Anterior El Athletic se lleva demasiado premio ante el Levante Siguiente 'Ana', el primer gran temporal del otoño, deja a su paso cientos de incidencias Arriba Ir arriba
La infanta Cristina sale del juzgado del caso Nóos tras su declaración como imputada el 8 de febrero de 2014
La infanta Cristina sale del juzgado del caso Nóos tras su declaración como imputada el 8 de febrero de 2014. EFE
Caso Nóos

Los dos abogados acusados de grabar a la infanta lo niegan y apuntan a los funcionarios judiciales

  • Acusados de desobediencia grave, piden para ellos penas de un año de prisión

  • Una de las defensas acusa a dos funcionarios de grabar a la infanta y "encubrirlo"

|

A pesar de que el caso Nóos ya ha sido juzgado y sentenciado, aún se está tratando de esclarecer quién o quiénes son los responsables de grabar a escondidas a la infanta Cristina cuando declaró como imputada en 2014. Los dos abogados acusados de este hecho, Francisco José Carvajal y María del Carmen Jiménez, acusados de desobediencia como presuntos autores del vídeo difundido por internet, por lo que se enfrentan a un año de prisión, lo han negado y apuntan que las imágenes pudieron ser captadas por funcionarios judiciales, exentos de pasar el control de seguridad.

Las defensas de los dos letrados, que acudieron a la declaración del 8 de febrero de 2014 en sustitución de uno de los abogados personados en la causa, han insistido en poner de manifiesto que ni los funcionarios del juzgado de guardia, ni los del juzgado de instrucción dirigido por José Castro ni otros trabajadores de la sede judicial tuvieron que someterse al control de aparatos electrónicos.

El juez Castro había dictado una providencia en la que prohibía el acceso al edificio donde se celebró la declaración con cualquier dispositivo susceptible de ser empleado para grabar vídeo o audio en la sala, pero el propio magistrado, según han confirmado varios testigos, eximió de esa prevención a los funcionarios de su juzgado, el 3, y también a los de instrucción 8, que ese día estaba de guardia, así como a personal técnico y de limpieza.

Funcionarios del juzgado de Castro han confirmado esta tarde en sus declaraciones como testigos que sus efectos personales no fueron pasados por los escáneres ni ellos cruzaron el arco de detección de metales, aunque han indicado que no llevaron teléfonos móviles.

Aunque algunos han apuntado que la declaración judicial de la infanta era un acontecimiento que les generaba interés por su carácter excepcional, la mayoría han apuntado también que el juez les aconsejó acudir al acto por si les necesitaba. Los dos letrados han declarado que funcionarios del juzgado entraban y salían libremente de la sala donde se celebró la comparecencia.

"Es el mayor ataque a mi dignidad"

"Yo no he grabado nada, ni me dedico a eso. Es el mayor ataque a mi dignidad que he sufrido como persona", ha señalado Carvajal al inicio del juicio que se celebra en el juzgado de lo Penal 6 de Palma. "No grabé nada, de ninguna manera, ni portaba nada, ni se me hubiera ocurrido, ni accedí con nada", ha incidido el acusado, que se ha desligado absolutamente de la difusión de una grabación de vídeo a través de una plataforma de internet y que difundió también el diario El Mundo al día siguiente de la declaración de la infanta.

Investigan la grabación oculta en los juzgados de Palma a la infanta

La vista se ha celebrado precisamente en su primera parte en la misma sala en que se produjeron los hechos juzgados. La sesión de la tarde ha continuado en otra sala.

Su compañera de banquillo ha rechazado igualmente que hubiera utilizado algún medio oculto para registrar la comparecencia de la hermana del Rey. "Mi carrera profesional y personal yo no me la juego por nada", ha subrayado emocionada Jiménez.

"El domingo por la noche (la declaración de la infanta se celebró un sábado) tenía muy claro todo", ha dicho respecto a quién pudo grabar las imágenes desde una posición cercana a la suya: un banco posterior a otros dos ocupados por funcionarios judiciales.

Apuntan a los funcionarios del juzgado

Los defensores de los dos acusados han apuntado en concreto a una trabajadora del juzgado que se sentaba justo delante de la letrada encausada, y uno de ellos ha llegado a acusar a otro funcionario de encubrirla.

También han coincidido en rechazar cualquier concertación entre ellos para tomar imágenes y divulgarlas y han argumentado que asistieron a la declaración pero no hicieron preguntas porque no se trataron temas que afectaran a su representado, Robert Cockx, que finalmente fue desimputado.

El policía nacional que hizo el primer informe en que se señalaba al abogado como autor del vídeo, aunque no a su compañera, ha ratificado que según sus pesquisas la persona colocada en el lugar desde donde se registró la imagen en el momento en que se tomó era él, pese a que la imagen luego se distorsionara invirtiéndola con un efecto digital de espejo.

La jefa del equipo policial que determinó quién era el presunto autor de las imágenes por su posición en la sala ha defendido sus conclusiones, aunque ha precisado que no se ha podido determinar qué dispositivo se empleó para grabar el vídeo y el audio difundidos.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente