Enlaces accesibilidad

Los placodermos, unos peces primitivos ya extintos, se fecundaban con penetración

  • Eran unos peces vertebrados con mandíbula
  • Los machos tenían una estructura ósea para penetrar a las hembras
  • Evolucionaron hacia la fecundación externa

Por
 Ilustración de los peces placodermos practicando sexo.
Ilustración de los peces placodermos practicando sexo. Brian Choo/Flinders University/Creative Commons

Los placodermos son unos peces primitivos ya extintos que aparecieron hace más de 400 millones de años. Un estudio publicado en la revista Nature sugiere que los descendientes de estos primeros vertebrados con mandíbulas pasaron de practicar sexo con penetración a la fecundación externa.

Este tipo de relaciones sexuales era "evolutivamente improbable" y, como ha afirmado el paleontólogo en la Universidad Flinders (Australia),  "totalmente inesperado" ya que los biólogos pensaban que no podía producirse un cambio de la fecundación interna a la externa, pero han demostrado "que debe haber sucedido así".

El equipo de Long encontró unas estructuras en los fósiles de estos peces que interpretaron como una especie de 'enganches' óseos con los que los peces macho penetraban a las hembras y liberaban esperma. 

Penetración ancestral de los peces

Los investigadores ya habían demostrado previamente en la revista que una especie placodermo fue el primer animal conocido que había practicado relaciones sexualescon penetración.

Este último trabajo muestra que un grupo anterior de estos peces ancestrales, los antiarquios -y específicamente un subtipo llamado microbrachius, también empleaba este método de fecundación.

El hallazgo, apunta Nature, es significativo porque los antiarquios están considerados como vertebrados con mandíbulas basales , es decir, los más cercanos a las raíces del árbol genealógico animal, lo que sugiere que todos los placodermos se reproducían con penetración mediante los enganches óseos.

Pérdida de la fecundación interna

Sin embargo, Long apunta que los peces vertebrados más antiguos no muestran ninguna evidencia de fertilización interna. Por lo tanto, en algún momento, los primeros peces debieron perder el método de fecundación interna.

Habría ocurrido antes de que algunos de sus descendientes 'reinventaran' los órganos con una función similar, que van desde los órganos reproductores de los tiburones y rayas actuales, hasta los penes de los humanos modernos, según indican los autores.

"Nuestro nuevo trabajo sugiere que después de que los primeros vertebrados con mandíbula desarrollaran la fertilización interna, la perdieron en un punto en el que coincidieron con los ancestros de los peces con mandíbula modernos", apunta Long.

Noticias

anterior siguiente