Enlaces accesibilidad
Videojuegos | Análisis

'Conan Exiles': supervivencia brutal

  • El estudio noruego Funcom adapta el universo creado por Robert E. Howard
  • La gestión de los recursos, clave en un juego original y desafiante
  • Destaca su sistema de progresión pero queda lastrado por sus fallos técnicos

Por
Así es el mundo de 'Conan Exiles'

Desollar animales y aprovechar su carne como alimento y su piel como abrigo no es la típica actividad del videojuego medio actual. Tampoco lo es estar pendiente de nuestro nivel de hidratación y de hambre para no morir en el desierto. Tareas como estas son las que hacen de Conan Exiles un juego atípico, en el que tendremos que ir fortaleciendo paso a paso a nuestro personaje para sobrevivir en un mundo con amenazas mortales detrás de cada montículo.

La supervivencia será nuestro primer objetivo en un título que va ganando en complejidad según pasan las horas. El juego comienza con nuestro personaje siendo rescatado de la crucifixión en el desierto por Conan, quien nos dará algunas pistas sobre el mundo en el que estamos exiliados. Lo primero que tendremos que hacer es elegir las características que vamos a tener: sexo, atributos físicos, raza y religión. La religión que escojamos tendrá importancia en el desarrollo posterior del juego, ya que podremos invocar a unas criaturas gigantes o a otras dependiendo de nuestro culto.

Los avatares de los dioses pueden acabar con nuestra fortaleza en segundos Koch Media noticias

Una vez liberados de la cruz, debemos movernos rápidamente para evitar morir de sed y hambre. Contamos con un mapa en el que vemos dónde se encuentran los ríos. Además, el tipo de vegetación que vamos encontrando nos da una pista de la presencia de agua. En los primeros momentos del juego podemos matar el hambre con insectos que arrancamos de la vegetación, aunque su efecto será muy limitado. Solo cuando tengamos las herramientas adecuadas podremos empezar a cazar animales más nutritivos y valiosos.

Cazar animales, indispensable para sobrevivir en el mundo de 'Conan Exiles' Koch Media noticias

De bárbaro sin ropa a rey de la colina

Uno de los grandes puntos a favor de Conan Exiles es su sistema de progresión. Empezamos desnudos y sin ningún tipo de habilidad ni de protección, lo que nos pone en desventaja ante los criaturas que habitan este mundo. A medida que vayamos completando tareas, el juego nos recompensará con puntos de habilidad que podemos redimir en aspectos como fuerza, agilidad, precisión o supervivencia. Nuestra resistencia es limitada, con una barra en la parte superior de la pantalla que se agota cuando corremos, peleamos o escalamos. Si elegimos bien la progresión de nuestro héroe, comprobaremos cómo este resiste más y se adapta mejor al entorno.

El principal campo en el que debemos trabajar es el del "crafteo". Debemos recoger todos los materiales que podamos (fibras, madera, piedra, ramas) para crear nuestras primeras armas y construir un refugio. El número de objetos que podemos acarrear es limitado y la sobrecarga nos penaliza, por eso debemos construir cuanto antes una casa que nos sirva de almacén y punto de reaparición tras cada muerte. Una de las curiosidades de Conan Exiles es que al morir perdemos todos los objetos que llevamos y tenemos que buscar nuestro cadáver para recuperarlos. Inquietante pero divertido.

Si planificamos bien nuestros ataques a las bestias y al resto de "exiliados", pronto tendremos una buena colección de recursos con los que crear talleres de armas y protecciones. La sensación de progreso y peligro está muy bien conseguida. Nos sentiremos más poderosos al tener mejor acceso al agua, a los alimentos y a las armas, pero el juego nos invita a ser cautelosos y a no enfrentarnos con seres mucho más poderosos si no estamos preparados.

Cada vez nos encontraremos con animales más peligrosos Koch Media noticias

Extraños en un mundo extraño

El estudio noruego Funcom, que ya desarrolló Age of Conan en la década pasada, ha conseguido reflejar en toda su riqueza la Era Hiboria creada por el escritor Robert E. Howard hace más de 80 años. En nuestra travesía libre por el mapeado nos encontraremos con zonas tropicales, heladas y volcánicas, cada una con sus propias criaturas salvajes y razas. Una de las principales pegas es que no contamos con vehículos ni animales para montar. Pasar de una zona a otra exige largas caminatas que, por otra parte, ayudan a crear el clima de tensión constante y vulnerabilidad.

El juego no está exento de fallos, que deberían ser solucionados en próximas actualizaciones teniendo en cuenta que es un título con una extensa comunidad multijugador. El combate a veces es impreciso y las animaciones cuando escalamos son un poco burdas. Además, puede ocurrir que nuestro cadáver desaparezca sin dejarnos opción a recuperar nuestras posesiones.

Conan Exiles, con su propuesta de mundo abierto y su variedad de escenarios, es una alternativa interesante a los títulos fréneticos que encabezan cada año las listas de ventas de videojuegos. Está orientado a un público adulto que busca la inmersión en un universo de espada y brujería tan espectacular como el de Conan.

Noticias

anterior siguiente