arriba Ir arriba

Siempre hay un motivo para darle la enhorabuena a Alfredo Sanzol, uno de los dramaturgos y directores de teatro con más éxito y reconocimiento de nuestro país. El motivo más reciente es que recogió el pasado 7 de mayo el XII Premio Valle-Inclán de Teatro por La ternura, una obra que él reconoce arriesgada porque "la ternura te expone, cuando manifiestas el amor e intentas ser delicado con alguien, ser empático con los demás te expone, simplemente escuchar ya te está creando un vínculo y eso requiere ser fuerte, ser áspero no requiere fortaleza", ha asegurado Sanzol en Las mañana de RNE. Sanzol tiene en cartel La valentía en el Teatro Pavón Kamikaze, una comedia con la indaga en el pasado.

Arrancamos la edición nº 729 de El canto del grillo hablando con el actor Miguel Rellán. Su dilatada trayectoria profesional ha abarcado el teatro, el cine y la televisión. Y también ha ejercido como periodista y fotógrafo. Con él analizaremos algunos aspectos del cine actual, de sus papeles favoritos y de sus sueños aún por cumplir.

Emilio Gutiérrez Caba dirige La Cueva de Salamanca, una obra teatral basada en la obra de Juan Ruiz de Alarcón. Su estreno fue en Salamanca el  11 de mayo y también se presentará en el Teatro de la Comedia de Madrid del 7 al 17 de junio, en el Festival de Almagro, en el Festival de Cáceres y en otros muchos más según ha anunciado el director general de la compañía Euroescena.

La obra trata de una compañía teatral que busca desesperadamente una obra que representar vinculada al VIII Centenario y, finalmente, escogen La Cueva de Salamanca. Según Gutiérrez Caba "habla de la situación del teatro actual, de la precariedad laboral y los bolos aislados que se hacen unas pocas veces al mes".

Es uno de los dramaturgos más influyentes de las últimas décadas. Sus obras copan las carteleras de los teatros. Ay Carmela, Ñaque, El Cerco de Leningrado o El lector por horas son algunos de sus grandes éxitos. Premio Nacional de Teatro, además de docente y pedagogo teatral, el próximo 18 de junio recogerá el Max de Honor, un reconocimiento que coincide con los 60 años que cumple en el mundo del teatro. "Creo que esto ya es para que me retire"-ha bromeado Sanchis Sinisterra en Las mañanas de RNE"Supone una cierta perplejidad por una parte, pero tengo la impresión de que el equipo de la SGAE que ha decidido ha tenido en cuenta, a parte de mi obra, que llevo muchos años tratando de infectar de dramaturgia, de teatro, de texto, de la dimensión literaria del teatro a muchas generaciones tanto de Barcelona como de Madrid".

Ilusiones es la última obra dirigida por Miguel del Arco que se puede ver en el Pavón Teatro Kamikaze de Madrid. Protagonizada por Daniel Grao, Alejandro Jato, Verónica Ronda y Marta Etura. "Es un montaje que habla de la vida, de la muerte, de todas las preguntas que nos hacemos todos en algún momento sobre nuestra existencia, sobre nuestra permanencia y, fundamentalmente, se habla del amor", ha explicado Marta Etura. La actriz también ha asegurado que este texto "muy inteligente y maravillosamente dirigido por Miguel del Arco" cuestiona absolutamente todo, "que es lo mismo que pasa en la vida que conforme vas viviendo te vas cuestionando también todo". Una obra en la que no faltan los momentos divertidos y la música "es un viaje vital y en la vida hay de todo, hay momentos de celebración, humor, ironía...".

Silvia Marsó ha estado de gira por los teatros españoles con 24 horas en la vida de una mujer, el espectáculo con el que la actriz regresa a la capital, al Teatro Infanta Isabel de Madrid (antes estuvo en cartel del Teatro de La Abadía, entre diciembre del año 2017 y enero de 2018). Se trata de una adaptación de la novela de Stefan Zweig en versión musical, algo que nunca se había hecho en España. "La gente se queda alucinada, a la gente le encanta", ha asegurado la actriz en Las mañanas de RNELa obra tiene música pero no es puramente musical "y tiene todo el componente filosófico y existenciacilista y de análisis de la condición humana con el trasfondo de un amor tórrido, un suicidio... en fin, pasan muchas cosas y es todo muy tremendo". Según la actirz, el montaje conduce al espectador "por todos los estados de ánimo por los que puede pasar un ser humano en toda su vida pero condensados en 24 horas".