Enlaces accesibilidad

'Furia y fuego'

El libro que inquieta a Trump: su "incompetencia", la incredulidad de su equipo y las lágrimas de Melania

  • La editorial publica este viernes el libro, cuatro días antes de lo previsto
  • El presidente ha intentado impedir que vea la luz con acciones legales
  • El autor, Michael Wolff, habla del deseo de Trump de ser famoso, y no presidente
  • Trump insiste en que el "falso libro" está "lleno de mentiras"
  • Wolff narra la tristeza de Melania y las burlas de los consejeros del mandatario

Por
'Fuego y Furia', el libro cuya publicación intentó paralizar Trump, éxito de ventas en Estados Unidos

Donald Trump se enfrenta a un desafío desagradable a punto de cumplir un año desde que jurara el cargo como presidente. El motivo, el periodista Michael Wolff y su polémico libro 'Furia y fuego: dentro de la Casa Blanca de Trump', cuya publicación se ha adelantado a este viernes en Estados Unidos, cuatro días antes de lo previsto. La editorial desoye así las amenazas del equipo legal del presidente, que este jueves anunciaron acciones legales por "invasión de la privacidad" y "difamaciones". 

Las alarmas saltaron el miércoles, cuando varios medios tuvieron acceso a extractos del libro donde se citan las palabras de su exasesor jefe de estrategia, Steve Bannon, que criticó duramente una reunión entre el hijo mayor de Trump, su yerno, Jared Kushner, y su exjefe de campaña, Paul Manafort, con representantes rusos. La primera reacción del presidente fue tildar a Bannon de loco, al insinuar que "ha perdido la cabeza", y desvincularse del trabajo de quien fue uno de sus principales asesores durante los primeros siete meses de su mandato, hasta que fue despedido en agosto. 

Donald Trump, en una reunión con senadores republicanos este jueves
Donald Trump, en una reunión con senadores republicanos este

Donald Trump, en una reunión con senadores republicanos este jueves AFP AFP / Jim Watson

El jueves, aunque las aguas parecían calmarse entre el presidente y Bannon, los abogados de la Casa Blanca instaban al exasesor a no hablar más del presidente ni de su círculo íntimo. Además, descalificaron el libro insinuando que los testimonios son falsos -según su autor se ha valido de más de 200 entrevistas e incluso fue visto por la Casa Blanca con Bannon y entrevistó al propio Trump para The Hollywood Reporter-, y acusaron a Bannon de haber incumplido el acuerdo de confidencialidad al divulgar "difamaciones" sobre Trump y su familia.

Trump insiste en que todo el contenido está "lleno de mentiras"

Horas antes de que el libro saliera a la venta, Trump ha asegurado vía Twitter que no solo nunca autorizó, sino que también rechazó la petición del "autor del libro falso" en la Casa Blanca. El presidente insiste en que nunca habló con él y que el relato está repleto de "mentiras, tergiversaciones y fuentes que no existen". Después, Trump ha afirmado que los "medios falsos" están atacando "un frente imaginable". "Deberían intentar ganar unas elecciones. ¡Triste!", ha escrito. 

Por su parte, Wolff ha reiterado, en una entrevista en la cadena NBC, que todo lo que cuenta en el libro es cierto y que sí entrevistó al presidente: "Absolutamente hablé con el presidente. Si era consciente de que estaba en una entrevista o no, no lo sé, pero no fue off the record", ha afirmado. Además, ha afirmado que los desprecios de Trump no hacen sino darle publicidad al nuevo libro, que en su primer día ya se ha agotado.

El autor publicaba este miércoles un avance de las claves de su nuevo libro, donde relata la tristeza de Melania Trump al convertirse en primera dama, la incredulidad del presidente y su equipo de asesores al ganar las elecciones, y los entresijos de la política del mandatorio durante sus primeros meses en el cargo. Estas son las principales claves que se conocen hasta ahora del libro: 

El presidente solo quería ser famoso

Según relata Wolff, Donald Trump buscaba simplemente ser famoso durante la campaña. El propio presidente era consciente de que su campaña era mala y que "todos los involucrados en ella eran unos perdedores". Hasta el punto de que Steve Bannon tuvo que pedirle la donación de 50 millones de dólares al cuñado de Trump, Jared Kushner, que consiguió convencer al presidente de contribuir 10 millones a su campaña. Además, una figura clave en campaña, el general Michael Flynn, imputado por el FBI en la trama rusa, tampoco podía preveer que la donación de 45.000 dólares de los rusos en un discurso podrían salpicar a Trump si alcanzaba la presidencia.

Ni siquiera el propio billonario creía que lo lograría. Una vez que perdiera, Trump conseguiría, según el periodista, su principal objetivo: promocionarse y lograr que su hija Ivanka y su marido se hicieran famosos en todo el mundo.

Sin embargo, los planes de Trump dieron un vuelco "pasadas las ocho de la tarde" del 9 de noviembre de 2016, cuando los primeros pronósticos apuntaban a su victoria"Melania estaba en lágrimas- y no de felicidad", explica el autor.

El día de la investidura, el presidente estaba molesto, sobre todo porque se enfrentaba a formar gabinete y se encerró dos días en su habitación de la Casa Blanca. En esta línea, el periodista insinúa que Ivanka y su marido pactaron trabajar al presidente y acordaron que, si se daba la ocasión, Ivanka, que había asesorado a su padre en negocios, política y relaciones, se presentaría a la carrera como primera presidenta de Estados Unidos. 

La incredulidad de sus aliados

Los primeros días tras su victoria, el equipo de asesores de Trump no se lo creían y la idea de estructurar una Casa Blanca se les antojaba difícil. "Todo el mundo en su círculo de ricos era consciente de su gran ignorancia", escribe el periodista. Una de las figuras que describe es Roger Ailes, un veterano político que trabajó al servicio de Nixon, Reagan, Bush y otras 41 administraciones, que aconsejó a Trump escoger "un jefe de Gabinete que sea un hijo de puta", pero se topó con la ignorancia del presidente, que ni suiquiera conocía al candidato propuesto, el expresidente de la Cámara de Representates, John Boehner.

Según el libro, la idea de nombrar en el cargo a Steve Bannon pasó por la cabeza de Trump, aunque no cuajó. Entonces, se sugirió el nombre de Reince Priebus, al que aconsejaron soltar una idea en una hora de reunión con Trump. "Durante 54 minutos, te contará las mismas historias varias veces y solo tendrás oportunidad de abordar un tema", explica el artículo.

Todo el mundo en su círculo de ricos era consciente de su gran ignorancia

La figura "ignorante" del presidente-en el libro también se cuestiona su salud mental- se pone de manifiesto también con una anécdota: Ailes, que trabajó durante años en Fox News, le preguntó a Bannon si Trump se daba cuenta de donde la "historia le había situado", a lo que Bannon respondió: "Lo entiende...O entiende lo que entiende". Además, el autor cuenta que el encargado de explicarle la Constitución en campaña, Sam Numberg, solo llegó a la cuarta enmienda, porque Trump no paraba de hacer muecas. Además, el periodista firma que "el 100%" de los que trabajan con él saben que es "incapaz de funcionar en el trabajo" y que lo ven "como a un niño". 

Política internacional: Jerusalén, Rusia y China

Ocho días después de jurar el cargo, Trump anunció su polémico veto migratorio a varios países musulmanes, considerado precipitado por su equipo de asesores. "¿Qué has hecho? ¡Tienes que terminar con esto! ¡Estás acabado antes de empezar!", le dijeron. Pero Bannon aprobaba el movimiento. 

Que se encarguen ellos, o se hundan en el intento

Entre otros planes de política internacional que se recogen en los avances del libro, se reproducen los planes de Trump de trasladar la embajada de Estados Unidos en Israel a Jerusalén en los primeros días de su mandato, con el beneplácito de Netanyahu. "Sabemos donde nos dirigimos con esto. Deja que Jordania ocupe Cisjordania, que Egipto se haga con Gaza. Que se encarguen ellos, o se hundan en el intento", decía Bannon. 

En cuanto a Rusia, el exasesor aseguraba que a Putin "le importaba una mierda Trump" pese a los intentos de éste de acercarse al Kremlin. Pero donde realmente vislumbraban su enemigo era China: el que podría ser el primer frente en una nueva Guerra fría

Noticias

anterior siguiente