Anterior Dos nuevos detenidos en relación con el autor de la masacre de Niza Siguiente Dos terroristas del Estado Islámico degüellan a un cura en una iglesia de Normandía antes de ser abatidos Arriba Ir arriba
La nave realizará su viaje a Marte en estado de hibernación para ahorrar energía.
La nave realizará su viaje a Marte en estado de hibernación para ahorrar energía.

ExoMars 2016 envía su primera señal que confirma que va rumbo a Marte

  • La nave ha desplegado sus paneles solares y se dirige al planeta rojo

  • Sus dos módulos se separarán a 900.000 kilómetros del destino

  • Se espera que llegue allí el próximo octubre

|

La misión ExoMars 2016, un programa de la Agencia Espacial Europea (ESA) y la rusa Roscosmos para llegar a Marte, ha enviado su primera señal a la Tierra, confirmando que la nave ha desplegado sus paneles solares y se dirige al planeta rojo según lo previsto. La señal fue recibida por la antena de italiana Malindi, en Kenia, y rebotada al Centro Europeo de Operaciones Espaciales (ESOC) de Darmstadt (Alemania) a las 21.29 GMT.

Es decir, 12 horas después de su lanzamiento desde el cosmódromo ruso de Baikonur (Kazajistán) a bordo de un cohete Protón-M, ha informado Roscosmos desde el Centro de Control de Operaciones Espaciales de Koroliov, al norte de Moscú.

"Llegar hasta aquí ha sido un largo camino. Tenemos la sensación de que es un sueño hecho realidad (...). Pero es solo el principio. Nos queda mucho camino por delante para comprender Marte", ha declarado el director de Ciencia y Exploración Robótica de la ESA, Álvaro Giménez.

Una vez establecido contacto con la nave, las operaciones de vuelo quedarán a cargo de la ESA, que intentará precisar la trayectoria de la cápsula espacial a través de los datos de radiometría recogidos por su estación de Maspalomas (España). A partir de entonces, será la red de antenas del espacio profundo de la ESA, Estrack, la que monitorice las telecomunicaciones de ExoMars 2016, a través de sus estaciones de Malargüe (Argentina) y New Norcia (Australia).

La nave, en estado de hibernación para ahorrar energía, emprenderá entonces un viaje de unos siete meses a Marte, donde se espera que llegue el próximo octubre. El orbitador de gases traza (TGO) y Schiaparelli viajarán juntos al planeta rojo antes de separarse el 16 de octubre a una distancia de 900.000 km del planeta.

Llegada a Marte

El 19 de octubre, Schiaparelli tardará 6 minutos en adentrarse en la atmósfera marciana y llegar a su superficie. Allí demostrará tecnologías para la entrada, descenso y aterrizaje para futuras misiones y realizará un gran número de estudios medioambientales durante su corta misión en la superficie de Marte.

Obtendrá, por ejemplo, las primeras mediciones del campo electromagnético en la superficie de Marte, combinado con la concentración de polvo atmosférico, que proporcionarán nuevos datos sobre el papel de las fuerzas del polvo en suspensión que pueden desencadenar tormentas de polvo.

Mientras tanto, el mismo día, TGO, entrará en una órbita elíptica de 4 días de duración, alrededor de Marte, partiendo de 300 km cómo punto más cercano al planeta, hasta 96.000 km en su punto más lejano.

Especial interés en el metano

Tras un año de complicadas maniobras de aerofrenado, durante las cuales el satélite utilizará la atmosfera del planeta para reducir lentamente su órbita circular a 400 km, y así comenzar con su misión científica para analizar gases en la atmósfera. De particular interés es el metano, el cuál en la Tierra, es razón de procesos biológicos o geológicos.

Una de los principales objetivos de la misión es hacer seguimiento de la detección de metano que realizó la misión de la ESA Mars Express en 2004, para comprender los procesos de generación y destrucción, con una precisión de tres órdenes de magnitud sobre las mediciones previas.

TGO también tomará imágenes de la superficie y así detectar accidentes geográficos que pueden estar relacionadas en las emisiones de gases, cómo los volcanes. Además será capaz de detectar depósitos de agua subterránea identificadas también cómo fuentes de gases traza, todo ello puede ayudar en la elección de posibles zonas de aterrizaje en futuras misiones.

Segunda misión en 2018

El satélite también será de vital importancia en la segunda misión de ExoMars, ya que recibirá los datos del rover y la plataforma científica de la superficie. El lanzamiento de esta segunda misión está previsto para mayo de 2018 y llegaría a Marte a principios de 2019.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente