Enlaces accesibilidad

Feria del Libro 2019

Lo que esconden los álbumes ilustrados: tesoros artísticos y literarios para todas las edades

  • En este género de calidad narran el texto y las imágenes en una lectura combinada

Por
Imágenes de álbumes ilustrados en la Feria del Libro de Madrid

Los álbumes ilustrados son joyas para paladares literarios gourmet: el lector debe estar muy atento porque entre sus páginas narran historias el texto y las imágenes. Irene Hernández de la editorial especializada Lata de sal desliza un símil muy descriptivo: “Son poesía visual cargada de metáforas”. Y derrumba un tópico: caminan mucho más allá del nicho infantil.

“Estos libros nacen con la finalidad de que un adulto pueda disfrutarlos y saque una lectura. Un niño sacará otra diferente porque los pequeños captan muchísimos detalles. Luego hay una tercera capa que se llama la línea invisible: la interpretación personal que hace cada lector como en la poesía”, explica Hernández.

Niños en la caseta de la editorial Lata de Sal

La editora madrileña arrancó su proyecto desde cero y ha atrapado a incondicionales con sus colecciones sobre gatos donde nada es lo que parece. Comprobamos su influjo a pie de caseta en la Feria del Libro: los niños se quedan pegados a la belleza de las ilustraciones y los padres son conscientes del secreto.

“Me encanta coger estos libros para los niños porque son muy atractivos y además siempre tienen algún tipo de moraleja”, cuenta Olga acompañada de su hijo Martín de siete años. Esta vuelta de tuerca creativa, a medias entre el arte y la literatura, promueve la agudeza visual y llama a la reflexión en una lectura combinada.

Aborda temas de calado de forma sencilla: contenidos tan delicados como la vejez, los recovecos de la amistad, el paso del tiempo o el sufrimiento del alzhéimer pueblan sus historias.

“El entrenamiento para leer las imágenes también requiere de un esfuerzo mental. Yo digo que son libros que no se pueden leer por la radio porque no se entenderían sin las ilustraciones. A veces tratan temas muy duros: en el título canadiense Frente al mar un niño sufre por el trabajo de su padre como minero submarino y concluye que su futuro también estará en la mina”, señala Irene Savino de la editorial catalana Ekaré, una de las veteranas en la publicación de álbum ilustrado en España con 30 años de experiencia.

Invisibles para los medios

Aunque cada vez es un género más conocido como herramienta educativa, los libros álbum, como prefieren llamarlos en el sector, son invisibles en los medios y para el gran público, explican las editoriales consultadas por RTVE.es desde la Feria de Madrid.

La asociación ¡Álbum! ha nacido para crear tradición, actividades y proyectar al futuro el “picture book”, que vivió su apogeo en el resto del mundo hace 80 años.

En nuestro país ya se han sumado 24 pequeñas editoriales independientes a ¡Álbum!. Cinco de ellas comparten la caseta 305 en El Retiro (Ekaré, A buen paso, Thule, Cuatro azules y Juventud): optimizan costes y reparten consejos especializados con entusiasmo.

Grandes ilustradores participan en este género

Cada vez más ilustradores de renombre como Javier Saéz Castán (Premio Nacional 2016) se suman a sus filas con ediciones muy cuidadas. “Últimamente ha habido como una revolución en este género. Creo que es por la evolución de las técnicas de impresión. Muchos artistas lo han redimensionado y se presta a la experimentación. Está muy vivo y absorbe de muchas disciplinas diferentes como el cine, el teatro y la publicidad. Es algo muy fresco”, añade Irene Savino.

Y sugieren varias recomendaciones para adentrarse en un mundo tan complicado como apasionante: “No todos los ilustradores saben hacer narración pero hay que transmitírselo, eso por un lado. Por otro, que un libro tenga poco texto no significa que sea simple o para niños. A veces la esencia se esconde en la brevedad”, apunta Irene Álvarez, de Lata de Sal.

Noticias

anterior siguiente