Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba


Satisfacción relativa en el entorno de Pablo Ibar tras saberse que este ciudadano español -preso en EE.UU. desde hace casi 25 años ha logrado esquivar la pena capital. El jurado del último juicio que se ha celebrado en su contra, por un triple asesinato cometido en 1994 en Florida, no ha conseguido emitir una resolución por unanimidad por lo que se le ha condenado a cadena perpetua. Aunque el corredor de la muerte ya es historia para Ibar sus allegados anuncian que mantendrán la batalla hasta que se demuestre su inocencia y quede en libertad.

El español Pablo Ibar, de 46 años, afronta desde este miércoles la fase de sentencia del cuarto juicio en su contra, que puede llevarlo de nuevo al corredor de la muerte, en el que ya estuvo 16 años. La familia del español y los abogados no se reponen aún del fallo de culpabilidad del jurado, que consideran, desestimó las dudas que quedaron patentes en el juicio, la negligencias en la cadena de custodia de las pruebas y las irregularidades durante la investigación del triple crimen. La suerte de Ibar, sobrino del fallecido boxeador vasco José Manuel Ibar "Urtain", está de nuevo a partir de este miércoles en manos de los miembros del jurado, que decidirá entre la pena capital y cadena perpetua.

La justicia investiga tres geriátricos de Barcelona por presuntos malos tratos y abusos a los residentes. Los familiares denuncian, entre otras cosas, comida en malas condiciones, instalaciones precarias y falta de supervisión de la medicación. Hace dos años, los familiares ya hicieron soltar las alarmas. Ahora, la Generalitat ha denunciado ante la Fiscalía a tres geriátricos. En el último año la Generalitat ha abierto expediente sancionador a 20 centros residenciales de Barcelona por malas condiciones de higiene y una incorrecta administración de medicamentos.