Enlaces accesibilidad

Nueva York vuelve a la normalidad con la apertura de la bolsa y el anuncio del retorno del metro

  • La red operará de manera limitada a partir del jueves
  • 500.000 personas siguen sin luz en la parte baja de Manhattan
  • Unas 50 personas han muerto en toda la costa este
  • La tormenta es una de las más costosas de la historia, según el Gobierno

Por
La mayoría de las víctimas del huracán "Sandy" han fallecido en Nueva York

La coste este de Estados Unidos, con Nueva York a la cabeza, vuelve a la normalidad este miércoles tras el paso del devastador huracán Sandy que ha paralizado los transportes, ha dejado sin luz a millones de personas y ha provocado la muerte de al menos 50 personas en nueve estados.

La bolsa de Nueva York, que ha permencido cerrada durante dos días, ha abierto a las 09:30 hora local (14:30 hora peninsular española) en presencia del alcalde de la ciudad, que ha hecho sonar la famosa campana. Por su parte, la cotización del petróleo se ha retomado media hora antes.

Pero más allá de eso la normalidad sigue siendo solo aparente. Más de 500.000 personas siguen sin electricidad, las escuelas siguen cerradas, los túneles viarios a excepción del Lincoln y tardará días en llegar la normalidad.

Si los aeropuertos internacionales JFK y Newark han reabierto, lo cierto es que el servicio está muy limitado, sobre todo en el más importante de ellos, el JFK, y se ha pedido a los pasajeros que revisen su vuelo antes de presentarse en el aeropuerto.

El otro aeropuerto de la ciudad, el de La Guardia, destinado a vuelos nacionales, sigue cerrado al estar su pista inundada.

El metro vuelve el jueves

En la ciudad, el metro sigue siendo el mayor problema: kilómetros de pasos subterráneos están inundados, evitando la vuelta a funcionar de una de las redes más antiguas del mundo (108 años), que es usada al día por 5,5 millones de viajeros.

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, ha anunciado que el servicio volverá a partir del jueves, aunque de manera limitada, ya que no habrá a partir de la calle 34 de Manhattan, que marca la frontera entre el norte y el sur de la isla.

Este mismo miércoles por la noche se reiniciarán los servicios de algunos trenes de cercanías hacia Long Island, ha añadido. Además, se han vaciado de agua tres de los siete túneles inundados en el East River.

Mientras vuelve el servicio de metro, esta mañana los autobuses estaban llenos y ciertas calles sufrían largos atascos. En el norte de Manhattan los camiones de reparto estaban de vuelta así como los populares puestos rodantes de comida rápida, ante los cuales pacientemente esperaban largas colas de turistas,

Numerosas tiendas y restaurantes también han abierto, asi como los museos y el Lincoln Center tiene previsto ofrecer esta noche una ópera cuyo título no puede estar más de actualidad, "La tempestad", de Thomas Ades.

Pero en la mitad sur de Manhattan, más allá del Empire State Building, la electricidad sigue sin volver, evitando toda vuelta a la actividad y ofreciendo por la noche la visión impresionante de rascacielos a oscuras y de calles sin alumbrado público, patrulladas por coches de policía para garantizar la seguridad.

En esa parte de la ciudad, las tiendas, los bares y los restaurantes, habitualmente más animados, siguen en su mayor parte cerrados, incapaz de funcionar. El desfile de Halloween del Greenwich Village ha sido anulado.

En las viviendas, los habitantes que han podido hacerlo se han marchado temporalmente y los que siguen se organizan como pueden, subiendo las decenas de piso en la noche sin electricidad y, por tanto, de ascensor.

Algunos inmuebles han puesto en marcha la distribución gratuita de linternas y agua potable. Algunos edificios han instalado baños portátiles para sus residentes privados de agua.

Una de las tormentas más caras

La tormenta, que se desplaza hacia el norte rumbo a Canadá, está provocando más daños pese a que está debilitado, lo que podría convertirla en la más costosa de la historia del país, según la secretaria de Seguridad Nacional, Janet Napolitano. Por ahora, entidades privadas hablan de daños en torno a 15.000 millones de dólares.

Además de Nueva York, pasarán días o semanas hasta que se reeestablezca totalmente la electricidad -seis millones de clientes siguen sin luz- y se resuelvan los problemas derivados por el transporte.

A seis días de los comicios presidenciales, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, apura su última jornada fuera de la campaña -la retoma el jueves con un viaje a Nevada- con una visita al estado más golpeado por las tormentas, Nueva Jersey, al que acudirá junto con el gobernador republicano del estado, Chris Christie, un aliado de su rival, Mitt Romney, que sin embargo ha elogiado su gestión.

En total, la tormenta se ha cobrado la vida de 27 personas en el estado de Nueva York, incluidas las 22 de la propia ciudad de Nueva York, seis en Nueva Jersey y seis en Pensilvania.

Los restos de la tormenta se desplazan lentamente por Pensilvnia, según el servicio meteorológico nacional. Hay alertas por nieves invernales entre el suroeste de Pensilvania y el este de Tennesseee.

"Ahora estamos atento a las inundaciones en el lago Erie, posiblemente en el lago Michigan. Estamos atentos tanbién a corrientes secundarias que pueden provocar inudaciones dado que los ríos se llenan con los restos de Sandy y ese agua tiene que ir a algún lado", ha añadido.

"Estamos ahora en el modo recuperación -respuesta y recuperación-, moviendo grandes cantidades de recursos a las zonas afectadas. Esta será una de las más, si no la más extensa y cara tormenta en la historia de nuestra nación", ha concluido Napolitano. 

Noticias

anterior siguiente