Enlaces accesibilidad

CRÓNICAS

Carreras de caballos, mucho más que un espectáculo

  • Crónicas nos abre una ventana al poco conocido mundo del 'turf'
  • España no es un país con demasiada afición por este deporte-espectáculo
  • Países como Francia lo han convertido en una importante actividad económica

Por
Crónicas - Nacidos para correr

Esos bellos ejemplares que corren por las pistas de los hipódromos, ni son pura sangre ni son ingleses

Pura Sangre Inglés... Si una cosa hemos aprendido los no aficionados a las carreras de caballos, al adentrarnos en este trabajo, es que esos bellos ejemplares que corren por las pistas de los hipódromos, ni son pura sangre ni son ingleses... Como muy bien nos explicó el escritor y amante del "turf" (el término inglés con el que se denomina a este deporte-espectáculo, espectáculo-deporte) Fernando Savater, los caballos de carreras son el resultado de un cruce entre caballos árabes y caballos de guerra sajones; la mezcla de la agilidad y la capacidad de movimiento, con la fuerza y la resistencia. En resumidas cuentas, una obra de arte creada a través de los siglos por los seres humanos con un claro objetivo: las carreras. Y esa obra de arte se sigue perfeccionando; porque, los que se dedican a la cría de caballos de carreras, no dejan de buscar los mejores ejemplares... Y todos y cada uno de los caballos que vemos en la pista, tienen un gran árbol genealógico que, en el momento de la carrera, tienen que demostrar y defender.

Un mundo poco conocido

El mundo de las carreras de caballos o de los caballos de carreras, es, para muchos, un gran desconocido. Fuera de los tópicos, como los "estupendos" sombreros de las damas y caballeros que acuden cada año al Derby de Ascot, en Inglaterra, o algunas historias de jinetes y caballos contadas por el cine, poco sabemos de todo lo que se mueve antes, durante y después de las competiciones con estos bellísimos animales.

Crónicas - Nacidos para correr. Savater y el carácter popular de los hipódromos

España no es un país con gran tradición, presencia o afición por este espectáculo, especialmente si nos comparamos con países como Francia, Inglaterra o Irlanda, donde la cría y las carreras representan una muy importante actividad económica. No obstante, todos aquellos implicados de una u otra manera en el mundo del turf, reconocen que hay algo especial, al margen de inversiones y posibles beneficios. Para alguno de ellos, como Roberto Whyte, propietario de caballos de carreras, este es un mundo de emociones.

Crónicas - Nacidos para correr. Carreras de caballos, un mundo de emociones

Las apuestas

Tambien las apuestas son parte de ese mundo de las carreras de caballos pero nadie se hace rico en los Hipódromos...Solo algunos pocos ganan mucho dinero, y también para eso, tienen que apostar mucho. Como pudimos comprobar en nuestro propio bolsillo, apostar en los caballos es, en gran parte, una apuesta de corazón, no es una apuesta al azar. En muchas ocasiones, el que apuesta conoce al caballo, le ha visto entrenar, ha seguido sus carreras...Y decide que "ése" es su caballo campeón.

Del viento vienes y viento debes ser en la carrera, cuentan las leyendas que Dios dijo al caballo cuando lo creó. Y así, como el viento, corren los caballos en los hipódromos.

Las carreras de caballos son mucho más que un espectáculo que dura apenas unos minutos. Y merece la pena acercarse un día hasta el hipódromo y simplemente, disfrutar.

Televisión

anterior siguiente