Enlaces accesibilidad

Elecciones Lituania

Gitanas Nauseda e Ingrida Simonyte se enfrentarán en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de Lituania

  • Los dos favoritos volverán a competir por el cargo en dos semanas al no conseguir reunir más del 50% de los votos
  • Con el 85% de los votos escrutados, Nauseda se ha situado en cabeza con un 31%, seguido de Simonyte con el 29%

Por
El economista Gitanas Nauseda vota con su mujer, Diana Nausediene, en un colegio electoral de Vilna
El economista Gitanas Nauseda vota con su mujer, Diana Nausediene, en un colegio electoral de Vilna. AFP Petras Malukas

Gitanas Nauseda, un economista independiente de 54 años, disputará la presidencia de Lituania el 26 de mayo a la exministra de Finanzas Ingrida Simonyte, de 44, en la segunda ronda de unos comicios celebrados este domingo.

Ninguno de los nueve contendientes ha logrado reunir más del 50 % de los votos, lo que obliga a volver a repetir la votación dentro de dos semanas.

Con el 85% de los votos escrutados, Nauseda se ha situado en cabeza con un 31%, seguido de Simonyte con el 29% y del primer ministro Saulius Skvernelis, con algo más del 23%, según los datos en el sitio web de la autoridad electoral.

"Me gustaría ser el presidente que inicia los acuerdos nacionales, para encontrar soluciones a muchas, muchas preguntas, que son muy complicadas y no fueron resueltas por muchos años, especialmente en educación y salud," ha dicho Nauseda a los periodistas después de la votación.

Ingrida Simonyte optará a la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de Lituania

Ingrida Simonyte emite su voto durante la primera vuelta de las elecciones presidenciales de Lituania. AFP

"Mi mensaje en la segunda ronda será que necesitamos cuidar no sólo de las grandes ciudades sino también de las ciudades más pequeñas, para que no tengamos dos lituanas, sino una Lituania, que es exitosa y fuerte", ha manifestado Simonyte a los periodistas.

Skvernelis, de 48 años, ha aceptado la derrota frente a partidarios decepcionados en la capital, Vilnius, y ha dicho que dimitiría como primer ministro el 12 de julio.

"Realmente creía que llegaría a la escorrentía, pero el resultado muestra que mis expectativas eran demasiado altas", ha explicado.

"Cuando entré en la elección, dije que sería una evaluación de mi trabajo como primer ministro. Así que ahí está", ha finalizado.

Poca distancia entre Skvernelis y Simonyte

Nauseda lideró la votación durante el escrutinio de los votos, un proceso más lento de lo esperado porque además se tenían que analizar las papeletas correspondientes a dos referendos: uno para extender la doble nacionalidad a lituanos emigrados desde 1990 y otro para recortar el número de parlamentarios.

Hasta que se empezaron a conocer los votos de las grandes ciudades, la carrera entre Skvernelis y Simonyte les dejó a muy poca distancia uno de otra y en Vilna la exministra lideraba con casi el 38% del voto, incluso por delante de Nauseda.

Los primeros resultados procedentes de Kaunas también mostraban el liderazgo de Simonyte, con cerca también del 38%, por un 31% para Nauseda; además de los votos de los residentes en Vilna en la capital se escrutaron los de lituanos que votaron en el exterior.

Algunos medios locales han informado de las largas colas que se habían detectado ante las Embajadas lituanas, prueba del interés de los comicios pero también del escaso número de funcionarios destinados a esa tarea.

Dos candidatos con una ascendencia semejante

Si no hay cambios significativos en el escrutinio total, que se espera conocer este lunes por la mañana, la segunda ronda de las presidenciales tendrá como protagonistas dos candidatos con una procedencia similar, la banca y las finanzas.

Nauseda fue economista jefe de la filial lituana del banco sueco SEB y Simonyte fue ministra de Finanzas entre 2009 y 2012, y además fue vicepresidenta del banco central lituano.

Mientras que Nauseda se presenta como un candidato independiente, Simonyte fue elegida como parlamentaria por el Partido de la Unión Patriótica, de centroderecha.

Los medios lituanos han destacado durante la campaña electoral que la desigualdad en el país fue uno de los principales asuntos que discutieron los candidatos, aunque el presidente de Lituania tiene poderes limitados para proponer leyes.

Simonyte ha dicho en la jornada de votación que el presidente "tiene que buscar consensos y también tener la capacidad de representar dignamente a Lituania en el entorno internacional"; según su currículum parlamentario, habla lituano, inglés, ruso, polaco y algo de sueco.

Nauseda ha explicado a los medios locales que el voto que ha recibido de los lituanos significa que su mensaje ha calado entre quienes quieren que haya un estado del bienestar que funcione en esta república báltica.

El nuevo presidente sucederá a la "dama de hierro"

Quienquiera que se convierta en el próximo presidente tras el 26 de mayo sucederá a Dalia Grybauskaite, la presidenta independiente que ha desempeñado el máximo de dos mandatos de cinco años al frente del país.

La jefa de Estado -un cargo que tiene poder sobre todo en el diseño de la política exterior- ha sido consideradcomo una "dama de hierro", sobre todo por su posición respecto a Rusia y también por las críticas lanzadas contra mandatarios occidentales.

Según la Junta Electoral Central, la participación en los comicios ha sido del 56,46% de los aproximadamente dos millones y medio de electores, unos cuatro puntos porcentuales más que en las elecciones de hace cinco años.

Noticias

anterior siguiente