arriba Ir arriba
  • Las líderes de Alemania y Reino Unido han hablado por separado con Trump
  • Han acordado "la importancia de responsabilizar a Al-Asad" por la tensión actual
  • Los países del sur de Europa ya habían mostrado su apoyo a Estados Unidos
  • El pasado viernes EE.UU. bombardeó un aeródromo en Siria como respuesta a un supuesto ataque químico lanzado por el Gobierno de Asad

El mismo día del arranque del Brexit, activado el miércoles por la primera ministra británica Theresa May, los líderes del Partido Popular Europeo (PPE) inauguraron su congreso en Malta. Este jueves, un día después del inicio oficial de las negociaciones para la salida de Londres de la UE, las reacciones sucitadas en la comunidad internacional, instituciones y gobiernos, presiden un encuentro desde el que se ha llamado a la unidad de los Veintisiete. No obstante, los líderes conservadores se han mantenido cautelosos a la hora de hablar de las negociaciones con Londres en público. La canciller de Alemania, Angela Merkel, no ha hecho mención explícita al Brexit en su intervención, aunque sí aha afirmado que "la UE tiene que hacer frente a los desafíos que se avecinan con valor y confianza".

La Unión Cristianodemócrata (CDU) de la canciller Angela Merkese ha impuesto este domingo claramente al Partido Socialdemócrata (SPD) que lidera Martin Schulz en el primer pulso del año electoral alemán, en el estado federado de Sarre y a seis meses de los comicios generales en que ambos lucharán por la cancillería.

El llamado "efecto Schulz" -repunte atribuido por los sondeos al SPD bajo el liderazgo del expresidente del Parlamento Europeo (PE)- no se ha dado en las elecciones regionales del pequeño land (estado federado) del oeste del país.

La CDU de Merkel, fuerza dominante en el Sarre desde hace 18 años, ha obtenido un 40,7%, lo que no sólo la confirma como primera fuerza regional, sino que supone un incremento de más de un 5% respecto a las regionales de 2012. El SPD ha perdido alrededor de medio punto y ha quedado en un 29,6%, de acuerdo a los resultados oficiales.

Todo apunta a una reedición de la gran coalición que gobierna ahora en el Sarre, la misma alianza que a escala federal dirige Merkel en Berlín y que en este estado lidera su correligionaria Annegret Kramp-Karrenbauer.

  • El presidente estadounidense ha hablado por teléfono con Theresa May
  • Hollande también le ha transmitido la solidaridad de Francia con su país
  • Merkel ha expresado su apoyo "firme y decidido" ante la amenaza terrorista
  • Italia, en alerta ante la cumbre europea que acogerá Roma el próximo sábado
  • Sigue, minuto a minuto, el ataque terrorista de Londres

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y la canciller alemana, Angela Merkel, ha evidenciado este viernes en la Casa Blanca, durante la primera reunión enntre ambos, las diferencias que mantienen en asuntos como el comercio internacional y la inmigración, si bien han anunciado avances en aspectos relativos a la seguridad, como el respaldo a la OTAN y a los acuerdos de Minsk que sostienen la tregua en Ucrania.

La falta de química ha sido evidente entre Merkel y Trump e incluso ha dejado un momento incómodo al inicio de la entrevista en el Despacho Oval, cuando los medios gráficos han pedido que se estrecharán la mano: "¿Quieres un apretón de manos?", le ha musitado Merkel a Trump, quien, sin embargo, ha parecido ignorar la pregunta y ha seguido posando para los reporteros, mientras la canciller sonreía extrañada.

  • El presidente de EE.UU. y la canciller alemana mantienen su primera reunión
  • Merkel afirma que espera que se reabran las coversaciones del tratado comercial
  • Trump reitera que la política comercial "tiene que ser justa" con Estados Unidos
  • También ha subrayado que la inmigración "no es un derecho, es un privilegio"
  • Merkel destaca que Trump apoya "personalmente" los acuerdos de paz en Ucrania
  • El Gobierno ultranacionalista polaco intenta frenar la elección de su rival nacional
  • La primera ministra polaca amenaza con bloquear las conclusiones de la cumbre
  • Los Veintiocho debatirán, entre otros asuntos, el futuro de la UE tras el Brexit
  • Angela Merkel ha vuelto a insistir en impulsar "una unión a dos velocidades"

En la cumbre celebrada en Versalles, los cuatro grandes de la Unión Europea, Alemania, Francia, Italia y España, defienden una Europa unida pero a varias velocidades. Es su receta para superar el Brexit y evitar nuevas salidas. Junto a Hollande, Merkel y Gentiloni, el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, ha abogado por una mayor integración europea.

El futuro de la Unión Europea sin el Reino Unido se debate esta tarde en Versalles, en Francia, con los líderes de Francia, Alemania, Italia y España reunidos para perfilar una estrategia común desde la premisa de la unidad y pretenden ofrecer una orientación, pero sin grandes recetas, para el resto de los socios europeos. "Unidad no significa uniformidad", ha apuntado el presidente francés, François Hollande, mientras que la canciller alemana, Angela Merkel, pide "tener el valor de aceptar que algunos países puedan avanzar más rápido que otros".