Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

Hace 65 millones de años, una enorme roca de diez kilómetros impactó contra la Tierra y desencadenó la quinta extinción masiva. Ese día, el último de los dinosaurios y el primero de una nueva era dominada por los mamíferos -y por el hombre-, ha sido reconstruido en un estudio que se publica en la revista Pnas.
La investigación, liderada por científicos del Instituto de Geofísica de la Universidad de Texas (Estados Unidos), se basa en el análisis de las muestras de rocas extraídas de la "zona cero" del impacto, el cráter Chicxulub, de la península de Yucatán (México).

Les hablamos de un relevante avance en Paleontología, con los fósiles de ranas que se conservan en la localidad de Libros, en Teruel, como protagonistas. Esta investigación internacional establece un nuevo modo para reconstruir la anatomía de vertebrados extintos. La información la trae Jose Luis Velázquez. 

Los grandes dinosaurios habitaron Teruel cinco millones de años antes de lo que determinaron los primeros estudios. La diferencia obliga a revisar teorías y libros porque ya no son habitantes del Cretácico sino del Jurásico. Para este estudio de Dinópolis y la Universidad Complutense de Madrid se han revisado 2.000 kilómetros cuadrados de superficie.