Enlaces accesibilidad

Las emisiones de los aviones afectan más a la calidad del aire que al clima

  • Un estudio del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) cuantifica que el impacto es el doble
  • Y eso que la aviación actual contribuye aproximadamente con un 5% al cambio climático

Por
Las emisiones de los aviones son fundamentalmente el dióxido de carbono (CO2), los óxidos de nitrógeno (NOx) y las estelas de condensación.
Las emisiones de los aviones son fundamentalmente el dióxido de carbono (CO2), los óxidos de nitrógeno (NOx) y las estelas de condensación. iSTOCK

Las emisiones de la aviación causan el doble de daño a la calidad del aire que al clima, según una nueva investigación del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés), que ha cuantificado los impactos de este sector por tipo de emisión, altitud y ubicación.

El estudio, publicado en la revista Environmental Research Letters, examina cómo se puede mitigar ese impacto y proporciona evaluaciones comparativas consistentes de las compensaciones por emisiones de la aviación, considerando los impactos tanto en el clima como en la calidad del aire.

"Las emisiones de la aviación contribuyen cada vez más al cambio climático antropogénico. Causan el 5% del forzamiento global del clima", asegura Sebastian Eastham, del Laboratorio de Aviación y Medio Ambiente del Departamento de Aeronáutica y Astronáutica del MIT.

Las emisiones de los aviones son fundamentalmente el dióxido de carbono (CO2), los óxidos de nitrógeno (NOx) y las estelas de condensación. Según Eastham, son responsables de alrededor de 16.000 muertes prematuras al año por empeorar la calidad del aire, una cantidad pequeña en comparación con otros sectores, puesto que representan apenas un 0,4% del total de fallecimientos atribuidos anualmente a la degradación global del aire, pese a lo cual "a menudo se pasa por alto en el análisis de políticas".

"Los desafíos para quienes toman decisiones en el sector de la aviación que desean reducir estos impactos son las compensaciones entre los diferentes tipos de emisiones y sus impactos en diferentes lugares", añade.

El estudio concluye que tres componentes son responsables del 97% de los daños climáticos y de calidad del aire por unidad de consumo climático de la aviación (58% de impacto del NOx en la calidad del aire, 25% del CO2 en el clima y 14% de las estelas en el clima). Los impactos de la aviación en la calidad del aire superan entre 1,7 y 4,4 veces los impactos climáticos por unidad de combustible quemado.

Medidas previstas

Históricamente, los intentos de abordar los impactos de la aviación en el clima y la calidad del aire han pasado por cambios en las políticas, la tecnología y las operaciones, como mejoras en la eficiencia del combustible, normas de emisiones más estrictas, medidas basadas en el mercado para reducir las emisiones de CO2 y la introducción de combustibles de aviación sostenibles.

Sin embargo, el estudio señala que reducir un tipo de emisión puede suponer el aumento de otro, bien en términos absolutos o al limitar las posibles reducciones que ofrecen las nuevas tecnologías.

"Podríamos disminuir las emisiones de NOx al diseñar motores con temperaturas de combustión más bajas. Sin embargo, la pérdida resultante en la eficiencia termodinámica significaría que necesitamos quemar más combustible, lo que significa más CO2. Estos son los tipos de compensaciones que necesitan ser cuantificados y nuestro estudio ofrece una forma rápida para que los tomadores de decisiones hagan esto", indica Eastham.

Los investigadores desarrollaron un conjunto de métricas para comparar los impactos climáticos y de calidad del aire en las emisiones de la aviación durante todas las etapas de los vuelos y calcularon los costes sociales por unidad de contaminante emitido. Las métricas de costes se desglosan por fase de vuelo (despegue, crucero u aterrizaje) y por región geográfica, tanto por kilo de emisión como por kilo de combustible quemado.

Expansión global de la aviación

Los científicos aplicaron esas métricas para evaluar los efectos de una expansión global de la aviación en consonancia con su actual crecimiento anual. Luego usaron eso como referencia para tres escenarios.

Primero, consideraron un escenario de crecimiento de la aviación con aumentos en la eficiencia del combustible y reducciones consistentes en los factores de emisión de NOx. En segundo lugar, evaluaron las compensaciones entre el impacto climático y la calidad del aire de las reducciones de emisiones de NOx basadas en motores. Finalmente, reevaluaron las compensaciones climáticas y de calidad del aire de la desulfuración de combustible para aviones.

La gran mayoría de los impactos del NOx en la calidad del aire (concretamente, el 86%) se deben a las emisiones de crucero en comparación con los ciclos de aterrizaje y despegue. Por tanto, las emisiones de NOx en crucero, las de CO2 y las estelas de vapor son objetivos principales en futuras estrategias para reducir los impactos atsmoféricos de las emisiones de la aviación.

Noticias

anterior siguiente