Enlaces accesibilidad

Fernández toma posesión como presidente de Argentina y promete detener la "caída libre" de la economía

  • Anuncia que no dará tratamiento parlamentario al proyecto de Presupuesto 2020 realizado por su antecesor
  • Y asegura que habrá medidas sociales y económicas para proteger a los "más vulnerables"

Por
Fernández toma posesión como presidente de Argentina y promete detener la "caída libre" de la economía

Alberto Fernández ha tomado posesión este martes de su cargo como nuevo presidente de Argentina y en su discurso de investidura ha prometido ordenar la economía del país, detener su "caída libre" y sacarla de su "virtual" cese de pagos.

Tras recibir la vara y la banda presidencial de manos de su antecesor, Mauricio Macri, Fernández ha tomado la palabra ante la Asamblea Legislativa para "convocar a la unidad de toda la Argentina", en pro del bienestar de toda la población, en especial de los más postergados, en medio de la grave crisis económica que arrastra el país desde 2018.

"La Argentina que buscamos construir es una Argentina que crezca e incluya", ha afirmado Fernández en su discurso de investidura, una ceremonia que ha durado unas dos horas, y en la que también ha echado en cara al Gobierno saliente sus políticas económicas. 

Alberto Fernández deberá afrontar un complicado escenario económico marcado por la elevada deuda pública, una frágil moneda nacional, la subida constante de los precios y la escalada del desempleo y de los niveles de pobreza.

Diagnóstico de la situación

En un discurso de fuerte contenido económico, ha dedicado varios minutos a hacer un diagnóstico del escenario en el que asume, que, con una recesión iniciada en abril de 2018 y una caída del producto interior bruto (PIB) calculada para este año del 2,8%, a su juicio no es ya de "estancamiento" sino de "caída libre".

Fernández ha recordado que la inflación, que cerraría este año en niveles cercanos al 55%, es la más alta de los últimos 28 años, que la tasa de desempleo -10,6% en el segundo trimestre- es la más elevada desde 2006 y la pobreza -35,4% en el primer semestre- es la más alta desde 2008.

"Argentina no para de achicar su economía", ha advertido el nuevo mandatario, quien precisó que la caída del PIB ha hecho mella particularmente en la industria nacional y las pymes, configurando un escenario de "extrema fragilidad" para la economía y el tejido social.

No tramitará el presupuesto del anterior Ejecutivo

Entre algunas de sus anuncios, el presidente ha asegurado que no dará tratamiento parlamentario al proyecto de Presupuesto 2020 remitido en septiembre por el Ejecutivo de Mauricio Macri tras alegar que sus "números no reflejan ni la realidad macroeconómica, ni las realidades sociales, ni los compromisos de deuda que realmente han sido asumidos".

En este sentido, ha asegurado que el proyecto de presupuesto debe ser "propio" y "no dictado desde afuera". Según el nuevo mandatario, solo podrá contarse con un presupuesto tras "la renegociación de la deuda y de poner en práctica medidas económicas sociales y de la economía real", y por eso ha defendido que "no hay pago de deuda que pueda sostenerse si el país no crece".

Fernández ha sostenido que si el país se encuentra en la situación actual es porque se "han aplicado muy malas políticas económicas", algo que en su opinión también fue "determinante" a la hora de que los argentinos no concedieran a Macri un segundo mandato.

Ha insistido en que, para pagar sus deudas, Argentina necesita volver a crecer y ha prometido buscar una "relación constructiva y cooperativa" con el Fondo Monetario Internacional y con los acreedores privados.

Medidas sociales y económicas

Fernández ha anunciado que su Gobierno impulsará "un conjunto de medidas económicas y sociales de distinta naturaleza que comiencen a revertir el rumbo estructural de atraso social y productivo" y que para ello convocará a distintos sectores para la "puesta en marcha de un conjunto de acuerdos básicos de solidaridad en la emergencia".

También se ha comprometido en la misma línea a "proteger a los sectores más vulnerables", ya que "el Gobierno que acaba de terminar su mandato dejó al país en una situación de virtual 'default'". El presidente se ha referido en concreto a los "más de 15 millones de personas sufren de inseguridad alimentaria en un país que es uno de los mayores productores de alimentos del mundo".

"Para reordenar a la economía necesitamos salir de la lógica de más ajuste, más recesión y más deuda que se ha impuesto en los cuatro años que hoy acaban. En esa acción de reordenamiento, vamos a proteger a los sectores más vulnerables", ha prometido.

Asimismo ha adelantado que en los próximos días convocará a sindicatos, patronales y otros sectores sociales para la puesta en marcha de un conjunto de "Acuerdos Básicos de Solidaridad en la Emergencia", que, ha subrayado, serán el "cimiento sólido" para iniciar una senda de recuperación de la economía. Esos acuerdos alcanzarán a diversas variables: precios, salarios, tarifas, tipo de cambio, aspectos monetarios, fiscales y sociales.

En simultáneo con estos acuerdos, ha anunciado que en los próximos días enviará al Parlamento un proyecto para crear un Consejo Económico y Social para el Desarrollo, que será el órgano permanente para diseñar, consensuar y consagrar un conjunto de políticas de Estado de mediano y largo plazo.

Noticias

anterior siguiente