Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

(ADVERTENCIA: Este vídeo contiene imágenes que pueden herir la sensibilidad) 

Una vez más, un vídeo difundido en Estados Unidos muestra la muerte de otro hombre negro a manos de la Policía.

Esta vez ha ocurrido en Tulsa, Oklahoma, el pasado 2 de abril. Eric Harris, de 40 años, intentaba vender un arma a un agente de policía que actuaba de incógnito y con el que negociaba en un coche. Cuando supo que le habían descubierto, Harris huyó y fue perseguido a pie.

Al proceder a la detención, Harris se resistió y fue tiroteado por Robert Bates, de 73 años, un oficial de Policía retirado que intervino para ayudar a los agentes. Bates ha afirmado que confundió su propia arma reglamentaria con una pistola eléctrica.

Una vez en el suelo, herido e inmovilizado, Harris gritaba que no podía respirar, y uno de los agentes le respondió que no le importa.

El policía blanco autor de los disparos por la espalda a un hombre de raza negra está detenido y acusado de asesinato, asegura que temió por su vida y que por eso disparó a Walter Scott de 50 años. Pero en el vídeo del suceso no se observa ninguna situación amenazante para el agente. El FBI y el Departamento de Justicia han abierto una investigación para esclarecer lo ocurrido.

Un agente de policía de la ciudad de North Charleston, en Carolina del Sur, ha sido detenido acusado de matar de varios disparos a un hombre negro.

El policía, Michael Slager, un hombre blanco de 33 años, ha sido detenido después de que el diario New York Times publicase un vídeo facilitado por el abogado del fallecido en el que se muestra la muerte de Walter Scott, un hombre negro de cincuenta años.

La Oficina de Derechos Civiles del Departamento de Justicia de Estados Unidos y el FBI han abierto una investigación para aclarar lo ocurrido y tomar "las medidas adecuadas a la luz de las pruebas y el desarrollo del caso".

En Estados Unidos la actualidad pasa por los casos judiciales. Uno que ya está en curso: el de los atentados de Boston de 2013, que dejaron tres muertos y más de 260 heridos y otro que se da por cerrado: el de la muerte del joven negro Michael Brown por los disparos del policía blanco Darren WIilson. El fiscal general estadounidense ha pedido que se acabe con los prejuicios raciales (05/03/15).