Enlaces accesibilidad

La policía marroquí lleva a comisaría a tres periodistas españoles que estaban en El Aaiún

  • El equipo de la cadena SER había conseguido entrar de madrugada
  • Hasta el momento se les ha tratado bien y están "tranquilos"
  • Rabat califica de "vergüenza e insulto" la labor de la prensa española

Por

Fuerzas policiales marroquíes han localizado y conducido a comisaría a los tres integrantes de un equipo de la cadena SER que habían conseguido acceder a El Aaiún durante la madrugada e informar sobre la situación en la ciudad a lo largo de toda la jornada, según han informado a Europa Press fuentes de la cadena.

La SER ha explicado que "no es una detención como tal, sino que les han ido a buscar al hotel unos policías marroquíes para llevarles a la comisaría con el fin de hacerles unas preguntas" y ha asegurado que los tres periodistas "están bien y tranquilos" y el trato recibido hasta ahora "ha sido correcto", tal y como han contado ellos mismos a través del teléfono móvil, que todavía llevan consigo.

El equipo, integrado por Angels Barceló, Nicolás Castellano y Angel Cabrera, había conseguido quebrantar el bloqueo informativo levantado por Marruecos, que no ha permitido el acceso a informadores internacionales en los últimos días, especialmente desde el lunes, cuando sus fuerzas policiales desmantelaron violentamente el campamento de protesta instalado en el Sáhara.

"Nos han hecho pagar la factura del hotel", ha señalado Castellano, quien ha aseguro que eso indica que, probablemente, él y sus compañeros serán expulsados de El Aaiún tras prestar declaración.

"Les hemos explicado que ya ayer comunicamos al Ministerio marroquí de Comunicación nuestra presencia aquí, y que hoy habíamos pedido entrevistarnos con el 'wali' (gobernador civil)", ha subrayado, y ha agregado que los periodistas no habían salido del hotel "hasta obtener la autorización".

La prensa española, "una vergüenza y una injuria"

Según informa la cadena, el Ministerio de Exteriores y la Embajada española tienen conocimiento de lo ocurrido y personal del Consulado se dirige a la comisaría.

Por su parte, el ministro de Comunicación y portavoz del Gobierno, Jalid Naciri, ha defendido que las decenas de personas arrestadas desde el desmantelamiento del campamento son "criminales, y no militantes saharauis", y ha considerado "una vergüenza y una injuria al pueblo marroquí" la cobertura de la prensa española de los eventos.

"Algunos medios españoles constituyen un insulto y una ofensa inaceptable contra el pueblo marroquí", ha sostenido Naciri, según el cual el tratamiento de la prensa española de los sucesos en El Aaiún está marcado por la "voluntad de influir en la opinión pública europea y latinoamericana, transmitiendo una imagen horrorosa de Marruecos".

Parlamentarios españoles viajarán a El Aaiún

El violento desmantelamiento del campamento saharaui ha conmovido no sólo a la opinión pública española, sino también a los políticos. Varios parlamentarios, encabezados por el senador de IU Joan Josep Nuet, están organizando un viaje a El Aaiún para comprobar in situ las consecuencias del desalojo, después de que esta semana no hayan podido ir al estar cerrado el espacio aéreo.

Nuet ha explicado que tanto él como el senador de ERC Miquel Bofill y la diputada de la Asamblea regional de Madrid Lali Vaquero (IU), intentaron hace dos días viajar a El Aaiún desde Las Palmas de Gran Canaria, pero ningún avión civil despegaba con ese destino al estar restringido el tráfico aéreo sólo para uso militar.

La intención del viaje no era "provocar", según ha subrayado, sino conocer de primera mano cuántos muertos y heridos se han producido a consecuencia del desmantelamiento del campamento, dado que las cifras que se ofrecen desde instancias oficiales marroquíes y desde asociaciones saharauis son muy dispares.

Nuet espera que esta próxima semana quede abierto el espacio aéreo y varios senadores puedan aterrizar allí, porque es "indispensable" que tanto la prensa como los cargos públicos y observadores internacionales den cuenta de lo sucedido.

Ha confiado en que en unos pocos días Marruecos autorice el acceso libre a la zona porque es "impensable que cualquier país que respete mínimamente el derecho internacional tenga cerradas sus fronteras" y convierta un territorio en "una prisión de miles de personas".

"Ante casos de asesinatos no hay fronteras que valgan, no se puede admitir que Marruecos frene la verificación de los hechos", ha agregado, antes de instar a la comunidad internacional a que exija explicaciones a Rabat sobre lo que ocurre, y de pedir al Gobierno español que condene lo sucedido, porque esa condena es "necesaria para proteger al pueblo saharaui y frenar la represión".

Con todo, el Sáhara será objeto reiterado de debate en el pleno del Senado del próximo martes, después de que se hayan planteado varias preguntas orales y una interpelación al Gobierno sobre esta cuestión.

También el pasado domingo el eurodiputado de IU Willy Meyer, acompañado de tres periodistas españoles, voló hasta El Aaiún, aunque la policía marroquí le impidió desembarcar del avión y tuvo que regresar a España.

Noticias

anterior siguiente