Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

El Gobierno de España ha mostrado su satisfacción ante el inicio de las relaciones diplomáticas entre Cuba y EE.UU, que ha calificado de "noticia esperanzadora". El ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo dice que el futuro de Cuba debe pasar por la democracia y los derechos humanos. Mientras, la portavoz de Exteriores del PSOE en el Congreso, Trinidad Jiménez, ha dicho que el inicio del diálogo entre EE.UU. y Cuba representa "un momento histórico".

El ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, ha dado “la bienvenida a una nueva etapa” en las relaciones entre Cuba y EE.UU. después de que este miércoles hayan anunciado el inicio de un diálogo para restablecer las relaciones diplomáticas. El Gobierno espera que “logre poner fin a un desencuentro que dura ya 50 años”, y que este acercamiento “asegure un futuro mejor al pueblo cubano”.

En su primera visita oficial a Cuba, el ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, elogió hoy los logros democráticos y los valores de "consenso" y "concordia" de la Transición española, en una conferencia sin referencias expresas a la isla aunque cargada de guiños. "La tentación de imponer un proyecto único a todos los ciudadanos es grande. Y lo es tanto por parte del Estado como por parte de otros grupos", afirmó el ministro en su intervención en el Instituto Superior de Relaciones Internacionales, donde se forma al cuerpo diplomático cubano y en presencia de numerosos embajadores extranjeros. "Es muy difícil convencerse de que el pluralismo es una riqueza, de que otros puedan tener un punto de vista distinto, del que se puede aprender y con el que hay que convivir", añadió.

 

El ministro de Asuntos Exteriores está ya en La Habana. Es el primer viaje a Cuba de un ministro del Gobierno de  Mariano Rajoy. Se reunirá con representantes del Gobierno cubano, aunque no está confirmado que se vea con el presidente Raúl Castro. 

El embajador de Cuba en España, Eugenio Martínez Enríquez, subraya que las relaciones bilaterales son intensas y maduras porque se basan en vínculos afectivos, culturales y comerciales muy fuertes. "La visita de este ministro es necesaria. Esperamos vernos de frente y con respeto al orden interno de cada uno de los países", dice el diplomático, que se pregunta por qué ha tardado tanto tiempo en producirse esta visita que, recuerda, depende exclusivamente de España. No obstante, reconoce que ha existido un intenso diálogo desde 2010, fecha de la última visita de un ministro español, en aquel entonces, Miguel Ángel Moratinos. Sobre la posibilidad de que Margallo se reúna con la disidencia, señala que no puede asegurar lo que va a hacer, aunque añade que no va a tener mucho tiempo porque tiene muchos compromisos oficiales (24/11/14).

El ministro español de Asuntos Exteriores y Cooperación, José Manuel García-Margallo, ha afirmado este lunes que "el tiempo se agota" para la solución de los dos estados en el conflicto palestino-israelí y ha pedido una postura de la Unión Europea (UE) en el reconocimiento del Estado palestino.

"Tenemos la sensación de que el tiempo se está agotando, que hacemos algo con cierta rapidez en cuanto a los plazos, o la solución de los dos Estados será incluso físicamente imposible", ha dicho García-Margallo, en declaraciones recogidas por Efe, a su llegada a un Consejo de Ministros de Exteriores de la UE en Bruselas en el que se debatirá, entre otros asuntos, la situación en Oriente Medio.

El Congreso de los Diputados de España debatirá este próximo martes una proposición no de ley en la que por primera vez se pide que se reconozca el Estado de Palestina, una iniciativa que ha sido presentada por el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y cuyo texto se negocia entre todos los grupos parlamentarios para alcanzar un acuerdo.

Suecia ha sido el primer país de la UE en reconocer a Palestina como estado, mientras el Parlamento británico aprobó una decisión no vinculante y la Asamblea Nacional francesa debatirá el 28 de noviembre una resolución similar. Otros países, como Italia y Lituania, piden prudencia y optar por una decisión común.