A hombros de gigantes   Cohesor de Branly 21.06.2021 05:49

Gracias a la radiotelegrafía el ser humano pudo comunicarse a distancia sin necesidad de cables. Para su desarrollo fue necesaria una serie de descubrimientos y de inventos, entre ellos el cohesor de Edouard Branly. A finales del siglo XIX, este médico y físico francés observó que las limaduras de distintos metales, bajo la influencia de ondas electromagnéticas, reducían considerablemente su resistencia al paso de la corriente eléctrica.
Como explica José Antonio Martín Pereda, ingeniero de telecomunicaciones y miembro de la Real Academia de Ingeniería, este dispositivo fue empleado por pioneros de la radiotelegrafía como Popov, Lodge o Marconi.
El cohesor tenía un problema. El estado conductor se conservaba aunque desapareciera la acción de las ondas. Y la forma de recuperar el estado inicial era golpeando el tubo para que las limaduras quedaran sueltas. Este fenómeno no tiene una explicación clara. A finales del XIX no había modelos teóricos para la conductividad eléctrica en metales, ni siquiera se había descubierto el electrón. Y como recuerda Martín Pereda, tras el invento del diodo se perdió el interés.
El informe de Branly sobre el cohesor de radio fue publicado en las Memorias de la Academia de Ciencias de París 24 de noviembre de 1890. En 1909 fue propuesto para el premio Nobel, que finalmente recibirían Marconi y Braun. Al físico francés le quedó la satisfaccion de ver que su invento fue fundamental para el desarrollo de la radio y de la telegrafía sin hilos.

A hombros de gigantes
Más opciones