Anterior Al menos dos muertos en un terremoto de magnitud 4 en la isla italiana de Ischia Siguiente La Audiencia Nacional interroga a los cuatro detenidos por el doble atentado en Cataluña Arriba Ir arriba
Trump defiende la utilidad de la tortura en la lucha contra el yihadismo
La era Trump

Trump defiende la utilidad de la tortura en interrogatorios

  • El nuevo presidente dice en ABC News que el "ahogamiento simulado" funciona

  • Asegura que estos métodos dan resultados en la lucha contra el terrorismo

  • Obama puso fin a este tipo de prácticas, consideradas tortura, en el año 2009

  • Matiza que antes de resucitarlas tendrá en cuenta la opinión de su gabinete

|

El nuevo presidente de Estados Unidos, Donald Trump, cree que las técnicas de interrogatorio, como el "ahogamiento simulado", consideras tortura, "funcionan" contra el terrorismo. En una entrevista con ABC News, emitida este miércoles, el mandatario ha defendido la utilidad de estos métodos y ha asegurado que dan resultados.

Trump ha señalado que está dispuesto a combatir "fuego con fuego" para hacer frente a los yihadistas del Estado Islámico y no ha descartado volver a utilizar técnicas de interrogatorio que cesaron con la llegada de Barack Obama a la Casa Blanca en 2009. "He hablado con personas en lo más alto de la cúpula de inteligencia y les he preguntado si la tortura funciona y la respuesta fue sí", ha subrayado.

"Quiero mantener al país seguro. Cuando están cortando cabezas de los nuestros y otros por ser cristianos en Oriente Medio y el Estado Islámico hace cosas propias de la Edad Media, ¿que si me preocupa el ahogamiento simulado? Combatiremos fuego con fuego", ha recalcado. Durante la campaña electoral, Trump fue mucho más directo y aseguró que apoyaba el "ahogamiento simulado" y "cosas mucho peores".

Escuchará a su gabinete antes de resucitar estas prácticas

Sin embargo, el presidente ha asegurado que tendrá en cuenta las opiniones de su gabinete, especialmente la del secretario de Defensa, James Mattis, y la del director de la CIA, Mike Pompeo cuando llegue la hora de determinar si se resucitan prácticas para interrogar a sospechosos de terrorismo consideradas torturas por el Congreso y la anterior administración. "Voy a confiar en Pompeo, Mattis y mi grupo y si no lo quieren hacer está bien. Y si lo quieren hacer, trabajaré con ese fin dentro de los límites de lo que se puede hacer legalmente", ha explicado.

Durante su audiencia de confirmación como director de la CIA, Pompeo aseguró que no apoya la vuelta a "interrogatorios forzados", aunque posteriormente se mostró abierto a modificar al manual que regula los interrogatorios que recaen en personal militar o de inteligencia.

El "ahogamiento simulado", la privación de sueño, el uso de perros agresivos, los gritos, los golpes o la humillación fueron algunas de las técnicas de "interrogatorios forzados" instauradas tras los atentados terrorista del 11 de septiembre de 2001 contra Estados Unidos por el Gobierno del entonces presidente George W. Bush. Pero Obama firmó órdenes ejecutivas al llegar a la Casa Blanca para poner fin a esas prácticas, mientras que el Senado legisló en contra de esos métodos en 2015.

Los jóvenes indocumentados "no deben preocuparse mucho"

Durante la entrevista, Trump también ha asegurado que los jóvenes indocumentados que llegaron de niños al país, los llamados dreamers (soñadores), "no deberían preocuparse mucho por ser deportados". Precisamente este miércoles el presidente ha firmado varias órdenes ejecutivas sobre inmigración y deportaciones.

El mandatario ha indicado que en las próximas cuatro semanas presentará su plan definito para dar respuesta a los 750.000 jóvenes que se calcula que están en esta situación. Aunque ha apuntado que no deben estar inquietos, ha recordado que están en EE.UU. "ilegalmente". Además, ha subrayado que aquellos inmigrantes irregulares que hayan hecho "un buen trabajo" en el país deben estar "mucho menos" preocupados que el resto.

Durante su campaña, Trum había llegado a afirmar que los dreamers serían deportados, al igual que el resto de indocumentados que viven en Estados Unidos, unos 11 millones de personas.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente