

(ALEX) Julia no me contesta al teléfono.

Sale de cuentas el sábado.

El sábado y no le coge el teléfono al padre de su hijo.

-¡Silvia!

-¡Silvia, abre! -Mira, me da igual, voy a entrar.

Silvia.

¡Silvia!

¡Ay, Dios mío! ¡Silvia! -Silvia.

Silvia no contesta.

Es muy raro.

No sé, ¿tienes el fijo de su casa?

No lo sé. Míralo.

Hijos de puta.

-Marta. -Te han enviado al hospital.

-No sabes si fueron ellos. -La policía no va a hacer nada.

-No se ha demostrado que fuera intencionado.

-O sea, que se van de rositas.

-Marta, por favor.

No me calientes la cabeza, por favor te lo pido.

Voy a estar bien. Va a estar bien.

¿De acuerdo? Esto es lo que necesito ahora.

Alberto.

¡Ester! Bienvenido.

Gracias.

¿Qué tal? ¿Estás mejor?

Me gustaría decirte que sí.

¿Igual te has precipitado viniendo? No, no.

En casa es peor. Es que le doy vueltas y...

se me cae el mundo encima. Necesito superarlo.

Buenos días. Buenos días, Lena.

Bueno, puedes... No pueden ganar ellos.

No te lo tomes como una guerra, Alberto.

¿Cómo quieres que me lo tome?

Me han quemado el coche.

Pero no te preocupes. No te preocupes.

Me he estado preparando la clase.

Vale. Y estoy bastante motivado.

Vale. Bueno, cualquier cosa que necesites

ya sabes dónde estoy. Por supuesto. Gracias.

Buen día. Me voy a clase.

Vale.

Perdone. Perdone, disculpe.

-¿Qué? -¿Necesita usted algo?

-Soy el padre de Silvia Muñoz. Vengo a hablar con la directora.

-Ya, pero ¿tiene usted cita?

-No tengo cita. -Lo siento, pero...

-Mi hija se ha pasado la noche en Urgencias.

¿Vale? Voy a pasar.

Por ahí está bien. A las 17:00 podéis venir a recogerlo.

Vale. Gracias.

(Ruedas)

Hugo. Buenos días.

Buenas.

¿Qué es esto?

Mi "show". ¿Y esto?

El itinerario que me pediste, ¿no? Dijiste que te lo enviara cada día.

¿Sexo?

Estamos tratando una infección.

La primera parte fue asumir la enfermedad,

primeras curas, limpieza.

Y ahora estamos en la aceptación,

fortaleciendo la identidad. ¿Y qué hay en la identidad?

Sexo. Qué miedo me das, Hugo.

Sabía que te iba a encantar.

Sobre todo después del programa de anoche.

¿Qué parte te gustó más?

Cuando apagué el televisor.

Venga, si estuve brillante. Hugo. Escúchame, a ver.

Cada vez que hemos tenido un módulo de educación sexual

ha habido problemas. Esto...

Ester, el grupo va bien.

Se están abriendo, vamos por buen camino, créeme.

Está bien, pero aclárame algunas cosas.

"Asume tu cuerpo". ¿Cómo lo tienes planteado?

Hola, Rafael. ¿Teníamos cita? No.

Pero me viene bien que estéis los dos.

¿Ha ocurrido algo?

Le han tenido que dar 20 puntos a Silvia en el brazo.

No. Perdió tanta sangre que casi...

¿Autolesión?

¿Cómo lo sabes?

¿Con una hoja de afeitar? Con un cúter.

Pero ¿está bien?

Bueno, está en casa.

No es la primera herida que tiene, ¿no?

Tiene el cuerpo lleno de heridas.

En el abdomen, en las piernas...

¿Y vosotros nunca habéis sospechado nada?

Por supuesto que no.

¿Y tú?

Bueno, Silvia da el perfil. ¿Cómo que "el perfil"?

Silvia no es un perfil.

Es mi hija. No quiero que vuelva a dar clase con él.

¿Perdona?

Quiero que vuelva a las clases ordinarias.

No soy responsable de... Yo no te hago responsable de nada.

Pero tú no me gustas.

Ah. Te vi por la tele.

No creo que sea la persona que necesita mi hija.

¿Le has preguntado por qué lo hace?

Lo hace para llamar la atención de sus padres.

Y ahora ya la tiene.

No tienes ni idea.

La autolesión es un ansiolítico de efecto inmediato.

Está pidiendo ayuda a gritos. Ayuda no le va a faltar.

Si necesita un psicólogo, lo tendrá.

Pero de fuera del colegio, alguien de confianza.

Rafael, ¿por qué no nos calmamos...? ¿Y eso qué es?

O sea, se os paga para que mi hija aprenda Matemáticas,

Geografía, Historia, Lengua... ¡No eso!

Silvia va a ir a la universidad como sus hermanos mayores.

Queremos que esté preparada, punto.

Tú, por favor, olvídate de mi hija. Tapando el problema no desaparece.

Te he dicho que dejes a mi hija en paz.

Lamentablemente, tu hija no está en paz.

Mira, haz tus experimentos con quien te apetezca,

pero con Silvia no.

¡Sacándola del grupo le harás más daño!

¡Tengo nueve alumnos, nueve putos problemas!

Te he dicho que pares. ¡Necesito tiempo!

No que se la lleven... ¡Rafael!

Me cago en...

HIT.

Joder.

Aquí tienes. ¿Esto lo has hecho tú?

Sí, te la he dejado como nueva. Eres un crac.

Bueno, mi bici.

Ahí la tienes, en el vestuario.

Te he cambiado las llantas, estaban hechas polvo.

Nourdin.

Hoy vamos a hablar de sexo.

¿Y?

No sé, que igual sería un buen momento

para que sacaras todo lo que te hace daño.

¿Me devuelves el móvil?

Mamá, necesito mi móvil.

Que no puedes dejarme sin móvil.

-Claro que puedo, Silvia.

-¿Qué haces?

-Buscar ayuda.

-No necesito ayuda.

-La necesitas.

Todos la necesitamos, hija.

-¿Y papá dónde ha ido?

-Al colegio. -¿A contárselo a todo el mundo?

-¿Tú te crees que tu padre te haría eso?

Tu padre te quiere.

Yo te quiero, todos te queremos. ¿Por qué nos haces esto?

-No os hago nada, me lo hago a mí. -Pero ¿por qué?

-Porque me agobio, me duele el pecho y no puedo respirar.

Me corto y es como si bajara la presión.

¿Queda flan?

-En la nevera.

Venga, chicos, un poquito de brío. Lena.

Lena, el teléfono.

Compruebo si Silvia me ha contestado.

No, Silvia no va a venir hoy.

¿Le ha pasado algo?

Al final os vais a enterar.

Se ha rajado el brazo con un cúter.

Joder, ¿se ha hecho mucho daño?

Veinte puntos.

Hostia, qué bestia.

¿Sigue en el hospital o...? No, está en casa ya.

¿Por qué no ha venido a clase?

Eso habría que preguntárselo a sus padres.

¿Y los espejos?

Sí, empezamos. Dejáis vuestras cosas por ahí,

los teléfonos en la cestita

y cogéis una tiza.

Hoy vamos a hablar de sexo.

# Aleluya. #

Quiero que escribáis en la pizarra

cualquier palabra que se os ocurra relacionada con sexo.

¿Vale cualquiera?

Vale cualquiera.

Entonces vale "polla". Vale "polla".

Se trata de que os soltéis, no tengáis vergüenza.

¿Vergüenza? ¿De qué?

Tú ni la conoces, ¿no, Lena?

No, ¿y tú?

Venga.

Venga, Nourdin, va.

Pero yo qué sé, escribimos...

no sé, como muy intolerable, tío.

¿Algo más original? Sí, sí, aquí hay originalidad.

Venga, lo que sea.

Muy porno algunas, ¿eh?

Hola. Silvia.

¿Qué haces aquí?

Silvia.

¿A ver el brazo? -No se puede ver, está vendado.

-¿Te duele?

Silvia, esta vez te has pasado. Que se jodan.

¿Estás segura de que puedes estar aquí?

Sí, claro que puedo.

Creo que tus padres no quieren. Ya, pero les he convencido.

O sea, me has traído un permiso firmado.

No, ya lo tienes.

No, otro permiso.

No, no he traído otro porque estoy aquí, ya está.

Me han dejado venir, no hace falta otro permiso.

¿Puedes llamarles por teléfono y así me quedo más tranquilo?

No he traído el móvil.

Dame el número y llamo yo.

No me lo sé de memoria.

Ya.

O sea, te has escapado.

Habrás dejado una nota por lo menos. No.

Silvia.

¿Qué hago contigo?

Me metes en un lío si dejo que te quedes.

El otro día nos hablaste de elegir y yo elijo quedarme.

-Elige quedarse, es buena opción.

No puedes echarla. Poder sí que puedo.

Bueno, si la echas a ella, nos echas a todos.

¿Tan segura estás de que van a apoyar a Silvia?

¿Quién quiere que se quede Silvia?

(RESOPLA) Joder.

Sois un puto grupo, ¡por fin!

Sabéis que nos la jugamos.

¿Sí o no? Sí.

¿Estamos juntos en esto? Sí.

¿Sí?

Venga, adelante. Escribe tu palabra.

Muy bien.

Venga, nos situamos frente al espejo.

¿Para qué? Para ver cómo nos llevamos con él.

Aflojo las luces para que nos concentremos

en lo que hay delante del espejo.

¿Nos gusta? ¿No nos gusta? ¿Lo odiamos? ¿Lo detestamos?

A mí me gusta lo que veo, la verdad. Claro.

Me siento guapo yo. ¿Tú guapo? Toma, guapo.

Seguro que Nourdin también se gusta. Claro que me gusto.

Y Darío también.

Es que los chicos os miráis más que las chicas.

Bueno, bueno. Es verdad.

-Manda huevos que lo digas tú. O sea, manda huevos.

Yo veo un grupo guapísimo aquí.

Bueno. Vale.

¿No? Nos miramos, ¿ahora qué?

Tranquilo. Nos miramos y a ver qué nos pasa con eso que vemos.

Nos miramos a los ojos.

¿Quién hay ahí dentro?

La forma de nuestra nariz, la carnosidad de nuestros labios...

¿Qué pasa con nuestra cara, nuestro gesto?

Si te encontraras contigo por la calle,

¿qué opinarías?

Que qué pibón. (RÍE) Muy bien.

Me estoy empalmando. Perdón.

Venga, va. El cuello.

Los brazos, las manos. ¿Qué van a hacer en el futuro?

¿Van a cambiar el mundo?

Uf. Cuidado, ¿eh?

¿Lo van a mejorar?

El pecho.

¿Qué pasa dentro? ¿Qué siente?

Las barrigas,

las piernas, los pies... El cuerpo. ¿Qué dice ese cuerpo?

Los cuerpos hablan, ¿eh?

¿Qué dice el vuestro? ¿Qué necesita? Andrés.

¿Cómo vamos de autoestima en general?

Date un abrazo a ver qué pasa.

¿Que me dé un abrazo? Date un abrazo.

Prueba a ver cómo se siente.

Dátelo ahí, quédate un ratito a ver qué tal.

¿Cómo sería eso de quererse?

¿Qué más?

Yo quiero crecer. ¿Más?

Sí. -Yo también. Los altos molan.

¿Los altos molan? O sea, más centímetros, mejor.

Si los centímetros están donde yo creo, sí.

¿Qué pasa, no estás conforme con tu pene?

Ahí va. -No. Yo sí que estoy a gusto, sí.

Te encantaría uno enorme.

Como en las pelis porno. No estaría de más.

¿Ah, sí? Sí.

Tú bailas, ¿no?

Sí. ¿A ver cómo bailas?

Y cantas también, ¿no? Canto también.

¿Lo harías mejor con un pene enorme?

¿Mejor? Es que mientras más grande, mejor, ¿sabes?

¿Mejor para quién? Para las chicas.

Eso habría que preguntarles a las chicas.

¿No? ¿A que sí?

-Aprende un poco. -No.

Mira.

¿Qué más?

¿Hay algo que os guste? Siempre nos fijamos en lo que no nos gusta.

Buscad qué os gusta de lo que veis.

A mí me gustan mis piernas. Muy bien.

A mí, mi pelo.

A mí, mis ojos, pero no me gustan mis tetas.

Si tus tetas están perfectas.

No son demasiado grandes. Cuando sea mayor me las operaré.

Bueno, pues...

a mí sí que me gustan mis tetas.

Mira, mira. Claro, con ese cuerpazo. Vaya pechotes.

(SILBAN)

Uno que se gusta. Esto para lavar la ropa.

¿Alguien más se gusta? ¿Darío?

-No, yo paso.

Venga. ¡Dale!

-Está muy bueno y además lo sabe.

Solo que es tímido, ¿no?

¡Bueno, bueno! Hostia, hostia.

Que me hace la competencia y todo.

Encima lo sabe.

¿Alguien más por ahí? Silvia, que no dices nada.

No.

¿Por qué?

Porque no me gustan los espejos.

¿Por qué?

Porque estoy gorda.

-No estás gorda, tía.

Estás genial.

Además, eres guapísima. No deberías de taparte tanto.

Claro, Silvia.

Quítate la camiseta

y enséñanos lo buena que estás. ¿Qué haces?

Tía, no seas tonta. Quítate la camiseta.

Que no puedo, llevo la venda.

No hace falta. No hace falta.

Lo importante es

que nos llevemos bien con nuestro cuerpo, ¿no?

Por la cuenta que nos trae. Nos va a acompañar toda la vida.

Que lo queramos, que lo cuidemos,

que lo respetemos.

Y si puede ser,

que no seamos esclavos de los cánones que nos marquen.

¿Y a ti qué parte de tu cuerpo te gusta más?

Definitivamente, el culo.

(RÍEN)

Bueno, ya está bien de espejos.

Vamos a pasar a otra actividad que creo que os va a gustar.

Venga, dale. -Es que no tengo excusa.

Solo puedo decir que he intentado ayudarla.

-¿Permitiendo la entrada irregular de ese individuo

en el último trimestre la ayudas?

-Es una clase especial con alumnos disruptivos.

-Por favor, el disruptivo es él.

¿Viste su intervención anoche en televisión?

-Ester confía en él. -Como yo confiaba en ti.

-Lo siento.

-Y encima me tengo que enterar por un padre que se pasa

la noche entera en Urgencias con su hija.

-Lo siento muchísimo. -De verdad, ese HIT es una bomba.

Le he visto, leído, conozco a compañeros que lo han sufrido.

No sabe trabajar en equipo, lo cuestiona todo.

No acepta ningún tipo de disciplina. Es que no sé.

Yo no veo nada positivo.

-Está bien, hablaré con Ester.

-No, hablaré yo. Tú quedas fuera.

-¿Cómo que quedo...? Oye, no me puedes dejar fuera.

Mi relación con Ester no tiene que ver en esto.

-Tiene mucho que ver.

-No. Los dos somos adultos, somos profesionales.

Maricruz, por favor, que ahora ya tengo otra pareja y todo.

-Mira, donde hubo fuego quedan brasas.

-No queda nada, ¡no queda nada!

-Mira, voy a ir yo misma a ver qué ocurre.

Lo voy a hacer esta mañana después de la reunión, sin avisar.

Y dame el móvil.

-¿Mi móvil? -Para que no caigas en la tentación

de avisar a tu ex.

-Que no tengo 15 años, ¿eh?

No hace falta que me quites el teléfono.

-¿Me das el móvil, Alex?

Os voy a colocar por parejas.

Sí, pues somos impares.

Un 10 en Mates, tío. (RÍEN)

Tres parejas y un trío. ¿Cómo va? ¿Chicas con chicos?

Yo organizo. Tú con Silvia.

Erika con Marga.

Estás poniendo chicas con chicas.

Se trata de confiar en el otro, no de meter mano.

Toma, tú con Nourdin. Yo con Jaco ni de coña.

Tras lo del vertedero, os quiero ver trabajar juntos.

Ya me podrías haber puesto con otro.

Uy, vamos juntos. ¡Qué emoción! ¡Qué nervios!

Cuidado, a ver si te voy a partir la boca.

¡Eh!

Os podéis tocar, os podéis oler.

Podéis utilizar el oído,

escuchar la respiración del otro.

Nos colocamos por el espacio.

(Música)

No, esto es una mariconada.

Andrés, por favor, intenta hacer el ejercicio, va.

Venga.

¿Y tú qué haces, mirar?

¿Te gusta mirar?

Venga, todos a la vez.

Alberto ha vuelto.

¿Has hablado con él? No.

Podemos tocar, nos podemos abrazar.

Quiero que sobre todo prestéis atención a las emociones que surgen.

¡Ya! Coño, ¿a ti qué te pasa?

¿Qué pasa ahí? Le he tocado, no le he hecho nada.

Me parece una gilipollez y me da asco.

Tranquilo, por favor. No.

¡Nourdin! No le he hecho nada.

Seguid los demás. ¡Nourdin!

Relájate, tío. "Relájate" no.

Huele a Chile. Qué dices. Jaco huele bien.

Huele a miseria.

¿No será que has empezado a sentir un miedo?

No, miedo no

Yo diría que sí.

Yo creo que estás cagado de miedo.

Y te va a tocar a ti averiguar de dónde viene.

¡Lena! ¿Me acompañas, por favor?

¿Tú de qué vas? ¿Yo?

¡Sí! No te hagas la tonta, que de tonta no tienes un pelo.

Había que dejarse llevar.

¿Sabes el daño que le estás haciendo a Silvia?

Sabes que está enamorada de ti.

Somos amigas desde 1 de ESO y ya. ¿Ah, sí?

Cuando se rajó el brazo, ¿dónde estabas?

Me afecta más a mí que a ti.

¿Qué te va a afectar? La usas como usas a todos.

No paras de meterte conmigo. Yo no me meto contigo.

Bueno, pues te caigo mal.

Me cae mal que desperdicies tanta inteligencia. Eso me cae mal.

¿Qué hago para que una persona que está obsesionada conmigo

me deje de querer?

¿Lo dices por Silvia?

No. ¿Por quién?

¿Por Gus?

¿Me estás hablando de alguien del grupo?

No sé a quién contárselo.

Lena, yo no puedo hablar contigo de estas cosas en privado.

Si quieres, buscamos a Ester y hablamos.

Tiene fotos comprometidas mías y no sé qué hacer.

Lo podrías denunciar.

No.

De verdad, en privado no puedo hablar de esto contigo.

Si quieres, luego buscamos a alguien. ¿Sí?

Venga, vamos.

Si yo estuviese obsesionada contigo

y no te dejase en paz, ¿qué harías?

Largarme.

Creo que lo que tenéis que saber

es que en toda relación sexual verdaderamente completa

siempre hay una emocionalidad que está en juego

más allá del orgasmo.

Yo con un polvo me conformo. Eso no es verdad.

¿Cómo que no? No, no eres un animalillo

que quiere nada más que procrearse.

Eres un ser humano, ¿no?

Y un ser humano lo que quiere es amar y ser amado.

Esa es la conclusión de todo al final.

Amar y ser amados.

Aunque hablemos de un polvo de una noche,

las emociones están ahí, porque forman parte de nosotros.

Por eso existe una ética de las relaciones.

La ética del consentimiento

frente a la presión, a la violencia.

La ética del placer compartido frente al egoísmo.

La ética de la igualdad frente al machismo

o cualquier tipo de superioridad.

La ética de la responsabilidad

frente al uso de drogas o de cualquier tipo de sustancia.

La ética de la lealtad

frente a la mentira o al engaño.

De vosotros, ¿quién ha tenido relaciones sexuales completas?

¿Y a qué edad?

Yo a los quince. -Yo también a los quince.

Quince. Quince.

Catorce. -A los trece.

-¿A los trece? Hala.

Jaco, no comentamos. Compartimos y punto.

Vale. ¿Tú a qué edad?

Dieciocho.

Uy.

¿Esas relaciones cómo las recordáis? ¿Fueron positivas?

Sí, bien. Sí.

Sí. -No.

¿No?

¿No guardas un buen recuerdo?

A ver, tampoco tengo un mal recuerdo, pero no me gustó.

Es que el chico era un desastre,

estaba muy nervioso y se puso el condón al revés.

No, no me gustó.

Ester.

Maricruz. Hola, Ester.

Qué sorpresa. No te esperaba.

De eso se trata.

Ah. Hugo Ibarra Toledo.

¿Te suena ese nombre?

Claro que me suena.

¿Lo viste anoche en televisión?

Entiendo que te pueda preocupar... Ese hombre siempre que puede

nos pone a parir.

Lo sé, es peculiar.

He recibido una queja.

¿Cómo? De unos padres.

Dicen que les has hecho firmar un permiso

para que ese hombre se haga cargo de su hija

y de ocho más.

Está haciendo un gran trabajo.

Muy bien, vamos a verlo. ¿Dónde está?

En el gimnasio ahora, pero cuando... Muchos peros.

Yo no tengo tiempo para tanto pero. ¿Dónde está el gimnasio?

Por aquí. Vamos.

Fuimos a casa de mi vecina.

Sus padres estaban durmiendo la siesta y...

Bueno, fue muy bien. La pava tenía 20 años

y unas tetas supergrandes.

-Joder con las tetas, qué obsesión.

Aparte de las tetas, ¿recuerdas algo más?

Tenía muchas ganas de contárselo a mis amigos, ¿sabes?

¿Gus? En un "camping" en la playa.

-¿Con una polaca como tú o qué? Jaco.

Con una holandesa.

Íbamos muy borrachos.

Y estaba como muy nervioso, porque no se me empalmaba.

Y nada, suerte que ella tenía experiencia, que si no...

Muy bien.

¿Marga?

Con un amigo de mi hermano.

En su coche. Y él sí sabía ponerse el condón.

Nourdin.

Bueno, yo...

Lo mío fue en fin de año. Nos fuimos de fiesta unos colegas

y nada, de esto que...

estábamos de fiesta, una cosa llevó a la otra

y acabamos en una casa de putas.

¿Y qué tal?

Bien, muy bien.

Muy bien, joder. Es una profesional, hay barra libre y...

le puedes hacer lo que quieras.

No podéis pasar ahora, lo siento.

Estamos en un momento de intercambio de situaciones íntimas. Lo siento.

(Timbre)

Lo dejamos para otro momento, gracias.

Fijo que se lo cargan.

-A mí me gustaría que se quedara.

¿Qué pasa, tía? ¿Se lo compras todo?

Por lo menos ha dejado entrar a Silvia a clase.

Ya, porque va de colega.

Pero en verdad es un cuñado.

A mí me parece el puto amo. Falta que le comas la polla.

A lo mejor se la comes tú.

Marga, no seas modesta. Eso se te da bien a ti.

Vas a ver qué se me da bien, hija de puta.

¿Qué haces? Que me dejes en paz.

¡Ni me mires ni me toques ni me hables! Olvídame, ¿vale?

Voy al despacho de Ester. Corre.

Voy a contárselo todo, tengo testigos.

Que corras, que estás tardando.

(Puerta)

Buenos días.

Eso es. Vamos ocupando los asientos, por favor.

Gracias.

Me alegro de volver a verles las caras.

En realidad, me alegro simplemente de volver a tener

el privilegio de la vista, porque debido al...

lamentable atentado que sufrimos,

estuve ciego

casi 24 horas.

Y nada más. Quería agradecerles las muestras de afecto que algunos

me han enviado durante este periodo.

Pocas,

pero se agradece.

Y sin más preámbulos,

vamos a continuar por donde lo dejamos

en la última clase. Página 127.

Racismo y xeno...

¿Sí, Lena? ¿Qué quieres?

En nombre de toda la clase

quería decirle

que nos alegramos de que vuelva.

Y, bueno, un aplauso para Alberto, ¿no?

Gracias, gracias.

¿Alguno sabría decirme cuál es la diferencia

entre racismo y xenofobia?

Menuda mierda.

No va a dejar que sigas.

Puta burocracia. Olvídate.

Justo ahora que empezaba a funcionar.

El Anne Frank es un colegio concertado.

La sartén por el mango la tiene la Consejería.

La tendrá Ester, es la directora.

A Ester déjala en paz de una vez.

Que la deje en paz dice.

Sí. La presionas, le quitas autoridad.

¿Y tú? ¿Qué haces tú exactamente con ella?

¿Yo? Sí, tú.

Me ha contado lo suficiente.

¿Qué es lo suficiente?

Que eres un aprovechado.

¿Perdona?

Está estresada.

La conoces, tiene dependencia emocional.

Y tú ahí hurgando a ver por dónde te cuelas.

Me estás insultando. Déjala en paz.

Vas a por ella.

¿Qué tienes, 9 años? Sí, claro, vas a por Ester.

Está clarísimo. Joder.

Encima celoso. No te metas en nuestra relación.

No me señales con el dedo. No tienes ni idea...

No me señales con el dedito. Pero ¿qué? ¿Qué?

¿Nos vamos a dar de hostias en el colegio?

Dímelo tú, a tu jefa le va a encantar.

(Puerta)

Los quiero todos en mi despacho.

Permisos, firmas de los padres... Vale.

El contrato del señor Ibarra

y, sobre todo, la programación de las clases especiales,

de las hechas y de las que supuestamente

quedan por hacer. Muy bien, te lo envío ahora mismo.

Cuando comprobemos que todo está en orden,

estudiaremos si se reanuda la actividad.

¿Y eso cuándo va a ser?

Lo acabo de decir,

cuando comprobemos que todo está en orden.

Y habla con los padres de esa chica.

Cálmales. Sí.

Sus padres están asustados,

pero 3 de cada 10 jóvenes se autolesionan.

Eso no les va a tranquilizar, señor Ibarra.

Yo no puedo parar, estoy en un punto clave.

Ya veremos. Ya veremos.

¿Cómo que ya veremos?

Se están abriendo, por fin han entrado en el juego.

Si les habla de putas no me extraña.

Lo difícil es hacerles entrar en el juego

hablándoles de matemáticas.

Para que puedan asimilar una sola ecuación

necesitan actividades de modificación de conducta.

A todos nos vendría bien modificar nuestra conducta.

Hasta nueva orden, los chicos vuelven a sus clases curriculares.

Sí, sí. ¿Entendido?

Queda entendido, no te preocupes... Yo pienso seguir con el grupo.

No me quiero entrometer, pero el imbécil de...

¿Qué hacía Silvia en tu clase?

Pedir ayuda.

¿Qué hago? ¿La echo a la calle?

Oíste a su padre. No tendrías que haberla admitido.

Su padre no tiene ni puta idea, hombre.

Se acabó.

¿Se acabó el qué?

Te he defendido delante de Maricruz

y es que ni siquiera estoy de acuerdo contigo.

Si está funcionando.

No está funcionando. ¿Tú qué sabes si no estás ahí?

Padres en contra, Consejería en contra,

compañeros en contra.

Son muchos contras, Hugo. Y tú no estás yendo a favor.

Gracias por el esfuerzo,

pero se acabó.

¿Me estás despidiendo?

Sí.

Tiras la toalla.

Recupero mi sitio. Flipo.

Flipo con todos vosotros, de verdad.

¿Qué estás buscando exactamente? ¿Yo?

Sí, tú, en mi colegio.

Con mis chicos. ¿Qué estás buscando? Curar.

¿A ellos o a ti?

Te mandaré la rescisión del contrato y el finiquito con un mensajero.

(SUSURRA) Sobrio, sobrio, sobrio...

Sobrio, sobrio.

("Pupeteer", Auryn)

Sobrio, sobrio.

Julio.

Por favor, un poco de normalidad. Por favor.

-¡Dejad de hablar de mí como si no estuviera aquí!

¡No soy como mis hermanos!

-¡Silvia!

¡Silvia!

¿Silvia?

Que me he vuelto a escapar.

¿Cómo?

Silvia.

¿Qué pasa? ¿Esperas alguna llamada?

No, no, es...

¿Un mensaje? Pura adicción.

La cuenta la hemos pedido, ¿no?

Estás ansioso por irte.

No soy la mejor compañía hoy.

¿Has tenido un mal día?

Muy malo. Muy malo.

Lo siento, ¿eh?

Te merecerías una cena estupenda

con alguien que no traiga más problemas, pero...

(CHISTA) Ya está. Además,

veo alcohol por todas partes. Estás tenso.

La cuenta, por favor.

Estate tranquilo. Carla, Carla.

¿Qué haces? ¿Qué?

¿Qué haces? ¿No te gusta?

Para, para.

Para. Es que a veces...

siento el impulso de hacerlo...

¿De hacer qué?

En lugares públicos. Para.

Ya, pero hoy no... (CHISTA)

Los ingleses lo llaman "dogging".

Para, para.

Bueno, pero...

Tiene que ver con la ansiedad, la serotonina,

¿sabes?

Por favor.

Algunos hombres se asustan cuando les cuento esto. ¿Te asustas?

No, no es que me asuste.

No, no.

Ya veo que no te estás asustando, no.

De verdad, que hoy... (CHISTA)

¿Te pido agua?

Va, para.

Te toca a ti.

Ya verás cómo te relajas.

Gracias.

Y disculpa, Carla,

es que creo que sin querer has metido unos cubiertos en tu bolso.

-Pero...

José Luis, es absurdo. ¿Para qué iba a querer hacer eso?

-La otra vez fue una copa. Seguramente también sin querer.

José Luis.

¿De verdad? ¿Por unos cubiertos?

Con la de veces que vengo y las propinas que dejo.

Me habéis perdido como clienta. Carla, espera.

Carla, ¡espera, espera!

Dios. Cóbrate.

(Puerta)

Hola. ¡Ey!

¿Qué haces?

¿Eh? No hagas ruido,

que Will se acaba de dormir.

¿Y tú? Ya.

Tú sabes que todavía no me acostumbro a dormir con alguien después de esto

y todavía no se lo he dicho.

Bueno, a mí me pasa igual.

No, nene. Tú eres incapaz de vivir con alguien, es distinto.

Pero si vivo contigo.

¡Qué dices! Pero porque te da pánico vivir solo.

¿Y el cariño que te tengo?

¿Qué tal con la guapa?

(RESOPLA)

Cu-cu.

Es cleptómana. ¿Qué?

Y le gusta hacerlo en lugares públicos.

¿En serio?

Espérate. ¿Tú a qué llamas un lugar público?

¿Un restaurante en el que te puedes comer

un rodaballo con quinoa negra qué te parece?

¿Con gente?

Hasta arriba. Ay, no. ¿Y nadie os ha visto?

Yo creo que nos ha visto el camarero.

Se ha interesado por unos cubiertos que se había metido en el bolso.

Buenísimo, Hugo.

Y me han echado del Anne Frank.

¿Qué?

Después de tanto lío, Ester me envía a la mierda.

Y ahora estás esperando a que te llame.

O que te envíe un mensaje.

Me da rabia que no dé señales de vida.

Llámala tú.

Sí, yo la voy a llamar.

¿Qué?

Soy un títere en manos de las mujeres.

Ya, pobrecito.

(Móvil en vibración)

(Móvil)

(Móvil)

No puedo dormir.

Pues te buscas la vida, Alex.

La cama esa es un horror.

Ester, tiene un hierro horroroso que se te clava aquí, como en el...

Vete a tu cuarto, Alex.

(Móvil)

(Móvil)

¿No vas a desayunar?

-No tengo hambre. -Silvia, por favor.

-¿No voy a volver al colegio nunca?

-Sí, sí vas a volver.

-¿Cuándo? -Lo hablaremos con el psicólogo.

-Que no quiero ir a ningún psicólogo. -Lo necesitas.

-Ni el psicólogo ni tú ni nadie sabe lo que necesito.

Lo que necesito solo lo sé yo.

-Dínoslo y haremos lo que podamos para que lo tengas.

-No podéis hacer nada.

(Pitidos)

(Motor)

¡Ester!

¿Y ese?

¿Ya habéis hecho las paces?

Te he llamado.

Veintiséis veces para ser exactos.

Esto todavía no es acoso.

¿En qué mundo no lo es? Espera.

Concédeme dos minutos.

¿Para qué?

Para pedirte perdón.

¿Tú me vas a pedir perdón? Sí, sí.

Sí. He ido a la mía y...

he sido un cabezón, un caprichoso.

Egoísta, egocéntrico...

y un poquito infantil.

Estoy totalmente de acuerdo contigo, sí.

Quedas perdonado. ¡Espera, espera!

Déjame dar la clase de sexualidad.

Aunque quisiera, no la puedes dar. Ya lo sabes.

¿Y si convertimos la clase en una charla

y la abrimos a todo 4?

La necesitan.

Es vital para ellos.

Mírate lo que he preparado y me dices algo.

Por favor.

La tengo apalabrada con dos personas que me van a echar un cable.

¿Vamos a hablar de pornografía en el colegio?

Con los alumnos de 4, sí.

Ester, sabes que tienes a la subdirectora detrás de ti.

Pero se trata de una conferencia, nada más.

Hugo no interviene, solo ejerce de mediador.

Lo van a contar en sus casas, eso lo sabes.

Sí, pero entra dentro del programa de educación afectivo-sexual.

No sé, Ester. -A mí me parece buena idea.

-A mí también. Nos quejamos de que se informan donde no deben.

-Totalmente. Y el porno está ahí.

O lo buscan o se lo encuentran.

Con solo poner la palabra "culo" en Internet

te aparecen páginas, vídeos, "links" a webs porno...

Cosificación de la mujer, violencia explícita,

sexo sin protección, el juego del muelle...

Madre mía. ¿Qué hacemos nosotros al respecto?

Lo que se puede.

-Algo hay que hacer.

Pues hagamos algo.

(Timbre)

¿Sabes lo que voy a hacer?

Me voy a dar clase. Vale.

No le hagas caso. Cuento con vosotros.

Conmigo seguro. Vale, gracias.

Gracias, Helio, Alberto.

Gracias, Irma.

¿Qué tal? ¿Cómo estás? Buenas.

Muy bien, ¿y tú?

-¿Silvia?

(Timbre)

¡Id sentándoos!

¡Silencio allí al fondo!

(CHISTAN)

Vamos callándonos. -Silencio, por favor.

-Móviles en el bolsillo.

Te presento a dos amigos.

Silvia Rubi, Sylvan. Hola.

Ella es Ester, la directora del colegio.

Encantado. Ellos me van a echar un cable.

Muy bien. Pues gracias por venir.

Nada. ¿Vamos al lío?

Sí. Venga.

Hola. Hola, ¿qué tal?

Os he traído a dos amigos.

Son Silvia Rubi y Sylvan,

y son actores porno.

Seguro que a más de uno le resulta familiar.

Ellos se dedican a la industria del porno,

que, por cierto, es una industria que da más dinero

que el tráfico de armas o el tráfico de drogas.

¿Porno? Se te van a echar encima. Creo que deberías cancelar.

Lourdes, ahora no puedo cancelar.

Eres la directora, puedes hacer lo que quieras.

Ya. Bueno, igual funciona.

Vamos a darle una oportunidad.

El resto de profesores y yo hemos creído conveniente

abrir esta conversación

y que podamos charlar todos sobre sexo.

Sobre todo, sobre la relación que tenéis algunos de vosotros

con la pornografía.

Tengo una chuleta

que dice que el 80 % de los hombres consumimos porno.

En mi caso es verdad.

Y por lo menos el 35 % de las mujeres, también.

Cada día, 75 millones de personas

buscan la palabra "sexo" en Internet.

Creo que esto, desde que era joven, no ha cambiado mucho.

Quizás hay una novedad, y por eso me parece importante esta charla,

y es que ahora el acceso al porno es muy fácil.

De hecho, he leído algo que me ha llamado la atención,

y es que el consumo de pornografía empieza sobre los 10 años.

Y, tal vez, eso

cause una pequeña distorsión entre realidad y ficción.

No estamos hablando sobre sexualidad y reproducción,

eso puede ser otro día. Hoy es la relación que hay

entre vosotros y la pornografía.

Así que adelante, no os cortéis y adelante con las preguntas.

¿Quién empieza? Yo.

Bueno, yo quería preguntar

si como actores porno

creéis que la gente, a la hora de conoceros o tener

algún tipo de amistad con vosotros,

piensa que vais a querer follar todo el rato.

Bueno, esta es un "classic", sí.

Sí, la verdad es que... Bueno, todo el mundo

lo piensa, toda la...

La gente que te encuentra por la calle

cree que con que te digan:

"Eh, ¿me la chupas?", te vas a poner ahí...

Venga, va. "Ipso facto".

Un momento, perdona. Yo soy actriz porno, este es mi trabajo,

pero la sexualidad que tengo es

en mi vida privada. Pero sí, a todos nos pasa.

¿Cómo haces

para rodar tantas escenas...? Yo creo que rodarás varias escenas,

¿cómo haces para que se quede dura todo el día?

-Buena pregunta. A ver,

no se ruedan tantas escenas en un día. Normalmente, una.

Sí que es verdad que el sexo se alarga

durante, bueno, lo que sea necesario.

Tú te inyectas un líquido, un suero, en el pene

y se te pone dura automáticamente.

Es un chute para la salud que...

es un desastre.

¿No? -Sí.

Aquí destrozando mitos del porno, ¿no?

Uno de ellos es este.

Lo que estáis viendo no es sexo real, es un sexo ya pactado, consensuado,

tanto el director como los "performers"

han hablado y han decidido qué posturas se van a hacer

y hasta dónde y cuánto tiempo.

El sexo real, por el amor de Dios, no es así.

Gracias, ¿no?

Porque te dejas la espalda, te dejas todo

si intentas hacer las posturas que hacemos.

Hay que estirar mucho, ser muy flexibles. Eso es verdad.

¿Sí?

-Bueno, yo no consumo porno porque me resulta bastante machista.

Quiero saber qué pensáis vosotros al respecto, desde dentro.

-Yo llevo 13 años y sí que he visto el cambio.

El cambio de unos roles que eran mucho más preestablecidos

para que la mujer fuera sometida por el hombre.

Ahora sí que hay muchas más productoras

que lo que buscan es una igualdad,

buscan empoderar a la mujer,

buscan este tipo de situaciones en las que nos sea tan drástico.

Buscan más "cunnilingus",

que de eso muchas veces nos olvidamos.

Siempre vemos las típicas pelis de la tía comiéndole la polla...

Este lenguaje sí, ¿no? Sí, sí.

Si sabemos que los jóvenes aprenden sobre todo de sexo

del porno,

¿no os parece que aprenden conductas erróneas

en el sentido de reducir la sexualidad a la erección

y a la eyaculación del hombre solo?

-Totalmente, sí. Es un poco lo que veníamos a decir.

También influye el porno que vean.

El porno no debería ser vuestro libro de educación sexual.

Intentad buscar esas respuestas con gente profesional.

Con sexólogos. No sé, incluso con vuestros profesores.

Estoy segura de que alguno os podría ayudar

a resolver vuestras dudas, ¿no?

Estamos aquí para intentar haceros ver que el porno que veis

es ficción y el sexo real es otra cosa.

# Trepa por mi cuerpo # y dame de comer.

# Dime que estoy muerto, # que no nos pueden ver.

# Haz un ruido en mi alma, # déjate vencer.

# Ahora hay nieve en tus manos # y en tu voz ya no hay dolor.

# Y aunque estés muy equivocada # y aunque tú ya no estés,

# en mi cuerpo # hay mil espejos donde yo...

# Por donde yo te puedo ver.

# Por donde yo te puedo ver. #

Aparte de las que se imagina todo el mundo,

tamaños, dureza, lo que dures,

también es lo que vendas

y también te diré que es tener muy claro

que una vez en Internet, se va a quedar para siempre.

¡Dejad de grabar!

¿Estáis locos o qué?

¡Es vuestra compañera!

¡Que paréis! ¿Qué estáis haciendo?

¡Por favor!

¡Que nadie grabe!

# Donde queríamos estar.

# Estamos. #

¿Hola?

¿Qué ha pasado con Hugo?

Ya no pertenece al centro.

Si Silvia es lo de menos, es lo demás.

Todo: el colegio, los padres, los profesores.

Lo siento mucho por esos chavales

y por el que albergue la más mínima esperanza en el futuro.

Vais a hacer dos horas de clase especial,

pero las vais a hacer con Alberto.

Alberto dándonos clase de cómo ser buena persona, interesante.

Esa es otra, nos llenamos la boca de futuro. Queremos un futuro mejor,

queremos paz.

Eso es mierda, eso es mentira. Nadie quiere un futuro mejor.

Haríamos algo, ¿no?

Buenas. -¿Qué pasa?

-¿Alguien quiere? -¿Eso coloca?

-Hombre, que si coloca.

He ido a mi bola todo este tiempo.

Y tú has estado ahí siempre.

Una "rave" en la casa okupa es la polla.

Tenemos que ir para allá.

-Vale, pero hay que encontrar a Erika.

-Intenta detenerlo.

Lo he intentado y no ha habido manera.

Insístele, tendrías que ver su cuarto.

Estoy muy asustada.

-¿Cuántas recaídas has vivido? -La primera fue suave,

la segunda, durísima.

Dependiendo de lo que pase, esta noche puede ser la peor.

-¿Otro vaso de agua? No, un "bourbon".

HIT - Capítulo 5: El cuerpo - Ver ahora

Capítulo 6: La recaída

No recomendado para menores de 16 años HIT - Capítulo 6: La recaída - Ver ahora
Transcripción completa

"Bienvenidos a todos a mi...".

(Puerta)

¡Silvia!

-Abre, por favor.

Solo necesito un sofá.

Julia no me contesta.

-¡Silvia! -Voy a entrar.

-Silvia. Lena, el teléfono.

Compruebo si Silvia ha contestado.

No, Silvia no va a venir hoy. ¿Le ha pasado algo?

-Le han tenido que dar 20 puntos a Silvia en el brazo.

Pide ayuda a gritos.

Haz tus experimentos con quien te apetezca,

pero con Silvia no. -Ese HIT es una bomba.

No sabe trabajar en equipo. Lo cuestiona todo.

No acepta ningún tipo de disciplina.

Yo no veo nada positivo.

-Hola. ¿Qué haces aquí?

El otro día nos hablaste de elegir, y elijo quedarme.

Me metes en un lío si te dejo.

¿Quién quiere que se quede Silvia?

(RESOPLA) Joder.

Sois un puto grupo. ¡Por fin!

¡Qué sorpresa! No te esperaba.

De eso se trata.

Podemos tocar, nos podemos abrazar...

¿Sabes el daño que le haces a Silvia?

Sabes que está enamorada de ti. Somos amigas desde 1 y ya.

¿Anoche cuando se rajó dónde estabas?

Estábamos de fiesta, una cosa llevo a la otra y...

acabamos en una casa de putas.

¿Qué tal? Bien, muy bien.

No podéis pasar ahora, lo siento.

¿Qué hacía Silvia en tu clase?

Se acabó. "Y me han echado del Anne Frank".

¿Qué? Después de tanto lío,

Ester me envía a la mierda.

Déjame dar la clase de sexualidad.

Aunque quisiera, no puedes. ¿Y si la convertimos en una charla?

Son Silvia Rubi y Sylvan, y son actores porno.

"¡Dejad de grabar!

¡Apagad eso! ¿Estáis locos o qué?

Es vuestra... Padres en contra,

Consejería en contra,

compañeros en contra. Son muchos contras, Hugo.

Gracias por el esfuerzo,

pero se acabó".

(BOSTEZA)

¡Erika, venga! No voy a llegar al avión ni tú a clase.

-¡Voy!

-Recuerda, a las 21:00 cierras. Si alguien quiere entrar, que llame.

Si ves algo raro, no abras.

-Tranquilo, la última vez no pasó nada.

-Ya lo sé. Creo que está todo.

Cualquier cosa, me llamas. -Vale.

-¡Erika, por el amor de Dios!

-¡Voy! -Venga.

¿Se puede saber qué estás haciendo? -¿Coger lo que necesito?

-Y nada más. -Ya vale, ¿no?

-De "ya vale" nada, no te quiero ver ahí dentro.

-Toma. Registra si quieres a ver si así te quedas más tranquilo.

-Venga. Tenías que haber venido conmigo a Canarias.

-Ahora mismo no puedo faltar al colegio.

-Además, queda mes y medio para los finales.

-Eso es nuevo.

Oye, ¿qué tal con ese profesor? -Ya no está.

-¿Cómo que no está?

¿No hay más clases especiales?

-Ya está, ¿no? Que vas a perder el avión.

-Contrólamela un poco, ya sabes.

Buenas. Buenas.

¿Cortado y cruasán? Lo de siempre. Sí.

Y un vaso de agua.

(TELEVISIÓN) "En Brasil, dos jóvenes, uno de 25 años

y otro de 17, han matado hoy

a cinco estudiantes y dos empleadas en una escuela de São Paulo.

Hay 23 heridos.

Guillerme Tauchi y Luis Enrique de Castro,

antiguos alumnos del centro, entraron a las 09:30 en el colegio

y mataron a dos trabajadoras con un revólver.

Después, dispararon contra los alumnos en pleno recreo.

La policía dice que, después,

se suicidaron. Llevaban también una ballesta

y cócteles molotov que no llegaron a utilizar.

Un bar de California convertido en el escenario

de un nuevo tiroteo masivo en los Estados Unidos.

Doce personas han muerto

alcanzadas por los disparos de un hombre de 28 años

que abrió fuego dentro del bar

y que, aparentemente, acabó suicidándose.

Veinticinco personas resultaron heridas".

(MÓVIL) "Polla, coño, ¿algo más original?

Venga, lo que sea.

Cualquier cosa que tenga que ver...".

Oye.

¿Otro vaso de agua? No, un "bourbon".

Hola, chicos.

Sentaos, por favor.

Id sentándoos, chicos.

Ayer estuve hablando con los padres de Silvia.

Y aunque necesita un poco de tiempo todavía para reincorporarse,

está mucho mejor.

Así que podéis quedaros tranquilos.

Dicho esto,

quiero comentaros que el centro ha decidido

seguir adelante con las clases especiales, pero...

con algunos cambios.

¿Qué cambios?

-¿No volvemos al horario normal de clase?

No, vais a hacer dos horas de clase especial,

pero las vais a hacer con Alberto.

¿Alberto dando clase sobre cómo ser buena persona? Interesante.

¿Qué ha pasado con Hugo?

Ya no pertenece al centro.

¿Se puede saber por qué? -Le han echado a patadas.

Nadie ha echado a nadie. Ya.

Ha sido por lo de Silvia, ¿verdad?

Hugo ha causado baja por decisión propia.

Es que no me lo creo.

Pues créetelo.

Ya, pero se ha ido sin despedirse.

(MARGA) No es su estilo.

Llamó, dijo que no volvía y no dio más explicaciones.

Sí, eso decís. Si tenéis más preguntas,

se las hacéis a él.

Él conoce el itinerario de Hugo.

Espero que agradezcáis su esfuerzo

y le prestéis la máxima colaboración.

Respecto a Silvia, cualquier avance de su situación

ya os informaré.

¿De acuerdo?

Bueno. Gracias, Ester.

(Pasos)

Adicciones.

Básicamente, hay dos tipos...

de adicciones. Serían sustancias

y de comportamiento.

# Duermo con serpientes

# aullando en mi cama.

# Duermo con serpientes

# aullando en mi cama. #

Es por lo de esa chica,

la de las autolesiones, ¿no? No.

Si Silvia es lo de menos. Es lo demás,

todo lo demás, todo. El colegio, los padres, los profesores...

El postre. La Consejería, el Ministerio, su puta madre.

La burocracia, el sistema. El puto sistema.

El sistema y sus leyes mediocres.

Eso sí, las leyes ni tocarlas. No se pueden tocar.

Y tú tiras la toalla.

Tiro la toalla.

Estamos a cinco minutos de extinguirnos y nadie hace nada.

¿Tú ves que alguien haga algo? Nadie hace nada, no pasa nada.

Las mayores superpotencias están en manos de psicópatas,

cocainómanos. ¡No pasa nada! No pasa nada.

Nadie hace nada. ¿De qué nos llenan la cabeza?

De la nada. "Fake news", todo es nada.

Nada. Bueno.

Lo siento mucho

por esos chavales

y por el que albergue

la más mínima esperanza en el futuro, pero...

Eso es otra. Nos llenamos la boca del futuro.

Queremos un futuro mejor, un futuro mejor, paz...

¡Eso es mierda! Mentira, nadie quiere un mundo mejor.

Un futuro mejor. Haríamos algo, ¿no?

¿Qué haces? Me sirvo una copa.

Hugo, que no puedes. Sí puedo. Mira.

Hugo.

Estamos dormidos. Estamos drogados.

Tú y yo también. Tú también.

¿O quieres oír la verdad? ¿Quieres oír la verdad?

¿Quieres oír que somos la peor especie

sobre la faz de la tierra?

¿Que somos máquinas de destrucción masiva?

Vivimos peor que antes, somos más esclavos que antes.

Vivimos más vigilados,

vivimos rodeados de vallas, de muros.

Y encima el zumbado este quiere levantar un muro más.

Vale, ya está.

¿Qué haces? ¿Dónde vas? A mi casa.

¿Por qué?

Me estás empezando a dar miedo, ¿sabes?

¿Por qué?

¿Sabes que la gente se suicida sola?

No, no exageres. ¿Ahora qué? ¿Exagero?

Me narras el apocalipsis y soy quien exagera.

Va, va. Ya está. Vale.

Mira lo que hago con el alcohol. Mira lo que hago con el vino.

¡Mira, mira! Lo tiro, ya está.

Lo tiro, ¿eh?

Lo estoy tirando.

Eh, eh.

¿No va a haber jarana esta noche?

No, no va a haber jarana. ¿Y eso?

¿Cuántas copas te has bebido? Nada.

¿Cuántas copas te has bebido? Nada.

Voy a llamar a Maya.

No sé yo si Maya es muy de tríos.

Vale. Ya está.

¿Qué? Qué asco de beso.

Sabe a alcohol. Lo puedo hacer mejor.

Lo hago mejor. ¡Hugo, ya está!

Vale. Vale ya.

Vale, vale.

Pero no te vayas, por favor.

No me dejes solo, por favor. No te vayas.

Por favor.

Por favor.

Vámonos los dos a la calle, venga.

Luego te vienes aquí conmigo. Ya veremos.

Vamos a que te dé el aire, llevas una...

Espera.

Voy a por mi chaqueta.

Espérame aquí, ¿vale? Venga, ve.

No te muevas, ¿eh? No te muevas.

Espera, ¿eh?

¡Espérame! Estoy aquí.

¡Ya voy!

# 420 con los 840.

# "¡Qué carita tienes!" # me dice desde la puerta.

# Perdona, olvidé # a qué hora era la fiesta.

# Hoy empecé a fumar # antes de tú estar despierta.

# Chacho, chacho, qué vergüenza.

# No, no, a gusto en verdad.

# No había entrada, # nadie trajo nada.

# Yo traje un vino y unas papas # y me sirvieron Macaronesian.

# "Shit, mami. # I'm a real pimp, mami".

# Pero esto es demasiado. # Es un cuarto de calderas.

# Ay, papi. # "I'm the baddest here", papi.

# Mi primer nombre es Candela. # Mi apellido, Fogalera.

# Ay, Dios. # Ay, ay, mi cabeza.

# Ven la copa roja # y creen que es Clipper de fresa.

# Ay, Dios. # Ay, ay, mi cabeza.

# Todos mis fiolos pobres, # todos con cadenas.

# "Just chilling, # just popping, just sipping.

# Just loitering" # con todos mis chiquis.

# Cogiéndonos la penca # que acabó con Whitney.

# Pero el resto está en modo Britney.

# "Just chilling, # just popping, just sipping.

# Just loitering" con todos mis chiquis.

# Cogiéndonos la penca # que acabó con Whitney.

# Pero el resto # está en modo Britney... #

¿Qué tal?

Tíos, dos noches más como esta y me compro ya la moto.

-¿Qué dices? -Sí, sí.

¿Alguien quiere?

-Yo. -Tú no. Sí, hombre.

-¿Por qué? -Porque no quiero matar criaturas.

-Tengo la misma edad que tú. -Tres meses menos, chaval.

Además, vas ciego. Que no.

-Tú, tú. ¿Eso coloca?

-Hombre, que si coloca.

# ¿Y esto, ma? # Pero ¿tú no eras lesbiana?

# Ah, ¿que sigues siendo lesbiana?

# Ah, ¿que estás muy enamorada?

# Ah. #

Venga, tira.

No estoy entendiendo muy bien para qué salimos.

Vale ya, Hugo.

(SUSPIRA)

¿Qué? ¿Qué llevas aquí?

Nada.

¿Qué llevas? El móvil.

El móvil.

Tú estás muy borracho.

¿Qué dices?

Estás muy borracho, Hugo. Estoy perfecto.

No lo parece, pero estás borracho. En serio, estoy bien.

Estoy bien.

Saca el teléfono y llama a tu padrino.

¿Qué dices? Que saques el teléfono

y llames a tu padrino. Que no. ¿Para qué?

Hugo, el teléfono. Al padrino se le llama

cuando estás en una situación de emergencia.

Vale. ¿Esto qué es?

Una tregua, joder.

Ya está. Pero ¿qué tregua?

Estoy bien, estoy perfectamente.

Vale, eh...

Vamos a tomar un café.

Oye, déjame en paz, de verdad. No quiero café.

¿Que te deje en paz?

Tienes razón, no sé qué cojones hago preocupándome.

¡Carla, Carla!

¿Qué haces? Me estás haciendo daño.

No te enfades, estoy bien. ¡Vale ya!

(MAYA) ¡Hugo!

¿Qué pasa? -Hola.

-¿Se lo dices tú o se lo digo yo?

-¿Qué pasa?

Que me he tomado una copa. Sí, una, dice.

Se ha tomado unas cuantas. Puede que dos.

Unas cuantas más.

Llevo todo el puto día bebiendo.

¡Todo el puto día bebiendo llevo!

Ahora vas a beber más. Ahora voy a beber más.

Pero tranquilos, ¿eh? Yo mañana vuelvo al desierto.

No, no. ¡Bravo!

Has tirado, ¿qué? Dieciocho meses a la basura.

A la basura...

Esto es la basura.

¡Bienvenidos a la puta basura!

¡Estamos en la mierda ya!

¡Ya estamos todos en la mierda! Hugo, ¿adónde vas? Ven.

¡Hugo!

(Música electrónica)

Joder.

Epa. La riñonera, trae.

Eso no. La riñonera no. Joder.

La riñonera, ¡ya!

Que me des la puta riñonera.

-Qué bonita.

-¡Erika!

¿Estás bien? -Sí.

-¿Te acompaño?

(Timbre)

Ester.

¿Vas a decir algo?

Sí, voy a decir un montón de cosas.

A ver por dónde empiezo.

Mientras te lo piensas, me voy a preparar un café.

He ido a mi bola todo este tiempo, Ester.

Saltándome las normas.

Te he puesto en evidencia

y tú has estado ahí, siempre.

¿Quieres uno?

Te quiero a ti.

¿Qué dices? Es esto. Es esto, ya está.

Ya está, vamos a... Yo te gusto también, ¿no?

¿Qué haces, Hugo?

Que te quites el disfraz.

¿Qué disfraz? El disfraz...

El disfraz ese de "Frozen" que llevas desde hace años.

Ya está, fuera.

Estás borracho, tío.

Soy un profesional.

¿Puedo? No, no puedes.

Vas a volver a las clases.

Las clases.

(SUSPIRA) Tengo...

Tengo el puto planeta entero en mi contra.

La Consejería, tus colegas, tú.

Tú misma.

Y los chicos los tienes a favor.

Te echan mucho de menos.

Están cabreados contigo porque piensan que...

les has dejado tirados. Efectivamente.

Les he dejado tirados.

Y tú también.

Alberto ha intentado sustituirte y ha sido un desastre.

¿Qué hemos hecho?

¿Qué nos ha pasado?

¿Te acuerdas?

Queríamos ser profesores.

Veinte años después, mira.

No tenemos nada que enseñar.

Tú ahí colgada de un pusilánime

y yo de esta mierda.

Bueno, se ha acabado el "show". No, no. El "show" empieza ahora.

Es eso lo que te quiero decir.

¿No te das cuenta?

Estamos a tiempo.

¿A tiempo de qué? De todo lo que queramos.

(Puerta)

¿Este qué coño hace aquí?

Pues justo iba a preguntar lo mismo.

Veo que tú también has recaído. No.

No, te equivocas.

No tienes que darle explicaciones, ¿eh, Ester?

Es que, de verdad, no te entiendo. La verdad.

O sea, no lo entiendo.

Vamos, te voy a llevar a casa. ¿Adónde me vas a llevar?

¿Para qué me vas a llevar?

Alex, ¿me ayudas?

Por favor.

¡No me toques o te reviento la cabeza, imbécil!

Estábamos juntos en esto.

Me llamaste tú.

¿Se puede saber qué ha sido esto?

(Móvil)

¿Diga?

Hola, soy Maya. ¿Hugo está contigo? "Acaba de irse".

¿Y hace mucho? "Ahora mismo".

¿Iba muy bebido, Ester?

Bastante, sí.

Por favor, intenta detenerlo.

"Lo he intentado y no ha habido manera".

No, insístele. Tendrías que ver su cuarto, estoy muy asustada.

¿Asustada?

"No lo dejes solo.

Es capaz de cualquier cosa. Por favor, ve por él".

De acuerdo, luego te cuento.

Tengo que ir a buscar a Hugo.

¿Vas a ir así, descalza?

No. Ve tú.

Claro que sí, para que me parta la cara ahora.

Que bajes, Alex.

¡Ya!

Hugo.

Hugo.

Soy Silvia.

Silvia, sí. ¿Cómo estás?

Bien. Me fríen a pastillas, pero me han traído un perro.

El lunes vuelvo al cole.

-No sabía que usted también vivía por este barrio.

Bueno, vengo... He llevado su chaqueta al tinte.

Con la que tapó a nuestra hija. Ah.

Se la va a llevar al colegio.

¿Al colegio?

Si prefiere, puede recogerla usted.

No, al colegio está bien.

Silvia tiene ganas de volver a sus clases.

Dice que usted sabe escuchar.

-¿Te gusta el perro?

Siempre he sido más de gatos.

¿Cómo se llama? Perro.

Me gusta.

Bueno.

Nos vemos.

Hola, buenas. Está cerrado, caballero.

¿Me pondrías un "bourbon" y me voy? ¿No ves que estoy recogiendo, hombre?

Dame un par de latas de cerveza aunque sea.

Qué pesado, tío. Que está cerrado. ¿No lo entiendes?

Una lata de cerveza.

¿Cómo te lo tengo que decir? Está cerrado, coño.

Entro yo y me la...

¡Que te estoy diciendo que está cerrado, joder, coño!

¿Qué te pasa? ¿Estás tonto o qué te pasa?

¡Venga, vete de aquí, anda! ¡Vamos!

¡Te parto la cabeza, chaval!

¡Erika!

¡Erika!

¡Erika!

-Escúchame, hay una "rave" en la casa okupa...

Es la polla, tenemos que ir ya para allá.

-Vale, pero hay que encontrar a Erika.

-Erika está allí.

Escúchame, lleva un pedo encima...

A ver qué haces, se ha tomado dos rulas.

-Erika, tía. Despierta. ¡Venga!

Vamos.

Ve a por Jaco.

-Lleva un pedo de la hostia. -Da igual, ve a por él.

Tía.

-Joder.

¿Dónde está?

No lo he visto por ningún lado.

Se acaba de ir, es imposible. He mirado por todos sitios.

Ester, de verdad. En todo el barrio. No está.

No has mirado por ninguna parte.

Pues te digo yo que sí.

Ya.

Ese tío no merece la pena, ¿eh?

¿Qué haces? Estará bien, mañana aparecerá en cualquier sitio

y ya está. ¿Has visto las llaves del coche?

(SUSURRA) Las llaves del coche...

Joder, ¿dónde están?

Venga, va. Te acompaño.

Vamos. Tengo el coche abajo, vamos.

Venga. Que sí, vamos.

(Golpes)

Buenas noches.

Hola, ¿tienes...?

Hola, buenas noches.

¿Pañuelos de papel tienes?

Sí, claro. ¿Me das un paquete?

Tiene una hemorragia, ¿está bien?

¿Necesita algo?

Un gilipollas me ha dado un puñetazo.

¿Llamo a la policía?

No. Está bien, está bien.

Pañuelos.

¿Cuánto tiempo lleva así?

Sangrando, digo. Cinco o diez minutos.

Y sigue sangrando.

Pase.

Pase, pase.

Pase, por favor. Quiero unos pañuelos.

Le miramos bien y así se va usted más tranquilo.

Si es... Bueno, mejor prevenir que curar.

El hostión, que...

Siéntese. Espalda recta, por favor.

¿Me siento aquí?

Inclínese hacia delante, no hacia atrás.

Hacia delante. Hacia delante.

Presione la parte blanda de la nariz y dígame si le duele.

No siento nada.

Siento como hinchado.

A ver si se ha roto la nariz.

Hostia. No, no se toque. Tome.

Gracias.

Mira.

Menudo golpe, ¿eh?

Sí, el gilipollas ese, que...

¿Ha bebido?

Más quería beber, pero... Ya.

Si sigue así, quizás tenga que ir usted a un hospital.

Joder, vaya cuadro.

Le daría un antiinflamatorio, pero si ha bebido no le conviene.

Tome. Gracias.

(Móvil en vibración)

¡Marga!

¿Qué tal? -Hola.

-¿Cómo estás? -Bien. ¿Y tú?

-Bien. -¿De fiesta?

-No, de fiesta no. Me voy a un karaoke con unas amigas.

Siempre vamos los viernes.

¡Eh!

¡Abre!

-Mira. -Te traemos a Erika.

Venga. -¿Qué ha pasado?

-Estábamos con ella y de repente...

-Déjame. Erika.

Tu sudadera. Ponla de almohada, por favor.

¿Cuánto tiempo lleva así?

Que cuánto tiempo lleva así, chicos.

-Joder, yo qué sé.

¿Cinco minutos? No lo sé.

¡Eh! Erika.

Es epiléptica y está tomando medicación.

Joder, estáis enfermos, tío.

¡Erika! ¡Erika! Tampoco te pases.

¿Que no me pase? Te reviento la cabeza, imbécil.

¿Qué mierda habéis tomado?

¡Erika, ya!

Va. Ahí, ahí. Ya.

Tranquila, tranquila.

Tú no vives por aquí. ¿Qué haces? -De fiesta.

-¿Has quedado con alguien? -Sí, con mis amigos por aquí.

Joder, tío.

Llama a una ambulancia. No.

Llama al 112. No.

Nada de ambulancias, que no.

-Erika, voy a llamar.

-¡Quieta! Llama, llama.

Que no. Eres mi empleada y te digo que te estés quieta.

Y nada de llamar a mi padre.

Llama, por favor, llama.

Joder. La riñonera.

Joder, la riñonera.

¿Qué riñonera? ¿Dónde está la puta riñonera?

¿Dónde está la riñonera?

Troncos.

Joder, me habéis perdido la puta riñonera.

-Estabas tirada en el suelo.

-¿Dónde? Joder, ¿dónde?

-En la plaza. -"OK".

¡Erika, Erika! Espera, no te puedes ir así.

No es la primera vez que me pasa. No me voy a morir, joder.

Erika, espera.

Una chica de 16 años epiléptica y no sabemos qué ha tomado.

Espera. Te he dicho que estoy bien.

Casi la palmas. ¿O no lo has visto?

¿Eh? Tengo la tensión muy baja.

La autoestima es lo que tienes baja.

¿Qué llevas en la riñonera? ¿Pastis? Nada.

Te he dicho que nada.

No, no. Te esperas... Te esperas aquí.

¿Vas borracho?

Que va borracho.

Joder.

-¿Por qué te has ido del colegio sin decir nada?

Me han echado.

¿No merecíamos una explicación por lo menos?

-Vamos.

O sea, te importamos una mierda.

¡No me importáis una mierda!

(Móvil en vibración)

¡Eh!

Esto es absurdo. Habrá cogido un taxi o algo.

Cállate, Alex.

Ese tío es tóxico, Ester.

Tú eres tóxico. Harías mal enrollándote con él.

Me encanta que me des consejos tú.

Pues claro que sí, yo.

No sé si hay alguien que te conozca mejor que yo.

¿Y que me quiera mejor también?

Sí. ¿Lo dudas acaso?

Eres mi mejor amiga, has sido mi mejor compañera.

No puedo con tu cinismo, Alex.

¿Estoy aquí ayudándote a encontrar a un borracho

que no me merece el respeto y yo soy el cínico?

Frena. ¿Qué?

¡Frena! Está rojo.

Soy idiota.

Sí, yo. Soy idiota, sí.

Me pides asilo una noche y llevas una semana.

Es lo mínimo que podías hacer.

¿Perdón?

Después de destrozarme la vida, es lo mínimo que puedes hacer.

Devuélveme las llaves.

¿Qué? Las llaves de mi casa.

Devuélvemelas. Venga, por favor. ¿Por qué?

Esta noche te vas a un hotel. Dámelas.

(Móvil en vibración)

Ester, no digas tonterías.

Un segundo, que es Julia.

¿Sí, cariño? Cuéntamelo.

¿Todo bien?

¿Dónde estás? Voy para allá.

Voy para allá, sí. Hasta ahora.

Julia se ha puesto de parto. Me voy para el hospital.

Ester.

¡Ester!

Ahí estabas tirada. -Joder.

-Va, Erika. Mira, no hay nada. Yo creo que te la han quitado.

-No puede ser.

Llevaba 500 pavos más 2000 de material.

-Te pasas un huevo. -¿Y tú no?

-Yo no me drogo. -Vas con tíos, que es lo mismo.

-Me has dado un susto de muerte, ¿sabes?

Pensaba: "Mi amiga se va a morir". ¿Tienes idea de lo que es?

-Vale, perdona.

-Pisa el freno o te vas a hostiar.

-En cuanto tenga la pasta para la moto lo dejo, te lo juro.

-Tía, lo tenía todo en esa riñonera.

El carné, las llaves... Joder, si lo pilla la policía...

-Chavales, nos está siguiendo el profe.

-¿Por qué creéis que ha vuelto a beber?

-Es un borracho. Él ya lo dijo.

-Ya, pero deja las clases y empieza a beber otra vez.

-¿Me ayudáis con la riñonera?

-Sí, claro. Nos repartimos. -Vale.

-"OK". Voy a revisar por aquí a ver.

Erika. ¿Qué haces?

Te intento proteger. ¿Me estás controlando?

¿Te molesto? Pues mira, sí.

¿Por? Se van a pensar que voy con mi padre.

O peor, con la policía.

¿Tú la quieres palmar o qué? ¿Te has planteado por qué te drogas?

¿Y tú por qué bebes? ¿Te lo has planteado?

Porque soy débil.

Porque tengo tolerancia cero a la frustración.

Bueno, y luego tengo un trauma de puta madre para justificarme.

¿Sí? ¿Cuál? Uno muy gordo.

Casi tanto como el tuyo.

No tengo ningún trauma.

¿Qué edad tenías cuando murió tu madre?

Deja en paz a mi madre. En paz está, no te preocupes.

Que te olvides de mi madre, ¿me has oído?

¿Quieres hacerle compañía?

El calor de una madre, ¿eh?

Lo más parecido debe ser la droga.

¿Por eso te drogas?

Me drogo porque mola. ¿Mola?

¿Desmayarte en la basura mola? Echar espuma por la boca, ¿eso mola?

Aunque te drogues,

no vas a encontrar a tu madre. ¿Qué haces?

Tienes un problema gordo, Erika. Tú sí que lo tienes, tío.

Pero ¡tú puedes salir!

¿Y si no quiero?

¿Y si cuando quieras ya no puedes?

(MARGA) Nada, no aparece.

Alguien la tendrá.

Están todos en la casa okupa.

¿Vamos y miramos? -Vale, vamos.

(Móvil en vibración)

Oye.

Dame una.

Gracias.

Nada.

-No te va a contestar.

¿Qué buscas?

-No sé. Algo que me conduzca a él, una pista, lo que sea.

-Pero estas noticias, Maya, son...

son horribles.

¿De qué van? De guerra,

de violaciones,

terrorismo, miserias.

¿Y para qué las recorta?

-Para mantenerse despierto. -Despierto.

-Eso dice.

-¿Sabemos por qué ha vuelto a beber?

-Le cortaron unas clases

y tú sabes que estaba entusiasmado con los chicos.

-¿Y cuántas recaídas has vivido?

-Con esta, tres.

La primera fue suave.

La segunda, durísima.

Y dependiendo de lo que pase, esta noche puede ser la peor.

-Ay, cariño.

No llores.

-Will, es tarde. Tienes que irte a trabajar.

-Tú tienes que cortar este cordón, mi amor.

-Ya, ya lo sé.

-Él también necesita una silla de ruedas,

pero esta silla no eres tú.

-Will, mi amistad con Hugo es problema mío.

-Es que esto no es amistad, es dependencia.

-Adiós, Will.

-Tú vienes conmigo y duermes en casa esta noche.

-No, no. -Sí.

-Tengo que estar cuando venga.

-¿Tienes que estar?

¿Es un mandamiento que hay que cumplir?

No te merece.

(Música electrónica)

Esperad aquí. Voy a preguntar, ¿vale?

Una cosa, ¿habéis visto una riñonera de color rosa plateada?

# ¡HIT, HIT, hurra!

# ¡HIT, HIT, hurra!

# ¡HIT, HIT, hurra! #

Tenemos la clase al completo, ¿no?

¿Eh?

Va ciego.

Qué va.

Mírale los ojos, va borracho.

Profe, ¿una birra?

Nourdin, dale una birra.

Pilla, está fresquita. Pilla.

Va, HIT, un día es un día.

Marga, Marga. Dame.

Marga. No es para ti, es para él.

No, no. ¿Qué haces?

No, no. (GRITA) ¿Qué haces?

¿Qué haces? ¿Qué haces, Marga?

Protegerte. Gilipollas.

La loca. Estás hecho un asco.

Vete a casa.

-Me han dicho que una chica del colegio tenía la riñonera

y que iba hacia la "rave". ¿Vamos?

Buenas noches, profe.

A dormir la mona, ¿eh?

Qué pena que no nos des clase.

La tienes tú, ¿verdad?

¿Yo?

(Música electrónica)

Es que hay muchísima gente.

Joder, hay mucha gente. Que no.

-Si nos dividimos la encontramos. Tiramos para arriba.

-Nosotros nos quedamos abajo. -Nos vemos en un rato.

¿Mucho ambiente aquí o qué? Qué va.

Aún es pronto. ¡Lena!

¿Qué? La riñonera.

¿Para qué? No es de tu rollo, no te pega.

No te entiendo, de verdad.

¿No entiendes qué?

No entiendo que disfrutes tanto de tu personaje de bruja piruja.

¿De dónde viene tanto dolor?

No hay dolor. ¿No hay dolor?

Si tú quemaste los coches.

No. Sí.

Y tú nos dejaste tirados. Sí, tío.

Mucho buen rollo, mucha empatía,

pero te piras y vienes borracho como una cuba a darnos lecciones.

Muy bien, tío.

Es una putada, porque tú molabas.

Lo hiciste por venganza, ¿no?

¿Eh? ¡No, no! ¡Dame eso!

¡Lena! Eh, eh.

Lo siento, es una fiesta privada.

Tío, es que estoy muy pedo.

Cuando estoy muy pedo, si me tocan los cojones

me sale un bicho que llevo dentro, ¿sabes?

(Música electrónica)

¿Bailamos, profe? No, no.

¿Por qué no? Si bailas muy bien.

Bailas mejor que ellos.

Sí.

Estás muy gracioso borracho.

Tú, en cambio, de lolita das vergüenza.

¿De lolita?

¿Qué pasa, te gustan mayores?

¿Y tú tienes fantasías conmigo?

Lo has hecho antes con otro profesor, ¿no?

¿Con quién?

(Sirenas)

¡Agua, agua!

¿Eh?

¿Estás loca, tía?

¡Fuera!

¡Fuera!

Hugo.

Hugo.

¿Me oyes?

¿Dónde estamos?

En la casa okupa.

¿Estáis bien? ¿Algún herido?

La poli ya se ha ido.

No nos ha visto.

(MURMURA)

Toma, dale agua.

-Para ya, ¿no?

-¿Qué? -Que dejes de grabar, que ya cansas.

(Móvil en vibración)

Es el tuyo, Hugo.

No lo cojas. Es Ester.

¿Ester? "¿Quién eres?"

Soy Marga. ¿Marga?

Este es el teléfono de Hugo.

Ya. "¿Está contigo?"

Sí.

¿Dónde?

"Cerca del cole, en la casa okupa. ¿Puedes venir a por él?"

No me estoy enterando de nada. ¿Me pasas con Hugo, por favor?

Quiere hablar contigo.

Tranquila, ahora cojo un taxi.

De taxi nada, voy a por ti ahora mismo.

"No, de verdad. Prefiero un taxista. Me ahorro la bronca".

Te has bebido media ciudad, ¿no?

No he bebido tanto.

Antes bebía el doble y no me emborrachaba.

¿Qué haces con Marga?

¿Hola? ¿Hugo?

Hugo.

Menudo despojo humano.

No sé yo si es muy bueno que veáis esto.

(SUSPIRA)

¿Tu riñonera?

Nada, la he perdido.

Mejor.

Tienes que dejar esa mierda.

Todos.

Tenéis que dejar todo.

Los porros, las pastillas...

Hasta el enganche al teléfono.

Tranqui, que yo controlo. (RÍE) Sí.

La frase favorita del adicto.

No la habré dicho yo veces.

La adicción.

Esa sí que nos tiene bien controladitos a todos.

¿Consumes cada día?

Cada día no.

¿Cada cuánto?

No sé, pero cada día no.

¿Y sabes por qué lo haces?

Para relajarme.

Qué va.

¿Ah, no? ¿Y por qué?

Nos duele la vida.

Se nos sale el dolor por los ojos.

Nos duelen los muertos, ¿eh?

Los tuyos, los tuyos...

Los míos.

Consumimos

y nos sentimos de puta madre.

Nos sentimos fuertes.

Un par de horas, tres.

Luego se nos pasa

y se nos acumula el dolor.

El de antes y el de ahora.

¿Eh, Jaco?

¿Yo qué?

Debe ser una mierda sentirse inferior

por ser inmigrante.

Andrés.

Cuánta energía, ¿eh?

En ir de fuerte, de chungo.

Está de puta madre que quieras a tu padre,

pero a lo mejor...

no te sirve de ejemplo.

¿Y tú sí? No, no. Yo menos.

Si es que...

Yo menos.

¿Qué pasa, Darío?

¿Qué es esto? ¿Una clase especial o qué?

Clase de casquería.

Aquí os enseño mis tripas.

En cuatro días, si no reaccionáis, serán las vuestras.

Lo peligroso

es usarlo como parche para el dolor.

Porque el dolor va a ir creciendo.

Al final, nos revienta en la cara.

Le tenemos que hacer frente antes o después.

¿Sabes que le vas a tener que pedir ayuda a tu padre?

La chica de la farmacia se lo va a contar todo.

Y si no, se lo voy a contar yo.

Estamos en la mierda, ¿eh?

Al final, tenemos más en común de lo que pensaba.

Vamos a salir, ¿no?

Es muy bonito lo que ha pasado esta noche.

¿Bonito?

O sea, no... ¿El qué ha sido bonito?

Los chicos me han visto borracho,

he hecho el ridículo como en mi vida,

me he meado encima.

¿Y qué han hecho?

¿Se han reído de mí?

Me han ayudado.

Igual es porque te quieren.

Contra todo pronóstico.

¿Por qué dices eso?

Porque soy un narcisista de mierda.

De la peor clase, además.

Un narcisista salvador

que cree que va a salvar el mundo

y es un capullo.

No te lo voy a negar.

Pero el mundo avanza

a base de capullos.

Nos guste o no.

Te besaría, pero...

No, mejor no. Hueles a perros.

Oye.

Quiero volver.

Tienes trabajo por hacer.

Lo has dejado a medias.

¿Y la Consejería?

Es mi colegio, ¿no?

Gracias.

# Sal a vencer,

# toma un camino.

# Horas después

# te guardan el sitio... #

¡Buenas! Buenos días.

¿Lo mismo de siempre?

No, uno doble sin cruasán.

Mala noche, ¿eh?

(TELEVISIÓN) "...nordeste peninsular.

Hoy sábado tenemos un tiempo más tranquilo.

En general, hemos tenido sol con pocas nubes,

con temperaturas que han subido, especialmente las máximas.

Y, sobre todo, calor.

Esta semana va a ser una semana típicamente primaveral,

aunque los próximos días volverán las lluvias,

las tormentas y las temperaturas volverán a los valores...".

No, mala noche no.

# Se abre el telón,

# nadie se ríe.

# Te dejo ser yo,

# total, ¿de qué sirve

# ser el hombre invisible?

# Pasa otra vez,

# te tiemblan las manos.

# Vas a correr

# y sigues parado.

# Fumas demasiado... #

Ducha.

Ducha.

¡Erika!

Eso es tuyo.

-¿Dónde lo has encontrado? -En comisaría.

Un policía la encontró en la calle.

No vas a encontrar las pastillas ni nada.

La policía se lo ha quedado todo.

El lunes tenemos que ir a declarar los dos.

-Lo siento.

-No sé cuántos te quedan, pero se acabó.

-No, papá. -He dicho que se acabó.

-Consumo muy poco, solo vendo.

-Erika, ¿cómo que solo vendes?

-Tú también vendes. Las farmacias están llenas de drogas.

-Al acabar el curso vas a rehabilitación.

-Papá, ¿en serio? No estoy enganchada.

-Es innegociable.

-No quiero vivir en un sitio rodeada de gente...

-¿De gente como tú?

-Yo puedo salir de esta sola, papá. Soy fuerte.

-Eso decía tu madre.

Erika, tenemos que poder hablar de tu madre.

No podemos seguir como si no hubiera existido.

Hola a todos.

Soy Hugo.

Bueno, ya me conocéis. La mosca cojonera.

Soy alcohólico

y el viernes tuve una recaída.

Y bebí, ¡puf!

Me bebí mi "bourbon",

unas ocho latas de cerveza,

botella y media de vodka,

una lata de "gin-tonic"

y algo de vino.

Y todavía tengo sed.

¿Alguien sabe cuándo se acaba esta sed?

Esta sed no se acaba nunca, no.

Puta sed eterna.

O sea, que todavía me faltan

dieciocho meses

para volver a merecerme esta medallita.

"Bye bye, my love.

My happiness".

Bueno.

No me voy a poner dramático,

que mañana es lunes y llevaré dos días limpio.

Además,

voy a volver a un proyecto que...

no debí abandonar nunca.

Porque abandonándolo a él

me abandono a mí mismo.

Hugo.

Silvia.

Tu chaqueta.

Gracias.

Me alegra mucho que estés de vuelta.

Tú también estás de vuelta, ¿no?

Tu amiga Lena te habrá contado que el viernes caí en picado.

Yo también caí en picado.

Me paseé en pelotas por todo el colegio, acuérdate.

Ya, pero yo me meé encima.

¿Te parece que entremos juntos y nos repartimos la vergüenza?

Vale.

Con la cabeza alta.

Con la cabeza alta.

Vamos.

Vamos a hablar de un tema que nos concierne a todos.

¿Les vas a hablar de política? No.

Les voy a obligar a hacer política, es diferente.

Os habéis saltado las normas.

¿Y si un profesor se salta las normas?

¿Lo puedes demostrar? Lo voy a demostrar.

¿Cómo? Diciendo el nombre de uno

que se acostó con una alumna. Es por despecho.

Haces cosas sin pensar en consecuencias.

Van a unir lo tuyo con Alberto con los coches.

¿No lo has pensado?

-Estamos en grave peligro.

-¡Chicos, aquí hay un candado!

Es cosa de HIT.

¿Problemas en el paraíso? ¿O no os gustan los "scape rooms"?

Estamos bastante desconcertados.

¿Ah, sí? ¿Y eso?

No teníamos ni idea de que Lena asistía a estas clases.

Para conseguir el bien común, os vais a tener que asociar

y tomar decisiones políticas.

Os dejo en manos de Alberto Él no puede hacer nada,

solo os va a acompañar. Mira, Lena.

cometimos un error. ¿Enamorarte de mí fue un error?

Sí, el mayor de mi vida.

Al apartar a vuestros hijos,

la violencia en el colegio disminuye.

Sigues insistiendo en culpabilizar a nuestros hijos.

En responsabilizarlos.

Mi dinero y la foto que hiciste.

Vuestros hijos están aprendiendo

a sociabilizar, a saber lo que es un grupo.

¿Te gusta ser el líder?

¿Y a ti, Lena, qué te gusta?

-Es esa absurda obsesión que tiene por estar

con esa gentuza. -¿A quién estás llamando gentuza?

-¡Estoy llamando gentuza a todos!

-Ahora vamos a salir y vamos a ir juntos a contárselo.

Vas a ir a la cárcel, tenía 15 años. Prefiero la cárcel a tu cárcel.

-"La cuenta atrás empezará ahora.

Suerte".

HIT - Capítulo 6: La recaída - Ver ahora

Capítulo 7: Cuidados intensivos

No recomendado para menores de 16 años HIT - Capítulo 7: Cuidados intensivos - Ver ahora
Transcripción completa

Hola a todos. Soy Hugo,

soy alcohólico y el viernes tuve una recaída.

Todavía tengo sed. (MAYA) No, no.

Bravo, bravo. Has tirado, ¿qué? Dieciocho meses a la basura.

¡Bienvenidos a la puta basura!

Estamos en la mierda ya,

¡estamos todos en la mierda! ¿Adónde vas?

¡Hugo! Tengo el puto planeta en mi contra.

La Consejería, tus colegas, tú.

Tú misma. Los chicos los tienes a favor.

Erika, tía, despierta.

¡Tía!

¡Eh! Erika.

Va. Ahí, ahí.

La riñonera.

¿Qué riñonera?

Llevaba 500 pavos más 2000 de material.

Qué pena que no nos des clase. La tienes tú, ¿no?

¿Yo?

Julia se ha puesto de parto, me voy para el hospital.

Ester. ¡Ester!

(WILL) ¿Por qué ha vuelto a beber?

-Le cortaron unas clases y estaba entusiasmado con los chicos.

-¿Cuántas recaídas has vivido?

-Con esta, tres. Dependiendo de lo que pase, puede ser la peor.

¿Qué pasa? ¿Te gustan mayores?

¿Tienes fantasías conmigo?

Ya lo has hecho con otro profesor, ¿no?

¡Agua, agua!

¡Fuera!

Los chicos me han visto borracho,

he hecho el ridículo como en mi vida.

¿Y qué han hecho?

¿Se han reído de mí?

Me han ayudado.

Igual es porque te quieren.

Hugo.

¿Entramos juntos y nos repartimos la vergüenza?

Vale.

Estamos en grave peligro.

Un virus informático está alterando los algoritmos

de todos los sistemas de seguridad del planeta.

El riesgo de un conflicto nuclear es inminente.

Nos vemos obligados a actuar de inmediato

para remediar esta crisis. Joder.

Entonces, ¿lo damos por buena? Will es un máquina.

Nene, ¿por qué crees que es mi novio? No, van a flipar, ¿eh?

Pero a ver, no entiendo. ¿Les vas a hablar de política?

No. Les voy a obligar a hacer política, que es diferente.

¿Cómo? Tendrán que entenderse, pactar,

buscar un líder... Política. Eso que cuesta tanto en este país.

(Móvil en vibración)

(Móvil en vibración)

Hugo, ¿estás bien?

¿Todo bien? Sí.

Te querías duchar, ¿no?

Sí, pero ve andando. Yo te alcanzo.

# Me hablas en tu idioma # y grito porque no te entiendo,

# porque no descifro tu intención.

# Y entonces comienzan a hablarme # tus silencios... #

¿No es el coche de Alberto?

¿Qué hace aquí?

Voy a comprobarlo.

No, no. Quédate.

# ...bésame o háblame, # pero no me engañes. #

Hola.

(SUSPIRA) Hola.

¿Te mola pasear por el barrio?

Déjame en paz, Lena.

Tendría que estar en paz yo primero.

A ver, ¿no te parece que me has castigado lo suficiente?

¿Yo te he castigado?

Me has quemado el coche, enviado al hospital.

¿Yo he hecho eso?

Sí. Hay que pasar página.

Qué fácil.

Mira, Lena. Cometimos un error.

¿Enamorarte de mí ha sido un error? Sí, el mayor de mi vida.

No es verdad.

Lena, lo sabes igual que yo.

Soy el mayor error de tu vida.

Genial. Pero, Lena,

¡esto es imposible!

Se acabó. Se acabó ya. Vale, pues lo voy a contar.

No te vas a atrever.

Sí, claro que sí. ¡Alberto!

-Sí. -Que... Hola.

-Me estaba diciendo Lena que está llena, ¿vamos al otro sitio?

Por el camino pillamos algo y ya... -Vale.

-¿Vale? Pues eso. -Ajá.

-Adiós, Lena. -¡Chao!

# Boca que besa # y que luego traiciona,

# rata que vuela # disfrazada de paloma.

# No le ha quemado mi llama # ni el frío de mi cama,

# pero habla de mis problemas # sin saber sobre mi trauma.

# Se acaba la vida # metido en un aula... #

Olvídate de él.

Es un mierdas.

Me tienes a mí.

# Grítame, llámame de todo, # pero llámame. #

Aquí, para siempre.

# Grítame, ódiame, # llámame cabrón, pero llámame.

# Llámame aunque me reemplaces. # Grítame, ódiame, pero llámame.

# Hasta un "hasta nunca" # tiene mil matices.

# Grítame, ódiame... #

(GRITAN) ¡Alberto!

Sírvase. Gracias.

Hugo.

Me voy a vivir con Will.

Joder.

Bueno, pues...

Es algo que antes o después iba a pasar.

La idea es hacer la mudanza a finales del mes,

pero creo que es mejor esperar hasta después de verano.

¿Esperar por qué?

Pues porque no sé cómo vas de dinero.

Pareces mi madre.

Voy bien de dinero.

Es el peor momento, lo sé.

Pero no entraba entre mis cálculos que tuvieras una recaída.

No pasa nada.

Eso no lo sé.

Sobreviviré, te lo juro.

Seguro.

-Cuando vuelvas del colegio no estaré.

Me marcho a primera hora de la tarde.

No creo que sea mucho tiempo, unas tres semanas.

La mala noticia es que me pierdo tu cumpleaños.

Pero el trabajo es así.

Sé que te fastidia, pero tienes que entender

que no solo soy tu madre, soy más cosas.

¿Y ahora me das un besito de despedida?

Hugo.

Hugo.

(MAYA) ¡Hugo!

Pásame la toalla.

Lena. Podrías llamar antes de entrar.

¿Qué es eso de una reunión?

Nos han citado con el profesor que va de listo.

¿Se puede saber por qué? Tú no vas a su clase.

No sé, papá, habrá sido una confusión.

Lena, va.

Vale, estoy yendo a sus clases.

Yo no firmé el permiso.

Falsifiqué tu firma. ¿Por qué?

Quería estar con mis amigos. ¿Esos gamberros lo son?

Tú no los conoces. Los conozco lo suficiente

para saber que no te convienen. Tú no lo sabes.

Soy tu padre, claro que lo sé.

Si tú quieres que apruebe el curso, no te preocupes. Lo voy a aprobar.

No, no te equivoques.

Lo que no quiero es verte con malas compañías, ¿entendido?

A veces las malas compañías son los mayores.

¿Qué quieres decir con eso?

Nada, papá, que yo sé lo que hago. ¿Puedes confiar en mí?

(Puerta)

¡Hugo!

(Notificación)

(HABLAN EN CATALÁN)

Va.

(Móvil)

(Móvil)

¿Qué quieres? -"Primero hola, ¿no?"

Repito, ¿qué quieres?

-Estoy en Madrid,

quiero hablar con mi hijo. -"¿Cuándo?"

-Esta tarde.

-Imposible.

-Imposible, siempre es imposible.

-Tenemos una reunión en el colegio.

-"Quiero hablar con él. No me contesta".

-¡Para ya! -"Gus".

-¿Qué? -¿Por qué no me hablas?

-"Déjala en paz".

-"¿Qué he hecho para que me trates así?"

-¿En serio me haces esta pregunta?

-A ver, la gente se divorcia y la vida sigue.

"Gus, es ridículo".

¡Hugo!

Hugo.

Hugo, ¿estás aquí?

¿Qué? Por poco te pilla un coche.

Antes, y no te has dado ni cuenta.

Estoy sobrio, ¿eh?

Espero que sí. Tenemos reunión con los padres

y han confirmado casi todos.

He echado a Alex de casa.

Enhorabuena. Definitivamente.

Solo la muerte es definitiva.

Eh, ¿qué te pasa? ¿Qué?

Estás raro.

Te digo que estoy sobrio.

Quítate las gafas, quiero verte los ojos.

Tengo fotofobia.

"OK", como quieras.

El "escape room" no puede ser hoy.

No me parece buena idea. ¿Por qué?

Va a coincidir con la reunión. ¿Y?

¿Quién se queda mientras hablas con la familia?

Es una hora.

Son mayorcitos.

¿No dijiste que querías aislarlos en uno de los bloques?

Sí. ¿Entonces? Ni hablar.

No se van a quedar sin la supervisión de un adulto.

No les iría mal aprender a estar solos.

A ninguno nos vendría mal.

(ALBERTO) Ey.

Lena. Adiós.

Lena, ¿podemos hablar un momentito? No.

Lena. -Te está diciendo que no.

Carla.

Hugo, te iba a llamar yo ahora.

Oye, ¿cenamos? "Hoy no puedo".

¿Y eso? No puedo, ya está.

¿Estás enfadada? "No, no estoy enfadada".

Pero voy a estar unos días desconectada.

¿Por qué?

Hugo, voy conduciendo ahora. No puedo hablar.

No he vuelto a beber, si es por eso.

No es por eso. "Metí la pata, lo siento".

Que no es por eso, Hugo.

Escúchame, no me llames. Espera a que te llame.

"Te tengo que dejar. Un beso, chao".

-Que no se puede usar el móvil. ¿No te acuerdas?

Va. Sentaos todos.

Si ya estamos sentados.

¿Qué pasa, Hugo? ¿Qué has desayunado?

Venga, silencio, que vamos a hablar de un tema

que nos concierne a todos.

¿De política por qué?

Todo el día dando el coñazo en la tele con lo mismo.

La tele de España solo dice mentiras.

En cambio, la catalana dice la verdad.

Claro, porque has visto tú mucho la tele catalana.

Ni falta que me hace.

Da igual la que veáis. Lo que sale por la tele

poco tiene que ver con la política.

A mí la política me parece un coñazo.

Qué pena, estáis a punto de poder votar.

Qué va, ni quiero.

Terminarán haciendo lo que les dé la gana.

-Y encima se llenan los bolsillos.

-Además, son todo tíos. ¡Eso no es verdad!

Hay mujeres en política.

¿Presidentas cuántas?

-La alemana, la islandesa, en Nueva Zelanda...

-En España digo.

-Estaba la andaluza, pero la han mandado a casa.

La han mandado a casa a fregar. Nourdin.

¿Qué? No voy a permitir

ningún comentario machista.

Eso no es machista, es una broma. Bueno, ninguna broma, ¿vale?

Tampoco permitiría ninguna broma del tipo "moro de mierda".

¿Me pillas?

Lo pillo.

Nourdin, por ejemplo, está a punto de cumplir 18 años.

A vosotros os falta un poquito todavía.

Pero ¿alguien tiene ganas de cumplirlos para poder votar?

Yo. ¿Y qué votarías?

Al partido animalista.

Para compensar que he perdido el hámster.

(RÍEN)

La actividad política debería velar por los intereses de la comunidad.

Por el bien común.

¿Y eso qué es? ¿Un sobresaliente para todos?

Si ese fuese el bien común, habría que esforzarse,

habría que cooperar, ayudar a los compañeros,

disfrutar la asignatura. ¿Y si la asignatura no nos gusta?

Descubres por qué no te gusta.

Porque el profesor es una mierda.

Pues lo intentas cambiar. ¿Cómo?

Lo pones en común a ver si alguien más está de acuerdo

y propicias el cambio.

Eso es muy bonito, pero es solo un cuento.

No, no es un cuento. Eso es política.

Nourdin, ¿me ayudas?

Justicia,

paz social,

distribución de la riqueza,

cultura,

derechos,

respeto,

libertad...

"Independència".

Esa pulsera no entra en el lote.

Claro, para qué va a entrar. La cambio por unidad.

"Estic fins als collons".

Por más que grites, nadie te escucha.

A lo mejor, gritar no es la mejor manera de hacer política.

Luego bien que los políticos se pasan el día gritando.

Eso que veis por la tele no es política, es muy superficial.

Al final, son como perros ladrando en busca de poder.

Básicamente, eso es la política.

La búsqueda del poder.

No. Política y poder no es lo mismo.

Lo que tú digas, pero lo único que funciona

es la ley del más fuerte.

Y punto. -Y nosotros somos el ejemplo.

¿O no estamos aquí los nueve a la fuerza?

-Mira, tiene razón. Nos habéis marginado

y no nos habéis dado opción.

No, no. Se os ha marginado por una razón.

Os habéis saltado las normas.

¿Y si lo hace un profesor?

¿Qué?

No me mires así. ¿Si es un profesor el que se salta las normas?

Nosotros tenemos que responder por nuestros actos como vosotros.

Ya, eso no es verdad.

Os cubrís entre vosotros, como los políticos.

¿Sí? ¿Lo puedes demostrar?

Sí, lo voy a demostrar.

¿Cómo? Diciendo el nombre de un profe

que se ha acostado con una alumna. Eso que has dicho es muy grave.

Lo comparto con la comunidad. Además, es mentira.

¿Ves? Ya le estás protegiendo. No protejo a nadie.

A quien no proteges es a mí. Bueno, basta.

¿Me vas a callar a la fuerza? Nos estamos saliendo del tema.

Me callas porque tienes poder para hacerlo.

Esa es tu política.

Si tienes algo que denunciar,

le pides una cita a Ester y hablas con ella. En privado.

¿Voy ahora? No, después de clase.

Esa es tu libertad.

(Notificación)

(VÍDEO) "¿No vas a decirme nada, preguntar qué tal estoy

o cómo está la criatura, un 'felicidades' o algo?

¿Nada? ¿De verdad?"

No lo hagas.

Te vas a arrepentir si lo haces. Él lo pasará mal, pero tú también.

¿Y qué hago? ¿Me callo? Olvídale.

No puedo.

Sigues enamorada de él.

No sigo enamorada de él, pero me ha hecho daño.

Se lo quieres devolver por despecho.

Por rabia, sin pensar en las consecuencias.

Tú haces mil cosas sin pensar en ellas.

Joder, y aprendo.

Me da igual. El año que viene no estoy en el instituto.

Van a relacionar lo de Alberto con los coches. ¿No lo has pensado?

Sí, ¿y?

¿Cómo que "y"? Gus.

Yo no quemé los coches.

¿Perdona? Que no fui yo.

Fuiste tú.

La idea fue tuya.

Lo hablamos como hablamos mil cosas más.

No me jodas, Lena.

Tú compraste el bidón de gasolina,

lo escondiste en tu taquilla,

sabías cómo hacerlo. Yo no tenía idea.

No me jodas.

No me mires así, digo las cosas como son.

¡Lo hice por ti!

Te morías de ganas de montar un pollo.

Ya no estamos juntos en esto.

Sí, sí que estamos juntos.

Pero no te pones en mi lugar.

Tú quieres que calle

pero necesito hablar. Haz lo que te dé la gana.

¡No es eso, Gus, es lo que siento!

Me usa y me tira y en clase nos da lecciones

de valores, ¿te parece bien?

Hugo, que me ha dicho Ester

que necesitas ayuda para el "escape room".

Sí. Cuenta conmigo.

Muchas gracias. De nada. ¿Es a las 17:00?

A las 17:00. Una hora más o menos.

Debes estar con ellos, pero no les ayudes.

Oye, ¿y ellos saben algo de esto? No.

Sorpresa. ¡Ah! Anda.

Muy generoso por tu parte, ¿no?

Que quieras hacer algo por ellos después de lo que hicieron por ti.

No se sabe si fueron ellos todavía. Está bastante claro.

Además, no me lo hicieron solo a mí.

Quemaron cuatro coches. Pero el tuyo fue el primero,

acabaste en el hospital... Oye.

¿Quieres que te ayude o no? Sí, sí.

Solo digo eso, que me parece muy generoso.

Vale. Pues nos vemos a las 19:00. A las 17:00.

A las 17:00.

(Móvil en vibración)

(Móvil en vibración)

Dime. (CARLA) "Hugo".

Vamos a tener que dejarlo, al menos durante un tiempo.

¿Qué pasa? ¿Te vas de viaje o...?

"Ha pasado algo que no tenía previsto".

Mi marido ha vuelto.

¿Tu qué? "Mi marido".

Vamos a ver, ¿estás casada?

Si te digo que tengo marido es porque estoy casada.

Y me lo dices ahora.

Te lo digo cuando hace falta. "¿Cuando hace falta?"

Joder, me hubiera gustado que lo dijeras antes.

Hugo, a ver, que nuestra relación es muy superficial.

Eso lo dirás tú.

Creo que estás dramatizando un poco. "Ah, dramatizo".

A ver, no me ha parecido oportuno meter a mi marido en este asunto.

Vamos a ver.

¿Tú lo quieres?

Hugo, mira. Ahora en serio,

creo que deberías ir a un psicoanalista.

¡El consejo me lo da una tía que roba cubiertos

en los restaurantes! ¡Que te den por el culo!

-¿Perdona?

-Cariño, perdona. Cariño, amor.

Nada, que me tienen frita.

¿Vamos a por esas ostras? -Para empezar está bien.

(RÍE)

"¿Qué hay en la bandeja, Hugo?"

¿Mi desayuno? ¿Lo has preparado tú?

Es...

Está muy guay.

El desayuno más maravilloso que he visto nunca.

Venga, vamos a hacer una foto. Coge la bandeja y sonríe.

Venga.

Más sonrisa.

A ver, esperad, chicos.

Tenéis que ir al gimnasio. -¿Ahora?

-Sí, es muy importante.

¿Importante? ¿Qué dices? Bueno.

Por favor. Sin quejas, ¿vale?

-Estamos fuera de horario.

-Ya lo sé, pero será algo rápido seguramente.

Vamos, que cuanto antes vayáis, antes saldréis.

Vamos. ¡Venga!

(Notificación)

¿Tú qué, mudito? ¿No vienes?

-Me ha salido un asunto. -¿Qué asunto?

-A ti qué te importa. -¿Puedo ir contigo?

-No.

-Me das una de cal y otra de arena.

No eres tan guapo, ¿sabes?

Ese rollo de tío oscuro me tiene bastante chinada.

-Me caes bien, Marga.

Pero...

-Te doy miedo.

Piensas que te voy a violar.

-A lo mejor me gusta y todo.

-Seguro que te gustaría.

-Lo que se promete se cumple. -Se cumple, claro que se cumple.

-Te invito al Burger. ¿En una hora en la puerta?

¿Sí?

¿Y el profe?

-Ni puta idea.

Yo se supone que había quedado a y media, o sea...

¡Eh, eh! Coño.

-¿Qué es esto? -¿Qué ha pasado?

-¿Qué hay ahí? ¿Qué es eso?

-Hostia, una luz. ¿Qué cojones? -¿Vamos?

-Parece que alguien nos está gastando una broma.

Sí, pues a mí la bromita no me hace ni puta gracia.

¿Qué pasa, tío?

(MURMURAN)

Sí, sí. Hostia.

¿Este tío tan feo quién es? Yo qué sé.

Es una "tablet".

¡Es cosa de HIT!

¡Chicos!

Aquí hay un candado.

-¿Qué dices?

Acabo de entrar por la puerta. -Mira.

-No estamos solos, debe haber alguien más.

-¡Hugo!

¡Hugo, sal! Sabemos que estás ahí. Ni puta gracia, tío.

¡Hugo! -Qué cabrón, nos dejó encerrados.

-¿Puede hacer eso?

-Puede hacer lo que le dé la gana. -Pues vamos a verlo.

(TELEVISIÓN) "Estamos en grave peligro.

Un virus informático está alterando los algoritmos

de todos los sistemas de seguridad del planeta.

El riesgo de un conflicto nuclear es inminente.

Nos vemos obligados a actuar de inmediato

para remediar esta crisis.

Solo nos queda una última esperanza:

vosotros".

-Flipo.

(TELEVISIÓN) "Hay un 'pen' oculto en el colegio Anne Frank.

Contiene un cortafuegos que es el único medio

para evitar el caos y el exterminio de la humanidad.

Tenéis que encontrar el 'pen' antes de que el ciberataque

adquiera proporciones irreversibles.

Y para ello disponéis de muy poco tiempo.

Solo una hora.

La cuenta empezará ahora,

en 120 segundos.

Suerte".

¿Qué pasa?

¿Problemas en el paraíso?

¿O no os gusta jugar a los "escape rooms"?

No nos gusta dar clase cuando se han acabado las clases.

Para conseguir el bien común os vais a tener que asociar

y tomar decisiones políticas.

Coordinación, liderazgo...

En fin, las herramientas del tema

que me habéis intentado reventar esta mañana.

Pero como soy muy generoso,

os doy otra oportunidad para que me demostréis

que sabéis trabajar juntos.

Muy bien, muy generoso. ¿Y si no queremos jugar?

Pereza.

Te puedes aburrir una hora

pensando que hacer cosas no sirve para nada.

Es lo que hace quien no vota.

¡Bomba!

Yo ahora tengo un excitante encuentro

con vuestros familiares, así que os dejo en manos de Alberto.

Él no puede hacer nada, solo os va a acompañar,

pero todo depende de vosotros.

La "tablet" os irá guiando.

Suerte.

(GUS) ¿Le doy?

Sí. Sí.

(TELEVISIÓN) "El juego comienza aquí, en el gimnasio.

Todas las puertas que comunican con el colegio están cerradas.

Tenéis que averiguar cómo salir

y, a la vez, encontrar la pista

que os lleve a la siguiente prueba.

La clave que hay que descifrar es...".

(Música)

¿Es coña?

# Un globo, dos globos... #

-Qué mierda de canción.

-Hostia, qué miedo.

# La luna es un globo # que se me escapó.

# Un globo... #

(TELEVISIÓN) "'Commencing countdown'".

(Pitidos de reloj)

Hola, buenas. -Hola.

¡Hola! Bienvenidos. ¿Qué tal?

Podéis ir sentándoos.

Hola, Nuria. ¿Qué tal? Bien.

¿Y los padres de Lena?

No han llegado todavía.

Sé que su hija y Gus se han hecho amigos

y me gustaría, no sé,

conocerlos algo mejor. Sí.

Todo está yendo muy bien.

¿Sí? Sí, no te preocupes.

Muy bien. Gracias.

Siéntate. Bienvenida. Gracias.

A ver si llegan.

Perdona.

Trabajas en telefonía, ¿verdad? -Sí.

-Me gustaría eliminar un contacto.

Que no pudiera comunicarse conmigo, no sé si se puede hacer.

-Sí, es fácil. Luego te lo explico.

-¿Sí? -Sí, sí. Fácil.

-Gracias.

Hay que lavarse con agua fría, Hugo.

Y ducharse con agua fría también.

El calor nos hace débiles.

He hecho todo lo posible, cariño.

Pero las cosas entre tu padre y yo han llegado a un punto que...

es imposible seguir.

Me voy.

Soy muy infeliz en esta casa.

Me ahogo.

No me vas a perdonar, ¿verdad?

(Notificación)

¡Allí! -¿Qué?

-Joder, los globos.

"Onze".

¿"Onze"? ¿Qué es eso? ¿Qué dices?

Pues once, joder. Ah.

Once... pero ¿once qué?

Ahí dentro hay algo.

-Tenemos que ver lo que es.

Yo paso.

Jugamos todos, es un "escape room".

¡Que no nos pueden encerrar porque sí!

¡A ver, Lena! -Déjala, no quiere jugar.

Eso está muy alto. ¿Cómo llegamos?

Abre la puerta, me quiero ir.

Y yo quiero hablar contigo, Lena, por favor.

Deja de amenazarme.

No me toques. Escúchame.

Tú llevaste la iniciativa y lo sabes. ¿Sí o no?

Ay, déjame.

Ahí. Espera, más a la derecha. Más, ahí.

Ahí. Ahí está. ¿Quién se va a subir?

-Nourdin.

Eres el más alto, tío.

Venga, va, tranqui, que te sujetamos todos.

Imposible, no llego.

Tienes que saltar.

¿Saltar? ¿Estás loco? Que me abro la cabeza.

Va, que no pasa nada.

Que no. Qué fácil decirlo desde ahí.

(TODOS) ¡Nourdin, Nourdin!

¡Nourdin, Nourdin!

¡Nourdin, Nourdin, Nourdin!

¡Nourdin, Nourdin, Nourdin!

-Ahí, ahí.

Ester, Ester. Perdona la tardanza. No...

No os preocupéis, si no hemos empezado todavía.

Estamos bastante desconcertados.

-Sí. ¿Ah, sí? ¿Y eso?

No teníamos ni idea de que Lena asistía a este tipo de clase.

A mí me llegó un permiso con tu firma.

Lena la falsificó.

¿Por qué creéis que ha hecho eso?

Quiere ser solidaria con sus amiguitos.

-Está totalmente abducida por esta pandilla.

Bueno, si no estáis conformes,

yo puedo... Perdón por el retraso.

Lo siento, he tenido un contratiempo.

Me alegra veros.

Hoy estás en mi territorio, no me vas a poder echar a empujones.

Este es territorio de todos. ¿O no? Eso es. Sí.

Vamos al lío. Venga, al lío.

Eso es, vamos al lío.

Nos vamos sentando.

Bueno, muchísimas gracias a todos

por haber hecho el esfuerzo de venir.

Me hace ilusión veros en este aula.

Llevamos un mes trabajando con las clases de Hugo.

Faltan tres semanas para que acabe el curso

y hemos pensado que es un buen momento para transmitiros

cómo evolucionan vuestros hijos

durante todas las experiencias que están experimentando...

Básicamente, tenemos el ciclo 1,

en el que vuestros hijos han tomado conciencia

de que tienen un problema.

Esa fase está superada.

El ciclo 2, en el que vuestros hijos

han sido conscientes de que existe una solución

y que está en sus manos.

Fase superada también.

Y el ciclo 3, en el que toman conciencia de que...

no son solo individuos.

Pertenecen a un colectivo llamado humanidad.

(MURMURAN)

Básicamente, tenemos dos beneficios.

Uno.

Al apartar a vuestros hijos,

la violencia en el colegio está disminuyendo.

(MURMURAN)

Beneficio número dos:

vuestros hijos están aprendiendo

a sociabilizar, a saber lo que es un grupo,

lo que es interactuar. Disculpa.

Sigues insistiendo en culpabilizar a nuestros hijos.

En responsabilizarlos.

Me gustaría saber cómo mi hijo,

que vive en una burbuja sin amigos, afecta al resto.

-¿Y mi hija Lena cómo puede ser una mala influencia?

-No creo que nuestros hijos sean lo peor que hay en estas aulas.

Yo tampoco. A ver. Tú has dicho

que son... He dicho lo yo que he dicho.

No lo que inventáis que yo digo.

¿Podemos escuchar lo que yo digo?

A ver. ¿De verdad os cuesta tanto?

¿Tengo que ir caso por caso? Igual sí.

Tu hijo tiene un trastorno de la personalidad antisocial.

¿Y eso qué significa?

Que va a la suya, que se aísla,

que se la suda lo que sientan los demás.

¿Qué haces, tío?

-Quiero mi dinero y la foto que me hiciste.

-Tranqui, te juro que la he borrado.

-Dame el móvil.

-No, tío, es mi móvil y no puedo...

(GRITA)

¡Estás loco, tío!

¡Hijo de puta! (GRITA)

Vaya chusta. ¿Ahora qué hacemos?

Ahora hay que ordenarlo. -No, imposible.

-Tenemos que formar una frase

y esta tendría que ser la pista.

Podrías ayudar un poco también, ¿no?

-A ver, es de este hombre, que a saber quién es.

-Veamos.

-Por aquí eso.

Con las leyes

pasa como...

Con las salchichas.

Es mejor... No ver cómo se hacen.

Claro. Es esto, sí. Ahí tienes tu frase.

"Con las leyes pasa como con las salchichas,

es mejor no ver cómo se hacen. John Godfrey Saxe".

Y esta tendría que ser la pista.

Pensemos.

¿Qué cojones hemos comido hoy? -Garbanzos.

-Joder, y salchichas.

-Claro. -Tenemos que ir a la cocina.

Qué guay. Va.

-Deja de quejarte y piensa algo tú también.

A mí no me hables así, catalán.

No colaboras, españolita.

He dicho que no iba a colaborar.

No te quejes, no la hubieseis sacado sin mí.

Ya, ya, chicos, ya.

Vale, ¿qué hacemos con el candado? -Necesitamos un número.

-Tiene que estar aquí por cojones. Venga.

Pues lo buscamos.

-¡Lo tengo! 1887. -Claro, pues ese es el código.

-Pues vamos. -¡Vamos, venga!

Corre, corre. -1887.

-Va, va.

¡Olé! -Bien, vamos.

Oye, insisto en que esta reunión es positiva.

Queremos deciros que están haciendo un esfuerzo.

Están creando un grupo sólido.

Eso hace que su autoestima suba.

Empiezan a atreverse a exteriorizar sus inseguridades, sus miedos...

Los dolores.

El hermano fallecido,

la madre ausente,

el miedo a no cumplir las expectativas familiares,

el complejo de inferioridad,

el miedo a no encajar,

a ser rechazado.

La patria del corazón,

que es la familia, hecha añicos.

La voracidad,

ese agujero negro insaciable que siempre quiere más, más.

¿Hablas de mi hija?

Estoy hablando de una niña

a la que jamás se le ha dicho que no.

(Pitidos de reloj)

Ya está, ¿dejamos de hacer el tonto?

Ni caso, mola mazo. ¿Estoy hablando contigo?

Eres una brasas. No sé cómo la soportas.

¿Nos vamos?

Yo me piro.

Lena.

-¡Te jodes! No te queda más remedio que jugar.

Hay una clase con una ventana sin verja.

Saltamos y nos piramos, por favor. Yo quiero seguir jugando.

¿No ves que el único que juega es el profesor?

¿Seguirás así hasta final de curso?

Te gusta ser el líder, ¿no?

Y a ti, Lena, ¿qué te gusta?

¿Alguien se viene y dejamos de hacer el tonto?

Nourdin, ¿tú?

No. Yo me quedo.

Silvia, vamos.

Silvia, te estoy hablando. Vamos.

No.

¿Qué haces aquí?

Deberías estar con el grupo.

Pues no, Lena.

Quien tendría que estar con ellos eres tú.

Ayúdame a salir.

¿No me has dicho que no podía intervenir antes?

Alberto, ayúdame a salir o... ¿O qué?

¿O qué?

¿Otra amenaza? ¿Eh?

Amenázame lo que te dé la gana, Lena.

Ya no te tengo miedo.

¿Me tenías miedo? Pues sí.

Sí, te tenía miedo. Pero ya no.

No te creo. ¿No?

Mira, Lena. En el edificio de ahí están reunidos los padres.

Así que ahora vamos a salir

y vamos a ir juntos a contárselo todo.

Nos vamos a ir ahora, sin pensar.

No tienes cojones. Vamos y te lo demuestro.

Vas a ir a la cárcel, que tenía 15 años.

Prefiero la cárcel a tu cárcel.

¿Y tu mujer?

Por favor, ¿ahora te preocupa mi mujer?

¿Qué haces?

¡No! No.

Me muero de ganas de ver tu cara cuando lo cuentes.

¿Qué haces? ¡Eh! No te vas.

No te vas.

(TABLETA) "Enhorabuena.

Si habéis llegado hasta aquí,

quiere decir que habéis conseguido resolver la primera prueba.

Habéis conseguido trabajar en equipo,

habéis conseguido poneros de acuerdo para salir del gimnasio.

Pero nunca conseguiréis salir del colegio

si no sois capaces de encontrar una palabra

de 12 letras que os une a todos.

¿Cuál?

Os daré una pista:

estáis en una cocina.

En vez de encontrar la palabra que necesitáis,

podéis cocinarla".

-Una palabra que nos une a todos.

-Fácil. Fiesta.

-¿Fiesta tiene 12 letras? -Anne Frank tampoco, son nueve.

Este tío ha dicho que cocinarla.

Vale, ¿y cómo la cocinamos? -No, yo paso de cocinitas.

-Muy machito, claro.

-¡Si me la paso el día en la cocina! -No podemos rendirnos ahora.

Hay que demostrar que no somos unos pringados.

-Vale, ya. Para cocinar hacen falta ingredientes

y ha puesto la primera letra de cada uno.

"S", sal. Hay que buscar 11 más.

-Claro.

-¡Venga, a buscar!

-"A" de albahaca. -"L" de lenteja.

-"D" de dátiles. Orégano.

Canela.

-Espárragos y... -¡Nuez moscada!

Están todas, ¿no?

Adolescencia. -Ah, vale.

-Adolescencia. Ahí está.

-Ostras, ¿cómo ha hecho eso?

-Este pavo está loco. -Es magia.

-¿Un libro?

"Rebelión en la granja". -Un papel.

"Es una verdad que con frecuencia en política se aprende del enemigo".

Vladímir Lenin. -¿Eso qué quiere decir?

-El enemigo.

Joder, la pista. -Vale, pero el enemigo de quién.

-De los animales. He leído ese libro.

Hay que averiguar cómo se llama el cerdo.

-¿Dónde está Alberto?

-Alberto se ha ido detrás de Lena hace un rato.

-¿Y dónde está?

-Yo qué sé. -¡Napoleón!

Es el nombre del enemigo de los animales.

¡Eh, Napoleón!

Vale, Napoleón. Genial.

¿Y eso nos lleva a...?

-Yo creo que sé adónde.

Es este.

Lo he visto cuando he devuelto "Menos que cero".

-¿Qué es eso? -Tío, una novela de Easton Ellis,

el de "American Psycho". -Ah.

Tú lees mucho, ¿no?

Sí, me gusta. -Olvídate de Lena.

Estará esperando a que salgamos.

Además, este pavo nos pide un código y lo necesitamos para salir.

-¿Y si todo fuera mentira?

¿Y si no hay escapatoria y quiere que parezcamos unos tarados?

-A lo mejor lo somos.

-Habla por ti, guapa.

-¿De qué le sirve a HIT hacernos sentir como unos imbéciles?

Eso es. Va, venga.

-Venga, va.

¿Cuántas cifras tenemos que encontrar?

-Aquí hay dos. -Pero es que aquí no hay números.

-Pero hay lunares.

Treinta. ¿Seguro?

Sí, 30. Prueba 30. -¿30?

(Gong)

Vaya crack, tú.

Vaya crack. -Vale.

(TABLETA) "Adivina, adivinanza.

Vais en un avión.

Delante tenéis un caballo,

detrás un camión".

¿Este tío es gilipollas o qué?

¿Otro puto código?

-Hay que resolver la adivinanza.

-A ver. Vais en un avión.

Delante tienes un caballo

y detrás un camión. ¿Qué puede ser esto?

Venga, va. No me creo que no haya nada positivo que decir.

No seáis tímidos.

¿Nadie ha visto ningún cambio, por pequeño que sea?

¿Nada?

¿De verdad?

No me lo puedo creer.

Erika tocó fondo el otro día.

Va a ir a rehabilitación cuando termine el curso.

Bueno, muy bien.

Marga está menos violenta, ¿no?

-Por lo menos hemos dejado de gritarnos.

¿Sí? Jaco limpió la cocina antes de ayer.

Lo hizo mejor que yo.

-Pues Darío lleva cenando con nosotros toda la semana.

¿Y os cuenta algo? ¿Habla?

No, pero bueno, por lo menos le vemos comer, ¿no?

¿Nourdin?

Nourdin está buscando trabajo para el verano.

Muy bien.

¿Silvia?

Sigue yendo al psicólogo.

-Esperemos que salga adelante. Saldrá adelante.

Todos van a salir adelante

si saben que pueden contar con vosotros.

No es fácil apoyarlos cuando no los entiendes.

Son adolescentes, no se entienden ni ellos.

La adolescencia es la época del malestar.

Yo debo de ser adolescente,

porque el malestar lo llevo encima.

Y eso me bloquea.

No puedo ayudarle.

¿Por qué no le pides que te ayude a ti?

Lo hace.

¿Y aceptas su ayuda?

Bueno. ¿Sí?

¿Te vas? Raúl.

Raúl, ¿qué estás haciendo ? Raúl.

Si te quieres ir, adelante.

Igual plantéate qué te incomoda, por qué te quieres ir.

¿Esto que es, el colegio Anne Frank

o una escuela de padres?

-Raúl, por favor. -Por favor no. ¿No le escuchas?

Nos está evaluando a nosotros.

¿La próxima es matricularnos y seguir sus clases?

-No es así, no está diciendo eso. -¿No? ¿Qué está diciendo?

-Pero ¿lo has estado escuchando?

-¿No ves que es ridículo? Llega aquí, lo remueve todo

y acabamos recibiendo terapia. ¡Por favor!

-Claro, eso ya lo haces con tu mujer.

-Discúlpenlo, que no puede soportar que la niñita de sus ojos

esté metida en de este grupo. Perdón.

-Es esa absurda obsesión que tiene por estar...

con esa gentuza.

-¿A quién estás llamando gentuza?

¿Qué tienes que hablar de mi hija?

¡Subnormal! -Lo que yo no voy a hacer...

¡Lo que yo no voy a hacer es pedir disculpas

por tener una hija que no se droga,

no chantajea a nadie,

que no grita y que no tiene que ver con ninguno de vuestros hijos!

(HABLAN A LA VEZ)

Deja de hacer el imbécil. -¿Esto sabes quién lo ha provocado?

¡Tú! Que te da igual

el sufrimiento de los demás, parece que lo disfrutes.

-No quería molestar, pero... ¿Quién eres tú?

(HABLA EN CATALÁN)

-Soy Miguel, el padre de Gus.

¿Puedo sentarme por ahí? Sí, sí.

Ni hablar, de ninguna manera. -¿Cómo que no?

-No puedes plantarte aquí, de repente.

-Claro que puedo, soy su padre.

-Ser padre es un trabajo a tiempo completo.

-Te llevaste a mi hijo a otra ciudad.

-En Barcelona me estaba muriendo.

-Tenemos la custodia compartida.

-Eso díselo a él.

-Puedo denunciarte.

Veo que tenéis muchísimas cosas que hablar,

pero sintiéndolo mucho, este no es el espacio para hacerlo.

Lo siento, esta señora tiene a mi hijo secuestrado.

-No te quiere ver.

¿Qué hago? ¿Le obligo? En serio, no nos podéis hacer esto.

Lo siento, pero me veo en la obligación de decirte que...

que salgas al pasillo.

Tengo derecho a estar aquí. -No tienes derecho.

-Tengo todo el derecho... -No tienes ninguno.

¡Ya, ya! ¡Eh!

¿Te puedes callar?

¿Yo? Sí.

Has interrumpido la reunión.

Lo mínimo que puedes hacer es sentarte y cerrar el pico.

Y tú, por favor, por favor,

deja de hacerte la víctima.

Porque yo aquí la única víctima que veo es Gus.

Es lo que pasa cuando se utilizan los chavales

como moneda de cambio en un divorcio.

Pero estáis aquí los dos.

Supongo que porque le queréis.

Enhorabuena.

Ser padre es jodido.

Muy jodido.

Por eso no tengo hijos.

Pero ¿alguien se plantea alguna vez

por qué tiene hijos?

¿Para qué tenéis hijos?

¿Alguien se lo ha planteado?

Está claro que no elegimos nacer.

Aparecemos en este mundo como por arte de magia, ¡pum!

En una familia que nosotros no hemos elegido.

¿Qué le vais a contestar si un día vuestro hijo os lo pregunta?

¿Por qué?

Sería un primer paso.

Un paso gigante.

Quedan diez minutos para que acabe el "escape room".

Voy a ver cómo les ha ido.

Si lo han conseguido,

saldrán por la puerta principal del otro bloque.

Pero, por favor, tanto si lo consiguen como si no,

aplaudidles.

Celebradles.

Sed generosos con el amor.

¿Hasta cuándo me vas a tener aquí?

No sabes ya ni qué hacer.

¡Ey! ¿Qué haces?

¿A quién llamas? Estoy mirando la hora.

En ocho minutos se acaba el "escape room".

¿Y luego qué?

Preguntarán por nosotros, digo yo.

Lena.

¿Qué quieres? ¿Arruinarme la vida, es eso?

Me la has arruinado tú a mí. Pero ¿qué dices?

¡Tienes 17 años, te queda toda la vida por delante!

Una vida que me da igual. No digas eso, por favor.

Lena.

Si me quisieras de verdad...

¿En serio dices que si te quisiera de verdad?

¡Eres tú el que no me quiere!

El que me echa a patadas, me deja tirada, no yo.

¡Que eres una niña!

¿De eso te das cuenta ahora?

Dios.

Lo que tenemos que hacer

es irnos.

Coger un coche y desaparecer.

No.

(Móvil en vibración)

(Móvil en vibración)

¡HIT!

¿Qué te ha pasado? Hay un tío ahí fuera.

Me ha pegado y se ha llevado mi móvil.

Lleva siguiéndome con el coche un rato.

No sé qué quiere, está loco.

Baja la ventanilla.

¿Qué quieres? El teléfono de mi hijo.

¿Qué? Que bajes la...

Como te largues, te denuncio. Tengo tu matrícula.

Sigue acosando a chavales y te reviento la cabeza.

Dame el teléfono.

¡Dame el teléfono!

¡Su hijo es un chantajista!

Que le jodan. ¡Que os jodan a los dos!

-Gracias.

¿Me devuelves el móvil? Borra tu perfil de esa puta página.

La última vez que te lo digo.

Y esto me lo quedo yo.

Vamos.

Te podrías levantar a ayudar un poco, ¿no?

Estoy cansado, hermano. Esta verga no se me da bien.

Lo que eres es un jeta. Venga, levanta.

No nos va a dar tiempo.

Un avión, un caballo y un camión.

Un avión que tiene delante un caballo y detrás un camión.

¿Ves? Es que les dije que se me daba de puta madre.

-¿Cuántas letras tiene el código? -Aquí pone siete.

-Podrían ser "caballitos", pero son diez.

-Ya, y "carrusel" son ocho.

No, pero es no es un carrusel. ¿Cómo se llama esto?

Coño, un tiovivo.

¡Eso, eso! Claro.

Y "tiovivo" tiene siete letras. ¡Va, va! Vamos.

(TABLETA) "Compromiso.

Una obligación que cada uno de nosotros

contrae de manera voluntaria

hacia el resto de la sociedad.

Este puede hacer que una persona

apoye causas que no le afectan de manera directa,

como hizo el 20 de marzo de 1852

la escritora Harriet Beecher Stowe

al escribir un libro que se convirtió

en un alegato contra la esclavitud".

-Tú, ¿qué? ¿Qué libro es ese? -No sé, no tengo ni idea.

-¿Tú no dijiste que leías? -Leo, pero no me sé todos sus libros.

-Tiene muchos libros, mira.

-Un alegato contra la esclavitud.

-"La cabaña del tío Tom".

-Venga, a buscarlo.

¡Hola, chicos! Que os pilla el toro.

No, que esto es muy difícil, coño.

Oye, ¿y Alberto? Ha ido a por Lena.

¿Cómo "a por Lena"?

Se ha rebotado y se ha ido, no quería jugar.

¿Cuánto hace de eso?

Más de 20 minutos. (JACO) ¡Aquí está!

"La cabaña del tío Tom".

¡Bingo! Seguid con esto, que casi lo tenéis.

Espera, que tiene una carta.

¡Vamos, vamos! Espérate.

"Enhorabuena, habéis encontrado el cortafuegos".

-¡Bien, venga! Joder.

Espera, que no ha terminado.

"Ahora solo tenéis que salir del centro.

La llave la tiene una chica de vuestra edad

que no pertenece a vuestro grupo,

pero que siempre está con vosotros".

-Joder. Esto es de coña.

(RESOPLAN)

-¡Puto HIT!

Bueno, nos vamos moviendo, porque los chicos

deben estar a puntito de salir

y deseosos de vernos a todos.

Va a ser muy emocionante, vamos.

¿Has vuelto a fumar? -Sí.

-Yo también.

-No se puede fumar acá dentro. ¿Lo saben?

Hay que salir a la calle.

-"OK".

-Hasta luego. -Hasta luego.

Esa tía es imbécil.

-Nuri... -No me llames Nuri.

-Permíteme hablar con Gus, te lo suplico.

-Te digo que es cosa suya.

-Entonces, ayúdame.

-¿Que te ayude? -Sí. A hacerle entrar en razón.

Soy su padre, me he enamorado de otra que no es su madre,

pero no es un delito.

-Pero nos duele, ¿entiendes?

-Te duele a ti. -Y a él.

-A él por ti.

Porque vas exhibiendo tu dolor.

-¿Exhibiendo? -Sí, exhibiendo.

¿Cuánto pesas, Nuria?

-"Una chica de vuestra edad que no pertenece a vuestro grupo,

pero siempre está con vosotros".

Anna Frank. Joder.

-Anna Frank. -Anna Frank.

Ha sido él.

Alberto me ha cerrado y...

Después hablamos tú y yo. Sal.

Están tus padres.

¡Vete!

Hugo, de verdad. No tengo...

la menor intención de justificarme.

Lena no es lo que parece.

¿Ah, no?

A mí me parece lo que es:

una niña.

Perdida, vulnerable, pidiendo atención.

Y tú eres un oportunista y...

Me voy a callar.

Solo espero que asumas la responsabilidad

con todas las consecuencias.

(Aplausos)

Pero ¡bueno!

¡Bueno!

¡Venga!

-¿Qué hace aquí?

-Gus. -¿Que qué hace aquí?

-Gus, vamos a cenar.

-¿A cenar? -Los tres.

-Conozco un japonés...

-"Fill". -¡Gus, Gus!

-¿Qué te pasa?

Nada. Estás emocionada, ¿no?

Sí.

¿Vamos? Sí.

¿Sí? Pues nada más.

Alberto, ¿has visto a Hugo?

Lo he buscado pero... Ester.

No lo encuentro. Ester, Ester.

Te voy a dar un disgusto.

No sé por dónde empezar.

(Teléfono)

(Teléfono)

(Teléfono)

(CONTESTADOR) "Hugo, ¿cómo estás?

Voy a ir a Madrid un par de días

y he pensado que a lo mejor podríamos vernos

si te apetece.

Me buscas un hueco.

Lo que sea me lo dices, ¿de acuerdo?

Vale, cuídate mucho".

(ERUCTA)

¿Ya no te gustan las bromas de tu viejo o qué?

-No me gusta que estés aquí. -Es cuestión de días.

-Siempre dices lo mismo y nuca es. -¡Hugo!

¿Sigues llevando mal lo de dar dos besos o...?

Ven aquí. Eso quiero que hagamos hoy.

Las paces con el pasado.

Por eso os pedí que trajerais un objeto

relacionado con algún pasaje doloroso con vuestra familia.

Dios no escucha a los pobres, Andrés,

por eso vamos a ser ricos.

En cuanto salga de aquí. He traído esto:

la última foto con mi madre.

Sigues bebiendo, claro. A todas horas.

Hasta durmiendo bebo.

"Será mejor que lo dejemos para cuando nos veamos"

No estoy seguro de que quiera volver a verte.

Esto no puede continuar. Yo quiero perderte de vista.

El curso que viene no me ocuparé del colegio.

Se va a pique. No creo que haya curso que viene.

¿No irás a vender el colegio?

No es el momento de hablar. No puedes hacerlo.

Respira, por favor, y mete la tripa. -La meto, que me estáis ahogando.

Claro, estás gorda y no te cabe el vestido.

¿Por qué funcionáis así? -Lo que le recrimino

es que se haya conformado con una vida mediocre.

Sé que no eres como tus hermanos. Son listos,

están delgados... ¡Ya!

¿Qué quieres hacer con nuestra mierda?

¿Contársela a tus fans, escribir un puto libro?

Dije que os curaría y es lo que hago.

¿Curarnos? ¿De qué? Del resentimiento.

Los problemas que no encaras no desaparecen.

Siguen ahí, se van haciendo una bola.

Una bola de pólvora.

El día menos pensado,

por cualquier chorrada te revienta en la cara.

¿Qué haces con eso? Dámela, por favor.

No está ni cargada. Por favor, dámela.

¡Que me la des! No te la voy a dar.

No la toques, es de mi padre. Está en la cárcel.

¡Corre! ¡Corre! ¿Por qué lo haces?

¡Corre! ¿Por qué?

¡Corre! Vale, vale, Andrés.

HIT - Capítulo 7: Cuidados intensivos - Ver ahora

Capítulo 8: El historial

No recomendado para menores de 16 años HIT - Capítulo 8: El historial - Ver ahora
Transcripción completa

Estamos en grave peligro.

-Hugo, ¿estás bien?

¿Todo bien?

-Cometimos un error. ¿Enamorarte de mí ha sido un error?

Sí, el mayor de mi vida.

-Quiero hablar con mi hijo. -"¡Déjala!"

-"¿Qué hice para que me trates así?" -¿En serio lo preguntas?

¿Y si un profesor se salta las normas?

¿Lo puedes demostrar? Lo demostraré.

¿Cómo? Diciendo un profesor

que se acostó con una alumna. Te vas a arrepentir.

¿Qué hago? ¿Me callo?

Van a relacionar lo tuyo con Alberto con los coches. ¿No lo has pensado?

Gus, yo no quemé los coches.

¿Perdona? Que no fui yo.

Que fuiste tú.

El "escape room" no puede ser hoy. ¿Por qué?

Va a coincidir con la reunión.

No les iría mal aprender a estar solos.

A ninguno nos vendría mal.

Vamos a dejarlo, al menos durante un tiempo.

¿Te vas de viaje o...?

Mi marido ha vuelto. ¿Tu qué?

Quiero mi dinero y la foto que hiciste.

Dame el móvil. -No, es mi móvil y no te lo...

(GRITA) Para conseguir el bien común,

os vais a tener que asociar y tomar decisiones políticas.

Os doy otra oportunidad para que me demostréis

que sabéis trabajar juntos.

(TELEVISIÓN) "La cuenta atrás empezará ahora".

Básicamente tenemos el ciclo 1, en el que vuestros hijos

tomaron conciencia de que tienen un problema.

Esa fase está superada.

El ciclo 2, en el que vuestros hijos

han sido conscientes de que existe una solución

y que está en sus manos.

¿Venís y dejamos de hacer el tonto?

Nourdin, ¿tú? No.

Silvia, vamos. No.

Fase superada también.

Y el ciclo 3, en el que toman conciencia

de que no son solo individuos.

Pertenecen a un colectivo llamado humanidad.

Borra tu perfil de esa puta página.

¡Tu hijo es un chantajista!

Esto me lo quedo yo. Lo que tenemos que hacer es irnos,

coger un coche y desaparecer.

Solo espero que asumas la responsabilidad

con todas las consecuencias.

¡Bueno!

Alberto, ¿has visto a Hugo? Lo he estado buscando...

Ester. No lo encuentro.

Ester, Ester. Te voy a dar un disgusto.

No sé por dónde empezar.

-(CONTESTADOR) "Hugo, voy a ir a Madrid un par de días

y he pensado que podríamos vernos".

Más, más a la izquierda.

Ahí pierde protagonismo. Más alejado del otro.

A ver. Ahí estará bien.

Ahí, dejadlo ahí.

Tú y tus niños perdidos.

¡Hugo!

¿Sigues llevando mal lo de dar dos besos?

¡Ven aquí!

Te huele el pelo a humo. ¿Fumas?

No, ese vicio no lo tengo.

Tú estás guapa.

Y tú estás muy flaco y ojeroso.

Con ese aire que te encanta de... Perdedor.

"Niños que nos miran".

Demasiada tristeza, ¿no? Bueno.

En tu línea.

Tu visión de la infancia.

Yo qué sé. Tú eres la artista, tú sabrás lo que quieres comunicar.

A medida que pasa el tiempo,

más dudas me entran acerca de mi trabajo.

¿Te has constipado? No.

Perdón, ¿este dónde va?

-Eso va al fondo.

Cariño, no puedo hacerte mucho caso.

La inauguración es mañana y hay muchísima obra que colgar.

Nos vemos.

¿Qué te parece si cenamos juntos esta noche?

Venga.

Te vienes a casa y te cocino algo. No, vamos a un restaurante.

¿Qué pasa? ¿No te fías de mí? Cocino bien.

Claro que me fío, pero no quiero darte trabajo.

Venga, prometo no sacar ningún tema personal.

No te líes mucho con la cena. Con una ensalada será suficiente.

A las 21:00 en mi casa.

Cuídate.

(TOSE)

(GRITA)

Siempre picas, canijo.

Dale un abrazo a tu padre.

Vale. Ni cariño.

¿Qué pasa, ya no te gustan las bromas de tu viejo o qué?

-No me gusta que estés aquí.

-Pero si esto es cuestión de días. Salgo ya.

-Siempre dices lo mismo y nunca sales.

-Esta vez sí.

Me lo ha dicho el guardia.

Es un error, yo no tendría que estar aquí.

-¿Hablo con el abogado o qué?

-No seas agonías, que está todo bien.

Tienen un lío arriba con los papeles, yo no sé,

pero la semana que viene me chutan.

-No te has metido en ningún lío, ¿no? -No.

-¿Palabra?

-Pareces un juez.

-¿Y ese diente qué?

-¿Qué diente?

-El que estaba y ya no está.

-Se cayó.

Tengo la boca hecha una pena, iré al dentista cuando salga.

-Entonces, ¿sales?

-¿No te digo que la semana que viene?

Lo primero que vamos a hacer

es ir a comprar ropa guapa para ti y para mí.

Luego, recogemos a la yaya y nos vamos a Torrevieja.

¿Cómo anda?

-Bueno.

Cada día está un poco peor, pero ya sabes. Bien.

-Se va a acabar eso de que siga trabajando, ¿me oyes?

Se va a acabar.

La mujer ya está mayor para ir limpiando la mierda de nadie.

-Sabes que todas las noches reza por ti, ¿no?

-¿Y el cole? ¿Bien?

-Bien, tenemos un profe nuevo.

-¿Y qué tal?

-Bueno, es raro, pero me mola.

-¿Raro? ¿Cómo que raro? ¿No será de esos que te meten mano?

-Que no, papá. Es...

Este es un crac. Es, no sé, nos hace pensar,

hablar.

-Pensar, pensar.

Las cosas no hay que pensarlas demasiado.

Mírame a mí.

Me he pasado toda mi puta vida pensando. ¿Para qué? Para nada.

Dios no escucha a los pobres, Andrés.

Solo a los ricos.

Te lo he dicho muchas veces. ¿Te lo he dicho o no?

Por eso vamos a ser ricos.

En cuanto salga de aquí.

Me voy a chulear delante de los hijos de puta

que me han metido en este sitio.

Te voy a decir una cosa, Andrés.

En la vida

no hay que aguantarse con lo que a uno le toca.

Si el mundo te jode,

tú jodes al mundo.

¿Estamos?

¿No habíais quedado a las 21:00?

Ya la conoces.

Llegará media hora tarde, dirá que mañana madruga.

A las 23:00 está fuera.

A mí me encanta tu mamá, porque hace lo que le da la gana

mientras su hijito pelea por un poco de amor.

(RÍE IRÓNICAMENTE)

¿Qué buscas?

No tendrás por ahí guardadita una botella. ¿O sí?

¿De verdad?

¿Qué? No me mires así.

En serio.

Tu mamá siempre te pone al borde de un precipicio

y no quiero encontrarte hecho un espantajo.

Que no, que no.

Lo de mi madre no me afecta ya.

Nunca le caí del todo bien.

Pero he aprendido a vivir sabiendo

que solo le gusto a la gente mala como tú.

Nene, ¿puedo irme tranquila?

Vete tranquila con tu Aquaman y disfruta.

Vale, pero curémonos en salud.

Ábreme ahí a ver... ¡Que no! Que no.

Si escondiera alguna botella, la escondería en mi habitación.

Tonto, yo ya he mirado.

Bruja, vete. Chao, chao.

(Disparo)

Canijo, tres de cuatro. ¡No está mal!

-¡Andrés!

-Sí, dime.

-¿Qué haces en mi cuarto?

-Nada.

-¿Y esa silla?

-Nada, estaba buscando una cosa.

-¿Qué cosa?

-Nada, una cosa para un trabajo del colegio.

-Ay, madre mía.

(Móvil en vibración)

(Móvil en vibración)

(Móvil en vibración)

¿Sí, mamá? "Hola, hijo.

Me vas a perdonar, pero me es imposible cenar contigo.

Algo de la comida me ha sentado mal". Vale, no te preocupes.

"Lo siento, ¿eh?" Sí, no, no pasa nada.

"Un beso". Gracias por avisar.

¿Eso te has traído? -Sí.

A ver qué os parece, va.

Venga.

-Tío, ¿qué cojones? -Te has pasado.

-No, no me he pasado tanto.

-A ver, un poco sí.

No aparques delante. ¿Por qué no?

No quiero que vean que me acompañas como una niña de cuatro años.

Me da igual que te enfades, me da igual todo.

Va a ser difícil que confíe en ti.

No soy la hija perfecta, claro. No sé quién eres ahora mismo.

Por enamorarme.

Por mentir, por engañarnos.

Me duele ver lo poco que te importamos ya.

¿Mamá cuántos años tenía cuando se enamoró?

No tenía 20 años más que ella, por el amor de Dios.

Te recogeré a las 17:00.

(CHISTA)

Te lo has ganado a pulso tú solita.

Solita.

Dijo lo que quisiéramos.

¿Tu desayuno?

¿Tu aportación a la clase de hoy? Una pizza.

¿Es lo más personal que te vincula a tu familia?

Las pizzas son como de la familia.

Lena, Lena. ¿Qué?

Antes de empezar,

¿hay algo que quieras hablar con los demás?

No, nada.

¿Seguro?

¿No necesitas contarles algo? No necesito nada.

No has pasado muy buen fin de semana, ¿no?

Ni bueno ni malo, un finde como todos.

No te creo.

Hugo, te has cargado a Alberto y mi relación con él.

No te lo perdonaré nunca.

¿Quieres que cuente eso? ¿Quieres?

"Vergangenheitsbewältigung".

(RÍEN) ¿Qué?

Traducido sería algo así como...

hacer las paces con el pasado para poder seguir adelante.

Esta palabra se la tuvieron que inventar los alemanes

después de la Segunda Guerra Mundial

por la pesada ignominia de haber colaborado con el nazismo.

Y eso es lo que quiero que hagamos hoy: las paces con el pasado.

Por lo menos, llegar a algún acuerdo con él.

Por eso os pedí que trajerais un objeto

relacionado con algún pasaje doloroso

con vuestra familia.

Yo he traído esto.

La última foto que me hice con mi madre.

Hará unos 30 años.

Y la he traído porque...

todavía no sé contestar

la pregunta que se hace el niño en la foto.

¿Qué habéis traído vosotros?

Venga, ¿quién empieza?

Bueno, pues si nadie rompe el hielo,

empezamos de izquierda a derecha. Marga.

Los guantes de "sparring" de mi hermano.

Los he traído porque aún huelen a él.

-La ecografía de mi futuro hermano.

Hace poco me enteré de que mi mamá estaba embarazada

otra vez. Y, bueno...

¿Alguien busca piso para compartir al final del curso?

Lena.

Pizza Lena. Es una pizza de verduras y miel.

Mi padre se la inventó cuando nací.

¿Y la has traído por?

Porque representa perfectamente cómo me siento.

Una pizza de mierda.

Gus.

Un balón firmado por los jugadores del Barça.

¿Te agrada el Barça? "Sí, molt".

Xavi, Iniesta, Piqué, Puyol, Pedrito...

Mi padre me lo regaló.

Hace poco me enteré de que las firmas son falsas.

-El vestido de mi primera comunión.

Lo he traído porque fue el peor día de mi vida.

¿Nourdin?

La colonia de mi padre.

La he traído porque mi viejo se echa litros y litros

al volver del vertedero. No entiendo, huele fatal.

Pero bueno, que ya está, no quiero hablar más.

Tú, venga.

Darío.

Un libro.

"The emerald crown".

Me lo dio mi profe de inglés.

Me daba clases particulares,

pero tiene algunas páginas arrancadas.

-¿Las arrancaste tú?

-Sí.

-¿Por qué?

-Porque les pillé en la cama.

-¿A él y a tu madre?

-No.

A él y a mi padre.

(CARRASPEA)

La urna con las cenizas de mi madre.

¿Perdona?

¿Has traído las cenizas de tu madre?

Dijiste algo importante en mi relación familiar.

Sí, en tu vida familiar.

Tampoco hacía falta traer

al familiar en persona.

Perdón. No está en persona.

No, ya. Quiero decir...

¿Algún problema?

No, no.

No sé, me ha sorprendido. Lo de Andrés sí te va a sorprender.

¿Ah, sí? ¿Qué has traído tú?

¿Qué haces con eso?

Es de balines. ¿De dónde la has sacado?

De mi padre.

¿Tu padre sabe que la tienes?

Se la estoy cuidando hasta que salga.

¿Te ha pedido que se la guardes?

Sí. No me lo creo.

La usamos para matar conejos. Dámela.

No está cargada. No puedes traer un arma al colegio.

¿Por qué? ¿Cómo que por qué? ¡Dámela!

Tampoco se puede traer una madre muerta.

Andrés, por favor, dámela. No.

¡Que me la des! No te la voy a dar.

No la toques, es de mi padre.

Me la das tú o llamo a la policía.

¡Llámala, a mí me da igual!

¡Que necesitas un puto permiso para tener un arma!

Dámela.

Andrés, por favor.

Escucha, la guardo en la mochila y ya.

Ya está. Y déjame tranquilo.

Ya está.

Dámela, joder.

Dámela. No te la voy a dar.

¡Que me la des!

Que me la des. Cuando sea el momento,

ya hablaré con tu padre. No.

Con mi padre no tienes que hablar nada.

Sabe lo que hace.

¿Sabe lo que hace? Sí.

Te recuerdo que está en la cárcel.

Perdón.

Vete a la mierda.

No le llegas ni a la puta suela del zapato, gilipollas.

Andrés.

Andrés, ven aquí, por favor.

¡Andrés!

(Golpes)

Tu rollo con las pipas no te da derecho a meterte con él.

Es una locura traer una pistola a un colegio.

La ha traído con ilusión. Bueno, se ha equivocado.

¡Es un chaval!

Quien mató a esa gente también lo era.

Joder.

Bueno, vamos a seguir con la clase, ¿vale?

Vamos a seguir con el ejercicio.

A ver, durante 90 segundos vamos a dar vueltas en círculo

y a ir diciendo la primera palabra que nos venga a la cabeza

vinculada al objeto que hemos traído.

Sin pensarlo demasiado, ¿sí?

Empiezo yo.

Desapego.

Sangre.

-Mierda.

Chivato.

¡Mentira!

-Gorda.

Peste. Maricón.

(ERIKA) Muerte. (JACO) Miseria.

Te odio. (GUS) ¡Facha!

Celos.

(DARÍO) Cabrón. Chivato de mierda.

(GUS) ¡Paria! (SILVIA) Espejo.

Rubio. Cigarrillos rubios.

Puto. (ERIKA) Cocaína.

Desayuno. Tripa.

(JACO) Miseria.

Te odio.

Siento mucho que hayáis tomado esta decisión.

Este es un buen colegio.

Si nosotros eso no lo dudamos.

Pero... -Las cosas son como son.

No os preocupéis. Yo os hago la transferencia hoy mismo.

Muy bien, gracias. A vosotros.

Gracias por comprenderlo. Hasta luego.

(Puerta)

¿Sí? Hola.

Hola.

No me has devuelto ninguno de mis whatsapps.

Pero ni una felicitación ni una palabra de enhorabuena.

Nada, absolutamente nada.

No estoy para celebraciones, francamente.

He pensado mucho en lo nuestro. ¿Lo nuestro?

Sí, lo nuestro.

¿Te refieres a eso nuestro que no sé cómo llamarlo

que consiste en que tú pides y yo doy

sin recibir nada a cambio?

Bueno, tanto como nada...

Bueno, es verdad.

Tu fabuloso pene.

Ester, ha llegado la hora de que normalicemos la situación.

Tú me dirás cómo.

Nuestra historia no puede seguir. Hay una criatura de por medio.

Julia te ha dado un ultimátum. No.

Sí, pero no es por eso. Ah, pues ilumíname.

Voy a apostar por mi familia.

¿Quieres que te dé una palmadita o te aplauda?

Simplemente que tú, en este momento, no formas parte de ella. Eso es así.

Me parece muy bien estar fuera de esa familia,

porque tú, tu niño y tu mujer sois un auténtico coñazo.

Gracias. Eres pura simpatía, Ester.

Yo también quiero perderte de vista. Deseo concedido.

El curso que viene no me ocupo del colegio.

Contenta tú, contento yo, contentos todos.

El colegio se va a pique, no creo que haya curso que viene.

¿En serio?

Lo siento, de verdad que...

Alex, que me das igual. ¡Me das igual! Vete.

Este rencor que tienes

te hace más daño... ¡Que te largues!

Vale, me voy.

Que te largues. Suerte, Ester.

De verdad, te...

¿Preparada?

Se trata de recrear esa escena dolorosa

que tenga que ver, en este caso, con tu vestido, ¿vale?

Nos va a faltar alguien que haga de su madre.

¿Quién hace de su madre?

Yo.

Y nos faltaría un padre.

Gus. No, yo no.

Si vais a salir todos, Gus. Venga.

Vamos.

Cuéntanos.

Es el día de mi primera comunión.

¿Qué edad tienes? Nueve años.

¿Y qué día es?

Es un sábado, y mi madre me ayuda a vestirme.

-"A ver, levanta los brazos".

A ver, esto está estrecho.

Te tiene que entrar, hija. Tira.

-No puedo, mamá. -Venga.

-¡Tira! -Es la hora.

Tenemos que salir. -No puedo.

No puedo. -¿Qué pasa?

Que no le entra pasa.

El vestido que has comprado es pequeño.

-¿Qué digo yo ahora?

Te dije que le compraras una talla más.

-¿Cómo es posible? Ayer te venía perfecto.

-No, me venía estrecho, no podía respirar.

Si no te pasaras el día zampando bollos, te entraría.

Zampabollos.

Mamá, yo quería ir de monja.

-A ver, respira, por favor, y mete la tripa.

Coge aire.

Silvia, mete un poquito más, por favor.

-Que no puedo.

-Silvia, un poquito más. Venga.

-La estoy metiendo, me estáis ahogando.

Claro, estás gorda y no te cabe el vestido.

Tampoco la llames gorda.

¡Claro! Está gorda. No estoy gorda.

¿No? No.

¿No estás gorda?

¿Le traemos un espejo para que veas lo gorda que estás?

No te cabe el vestido.

Mete. Mete un poquito, hija.

-Mamá, no puedo más.

Mira qué bien, te lo has cargado.

No, has sido tú.

¿Ahora qué?

Me lo has roto tú. ¿Yo?

No. Sí, mamá, has sido tú.

Has sido tú.

Ha sido ella.

-Me prometiste que ibas a perder dos kilos, hija.

-¡Por el amor de Dios! No para de comer, ¿cómo va a perder kilos?

-¿Sabes lo que te digo? Vas a hacer la comunión de calle.

-Todas van a ir de comunión, por favor.

-Tú no y no pasa nada. Las demás están delgadas y tú no.

No pasa absolutamente nada. -Se van a reír de mí.

No haber comido a escondidas.

No he comido a escondidas.

-Silvia, has estado comiendo a escondidas.

-No. -Vale, a ver.

¿Les prometiste o no les prometiste a tus hermanos

que ibas a hacer ejercicio? -No me gusta.

Odio hacer ejercicio, y no soy como mis hermanos.

Ya sé que no eres como ellos.

Ellos son listos, son guapos,

están delgados... ¡Bueno, ya!

¡No tengo la culpa de que echarais un polvo y os saliera de rebote!

¡Andrés! ¡Ven aquí, dame eso!

Te has pasado, ¿no? Te has pasado tú.

¡Andrés!

Andrés.

¿Estás bien? Déjame en paz.

Quiero explicarte por qué he guardado la pistola.

Porque eres un puto cobarde. Claro.

Las pistolas solo las llevan los valientes como tu padre.

Mira, mi padre

es el mejor padre del mundo. Seguro.

No como tú. Segurísimo.

Pero a veces los padres hacen cosas que perjudican a sus hijos.

Mi padre nunca haría nada que me hiciese daño, ¿vale?

Nunca. Por eso no está para ocuparse de ti.

No, no está aquí porque le han jodido la puta vida.

Igual hizo algo que no debía.

Los que roban de verdad no están en la cárcel, ¿vale?

¿Eso te lo ha explicado él?

No voy a hablar mal de mi padre. Y eso te honra, Andrés.

De verdad.

Pero la pistola se queda en el despacho de Ester

hasta que venga tu abuela a por ella.

¡Joder!

(Móvil en vibración)

Espérame en el gimnasio.

(Móvil en vibración)

Hola, aquí el niño que abandonas cada dos por tres.

No acabo de entender tus chistes, Hugo.

"¿Qué quieres?"

Me has llamado un par de veces.

Quería explicarte por qué no fui anoche.

(SUSURRA) Esto aquí. "No hace falta".

Te daría pereza.

"Pereza no, pero estaba cansada".

Imaginé una cena juntos, imaginé el menú:

de primero, sarcasmo, de segundo, discusión

y bronca a los postres. No me sentía con fuerza, francamente.

Más claro el agua.

"Sigues bebiendo, claro". ¿Eso a qué viene?

No me estás contestando.

"Te contesto, te contesto".

Bebo a todas horas. Hasta durmiendo bebo.

¿Ves que no se puede hablar contigo?

Eres increíble, de verdad. Le das la vuelta a todo.

Fuiste tú la que me dejó colgado con la cena recién hecha.

"Será mejor que lo dejemos para cuando nos veamos".

No estoy seguro de que quiera volver a verte.

"Adiós". Hugo.

Mira lo que te traigo...

Perdón, no sabía...

No se preocupe, estamos terminando.

Ester, tengo buenísimas sensaciones. Es exactamente

lo que nuestros clientes están buscando.

Metros cuadrados, estructura... Qué bien.

¡Magüi! ¿Acompañas a la señora, por favor?

Hablamos. Hablamos.

Estamos en contacto, adiós. Eso es.

¿No irás a vender el colegio?

Ahora no es el momento de hablar.

No puedes hacerlo.

¿No tienes que estar en clase?

En clase.

Toma, anda, guarda esto.

Con cuidado, hay una pistola.

¿Cómo?

Una movida de Andrés. ¿Está cargada?

¿Cómo va a estar cargada?

¿Te vas a quitar de encima el colegio de tu madre?

Marga, venga.

Quiero hacerlo con Darío.

-¿Qué? -Quiero que hagas de mi hermano.

-No, estás loca.

Va, implícate un poquito.

Ayúdale, Nourdin. Vamos.

Yo no sé actuar, tío. Venga.

Igual te ganas puntos para recuperar tu móvil.

¿Cuándo me lo vas a devolver?

Pues eso, implícate un poco. ¿No me he implicado bastante ya?

¿Y qué? ¿No te sientes mejor?

No, me siento como el culo. (LO IMITA) Venga, va.

¿Pones el tema que te he pedido?

(Música)

¿Dónde estamos?

En el gimnasio.

Día y hora.

20 de abril a las 19:00. Santi murió ese día a las 20:00.

¿Y lo que escuchamos es...?

La canción favorita de Santi. -¡Ah!

-¡Cobarde!

Defiéndete.

-¿Qué? ¿Qué haces?

-No me quiero pelear. -¿Adónde vas?

-A mis cosas. -Llévame contigo.

-Donde voy no puedes entrar. -¿Por qué?

-Porque eres muy pequeña.

-¿Sabe papá que te llevas el coche?

La vas a liar otra vez. -No la voy a liar.

-Les haces sufrir, Santi. -Joder.

-A él y a la mamá les haces sufrir. -También la liaron de jóvenes.

-Como tú no. -¿Que no? Pregunta en el barrio.

-No te vayas. ¡Eh, eh!

Tranquilo, ella lo controla.

-Eres un mierda.

-Te tienes que depilar, guarrilla. -Depílate tú.

-Yo soy un hombre. -Tú eres un mierdas. Quédate.

-Adiós.

Adiós, guarrilla.

-No me dejes sola.

-¿No te das cuenta de que estoy muerto?

-Te dije que no te fueras.

Te dije que te quedaras conmigo en casa.

Viendo una película o lo que fuera, pero te fuiste y ahora estás muerto.

Joder.

# Sonrisas y lágrimas,

# sonrisas y lágrimas.

# Sonrisas y lágrimas.

# Y ahora que por fin # solo estamos tú y yo.

# Y ahora que por fin # solo estamos tú y yo

# quiero cantarte # solamente con el corazón.

# Quiero que sientas... # Muy bien, Marga.

(TOSE)

¿Quién sigue?

Darío, tú.

Ya que estás de pie.

¿Qué? No, no, yo paso.

Darío, va, te toca.

Que no, que ya he contado mi vida.

No se trata de contar tu vida. ¡Eh!

Se trata de revivir la experiencia.

La revivo cada vez que veo a mi padre.

Lo que haces es soportar el peso sobre tus hombros.

Va a ser así hasta que lo aceptes. Ah, que tengo que aceptarlo.

Bueno, es tu realidad. Está ahí, ¿no?

Si lo quieres transformar, lo tienes que aceptar sin juicios.

No pienso aceptar que mi padre tenga una doble vida.

¿Tú no sabes que lo que juzgas lo perpetúas?

¿Lo atraes

o lo acabas repitiendo?

¿Y mi madre qué?

¿Qué? Tu madre es una mujer inteligente.

Pero ella no lo sabe. Es asunto suyo. Debes hacer lo tuyo.

Haz tu trabajo, haz lo tuyo. Darío. Bueno, ya está, ¿no?

¿Este circo a qué viene?

¿Perdona?

¿Qué pretendes sacando las mierdas de la gente?

No saco vuestras mierdas, no te equivoques.

Yo no me voy a meter con mi madre.

¿Tu madre tiene algo que ver?

Yo no voy a hacer un teatrillo con mi familia.

Vale, bien. Pues puedes hacer como yo,

que no encaré el problema con la mía en su debido momento y aquí estoy,

con más de 40 pegadito a la foto de cuando era pequeño.

Pues te haces el teatrillo con tu madre, pero me dejas en paz.

Mira, los problemas que no encaras no desaparecen, siguen ahí.

Siguen ahí, se van haciendo una bola.

Pero no una bola como esta, una bola de pólvora.

Y el día menos pensado,

por cualquier chorrada te revienta en la cara.

Elige.

Mi padre perdió el balón con las firmas auténticas.

Mi madre se pasó una semana imitando estas firmas

para que no me llevara un disgusto. Y ya está. ¿Ahora qué?

-Hostia. -Hostia.

¿Y las cenizas? -¿Qué pasa con las cenizas?

-Coño, ¿dónde están?

-Las tiré por el váter.

-¿Tiraste a tu madre por el váter?

-A mi madre no, imbécil. Las cenizas no son mi madre, son nada.

¿Tu padre lo sabe?

A mi madre le gustaba mucho el mar y...

pensé que la mejor manera de que fuese al mar

era esa. Yo qué sé, estaba muy pedo.

(SUSPIRA)

Les he preparado un circuito a los chicos

para trabajar la fuerza, la flexibilidad...

¿Qué hace esa mujer sacando fotos?

-¿Qué está pasando, Ester? -¿Qué pasa aquí?

-¿Nuestros trabajos están en peligro?

No os puedo decir nada todavía.

¿No puedes decir nada? Estás jugando con nuestros puestos de trabajo.

-Estamos a final de curso.

Si hay que mandar currículums, deberíamos saberlo.

-Estás pensando en vender el colegio. No.

Estoy escuchando, nada más.

¿Qué van a hacer, bloques de pisos?

Un centro comercial.

¿Un centro comercial, en serio?

Sí, pero no hay nada decidido todavía.

¿Lo has hablado con tu madre?

Mi madre está muerta, Lourdes.

Ya lo sé, Ester, pero ¿lo has hablado con ella?

Ella fundó el Anne Frank, fue el proyecto de su vida.

Bueno, no hay nada decidido todavía.

No os preocupéis, que cuando tome una decisión

seréis los primeros en conocerla.

Voy a hablar con Hugo.

¿De verdad? -Déjanos aquí, Ester. Déjanos.

-Esto es increíble, de verdad.

¿Tengo algo en la cara?

Como me miras así...

La luz

te da un toque especial.

¿Especial?

Como mágico.

Has vuelto a beber.

¡No! Joder.

Entonces no digas cosas raras.

Tienen razón.

No puedes vender.

Y dale. De verdad.

No tienes derecho a hacerlo.

Ah, y tú me vas a dar la solución, claro.

Hay un mundo pequeño,

delicado.

Y es como que tú vas sobre él.

El Principito y su planeta.

Exacto. Sola y aburrida.

No, no estás sola.

Yo estoy contigo. ¿Me estás pidiendo empleo?

Mira, esto es lo que va a ocurrir.

Se acabará el curso y tú te largarás.

Y si te he visto no me acuerdo.

Además, me vas a decir: "Ester, arréglatelas sola".

Como si no te conociera.

Yo creo en ti.

Cree tú.

¿Qué haces?

Perdón.

Tengo fiebre.

Pues toma paracetamol.

Toma, canijo. Va, como te he enseñado.

Ahí.

Eso, despacio. Siéntelo, siéntelo.

(RÍE)

¡Me emociona, joder! (RÍE)

(Timbre)

Hola, Maya.

¿Está mi hijo por ahí?

-Aurora, qué sorpresa.

¿Habías quedado con él?

-Iba a quedar, pero me ha colgado el teléfono.

-Ya, es que lo dejaste anoche colgado con la cena, ¿te acuerdas?

-¿Puedo pasar?

-Sí, claro, sigue. Adelante.

-¿No tenéis mesa de comedor?

-Bueno, tenemos una mesa auxiliar para cuando hay invitados.

¿Te tomas algo? -No, no, tengo mucha prisa.

-Hugo está trabajando.

-¿Trabajando? ¿Dónde?

-En un colegio.

-Juró que no volvería a dar clase.

¿Qué estáis, de mudanza?

-No. Bueno, yo. Hugo se queda.

-Te vuelves a tu país, claro.

-No.

Me voy a vivir con mi pareja. -¿Pareja? ¿Tienes pareja?

-Sí, tengo pareja.

Una persona normal. Anda.

-Pues nada, Maya,

te deseo mucha suerte.

Ojalá Hugo sea capaz de vivir solo y no te sustituya por la botella.

Cuídate.

-Aurora.

¿Por qué funcionáis así?

-¿Cómo?

-Sí, tú y Hugo.

¿Por qué tenéis esa relación tan nefasta?

-Pregúntaselo a él.

-No, te lo pregunto a ti.

-Bien, te contesto.

Me odia. -No te odia.

-Toda la vida he tratado de demostrar

que se podía ser una buena madre y trabajar,

pero por lo visto solo he conseguido lo segundo.

-Él dice que no te gusta cómo es.

-Tonterías.

Lo quiero muchísimo.

-A ver, dice que no te gusta cómo es, no que no lo quieras.

-Lo único que le recrimino

es que se conformara con una vida mediocre.

-Pues no le va mal, ¿sabes?

Gana dinero.

-Ganar dinero lo gana cualquiera.

Él vale mucho más.

Os espero en la inauguración.

Es a las 19:00.

(Puerta)

Hola. Hola.

Buenas.

¿Estás chungo o qué? No me hagas hablar.

Oye, ¿tú cómo vas con lo de tu hermana?

¿Cómo voy a ir?

Nos comemos los mocos, vivimos entre ratas

y uno más.

¿Tus padres no han oído hablar de la planificación familiar?

Mira, los miserables que traen hijos al mundo

deberían ir presos.

Andrés.

No te he visto en el comedor.

No me gustaba la comida.

Bueno.

Andrés y Nourdin.

¿Quién empieza?

Yo no lo hago. Yo tampoco.

Va, no seáis pesados.

No lo voy a hacer, no puedes obligarme.

Da miedo, ¿eh?

No te importa.

Te equivocas, sí que me importa.

¿Por qué cojones te importa tanto?

¿Qué coño quieres hacer con nuestras mierdas?

¿Contárselo a tus fans, escribir un libro, qué quieres hacer?

Va a ir a la tele a contarlo, ¿no, HIT?

Dije que os curaría y es lo que hago.

Curarnos.

¿De qué?

Del resentimiento. (ANDRÉS) Venga, anda.

El odio genera resentimiento.

Y el único antídoto para combatirlo es el amor.

Qué cursi.

Bueno, bueno.

Un aplauso para este poeta, joder. Un aplauso. Venga, vamos.

Qué bonito.

Es cursi, sí. Es cursi.

Pero es lo que hay.

O sea, que resulta que tenemos que amar a la gente que odiamos.

"El odio siempre mata, pero el amor nunca muere". Gandhi.

Para ti.

No tengo que perdonar a nadie.

¿No?

Pues nada.

Habías traído una pistola de tu padre.

Querías hablarnos de él, ¿no?

Sí, pero ya paso. ¿Ya pasas?

¿Matabais muchos conejos?

No sé,

¿era un padre guay?

¿Hacíais cosas divertidas?

Pues sí.

Es un padre muy guay.

Y aparte de matar conejos,

¿te enseñaba algo o...?

Sí.

Me enseña a defenderme.

(Disparos)

A ser fuerte.

-¡Andrés!

Te echo un pulso.

-No, siempre me ganas.

-¡Venga, coño! Demuéstrame la fuerza que tienes.

-Que no.

-Andrés, si te digo que vengas, vienes.

-Andrés, si te digo que vengas, vienes.

¿Voy?

¿No me has oído? Que vengas.

-Venga.

-Haz fuerza.

¡Venga! Ya hago.

Demuéstrame la fuerza que tienes.

-Venga.

Venga, canijo.

¡Haz fuerza! Ya hago.

Ese brazo.

-¡Venga, ahí! Venga.

Venga, ahí. ¡Aprieta, hostia!

-Venga. ¡Venga!

-Demuéstrame la fuerza que tienes. ¿Esta fuerza tienes, marica?

-Venga.

-¡Nenaza, vamos! ¡Aprieta ahí, aprieta!

¿Es esta la fuerza que tienes?

¡Ah! Joder. Cómo te pasas.

Mancuernas, nene. Mancuernas.

-Ese brazo tienes que entrenarlo.

El brazo y la cabeza.

Sobre todo, la cabeza.

Tienes que ser más listo que yo para trabajar conmigo.

-Papá, no quiero ir a la cárcel.

-Y no vas a ir. -Tú has ido dos veces.

-Porque yo no soy tan listo como tú. ¿Te lo he dicho o no te lo he dicho?

¿Sabes cómo funciona este país?

Aquí se aplaude al que roba y el que trabaja es un gilipollas.

-Somos gilipollas. No.

Somos unos pringados.

No.

-Entonces, no te rajes cuando te propongo un plan.

¿O vas a salir huyendo como la chunga de tu madre?

Menuda payasa. Lo único que quería era separarme de ti.

A mi madre no la insultes.

La insulto porque me sale de los cojones.

Y porque nos dejó tirados a ti y a mí.

-Vaya payasa. Lo único que quería era separarnos a los dos.

Porque la maltrataste. Cállate.

Papá, tú la maltratabas. -Cállate la boca.

-No me voy a callar.

La maltratabas. Cállate.

No me voy a callar. ¡Cállate!

-Que te calles la boca te digo.

-No me voy a callar. -Ven aquí.

Me cago en Dios. Ven, no corras. ¡Ven!

¡Eso! ¡Huye como la chunga de tu madre!

-Eres igual que ella. ¡Corre como hizo ella!

¿Por qué lo haces? ¿Por qué?

¡Corre! ¡Corre! ¡Vale! Vale, Andrés.

¡Tenías un arma cargada!

No sabía que estaba cargada.

¿Y no se te ocurre comprobarlo?

Buenas. Voy muy maquillada.

Sí, además tengo un trancazo...

¿Por eso llegas a estas horas?

El esfuerzo que he hecho para no quedarme en cama.

A lo mejor es lo que tenías que haber hecho.

¿Va a ser siempre así?

No es el momento ni el lugar.

El mejor momento es siempre el presente.

Y el lugar da igual.

Te quiero perdonar.

¿Perdonar? Sí, que nos perdonemos.

Ya está, no tengo edad de ir reprochándote nada.

Hemos perdido mucho tiempo.

Yo con mis rabietas, tú con tu culpa...

Más juntos, por favor.

-Yo no siento culpa, Hugo.

Si buscas mi aprobación, la tienes.

Solo quiero que me aceptes como soy, ya está.

¿Un alcohólico? Lo acepto.

¿Un niño que se resiste a ser adulto? Lo acepto.

¿Un profesor que odia las normas? Lo acepto.

¿Un hombre incapaz de formar una familia? Lo acepto.

Te acepto, Hugo.

Me duele ver cómo has destrozado tu vida, pero te acepto.

Al fin y al cabo, eres parte de mí.

-Gracias. Bueno...

Nada, espero que la exposición sea un éxito,

que vendas muchas fotos y me hagas un gran regalo en Navidad.

Yo hice lo que tenía que hacer, Hugo.

Y no me arrepiento. Muy bien.

"¿Sí?"

¿Puedo subir?

¿Ester?

"Estoy hecha polvo, Hugo".

Yo también. ¿Me abres?

"No puedo, la puerta está estropeada".

Baja a abrirme tú.

Me da miedo ir a mi casa así.

Hugo, no estoy para visitas.

Tampoco tengo yo hoy el mejor día.

Ábreme.

Te tomas un café y te vas.

Si tienes miedo a estar solo, yo también tengo miedo a estar sola

y no vengo a estas horas... Ya, ya.

Ya.

(REZAN EN ÁRABE)

Dime.

-"Andrés.

Soy el papá". -¿Te han dicho cuándo vas a salir?

-Hijo, no te enfades. -"Es que no vas a salir".

-Ha pasado algo. -"¿Te has pegado con alguien?"

-Que no, que no, que es por...

es por lo de los papeles.

Los tenían que haber firmado los de arriba

y el director está de baja.

-Bueno, déjate de rollos ya.

-¿Qué dices? -"Que te dejes de mierdas.

Estoy harto". -Mira, Andrés.

No me quiero enfadar, ¿eh?

Te aviso cuando me digan que puedo salir.

-Papá, me importa una mierda.

-A ver, ¿está tu abuela por ahí? -"Pues no.

Está haciendo oficinas, viene bastante más tarde".

-"Le dices que si me manda algo de pasta, que estoy pelado".

-A nosotros tampoco nos sobra, ¿vale?

-"Hostias, tú se lo dices.

¡Y que sea urgente! A la dirección...".

-Oye, ¿la pistola que tenía escondida dónde la has metido, niño?

Ey, papi.

"Sóc el Gus".

(SILBA)

Sabía que era una posibilidad,

pero os juro que esta vez no me lo esperaba.

La verdad. Date vida, tío.

Estoy haciendo lo que puedo.

¿Todo el puto trimestre trabajando para qué?

¿Para qué? ¿Para esto?

Ester, tengo unos inversores

"que buscan exactamente lo que ofreces".

Están en Madrid y quieren verte.

¿Hoy?

Vamos a tener que repartir lo poquito que tenemos entre seis.

¿Y si nos volvemos?

-No podemos.

-Aquí no voy a ser nada nunca. -Si estudiaras...

-No, por mucho que estudie,

siempre voy a seguir siendo un sudaca de mierda.

-Eres mejor de lo que crees.

Gracias.

"OK".

Yo tengo algo para lo del fin de curso.

¿Sí? Creo que tiene que ver con nosotros

y con lo que se acaba en una semana.

-¿Y ahora qué? ¿Me estudio un trimestre en un fin de semana?

Os voy a proponer una cosa, y me la juego.

Dos jornadas intensivas de estudio en mi casa

este fin de semana.

¿Quién ha entrado en mi habitación? ¡Ey!

¿Quién coño cogió mis cosas?

Tu puta madre, ¡dámela!

-Me estás llamando ladrón y te voy a meter...

Tengo algo que deciros y no son buenas noticias.

¿Habéis recibido el vídeo también?

-Me lo acaban de enviar.

-¿Quién grabó eso? Eso es cosa de Lena.

Tú, el vídeo es cosa tuya, ¿no?

No sé de qué hablas. ¿Qué ganas dejándome en ridículo?

Que no sé de qué me hablas.

(Notificaciones)

(Notificaciones)

HIT - Capítulo 8: El historial - Ver ahora

Capítulo 9: Exámenes finales