Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

Máxima expectación en la entrada de la casa de la infanta Cristina e Iñaki Urdangarin. En cuanto se ha conocido la imputación de la infanta Cristina decenas de medios de comunicación se han concentrado en torno a su residencia de Pedralbes.

Hace casi tres años que el juez empezó a investigar el Instituto Nóos. Sospechaba de varios convenios por los que cobró 5,8 millones de euros de Baleares y Valencia entre 2004 y 2007, dinero que, según el juez, se embolsaron sus fundadores, el Duque de Palma y Diego Torres, a los que acusa de desvío de dinero público.

El juez Castro ha imputado a la infanta Cristina que tendrá que declarar en los juzgados de Palma de Mallorca el próximo día 27 de abril. Es la primera vez que imputan a un miembro de la Casa Real. La infanta tendrá que explicar su papel en el instituto Nóos y en Aizóon, la empresa que comparte con su marido Iñaki Urdangarin.

El juez Castro ha citado para interrogar el 20 de abril a otros cuatro imputados y testigos en el caso Nóos. Hoy además se han conocido nuevos correos electrónicos que el exsocio de Iñaki Urdangarin ha entregado al juez y en los que aparecen entre otros, la infanta Cristina y el vicesecretario general del PP Esteban González Pons.

Las actas del Instituto Nóos revelan que la ifanta Cristina no asistió a las reuniones de la junta directiva celebradas por la entidad entre el 23 de septiembre de 2003, fecha en la que fue designada la nueva Junta con el Duque de Palma, Iñaki Urdangarin, a la cabeza, y el 20 de marzo de 2006.

Fecha en la que el duque, su mujer y el secretario de las infantas, Carlos García Revenga, se desvincularon de la asociación investigada en el caso Nóos por desvío de fondos públicos.

Fuentes del caso confirman la existencia de cuatro actas de las reuniones entre septiembre de 2003 y marzo de 2006. A ellas asistieron Iñaki Urdangarín, Diego Torres y Miguel Tejeiro, pero no la infanta ni su secretario personal, Carlos García Revenga.

El juez instructor del caso Nóos, que investiga si Iñaki Urdangarin y su exsocio, Diego Torres, desviaron seis millones de euros públicos, ha solicitado que se proporcione el acta completa con las firmas de los asistentes de las asambleas de Nóos de los días 23 de septiembre de 2003 y 19 de octubre de 2004 y certifique si asistieron todos los miembros del instituto, entre ellos, la infanta Cristina como vocal, y dónde se reunieron.

Ikañi Urdangarin aseguró en su segunda declaración ante el juez del caso Nóos, José Castro, que la infanta Cristina no hizo "absolutamente nada" como vocal de la junta directiva del Instituto y que formó parte para aportar "transparencia", como se recoge en la transcripción a la que ha tenido acceso TVE.

Las primeras palabras de Urdangarin en su segunda declaración ante el juez de Nóos fueron destinadas a desvincular a la Casa Real del Instituto que él presidía junto a su exsocio Diego Torres. "La Casa de Su Majestad el rey no opinó, asesoró, autorizó o avaló las actividades que yo he desarrollado en el Instituto Nóos", insistió el duque de Palma.

El juez instructor del caso Nóos, José Castro, ha validado como prueba los correos electrónicos aportados por el exsocio de Iñaki Urdangarin, Diego Torres, en una providencia. Mientras, la Fiscalía ha matizado que aún no ha tomado ninguna decisión sobre la situación procesal de la infanta Cristina.

Con los mail aportados por Torres, éste pretendía probar que la Casa Real estaba al tanto y supervisaba las actividades llevadas a cabo desde el Instituto Nóos, dirigido por él y el duque de Palma.

La Fiscalía aún no ha tomado ninguna decisión al respecto y tampoco ha presentado ningún escrito sobre este asunto. Los investigadores ya anunciaron el pasado día 16, tras la declaración de Diego Torres, que no tenían previsto, por el momento, llamar a declarar a la infanta Cristina ni como imputada, ni como testigo.

El exsocio de Iñaki Urdangarin, Diego Torres, aseguró en su declaración el pasado sábado ante el juez del caso Nóos que para el yerno del rey era "muy duro y muy difícil de aceptar" que la Casa Real le hubiera instado a dejar la presidencia del instituto y a dedicarse "a otro tipo de actividades".

Según la transcripción de su declaración, que ha sido notificada este viernes a los abogados y a la que ha tenido acceso Europa Press, Torres reiteró ante el juez que investiga a ambos por el presunto desvío de fondos públicos que Urdangarin continuó detrás de los proyectos ya que "seguía teniendo mucho interés en estas actividades".

Ante esta explicación, el magistrado, José Castro, preguntó a Torres "por qué se hizo entonces ese simulacro de apartamiento". El exsocio de Urdangarin respondió que se hizo "por presión mediática y por decir 'ya lo estoy dejando'".