Enlaces accesibilidad

El telescopio Kepler descubre un planeta tambaleante cercano a dos estrellas enanas

       
  • La inclinación del eje de rotación del planeta varía a gran velocidad
  •    
  • El planeta rodea a dos estrellas enanas cada 66 días
  •    
  • Los astrónomos investigan por qué no están alineados

Por
 Ilustración que muestra la tambaleante oscilación de Kepler-413b alrededor de dos estrellas enanas.
Ilustración que muestra la tambaleante oscilación de Kepler-413b alrededor de dos estrellas enanas. NASA, ESA, and A. Feild (STScI)

El telescopio espacial Kepler ha encontrado un planeta con cambios de estación extremos hasta el punto de que, si fuera como la Tierra, habría que ir equipados con pantalones cortos y un pesado abrigo en la mochila.

Esta situación está producida por los cambios extremos en la inclinación del eje de  rotación del planeta, llamado Kepler-413b, que puede variar 30 grados a lo largo de once años. Para hacerse una idea, explica la NASA, la precesión de la rotación de la Tierra es de 23,5 grados a lo largo de 26.000 años.

Kepler-413b se encuentra a 2.300 años luz de distancia de la constelación de Cygnus y rodea a una pareja cercana de estrellas enanas naranja y roja cada 66 días

La órbita del planeta que rodea las estrellas también parece que se tambalea, porque el plano de su órbita se inclina 2,5 grados respecto al plano de la órbita de las enanas, y visto desde la Tierra, la órbita de oscilación se mueve de arriba a abajo de forma continua.

Hallazgo de planetas

Kepler descubre planetas cuando detecta el oscurecimiento de una estrella o de varias estrellas durante el tránsito de un planeta -en el sentido de las agujas del reloj-, o cuando este pasa delante de ellas. Los astrónomos que trabajan con el telescopio Kepler descubrieron el tambaleo cuando encontraron un patrón inusual de tránsito de Kepler-413b .

"Al observar los datos de Kepler durante el transcurso de 1.500 días, vimos tres tránsitos en los primeros 180 días -un tránsito cada 66 días-; luego hubo 800 días sin tránsitos en absoluto. Después de eso, vimos cinco tránsitos más", ha contado el investigador principal de la observación, de la Universidad Johns Hopkins de Baltimore, Veselin Kostov.

El próximo tránsito visible desde desde la Tierra no se prevé que se produzca hasta el año 2020, debido al movimiento de la órbita -de arriba a abajo- causado por la oscilación.

Causas de la inclinación

Los astrónomos aún están tratando de explicar por qué el planeta Kepler-413b no está alineado con sus estrellas. Asimismo creen que podría haber otros cuerpos planetarios en el sistema que inclina la órbita. También piensan que podría ser que una tercera estrella cercana estuviera unida gravitacionalmente al sistema y ejerceciera una influencia.

Aun con sus cambios de estación, Kepler- 413b es demasiado cálido para alojar vida tal y como la conocemos. Debido a que orbita tan cerca de las estrellas enanas, su temperatura es demasiado alta para que exista agua, por lo que es inhabitable. 

Además es como un gigantesco Neptuno, un planeta gaseoso gigante con una masa de unas 65 veces la de la Tierra, por lo que no cuenta con superficie sobre la que sostenerse.

Noticias

anterior siguiente