Enlaces accesibilidad

El empleo a tiempo parcial marcó un máximo en 2013, mientras la poblacion activa se hundió

  • La tasa de actividad de los más jóvenes cayó al mínimo de la Democracia
  • El 20,3% de los asalariados en el sector privado tenía jornada a tiempo parcial
  • El subempleo marcó el máximo histórico entre los mayores de 55 años

Por

El empleo a tiempo parcial repuntó en 2013 y cerró muy cerca de su máximo, ya que 16 ocupados de cada 100 tenían ese tipo de jornada. En total, el año pasado terminó con 2.739.100 empleos a tiempo parcial, un 5,9% más de los que había en el tercer trimestre del año pasado.

Además, también continuó el descenso de la población activa -los ciudadanos en edad de trabajar, que tienen un empleo o están disponibles para tenerlo-, que se redujo en un año en 267.900 personas hasta quedar en 22.654.500, el 59,43% de la población total. Esta caída es 1,5 superior a la registrada a lo largo de 2012 y la más alta de la serie histórica que empieza en 2005.

Mínima tasa de actividad de los más jóvenes

Según los datos de la Encuesta de Población Activa del INE del último trimestre de 2013, la tasa de actividad fue particularmente baja entre la población más joven: solo el 40,22% de los menores de 25 años se declaraba activo.

Esa tasa está muy por debajo del 41,03% de un año antes, que se apuntó como el mínimo desde la llegada de la democracia a España..Al comienzo de la crisis en 2007, la tasa de actividad juvenil se situaba en un 51,48%.

En cifras absolutas, 1.615.000 jóvenes entre 16 y 25 años se reconocía como activo al final del año pasado sobre los 4.015.400 de población total en esa franja de edad. La caída puede estar provocada por la prolongación de los estudios de los más jóvenes, que tratan de mejorar su formación para aumentar las posibilidades de encontrar trabajo a la vez que ganan tiempo para que el país salga de la crisis.

El 20% de asalariados del sector privado, en jornadas a tiempo parcial

Las estadísticas del INE muestran también que los empleos que tienen jornadas a tiempo parcial aumentaron en 140.400 respecto a igual período de 2012 (5,4%), hasta sumar 2.739.100, lo que supone el 16,34% de toda la ocupación en España.

Solo en el último trimestre, los puestos de trabajo a tiempo parcial aumentaron en 153.100, con lo que volvieron a acercarse al máximo histórico marcado en el segundo trimestre de 2013 (con 2.754.200 empleos de ese tipo, el 16,4%), tras la leve bajada del tercer trimestre.

Como consecuencia, los empleos a tiempo completo cayeron el año pasado en 339.300 (-2,36%) respecto a los que había a finales de 2012, con lo que 14.019.100 empleos tenían jornadas completas. Este descenso es mucho menor al registrado en 2012, cuando se perdieron 990.600.

Dentro de los empleos a tiempo parcial destaca un dato: el 20,3% de los asalariados en el sector privado en el último trimestre de 2013 tenían ese tipo de jornada. Eso suponía 2,22 millones de trabajadores. Mientras, en el sector público, 199.900 trabajadores por cuenta ajena tenían un empleo a tiempo parcial, el 7,2% del total, la tasa más alta de la serie histórica.

También destaca otro hecho: las jornadas parciales alcanzaron máximos en los ocupados entre 55 y 65 años. El 13,09% de los ocupados de esas edades, es decir 304.100 personas, tenían al final de 2013 un empleo a tiempo parcial. Este es el mayor porcentaje de toda la serie histórica.

Récord de subempleo en los mayores de 55 años

En relación con este hecho también hay que subrayar el récord del subempleo marcado en ese grupo de edad. Según el INE, se considera subempleadas a las personas ocupadas que trabajan menos de la jornada completa, lo hacen de forma involuntaria y desean un trabajo con más horas.

Al final de 2013, la EPA detectó a 222.800 subempleados mayores de 55 años, el 9,07%de los ocupados en ese grupo de edad y el máximo de toda la serie histórica.

En total, al final del año pasado, había en España 2.401.300 ocupados que trabajaban menos de la jornada completa sin desearlo, 16.600 más que en el tercer trimestre, pero por debajo de los 2.565.500 subempleados registrados entre abril y junio de 2013, que significaron el máximo de este indicador desde 1987.

La precariedad del empleo también se refleja en las cifras de asalariados indefinidos y temporales que cerraron el año pasado. Así, en el cuarto trimestre hubo 269.500 menos ocupados indefinidos que un año antes (-2,51%), mientras que los temporales aumentaron en 81.300 (2,54%).

Este resultado se produjo a pesar de que en ese último tramo del año los empleos indefinidos subieron en 45.600 respecto al trimestre anterior, mientras que se redujeron en 56.000 los asalariados temporales.

Además, según los datos de la EPA, de los 3.286.500 empleos temporales que había al cierre de 2013, el 41% eran de duración inferior a un año. Otro 19% no superaba los tres meses -un porcentaje menor al 25% alcanzado en el tercer trimestre del año pasado- y 35.400 empleos (1,1%) duraron un solo día.

Noticias

anterior siguiente