El futuro es ahora: los 10 imprescindibles de Sónar 2012

  • Sónar celebra su edición 19 del 14 al 16 de junio en Barcelona
  • Siglo 21 ofrece programas especiales desde el festival
  • No te pierdas nuestro especial, con vídeos y entrevistas exclusivas
Ampliar foto Sonar 2012

Sonar 2012

Ir a fotogalería New Order - Sónar 2012

Algunos de los artistas que actúan en la 19ª edición del Sónarrne

IÑIGO PIÑEIRO (RADIO 3) 

A pesar de que en ediciones recientes el Sónar perdió parte de su aura de infabilidad como exposición precisa de las propuestas de música actual y de vanguardia, sigue siendo el festival de referencia de la electrónica experimental y sus géneros colindantes.

En la edición de 2012, más de un centenar de artistas mostrarán sus productos dentro de este gran mostrador de músicas (presuntamente) avanzadas en el que no toda la mercancía es tan fresca como parece. Aunque, desde luego, el festival sigue siendo único en su especie: su capacidad para seleccionar y reclutar a muchos de los músicos más innovadores del mundo es aún su gran valor.

Para los cazadores de tendencias y los seguidores de lo rabiosamente actual, hemos seleccionado 10 artistas imprescindibles de la programación de este Sónar. Artistas de plena vigencia que simbolizan, por distintas razones, este momento concreto de la historia.

Bienvenidos a 2012

Peaking Lights: Quienes se acerquen a disfrutar de este fascinante dúo de Wisconsin creyendo que son la última sofisticación del Dub, se llevarán una sorpresa. Lo suyo va mucho más allá: La combinación de krautrock, minimal disco, dub psicodélico e hipnosis electrónica confluye en la quintaesencia del pop cósmico y auténticamente revolucionario.

Totally Enormous Extinct Dinosaurs: Orlando Higginbottom, chico de moda del pop de club en Europa, tiene la habilidad de facturar temas de electrónica de línea clara sin dejarse llevar por las siempre efímeras tendencias de moda. Con gran sentido de la melodía, y el groove para hacer sonar como si fueran nuevos los trucos más viejos del house, el de Oxford es un must de este festival.

The Roots: En constante ebullición, el combo de Philadelphia ha conseguido que su hip-hop orgánico y cultivado, aglutinador de un siglo entero de música negra, sea visto como el acabado perfecto del género. En directo, pasan por ser una de las bandas más arrolladoras del mundo. En Sónar Barcelona pueden pasar muchas cosas, pero, sobre todo, pasan The Roots.

Thundercat: Un portento no suficientemente reconocido. Bajista virtuoso pero no pirotécnico, convierte el jazz electrónico de baile en un festín para los sentidos. Su “The Golden Age of Apocalypse" es un discazo vibrante e insólito. Flying Lotus, su compiche en Brainfeeder, y él están dando una nueva dimensión al pop de la Costa Oeste. Esto es California, circa 2012.

Maria Minerva: Esta chica de origen estonio nos ha robado el corazón con Cabaret Cixous, un álbum de electrónica de baja fidelidad, vaporoso y sensual, que parece pedir perdón por la amplificación. Tiene que tener cuidado en directo: lo etéreo se convierte en plomizo a poco que descuide el repertorio y la puesta en escena. 

Jacques Greene: Tras remezclar a artistas como Radiohead o Katy B., este jóven canadiense se ha revelado como uno de los estilistas Neo-house con más olfato de la actualidad. Atento a la melodía, sus ritmos sincopados y gomosos suenan exactamante a HOY. 

DJ Spinn & DJ Rashad: Estos jóvenes productores son los máximos exponentes de la corriente Juke que amenaza con colonizar los clubs de todo el mundo desde Chicago. En abrasivas sesiones a 160 bpm’s es imposible bailar sin conciencia de clase. El sueño de cualquier SónarHead.

Friendly Fires: Astutamente, se han convertido en la banda perfecta para los renegados del rock que quieren adentrarse en el pop de baile sin demasiados traumas. Cuando se acercan al tropicalismo son irresisistibles. Y en directo, un cañón.

Santiago Latorre: Este enigmático trotamundos es uno de los artistas españoles más audaces y creativos del momento. Las texturas ambient de sus temas se construyen con paciencia y se colapsan sin estrépito en un entramado sintético en el que instrumentos como el saxofón y el acordeón se redefinen junto a software y controladores MIDI.

Lana del Rey: La historia de auge y caída más vertiginosa del pop moderno. El hype, premeditado e inflado como sus labios, no llegó ni a tener coartada irónica. Denostada como está, es la víctima propiciatoria de un festival que no está diseñado para operaciones de desagravio. Eso sí, la ceremonia de defenestración nadie quiere perdérsela. Es ahora. En el Sónar Barcelona. 2012.

 

Comentarios

Espacio reservado para promoción
cid:56050