Enlaces accesibilidad

¿Quién educa a quién?

Beatriz Luengo envía un mensaje a los acosadores: "Mientras destruyen, no están construyendo para sí mismos"

  • Beatriz Luengo cuenta que sufrió acoso escolar con ocho años
  • ¿Quién educa a quién?, todos los lunes a las 23:15h en La 1
  • Música, series, actualidad z y mucho más en Playztrends

Por
Beatriz Luengo, en Madrid el pasado 30 de septiembre.
Beatriz Luengo, en Madrid el pasado 30 de septiembre. GTRES Sergio R Moreno | GTRES

Este lunes, el programa de ¿Quién educa a quién?, presentado por Mamen Asencio, ha tratado uno de los temas que más preocupan a las familias: el acoso escolar. Y es que, ¿cómo puedes controlar lo que pasa en el colegio? ¿Son conscientes los profesores de lo que les ocurre a los alumnos? A todas esas preguntas han dado respuesta los invitados de la noche.

Beatriz Luengo habla sobre su pasado como acosada

"Según la OMS el 7'5% de los niños y el 4'3% de las niñas son víctimas de acoso escolar en España". Este dato puesto sobre la mesa de debate  ha sido tratado por Javier Carretero, profesor jubilado; Iñaki Zulueta, profesor mediático en este confinamiento; Mar Valdeita, madre de acosada y vicepresidenta de AMACAE, la asociación madrileña conta el acoso escolar; y Enrique Serrano, hacker ético, colaborador de la policía y de Stop Haters, que sabe mucho sobre el ciberacoso.

Además, el programa ha contado con los testimonios de dos alumnosXavo Vilacrés estudiante de ingeniería, acosado reconvertido en acosador; Natalia de Agustínacosada durante 10 años, que abandonó durante mucho tiempo sus estudios. "Estoy intentando cambiar porque me arrepiento mucho de lo que he hecho", ha declarado en su presentación Xavo Vilacrés.

¿Quién educa a quién? - Programa 4 - ver ahora
Transcripción completa

Hola, ¿qué tal?

Muy buenas noches. Bienvenidos.

Hoy vamos a hablar de acoso escolar.

Arrancamos con sus testimonios, con ellos.

¿Quiénes son?

Xavo. Hola.

Eres un estudiante de ingeniería informática.

Buenas noches.

10 años siendo acosada.

10 años siendo acosada.

Pasaste de un centro escolar a otro.

Definitivamente,

dejó de estudiar porque era imposible.

Mi historia es lo que has comentado.

Yo fui víctima.

Sufrí acoso escolar.

Cogí el camino fácil.

Dice: "Voy a acosar yo y me quito un problema".

Me crucé con unas personas que me ayudaron en momentos claves.

Estoy intentando pasar a la posición de mediador.

Una forma que compensar el paso de acosado a acosador.

10 años de depresiones, de denuncias.

¿Qué pasó para que te convirtieras en una víctima?

Nos lo preguntamos las personas que somos víctimas.

No es una pregunta que me tenga que hacer yo.

A día de hoy no hay nada

que me haya llevado a ser víctima, absolutamente nada.

Eres el ejemplo claro

de cómo ha fallado el sistema eslabón.

Son dos casos de los que la fundación ANAR,

saben que este ayuda al adolescente en riesgo.

Son unos 200.000 de los 8 millones de estudiantes que hay en España.

200.000 que sufren acoso escolar.

Esto empeora la situación.

En todos los programas hablamos de teléfono móvil.

La mayoría de los casos de acoso empiezan en las redes.

Hablamos de acoso escolar

y de ciberacoso.

Nos hacemos una pregunta clarísima:

¿Qué está pasando?

¿Por qué no podemos acabar con este problema que tenemos?

Arrancamos "¿Quién educa a quién?".

Ahí vamos.

(Música)

Estamos en directo.

Son las 23:15.

Tenemos un plató lleno de gente,

de muchas emociones y sentimientos.

Estaban a flor de piel para intentar responder

esa pregunta tenemos a Javier Carretero.

Hola. Muy buenas.

Es un profesor culpable

de que Xavo este estudiando una ingeniería.

--esté

Es la persona que se ocupó de él.

Gracias por estar con nosotros.

También un profesor mediático

que hemos conocido todos en esta pandemia.

Gracias por venir esta noche.

Nos acompaña Enrique Serrano.

Estas palabras a veces se contradicen, pero no.

Es un hacker ético, colaborador de la policía

y además de una sociedad,

la primera asociación contra el ciberacoso

en España, STOP Haters.

Ella es madre de adolescente.

Fue acosada.

La vicepresidenta de la Asociación Madrileña contra el Acoso Escolar.

A todos buenas noches.

Me gustaría al empezar que tuviéramos la cabeza la imagen.

Hace días conocíamos una terrible noticia,

una niña de 17 años, un adolescente, se quitaba la vida en A Coruña.

Había pasado diferentes capítulos de acoso escolar

y todo era presuntamente por su orientación sexual.

No lo pudo superar

y acabó de la peor manera posible.

Conocemos el caso de Sandra.

Sandra lo pudo contar.

(Música)

En mi instituto primaba la buena nota,

la corrección, la mesura

y yo, que soy una cabra loca, nunca he podido encajar.

Si añades que eres trans...

"Vamos a ayudarte,

vamos a dar trato,

vamos a defenderte de tus acosadores...".

Lo primero que hicieron,

me dijeron:

"¿Por qué no te cambias de instituto?".

Cuando se supo que era trans,

me quedé sola.

Había insultos.

Mis compañeros decían trasatlántico, trabelo, tal cosa...

"Silencio, vamos a seguir".

En vez de "dejad de faltar".

Que te insulten, que te paguen,

--peguen

No me sentía a gusto con la vida que tenía.

Empecé a estudiar música en el conservatorio.

Mis profesores, superbién.

Si tienes un ambiente seguro y un ambiente que te quiere,

se van todos los problemas.

Sandra pensó también en quitarse de en medio.

Afortunadamente no llegó a ese extremo.

Una persona supo buscar lo que había dentro de ella

más allá de las apariencias.

Ha sido acosada en otros centros escolares.

Hay miles de etiquetas que se pueden poner a las víctimas.

Pregunto:

¿Es más fácil etiquetar a la víctima que ir al fondo de la cuestión?

Adelante.

En principio,

las etiquetas son lo más cómodo que nos podemos encontrar.

Nos quita un problema principal,

que es conocer a una persona,

tanto para el acosador,

ese acosador se crea un escudo,

una fama y eso le permite campar a sus anchas,

como para la víctima.

Esa persona viene de un centro

del que buscas una persona la que volcar tus frustraciones.

Lo malo de las etiquetas es que muchas veces,

no son las que elegimos,

nosotros cuando deberíamos ser nosotros los dueños

de nuestra identidad

y de la imagen que damos a los demás.

Se nos atribuyen.

A veces son positivas, otras veces son negativas.

En el caso de Sandra, bueno,

tuvo la suerte, lo ha comentado ya,

de encontrarse con un entorno en el que estaba segura y la querían.

Lo del amor es más relativo.

Un profesor, al fin y al cabo, no tiene que querer a los alumnos,

pero deberían dar seguridad.

Nuestros padres, mis padres,

cuando me enviaban al instituto,

eran conscientes de que iba a pasar equis ahí horas al día.

Creían que íbamos a estar en un entorno seguro.

Ese entorno no es seguro.

Al menos, no para todos.

-Acabas de afirmar una cosa que creo que Javier

y yo no vamos a estar de acuerdo.

Dices que un profesor no tiene por qué querer a sus alumnos.

Yo creo que los profesores sí que tenemos

que querer a nuestros alumnos.

Tenemos que ver un interés mucho mayor

que la asignatura que tenemos que dar.

Al final, lo que estamos impartiendo quedaría en un segundo plano

si somos más capaces de generar en vosotros,

en cualquier alumno, una pasión por el conocimiento.

Es la victoria total eso, sin cariño, no se hace.

-Bueno, no sé.

Aquí hay mucho que abordar.

Otro de los insultos que hay ahora es coronita,

haciendo alusión a si uno está infectado o no de coronavirus.

Qué fuerte.

No sé si que tener amor a los alumnos

y obligación de amor a los alumnos.

Lo que he intentado es, al menos, luchar por ellos.

Indica un cariño, una preocupación por ellos.

Puedo empezar a contar cosas.

Me he encontrado en clases...

Cuando daba clases de música, me permitía tener mucho margen.

Entonces, llegaban los chicos de otra clase

en la que le habían dicho:

"¿Qué vas a hacer la vida?

¿De qué vas a vivir?".

Un golpe fuerte a la autoestima.

"Quiero sacar lo mejor de ti".

Uno dice que no va a ser nada

y el otro que quiere sacar lo mejor.

Sería bueno hablar de Ken Robinson

un punto murió el 21 de agosto.

Habló sobre la educación.

Todo el mundo le aplaude.

Realmente, un profesor tiene que luchar por aquellos alumnos

que más lo necesitan.

Los buenos van siempre bien.

Es muy fácil tirar con ellos y más cómodo para el profesor.

Cuando tienes un alumno difícil,

que cojea, que notas que está pegado ahí, es mucho más fácil decir:

"¿Qué va a ser de ti en la vida?".

Preocúpate por él.

A este hombre le castigaron mucho por hacer fechorías.

El hombre era una máquina.

Todos los alumnos se quedaban anonadados

oyendo la profundidad que tenía.

"No es posible que este chico tan bruto,

con una inteligencia tan grande, fuese desaprovechada".

Cuando se sienten fuertes frente al acosador,

que les está viendo,

que eres capaz de hacer cosas, cambia muchas cosas.

Por en empezar a poner las cosas claras.

Una pregunta clave que te hizo a ti.

Ha salido en este episodio

y Javier la planteaba de esta forma.

¿Quién eres y que te gusta?

Si tratamos de pretender conocer a otros alumnos...

Yo soy Xavo y me gusta cualquier cosa.

No, puede ser tu nombre,

tu apodo, pero no es lo que eres.

¿Quién soy? ¿Qué me gusta?

¿Qué quiero ser? ¿Qué voy a hacer aquí?

Era una pregunta que la piensas después detenidamente en tu casa.

Se sueltan mil tonterías.

No te das cuenta de la importancia que tiene.

Natalia, querías intervenir.

Me gustaría hacer hincapié en lo de las etiquetas.

Es muy importante para mí.

En el tema del acoso siempre se pone a la víctima

como alguien vulnerable. No es así.

La víctima es la persona más valiente

y la que está superando día a día lo que le hacen otras personas.

Es algo que me da mucha rabia.

Ni el acosador es fuerte mentalmente,

porque creo que tiene muchas carencias,

ni es más valiente, ni está más acompañado.

Tal vez tenga compañías,

pero no son compañías que sean buenas

ni que se vaya a nutrir de una manera positiva.

Me gustaría dejar muy claro

que ni el acosador es una persona que tiene más fuerza o importancia,

ni que el acosado es para nada vulnerable.

No es así.

Hablando de etiquetas en tu cosa,

¿por qué te acosaban lo que he dicho?

Es algo que te preguntas que intentas buscar una razón.

Porque seas alta o estás delgada...

Son cosas que intentamos materializar

para intentar entender el daño que otros se crean,

pero no hay ninguna razón.

Hace años porque podía ser porque eras gordito,

llevas gafas, eres homosexual...

Ahora ya no.

Ahora es, a lo mejor,

porque tienes una familia desestructurada

o le gustaría tener lo que tú tienes.

A nivel social,

lo de las envidias es una de las enfermedades más graves que hay.

-Me has presentado como fiel defensora

de los derechos de las víctimas.

Además de ser defensora de las víctimas a través de la asociación,

somos fieles defensoras de que se trabaje con el acosador.

Se otorga total impunidad a los causantes del acoso,

los acosadores,

como los centros docentes que lo han permitido,

administraciones educativas...

Hecho este inciso respecto a lo de las etiquetas.

Estoy de acuerdo con Natalia.

¿Por qué se está buscando en la víctima?

¿Qué hay en la víctima para que la elijan

o para que no sepa entender las normas

y se crea que la están acosando, sin ser cierto?

No solo en los centros docentes,

en la vida de actuaciones en acoso escolar

en la consejería de educación tienes una hoja donde te tipifica:

Perfil de víctima,

víctima pasiva, o activa.

Niños tímidos, retraídos,

sin autoestima, sin habilidades sociales, que no se saben defender,

víctima activa, entre el 10 y el 15%.

Niños hiperactivos, con déficit de atención, que se les agrede...

Hay una líneas de baja que el 1% atípico,

que son integrados con habilidades sociales,

que destacan positivamente...

La experiencia que tenemos es que la mayoría de los casos

que nos vienen son niños que destacan.

Debajo están los celos, la envidia.

Quiero aclarar que esos perfiles de víctimas

estas son las consecuencias mayoritariamente de la cosa.

Es como dejar a nuestros hijos después

de haber pasado por ese proceso.

Los dejan sin autoestima, los dejan destrozados.

No es una causa previa.

"Como el niño era así, se han fijado en él".

Invito a los adultos,

que estén de acuerdo con esos perfiles,

que hagan un ejercicio de empatía.

A ver si son capaces de sentir que llegar un día al trabajo

y tienen que hacer una presentación

y, después de haber repasado el pen drive en el maletín,

y el momento de presentación ha desaparecido

y llegan al comedor del trabajo

y se va a sentar...

Lo estoy extrapolando.

Crees que están acosando.

Que hagan ese ejercicio de empatía

ver si les pasa de trabajo.

Hay una fiesta y se enteran todos de la fiesta menos yo.

Voy a recoger esa alusión.

Te pregunto ómo escogidas a las víctimas.

Tengo una respuesta,

algo a lo que culpo o uno de los motivos

por los que fui víctima es porque soy de Ecuador.

El insulto más fácil era panchito, inmigrante, etc.

Con este tiempo he dicho:

"Yo soy panchito".

Mis colegas una forma de llamarme es panchito.

Soy sudamericano, latinoamericano.

Lo soy..

Lo soy.

Lo admito después de.

En el momento, no.

Me ha encantado tu intervención.

Mis víctimas...

Perdona, suena muy mal.

Para entendernos.

En aquel momento eran todos víctimas.

Lo eran, cierto.

Ninguno tenía su perfil.

Uno podía empezar como una broma y lo aprovechamos.

Todos estamos infectados y contagiándonos.

Cuando haces una broma,

y ves que hay tres o cuatro desde el otro lado de la clase

que te animan.

A lo mejor la repiten.

A lo mejor, con esta persona se puede continuar.

No buscas una víctima,

sino la aprobación del resto.

Se fijan en: "Mira lo que ha dicho, mira lo que ha hecho".

No dan el paso a hacer lo que dicen.

-¿Te sentías bien cuando la otra persona se reía

o hacías algún comentario?

-Sintiéndolo mucho, si te soy sincero, sí.

Te da... Te da un poderío.

Después se vuelve en tu contra.

Yo era víctima.

Yo soy una persona muy vulnerable.

Llevaba esa actitud de chulito.

Yo me he derrumbado en sus clases.

Te sientes bien. Es lo peor de todo.

-Con lo que has dicho antes, Natalia,

en los casos que he llevado yo,

siempre llega la pregunta de la víctima de:

"¿Por qué yo? ¿Qué he hecho?".

Es un error.

La mayoría de los casos en los que colaboro es así.

Siempre buscamos perfilar a la víctima.

Muchas veces hay que traicionar al acosador.

Igual no es su culpa,

que no es ninguna culpa ser más alto más bajo, es que soy así.

Igual no he hecho yo el mal.

Cuando había que elegir,

¿elegías al más gordito, el más bajito, el primero que pasaba...?

Volviendo sobre lo que hemos comentado...

Antes habías sido el acosado.

Por eso, o era fortuito...

Te cambiaban de clase

o te fijadas en que había una persona que en la otra clase

o en otro grupo se metían con él.

Tenía el camino allanado.

Ahora hay un meme.

A los chicos se les pone en ridículo.

No lo tienes que hacerlo.

No tienes ni que conocer a esa persona.

Lo compartes, le das a like,

mira qué peinado o lo que sea.

Con las redes ya no hay un culpable.

Hay una persona que lo hace,

lo deja ahí.

Somos los demás.

Al final, es una sociedad.

Se encargan de hacer daño con eso.

-¿Buscabas en tus compañeros o es algo personal?

-Empecé a abusar de la gente que me había hecho daño antes.

-Era más venganza al principio.

-Intentaría cambiarla, pero es así.

Pasas de no tener nada a tener esa aprobación.

Como casi todo en esta vida,

te dan un poquito y quieres más.

Quiero decirles a ustedes que tenemos un hashtag

funcionando desde hace un rato.

Están dando réplica.

Este es el de esta noche.

Me gustaría que participaran.

Ya lo llevan haciendo.

Lanzamos ese hashtag antes de que arranquemos en directo.

Querías decir algo.

Sí.

Creo que estamos poniendo el foco en un asunto

que es muy importante normalmente,

si no hay ese público que jalea,

ese curro de cobardes

que se ponen a la espalda del acosador

y ríe sus gracias y sus bromas,

el acosador pierde el interés.

Recordaba cuando alguna vez viene algún bombero al colegio

a hacer una conferencia de lo suyo nos aparece un tío cachas tipo HIT.

"Chavales, ¿qué tres cosas hacen falta para que haya fuego?".

Los chicos se ríen un poco, hace falta combustible, energía,

pero hace falta oxígeno.

Si le suprimen el oxígeno,

llegamos al incendio y decidimos que es lo más fácil para quitar.

Suponemos que hay un combustible que está ardiendo,

que se está desintegrando, que son los acosados,

que es esa energía que está quemando, que es el acosador.

Sin oxígeno,

no funciona esa hoguera, esa combustión del maltrato.

Entonces, los finlandeses,

ya que hemos hablado antes de eso, los finlandeses,

que está logrando algunos éxitos en el proceso

de cortar las alas a este fenómeno,

han puesto el oxígeno en el aplauso.

En la cobardía algunos además, para conjurarse,

la víctima se pone detrás del acosador.

Si no existe eso,

parece como cuando fuego pierde el oxígeno, se extingue.

En la mayor parte de los casos ha tenido éxito...

Por simplificarlo mucho.

El método tiene sus recovecos.

La fórmula es esa, ¿no?

Querías intervenir.

Totalmente de acuerdo.

Mi experiencia ha sido,

mi hija, después de siete años de acoso,

nos hemos tenido que marchar de centro docente.

Ha habido Facebook con 7000 seguidores.

No estamos a favor de etiquetar a una parte ni otra.

No todos los acosadores tienen las mismasmotivaciones.

Una es la intencionalidad de hacer daño,

por supuesto, pero hay una persona que tiene

la intención de hacer daño,

que es parecido al personaje de Elena,

pero el perfil que más nos encontramos,

que es una niña buena, que no confronta.

Los acosos de niña son tremendamente elaborados.

Está ese perfil.

Luego están las seguidoras, se une al acoso.

Puede ser por pertenencia,

por miedo a que, si no estás en ese grupo,

vas a ser el siguiente al que van a machacar,

una de las escalas del acoso es la manipulación social.

Un grupo te dice que esa persona habla mal de ti,

ha pedido salir al chico que te gusta...

Además, no te lo dice una, te lo dice 1, 2, 3, 7.

A esa persona que te hace daño, hay que rechazarla.

Hay muchas más motivaciones.

Un punto de partido era una chica

en una serie que acosaba a sus compañeros.

Hay que trabajar con esa niña.

No estamos a favor de las etiquetas ni de los testigos mudos,

que también son, con su sonrisa, con su silencio,

son los que avivan también el fuego.

Cómplices de todo esto.

Quiero que saludamos a una persona...

Ahora retomaremos

porque han quedado en el aire unas cuantas preguntas.

Tendremos claro qué es acoso y que no.

Tengo que decir hola a Beatriz Luengo.

Está viviendo y trabajando en Miami.

Buenas noches.

Gracias por tenerme aquí.

Buenas noches desde España.

Igual muchos de los telespectadores dirán:

"¿A santo de qué?".

A santo de algo que ocurrió hace muchos años.

Sufriste acoso escolar.

Yo tenía, aproximadamente, ocho o nueve años.

¿Por qué?

Inicialmente,

porque era una niña normal, del montón.

No suponía ningún tipo de amenaza para nadie

e iba a una escuela de baile de barrio.

Vino una persona,

me eligió para trabajar en un circo.

Este circo se empezó a retransmitir en televisión,

en Televisión Española además.

A partir de que empiecé a salir en televisión,

aunque era una bailarina del montón,

prácticamente no se me veía,

empecé a ser alguien especial dentro de mi colegio.

Los profesores te preguntaban.

A partir de ahí,

un grupo de niñas de un curso superior al mío empezaron

a hacerme la vida imposible.

Era una niña muy morena, como soy hoy,

pero tenía mucho vello por aquí.

Siempre lo fui.

Entonces, empezaron a llamarme niña mono,

me encerraban en el baño, me empujaban, me tiraban del pelo.

En ese momento pensaba que era mi físico, mi problema.

Esta situación se desencadenó a partir

de que empiece a trabajar en televisión.

Empecé a suponer...

Hablabais de celos y envidia.

Te vuelves alguien especial a ojos de ellos.

Para mí era un trabajo.

No se me veía.

Para mí era una excelencia.

Ellos le dieron una importancia que yo no le di.

Fue para mí un suplicio.

Mi padre se escapaba en los huecos de trabajo para esperarme.

Fue dos cursos enteros.

¿Cómo se solucionó?

¿Quién te ayudó a salir de todo eso?

Mi madre en un momento me cambió de colegio.

Yo creo que el tiempo me ha curado.

He ido entendiendo dónde estaba el problema.

Tuve bastante ayuda, honestamente,

de psicólogos, de orientadores...

Mi familia ha sido muy importante para mí,

mi pareja en la actualidad,

pero ha sido un trabajo que reconozco

que he tenido que hacer de manera adulta y consciente.

El hecho de trabajar en mis inseguridades.

Yo me había depilado.

Cuando empiezas a depilarte...

La gente se me acercaba y hacía así siempre.

Gestos que se me quedaron por años.

Sentía que tenía un problema por esto.

La manera en la que lo supere,

que es el testimonio que quiero dar.

En el colegio donde me hacían el Bullying estaba al lado

de mi casa.

A estas niñas no las deje de ver del todo.

En el mercadillo de los domingos había una camiseta...

Por eso lo comparto.

Mi abuela me compro la camiseta y me obligó a salir

con ella la calle.

Yo he haciéndome la valiente.

Yo haciéndome la valiente.

Estás con sensación de desprotección.

La gente que hace el Bullying

te dice que no lo digas en casa, que eres una chivata.

Beatriz, acabas de decir que en tu caso,

terminaste el colegio,

en tu opinión,

¿qué está fallando para no estar acabando con este problema,

con el acoso escolar?

Yo a partir de una búsqueda muy personal

que con mi libro, que puede sacar este año,

aprendí que lo que tenemos es que detectar quién

es el enemigo dentro de la sociedad que nos hace daño.

Esta persona es racista...

Yo lo digo siempre,

gente que sale a la calle con inseguridades

mal gestionadas que se dedica a salir a la calle...

Lo que estáis hablando allí, realmente a quien hay que atacar.

Sí hay que apoyar a las críticas más pero hay que detectar

a este tipo de personas y señalarla sin miedo.

Te pido que des un consejo a las personas

que estén pasando por este calvario ahora

y también a los acosadores.

A los acosados,

el equipo que está hablando, me parece muy valiente.

Hablan como acosado de acosador, me parece muy valiente.

Él está hablando de quién eres.

Yo también hablo mucho de eso.

Tienes que ver quién eres desde dentro lo que tú te consideras.

No lo que te consideran los demás.

Para mí fue muy importante en el entender esta parte.

Como los demás me veían, no era como era yo.

También habéis hablado de la timidez,

yo era una persona supertímida.

Esto en cuanto a las víctimas que hagan una burbuja

y se vean hacia adentro.

El que acosa suele ser una persona con muchas inseguridades.

A lo acosador, ¿qué te puedo decir?

Que trabajes en tu seguridad.

En tus capacidades.

Seguro dentro de ellos hay muchas.

No necesitan arrollar a nadie para crecer.

Mientras destruyen o están construyendo

para sí mismos.

Beatriz, muchas gracias desde España. Aquí son las 23:50.

¿Qué hora tienes ahí? Las 5:50.

Gracias, de corazón, por haberte

integrado con nosotros.

Estamos en directo en TVE.

Gran artista que eres como bailas y como cantas.

Un placer.

Muchas gracias.

Muy interesante lo que ha dicho Beatriz.

Respecto a los acosados y el acosador.

Es una persona carente, una persona coja,

que falla algo en su vida, en su estructura de valores.

Probablemente no deba a él, sino al entorno, todo lo que he vivido.

Hay que identificar quién es el enemigo.

¿El enemigo de quién? Yo no creo que esto sea una guerra.

Todo el mundo aplaude aunque saben que está mal.

Es él que manda.

Yo creo que sí hay una guerra consigo mismos.

-Analizando el dolor que a mí me han hecho pasar,

a mí no significa nada.

He dejado una pregunta en el aire.

Voy a ofrecer es lo que hice la fundación

respecto a lo que es y no es acosado.

¿Collejas? Son las más frecuentes.

¿Entendéis esto como acoso?

Es un tema muy complicado,

puede ser algo completamente aislado.

Haciendo alusión a la metáfora que apuesta de Iñaki es un juego.

Hay una collejas, un meme hoy en día.

Puede ser el primer disparo que desemboque una guerra.

-Tú como acosador has explicado que sentías que la gente

que te dé rodeada y era...

Veía los episodios que creadas ya sea reírse una persona.

La gente riéndose de las gracias.

-Quería comentar una cosa, se me ha venido a la cabeza.

Hubo un episodio que durante mi etapa de acosador

tenía muchos problemas con el consumo.

Muchas veces no era consciente de lo que hacía, a lo mejor sí.

Uno de ellos, en el patio de un instituto,

había un profesor con el que anecdóticamente,

después acabe teniendo una relación.

Estaba en el patio mirando, quieto,

no intervino en ningún momento,

como yo quería pegar a otro compañero.

Por suerte amigos míos o mediadores no me dejaron hacerlo.

Yo cuando estaba en una esquina con mis amigos

rodeándome para que le hiciese nada.

Este profesor se acercó y me dijo:

"Me da igual que no le hayas pegado ya aquí,

si le pegas después fuera te voy a expulsar igual".

En ese momento no le di importancia.

En este momento de suponiendo que esas personas

no estuvieran allí, no sé si le hubiese dado

una collejas.

A lo que voy, el profesor quemado, lo tengo que reconocer,

de las cosas que yo hacía.

Él prefirió no intervenir para poder llegar mañana y decir:

"He visto hacer esto, pasa de esto, hasta luego".

Por lo tanto, mal, ¿no?

Sí.

Agradezco mucho de la laboral que tenéis vosotros de asociación

de querer ayudar a los acosadores.

Mi instituto al parecer tiene departamento de orientación.

Yo lo descubrí el segundo de bachillerato.

Yo fui a servicios sociales a pedir ayuda.

Yo no estaba bien, está tenía muchos problemas.

Cosas mías derivadas del consumo.

Me dijeron que lo único que podían ofrecerme era terapia

de familia. No, mi situación era otra.

Yo salí como entré.

Es muy interesante lo que estás haciendo.

Una labor de cómo eres por dentro.

Educar a un niño para que deje de ser agresivo.

Eso lo dice la neurociencia.

Hoy en día hablamos de factores de riesgo

y de factores protectores en los que estamos

expuestos tanto ambientalmente como genéticamente.

Tener una presión social, unos compañeros,

unas personas alrededor con conducta violenta.

Lo que se llama modelaje, es imitar las conductas

de los referentes de alrededor.

Eso influye muchísimo.

Puede explicar en parte la conducta violenta.

Lo que sí es importante es que la conducta agresiva

que se manifiesta durante la adolescencia

puede ser también consecuencia de una crianza

durante la etapa infantil con muy pocos límites,

con una sobre protección,

con que el niño o la niña pueda hacer siempre lo que desea.

Esto es importante tenerlo presente, con una crianza

desde la etapa infantil que sea positiva

pero con unos límites claros hacia la conducta violenta.

Lo llama modelaje.

Voy a introducir aquí a Lara.

Como cada noche saben que tenemos a gente

que está siguiendo muy de cerca lo que contamos porque lo viven.

Lourdes, buenas noches.

Es una de ellas, uno de estos ingredientes.

En el sentido, van a ver, en qué y en qué manera.

Lo que ha contado Marta, ¿te toca de cerca, no?

Sí me gusta el planteamiento que se está adoptando esta noche.

Se está buscando que no solo hay un drama en la casa de la gente

que sufren acoso, sino en la del acosador.

Parece que hay más interés por atender al acosador

porque es más incómodo el papel de la víctima.

¿Por qué no se agrupan?

¿Por qué cuando hay un comportamiento

así no hacen presión y abuchean?

La tortilla se daría la vuelta rápidamente.

Son mucho más.

Lo decía la semana pasada la fiscal.

El 86% de los chavales tienen un buen comportamiento.

Frente al factor de riesgo esta el factor de elección

que tenemos cada uno de nosotros.

Javier, ¿estás ahí?

Más que la familia necesitan la tribu.

Creen más en su grupo que la propia familia.

En casa todas las mentiras son posibles.

La tribu siempre tiene que haber un jefe.

Ese jefe es al que todos le aplauden.

Como dice Natalia y todo el mundo, necesitan al más débil.

No es el objetivo los defectos.

Cualquier persona que sea un poco débil

y le haga más fuerte, va a tirar de esa persona.

¿Qué tienes que hacer como profesor?

Lo de la tribu es muy importante.

Yo de alguna forma sentí que me aceptaban en la tribu.

A mí me abrieron los ojos en la educación.

Siempre intento que la violencia no arregla nada

Siempre intento que la violencia no arregla nada,

ninguna de las cosas.

Hoy me dices esto, mañana te la armo yo aquí.

La palabra simpatía. Tú trabajas con la empatía.

En el colegio hay cosas que no se trabajan.

Las trabajas fuera o los niños se quedan sin atender

a las habilidades blandas de ponerse

en el lugar del otro, el respeto,

todas esas cosas que se quedan fuera del sistema educativo.

Esto nos lleva a preguntarnos algo,

¿realmente estamos educando a nuestros adolescentes en la empatía?

Lo digo por esto.

Imágenes que hace muy poco se convirtieron en virales.

Aquí en plató se estaba produciendo algo que yo tengo que comentar.

Natalia, sé que te duele ver todo esto.

Se el esfuerzo que estás haciendo.

Hace unos días se convertía en viral,

seguro que lo hemos visto todos.

Me gustaría preguntar algo a Lourdes, creo que has dicho que...

-He dicho el 86%, lo dijo la fiscal.

Ella decía que teniendo en cuenta estos datos,

el 86% de los adolescentes es bueno.

Es una etiqueta yo estoy en contra de las etiquetas completamente.

¿Qué tipo de educación le estamos dando esta gente?

Seguramente que había más de uno con una cámara,

no lo dejaron y fueron a socorrer a la persona

que estaba siendo agredida.

Hay 1° de insensibilidad.

Tiene mucha culpa lo que vemos en las redes.

Yo lo creo que también lo tienen los fiscales.

Un porcentaje de niños son buenos, hay un problema y lo quieren tapar.

-El problema es que en ese teatro que se monta,

en el que el acosador necesita su público,

no le dejen ese público.

No haya esa presión del 86% que decía de la semana pasada.

La víctima no elige ser acosada,

con lo cual, ¿qué está pasando ahí?

¿Por qué realmente no hay un movimiento grande

de todos los chavales que están en contra

de lo que está pasando? ¿Qué pasa?

-En los centros hay que crear un clima emotivo,

al hilo de lo que estaba diciendo, de las emociones, etc., etc.

Luego aparece el gran titular, educar en valores.

Hay gente que para educar en valores acogido unos cuantos

y lo ha repartido en tres semanas.

Ha dado un valor como si fuese una clase magistral.

Por ejemplo, honestidad durante el martes que viene.

Al mismo tiempo que te robo la cartera.

Eso no tiene ningún valor.

Lo que tiene que estar el colegio

es ser una institución con unos valores ejemplar

izados durante toda su vida.

En toda la comunidad escolar, que se palpé.

Que si ese codo elección tiene el diálogo,

una idea regulativa de gestión.

Que se utilice con los alumnos, con los padres, con todos.

No es cuestión de explicar que es el diálogo.

Si no de que se ejemplifica en el colegio.

Predicar con el ejemplo, más claro que el agua.

Sí.

-Cuando los matones son los que se ríen...

Antes eran el grupo de clase.

Cuando ahora se ha hecho viral.

Esto ocurría en esa.

Esto ocurría en Jaen.

Se ha hecho viral, no son los 4 matones, son 100...

-Ahí has dado al tema delicado.

El dibujo que hemos echado del dibujo escolar con el acosador...

El dibujo que hemos hecho del dibujo escolar con el acosador...

Ahora el acosador con ese dispositivo

que tú tienes es anónimo. No necesita la presencia.

Segundo, lo haces durante 24 horas al día si quiere.

Porque eso está circulando.

Y lo más peligroso, la banda de los que aplauden

y los que jalean a la acosador puede llegar a ser gigantesca.

Por lo cual, el chaval queda hecho pedazos.

Javier ha estado antes militando

Javier ha estado antes militando,

¿por qué no hay una asignatura que se llame teléfono móvil?

Decíamos que les hemos dado una herramienta absolutamente potente.

Yo insisto más en la idea

de qué se puede hacer desde el punto de vista educativo.

Y como padres.

Ahora os preguntaré a qué edad has avisado el teléfono móvil

a vuestros hijos.

Sí, los padres no están preparados para ello.

Insisto, el colegio tendría que tener una conexión

tan fuerte con los padres que fuera como a hablar

cada día casi a diario.

Que les den 200 cursos de cómo trabajar con los alumnos.

Por otra parte, la primera asignatura

que tiene que haber, una asignatura que nos ayude

a gestionar las emociones.

¿Cómo puedo gestionar que antes de darte una patada,

insular tarde o decir algo al público, sea capaz de controlarlo?

Encuentro que de alguna forma trabajado con ellos.

Tienes que intentar cosa que "HIT" no intenta,

meterse en su tribu.

Meterse en su tribu significa que ellos te dejan o no

según lo que hagas con ellos.

Si ellos te respetan porque tienes algo

que les ha llamado la atención, te van a respetar.

Los chicos de repente me dicen:

"Javier, la salida de hoy va haber una pelea".

Efectivamente, salían fuera y me contaban 50 chicos

grabando con el móvil una pelea de 2.

¿Qué hacías?

Muchas veces he salido porque me lo habían dicho.

Yo muchas veces decía:

"¿Por qué me lo dicen a mí, no al director?".

Me lo decían como en bajito, cuando acaba la clase.

Yo salí varias veces, me subí y decía:

"¿Que habéis venido a ver sangre para luego enseñarlo a los demás?".

-Yo me viste la situación de salir del instituto

y que a alguien que se hubiese enterado me dijesen:

"Te van a estar esperando la salida.

Y no ver a ningún profesor ni a ningún director.

No sentí el respaldo de los profesores,

ni de los jueces ni los fiscales.

-Yo decía: "Chicos, iros a vuestra clase".

No tenéis que responder lo primero,

tenéis que pensar y decidir siempre lo mejor.

Otro sistema de lo que estaba haciendo.

Yo he trabajado con ellos el método

que no hemos trabajado en España.

Los políticos podrían arreglar esto.

No van a recoger nunca nada de la educación.

Cuando las generaciones que están ahora crezcan,

habrán pasado 10-20 años cuando se hagan mayores.

Me dirigiría a ellos y diría:

"Y ustedes cambian la educación, como han hecho en Finlandia...".

Vamos a ponernos todos de acuerdo.

Tenemos varios frentes abiertos.

Vamos a ponernos de acuerdo y a dedicarlo a nuestros hijos.

Es más importante que los doctores, que los jueces.

Saben que en eso se juegan su futuro.

En España somos de los países que menos se invierte

en educación porque no se recogen votos

y no hemos enseñado a los políticos y a la sociedad.

A mí me parece que la sociedad española,

que me perdonen los españoles, de lo más maleducado que visto.

Somos divertidísimos, nos quieren un montón.

Pero somos muy maleducados.

Cortamos la palabra al otro, nos respetamos,

nos creemos los mejores, no es así.

Todo lo que estamos haciendo aquí...

Todo lo que hacemos en el debate...

No puedo parar con esto. Todo es consecuencia...

Estoy encantada de escucharte.

Estoy encantada de escucharte.

Todo lo que nos pasa es consecuencia de algo

mucho más fuerte.

En esta educación no se nos ha enseñado

a respetar al otro, dejar que termine de hablar.

Se puede observar en cualquier sociedad.

Cortamos la idea,

porque tenemos pensado

qué decir.

Las artes nos pueden salvar.

Las artes se quedan ahí.

"Podrías venir a mi clase a venir de lo que sabes".

"No puedo, son muy tímida".

El sistema educativo nos prepara todavía para el siglo XIX.

¿De verdad te has jubilado?

Cuando has lanzado lo que es acoso y lo que no...

Vuelvo al teléfono móvil.

También lo que estoy escuchando de la fiscalía,

cuando la fiscal decía que el 80 y tanto por ciento eran buenos.

Dos familias de acosadores nos han pedido ayuda.

Solo dos.

¿Qué pasa cuando están los hospitales llenos de niños

por anorexia, bulimia, acoso...?

Familias destrozadas...

Y no hay acosadores, nadie tiene un hijo acosador...

Los centros escolares, tolerancia cero.

Lo de empatía...

¿Qué nos encontramos las víctimas?

Cuando llegadas con un hijo destrozado,

el fiscal dice que es como un perro que ladra:

"Si le haces caso, sigue ladrando".

¿Qué el empatía han trabajado la inspectora de educación?

Hay un estrés postraumático.

Te dice que si, es insostenible,

que te vayas del centro.

Viene la policía y, de un día para otro, pasa a ser todo mentira.

El tutor que tres días antes había dicho

que había un caso de acoso escolar,

baja las orejas.

¿Cómo podemos trabajar la empatía?

¿Cómo podemos acompañarles en la gestión de emociones,

si el trabajo lo tenemos pendiente los adultos?

Por mucho currículum que tengamos,

¿dónde está es trabajo pendiente?

¿Dónde está la inteligencia emocional de los adultos?

El otro día me encantó la orientadora.

Dice que los menores,

hagan lo que hagan, está pendiente.

Quien piense que la ley del menor no es lo suficientemente dura

es porque no conoce a los menores.

He mirado la ley del menor

y la exposición de motivos

dice que las infracciones que hacen los menores de 14 años

son irrelevantes.

Cuántos fallos.

La fiscal dice que son recuperables a tal,

pero ahí no están todos los acosadores.

Nadie o muy poca gente tiene un hijo acosador

y en muy pocos centros reconocen en la cosa.

Si seguimos en esta línea,

los que han de aquí a no mucho,

personas a los que han acosado,

podrían ser brillantes...

Como dicen que las madres de los acosadores

es que estamos locas,

rescato la frase de Einstein

diciendo que hacemos lo mismo esperando resultados distintos.

Voy al teléfono móvil.

Hay muchos padres que han dado donde más nos duele,

en el teléfono móvil.

"Me lo está pidiendo y todos los del cole lo tienen".

Vosotros estáis recibiendo esos datos y esa información.

¿A qué edad se les está dando

y si tenemos idea de para que lo usan?

El primer dato que dejo es que estamos

dando el teléfono móvil un iPad,

lo que sea niños muy pequeños en un restaurante

para que no molesten,

en casa para que se calle.

Antes, era un osito de peluche, una manta...

Ahora es un elemento digital conectado a Internet.

El acoso, cuando llega desde el propio osito de peluche,

que es digital, se potencia mucho más.

Lo comento tras hablar con muchos psicólogos.

Antes ibas a casa, abrazaba su osito de peluche,

y el mundo era tu burbuja.

Ahora, cuando te agarras, te abraza más fuerte.

Parece fácil.

Lanzo la pregunta también a los espectadores

que nos estén viendo.

¿Cuántos padres están con los hijos en el sofá

y, de repente, el chaval gira

el tablet o el móvil cuando el padre va a haber qué hace?

Que el padre se acerque y eche un vistazo.

Digo que haya la confianza suficiente

qué hace o con quién está hablando.

Luego entra la siguiente cuestión.

A ver qué opináis vosotros, ¿la tecnología sí o no?

¿Quitamos el móvil para siempre?

¿Hasta a los 18 años no hay móvil o redes?

-Es como todo.

Cuando llegadas una cosa al extremo, acaba siendo mala.

Si la utilizas de una manera sana y con cabeza,

puedes hacer cosas que no impliquen dolor a otra persona.

Si la usas para desfogar todo lo que tienes dentro

y hacer daño a otra gente, ahí puedes hacer mucho daño.

El acoso en redes sociales hoy en día es brutal y muy doloroso.

Creo que redes sociales sí, como todo,

pero nunca utilizándolas mal y demás.

Los que quieran pronunciarse como padres,

además de ser profesores, adelante.

Sois unos cuantos.

Lourdes dice: "Yo, yo".

¿Sabéis lo que están haciendo vuestros hijos

con los teléfonos móviles

o es mejor no mirar porque me voy a asustar?

Para tener confianza

tienes que tener una muy buena comunicación.

Muchas veces, en las familias se quiere trabajar

la comunicación cuando tienes 15 años.

Tienes que trabajarlo desde que son pequeños

y acostumbrarte a hablar de las pequeñas tonterías del día.

Eso va haciendo que haya la relación

en la que te pueda decir

en la que te pueda decir:

"Me está pasando esto".

Mi hija pequeña se ha querido someter a un experimento.

Dice: "Yo puedo hacer esto".

Casi todos los padres pensamos que nuestros hijos

utilizan demasiado el móvil.

¿Cuánto utilizamos nosotros el móvil?

Quizá ese analfabetismo emocional que tenemos:

"¿Y si los niños están siendo reflejo de nosotros?".

¿Y si vivimos en una sociedad agresiva,

y más con la esto que estamos viendo, estamos irascibles?

Quizá tenemos que mirar en qué se están mirando los niños.

Hay un caso en el mismo colegio de tu hija.

Eran unas imágenes vejatorias para dos colectivos.

Una era una chica y la otra, una persona discapacitada.

Los mismos estudiantes denunciaron

que esas imágenes se estaban distribuyendo.

-De hecho, en torno al 60% en España de las chicas

han sido acosadas en redes sociales.

A nivel mundial creo que era un 58%.

Se está convirtiendo en una realidad

que la gente se acostumbre.

-En Jaén llama la atención la insensibilidad.

A base de ver violencia,

se van anestesiado.

Ellos saben más que los padres y profesores.

¿Te parece que hagamos un experimento?

Sí.

Para ver lo fácil o difícil

que es hackear cualquier dispositivo que tenemos en las manos.

En muchas ocasiones es más fácil de lo que parece.

El problema es que pensamos que hay que ser un superhacker

para hacer algo a través de los ordenadores.

En el mundo de la seguridad hay hackers y ciberdelincuentes.

Hay una barrera muy fina en utilizar algo bueno y legítimo

y ser ciberdelincuente sin darte cuenta o queriendo serlo.

Creo que ella ha salido un segundo.

Ha instalado una pequeña aplicación.

Es un iPad.

Sí.

¿Qué está haciendo esa aplicación?

La podemos utilizar cualquiera.

Vemos lo que escribe menor, que fotos hace.

Estas aplicaciones, lo sé por experiencia,

tengo conocidos en Latinoamérica,

hay países donde los menores tienen una aplicación,

donde te dices dónde estás, si desconectas los micrófonos...

¿Puedes abrir la cámara?

Voy.

Muchas veces pensamos

que es nuestro teléfono, nuestra cámara...

En ocasiones, tenemos a otra persona mirando.

Es lo que he hecho ahora mismo.

Estoy viendo a través de mi teléfono móvil

lo que estás viendo en tu teléfono.

Esto puede ser un correo electrónico,

que nuestra pareja se vaya al baño momento...

Es extraño que alguien lo instale con un correo electrónico.

No hace falta ser un gran hacker.

En las marketplace hay aplicaciones de control.

Se utilizan para acosar.

Pueden captar desde la conversación

que estamos teniendo a grabar imágenes.

Estoy viendo en directo tu cámara.

Efectivamente.

Esto puede dar lugar a un montón de cosas.

Imagínate que te vas al servicio,

que estás en la ducha, que estás con la pareja...

No es un ejemplo que haga por meter miedo.

Lamentablemente, lo estoy viendo en mi día a día.

La tecnología en sí no es mala. Quiero dejarlo muy claro.

Las redes sociales han ayudado mucho,

hemos evolucionado,

pero hay que usar las de forma correcta.

Ahí está la moral de cada uno, qué es correcto y qué no es.

El hashtag sigue vivo.

Son las 00:30.

Eres un caballero andante de las redes.

Vas deshaciendo entuertos.

-Sí, cada semana y no exagero.

Cada semana me llegan decenas de casos a mi redes.

No doy abasto de gente acosada.

Colaboráis con la policía.

El ministro anunció el evento.

Yo me he posicionado.

Como estudias ingeniería informática,

llegará un momento en el que tendrás que decidir

qué hacer.

-Tengo una gran responsabilidad.

-Un gran poder conlleva una gran responsabilidad,

-Un gran poder conlleva una gran responsabilidad.

Yo he tenido ofertas para hacer algo malicioso.

Me costaría muy poquito,

y ganaría mucho dinero en muy poquito tiempo.

-Para la investigación se viene haciendo un estudio

de la víctima redes sociales

para ver si está recibiendo algún tipo de amenaza.

Un líder inicia un trato denigrante.

La víctima tampoco es consciente.

Hay que sumarle el miedo.

El entorno familiar, incluso el entorno escolar, es fundamental.

No son grupos organizados.

Una pregunta.

Ya que sabes tanto de esto,

te quería preguntar qué recomendaciones haces

a los padres que tengamos hijos pequeños.

Tú no tienes hijos.

¿Qué dirías a unos supuestos hijos que tengas,

puesto que conoces el peligro que hay?

También las bondades.

En el instituto no se permitía.

En el instituto de mi hija tampoco lo permiten.

Yo lo utilizaba de forma didáctica.

Era muy inmediato, muy rápido.

Acortaba mucho tiempo y nos daba creatividad.

No voy a decir lo que hacían los chicos

cuando haces una pregunta y tienen el móvil.

O poner una asignatura de cómo manejar las nuevas tecnologías.

-A ver, en primer lugar,

aparte de lo que he comentado antes de la confianza,

es muy importante en la educación

y que conozcan lo que tienen antes entre manos.

No hacer en el mundo digital

lo que no harías en el mundo físico.

Si no hablas con un extraño en redes

y no te comes un caramelo, no lo hagas en redes.

También sentido común.

Si recibimos mensajes y correos electrónicos que dicen:

"Enhorabuena, has ganado un iPhone por dos euros"

y la gente hace clic...

-Me parece que, lo que has dicho,

la confianza es lo más importante.

Ellos te van a contar los problemas que tengan.

-Quería volver a lo que hemos dicho antes.

Se han mencionado muchas veces, lo dicho Natalia,

que ella abandon los estudios.

El acoso no es solo en redes.

Dicen que igual es bueno que te vayas a otro sitio.

Hay otro tabú, el fracaso escolar.

No es lo mismo gente que lo abandona por circunstancias

que hemos dicho aquí.

Puede ser un gran cerebro.

Ayudando estas personas vas a lograr mucho más

que con trabajos corriente son normales.

Lo ha comentado...

-Me costó mucho el asumir entrar otra vez a un centro educativo.

Cuando fui al nuevo centro donde estoy ahora,

que estoy supercoontenta,

superfeliz, le dije a mi madre:

"No paso por esa puerta, no entro".

¿Con quién has venido? Con mi padre.

Se está conteniendo, porque tiene muchas cosas que decir.

Adelante, Luis. Buenas noches.

Pues bien.

Ahora ya bien.

Hemos pasado unos años malísimos.

Como bien ha dicho,

esto lo acaba sufriendo todo el núcleo familiar.

Hemos sentido un desamparo muy grande.

Nos hemos visto muy solos.

Lo importante es que Natalia ahora está aquí lo puedes contar.

Lo grave de esta situación es que muchos chavales

se quedan en el camino.

¿Y las soluciones?

Creo que la solución...

A nosotros nos cerraron todas las puertas,

tanto las educativas como la Fiscalía de Menores.

Yo toqué todas las puertas.

En un primer momento,

en el colegio sí que respondieron.

Te respondía al profesor.

Cuando llegaba la directora, si te respondía,

luego estaban los inspectores.

Finalmente, pasabas a la Consejería de Educación.

Eso es todo político.

Antes habéis dicho que no hay un convenio político aquí.

No les interesa.

No les interesa porque ellos están más cómodos

teniendo un país de cazurros,

voy a decir, que tener un país con gente inteligente.

Me parece que para ser profesor sea una de las notas más bajas

que se pide.

Es el futuro.

Si tú a esa gente,

esta gente y los desarrollas profesionalmente,

dentro de unos años vas a recoger eso que has cultivado.

No les interesa.

Les interesa tener un país de borregos.

Para acabar con el acoso...

Hay un negocio.

Hay partidas que se destinan a acoso escolar.

Si acaba el acoso escolar...

Tengo mucha frustración.

Hemos pasado años muy malos y nos hemos sentido muy solos.

Cuando acabas denunciando estas situaciones,

que acaban tachando de loco, ¿sabes?

El problema lo tienes tú y no los demás.

Voy a poner teléfonos del Ministerio

contra el acoso escolar.

Se puede llamar gratuitamente.

No deja rastro.

También el de la fundación ANAR,

que lo hemos mencionado en unas cuantas ocasiones.

Estando las soluciones, ya que Luis lo acaba de comentar,

sé que estás muy concienciado con esto de las denuncias,

te pregunto directamente.

¿Debería ser el acoso escolar un delito penal?

A ver, el acoso escolar es un delito porque es un maltrato,

no es una broma, no es un juego de niños,

el problema lo tenemos en la edad penal.

Menores de 14 años son inimputables,

de 14 a 18, es la ley del menor,

que, a nuestro juicio y experiencia, te quiero matizar...

Desde la asociación,

tenemos datos suficientemente fiables

para ver lo que está fallando en cada pieza del sistema.

De 14 a 18 años son las medidas de la ley del menor,

que son, a nuestro juicio, medidas muy laxas.

Ha habido un curso de informática para el acosador.

Eso aparte de "vamos a trabajar con esa persona".

Hay que ver si son amenazas o coacciones.

En la última reforma han metido el acoso,

pero no tiene nada que ver con el acoso escolar.

Enla tipificación del acoso escolar en el código penal.

De 14 a 18 años,

la ley que regula la responsabilidad de menores,

consideramos que ese hace falta un endurecimiento.

No solo la parte punitiva,

sino que hay que trabajar muchísimo con esas personas.

¿Por qué tienen esa necesidad de hacer daño?

Hay un vacío legal brutal.

Cuando se denuncia responsabilidad civil patrimonial

porque, igual que si tus hijos le abre la cabeza una portería

los responsables legales son ellos,

si dejas un niño sano

y te lo devuelven con un cuadro de daños también,

ni siquiera los escasos casos

en los que se gana a la responsabilidad civil patrimonial

hay baremos para los daños por acoso.

Se tiene que ir a los daños por accidentes de circulación.

Hay un vacío legal brutal.

Hace falta...

Estamos sin soluciones.

Una ley integral de prevención del acoso escolar.

Hace falta una intervención transversal,

con una intervención que llegue a la parte judicial,

a la conserjería...

A los sistemas educativos, a los sistemas sociales,

a los padres, los centros docentes y, como base,

esa inteligencia emocional que tanto echamos en falta.

Hace falta la prevención,

que se evalúe el acoso en las aulas.

Eso se puede evaluar en los casos incipientes de acoso escolar.

Protocolos fiables que, como decía antes Luis,

vamos a ver si funciona protocolo,

vamos a medir el acoso, antes y después.

Los protocolos que hay en la Consejería de Educación,

están viciados.

Es el centro docente al que has denunciado por acoso

el que tiene que rellenar el protocolo y decir si hay acoso,

si no hay indicios de acoso,

o si los indicios no son concluyentes.

Eso lo transcribe la inspectora

y eso lo transcribe la dirección territorial es lo que recibimos.

Estás hablando de inspección educativa.

Sí, del sistema educativo.

Hay que ir eslabón por eslabón viendo lo que falla.

Lo estamos proponiendo.

No solamente estamos exponiendo todo lo que está ocurriendo

con los menores y familias, estamos invitando a esas soluciones.

Parece ser que no interesan.

Si evalúan, verán que esos planes, programas, protocolos, etc.,

no están funcionando

si tenemos datos antes y después.

Entonces, no están por la labor.

Por alusiones, Iñaki,

¿qué falla y que falta en los colegios?

Ha empezado aludiendo a todos los asuntos

que domina a la perfección en cuanto al tema de legal.

Para que...

Una de las maneras...

A la hora de dar soluciones,

estaría esta parte, pero es un problema muy complejo.

Arrancada de una pulsión muy profunda que siempre va a estar ahí,

que es la del placer morboso de humillar

al que tienes al lado,

haciéndote el macho todo con el coro de los que te están aplaudiendo.

Eso va a estar ahí siempre.

cuando llega un padre, una madre...

Más las madres.

¿Cómo llegan las denuncias?

Tiene que ser una institución muy fuerte.

Ahora mis colegas que me estén viendo

se estarán acordando de mi madre...

"A ver este calvo qué dice".

Esto implica cosas que sabemos que son muy deficitarias.

Las plantillas se mueven demasiado.

No hay tiempo para atender este tipo de cosas.

Los tutores están saturados.

Hay una serie de carencias que hace que sea difícil todo eso.

Aun así, creo que el profesorado, la mayor parte,

rompo una lanza en ese sentido, está implicado.

Es una vergüenza que en un colegio

o ocurran cosas tan tremendas como las que nos han contado.

Es depresivo. No podemos capitular.

Es necesario que desde muy pequeños

esa enseñanza emocional,

poner nombre a lo que les sentimos se vaya trabajando.

Hemos comprimido el horario del centro

para sacar unos espacios donde trabajamos esto exclusivamente.

Tiene un nombre en euskera.

Incidimos en eso desde muy abajo.

Es el método que tenéis en Bilbao.

Sí, no en Bilbao...

Vimos estas carencias que estamos viendo.

Trabajáis desde pequeños.

Utilizamos también mediadores...

Tenemos mesa de diálogo...

Tenemos una serie de cosas que nos están funcionando.

Antes de llegar a segunda parte. Sí.

Además, es necesario...,

porque es una traba con la que nos encontramos continuamente,

es necesario que los chavales

comprendan perfectamente lo que es un chivato,

que es un tipo abyecto,

que va buscando un beneficio personal a base de cargarse a otros,

de lo que es una persona sensata,

con unos valores cívicos,

que va a denunciar que hay un matón

que está perjudicando a un compañero.

Lo primero es una abyección, lo segundo es un acto cívico.

Si en el colegio empapa esa cultura,

estos del aplauso van a estar... Lo van a tener muy difícil.

Como mejor afrontamos,

desde el punto de vista de los que estamos peleándonos en las aulas,

los conatos que se puedan dar, que siempre ahí, ¿eh?

Conatos aquí, conatos allá...

Apagar esos fuegos.

Es porque te vienen a avisar los propios alumnos

si se ha instalado este clima social,

este sosiego, esta calma en el colegio.

Este clima emotivo.

Hola, Eva.

¿Qué tal?

Ha ido recogiendo cada uno de esos comentarios.

¿Cómo está la cosa?

Hola, muy buenas noches.

Redes sociales muy activas durante toda la semana.

Lanzábamos la pregunta:

¿Quién es el responsable del acoso escolar?

Muchos decís que la la sociedad.

Muchos decís que la sociedad.

Mostraban la envidia como protagonista.

Muy marcado este tuit que ahora les leemos.

"Vivimos en una sociedad

en la que es ser gregario está aumentado.

Si no hay seguidores, el acoso se termina".

Han sido muy seguidas las declaraciones

de Beatriz Luengo desde Miami.

Decía que mientras están destruyendo no están construyendo.

Me encantaba.

Muy seguidas las intervenciones de Javier Carretero,

el profesor que está jubilado,

pero que quieren que esté dentro de su carrera.

También por ese derroche de vocación

y dedicación a sus alumnos.

Es un breve repaso

a todo lo que ha dado de sí la noche.

Cuando lanzas el tema de la semana

que viene lanzamos la siguiente pregunta.

Os voy a pedir...

Estamos en los minutos finales.

Cada noche se nos va.

Afortunadamente,

la palabra toma aquí su hueco en este estudio seis

de Prado del Rey

para decir lo que ocurre.

Más las mujeres, las madres,

son las que denuncian

el acoso de un hijo.

Perfecto.

Quería hacer hincapié en algo que he comentado hace un momento

es lo de los alumnos mediadores.

Tal vez el sistema no funcione,

pero hablando de soluciones,

tal vez las relaciones de alumnos puede ser lo mejor que hay.

Quiero agradecer a una persona muy especial para mí

antes de encontrarme con Javier.

Esta chica se saltó esto de las etiquetas

que hemos mencionado antes.

Lo primero que hizo fue ayudarme a mí.

A raíz de ayudarme a mí, empecé ese movimiento de cambios.

Deberíamos hacer que los alumnos se conozcan más entre ellos,

que nos olvidemos de las etiquetas.

Si las vamos a mencionar

es porque nos las ponemos nosotros.

Siempre es más sencillo que un alumno trate como un igual,

que un adulto como profesor o nuestros padres.

La consejería creo que no va hacer nada

y la fiscalía creo que están equivocados.

Los profesores, en la medida que podáis,

que fomenten el trabajo en grupo

o dejen a principio de curso una clase

para que los alumnos se conozcan un poco más.

Os pido un poquito de brevedad.

Cuando escribí el libro,

al final del todo pongo que mi historia quedó...

Mi carpeta quedó en una caja.

El fiscal, la fiscalía

y los jueces decidieron dejarlo ahí,

pero también los encargados de esta situación.

Me gustaría dejar claro que hay suicidios,

que niños que se quitan la vida y niñas que se quita la vida.

Es muy importante que las personas que puedan parar esto,

profesores, adultos, padres,

madres, fiscales, jueces, que pongan de su parte.

En su mano hay vidas de personas.

-Creo que me iré sin ver un cambio educativo.

Creo más en algo que voy a decir que es muy fuerte.

A ver si me toma la palabra y lo hacen.

Estuve a punto con los alumnos de iniciar una revolución.

Ya que los de arriba no quieren cambiar nada o no saben,

o no les han educado para cambiar nada,

¿por qué no cambiamos, como ha hecho Greta Thunberg?

Han concienciado a mucha gente.

Supongamos que los alumnos se ponen de acuerdo.

Hay redes sociales y se ponen de acuerdo.

A ver qué dicen los mayores.

No voy a continuar por ahí.

Poner a trabajar juntos a los alumnos.

Aquí nunca hemos trabajado el corporativismo.

Sabemos negociar entre nosotros.

Hay que exponer ideas.

Votamos todos la mejor. Es muy sencilla.

Votamos todos la mejor.

Todos renunciamos a nuestra por ir por la mejor.

Imagínate que estás en el grupo con el acosado.

Cambia todo.

Si pones a bailar de la mano al acusado y al acosador cambia todo.

La música nos libra mucho de todo esto.

Siempre nos quedará la poesía.

Me gustaría que los escolares en edades tempranas hiciesen,

que les gusta mucho,

un CSI sobre un acosador modelo,

para que sacaran ideas del fondo de miseria

y fondo de cobardía que hay ahí.

Todo acoso tiene un fondo y un sustrato de crueldad.

La crueldad es la fuerza de los cobardes.

Esa visión, si es compartida por todos, es muy interesante.

Es muy interesante.

Empieza a cambiar las tornas

de lo que estamos considerando la fuerza, etc.

Aquí hay un valiente, una persona que hay que aplaudir,

que se atreve a venir a decir

que él estuvo en esos malos pasos

y, con toda la categoría del mundo,

haciendo de tripas corazón, le habrá costado,

pero nos ha dado un testimonio de un valor enorme.

Y se enfrentó a profesores.

Efectivamente.

Les pone a todos para pedir perdón.

Pedir perdón requiere mucha valentía.

Es más fácil hacerse el fanfarrón

y mandar a tomar por saco a

alguien,

que decir lo siento.

Te falté, te mentí...

Te pones en un plano inferior.

Brevedad, por favor.

Para finalizar, por resumir,

lo que hemos comentado antes, la confianza en casa es fundamental.

La educación en casa en el colegio.

Hablamos del ámbito tecnológico.

Terminar con una frase,

que es sí a la tecnología,

pero utilizada correctamente.

-Como he dicho antes,

prevención integral del acoso y una invitación.

Antes nos mandaban al rincón de de pensar.

Esa invitación a que enfaticen con el dolor

con el que vivimos las víctimas y sus familias.

Me quedo,

no sé si los telespectadores captan este tipo de sutilezas,

cuando ponemos cara a cara

a dos personas que han estado en extremos opuestos,

cuando juntamos a varias generaciones...

Hay que pringarse.

La próxima semana les espero para destapar otro melón

al hilo de las últimas cifras de delitos sexuales

con joven adolescentes como protagonistas

les preguntamos esto.

¿Es necesaria una asignatura de educación sexual en los colegios?

¿Sí o no?

Feliz semana y nos vemos.

(Música)

¿Quién educa a quién? - Programa 4 - ver ahora

El aplauso a Beatriz Luengo

La cantante y actrizBeatriz Luengo, ha entrado en directo para contar cómo fue ese momento de su infancia, en el que sufrió acoso escolar. "Un grupo de niñas de un curso superior me empezó a hacer la vida imposible […] Me empezaron a llamar niña mono", ha confesado.

La cantante ha contado que ha tenido que "trabajar sus inseguridades", y que el paso del tiempo ha sido la cura a sus problemas. Aunque ha destacado que fue su abuela quien le ayudó a salir de esa situación. Le compró, ha contado, "una camiseta de Mowgli que decía: Mowgli, el niño mono", y la obligó a salir con ella y enseñarla cuando volvieran a llamarla 'niña mono'.

Durante su intervención ha insistido en que la "envidia", como decía Natalia de Agustín, es a veces el porqué de una situación de acoso. Y ha dejado un mensaje claro sobre cómo acabar con esta lacra: "Hay que dar apoyo a las víctimas, pero también hay que detectar a los acosadores y señalarles sin miedo".

Para todos aquellos que están pasando por la situación que ella vivió de niña, ha dejado un consejo: aprender a "mirarse hacia dentro" para que no crean que son lo que "consideran los demás". Y al acosador le ha trasladado que, "no necesitan arrodillar a nadie, que estamos en un mundo con una primera fila disponible para todos".

Pero no ha sido el único mensaje. También se ha dirigido a los acosadores con una de las frases más aplaudidas en redes. "Mientras destruyen no están construyendo para sí mismos", ha concluido.

Beatriz Luengo habla sobre su pasado como acosada

¿Qué estamos haciendo mal, que no conseguimos erradicar este problema? Todos los invitados coinciden en que la falta empatía es uno de los problemas. Y es que, sin seguidores que vitoreen al acosador, el acoso terminaría. Xavo Vilacrés ha destacado que "no buscaba víctimas sino la aprobación del resto". Y por eso, Natalia de Agustín ha abogado porque tomen medidas, porque la vida de muchos adolescentes está "en sus manos".

La próxima semana volvemos con más educación, y lanzamos esta pregunta para ir calentando motores: ¿Es necesaria una asignatura de educación sexual en los colegios? Si quieres votar, pincha en este enlace.

PLAYZ

anterior siguiente