Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

A finales de febrero se iniciaron en Nicaragua las negociaciones entre el gobierno de Daniel Ortega y la principal alianza opositora. El objetivo del diálogo es superar la crisis que estalló hace casi un año, y que ha dejado cientos de muertos y detenidos en el país centroamericano. Las tensiones también provocaron la salida de Nicaragua de miles de personas, entre ellas algunos periodistas críticos. Nuestra compañera Sara Alonso ha podido hablar con algunos de ellos. Nos lo cuenta en este reportaje.

La Policía de Nicaragua ha declarado haber arrestado a 107 personas que intentaron participar en una manifestación por la liberación de cientos de "presos políticos", y haberlas dejado libres en horas de la noche. Los manifestantes habían sido convocados por la opositora Unidad Nacional Azul y Blanco para marchar por una zona central de Managua, pero antes de reunirse fueron atacados con violencia y capturados por fuerzas policiales, que prohibieron la protesta entre críticas por no respetar la Constitución de Nicaragua.

El periodista de El Confidencial de Nicaragua Néstor Arce habla en RNE sobre la situación que viven los medios de comunicación en el país en medio del aumento de la represión del régimen de Daniel Ortega. El medio para el que trabaja ha sido allanado por la policía, al igual que ha sucedido con otros diarios y canales como 100% noticias. Ahora trabajan en los estudios del única canal independiente que continúa en emisión con materiales prestados y temen que la prensa escrita desaparezca en poco más de un mes por falta de materiales.  

Si se cumple la agenda prevista el presidente chino Xi Jinping y el estadounidense Donald Trump se encontrarán el sábado en Buenos Aires para tratar cuestiones económicas. Lo harán al margen de la cumbre del G20 que comienza mañana y en la que planea la guerra comercial entre ambas potencias. Del poderío económico de China hemos hablado con Miguel Otero, investigador del Real Instituto Elcano. Pasamos por Berlín para conocer la petición que ha hecho el primer ministro ucraniano a la canciller Angela Merkel y la respuesta que ésta ha dado en lo que se refiere a la escalada de tensión entre Ucrania y Rusia en el estrecho de Kerch. Después nuestra corresponsal en Oriente Próximo Cristina Sánchez nos explica por qué la ronda de consultas sobre Siria celebrada ayer y hoy en la capital kazaja, Astana, no ha servido prácticamente para nada. Y terminamos escuchando la historia de Marta Sandino y Conie Velásquez que forman parte de un movimiento que defiende los derechos de las mujeres en Nicaragua, sobre todo en el ámbito laboral en las maquilas, las empresas textiles. 

El Grupo de Trabajo de la Organización de Estados Americanos (OEA), integrado por 12 países, ha alertado este viernes de un "clima de miedo" en Nicaragua y dijo haber observado un aumento de las detenciones entre quienes protestan contra el presidente nicaragüense, Daniel Ortega. El embajador de Chile ante la OEA, Hernán Salinas, presentó hoy durante una sesión extraordinaria del Consejo Permanente el último informe del Grupo de Trabajo, creado el 2 de agosto y compuesto por 12 países: Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Estados Unidos, Guyana, México, Panamá y Perú. El reporte concluye que, "si bien se ha contenido la represión violenta de los meses de verano, prevalece un clima de miedo" en Nicaragua debido a que "los informes de detención y victimización están en aumento, al igual que los actos continuos de represión e intimidación". Las protestas contra Ortega estallaron el 18 de abril por unas fallidas reformas a la seguridad social y se convirtieron en un reclamo que pide su renuncia tras once años en el poder. Los choques entre manifestantes y simpatizantes de Ortega provocaron una gran cantidad de víctimas mortales al comienzo de las protestas, una violencia que se incrementó en verano debido a la "Operación Limpieza" del Ejecutivo para eliminar las barricadas en bastiones opositores, como la ciudad de Masaya (oeste). Posteriormente, el Gobierno persiguió judicialmente a quienes considera instigadores de un intento de "golpe de Estado" y prohibió las manifestaciones convocadas sin permiso de las autoridades.

Amnistía Internacional denuncia que el gobierno nicaragüense de Daniel Ortega ha cometido graves delitos contra los derechos humanos y ha sembrado una oleada de represión policial como respuesta a las manifestaciones civiles. Desde que comenzaron las protestas, hace seis meses, han muerto 322 personas, hay miles de heridos y unos 20.000 nicaraguenses han huído del país. El informe "Sembrando el terror" recoge también casos de torturas, ejecuciones extrajudiciales y detenciones arbitrarias. Aministía Internacional denuncia además el uso de armamento militar contra la población y la coordinación de la policía con grupos parapoliciales.

Amnistía Internacional ha presentado en Madrid un informe sobre la situación en Nicaragua en el que se denuncia la situación de los derechos humanos en el país y la persecución que están sufriendo los que protestan en la calle. El informe se titula "Sembrando el terror" y según Amnistía Internacional se han producido graves delitos del gobierno nicaragüense sobre los ciudadanos, con una fuerte oleada de represión policial contra los manifestantes políticos. Según este informe, el Ejecutivo de Daniel Ortega ha llamado "terrorista" a todo manifestante opositor, ha matado, torturado y posiblemente cometido ejecuciones extrajudiciales por parte de la policía.

Vilma Núñez, abogada y activista por los derechos humanos en Nicaragua, afirma en una entrevista en el canal 24 horas que la represión policial en Nicaragua se debe a que "Ortega quiere perpetuarse en el poder al coste que sea" y rechaza cualquier forma de solución que se le han presentado, incluyendo la desactivación de las vías de diálogo que él mismo abrió.

Núñez alerta del peligro de una "crisis humanitaria" por la salida masiva de nicaragüenses del país en busca de refugio, así como una "confrontación militar". "Ortega quiere llevar la lucha cívica a una guerra civil porque es el terreno en el que él se sabe manejar".

La principal demanda ahora de los manifestantes nicaragüenses es que pare la represión policial y desarme a los grupos paramilitares "que circulan impunemente por las calles sembrando el terror, encapuchados y apresando a jóvenes, hostigando a sus familiares en sus hogares sin respetar la edad –muchos ancianos han sido encarcelados-", explica Núñez, así como la  "represión selectiva” en contra de periodistas y activistas.