arriba Ir arriba

Seis tramos de la cuenca hidrográfica del Ebro se encuentran en alerta por crecidas de los cauces, que en el caso de Castejón, en Navarra, es de carácter extraordinario y que en Aragón ha obligado a movilizar a todos los efectivos de la Guardia Civil y de la Unidad Militar de Emergencias (UME).

De los seis tramos, uno corresponde al Jalón en Calatayud, que esta madrugada ha alcanzado un pico máximo de 66,91 metros cúbicos por segundo y 2,82 metros de altura. Ya ha comenzado el descenso, igual que en sus afluentes. Además, este viernes ha sido hallado el cadáver del pastor desaparecido tras la crecida del río Grío en Zaragoza.

Alerta máxima por la crecida del Ebro. Este jueves alcanzó más de siete metros de altura a su paso por varias localidades de la Ribera Alta de Zaragoza pero lo peor está aún por llegar. Las lluvias persistentes y el deshielo hacen hacen prever un caudal de más de 2.700 metros cúbicos por segundo que podría provocar consecuencias similares a la riada de 2015. El río baja con mucha fuerza también en Navarra. En Tudela ha anegado ya algunas vías y el pico de la crecida se espera esta mañana.

Una borrasca pequeña situada en un amplio seno de bajas presiones en el centro del Atlántico norte está experimentando una progresiva e intensa ciclogénesis desde este jueves y está dando lugar a una borrasca muy profunda denominada Félix. Galicia será la región más afectada por Félix, que dejará durante todo el fin de semana viento intenso, olas de hasta ocho metros, precipitaciones, deshielo y posibles aludes.

Un total de 38 provincias estará este viernes en alerta por fuertes vientos, fenómenos costeros o nevadas, que irán acompañados por un descenso generalizado de las temperaturas, según prevé la AEMET. La Dirección General de Tráfico (DGT) recomienda extremar la precaución y consultar el estado de las carreteras antes de viajar, ya varias de la zona norte se verán afectadas, entre ellas la AP-61, entre San Rafael y Segovia, que dejó el día de Reyes a decenas de personas atrapadas por el colapso de la nieve. Las nevadas afectarán a Lugo, Orense, Asturias, Cantabria, Alava, Navarra, La Rioja, a todas las provincias de Castilla y León menos a Valladolid y Salamanca, a Huesca, Teruel, Castellón, Guadalajara, Albacete, Jaén, Barcelona, Gerona y Lérida.

La dirección de Protección Civil y Emergencias del Ministerio del Interior recomienda a los ciudadanos que eviten los desplazamientos si no es imprescindible hacerlos. Además, Protección Civil pide a los ciudadanos que aseguren puertas, ventanas y todos aquellos objetos que puedan caer a la vía pública y alejarse de cornisas, árboles, muros, edificaciones en construcción o grúas que puedan desprenderse.

Lo peor de esta ciclogénesis explosiva se espera desde la tarde del domingo hasta la madrugada del lunes. Las recomendaciones de prudencia se extienden tanto a la costa como al interior. De este modo, hay que evitar acercarse a diques y rompeolas por el fuerte oleaje, asegurar ventanas y cualquier objeto que pueda salir volando por el viento y tener mucho cuidado con la lluvia.