Enlaces accesibilidad

Continúan las labores de extinción en Cantabria, Asturias y Navarra para acabar con más de 30 incendios

  • Al menos quince incendios siguen activos en Cantabria y otros 12 en Asturias
  • En Navarra ya ha sido controlado el incendio en Arantza

Por
20 incendios continúan activos en el norte del país

Una treintena de incendios continúan activos este sábado en el norte de la península. La mayoría son en Cantabria, donde al menos quince continúan activos, mientras que en Asturias el número se ha reducido de doce a nueve en las últimas horas y siete de ellos están ya controlados. En Navarra, el incendio que se declaró el pasado jueves en Arantza se mantiene también activo con un frente sin controlar.

Cantabria mantiene activos 15 incendios. A pesar del elevado número de focos, la situación "no es especialmente preocupante" puesto que la mayoría de ellos se encuentran en zonas "altas y de difícil acceso, de escaso valor ambiental y alejadas de núcleos poblacionales", según apunta el Gobierno regional en un comunicado.

Ante la voracidad de las llamas y la rápida propagación del fuego debido a la sequedad del terreno y la incidencia del viento sur, se solicitó la incorporación a las labores de extinción, además del helicóptero del Gobierno regional, -que ha realizado un total de 34 descargas de 1000 litros cada una-, de tres hidroaviones del Ministerio de Medio Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente. Estos tres anfibios realizarán noche en Parayas para estar disponibles mañana a primera hora.

Los incendios más significativos por extensión y tipo de superficie quemada son los originados en la zona del valle de Toranzo, especialmente los de Acereda y Vejoris, y en el municipio de Los Tojos, en Bárcena Mayor.

Asimismo, se han registrado focos de más importancia en Hijas y en Corrobárceno, ambos en el municipio de Puente Viesgo, en el primero de ellos ha ardido diferente tipo de arbolado, incluido robledal y hayedo. En Helguera (Molledo) también se han desplegado medios aéreos para la extinción del fuego.

Los bomberos del 112 han participado en las labores de extinción en Puente Viesgo, Molledo y Bárcena Mayor, en dónde también ha colaborado, durante todo el día, el helicóptero regional, así como en Escobedo (Camargo).

Los incendios registrados en Corrobárceno (Puente Viesgo) y Helguera (Molledo), así como el de Bárcena Mayor, han afectado a superficie arbolada, principalmente pinos y eucaliptales.

Por la mañana quedó extinguido un fuego de pequeñas dimensiones registrado en Naveda, en la Hermandad de Campoo de Suso. Otros municipios afectados por incendios a última hora del día son Tudanca, Luena, Soba, Castañeda, Santillana del Mar, Meruelo, Lamasón y Rionansa, todos ellos de menor entidad.

En Asturias, siete de los nueve incendios que permanecen activos ya están controlados en distintos montes del Oriente y Occidente de Asturias, según los datos facilitados por el Servicio de Emergencias del Principado.

Los focos en los que los bomberos no han podido controlar aún el avance del fuego se sitúan en Porrimán, en el concejo de Morcín y Las Morteras, en el de Somiedo.

Activos pero controlados se encuentran los focos declarados en Loza (Coaña), Arancedo y La Caridad (El Franco), La Barrosa (Tapia) y Parlero (Villayón), en la comarca occidental de Asturias, y en Nueva (Llanes) y La Roza (Parres), en la oriental.

Las predicciones meteorológicas mantienen para este sábado en Asturias ausencia de lluvias y la continuidad del viento sur, condiciones que dificultan la extinción de los fuegos que desde hace más de una semana han quemado cientos de hectáreas en toda la comunidad.

Controlado el incendio en Arantza, Navarra

Los bomberos han dado por controlado esta tarde el incendio declarado la noche del jueves en una zona de barrancos con fuertes pendientes de los barrios de Eguzkialdea y Aientsa, en el término de Arantza, tras afectar a una superficie de unas 130 hectáreas, según estimaciones provisionales.

Parte de los efectivos que han trabajado en las labores de extinción han ido regresado a sus parques, aunque permanecerá en el lugar un importante retén para realizar tareas de remate y atajar una posible reactivación de las llamas a partir de los rescoldos, ya que las condiciones meteorológicas siguen siendo adversas, ha informado en una nota el Gobierno de Navarra.

Más de 50 bomberos de los parques Central (Cordovilla), de Pamplona (Trinitarios), Oronoz, Alsasua, Navascués y Burguete, junto a los voluntarios de Bera, Lesaka y Goizueta, y bomberos profesionales que se encontraban libres de servicio y se han ofrecido a ayudar a sus compañeros, han trabajado durante toda la jornada hasta lograr controlar el fuego esta tarde. En el lugar va a permanecer un retén integrado por dotaciones de los parques de Oronoz y Central.

Los bomberos no han podido contar con el apoyo de medios aéreos porque la densa niebla que cubría Belate ha impedido el paso de los helicópteros, y el fuerte viento racheado que soplaba en la zona del incendio suponía un grave riesgo para la seguridad del hidroavión del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, cuya intervención fue solicitada sobre las 4.30 cuando un rebrote descontrolado de las llamas ha llevado al Gobierno de Navarra a prealertar a la Unidad Militar de Emergencias (UME), que finalmente no ha tenido que intervenir y ha sido desviado a Cantabria donde hay varios incendios activos.

Al tratarse de una zona de barrancos con fuertes pendientes no era posible el acceso con vehículos, por lo que el trabajo ha debido hacerse exclusivamente con batefuegos y herramientas manuales.

Las labores de extinción están siendo coordinadas por el responsable de los Bomberos del Gobierno de Navarra, Víctor Rubio, y por los sargentos y suboficiales de turno. Tanto la consejera de Presidencia, Función Pública, Interior y Justicia, María José Beaumont, como el director general de Interior, Agustín Gastaminza, se mantienen en permanente contacto desde la mañana de ayer con los responsables del operativo y coordinan la labor de los bomberos con las actuaciones de los técnicos de Protección Civil y de los agentes de la Policía Foral.

Una de las personas que colaboraba voluntariamente en las labores de extinción del incendio ha resultado herida con pronóstico reservado al haber sido golpeada con una piedra desprendida de la parte alta de la ladera. El herido ha sido atendido en el lugar y trasladado hasta un punto de encuentro donde esperaba la ambulancia convencional que le ha trasladado al Hospital de Irún con una contusión lumbar y posible fractura de fémur.

Noticias

anterior siguiente