Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

Corea del Norte ha endurecido este jueves aún más su amenaza contra el presidente de EE.UU., Donald Trump, y las bases estadounidenses en Guam al ofrecer detalles de un hipotético plan para atacar con misiles balísticos el entorno de la isla, según el cual lanzarían cuatro misiles Hwasong-12 de rango medio-largo que sobrevolarán "las prefecturas japonesas de Shimane, Hiroshima y Kochi (occidente del archipiélago nipón) y recorrerán 3.356,7 kilómetros durante 1.065 segundos (casi 18 minutos) antes de golpear las aguas a unos 30 o 40 kilómetros de Guam".

Corea del Norte ha realizado un lanzamiento fallido de un misil, que estalló casi inmediatamente después de ser disparado, según ha confirmado Estados Unidos. El lanzamiento se ha producido en plena escalada de tensión entre el régimen norcoreano y Estados Unidos. El vicepresidente norteamericano, que ha llegado a Seúl en una gira centrada en la amenaza atómica de Pionyang, ha dicho que la alianza con Corea del Sur está más fuerte que nunca.

Corea del Norte ha afirmado que está preparada para la guerra nuclear. De hecho, este sábado ha mostrado varios misiles balísticos, entre ellos un posible nuevo proyectil de alcance intercontinental que nunca antes había enseñado en público. Lo ha hecho en el desfile con el que se ha celebrado el 105 aniversario del nacimiento de Kim il-Sung, fundador del país. El líder norcoreano, Kim Jong-Un, presidió el desfile organizado en honor de su abuelo y primer mariscal de la dinastía que controla el país desde hace más de 70 años.

Estados Unidos ha enviado una flota hacia la península de Corea en respuesta a los últimos ensayos con misiles de Pyongyang. La flotilla, liderada por el portaaviones Carl Vinson, ha suspendido una visita prevista a Australia y volverá a aguas cercanas a Corea del Norte, donde ya estuvo hace un mes en maniobras militares con Seúl. La respuesta de Corea del Norte ha llegado con un comunicado en el que sostienen se trata de una advertencia que justifica todo el reciente refuerzo de su arsenal nuclear para la autodefensa. Retórica bélica norcoreana, frente a las palabras más medidas de Pekín, Seúl y Tokio que afirma que la flota es un elemento disuasorio pero no han entrado desde el Gobierno nipón a darle una clara y abierta bienvenida. Seúl ha rebajado la posibilidad de que Estados Unidos realice un ataque preventivo, aunque reconocen que la crisis ha llegado a un punto de gran tensión, en vísperas además de que Corea del Norte celebre el aniversario del abuelo de Kim Jon Un y lo pueda hacer coincidir con otro ensayo nuclear de mayor envergadura.

La península de Corea vuelve a ser foco de tensión. Corea del Norte ha amenazado con lanzar una guerra relámpago en respuesta a las maniobras militares que EE.UU y Corea del Sur llevan a cabo en en el mar de Japón. Unas maniobras que se realizan después de que el régimen de Pyonyang haya desafiado una vez más a la comunidad internacional anunciando que seguirá con sus pruebas atómicas.