arriba Ir arriba

Rusia celebra este viernes la victoria del Ejército Rojo en la batalla de Stalingrado, la confrontación más sangrienta de la Segunda Guerra Mundial, y que marcó el curso de la contienda. La ciudad, hoy Volvogrado, será escenario de desfiles y homenajes militares.

En julio de 1942, la ciudad, que recibió su nombre del dictador soviético, Josef Stalin, estaba a punto de caer en manos de los alemanes, por lo que Moscú tuvo que movilizar a cientos de miles de reclutas sin experiencia en combate que apenas duraban en pie 24 horas bajo el infernal bombardeo alemán.

Como resultado, los alemanes se vieron empujados a una batalla callejera, una lucha cuerpo a cuerpo en las ruinas de la ciudad, para la que no estaban equipados y en la que su supremacía en tanques y aviones perdió todo valor.

La consecuencia fue que la ciudad de poco más de medio millón de habitantes prácticamente desapareció de la faz de la tierra debido a los bombardeos alemanes y que en sus calles y en los alrededores perecieron más de dos millones de soldados soviéticos y alemanes.

El 2 de febrero 1943, una veintena de generales alemanes con el mariscal de campo Friedrich von Paulus a la cabeza se rindieron con sus tropas al Ejército soviético tras 200 días y noches de lucha sin cuartel a orillas del Volga.

El Senado de Polonia ha aprobado una ley que establece penas de cárcel para quien acuse al pueblo o al estado polaco de complicidad con los nazis en el exterminio de judíos durante la II Guerra Mundial.  La expresión "campos de concentración polacos" también será castigada con penas de prisión. Estados Unidos e Israel ya han expresado su preocupación.

La iniciativa polaca está especialmente enfocada a periodistas -ya que artistas y académicos no podrán ser perseguidos-, y afecta a todas las personas "independientemente de las leyes vigentes en el lugar donde se cometa el acto", según el texto.

Desde hace décadas, las autoridades polacas se esfuerzan en transmitir el mensaje de que los polacos fueron víctimas del Holocausto, no sus responsables. Son habituales las denuncias del Gobierno polaco cuando medios extranjeros usan la expresión "campos de concentración polacos" para referirse a Auschwitz, un centro de exterminio ubicado en Polonia pero abierto y operado por los ocupantes nazis, en el que murieron miles de polacos, principalmente judíos pero también de otras religiones.

  • La Segunda Guerra Mundial entraba en su fase final.
  • Refugiados, soldados y líderes nazis huyen hacia "la fortaleza alpina"
  • La mayoría no llevan nada con ellos, salvo sus propias ropas
  • Sin embargo, algunos de ellos llevan oro en sus mochilas
  • Le Pen quita a Francia responsabilidad por las detenciones de judíos en 1942
  • 13.000 judíos fueron arrestados con la complicidad del Gobierno de Vichy
  • Su padre, Jean-Marie Le Pen, ya fue condenado por despreciar el genicidio
  • Macron considera que Le Pen comete "un error histórico y político grave"
  • Especial: Elecciones en Francia 2017

Poco después de terminar la II Guerra Mundial, los aliados descubrieron uno de los secretos mejor guardados por los nazis: los niños de los Lebensborn. Más de 20.000 niños nacidos en paritorios nazis que habían sido concebidos siguiendo la estricta política racial del Tercer Reich como parte de un programa para expandir la raza aria por toda Europa.  Estos niños, hoy adultos, desvelan cómo ha sido la búsqueda de su verdad y el seguimiento de las huellas de sus padres- Estreno: 25 de enero de 2014 a las 23.00 h en La 2

El 27 de enero se conmemora en Europa el Día de la Memoria del Holocausto y la Prevención de los Crímenes contra la Humanidad. Fecha que se eligió en recuerdo de la liberación del campo de concentración de Auschwitz que tuvo lugar el 27 de enero de 1945. En Las mañanas de RNE han conversado con Isaac Revah, judío sefardí, que pudo huir del holocausto alemán junto a su familia gracias a su pasaporte español y a la acción de Sebastián Romero Radigales, cónsul español en Grecia en esa época. Ahora tiene 92 años, entonces tenía 9 

En medio de un solemne silencio, el primer ministro de Japón, Shinzo Abe, ha expresado este jueves sus "sinceras y eternas condolencias" por las víctimas del ataque a Pearl Harbor y ha llamado a "no repetir los horrores de la guerra", en un acto histórico con el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, que conmemora los 75 años de la batalla que abrió el frente del Pacífico durante la Segunda Guerra Mundial.

Los dos dirigentes han depositado coronas de flores conmemorativas en el memorial erigido en el puerto de Hawai sobre el pecio del acorazado USS Arizona, uno de los barcos hundidos en el ataque de las tropas imperiales japonesas del 7 de diciembre de 1941, que causó la muerte de 2.400 personas y precipitó la entrada de Estados Unidos en la contienda mundial. Después, han esparcido pétalos de flores sobre el agua y han guardado un minuto de silencio.

Es la primera vez que un jefe de Gobierno japonés visita el memorial construido en los años 60, si bien Abe ha evitado pedir perdón por el ataque, de la misma manera que Obama, que hace siete meses estuvo en Hiroshima en la que fue la primera visita a la ciudad de un presidente de Estados Unidos, no pidió disculpas por el lanzamiento de la bomba nuclear en agosto de 1944.

Una nueva investigación de la fundación que gestiona la Casa Museo dedicada a Ana Frank sugiere que la familia de la joven pudo no haber sido traicionada, cuando su escondite se encontró en agosto de 1944, sino que el lugar se encontró por casualidad cuando oficiales nazis investigaban delitos de empleo ilegal y de fraude en el reparto de los cupones de las cartillas de racionamiento.