arriba Ir arriba

La Agencia Estatal de Meteorología ha anunciado que este miércoles habrá tormentas y precipitaciones localmente fuertes y con granizo en Galicia y en áreas de montaña de Asturias y de León.

En la Península y Baleares, predominarán los cielos poco nuboso al principio, con algunas nubes altas, más abundantes en el noroeste peninsular, y con intervalos de nubes bajas en el oeste del litoral cantábrico y andaluz y en el sur del litoral catalán.

A lo largo del día irá aumentando la nubosidad desde el noroeste a la mitad norte peninsular, con cielo nuboso o cubierto y precipitaciones en Galicia, Asturias y noroeste de Castilla y León, más intensas en zonas de montaña, acompañadas de tormentas ocasionales.

Las precipitaciones pueden ser localmente fuertes y con granizo, y es probable que las precipitaciones se extiendan, de forma más débil y dispersa, a otras zonas del cuadrante noroeste y del Sistema Ibérico; en Canarias algunos intervalos de nubes que no es probable que den precipitación.

Temperaturas diurnas en ascenso en el área del Golfo de Vizcaya y Navarra; en descenso en el oeste peninsular y en medianías de Canarias; pocos cambios en el resto, y las nocturnas suben ligeramente.

Viento de componente este con intervalos de intensidad fuerte en el litoral cantábrico; del oeste en el litoral de Alborán, y de componente sur en gran parte de la Península y Baleares.

A pesar de las lluvias caídas en los últimos meses, las reservas de agua están muy por debajo de los valores habituales en estas fechas. Según los datos del Ministerio de Medio Ambiente en la primera semana de la primavera, la reserva era de 33.000 hectómetros cúbicos, catorce puntos por debajo de la media de los últimos 5 años. Uno de los pantanos más afectados por la escasez de agua es el de Entrepeñas, en Guadalajara.

La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) prevé para este lunes, precipitaciones localmente fuertes en amplias áreas de Extremadura, Castilla y León, Castilla-La Mancha y Madrid, y viento fuerte en el litoral de Galicia, entorno de la cordillera Cantábrica y en los Pirineos.

En el sur y en el oeste de Galicia, entorno del Sistema Central, meseta Sur y cuenca del Ebro se producirán precipitaciones que disminuirán a lo largo del día, y en el resto de la península lloverá débilmente excepto en el litoral de Cantabria, en el País Vasco y en el sureste peninsular.

En las Islas Baleares y en la Islas Canarias habrá intervalos nubosos a lo largo del día. La cota de nieve se situará en el noreste peninsular entre 1.500/2.000 metros, y en el resto de la Península entre 1.200/1.500 metros subiendo a 1.500/1.800 metros.

Las temperaturas diurnas en aumento en el litoral mediterráneo, en el sureste y en sur y en las Islas Canarias, y en descenso en Pirineos, área del Sistema Ibérico, Madrid y en Castilla-La Mancha.

En las Islas Canarias soplarán vientos flojos variables tendiendo a régimen de alisios, viento de componentes sur y oeste en el resto e intervalos de intensidad fuerte en el litoral de Galicia, entorno de la Cordillera Cantábrica y Pirineos

La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) anuncia para este lunes, precipitaciones localmente fuertes o persistentes en el Estrecho, el Sistema Central occidental y el norte de Aragón y Cataluña, así como intervalos de viento fuerte en el litoral gallego y área del Estrecho.
Según la predicción de la Agencia, serán los últimos coletazos de la borrasca que ha cruzado la península este fin de semana.
Hoy, lloverá en buena parte de la península y Baleares, aunque de manera más intensa y frecuente en el oeste de Andalucía, los entornos montañosos de la mitad norte, Aragón y Cataluña.

El viento y la nieve mantienen a 23 provincias en aviso por mal tiempo, que se nota especialmente en el noroeste de la península, donde la nieve ha obligado a cerrar varios puertos de montaña y las estaciones de esquí del Pirineo. Parte de las provincias de Huesca y de Lleida se encuentran en alerta roja, por riesgo extremo de nevadas, viento, aludes y frío, que pueden provocar que las temperaturas caigan hasta los 20 grados bajo cero en algunos puntos del Pirineo.

Así se ve desde el aire la localidad murciana de Los Alcázares, una de las más afectadas por las intensas lluvias de las últimas horas. En total cinco personas han perdido la vida desde el pasado fin de semana a consecuencia del temporal que ha afectado al Mediterráneo. Un temporal que comienza a perder fuerza por el sureste pero que aún mantiene en alerta por viento y oleaje a Valencia, Castellón, la costa catalana y Baleares. Aquí las olas pueden llegar a los cuatro o cinco metros de altura.

El agua anega las calles de Los Alcázares, en Murcia, donde un hombre ha fallecido, arrastrado por la riada. Más de un centenar de vecinos han tenido que dejar sus casas en esta población y hay más evacuados en Torre Pachecho, Cartagena y San Javier. Desde esta madrugada, la Unidad Militar de Emergencias colabora en las tareas de rescate.

En Beniel temen por la importante crecida del Segura y el riesgo de rotura de una mota. La confederación hidrografica descarta, de momento, que el rio se vaya a desbordar a su paso por la Región de Murcia, aunque mantiene la vigilancia sobre el caudal.

Casi toda la provincia esta en alerta amarilla por las lluvias y para hoy también se espera que nieve en la comarca del Noroeste. Las previsiones y los daños sufridos han obligado a suspender las clases en 28 municipios.