Enlaces accesibilidad

PlayzTrends

Ricardo Cavolo: "El arte no sirve para ganar una revolución, pero sí para aunar voces"

  • ¿Qué papel han jugado las redes sociales en movimientos como el #BlackLivesMatter?
  • OK Playz, de lunes a jueves a las 18:59h

Por
OK Playz - Ricardo Cavolo: "El arte no gana revoluciones, pero aúna voces"

La semana pasada, millones de cuentas en Instagram se llenaban de fotografías en negro en recuerdo a George Floyd, dando comienzo al movimiento mundialmente conocido como #BlackLivesMatter. Ricardo Cavolo, colaborador de OK Playz, ha analizado precisamente el papel que tienen las redes sociales en protestas de este tipo. "Muchas veces se utilizan con buen fin y sí, están cumpliendo un papel muy importante". 

"Todo tiene un objetivo"

Según el ilustrador, las redes sociales han actuado de forma decisiva en movimientos tan importantes como el #BlackLivesMatter o el #BlackOutTuesday. "Hay un punto objetivo de enseñar lo que sucede: brutalidad policial, injusticias, etc. Es una forma muy importante de documentar lo que está pasando. Pero también se emplea como forma de apoyar un momento social en concreto. Y mi forma de hacerlo es desde las artes sociales. El arte no creo que sirva para ganar una revolución, pero sí para aunar voces".

Con más de 220.000 seguidores en Instagram, Ricardo Cavolo emplea su cuenta oficial para manifestarse a través de sus ilustraciones. Y una de ellas estuvo expresamente dedicada a la causa que conmocionó el mundo hace unos días: la muerte de George Floyd. "Creo que los que hablamos desde el privilegio tenemos que aprender muchísimo aún".

BLACK LIVES MATTER #ricardocavolo

Una publicación compartida de  ricardocavolo (@ricardocavolo) el 

"El error más común era utilizar los hashtag #BlackLivesMatter y #BlackOutTuesday. El problema es que si publicas un cuadrado negro con esa etiqueta, estás bloqueando muchísima información. El segundo error es que la gente lo ha utilizado como forma para sentirse mejor. Y el tercero es que muchas marcas y personas lo habrán publicado simplemente para encajar", confesaba Cavolo. "Termina siendo como una mascarada. Esto empezó cuando ocurrieron los atentados de París. El lacito negro comenzó a usarse en Facebook y así el usuario podía sentirse parte de algo".

"El arte no es clave, pero es necesario"

Ricardo Cavolo lleva años realizando ilustraciones sobre todo tipo de temáticas. Y con motivo de la revolución iniciada en EEUU y trasladada a todos los rincones del mundo, el colaborador del programa tiene claro que el arte "no es necesario para entrar en una revolución y ganarla", pero sí que "unifica y es necesario". "El arte, de la forma que sea, conecta con la sensibilidad de la gente. Es muy útil de cara a trabajar en protestas sociales".

Y para que lo tengamos más claro, el artista propone una serie de movimientos -algunos ya extintos- que pueden servirnos como referencia a la hora de asumir el arte como una forma necesaria de protesta. Los dadaístas es uno de los ejemplos. "Creaban mucho collage y algo muy rompedor. Básicamente era una crítica a la primera Guerra Mundial y al capitalismo que comenzaba en varios países. Me gusta porque no se les daba demasiado pábulo, pero encajan mucho en este rollo".

Otro de ellos es el movimiento de la Guerrilla Girls. "Aunque ya no existen como tal, emplearon el mundo del arte durante la década de los 80 y 90 con el fin de reivindicar la figura de la mujer. Era un grupo feminista y activista que de manera muy sabia hicieron panfletos muy chulos con multitud de datos, y estadísticas".

No recomendado para menores de 16 años Metrópolis - Guerrilla Girls - ver ahora
Transcripción completa

Se cumplen 30 años de la fundación del colectivo artístico feminista

Guerrilla Girls.

Analizamos con Frida Khalo y Kathe Kollwitz,

dos de sus fundadoras, su retrospectiva en Matadero Madrid.

Sus carteles y acciones artísticas denuncian la discriminación

que sufren las mujeres en el mundo del arte

y en todos los contextos de la sociedad.

Guerrilla Girls nos recuerda que los objetivos políticos

planteados por el feminismo de los 60 y los 70

no se han alcanzado.

Su célebre cartel de 1989

"¿Tienen que estar desnudas las mujeres para entrar

en el Metropolitan de New York?" sigue impactando por su vigencia.

Bueno, fuimos guerrillas antes de ser gorilas.

Queríamos ser guerrillas porque el mundo del arte

es un sitio tan educado y sofisticado que queríamos asustar

a todo el mundo, que pensasen que había gente oculta luchando

por la libertad en los estrenos, en los museos.

Hicimos un par de carteles como Guerrillas Girls,

con la palabra "girls" porque también queríamos ser feministas,

estar en guardia, pensar, queríamos reclamar esa palabra

porque se ha estado utilizando mucho tiempo para denigrar a las mujeres.

Precisamente, lo de Guerrilla Girls

surge a mediados de los 80, es una nueva generación que ve

cómo sus antecesoras, las que lucharon en los 60 y los 70,

después de dos décadas largas de luchas feministas,

los resultados que se obtienen no son, ni de lejos,

los que se esperaban.

La situación en el 85 es realmente alarmante,

se suele poner como ejemplo, que no sé si es exactamente así,

esa exposición del Moma en la que había

alrededor de 160 artistas varones y solamente tres artistas mujeres

como el detonante del enfado que reúne a un grupo de artistas

para constituir las Guerrilla Girls.

-Bueno, como ya sabrás, los artistas cometemos

muchas faltas de ortografía. Una de nuestras miembros

estaba escribiendo "guerrilla" y no sabía cómo escribirlo.

Acabó escribiendo gorila y, de repente, todas pensamos

que llevar estas máscaras de gorila y ser guerrillas

era una idea magnífica. Y así lo hemos hecho desde entonces.

A mediados de los 80, cuando Guerrilla Girls

empiezan a hacer esos carteles que recogen esa tradición

de las feministas de los años 60 y 70,

o incluso de las sufragistas, cuando pensamos en las sufragistas

todo el mundo piensa en una señora con un corsé

y un cartel demandando el voto para las mujeres.

En los años 60, en los años 70, las luchas feministas

también van de la mano de las pancartas y los carteles

y que las Guerrilla Girls elijan el cartel como método

o como herramienta básica de trabajo no es una casualidad.

Básicamente lo que hacen son carteles,

hacen carteles como reacción a un contexto en el que ellas viven,

o como crítica a un contexto, a su propio contexto estadounidense.

El contexto de esos carteles creo que es muy interesante

cuando tienes un colectivo de artistas como Guerrilla Girls,

que son la intersección entre el activismo y el arte,

que esos carteles son utilizados para hacer acciones

en espacios públicos, o que las vallas publicitarias

están pensadas para ser colocadas en el espacio público.

Es absolutamente necesario ver cómo funcionan estos carteles,

estas vallas publicitarias o pegatinas.

De hecho comenzamos en el Museo de Arte Moderno en 1985.

En 1984 había una exposición llamada

"Encuesta Internacional sobre Pintura y Escultura".

De casi 200 artistas en la muestra, había menos de 17 mujeres

y menos aún eran artistas de color.

Así que fuimos al museo con un grupo de mujeres, Kathe y yo,

para protestar con los piquetes y cánticos de toda la vida.

Al final, no conseguimos cambiar nada,

todo el mundo entraba y salía del museo, todos los visitantes.

Nos dimos cuenta de que el mundo del arte es una meritocracia.

- Llegó un momento en el que se nos encendió la bombilla.

Fue delante del museo.

Nos dimos cuenta de que tenía que haber una forma mejor

para acabar con los conceptos preconcebidos

de la gente.

Nadie quería creer que había discriminación

en el mundo del arte y nosotras alzamos la voz

para demostrarlo de forma incontestable.

Creo que una mujer que lleve una máscara de gorila

echa por tierra muchos estereotipos.

En primer lugar, se supone que las mujeres tienen que ser

agradables y simpáticas, estar sonriendo siempre,

pero nadie puede saber si la mujer que lleva puesta

una máscara de gorila está sonriendo o no, nadie sabe qué hace.

Entiendo que si tú formas parte de la escena artística

y quieres hacer una serie de denuncias

o demandas contundentes, duras, va a tener consecuencias directas.

Entonces es más fácil hacerlo de una forma anónima.

Hay una cantidad de rumorología en la escena,

hay mucha gente que sabe quiénes son,

el colectivo ha atravesado diferentes épocas,

ha habido escisiones, yo creo que quien quiera

realmente saberlo no lo tiene nada difícil.

Pero yo creo que es absolutamente irrelevante

porque está tan claro el marco conceptual, la estética

y la política de Guerrilla Girls, es tan clara y tan directa

que yo creo que es lo que verdaderamente interesa.

No hay un museo en EE.UU.

que haya hecho una retrospectiva de Gary Lagers.

Se hace en España en dos centros culturales

que tienen salas de arte contemporáneo,

pero que tampoco son solo centros de arte contemporáneo,

en Matadero y en Alhóndiga, la programación es muy diversa,

son centros culturales, que hacen programas de arte contemporáneo,

pero no solo.

Y los museos tienen alergia a mirarse al espejo

desde la perspectiva o con los ojos de la mirada feminista,

con la crítica a que ya desde los años 60

se ha venido poniendo en marcha,

reclamando que en los museos no solo pueden contar exclusivamente

la historia de varones y las culturas,

no se puede prescindir de la mitad del talento humano.

-Ningún museo en EE.UU. nos ha ofrecido

albergar una perspectiva de nuestra carrera.

Algunos nos han llamado, tienen nuestros carteles

en algunas de sus exposiciones, damos también charlas en museos,

hacemos exposiciones,

hemos tenido que enfrentarnos al hecho de que los museos

nos quieren dentro de los museos.

Y como activistas

a las que lo que más nos gusta es estar en la calle,

¿qué tiene que hacer ahí una activista?

Estuvimos un tiempo pensando todo esto,

sobre todo cuando nos invitaron a la Bienale de Berlín,

a la Tate Modern, al Pompidou, etc.

Pero uno de nuestros deseos desde el principio

era que nuestro trabajo

lo pudiera haber el mayor número de personas posible,

porque sabemos que de forma general,

la gente no sabe qué ocurre dentro del arte,

dentro de los museos,

y no saben que hay corrupción o discriminación.

-Bueno, hemos hecho muchas cosas públicas,

poner carteles en la calle,

pero también muchas cosas privadas que podéis ver en esta exposición.

Mandamos cartas secretas a la gente,

dábamos premios vergonzosos a los críticos de arte,

les dábamos el premio al crítico de arte más sexy del año,

y también indicábamos a la gente a que se unieran a nosotras

para que sus nombres aparecieran en los carteles.

Enseguida empezamos a recibir invitaciones de colegios

para hablar con los alumnos,

después empezamos a hacer talleres con los alumnos,

donde hablamos con ellos de por qué hacíamos lo que hacíamos,

con la esperanza de que ellos encontrasen su propio camino,

para convertirse en activistas también,

y que hicieran el tipo de cosas que nosotras hacíamos.

-Es interesante que esa mirada macro que tiene Guerrilla Girls

no solo analiza los diferentes elementos

que componen el campo del arte, sino que además son muy conscientes

de las relaciones que el campo del arte

mantiene con el contexto social en el que acontece.

De esa forma, pueden poner en relación

el número de mujeres artistas en una galería en un museo,

o el número de mujeres conductoras

en las compañías de autobuses públicos de Nueva York,

o el número de políticos y políticas en el Congreso,

en el Senado de EE.UU.

O sea, comparan diferentes ámbitos de actividad

viendo qué posición ocupan las mujeres,

porque entienden que la diferencia sexual es estructural,

y que lo que ocurre en un campo

está relacionado con lo que ocurre en otro,

y ambos son parte de una estructura patriarcal.

-Hemos de decir que hacemos uso de la vergüenza,

el ridículo y la humillación.

Al principio descubrimos que si utilizábamos el humor

y decías algo divertido a alguien que no está de acuerdo contigo,

y se ríe, aunque no esté de acuerdo contigo,

digamos que su cerebro ha picado tu anzuelo,

y es en ese momento en el que tienes una oportunidad

para cambiar la forma en la que ve ciertas cosas.

-Esta es una de las cosas de las que más nos divierte escribir,

porque no tiene fin,

el cartel trata sobre las ventajas de ser una artista femenina.

En el cartel aparece una lista con todas las ventajas,

pero también hay desventajas, está un poco mezclado.

Somos especialistas en mezclar las cosas.

Así que, ¿puedo decir alguna? -Por supuesto.

-Trabajar si la presión del éxito en los espectáculos.

-No tener que aparecer con hombres en los espectáculos.

-Saber que retomarás tu carrera cuando tengas 80 años.

-Tener más tiempo para trabajar

después de que tu pareja te deje por alguien más joven.

-Y por supuesto, no tener que pasar por el bochorno

de que alguien diga que eres un genio.

-Y aparecer en versiones revisadas de la historia,

sabiendo que podrás retomar tu carrera

una vez cumplidos los 80. -Eso ya lo he dicho.

-Quería saber si tenéis pendiente hacer alguna acción

que os hubiera gustado hacer,

pero que por motivos determinados sociales, políticos o lo que sea,

no lo habéis llevado a cabo.

-Es una gran pregunta, hay muchas cosas que aún no hemos hecho.

Trabajamos como artistas,

nos centramos en un solo tema que nos importa

y hacemos algo que consiga cambiar la opinión de la gente,

con humor y con ideas transgresoras.

A veces hacemos cosas

que creemos que no son lo suficientemente buenas,

y no las sacamos adelante.

Por eso, aún hay muchas cosas que tenemos que hacer,

y sobre las próximas cosas que vamos a hacer,

que estamos deseando, es que estamos intentando crear

una red mundial colaborativa de artistas feministas.

Vamos a visitar lugares en los que no hemos estado nunca,

por ejemplo, nunca hemos estado en la India,

pero sí hemos estado en contacto con distintos grupos de allí

que hacen cosas como nosotras.

-A mí me gustaría saber cómo os financiáis,

si es dinero que ponéis vosotras

u otras personas comprometidas con la causa.

-Lo hacemos de muchas formas distintas,

nosotras no participamos en trabajos de ningún tipo que sean caros.

Nunca aceptamos dinero de nadie,

no somos una organización sin ánimo de lucro,

no somos una institución,

no aceptamos dinero de nadie sin darles algo a cambio.

Si quieres ayudarnos, compra un cartel,

compra un libro de 20 euros, todo eso va sumando con el tiempo.

Pero además de eso, financiamos nuestro trabajo viajando en EE.UU.

y por todo el mundo, dando charlas al igual que estamos haciendo hoy.

Si nos pagan por ello, ese dinero va a nuestra tesorería

para pagar otros proyectos que realizamos.

-Quiero agradeceros en nombre de MAV por lo que lleváis haciendo

desde hace muchos años.

Gracias a vuestra inspiración, por qué nosotros reconocemos

que habéis sido nuestra inspiración,

y a que colaboremos juntas ya que nos deis ideas.

Muchísimas gracias.

(Aplausos)

-De hecho, si puedo añadir algo,

posiblemente todos conozcan la ley de igualdad de género.

Esa ley aprobada y sugerida por su gobierno,

pero que nunca entró en vigor.

Quizás haya una forma inteligente de hacer que sus instituciones

se avergüencen, sean humilladas y ridiculizadas,

especialmente aquellas que creen que son progresistas

pero que están por debajo de la marca del 50%.

-Lo próximo es que hemos estado conectadas

con estas maravillosas activistas y artistas feministas

en distintos países.

En los dos próximos años, lo que esperamos es poder viajar

y conocer a gente, colaborar con ellos,

realizar proyectos y acciones conjuntas,

y crear esta red feminista

en la que podamos comunicarnos entre todas

desde cualquier lugar del mundo cuando queramos.

-Las nuevas generaciones que no conocen el trabajo

tienen una reacción que a mí me recuerda

cómo me impactaban a mí Guerrillas Girls al principio.

La exposición se exhibió en Bilbao,

me encantaba cuando las mujeres jóvenes llegaban

y nos decían que les había encantado la exposición,

o que habían formado un colectivo feminista para trabajar en el arte

después de la exposición.

-Queremos que el mundo sea un lugar seguro para el feminismo,

sobre todo para los hombres feministas,

porque es a ellos a quién más necesita el mundo.

El feminismo está en el lado correcto de la historia.

Metrópolis - Guerrilla Girls - ver ahora

¿Son las redes sociales la nueva herramienta de protesta? ¿O no son más que un impedimento a la hora de trasladar un mensaje claro a la sociedad? Ricardo Cavolo lo tiene claro. ¡No te pierdas su sección!

PLAYZ

anterior siguiente