Enlaces accesibilidad

Los adolescentes que practican deporte tienen más autoestima, confianza y seguridad en sí mismos

  • Judo y fútbol, los deportes más beneficiosos para insuflar confianza en uno mismo
  • Ellos sienten más confianza que ellas porque tienen más oportunidades

Por
Niña practicando artes marciales
En los deportes individuales, como el judo, hay una menos presión sobre los fallos personales. THINKSTOCK

Los adolescentes de entre 12 y 18 años que practican deporte tienen una mayor autoestima, confianza y seguridad tanto en sí mismos como en su capacidad para desarrollarse con éxito en el deporte que practican, según un estudio en el que ha participado la Universidad Politécnica de Madrid (UPM).

Sin embargo, los resultados no son iguales por sexos ni en todos los deportes, ya que son los hombres los que presentan una autoconfianza mayor cuando practican algún deporte.

Esta tendencia puede estar relacionada con el hecho de que los hombres tienen mayores oportunidades en el universo competitivo y a que las mujeres muestran, como se ha demostrado en estudios previos, muchas más preocupaciones ante los errores cometidos en las competiciones y un mayor miedo al fracaso.

Si se analizan los diferentes tipos de deporte, también se aprecian diferencias significativas en el nivel de autoconfianza en función de si el deporte es individual o colectivo y de la disciplina. Así, el judo y el fútbol son los deportes estrella en lo que a dotar de autoconfianza a los adolescentes se refiere.

"En el caso del fútbol y el judo los adolescentes presentan una mayor confianza en su técnica con respecto a otras modalidades deportivas como voleibol, en la que los estudiantes presentan una menor confianza", explica María Espada, investigadora de la Facultad de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte de la UPM y una de las autoras del estudio.

Los deportes de equipo, fuente de mayor presión

Por su parte, los jóvenes que practican un deporte individual muestran un mayor nivel de autoconfianza con respeto a los deportistas que practican deportes colectivos, según el estudio.

Esto, a juicio de los expertos, puede deberse a que en los deportes de equipo, los fallos y actuaciones de los jóvenes deportistas afectan a sus compañeros de equipo y a los resultados de la competición, por lo que se juzga continuamente la actuación de cada uno de los miembros del grupo y esto somete a los adolescentes a una mayor presión.

Finalmente, los datos recogidos por los investigadores de la UPM no muestran diferencias entre los niveles de autoconfianza de los jóvenes en función de su edad, aunque sí las hay en función de la competitividad de los deportistas.

Espada señala que este trabajo permite obtener información práctica de gran relevancia no solo para la práctica deportiva habitual, sino también para orientar los entrenamientos de los deportistas de élite, ya que, "proporciona datos muy interesantes sobre las emociones que están frecuentemente relacionadas con desafíos competitivos y permite ayudar a trabajar habilidades y estrategias de afrontamiento para que el deportista logre tener una mejor predisposición a la hora de afrontar la competición".

Noticias

anterior siguiente
-->