Anterior Tienes que verlo: Un juego en Instagram, #CecilTheLion y música a partir de rasgos faciales Siguiente El accidente de Lille, un susto que pudo ser mayor Arriba
En portada - "¿Qué fue de Haití?"

En Portada. ¿Qué fue de Haití?

       
  • En Portada vuelve a Haití casi un año después del terremoto

  •    
  • Su primer paseo por la capital bascula entre la sorpresa y la indignación

  •    
  • Muchos de los edificios desplomados siguen tal cual los dejó el seísmo

  •    
  • Guión del reportaje disponible on line (formato PDF)

|

Es curioso, pero lo primero que pienso cuando recuerdo el rodaje de este reportaje es en la cantidad de historias a las que tuvimos que renunciar. Historias perennes de Haití como el sentido de la muerte –brillantemente rodadas en un entierro en Leogane por Alejandro Coves y Juan Antonio Barroso- o la fuerza del vudú. E historias más recientes, pero igualmente importantes, como la súbita presencia de la multinacional Monsanto, que ha regalado a los haitianos 475 toneladas de semillas transgénicas… Para muchos, un auténtico regalo envenenado. Y muchas más cosas se quedaron en la cuneta de este reportaje porque el tiempo –tanto de rodaje como del reportaje- tiene un límite.

Puede parecer difícil trabajar en Haití. Y más si te recibe un huracán, te despiden disturbios por las calles y te rodea una epidemia de cólera… Pero la verdad es que resulta sencillo. Se trata de un país de perfil africano en el que las historias humanas surgen por doquier. Es bueno organizarse y no caer en la tentación de rodarlo todo y entrevistar a todo el mundo.

Al final, lo que queda de un viaje son algunas imágenes que permanecerán en tu memoria para siempre y las historias de las personas a las que conoces. Y de esas personas me quedo con Kobel Dubique, un médico voluntarioso que coordina un dispensario médico en el campo de desplazados Jean Marie Vincent, de Puerto Príncipe.

A Kobel le conocí por YouTube. Me envió el enlace un amigo común y desde ese momento supimos los del equipo de En Portada que se iba a convertir en personaje del reportaje. Larguirucho. Gafas caídas. Mirada lánguida. Sonrisa franca.

Y de todas las imágenes de todos los personajes que conocimos en Haití me quedo con la sonrisa paternal de Kobel Dubique cuando –en medio del caos de su dispensario, curando enfermos de cólera y mujeres agredidas- agarró a un bebé recién nacido y apoyó sus labios sobre el pezón de la madre. Al principio, el pequeño no se dio por aludido, pero segundos después arrancó a succionar con fuerza. La sonrisa de Kobel al descubrir el instinto del pequeño lo llenó todo. Aparece casi al final del reportaje. Tendrán que ver ¿Qué fue de Haití? casi entero para descubrir esa sonrisa.