Enlaces accesibilidad

La juez Lamela deja en libertad sin fianza a Trapero porque "cumple escrupulosamente" con la justicia

  • La Fiscalía pidió para el exmayor de los Mossos libertad bajo fianza de 50.000 euros
  • Asegura que el exmando policial ocultó reuniones con altos cargos del Govern
  • Trapero dice que advirtió a Puigdemont del riesgo del 1-O aunque no se opuso a él

Por
La juez Lamela deja libre sin fianza a Trapero, que reconoce reuniones con Puigdemont por el 1-O

La juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela ha dejado en libertad sin fianza al exjefe de los Mossos Josep Lluis Trapero al considerar que está "cumpliendo escrupulosamente" con la justicia, después de que la Fiscalía pidiera que le impusiera 50.000 euros por su presunta responsabilidad en la inactividad de la policía autonómica para impedir la votación el 1-O, según fuentes jurídicas.

La magistrada ha tomado esta decisión porque considera que no hay riesgo de fuga y que a día de hoy ya no puede comprometer la investigación, al tiempo que, al haber sido apartado del cargo al frente del cuerpo policial por la aplicación del artículo 155 de la Constitución, no puede ocultar o destruir pruebas.

De este modo, la juez Lamela desoye la petición inicial de la Fiscalía, que había solicitado, al finalizar la comparecencia de Trapero, que le dejase en libertad, pero bajo fianza de 50.000 euros, y le ha mantenido las mismas medidas cautelares que decretó el pasado 16 de octubre: comparecencias quincenales, retirada del pasaporte, prohibición de salir de España y fijación de domicilio y teléfono.

En su auto, la magistrada de la Audiencia Nacional considera que el ministerio público "únicamente hace referencia como fundamento de su petición a la imputación de un segundo delito de sedición, lo cual agrava su situación procesal, y a la posibilidad de que Trapero pueda ocultar o destruir nuevas pruebas". La juez estima que las medidas cautelares que ya pesan contra él son "suficientes para garantizar su plena disposición" con la justicia.

El fiscal dice que Trapero ocultó detalles importantes

Trapero, que estaba citado este viernes como imputado por un segundo delito de sedición para dar cuenta sobre su actuación durante la jornada del 1-O, en la que la juez le imputa "un plan premeditado para evitar actuar" en el operativo con el que se trató de impedir el referéndum, ha estado declarando durante casi dos horas y media.

Se trata de la tercera comparecencia del exjefe de los Mossos en la Audiencia Nacional que ya estaba imputado por sedición, en concreto por los incidentes ocurridos los pasados 20 y 21 de septiembre, durante los registros en sedes de la Generalitat. Pero ahora la magistrada ha decidido ampliar la investigación al día del referéndum.

Según una nota de prensa de la Fiscalía de la Audiencia Nacional, el fiscal Pedro Rubira ha argumentado la petición de esa fianza en "la agravación" de su situación procesal tras serle imputado por la juez Lamela un segundo delito de sedición.

Además, añade la nota, otro de los motivos para solicitar la fianza es que en esta tercera declaración ante Lamela, "se han conocido detalles importantes que anteriormente ocultó", como reuniones con el expresidente Carles Puigdemont, el exconsejero de Interior Joaquim Forn y "otros mandos policiales" sobre el 1-O. La Fiscalía insiste en que Trapero "no llevó a cabo ningún intento de impedir su celebración".

Sin embargo, la defensa del exjefe de los Mossos ha negado que éste ocultara esas reuniones, celebradas los días 26 y 28 de septiembre, poco antes del referéndum, con Puigdemont, el exvicepresidente Oriol Junqueras y el exconsejero Forn.

Según esta versión, fue la cúpula de los Mossos la que pidió estos encuentros ante su preocupación por la seguridad ciudadana el día del referéndum, en el que se estimaba que unos dos millones de personas podían acudir a votar, y ante su malestar por las afirmaciones de miembros del Govern asegurando que los Mossos iban a "facilitar y promover" la celebración del referéndum.

Trapero advirtió a Puigdemont de los riesgos del 1-O

El exjefe de los Mossos d'Esquadra ha defendido ante la juez Lamela que trasladó hasta en dos ocasiones a Carles Puigdemont la preocupación existente en el cuerpo policial para mantener la seguridad ciudadana en la celebración del referéndum, aunque no se opuso a este porque no está en sus funciones.

En esos encuentros, Trapero expuso a Puigdemont que el 'procés' debía quedar al margen de los Mossos y que ellos tenían la intención de cumplir con el mandato del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), que ordenó el cierre de los colegios electorales para el día de la votación. El exmayor ha dicho que intentaron acatar estas órdenes judiciales, pero no ha podido acreditar que se recogiesen listas de votantes de mesas electorales.

También ha relatado a la magistrada de la Audiencia Nacional que igualmente mostró el malestar en el cuerpo policial por la imagen pública que se estaba trasladando de que iban a facilitar la celebración de la consulta ilegal y de que formaban parte de un plan cuyo fin último era la declaración unilateral de independencia de Cataluña.

Preguntado por las cerca de 50 llamadas telefónicas que cruzó con el exlíder de la Assamblea Nacional Catalana (ANC) Jordi Sánchez el día 20 de septiembre con motivo de los registros en la Consejería de Barcelona, Trapero ha respondido que se realizaron por indicación del entonces consejero del Interior.

Sin el arropo de los independentistas

El exjefe de los Mossos llegó a declarar vestido de paisano y acompañado únicamente de su abogada, a diferencia de otros imputados por el proceso soberanista, que cuando fueron a declarar al Tribunal Supremo estuvieron arropados por diputados y senadores de las formaciones independentistas, así como simpatizantes.

Trapero llega a la Audiencia Nacional para declarar investigado por sedición por el 1-O

Así se ha visto precisamente esta misma semana con las comparecencias en el alto tribunal del expresidente catalán Artur Mas, Marta Rovira (ERC), Marta Pascal (JuntsxCat) y la expresidenta de la Asociación de Municipios por la Independencia (AMI) Neus Lloveras.

Sin embargo, las tres veces que Trapero ha tenido que presentarse ante la jueza de la Audiencia Nacional, ningún político o simpatizante del denominado 'procés' ha acudido a apoyarle. Las dos ocasiones anteriores, los únicos concentrados ante el tribunal habían acudido a jalear a los líderes de las entidades soberanistas ANC y Òmnium Cultural, 'los Jordis'.

Además de Trapero, Lamela citó como testigo al nuevo jefe de los Mossos, Ferrán López Navarro, que sustituyó a Trapero al aplicarse el artículo 155 en Cataluña y que ha acompañado al mayor las dos veces que ha acudido a la Audiencia Nacional.

Noticias

anterior siguiente