Anterior Iglesias tratará de convencer a Sánchez para presentar otra moción de censura: "Tarde o temprano gobernaremos" Siguiente El Gobierno controlará los gastos de la Generalitat y cortará el fondo de liquidez si financia el referéndum Arriba Ir arriba
Hernando avisa a los diputados socialistas de que no es posible la libertad de voto en la investidura

El PSOE llega sin acuerdo a la investidura al rechazar la abstención mínima que piden los críticos

  • Antonio Hernando les advierte de que no es posible la libertad de voto

  • Señala que la abstención es un "mandato expreso" y no cabe votar en conciencia

  • La gestora rebaja el tono con el PSC: quiere que ambos caminen "juntos"

|

El grupo socialista llega sin acuerdo al arranque del debate de investidura del presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy. Las diferencias entre los críticos y la dirección se mantuvieron en la reunión previa al Pleno, en la que los primeros han insistido en que la abstención del PSOE para que haya un gobierno del PP sea mínima y la gestora ha defendido que todo el grupo debe respetar la disciplina de voto.

La cita ha finalizado con cada una de las partes defendiendo sus posturas: los diputados que han avanzado que votarán 'no' también en la segunda investidura siguen convencidos y se mantienen las dudas sobre quiénes se plantean hacerlo.

A esta reunión, convocada dos horas antes del discurso del candidato Rajoy, los 84 diputados del PSOE llegaban con una carta enviada por el portavoz del grupo parlamentario, Antonio Hernando, en la que se les avisaba con antelación de que no es posible la ruptura de la disciplina de voto, ya que la posición no la fija la dirección parlamentaria sino el partido, que decidió en su Comité Federal del pasado domingo abstenerse en la segunda votación, que tendrá lugar el sábado por la tarde..

Hernando subrayaba que el Comité Federal aprobó una resolución el pasado día 23 sobre el sentido del voto en la investidura de esta semana, con directrices concretas, que supone "un mandato expreso" para el grupo parlamentario, y ha repetido estos argumentos en la reunión, junto al portavoz de la gestora, Mario Jiménez.

Imposible también el voto en conciencia

Hernando recuerda que el reglamento del grupo socialista, de acuerdo con los estatutos del partido, establece que el pleno del grupo es "competente para decidir sobre las cuestiones en las que deban pronunciarse las Cámaras, siempre que el Comité Federal o la Comisión Ejecutiva Federal no hubieran manifestado con anticipación un cambio de directriz".

Por tanto, considera que "no corresponde al pleno del grupo la competencia para decidir sobre el sentido del voto en esta sesión" y se niega de facto la posibilidad de una abstención técnica que reclaman algunos críticos, ni de otorgar libertad de voto en conciencia, como también se ha pedido.

En la carta, defiende que en esta sesión no es aplicable el artículo 33 del reglamento interno que regula la libertad de voto por razones de conciencia: "Esta previsión sólo es posible cuando la decisión sobre el sentido de voto corresponde al propio Pleno del Grupo Parlamentario", recalca.

Sanciones por saltarse la disciplina de voto

Ir contracorriente puede tener sus riesgos, sobre todo si se forma parte de un grupo parlamentario en el que se exige disciplina de voto. En el caso de los miembros del PSOE, el castigo va desde multas económicas, que pueden alcanzar los 600 euros, hasta la expulsión.

Por el momento, se da por hecho que se rebelarán contra esa abstención los siete diputados del PSC, y también han anunciado que rechazarán a Rajoy Odón Elorza, Margarita Robles, Susana Sumelzo, Zaida Cantera y Rocío de Frutos.

A estos 12 se podrían sumar otros cinco parlamentarios que prefieren apurar los plazos para tomar una decisión definitiva, sin contar con lo que haga Pedro Sánchez, quien estará en el debate en la sesión de este miércoles y ha anunciado que votará 'no' el jueves, pero no ha aclarado qué hará el sábado.

De mantenerse todos ellos en el no, sumarían hasta 18 diputados. Y si el grupo socialista opta por el correctivo más estricto para la indisciplina, el de la expulsión de sus filas, se daría la circunstancia de que se quedaría con 66 diputados, uno menos que los que forman Unidos Podemos, 67, y se convertiría en el tercer grupo de la Cámara por primera vez en democracia.

Los diputados rebeldes exponen sus argumentos

Algunos diputados díscolos han reclamado que sea posible el voto libre en conciencia, mientras que otros son partidarios de que la abstención no sea en bloque, sino mínima, los 11 diputados imprescindibles para que haya más síes que noes a Rajoy.

En defensa de esta "abstención técnica" se han manifestado el expresidente del Congreso y exlehendakari, Patxi López; el exsecretario de Organización, César Luena; el diputado valenciano José Luis Abalos -se ha ofrecido a ser uno de esos 11-; la diputada cacereña Pilar Lucio y la balear Sofía Hernanz.

Sin embargo, en la reunión no han hablado ni los dos diputados del PSOE que se mantienen en el 'no', Odón Elorza y Susana Sumelzo, ni las dos independientes, Zaida Cantera y Margarita Robles. El diputado por Guipúzcoa si había solicitado intervenir pero, según ha explicado al salir, no se le ha dado la palabra.

En cambio, sí ha hablado en nombre del PSC Meritxell Batet, que el pasado 26J fue en las listas como 'número dos' de Pedro Sánchez por Madrid. La diputada catalana ha defendido la postura de su partido en contra de la investidura de Rajoy, que este martes se ratificó en su Consell Nacional.

Fuentes socialistas han asegurado que habría más diputados del sector crítico que estarían abiertos a entrar en el cupo de las once abstenciones mínimas, aunque no han tenido oportunidad de expresarlo de viva voz porque no han pedido o no se les ha dado la palabra en la reunión, que se ha tenido que interrumpir ante el inicio del Pleno de investidura.

La reunión, que se ha desarrollado en un clima tranquilo y respetuoso pese a las diferencias, se ha cerrado con una intervención del portavoz de la gestoria, que ha lanzado un mensaje al PSC, asegurando que nadie puede dudar de que el PSOE también mantiene su voluntad de "caminar juntos" y no romper con los socialistas catalanes, pese a que este martes consideraba su postura una "ruptura unilateral" en la "unidad de acción" de ambos partidos.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente