Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

Carmen González Enríquez, investigadora del Instituto Real Elcano considera que las últimas tragedias ocurridas en el Mediterráneo han roto la división que existía en Europa entre los países del norte y del sur. “Están más motivados para avanzar”, dice. Considera razonable la propuesta que España va a plantear en el Consejo de Seguridad de la ONU que contempla la intervención directa en las costas de Libia ya que el 90% de las barcazas con inmigrantes parten de aquel país. Esa intervención, a falta de concretarla, la llevarían a cabo militares igual  que se hizo con la operación Atalanta en Somalia. 

La llegada de inmigrantes por el mediterráneo no cesa. Hoy, la Fiscalía de Catania, también en el sur de Italia, ha aumentado a 850 el número de personas que viajaban en el pesquero que naufragó el domingo pasado. Y según cuentan los testigos, las tareas de rescate han sido muy duras. Las oleadas de inmigrantes no cesan en el Mediterráneo mientras se sigue buscando a los desparecidos en el naufragio.

850 inmigrantes muertos. Esta es la estimación que hace la Fiscalía de Catania, después de hablar con los supervivientes que lograron llegar a territorio italiano. Entre ellos, el capitán y el primer oficial del barco que permanecen detenidos, acusados de tráfico de personas. La fiscalía cree también que la cifra tan baja de supervivientes se debe a que muchos inmigrantes, mujeres y niños, entre ellos, viajaban en las bodegas del barco (21/04/15).

Del exterior, las autoridades italianas han detenido al capitán del pesquero naufragado este pasado fin de semana y al primer oficial bajo la sospecha de que puedan ser traficantes de personas. El fiscal de Catania ha ordenado este arresto al tiempo que ha abierto una investigación por homicidio sobre el desastre. La búsqueda en el mar continúa. El alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados y la Organización Internacional para las Migraciones estiman que podría haber 800 muertos, según el relato de los supervivientes (21/04/15).

Las autoridades de Italia han arrestado este martes a dos de los 28 supervivientes del naufragio de una embarcación de inmigrantes frente a las costas de Libia sospechosos de dedicarse a la trata de personas.

27 de los 28 supervivientes han llegado al puerto de Catania en la madrugada de este martes donde han sido recibidos por Delrio y un grupo de atención que ha evaluado su estado de salud antes de comenzar a declarar. Otro superviviente ha sido trasladado en helicóptero por motivos de salud.

Por otra parte, representantes de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y la Organización Internacional de las Migraciones (OIM) cifra en cerca de 800 los pasajeros a bordo del barco naufragado, después de entrevistarse con los supervivientes.

Frente a las costas de la isla griega de Rodas  han muerto en un naufragio  al menos tres inmigrantes, un niño y dos adultos. En la embarcación, que primero encalló  en las rocas y luego se hundió,  viajaban unas  200 personas.  90 de ellas  han sido rescatadas con vida, más de una treintena  han sido trasladadas al hospital. La operación de rescate continúa. El accidente se produjo esta mañana cerca de la playa de Séfiros. Muchos de los inmigrantes  se arrojaron al agua y lograron ponerse a salvo con ayuda de los lugareños que se encontraban en la playa. 

Uno de los supervivientes del último naufragio en el Mediterráneo ha elevado a 950 el número de ocupantes del barco que se hundió en la  noche del sábado frente a las costas de Libia. De acuerdo a estas informaciones, reveladas por la Fiscalía de la  provincia italiana de Catania, entre los ocupantes habría cerca de  200 mujeres y entre 40 y 50 niños. 

Ante el imparable aumento de muertes crece la presión sobre la Unión Europea para que refuerce las operaciones de rescate y búsqueda. Bruselas está preparando una reunión de urgencia de ministros de Interior y Exteriores para abordar el drama de la inmigración. Italia, es uno de los países que exige más recursos y más cooperación europea.

El naufragio este domingo de un pesquero en el Mediterráneo con 700 personas a bordo es el más grave de las dos últimas décadas. Otra tragedia tuvo lugar a media milla de Lampedusa en 2013, cuando una barcaza con 500 personas a bordo se hundió dejando 366 muertos. El pasado martes la ONG Save the Children alertó de otra embarcación naufragada con 400 personas a bordo. Nada se sabe de ellos.

El Gobierno ha elevado desde el nivel de alerta por el hundimiento y vertido del pesquero ruso Oleg Naidenov del cero al uno -de los cuatro niveles posibles- dado que el buque sigue perdiendo combustible. Mientras, la Fiscalía de Medio Ambiente y Urbanismo de Las Palmas ha abierto una investigación sobre el hundimiento del barco, cargado con 1.400 toneladas de fuel, a unos 24 kilómetros al sur de Gran Canaria para saber si ha habido delito contra el medio ambiente.

Migrantes que han sobrevivido a sus travesías entre Libia e Italia han relatado dos nuevos dramas en el Mediterráneo en las últimas horas en los que al parecer han muerto más de medio centenar entre ellos al parecer una docena que fueron arrojados al mar por sus propios compañeros, por lo que la policía ha detenido a otros 15 acusados de homicidio agravado por "odio religioso".